26 de octubre de 2009

Atleti 1 - Mallorca 1. Vergüenza torera.

Escribo estas líneas simplemente porque todavía me queda algo de orgullo y de vergüenza torera, cosa que no les pasa a los estúpidos mercenarios que portan la camiseta esa que dicen que es del Atleti. Ya ni siquiera tengo fuerzas para meterme con el Cerezo. De hecho, y aunque os parezca mentira, no le considero a él culpable de que un equipo nos empate con nueve tíos. Le podemos reprochar mogollón de cosas más, es cierto. Pero no lo del pasado sábado. No tiene nombre lo ocurrido ese día. Y con un tal Santi Denia de entrenador. ¿Quién ha dicho que no hay nada imposible en esta vida?

Eso sí, imagino que los “atléticos de verdad” se alegrarían enormemente del fiasco de ayer. Esos que son incapaces de ver más allá de sus narices. Esos que tanto hablan en foros histéricos de la vida, pero que luego no hacen nada más que insultar y señalar. Esos talibanes rojiblancos que han convertido el Calderón en un estadio en el que no se puede animar a tu equipo, porque te tachan de vendido. Esos mismos que no paran de insultar y maldecir al Frente Atlético por si protestan, por si no protestan, por si animan, por si dejan de animar. Ahora están indignados porque fueran al entrenamiento de ayer a pedirles compromiso a nuestros jugadores. Cosa que ellos no han tenido ni tienen cojones de hacer, por cierto. Supongo que por su propia frustración actúan así.

Así que nada. Desearle mucha suerte a Quique (el cual me parece un magnífico entrenador), porque le va a hacer falta. Mucha falta. Y que no le tiemble el pulso con nadie.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (- 7º grados).

Bajo 2 grados más. Nuevo récord histórico, pues.

Lo dicho. Que hoy no tengo ganas de hablar …

19 de octubre de 2009

Osasuna 3 - Atleti 0. Los dos Atletis.

Este equipo mío de mis entretelas está compuesto de dos caras, son dos conceptos, dos formas de mirarse al espejo. Una, de frente, recto y en pie. Es decir, cuando tiene el balón controlado. Más o menos combina bien, más o menos crea ocasiones, más o menos domina al rival, y más o menos parece un equipo de fútbol con algo de garantías. Otra cosa es que esté completamente negado al gol. Pero eso es lo que menos me preocupa: puede cambiar.

Otra, , boca abajo, recién salido de la cama, completamente despeinado y lleno de legañas. Es cuando defiende. Es un equipo sin mentalidad defensiva, sin colocación, sin orden, sin concierto. Un auténtico desbarajuste total. No hay por donde agarrarlo. Ni pies, ni cabeza.

¿Cómo explicar que Osasuna, en media hora escasa de juego, nos vaya ganando ya 3-0? Pues es muy sencillo. La primera vez que llegaron a puerta, gol (esto suele ser norma de la casa, a nadie puede extrañar). Camuñas (tipo al que Ufaljusi sabe que existir, existe, aunque ayer no terminó de verle en ningún momento), realiza una buena internada por banda, se saca un centro de esos que, según salen de la bota, sabes que tiene un alto porcentaje de terminar en gol, Juanito ensaya, mientras, un extraño pase de ballet a la hora de intentar despejar el mismo, y Pandiani remacha al segundo palo de cabeza sin piedad posible. Ni tres minutos de partido.

Después pudo empatar el Kun, pero en el fútbol lo peor que puedes hacer cuando te quedas delante del portero es no tener muy claro lo que vas a hacer, porque, mientras lo terminas de decidir, te llega un Azpilicueta de la vida y te roba el balón sin mayor complicación.

Para que podáis entender bien lo que pasó ayer, me voy a cambiar de deporte, y voy a hablaros de baloncesto. El Atleti supuestamente las jugadas a balón parado las defiende en zona. Es lo que yo llamo zona fotográfica. ¿En qué consiste, pues? Sencillo. Los lindos muchachos de rojiblanco se encargar de ocupar cualquier zona en la que no haya un rival a no menos de 3 m. Es decir, efectividad defensiva, nula, pero chico, en la foto aérea previa al lanzamiento de la falta queda todo de lo más aparente. Todos los huequecitos del área están bien cubiertos, por los unos y por los otros.

Sigamos con el basket. Imaginaros a un equipo que utiliza mucho el juego exterior. Si el balón da en el aro, mientras que sus pivots vayan pillando rebote tras rebote, da igual. Consiguen tener hasta tres o cuatro nuevas situaciones de ataque, y terminan encestando.

El partido de ayer fue un claro ejemplo de esto que os digo. Osasuna pone balón tras balón en saques de falta, y, si no acaba en un ale-hop de esos directamente, los delanteros navarros parece que sacan 2 m. a nuestras defensas, no paran de pillar rebote tras rebote, hasta que acaban encestando. De hecho, ayer cada falta pamplonica fue un auténtico suplicio, porque duraba su asedio más de cinco minutos, lo menos. Absolutamente todos los rebotes iban para ellos, mientras los nuestros, eran patos mareados de un lado a otro de la cancha.

Y así van cayendo los goles. Un centro al segundo palo, Josetxo cede sobre el primero, y allí, completamente solo, Pandiani remacha sin piedad. Pero es que, si Pandiani no hubiese llegado, había otros ¡3 jugadores completamente solos para hacerlo! Camacho se debe de creer Einstein con sus jugadas ensayadas después de lo ayer. Les salieron todas.

El tercero, Asenjo salva por dos veces nuevos ale-hop de los pivots osasunistas, hasta que su tercera parada se queda muerta para que (remata tu, Aranda, no tu, Pandiani, que a mi ya me da palo) batan sin concesión posible al bueno de Sergio. Por supuesto, ni un solo jugador atlético para encimarles en un kilómetro a la redonda.

Y no. No es un problema exclusivamente de nuestra línea defensiva. Lo he dicho ya cienes y cienes de veces. El tema reside en que somos un equipo que no tiene ni papa de defender. Absolutamente ni idea.

La segunda parte fue otra cosa. El Atleti tuvo más el balón y creó bastantes ocasiones. El Kun ayer pudo ponerse pichichi. 235 remates se fueron lamiendo el palo. Y el equipo, al menos, tuvo algo de vergüenza torera e intentó maquillar algo el espectáculo. Mientras, Perea se bastaba para mantener más o menos a raya a los delanteros pamplonicas, que, dicho sea de paso, bajaron bastante el pistón a la hora de presionar. Pero demostraron ser infinitamente más equipo que nosotros. Quizás tengamos mejores individualidades (cosa que estaría por ver, pero bueno), pero un equipo es un grupo de peña que se ayudan unos a otros, que son solidarios en el esfuerzo, tanto defensivo como de despliegue ofensivo, que juegan todos con una misma mentalidad y que intentan, como grupo, llevar una armonía y un orden sobre el terreno de juego. Todos ellos conceptos completamente desconocidos por el Atleti. Así, en el fútbol de hoy en día, no vamos a ningún lado. Bueno, sí, miento. Vamos a uno. A Segunda. Y cuesta abajo y sin frenos. Avisados quedamos todos.

EL CRACK DEL PARTIDO: Camuñas (un chaval al que yo ya tenía echado el ojo de cuando estaba en el Recre, fijo que costó dos duros a los navarricos, demasiado pocos talegos para el bueno de Pitarch, ¿a dónde vamos hoy en día con una comisión tan baja?), por parte navarra, y el Kun, por su vergüenza torera, por parte rojiblanca, así como los detalles que nos sigue dejando Reyes cada vez que el Sr. Abel se digna a sacarle al terreno de juego. Visto como están Simao o Maxi, merece, al menos, que le den alguna oportunidad, pero ¡ah! Con Abelino el miserable hemos topado ....

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Consençao, por parte colchonera (porque según el narrador Carlos Martínez, Assunsao no jugó, y en su lugar lo hizo un tal Consençao, y era malo como la carne del pescuezo, el colega), y el propio Kun, porque un delantero vive de sus goles, y anda horroroso a la hora de definir. El año pasado, con las que tuvo ayer, mínimo hubiese conseguido dos chicharritos. Este año, necesita ochenta ocasiones, y ni aún así … Claro que el partidito del desquiciado Ufaljusi tampoco es para perderse de vista. Y el de desapariciones espontáneas Juradín también merece estar en este podio.

ÁRBITRO: Fernández Borbalán. Se comió un penalti de libro sobre el Kun (íbamos ya 3-0 palmando, así que tranki todo el mundo). El problema de algunos colegiados es que, como no han jugado al fútbol en su puta existencia, no saben que si, cuando te dispones a disparar a puerta un balón, a uno le empujan, aunque sea levemente, le desequilibran lo suficiente como para no poder rematar con libertad. Y como nuestro argentino no sabe tirarse, pues eso que salimos perdiendo. Luego se quejará el personal de que la peña se tira en el área, claro. En fin. Por todo lo demás, buen arbitraje en líneas generales el suyo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 5º grados).

Lo bajo solo un gradito, por tratarse del campo que es, pero volvemos de nuevo a igualar nuestra peor marca desde que inauguré esta puta sección. A este paso, vamos a pillar la Gripe A, la B, y la del todo el maldito abecedario por completo.

Dos últimos apuntes más:

a) ¿Qué hacemos con Abel? Ayer volvió a demostrar que el equipo está fatalmente preparado en labores defensivas. Todos los rechaces absolutamente siempre van al contrario. Es algo que debería de estudiar. Así como su puto miedo a sacar a dos puntas cuando el Kun o Forlán están ausentes. Con la puta mierda de juego que realiza sacando el patadón hacia la cabeza de Agüero (que, como todos sabemos, desde los tiempos de Santillana no se recuerda a alguien igual), es mucho mejor que le acompañara Sinama, que, al menos, suele ganar los saltos y prolongar el balón con algo de sentido. Pero claro, eso es arriesgar demasiado.

Aparte, está su actitud a la hora de dirigir al equipo desde el banquillo. Un entrenador no puede transmitir nunca desde dicho lugar el haber bajado los brazos como ayer hizo el de Velada. Claro que, más que un banquillo, eso parecen tres tipos que han salido de una boda y que están ahí aguantando el resacón. No saben llevar bien ni el traje.

b) Me encanta cómo se sabe la afición del Sadar nuestro himno de memoria. Es más, lo entonan de maravilla. Y yo me pregunto: ¿Alguno de ustedes sabe siquiera de la existencia del himno pamplonés? Yo, la verdad, es que no tengo ni idea. Probablemente, sea la lógica consecuencia de haber sido un grande en tu vida frente al ser un mediocre permanente. Por mucho que nos metan tres goles.

15 de octubre de 2009

Bosnia 2 - España 5. Broche de oro.

Casillas.. Es un imán.
Iraola. . Cumplió.
Capdevila.. Nunca falla.
Albiol.. Seguro.
Piqué. . Pichichi.
Xavi Alonso.. Cómodo y seguro.
Busquets.. No tuvo su día, y debió ser expulsado.
Silva. . Recital.
Iniesta.. ¡En pie todo el mundo!
Negredo.. Mucho más que un nueve.
Riera.. Activo, aunque sin gol.
Sergio Ramos. Sin calificar.
Senna. Sin calificar.
Mata.. Goles son amores.
Del Bosque. . Impecable.

Bosnia.. No creo que vaya al Mundial.

Árbitro.. Sin complicaciones.

MULETAZOS:

- Todo el mundo habla de lo mismo. Diez de diez. La verdad es que, en el fútbol de hoy en día, si bien es cierto que nuestro grupo era relativamente fácil, es pero que muy difícil que nadie consiga un pleno como el que ha conseguido España. Ha sido un auténtico paseo Imperial.

- La verdad es que ayer disfruté como un enano viendo jugar a España de nuevo. Es cierto que al principio pasamos apuros, y que los dos goles a Bosnia tan seguido les hundieron en la miseria a los locales, pero fue un auténtico placer el ver cómo tocan de un lado a otro el balón los nuestros, con qué precisión (en un campo que no era precisamente una alfombra) y qué pedazo de profesionales que son, porque en un partido así, sin jugarte nada, y en una concentración tan larga y pesada como ha sido esta, es digno de cerrada ovación y vuelta al ruedo el que salieran a disputar el encuentro con esa predisposición que lo hicieron ayer. Bravo, bravo y bravo.

- Negredo. No es un tipo excesivamente elegante en carrera con el balón controlado, pero tiene muy buena técnica individual (el pase que le pega a Mata ayer en el tercer tanto es sencillamente escalofriante), visión de juego (el pase que le da a Silva en el segundo gol es buena prueba de ello), y gol (su tanto dándose la vuelta y clavándosela al portero justamente por el lado que nadie esperábamos es también buena prueba de ello). Y yo me pregunto: ¿Realmente Benzema es mejor que este pibe?

- Iniesta. Me empiezo a quedar sin calificativos para describir a este jugador. Tiene un control de balón que me recuerda muchísimo al mejor Zidane. Ayer se rindió todo el campo ante él, y le despidió con una soberana ovación. España entera hace mucho que está a sus pies.

- Silva. Qué nervioso que se puso el chaval cuando encaró al portero en el gol que le clavó por debajo de las piernas (estoy convencido de que lo hizo aposta). De un solo toque. Sin mayores complicaciones. Se entiende de maravilla con Iniesta. Ver al canario es como, después de una buena comilona, disfrutar de un delicioso brandy. Solo para elegidos.

- Casillas. Su secreto es muy sencillo: su colocación. Es cierto que muchas veces da la impresión de que le tiran a él, que tiene suerte. Pero es un portero que, en distancias cortas, posee unos extraordinarios reflejos. Si lo complementamos con su siempre impecable saber en dónde está en referencia a la portería, nos dará el secreto final de su pócima mágica.

- Suena el himno español, y todo el estadio lo ovaciona. Otra lección más. ¿Cuántas más nos tienen que dar? Supongo que buena parte de la misma fue debida a la actuación de nuestros militares. Aún así, fue un detalle emocionante. A ver cuántas veces más nos tienen que poner la cara colorada por ahí.

9 de octubre de 2009

Y de Rober ... ¿Quién se acuerda?

Pues que resulta que ya ha venido Asenjo de sus ¿más que merecidas? vacaciones por Egipto, con su amiguete Domínguez de acompañante (que, creo que, tras su decisiva participación en el Mundial Sub-20, supongo que al chaval se lo habrán llevado de intérprete para explicar el misterio de sus pirámides al resto de la expedición, porque, ya me contarán) de la mano, y ahora nace de nuevo el enésimo debate existencial en el Calderón, es decir, quién debe de ocupar nuestra portería. Visto el nivelazo defensivo del equipo, ¿No pueden ser los tres? inquiero ...

El debate cuenta con estos antecedentes: Sergio Asenjo tiene la titularidad más o menos adjudicada, al ser el fichaje estrella de esta temporada (y sí, aparte de su indudable aval de dos años jugando de titular en el Pucela, rayando a un fantástico nivel, y su buena pretemporada realizada con el equipo colchonero). Está claro que Sergio tiene todas las papeletas en esta rifa.

Sin embargo, ha surgido la irrupción del sorprendente David. David de Gea. Nadie contaba con él, se le ha querido ceder hasta el Pernambuco F.C., y un par de buenos encuentros con la rojiblanca (más que por la espectacularidad de sus intervenciones en sí, por la sobriedad y seguridad que el chaval nos ha transmitido, paradón de penalti el pasado sábado incluido) hace que su figura irrumpa con fuerza.

Además, es de la cantera, y eso siempre gusta. Y la prensa, que disfruta más que un gorrino en un lodazal con este tipo de circunstancias, y parte del público en general, parece que nos hemos puesto claramente a su favor en dicho debate. Algunos, los más osados, hasta han comentado que ha nacido el nuevo Fernando Torres. Ver para creer. Pues no le queda nada al bueno de David .

No me gustan para nada este tipo de artificiales euforias. Al final son perjudiciales para todos. Aficionados, que muchas veces nos gusta leer lo que en realidad queríamos ver, somos los primeros que se nos queda expresión bobalical cuando contemplamos sobre el terreno de juego que la cosa no es para tanto, ni mucho menos.

Y, por supuesto, tampoco es para nada favorable en la carrera de un chaval tan joven como David. Si no tienes la cabeza muy bien amueblada y un entorno a prueba de bombas, lo que parece una luz fulgurante en el universo se queda en unos simples fuegos artificiales de fin de fiesta de pueblo.

Está bien que apoyemos a nuestros chavales. Son nuestro futuro (o deberían de serlo, pero esa es otra historia). Pero, por favor, no les idolatremos en exceso por el simple hecho de ser uno de los nuestros, y, mucho menos, empecemos por un par de buenos partidos y un penalti parado, lanzado muy fuerte, cierto, pero prácticamente al centro, a ver en él a nuestro Niño Torres. El que tenga que venir a sustituirle en nuestros corazones, que se lo gane en el campo. Ni más ni menos que como él lo hizo.

¿Y Roberto, qué? Yo me pregunto. Roberto también es uno de los nuestros. Roberto también ha sido internacional desde que su padre y su madre eran novios. Roberto, poquito a poco, estaba yendo a más, y tras un debut discreto frente al Barsapasta, frente al Almería mejoró y en Valencia cuajó un muy buen encuentro.

Nuestro Rober, además, se lo ha currado con cesiones en esos equipos de Dios como Nastic y Recre. Roberto también es colchonero desde pequeñito. Roberto se lesionó sacando de puerta debido a la inutilidad de un equipo en conseguir sacar un triste balón en condiciones jugado desde atrás, o por el empecinamiento de nuestro entrenador en ese tipo de fútbol dañino para los ojos y menos práctico que poner a Reyes en una tertulia política comentando el discurso de la Nación.

Yo todavía tengo la imagen grabada de Oporto con sus lágrimas retirándose al vestuario. El chaval sabía que había perdido su gran oportunidad, lo que tanto había esperado. Su sueño. Y, al menos, considero que merece todo nuestro apoyo y reconocimiento. Aunque ya todo el mundo parece que le haya enterrado … ¡Ánimo, Rober! Porque tu también eres uno de los nuestros …

5 de octubre de 2009

Atleti 2 - Zaragoza 1. Al fin llegó la cosecha.

Llegó la cosecha hermano. Que ya parieron sus frutos, regadíos y secanos. Al fin llegó la cosecha, venga alegría, vente a la fiesta … ¿Era de Jarcha esta canción? Pues no lo sé, pero da igual. Ya sé que el tema no es para tanto, pero chicos, después de 7 partiditos sin oler bola, moló saborear nuestra primera victoria frente al cuerpo de policías municipales de Alcobendas.

¿Cómo? ¿Qué era el Zaragoza? Pues quién lo diría, macho. Mira que he visto trajes feos en mi vida, pero lo de los maños el pasado sábado ya rozó el auténtico ridículo. Que me avisen la próxima vez para traerme unas gafas de sol.

Prontito llegó la primera alegría de la noche producto del gol de Jurado, ese chaval tímido, no muy inspirado a la hora de realizar declaraciones para ganarse a la afición, intermitente en su juego, pero que cuando aparece, pese a quien pese, joda a quien joda, y duela a quien duela, es de-ci-si-vo. Y con la baja forma en que se encuentran nuestras dos obras de arte, no está la cosa para ir desperdiciando talento por ahí. Porque el chaval lo tiene a raudales. Siempre puedes esperar algo diferente de él. Sé que a veces se excede en el adorno, pero es un placer, un auténtico placer para que el esto escribe, el contemplar a alguien intentando realizar algo distinto con el balón en los pies.

Poco después, llegó la segunda buena nueva. David de Gea. En apenas dos minutos, mostró todos sus defectos y sus virtudes. Sí. Pecó de pardillo en el penalti, es incontestable. Pero luego lo arregló parándolo de forma prodigiosa. Si Abel es justo (que sabiendo lo sumamente cagón que es, lo dudo mucho), Asenjo tiene un serio problema. A mi me han enseñado en esta vida a que, quién se gana una cosa sobre el terreno de juego, es justo que tenga su recompensa. Y David, hasta el momento, lo está consiguiendo, porque, entre otras cosas, tiene personalidad pese a su juventud, y transmite seguridad. Mucha seguridad.

Y el Zaragoza lo intentó, no se vayan ustedes a pensar. Dominó fases del encuentro, estuvo bien plantado en el terreno de juego, aunque le faltó algo imprescindible en este rollo del fútbol: profundidad. ¿Qué es profundidad? Pues es lo que aportó Reyes cuando salió al terreno de juego, por poner un ejemplo. Ya lo sé, hoy me van a llover palos por mi crónica. Los talibanes rojiblancos no me van a perdonar que alabe a dos exmadridistas. Qué le vamos a hacer, uno escribe lo que ve, y como voy sin complejos por la vida, pues no me importa para nada el opinar lo que se me venga en gana sobre tal o cual jugador. Ya sabéis, al que no le guste … que se muera.

Tranquilidad. Palabra prohibida en el Calderón. Tuvimos apenas 5 minutos de tranquilidad. Fue el tiempo que transcurrió entre el zurdazo de Antonio López y el segundo penalti que nos pitaron en contra. Parar dos penaltis en un mismo partido es solo para elegidos. En pie todo el mundo, estamos hablando de Don Leo Franco que estás en los Cielos.

Y al final, pues a sufrir tocan. El rival acecha, los nervios afloran, en todos, menos en David de Gea, que realizó otra intervención prodigiosa antes del final del encuentro. Claro que también pudo sentenciar el Atleti antes. Y sí, el resultado es justo, porque el Atleti ganó bien. Pero no me disgustó para nada tampoco el juego de los mañós. Es lo que tiene el tener un entrenador en condiciones. Nosotros …. Quizás algún día.

EL CRACK DEL PARTIDO: No creo que nadie me discuta los 3 puntos para el chaval de De Gea. Si, ese chaval que nuestro ínclito Pitarch quiso ceder hasta a un segunda división inglesa. Qué ojo que tienes, Suso. Los dos puntos se los voy a dar Ufaljusi, porque es un defensor como la copa de un pino. A este le da igual jugar de central que de lateral. El pibe lo borda. Y un punto se lo voy a dar Reyes. Sí, a Reyes. Cuando no se le pita ni se le desea su muerte, el chaval se encarga de demostrar que puede utilizarse para algo más que para muñequito de trapo en el que desahogar todas nuestras frustraciones. Aparte de que lleva un escudo en el pecho que debería de protegerle de todo. En fin, Serafín.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Abel y sus cambios. Somos la repera. Resulta que ahora en dos semanas no hay liga, y en vez de exprimir al máximo a nuestros cracks, Abelino decide reservarlos para que vayan fresquitos con su selección. Hay que ser memo, tonto, lelo, pringao, pardillo y bachi-bozouk al mismo tiempo. Nuestro mister, a fe que lo consigue.

EL ZARAGOZA: Me gustó. Me gustó el Zaragoza. Le faltan cosas, juego de banda, y para mi su entrenador se equivocó el dejando en el banquillo a Everthon, jugador que con su velocidad nos causó bastantes problemas en el rato que estuvo sobre el terreno de juego. Pero se le vieron hechuras de que sabían lo que hacían y cómo lo hacían. Tiene buena pinta este Zaragoza.

ÁRBITRO: No sé quién era, pero en los dos penaltis que nos pitó en contra acertó, así que dejémoslo estar …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 4 grados).

No lo subo, obviamente. Era un partido de obligado cumplimiento. Esperemos, eso sí, que sea nuestro punto de partida hacia … quién sabe. Dios y Abel decidirán. Casi que más bien el primero …

… Que ya llegó la cosecha. Que ya llegó la cosecha … ¿Qué hago yo un lunes cantando? Dichosas resacas …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8