31 de mayo de 2010

Pongamos notas a mis niños.


¡Atención, clase! ¡Atención! Llegó el día de las notas finales. ¡Prestad atención! ¡Jurado!¿Qué haces? ¡Deja de echar perfume en la clase, hombre! ¡Perea, abre la ventana, hombre de Dios! ¡No! ¡No lo hagas con la pata de palo, ceporro! Las notas son las siguientes:

Perfúmenes Jurado. 5,5 (Aceptable). Inconsistencia. Clase. Gol. Invisible.
Le ha subido algo la nota el aceptable final que ha realizado de temporada, aunque le veo más como revulsivo en las segundas partes que como hombre que debe de llevar el peso del equipo. En su favor, que tiene clase y gol. En su contra, su inconsistencia en el campo y su excesivo adorno en determinados lances del juego. Aún así, es joven, y debe de seguir en el equipo.

Antonio López. Todo un buen mozo. 5,5 (Aceptable). Irregular. Canterano. Gol. El último romántico.
Otro que ha subido la nota al final, tras unos comienzos terriblemente decepcionantes. Generalmente mal en defensa (su principal cometido), a mi me sigue pareciendo más aprovechable de interior, debido al buen trato que suele tener con el balón. Ha mejorado mucho en su juego aéreo atacante, consiguiendo tantos decisivos en Valencia o frente al Sevilla en el Calderón. Yo nunca podré olvidar que desechó ofertas de Barcelona y Valencia por seguir con nosotros. Merece seguir.

Escándalo Forlán. 8. (Notable). Dos fases. Desplante. Gol. Decisivo.
Desganada primera parte de la temporada, en la que se encontró peleado con el mundo, cuando el mundo no le había hecho nada. El desplante que hizo a la afición bien merecería una expulsión permanente de aquí, pero hay que reconocerle sus méritos finales. Puede que haya metido menos goles que el año pasado, pero cada uno de los que ha conseguido ha valido por tres del anterior. Que siga, va.

Piernas de Seda Perea. 5 (Aprobado). Se lía. Nos lía. Desespera. Enamora.
El hombre del 100%. Todo lo que hace bien, lo hace perfectamente bien. Cuando falla, también falla a la perfección. Sus errores nos han costado puntos, disgustos, y hasta intentos de suicidios colectivos. Su velocidad, su mejor arma. El manejo del balón, ese extraño desconocido. Llamadme loco, pero que siga.

Assunsao. 9. (Sobresaliente). El chico para todo. Regularidad. Sacrificio. Compromiso. El deber bien hecho.
Probablemente, para mi el jugador más regular de la temporada. Él solito ha mantenido el centro del campo durante muchos encuentros. Y la defensa, añado. Lástima que para él eso de disparar a puerta sea un horizonte por descubrir. Y a su estilista, 4 tiros, por favor. ¡Pero qué pelos que me ha llevado el menda! Ni que decir tiene que siga.

Simao Maravillao. 5. (Aprobado). Y raspado. No se ha ido ni aunque le hubiese marcado la Duquesa de Alba. Gol. Balón parado.
Pues para eso ha quedado Simao. Para lanzar las faltas, conseguir algún que otro gol decisivo, pero poco más. Su función principal de interior pasó a la historia. Es como si se le hubiese olvidado. Jugador traspasable.

Guerrero Ufaljusi. 8,5. (Notable). Garra. Coraje. Corazón. ¿Portero?
Es la única posición que le queda por jugar en defensa, y fijo que no lo haría mal del todo. Ha rendido mejor de lateral que de central. Alguna ida de olla sin venir a cuento, pero perdonable. Un excelente descubrimiento. Debe de seguir, por supuesto.

El muro Domínguez. 10. (Matrícula de Honor). Infranqueable. Incontestable. Toda una realidad. Un central como la copa de un pino.
El mejor jugador del Atleti durante la presente temporada. Defiende de manera y forma impecable. Buen trato al balón, excelente anticipación, compromiso, concentración. Algunos dirán que en ataque aporta poco, pero para mí los defensas lo primero que tienen que hacer es eso. Defender. Y en este aspecto el Muro ha estado espectacular. Y encima no es leñero. El futuro es suyo. El presente, también. Uno de los pilares sobre los que construir.

Kun Agüero. 7. (Notable). Cansancio. ¿Qué es un verano para él? ¿Estancado? ¿Traspasable?
Muchos interrogantes en el futuro del Kun. No ha sido decisivo en los partidos realmente importantes, en donde los cracks tienen que brillar con luz propia. Eso sí, lleva el hombre 5 años sin descanso. Su compromiso con la entidad está fuera de toda duda. Hay que construir en torno a él. Intocable.

Risitas Reyes. 6. (Bien). Un antes y un después.
Debe de ser el único sevillano con la dentadura completa, de ahí que esté todo el día riéndose. Su antes y su después tiene un nombre: Quique. Aún no es ni mucho menos el Reyes que me encandiló en Sevilla y Arsenal, y, francamente, considero difícil que vuelva a alcanzar tan alto nivel. De todas formas, no deja de ser un jugador interesante. Yo seguiría con él, y a ver qué tal.

De Gea Superstar. 8. (Notable). Jerarquía. Tranquilidad. Suya y contagiosa a los demás. Imperial por alto.
Jugador en plena formación, y aún así, el puesto de portero claramente es suyo. Debe de salir más a veces, mejorar en el uno contra uno, en los balones rasos, pero con 19 años, demasiado nos ha dado ya. Otro de los pilares sobre los que construir. Su experiencia ganada durante esta temporada vale su peso en oro.

Valera a la era. 3. (Mediocre). Con lucha solo no vale. No defiende. No ataca. No tiene técnica.
Algo tengo claro. No es un jugador que pueda vestir esta camiseta. No dudo de su compromiso, ojo, pero si me pusieran a mí, también me dejaría la vida, y como que no. Jugador no traspasable. Jugador directamente desechable.

Yoda Tiago. 6. (Bien). De más a menos. Lesiones. Compromiso. Orden.
Empezó de forma excelente, aunque ha bajado considerablemente su rendimiento en los últimos encuentros. Jugador que aporta orden y saber hacer. Me preocupa su tendencia a las lesiones, y si quiere seguir aquí, tendrá que rebajar sus pretensiones económicas. Que continúe, sí, pero negociando, no a cualquier precio.

Juanito Mascachapas. 6 (Bien). Marcado. Desaprovechado. Gol. Experiencia.
Típico jugador que empieza marcado por la afición con una cruz sin saber muy bien el por qué. Puede que su fichaje no fuese lo más necesario, pero una vez que lo tienes, si encima ha venido gratis, lo más inteligente es intentar sacar el mayor rendimiento por él. Para mi ha sido infrautilizado. No es tan mal defensa como nos hemos empeñado en ver. No estorba. Interesante sus aportaciones en ataque a balón parado.

Decepciones Asenjo. 2 (Suspenso). Inseguridad. Inestabilidad. Lloriqueos y balbuceos varios.
Tras una buena pretemporada, llegó su convocatoria con la Sub no sé cuántos, y de regreso, nada fue igual. Enfadado sobre manera por echar la culpa al empedrado en vez de mirarse en un espejo. Jugador para hacer caja, aunque su lesión nos ha jodido bien.

Raúl García. 5 (Aprobado). Inconsistencia. Ha jugado poco. Puede y debe de dar más de sí.
Por su juventud, yo seguiría con él, aunque mi paciencia se va agotando. Me gusta su carácter, pero tiene que mejorar prácticamente en todo. El caso es que en él veo capacidad de liderazgo y personalidad. Aunque aún tiene buen cartel, yo le daría otra oportunidad. Eso sí, la última.

Cléber Santana. 0 patatero.
Y el alegrón que me llevé cuando se marchó … Sencillamente impagable.


Maxi pilló su fusil. 3 (suspenso).
Le tengo cariño, pero ya no estaba para jugar en el Atleti. Ni tampoco creo que esté para el Liverpool, la verdad, aunque, afortunadamente, ese ya no es mi problema.

Salvio. (5). Aprobado. Detallitos.
Difícil evaluarle con lo poquito que ha jugado. Apunta rapidez, descaro, regate y verticalidad, pero eso, solamente apunta. El año que viene será su auténtica reválida.

Y sin calificar, por falta de minutos, podríamos completar la lista con Cabrera (cesión, a ver si es jugador de fútbol o pintor de brocha gorda), Anticristo Pernía (al fin se acabó su contrato, que corra el champlán), Pablo (otro que tal baila), Koke (que haga la pretemporada) y Macho Camacho (este chaval necesita salir este año cedido sí o sí).

Don Quiqueeerrequeeerre. El tutor. 9. (Sobresaliente).
A pesar de desesperarme con sus cambios, con sus no cambios, con sus cabezonerías, con sus frases hechas y demás, la realidad es que levantó un auténtico muerto viviente y le ha hecho jugar una final de Copa del Rey y ha conseguido un título europeo tras 48 años de sequía de la institución, así que me tengo que olvidar de sus pequeñas cosas y ser resultadista. Me encanta su compromiso que ha adquirido con nosotros, el orden que ha impuesto en el equipo, la notable mejoría conseguida con la defensa y su adaptación a la plantilla que tenía, echando por tierra su fama de barraquero. Me alegro un montón de su renovación. Ojalá y que siga aquí por muchos años. Y a ver si le dan un par de buenos chuletones para papear, que a este paso parece un radiografía con patas, leñe …

Pues hala. Feliz verano a todos. Mi próximo compromiso con ustedes, el Mundial, en el que haré mi particular seguimiento a España. ¡Yo soy, Español, Español, Español!

24 de mayo de 2010

Diez notas para una final de Copa.


Diez. Afición del Atleti.
Mira que llevo ya años en esto, pero me será difícilmente olvidable tanto el espectacular corteo desde la Plaza de España hacia el Camp Nou, como la posterior media hora final desde que el árbitro pita el final hasta que nos vamos del estadio. Sentimiento en estado puro, o cómo se puede cantar el himno del Atleti llorando a moco tendido. No me creo ni mejor ni peor que nadie. Pero sí que soy diferente. Muy diferente al resto del Universo. Y ese es mi mayor orgullo. Y sin ningún triste incidente. Atleti hasta la muerte.

Nueve. Barcelona.
Debería de asignársela como sede fija de la final de Copa. Es el estadio con mayor capacidad, y así se evitaba para siempre mamoneos con las entradas, precios abusivos y noches ridículas haciendo cola en las taquillas. La ciudad es una pasada, su gente, sencillamente encantadora (tampoco podré olvidar a toda la peña asomada al balcón aplaudiéndonos a rabiar mientras nos dirigíamos al estadio), y la organización de la misma, sencillamente modélica. El campo en sí mismo es un monumento al fútbol. No puede haber un lugar mejor en el mundo, creedme. Barcelona, sede fija para las finales del Copa ya.

Ocho. Sevilla Campeón.
Desde aquí, mi enhorabuena. Son un equipo terriblemente competitivo, y se mueve como pez en el agua en este tipo de encuentros. Nos ganó, nos ganó bien, nada que objetar al resultado. Reitero, mi más cordial enhorabuena, campeón.

Siete. Atleti Subcampeón.
Nada que reprochar a los míos tampoco. Dejaron todo lo que tenían en el campo, han jugado más partidos que nadie en el mundo entero, habían tenido otra final ganada hace apenas siete días, y se encontraron con un gol en contra nada más empezar. Aún así, dieron la cara, y acabé muy orgulloso de todos ellos. Está claro que hay gente que no está a su nivel, pero eso ya lo analizaré la semana que viene cuando ponga las notas individuales de cada jugador. Hoy no es tiempo de reproches.

Seis. Afición del Sevilla.
Correcto comportamiento y buena convivencia con la misma fuera del estadio (al menos, con los que nosotros nos topamos). Rivalizamos en cánticos, convivimos entre cubateo y aperitivos, comentamos la absurdez que tiene confundir odio con rivalidad, y nos deseamos suerte para el partido. Como debe de ser, vamos.

Cinco. Mejuto.
Me cae bien el tipo este, pero, deportivamente, ya era hora de que descansase él, y descansásemos los demás de él.

Cuatro. Las tonterías de la sede.
Debemos de ser gilipollas perdidos los que fuimos en mi coche a Barcelona, porque resulta que tardamos casi 8 horas en ir y otras tantas en volver (por cierto, cinco pibes en el mismo buga, no se lo deseo ni a mi peor enemigo), cuando parece ser evidente que la ciudad condal está, como mucho, a tres cuartos de hora de la Capital de España, que para eso la elegimos nosotros, los Atléticos. ¿Lo de la capacidad del estadio y que nadie se quedase sin entrada? Eso son tonterías, hombre. Los malvados madrileños siempre haciendo de las suyas. Desde luego, cuando pille a mis coleguis conductores, les pienso decir de todo menos guapo. Menudo rulo que dimos para ir y volver. Hay que ser lelos.

Tres. Grandeza de equipos.
Diga lo que se diga por ahí, la grandeza de un Club (deportivamente hablando) solamente se mide por una cosa: su número de títulos. ¿Qué hay algunos que han ganado mucho en el pasado pero que ahora no se comen rosca? Perfecto. ¿Qué hay otros que no tienen apenas historia y que la están construyendo ahora? Perfecto también. Todo cuenta. Todo. Pero con la historia de los Clubs hay que ser siempre terriblemente respetuoso. Porque lo que hoy es presente, mañana será pasado. Y también será reconocido como tal. O debería de serlo.

Dos. “Respeto”.
Así rezaba el tifo con el que se presentó la Afición sevillista en el Camp Nou. Ese tifo no lo hizo Biris, lo tengo claro. Ese tifo lo diseñó Del Nido. Y yo me preguntó: ¿A quién iba dirigido tal término? ¿A nosotros, los Atléticos? ¿Cuándo les hemos faltado el respeto? ¿O iba a la Federación? ¿O a la Liga española? ¿O era un grito desesperado al mundo entero? A mi me pareció un acto de soberbia y ganas ridículas de notoriedad, algo que suele caracterizar por Nervión, por cierto. O a lo mejor se referían a por qué habían quitado dos días antes la roja a Negredo cuando sale llamándole hijo de puta a un linier y lo ha visto España entera. Probablemente sea esto último. Menos mal que el levantador de pesas ese es más malo que la carne del pescuezo. Casi que nos hicieron un favor.

Uno. La otra cara del Sevilla.
Deportivamente hablando, ya lo he dicho, nada que objetar. Pero cuando ven las cosas jodidas, esos numeritos ya casi hasta asumibles cada vez que se enfrenta uno a este equipo rozan ya lo esperpéntico. Eso de perder diez minutos gitaneando, montando broncas, sacando al rival del partido, con el tal Cristóbal ese de Jefe de Operaciones, empieza a ser algo ya terriblemente molesto para el espectador. Unos dirán que mientras se lo consientan, hacen bien. Puede que tengan razón. A mi, personalmente, me daría asco y ganas de vomitar el ver así afrontar a mi equipo determinados tramos de los partidos. Lo siento, me han educado de otra forma.

Cero. El salón de mi casa.
Rompí el embrujo, y me salió mal, rematadamente mal. Si no me hubiese movido de allí, fijo que estaría hablando de otra cosa. Tranquilos, para el Mundial, no se me mueve de allí ni con una grúa, vamos, y con mi señora madre a mi derecha. Como debe de ser.

Y esto es todo por este año, mis queridos amigos. Bueno, aún me queda por puntuar a los chavales, y analizar un poco el futuro individualizado de cada uno. Pero eso ya será la semana que viene. Y después, el Mundial, claro está. Espero no haberles aburrido demasiado durante esta agotadora e incansable sucesión de partidos/crónicas. Al menos, volvimos a ser campeones, y disputamos añadida otra final (y a las puertas de una tercera, el Inter nos espera). No pares, sigue sigue …

17 de mayo de 2010

Atlético Campeón 2 - Fulham 1. Gracias por todo.

Es un poco tarde para haceros una crónica detallada de lo que fue la gran final. Han sido demasiados acontecimientos juntos (no todos agradables, para mi desgracia) los que se me han acumulado en estos días, pero, como con el propio tiempo atmosférico pasa, empieza a escampar. Pero si que me gustaría dedicar estas líneas para dar las gracias a los campeones.

Gracias, De Gea, por ser el gran primer descubrimiento de la temporada. Gracias por tu saber estar, por tu juventud insultantemente experta, por tu seguridad, propia y que transmites, y por ser Atlético de corazón, de cuna. Illescas tiene un nuevo ídolo, pero tu fama va a traspasar inclusive fronteras, ya lo verás.

Gracias, Ufaljusi, por tu garra, por tu empuje, por tu experiencia y por tu profesionalidad. Tiraste del equipo cuando más lo necesitaba, una vez más, y no nos has defraudado a nadie. Se te quiere por aquí, y se te quiere bien. Todo buen equipo que se precie necesita a un Ufaljusi de la vida.

Gracias, Domínguez, por ser el segundo gran descubrimiento de la temporada. Gracias por convertirte en el jefe de la defensa, en el amo del calabozo, por limitarte a cumplir tu trabajo con sobriedad, eficacia y saber estar. Tu futuro es ya toda una realidad.

Gracias, Antonio López, por ser el gran Capitán que tanto necesitábamos. Gracias por volver a ser ese lateral que vino como una moto de Osasuna, por superar esa zancadilla tan macabra que te tenía reservada esta puta vida, y por transmitir ese sentimiento único e irrepetible que es ser del Atleti.

Gracias, Perea, por esta espectacular Europa League que te has marcado. Has sido uno de los principales artífices de nuestro éxito final, con partidos sencillamente memorables como las semifinales que te marcaste contra el Liverpool. Y no te hagas más líos. Todavía aportas al equipo seguridad aérea y velocidad para poder convertir nuestra defensa en una muralla infranqueable. Has superado muchas barreras este año, pero lo has conseguido bien. Sin esconderte y dando siempre la cara. Como un buen Atlético que eres.

Gracias, Simao, porque a pesar de no haber realizado tu mejor temporada, has suplido tu baja forma con goles decisivos, resultando muchas veces letal a balón parado, y ejerciendo siempre de un poder intimidatorio para nuestros rivales, que te siguen teniendo siempre muy en cuenta. Espero que pronto volvamos a ver esas galopadas tuyas llenas de clase y de técnica depurada, como buen portugués que eres.

Gracias, Reyes, por convertirte en el jugador que yo siempre soñé en tener en mi equipo, allá ya unos años cuando hacías auténticas diabluras por Nervión y en Londres. Espero que no sea un espejismo esta buena temporada tuya, porque sé que puedes aún dar más de sí. Eres joven, tienes todavía muchas cosas a tu alcance (más de las que te imaginas). No pierdas esta segunda oportunidad que te ha dado la vida.

Gracias, Raúl García, siempre discutido, siempre en la picota. Empezaste de cine en el Atleti, realizando una gran primera campaña. Después, desconfianza de entrenadores, lesiones y demás han impedido desarrollar tu natural progresión. Espero que este título te vuelva a dar la confianza personal que no deberías haber perdido jamás. Sé que hay gente que te silba, pero también tienes unos cuantos fieles para tu causa, que seguimos creyendo en ti. No nos defraudes.

Gracias, Assunsao, por tu labor obscura, sórdida, incomprendida muchas veces, pero terriblemente satisfactoria para el bien del equipo. Gracias por jugar a veces de lateral, a veces de central, a veces de constructor, a veces de coche escoba, y todo ello en un solo encuentro y sin parar de correr. Nunca desentonas, pocas veces defraudas. Enhorabuena, campeón.

Gracias, Kun, por tu compromiso y agradecimiento a los colores que tan bien nos representas. Lo que más me gusta de ti es que eres plenamente consciente de que en mejor sitio que aquí no vas a encontrar otro igual, salvo el otro amor de tu vida, el Independiente. Y tranquilo, no te tienes que justificar ante mí si te traspasan finalmente. Sé perfectamente quién o quiénes serán los culpables de tal situación. Eso sí, cuidadito con el camino que te hacen elegir finalmente. No te fíes de los delincuentes-delincuentes.

Y gracias, muchas gracias, Escándalo Forlán. Tus goles son oro puro, y aunque este año hayas conseguido alguno menos, el peso de cada uno de los anotados vale por 3 de la anterior temporada. Has callado muchas bocas (entre ellas, la mía, cuando no entendí tu mal gesto de cara a la afición), pero nos has vuelto a conquistar a todos como tu bien sabes, a base de golear, y golear, y golear, y volver a golear, que diría aquel. Ahora ya sí que lo puedo decir bien alto: Escándalo Forlán jamás falla.

Gracias también, Jurado. Eres un jugador que me haces pasar del día a la noche por instantes, de exaspérame y de enamorarme en apenas 5 minutos. Tienes y puedes dar muchísimo más de sí. Atesoras clase, distinción, gol, frialdad. Te falta continuidad, personalidad, y algo que no gusta mucho por el Calderón, sacrificio. Como ves, tienes todos los ingredientes necesarios para triunfar por aquí. Lo que te falta, lo puedes conseguir fácilmente. De ti depende, mi querido Perfúmenes. Solamente de ti.

Cómo no, muchísimas gracias de todo corazón, Quique. Has entendido a esta entidad a la perfección, sus necesidades, has adaptado tus ideas a los jugadores que tenías, y no al revés, y nos has devuelto el orgullo y la dignidad de decir que somos el Atleti, un grande que disputa finales, y algunas hasta ya las gana y todo. Espero que sigas aquí todo el tiempo que quieras con nosotros, que te lo has ganado, machote.

Ya acabo. Gracias, AFICIÓN. A toda. A los que silban, a los que aplauden, a los que animan, a los que tifan, a los que viajan, a los que van Neptuno, a los que lucen sus colores de la misma forma cuando se gana toda una Europa League que cuando se hace el ridículo en casa contra el Jerez. Gracias por demostrar al mundo entero que somos diferentes, que no ha habido ningún solo incidente ni en la final ni en nuestras posteriores celebraciones. Me siento tan emocionado y orgulloso de todos vosotros como del que más de los jugadores.

Cómo no, gracias, Fulham, por tu saber estar en la derrota, por tu deportividad final, por tu humildad, por la guerra que nos disteis, capullos, y porque consigáis al fin un año de estos conseguir ese título que tanto añoráis. Aunque no contará en vuestro palmarés, esta victoria también es un poco vuestra, porque para jugar una final hacen falta dos, y vosotros fuisteis junto con nosotros los únicos privilegiados que estuvisteis allí.

Y el miércoles, a seguir soñando. Pero con un solo matiz. Ya no volveremos a ser campeones. Ya somos campeones. ¡Forza Atleti, OE!


13 de mayo de 2010

ATLETI 2- FULHAM 1: ¡¡¡¡FELICIDADES!!!!!

A todos los colchoneros: a los que esperan la crónica del Tomi, a los que leen y comentan, a los que leen pero no comentan, a los que comentan sin leer, a los que entran de vez en cuando, a los que no entran nunca, a los que entran por primera vez y a los que ayer decidieron no entrar más... FELIDICADES A TODOS... hasta a los putos anónimos del Spam, ¡qué coño! ¡¡ENHORABUENA!!! :-DDDDDDD

Mañana o el lunes habrá crónica, que el jefe estuvo ayer por Neptuno... De momento, aquí está el resumen y la Copa :-))))

¡¡FORZA ATLETI!!!

Cárabo


6 de mayo de 2010

Atleti Tranquilidad 3 - Valladolid 1. Tranquilidad y buenos alimentos.

Que conste que uno les va a hacer minicrónica de este encuentro por respeto a los que me aguantáis, obviamente, y a mi termómetro rojiblanco, que el año que viene a poco que se nos den medianamente bien las cosas en Liga, podemos asarnos de calor, tras el cochambroso aspecto que presenta este.

Un encuentro en que el Pucela se jugaba la vida , y el Atleti, vivirla plácidamente. Así está montado esto. Y en la primera parte dominó el Valladolid, pero no supo clavarla en nuestro marco. Y no será porque ese jugador con pinta de retrasadillo denominado Diego Costa , no le pusiera buenos balones a Manucho. Hasta 2 ocasiones de gol clarísimas tuvo el morenín, pero no tuvo forma humana de conseguir el tanto.

Ustedes, que son inteligentes, deducirán por mi comentario anterior que el citado pseudobrasileñoportuguéscanastero del Diego Costa no levanta demasiadas simpatías en el que esto os escribe. Deducen bien. Un jugador que no muestra ni el más mínimo entusiasmo por vestir la rojiblanca, diciendo que le da igual portar nuestra zamarra, como la del Valladolid, como la del Bollullos, pues chico, para mi no es válido. Un jugador tiene que tener bien claro lo que representa este escudo y esas rayas rojiblancas, y Diego me parece que no lo termina de entender. No es mi problema. Aparte, sí, es un buen jugador, pero tiene menos gol que pelos tenía Kojack en su perolo, así que, tranquilo, majete en tu sillón, que dirían los Celtas Cortos, que yo pacho.

Alguna opción tuvimos nosotros también en el primer tiempo. Una buena combinación entre Cabrera y Forlán (que dieron la impresión de hacer buenas migas), otra falta lanzada por Escándalo con paradón de Jacobo, y cuando todo parecía que se iba a terminar en tablas para marcharnos al descanso, fantástico centro del desconcertante Jurado, y Juanito consigue demostrar su aval de defensa goleador anotando su segundo tanto como colchonero. Para lo poquito que ha jugado el sevillano, no está mal su bagaje.

En la Segunda parte, el Valladolid acusó el mazazo, y el Atleti quiso resolver prontito, que hay prisa, oiga, hay prisa. Se veía venir que en alguna contra les pillaríamos. Y si sus centrales parecen Sor Virtudes de la generosidad, mejor que mejor. Así Jurado anotó el 2-0 con esa clase que solo el tiene, y que la demuestra como siempre en frasquitos pequeños y muy difuminados. Es como las muestras de colonia este Perfúmenes. Nunca te da el frasco entero, sino pequeñas dosis. Esperemos que vaya a más, de todas formas.

Y prontito, el tercero, obra de Escándalo Forlán, que no paró hasta conseguirlo, para desesperación de sus compañeros, molestos (y con razón) por el excesivo individualismo de nuestro Uruguayo. Pero bueno, ahora en el Calderón, se perdona todo. Y ahí se acabó todo.

Claro que, según Clemente, hubo 300 penaltis a su favor. Yo no diría tanto. Hubo jugadas dudosas, eso sí. Uno posible de Ufaljusi (que para mi no lo es), una mano de Cabrera que aunque tiene el brazo despegado no le termina de dar al balón, uno al final de Tiago que sí que pudo ser, y un fuera de juego a Manucho que estaba, pero por un pelo. Ese es todo el robo que quiere ver el inefable de Don Javier Clemente. Ustedes son inteligentes, saquen sus propias conclusiones.

El tanto visitante, una anécdota más del encuentro (para mi que entró el balón directamente en el primer remate de Manucho que rebota en el larguero, pero bueno), y poco más, Nicolás. Esta historia se ha acabado por hoy. No deseo que el Pucela baje (aunque lo lleva en crudo), no me gustan en exceso los cánticos deseando la segunda a nadie (tenemos mala memoria algunos), tampoco me gustan los “puta Atleti” de rigor en mi propia casa, pero bueno, lo que siempre digo. Son cánticos, y como tal, hay que darles la importancia que se merecen. Ninguna. Lo he dicho muchas veces: se utilizan para desestabilizar al rival y para picar a la afición contraria. Todo lo que sea sacarles de este contexto es mear fuera del tiesto.

Y el sábado, último entrenamiento contra el Sporting de mi amigo el Carabo. Puede verse un bonito encuentro, aunque yo seguramente no lo veré. Mi mente solamente piensa en Hamburguesas y similares (y eso que no puedo ir, mi bolsillo no puede permitirse tal desembolso bajo ningún concepto). Será la primera final que me pierda desde que soy socio del Atleti, pero, bien pensado, también será la primera que viva casi plenamente en mi ciudad, con mi gente. Atleti, no nos falles, por favor.

EL CRACK DEL PARTIDO: Ufaljusi vs. Diego Costa. El duelo de ambos fue lo mejor del encuentro.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Conjunto vacío.

ÁRBITRO. Ayza. A pesar de los pesares, para mi no estuvo tan mal como lo pintan por ahí.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 17 GRADOS).

Como el día del Sevilla no lo toqué (era encuentro que se podía perder) y este es el clásico que suele perder siempre el Atleti, lo subo 3 grados. Vamos a terminar muertos de frío este año. Por eso nos tenemos que ir de Copas echando leches. Ya saben lo que dice el refrán: dos, mejor que una.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8