31 de enero de 2012

Osasuna 0 - Atleti 1. ¡Cómo hemos cambiado!

Ver para creer. Los milagros existen. El Cholo es agua bendita. Qué se yo … Lo único que sé es que todo lo que odiaba y me desesperaba tanto en mi equipo, el Cholo Potter lo ha transformado radicalmente. El día y la noche. La sal y el azúcar. El Dyc y el Chivas. La  ginebra Lirios y una Tanqueray.

A Courtois han dejado de llegarle 345.450 veces por partido, y las escasas que le llegan ahora nuestros rivales, las ataja con absoluta frialdad, dando una sensación de concentración y de reflejos impropias de su juventud. Juanfran ha dejado de ser ese jugador timorato y acomplejado que se paseaba por el mundo y ahora se ha transformado en un lateral experto y decidido. Godín ha aparcado definitivamente su disfraz  de espantapájaros beodo, y da  gusto verle el  compromiso y la concentración que tiene en los encuentros, hasta el punto de que ayer consiguió el tanto que nos dio la victoria y todo, en un córner lanzado  por Koke, que peinó Adrián, que Falcao casi  consigue el gol y que el uruguayo aprovechó el  rechace final. Miranda, por su  parte, ya no es ese individuo del que dudaba hasta de su condición  de futbolista de élite, y se ha convertido en un central pegajoso y contundente de fiabilidad demostrada. Y qué decirles de Luis Filipe, otro de los individuos  que más me  llegaban a desesperar-exasperar a partes  iguales, incapaz de  pisar el césped persiguiendo un rival si por el camino se encontraba con una pobre hormiguita, por miedo de matarla y todo … Ayer hasta le ví discutir con ¡mirada  asesina! con Patxi Puñal, y sigue creciendo a pasos agigantados como ese lateral vertical y decidido que tan buena fama trajo del Depor.

Pasemos ahora con una de las grandes heroicidades del Cholo, la transformación  de  Tiago el “ex - vago”, jugador Guadiana donde los haya, que ha dejado atrás ese poder suyo de autoexcluirse del juego del equipo a base de toneladas de  faltas sin ton ni son, a ser una de  las claves en la más  que aseada salida del equipo con el balón jugado, ofreciéndose  continuamente, y notándose su  presencia  en el terreno de juego desde el minuto uno hasta el 90. Mario Suárez, sin embargo, a pesar de que hasta se ha cortado ese esperpéntico pelo con  el que manchaba la noble imagen de  nuestro Club, sigue perdiendo balones absurdos, pero la  batuta de Cholo Potter hay  cosas  que desconoce todavía,  aunque seguro que lo intentará también con  el gominolas del  orto. Sin embargo, quién ve ahora a ese Koke, espléndido proyecto de futuro y puede  que presente centrocampista colchonero, que ha dejado de  ser el típico canterano imberbe y vulgar que correteaba sin ton ni son por el terreno de juego. Y Arda, todo un fuera de serie, la elegancia  personificada, el George Clooney del fútbol español, que gusto que  da verle jugar con su  traje de legionario puesto en esos campos de Dios (¡pero cómo y cuánto me gusta el turco, joder!).

Por su parte, Falcao ha dejado de ser esa pantera perezosa que parecía pastar sobre el terreno de juego, para transformarse en  ese killer letal que con  su sola  mirada  crea el pánico allá por donde va (lástima  de ocasión marrada tras jugadón personal en la segunda parte) y Adrián (otra de mis  debilidades),  qué gusto da verle  explotar esos cambios endemoniados de ritmo con una sola meta puesta en su mente: el gol final (putada la que desaprovechó finalmente ayer también).

En definitiva, atrás parece ser que quedaron los tiempos de ver a once camisetas danzantes avergonzando, deshonrando y vejando impunemente nuestra camiseta allá por donde  iban,  y ahora se  ve a 11 gladiadores que podrán ganar y podrán perder, que, de hecho,  ganarán  y vencerán partidos,  pero que, por lo menos, son conscientes de la  responsabilidad  que lleva portar ese escudo y esos colores. Y no es  que ayer hiciesen un juego para encadilar y enamorar ni para hacer vídeos ni esas cosas,  pero chico, uno, que estaba tan hastiado de ver con estupor determinadas actitudes, no saben lo que agradece y de qué  manera ver y sentir a  un equipo, el tuyo, cumpliendo  con los valores que siempre nos inculcaron a  los que amamos  esta santa y bendita camiseta: coraje, corazón y lucha. Sin escondernos. Plantando cara a quien  sea y como sea. Como siempre ha sido. Como  debe de ser. Y con compromiso. Verles ayer a todos abrazados al  final del partido formando una piña  en medio de indargorrinolandia termina por emocionarle también a uno, la verdad. Bien, Atleti, bien.

EL CRACK DEL PARTIDO: Koke. Aunque todo el equipo estuvo, de nuevo, a un excelente nivel,  el canterano  me confirmó todas mis expectativas tras esos  minutos en los  que me deslumbró en Anoeta, y cuajó ayer otro partidazo  de los  que marcan, máxime en una plaza tan  complicada como Oinklandia. Clase y personalidad tiene. Que nadie le frene ahora, por favor.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Mario Suárez. Yo sigo sin ver la aportación al equipo  que nos puede dar este pibe por encima de  Assunsao, por poner un ejemplo.  Puede que tenga más claridad en la salida del balón, cierto, pero sus fallos en el centro del campo  nos pueden seguir constando disgustos. Aún así, es  otro jugador que algo más entonado  está también, las cosas como son.

ÁRBITRO: Pérez Montero me parece que se llamaba. Salvo  una falta al borde del área clarísima  que cometió Falcao en el último minuto del encuentro y que yo creo que no señaló  porque no tenía claro si había sido dentro o fuera del área (si  nos llegan a empatar por esa jugada juro que rapo al cero al colombiano, joder), el resto  del  encuentro estuvo impecable, a pesar de los insoportables  graznidos y balbuceos  varios de la histriónica e histérica jaula local.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 13 grados).
Pues no. Tampoco  lo  subo en esta ocasión. Hay que seguir esperando. Partido de obligado cumplimiento. Que sigan así,  que ya tendremos tiempo de darle más graditos al tema, ya …

Y el domingo, partido clave  no, absolutamente clave. Cholo Potter, ponte las pilas, porque empieza lo bueno de verdad.

22 de enero de 2012

Real Sociedad 0 - Atleti 4. Los gemelos se retiran.

Ese es el primer y gran logro real que ha conseguido el Cholo: el que se vayan (al menos, de momento) los gemelos que tanto daño nos han hecho a los Atléticos y se pongan a jugar al fútbol sus auténticos “yos” de verdad. Porque ayer, independientemente de que el Atleti volvió no a parecer, si no a ser realmente, un equipo serio, ordenado, concentrado y ambicioso desde el primer minuto hasta el 90, además apareció la calidad individual de muchos de sus jugadores, esa que no tienen sus malditos hermanitos gemelos, esa por la que supuestamente se les fichó. Sí, es cierto, que la cosa se nos puso muy de cara cuando a los dos minutos de partido un tal Demidov hizo honor a su nombre de portero de balonmano y salió a cubrir un centro de Diego como si de eso se tratase. El claro penalti lo transformó con su maestría habitual Falcao. Les reconozco que siempre que pitan un penalti a favor del Atleti, creo que lo vamos a fallar, pero empiezo a estar más tranquilo en cuando veo a Radamel encarando el balón cuando lo pone en el punto de penalti. Y ya verán como ahora por hablar …

También no es menos cierto que la Real dista mucho de ser ese equipo de futbol directo que jamás se rendía y que terminaba embotellando al más pintado dentro de su área. Seguramente, cosas de fichar entrenadores extranjeros que no tienen muy clara la idiosincrasia de las instituciones que manejan. Pero no es menos cierto que llevaban los de donosti 7 jornadas sin palmar, y que venían de ganar, encima, en el inexpugnable casi siempre Mestalla.

Pero, qué quieren que les diga, da gusto ver al auténtico Courtois que yo siempre presuponía un portero autoritario y poderoso en el juego aéreo ejercer como tal. Mola ver cómo Juanfran es ese puñal que uno recordaba que nos hacía la vida imposible en Pamplona cada vez que jugábamos contra el ¡ejem! “entrañable” equipo local, y no la máquina de dar patadas al aire en que estaba convertido. Entusiasma ver que Godín ejerce en la defensa de ese central imperial que uno le presuponía, y no esa máquina de despropósitos que nos demostró el día del derbi. Hasta mi criticado hasta la extenuación Filipe Luis empieza a dejar ver algo de ese jugador que deslumbraba en Coruña.

Pero la auténtica clave de todo está en el centro del campo. Cuando les da por juntarse y combinar a Arda, Diego, Gabi, Falcao y Adrián, el Atleti pasa a ser, por momentos, un equipo deslumbrante. En la segunda parte dimos buena prueba de ello, jugando al fútbol en algunas ocasiones como si del mismísimo Barcelona se tratase. Nada más comenzar dicho periodo, llegó el 0-2, en una internada del valiente Juanfran, pared con Falcao, el morenito de Maracay del Juanfran ve a Adrián solo, y este, tras fallar el primer remate de forma incomprensible, enmienda su error recogiendo el rechace de Bravo y poniendo la sentencia en el marcador.

Y mientras la Real y el público local se dedicaban a buscar manos intencionadas nuestras por todas partes, nosotros nos pusimos a jugar al fútbol pero de verdad, y poniendo en el marcador otros dos tantos más, uno de Falcao de preciosa vaselina desde Colombia picando el balón y enseñándole a Raúl ese gesto técnico que él jamás ha tenido (el 7, cucharita y gracias) y otro rematando desde el área al primer toque y poniendo el broche de oro a un jugadón de todo el Atleti. Por cierto, Koke asistió en los dos tantos a Radamel. Es la primera vez que realmente empiezo a ver el valor real que se presupone a Koke. Sus minutos en Anoeta fueron sencillamente colosales.

Así que, al fin ganamos fuera de casa, y qué quieren que les diga, uno acabó con una sonrisa que le llegaba de hombro a hombro. Un partido de fútbol bueno pero de verdad jugado por nuestra parte fuera del Manzanares. Hacía tanto tiempo …

EL CRACK DEL PARTIDO: Colosales estuvieron Godín, Juanfran, Falcao y Koke, y muy bien estuvieron Diego, Luis Filipe, Arda y Adri. Es decir, casi todo el equipo estuvo a la altura. Muerte a los gemelos.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Iba a poner a Mario Suárez, pero como se ha cortado el pelo, lo dejo más desierto que una conferencia de Pepe titulada “la racionalidad humana, esa forma de ser”.

ÁRBITRO: Muñiz. Bien, aunque no le vi sacar tantas tarjetas el pasado miércoles. Ah, que hay un reglamento para los Madrid-Barsa, y otro para el resto de gilipollas. Ya perdonarán …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: ( -13 GRADOS).

Sigo sin tocarlo, que no me fío de estos. Recuerden, a Pamplona hemos de ir … Quizás ahí …

Y les dejo una última reflexión para quien la quiera recoger. ¿Qué cojones hemos estado haciendo durante todo el resto de la primera vuelta? De verdad, que yo a veces comprendo a Pepe y todo …

16 de enero de 2012

Atleti 3 - Vila-Real 0. Made in Cholo.

¿Recuerdan cómo era el Cholo de Jugador? Todocampista omnipresente donde los haya, abarcaba todas las partes del campo, era agresivo, vertical, y tenía llegada, gol. Su garra estaba fuera de toda duda, y su lucha, siempre encomiable. Todo carácter, inagotable al desaliento, siempre concentrado, nos enervaba a todos los Atléticos. Correcto manejo de balón, perfecta colocación … Era, sin lugar a dudas, un estupendo centrocampista de los que ha tenido el Atleti a lo largo de su historia.

Pues bien. Si el Atleti de ayer fuese un hijo huérfano y abandonado (como realmente está) y viniese Diego Pablo y reclamase su paternidad, tras lo visto ayer sobre el terreno de juego, todo el mundo coincidiríamos en otorgarle la paternidad al Cholo, porque el equipo fue a su viva imagen y semejanza.

Fue un Atleti machachón, en plan rodillo continuo y constante. Con verticalidad, dominando todas las facetas del juego. Presión constante y por todo el campo, estuvimos agresivos, metimos uno y no nos conformamos. Metimos dos, y tampoco. Y conseguimos tres, que pudieron ser más.

Está claro. Enfrente está el Vila-Real del gran Molina, que, bien es cierto, no dio ni señales de vida. Ojito, que la primera vuelta está al caer, y la sensación de que submarino hace aguas, empieza a tomar cada día más cuerpo. Un equipo puede estar bien, mal o regular. Pero no tirar ni una sola vez a puerta …

Volvamos al Cholo. Está claro que nos conoce. Sabe lo que queremos ver en nuestro campo. Por eso ayer no escatimó artillería, y puso lo mejor de lo mejor. Cuando digo esto, me refiero, obviamente, a Diego (mucho más entonado que en Málaga), Arda (perfecto complemento), Falcao (el killer por naturaleza) y Adrián, este fantástico jugador de fútbol, que es algo más que un simple delantero acompañante sin más.

Añádanle la presencia de Tiago en el pivote, olvidándose de su habitual recital de repartimiento de estopa las 24 h. del día, y poniéndose a lo que sabe, jugar al fútbol y repartir juego pero que de verdad, y a Gabi, bastante más entonado que en anteriores partidos (tampoco era tan difícil, las cosas como son), un Luis Filipe desconocido, poniendo por una vez balones con sentido real y no quitándose melones de encima rifándolos por todo el estadio, y un Juanfran que, me da en la nariz, va a jugar a partir de ahora mucho más de lo esperado porque transmite las ganas e ilusión que siempre el Cholo tenía cuando se ponía la rojiblanca, y tienen como resultado a un equipo decente, aseado, digno y con muy buena pinta.

En el minuto 40 llegó el primer tanto, que regaló Adrián a Falcao. En la segunda parte, Adri de nuevo le deja solo al colombiano de una fenomenal pared sin tocar el balón, éste es zancadilleado al borde del área, y Turienzo la mete dentro de la misma. Jugada rápida, acción difícil de ver con precisión. Falcao lanzó la pena máxima con su maestría habitual.

Y, el tercero, broche de oro para Diego, tras un buen pase de Filipe Luis, en el que el ex de la Bundesliga definió con clase y maestría.

En definitiva, está claro que este Atleti es un recién nacido y está empezando a dar sus primeros pasitos, sí, Pero el padre de la criatura está claro quién es en realidad. Se desveló, pues, el misterio final del affaire Caminero-Simeone. El hijo es del Cholo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Adrián. Seguramente, el jugador más inteligente que tenga el Atleti en toda su plantilla. Tiene una cualidad que solo tienen los elegidos: mientras juega al fútbol está visualizando el encuentro en general en su perolo, como si tuviese otro yo en la grada que le fuese indicando lo que va a pasar a continuación. Un lujo de pelotero, no lo duden.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: El Vila-Real. O empieza a sumar de tres en tres ya, o no le va a sacar del pozo ni San Apapucio.

ÁRBITRO: Turienzo. Salvo el error del penalti (acción en la que, por cierto, también pudo expulsar al jugador castellonense), sin complicaciones. Partido plácido.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 13 grados).

No se mueve, partido de obligado cumplimiento. El nombre del rival no cuenta, sino su clasificación, y esta dice lo que dice: equipo en posición de descenso.

Y el sábado, a Anoeta, frente a esa irregular Real Sociedad, capaz de encajar 4 goles en siete minutos en Mallorca como de ganar en Mestalla al infranqueable Valencia. Una incógnita. Mira, como nuestro rendimiento fuera de casa. ¿Seremos capaz de ganar un partido lejos del Calderón?

9 de enero de 2012

Málaga 0 - Atleti 0. Bienvenido, Cholo. Chao, aparcacoches desdentado.

Tal y como les avancé en mi blog en exclusiva (a chuparla todos los juntaletras oficiales de ayer y de hoy) el Cholo ya está aquí, esta vez como entrenador. Ni que decir tiene que su contratación cuenta con todo mi beneplácito y parabienes posibles, y ojalá le vaya tan bien y nos de tantas cosas, tantas alegrías y dignifique tanto ese escudo que tanto llevamos dentro como lo hizo en su etapa de jugador. Mi primera impresión tras el partido del sábado es que el equipo salió, al menos, con las pilas enchufadas, que se presionó mucho, y, a ratos, bien, para la recuperación del balón, que se ganó en firmeza defensiva, y que prefiero que a veces suelten alguna que otra coz antes que salgan al terreno de juego como dulces bailarinas de ballet japonés. Lo que es fútbol en sí mismo se vio muy poco, y, si les soy sincero, tampoco espero gran cosa más, al menos, durante esta temporada. Es lo que tiene siempre andar con remiendos continuos aquí y allá. Es jodido creer en un proyecto deportivo serio si al frente del mismo están el dúo dinámico del orto.

Sinceramente, el Málaga tampoco me pareció nada del otro jueves. Un buen puñado de buenos jugadores que están también en pleno proceso de crecimiento, aunque, desde la capital de la Costa del Sol las cosas se están intentando hacer con bastante más criterio que por la orilla del Manzanares, circunstancia, por otro lado, nada difícil de superar, como es fácilmente comprobable.

Primera parte de ellos, con 2-3 buenas intervenciones de Courtois, que por lo menos no salió pensando en el precio del estaño y su posterior distribución por la aurora boreal, tal y como lo hizo en Cornellá, y segunda con más presencia nuestra, pero sin terminar de llegar claramente hacia ningún lado. Lógicamente, es pronto para pedirle ya al equipo que juegue al fútbol y demás. De momento, que vaya consiguiendo los puntos que pueda o sepa, y ya hablaremos del desgobierno más adelante.

Algunos detalles buenos fueron algunas contras que se intentaron montar a toda velocidad por parte nuestra: en ese aspecto parece que la idea del Cholo de volver a recuperar nuestra gran identidad, el contragolpe, parece firme y decidida. Menos bueno me pareció la suplencia de Adrián y de Arda, aunque habrá que seguir observando cómo va evolucionando todo esto.

De todas formas, la gran alegría ya nos la habían dado ya vendiendo (o malvendiendo, como es marca de identidad de la casa) al puto Reyes de una santa vez al equipo que sea, que me da igual. Altamente significativo, por cierto, que fuese recibido con cánticos de “Atlético de Madrid, Mierda” frente a su ya característica bobaidal sonrisita profiden. Su debut no ha podido ser más prometedor: derrota frente al Rayo, y sus declaraciones pos partido, geniales y genuinas producto del cerebro este: “Podemos ganar a cualquiera”. Y perder también, hijo. Perder también.

Pero bueno. Lo doy todo por bueno ya que, al fin, un ser repulsivo ha dejado ya de manchar más nuestro escudo vistiéndolo impunemente. El mejor regalo de Reyes. Y, dicho esto, ¿traerán a alguien en su lugar, no? Por qué aunque el jugador su rendimiento haya sido triste, tirando a paupérrimo, imagino que en la planificación previa de la temporada estaría destinado a cubrir algún hueco que ahora ha quedado libre en la plantilla, ¿no? Ya les digo yo la respuesta: esperen sentados. O ni esperen.

EL CRACK DEL PARTIDO: Courtois, por parte rojiblanca, y Toulalán por parte malacitana. ¡Mucha suerte el martes, chavales!

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Brillaron todos en el tono gris perla habitual, no hubo ninguno que hiciese especialmente el ridículo, como acostumbran.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: ( - 13 grados).

Lamentablemente, el termómetro no entiende en exceso de sensaciones (o de ganas de tener sensaciones, más bien), y seguimos en caída libre. El equipo necesita volver a ganar ya, porque esto sigue teniendo pero que muy mala pinta.

Una pregunta final: ¿Alguien sabe algo de Silvio? ¿Qué le pasa? ¿Se ha muerto? ¿Volverá algún día a jugar un partido más? ¿Se ha pasado al fútbol Indoor, o está de ayudante de Vizcaíno? ¿Cuándo es el partido homenaje? ¿Qué lesión tiene exactamente? ¿Qué reconocimiento médico se le hizo previo al jugador antes de su fichaje? ¿Está siguiendo el tratamiento del doctor Requesón, quizás? De verdad: me quiero morir.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8