27 de abril de 2012

Valencia 0 - Atleti 1. ¡Qué mal que se pasa!

Día duro. Colegas valencianos (lo mejor que se puede echar uno en esta vida, creerme, lo mejor) metiéndome presión. Yo que me la creo. Con un 2-0 basta. Joder, que tampoco es tan fácil. Pero te imaginas un gol a los 4 minutos de Soldado, y te quieres morir. No lo aguantas más.  Los precedentes no ayudan: Madrid-Barsa, final. Chelsea-Bayer, real. El Atleti no pinta nada en esto, pero …. Los favoritos caen. Los prolegómenos son patéticos. Si estás en Valencia, dabuten: fies, alcohol, gritos, animación … llegas al encuentro medio catatónico  para adelante. Es lo que pone en el manual del hooligan, ese personaje que  tan fielmente interpreté yo en tiempos y que, de momento, he tenido que aparcar. Ahora el hooligan se conforma con una birra mientras se encierra en la cocina para hacer la comida para su family para el día siguiente: y lo pasa fatal. No podía tener ni un solo minuto hasta el comienzo del encuentro ocupado con cualquier pensamiento que no fuese algo que significara Atleti. Y estuve rellenando los huevos rellenos alargándolos todo lo que pude (había que mantener la mente ocupada en otras cosas).  … Y me abrí una cerveza. Y lo hizo todo con mimo, con cuidado, con atención sumun. Todo sin prisa. No quería, en el fondo, que empezase el encuentro. Daba igual. A las 20 h. ya había acabado. El partido no empieza hasta las 21,05 h. Me quiero morir. Esa hora muerta …. Que si te pones la tele …. Que si una apasionante playback de Albano ( y qué buena que estaba antes su mujer … ¿Antes, he dicho) en la 1 … Que si Fraiser en la 2 ( genial serie donde las haya), 44 concursos sigo en mi zapping del puto TDT, las Latineras Botineras esas  que me ponen la tienda de campaña siempre … La presentadora de las noticias del TV7  o no sé qué que tiene unas peras de cuidado …. Que empiece y acabe esto ya, por favor.

Esos minutos previos … esos …  son los peores para un futbolero descerebrado como yo. Tan descerebrado que son la 1 de la mañana, me tengo que levantar a las 6, tengo que currar, y me toca después control oncológico y rehabilitación de la espalda. Viernes divertido que lo llaman. A la mierda todo. Lo que no me hace no dormir es el cáncer, qué me río de él cada puta mañana. Lo que me hace sonreír es mi Atleti. MI Atleti, de Madrid. Ese que, espero, si ganamos este torneo Europeo finalmente, no le ofrezca la copa a la señora del Aznar, dícese alcaldesa de un pueblo que jamás la votó. Curioso. Que sí. Que el Madrid de tu marido representa culturalmente a nuestra ciudad. Nosotros la representamos, sin embargo, en Europa, deportivamente hablando. Que lo disfrute con salud, y visca el Botellón, miss Drinking ….

Del partido, sufrimiento en la primera parte, Courtois, espectacular, segunda parte lesión de Canales (ánimo, chaval), golazo antológico (uno más) de Adrián (ese pibe que sigue teniendo 18 kilos y se nos pira, vampiro, pero va … , que no, que no es día de mosquearse, Tomi) y colorín colorado, el Atleti en Bucarest ha llegado.

No son horas. No es lugar. Pero hoy os escribo esto con lágrimas (de las reales, de las que los que me conocéis bien sabéis de qué van) en los ojos: Para lo bueno, para lo malo. Gracias, Atleti. Este escudo tiene una grandeza tan sumamente poderosa que ni personajes como Gil y Cerezo pueden cargarse. Y Cholo. De verdad, por nosotros, aquí, lo que quieras. Desde la época de Antic, nadie me había transmitido tanto desde el banquillo del Atleti. Claro, que, cuando entre Atléticos anda entre manos …

23 de abril de 2012

Atleti 3 - Espanyol 1. El amigo de los niños.

La verdad  es que es un personaje del que bien se podía hacer un peluche  del  Atleti, y fijo que arrasaría en las ventas. Ese peinado  alborotado, más bien paticorto, culongo, simpaticón, con esa pinta de inspector Colombo, siempre semidespistado, pero a la vez  atento a todo. Un tipo que nada más verle sabes que te va a caer bien. Bueno, a los del Espanyol, no sé si tanto. Me estoy refiriendo a mi admirado Arda Turán, que está en un momento de forma sencillamente sensacional, y que ayer, al fin, se quitó esa espinita que tenía clavada conmigo, y que se llama gol.

Porque el turco es y debe de ser un jugador de 10-12 goles por temporada. Lo puede y los debe de dar. Ayer consiguió dos en un minuto, el primero de ellos, tras pase de Juanfran, de tijera y de espaldas a portería. Un golazo que rompía el empate que había conseguido  el Espanyol en el primer periodo, tras una gran acción individual de Sergio García en la que le comió la tostada a Juanfran (de los pocos que lo han conseguido hasta la fecha).

Conste que el partido fue bueno. Muchísimo mejor que el megachupipartido que nos habían vendido el sábado pasado. La cosa se nos puso pronto de cara,  en un córner lanzado por Diego y que remató inapelablemente Godín a las mallas. 1-0, y tenía buena pinta el tema, con un Calderón abarrotado de niños con la rojiblanca puesta.

Pero los catalanes son un equipo que siempre nos dan muchísimos problemas en nuestro estadio, y ayer no iba a ser una excepción. Se adueñaron del centro del campo Romaric y Baena, nos dominaron y empataron por obra de Didac. Y aún pudo ser peor la cosa, porque Courtois sigue emperrado en colocarse horriblemente mal cada vez  que nuestros rivales tienen una falta a su favor. Tiene la puta manía de no cubrir su palo, y así le pasó en el gol marcado por el ser más despreciado y despreciable del universo, y casi le vuelve a pasar de nuevo ayer con otra falta lanzada por Romaric. Tontería que le ha dado al niñato, oyes.

La segunda parte, sin embargo, ya fue otra cosa, y el Atleti, con  la entrada de Mario Suárez en el campo, mejoró bastante al equipo (y no, no estoy loco) aunque claro, mejorar el partidito que se marcó el señor Tiago tampoco era una cosa demasiado difícil, ciertamente. Con un Salvio eléctrico (aunque impreciso en el último pase, demasiado impreciso), otro remate de Godín al larguero, la entrada de Adrián al que el Cholo había dado descanso, el Espanyol se vio ampliamente superado por los míos en este segundo periodo. Una victoria que no tengo muy claro si va a servir para algo finalmente, salvo para confirmar que Arda es el nuevo ídolo de los niños  en su día en el Calderón. ¡Queremos peluche  de Turán ya!

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Obviamente, el turco, por parte nuestra, y Sergio García (toneladas de clase en cada una de sus acciones) por parte visitante.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Mister Tiago el vago, que estuvo metido en su mundo infraestructural.

ÁRBITRO: Clos Gómez. Poco que decir de él.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 4 GRADOS).
Lo he bajado 6 grados de golpe, sí, porque cuento los 3 puntos de vallekas y estos 3,  que son de los que suman de verdad. A ver si acabamos al menos la temporada en liga dignamente.

El  jueves, el todo o la nada en Valencia. Lo dije y lo reitero: el resultado era  horrible para el Valencia pero se transformó en malo simplemente, mientras que para nosotros pasó de ser excelente a ser bueno. Nada hay decidido todavía. Ya estoy ejercitando mi garganta, porque fijo que se me terminará saliendo el corazón por la misma. Vamos, Atleti. Vamos.

20 de abril de 2012

Atleti 4 - Valencia 2. Bucarest ya se otea en el horizonte.

Olé!
Pero ojito, que todavía hay que currárselo. Tal y como hicimos ayer: dándoles un baño en ilusión, en intensidad, en ganas, en coraje, en fútbol y en competitividad frente a el peor Valencia que he visto yo en mi vida, y que si sigue vivo es por dos saques de esquina convertidos fuera de tiempo, y encima, uno de ellos (el primero, en el que empató Jonas), que vino  precedido de una clara falta de Rami a Courtois. Pero da igual. El partido debió de quedar 4-0, que hubiese sido el justo resultado vista la diferencia entre uno y otro equipo ayer, pero quedó 4-2, así que así hay que demostrar en Mestalla  que, en este tipo de encuentros a vida o muerte, hasta la fecha, somos superiores a ellos, aparte de que así se evitan estúpidas confianzas. Hay que darlo todo y punto. Mejor dicho. Seguir dándolo todo.

El Atleti empezó desmelenado y se dio cuenta enseguida de la banda-chollo que durante la primera mitad fue ayer la ¿defendida? por Mathieuw  y Alba. Arda entro cómo y cuando quiso durante todo el encuentro, y fruto de una de  esas internadas, llegó el primer tanto obra de Falcao de cabeza. La cosa pintaba bien, aunque el Atleti reculó un poquito en exceso durante este primer periodo. Daba igual, porque el Valencia era un manojo de nervios. Víctor Ruiz  simuló a Perea en sus malos días pleno encima de un ataque de nervios, el centro del campo no existió, y el ataque estuvo completamente desangelado (no recuerdo apenas a Soldado tocar un solo balón, la verdad).

Solamente nos crearon peligro a balón parado, en un remate de Rami que salió lamiendo el palo, y posteriormente, en el citado córner (que no se debió de señalar, ya que hubo una clara falta previa del jugador francés sobre nuestro portero), de nuevo peinó Rami para que Jonas anotase el tanto a puerta vacía. Todo ello, encima, dentro de un descuento absolutamente inexplicable por parte del árbitro. En fin. No nos pongamos a la altura de otros.

La segunda parte, sin embargo, fue ya todo un recital por parte colchonera. Los jugadores chés ni se enteraban de por dónde les entrábamos. Es evidente que si a nosotros nos hizo mucho daño ese gol tan tardío en la primera parte, al Valencia le hundió que nada más empezar el segundo periodo Diego pusiese una falta que cabeceó a gol plácidamente Miranda. Y digo plácidamente, porque oiga, de la  defensa del visitante se sabía menos que de los viajes del Rey. Ya saben lo que tienen que decir a su  afición: “pido perdón. Lo siento. No volverá a pasar”.

Poco después, Adrián aprovechó otro regalito, esta vez de Topal,  ysirvió para que nuestro Adri ridiculizase con su  espectacular cambio de ritmo a Víctor Ruiz y cruzase  de tiro raso ante la salida de Alves. Otro golazo de este pedazo de diamante en bruto que tenemos. 3-1, y el Calderón era una locura, una bendita locura.

Lo mejor estaba por llegar, gracias a ese jugadorazo denominado Falcao. A ver dónde pollas se meten ahora los que me dicen que 40 kilos es mucho por este pibe que, en una temporada bastante desastrosa por parte nuestra, y en sus primer año, lleva ya la friolera de 32 chicharros en sus botas. Y, para colmo, alguno de ellos antológico, como el que consiguió ayer, con  un disparo desde fuera del área, después de haber sorteado a  2 rivales, y que se coló como un misil por toda la escuadra defendida por Alves. Éxtasis, emoción, y montones y montones de bufandas rojiblancas en el cielo de Madrid expresando la felicidad más absoluta. Nos lo merecemos, qué hostia puta. 4-1, como para no estarlo.

Y el resultado pudo ser más abultado, conste. Todos los míos estuvieron a la altura. Gracias, Cholo, por habernos sacado del pozo  tras uno de los malditos derbis más de las pelotas, que tan tocados siempre nos dejan. Y no,  no les relato ninguna ocasión del Valencia, porque les prometo que no la tuvo, salvo el maldito córner en el 94 que transformó uno de los Costas que tienen en el 4-2 final. Un resultado para soñar, pero un resultado para ir bien despierto, porque allí nos espera un ambiente bien calentito. Pero coño, que estamos jugando unas semis europeas. ¿Qué esperaban?

12 de abril de 2012

Atleti 1 - Vikingos 4. 40 puntos.

Cojan ustedes la clasificación, y verán: 1.- Vikingays. 82 puntos. 9.- Atleti. 42 puntos. ¿Diferencia? 40 puntos. Y quedan 6 jornadas. Saquen ustedes sus propias conclusiones. Las mías son las que ya saben: el equipo está en donde está, y la diferencia real que hay entre ambas escuadras es más  que evidente. Y eso que ayer, mientras nos duró el fuelle, mantuvimos más o menos el tipo … en defensa,  que Casillas, salvo el gol de Falcao, no tuvo que intervenir ni una sola vez más en toda la noche.

Podemos fusilar ahora a Courtois, especialmente por el gol de falta que se come lastimosamente (el primero del ser despreciable) y llevaremos razón, pero también les digo que es un chaval que tiene 18 tacos y que, mal que nos  pese, está en plena formación, y también llevo razón yo, ¿No?

Podemos darle cera al Cholo, porque viendo que el equipo  estaba  fundido en la segunda parte y que los vikingays  estaban apretando de lo lindo, no sacó a nadie  del banquillo, pero, si nos asomamos al mismo, ¿Quién tenía? Koke, Pedro, Pizzi, Merida y Assunsao. ¿Alguno de estos podía  haber solucionado algo? Yo pienso sinceramente que no.

Podemos decir que el  penalti de Godín no fue (o yo no lo veo por ningún lado) aunque también nos podrán contrarrestar indicándonos que el propio Godín y Luis Filipe debieron se expulsados, y no les faltara tampoco razón, la verdad.

¿Conclusión? La de siempre. Mientras la confección de la plantilla se haga cambiando todas las temporadas a 8-10 jugadores, saturando puestos y dejando abandonado otros, cambiando entrenadores sin ton ni son (ayer me preguntaba un compañero mío de curro que es del Elche que si sabía algo de César Ferrando, que acaba de ocupar el puesto de entrenador allí, y, obviamente, le dije que sí, porque … ¿Quién de los que hay ahora por ahí no ha sido entrenador del Atleti en algún momento de su vida?), admitiendo cedidos para foguearlos, no luchando por un reparto televisivo más equitativo y acorde, en definitiva, dirigiendo un Club en el que impere el Proyecto Deportivo por encima de todo y de todos (Mendes y Quilón incluidos), nos  encontraremos con  este tipo de humillaciones a las  que, por desgracia, ya estamos  bastante acostumbrados (o, al menos, se intenta disimular, que a mi el disgusto, a pesar de todo, sigue sin quitármelo nadie de  encima).

Así que, ahora mismo el único consuelo que tengo es el recuerdo que tengo de todo lo mucho y bueno que he vivido siguiendo este Club, y esperar tiempos mejores, si es que Gil y Cerezo no logran fulminarme por completo el sentimiento Atlético que poseo, y que espero morirme intacto con él. Pero los números son los números, y la lógica es la que es: 40 puntos. No hay más vuelta de hoja posible.

9 de abril de 2012

Levante 2 - Atleti 0. El mundo está lleno de gilipollas ...

Vomitorio
Y yo conozco a uno (el más grande de todos) que coge, un domingo cualquiera, y se levanta a las 8 de la mañana para que le de tiempo a todo lo que tiene que hacer, a saber: irse a correr, ducharse, lavar luego a su madre, hacer la habitación (tocaba zafarrancho del fuerte, añado) y un poco la casa, ir a por el pan y un par de recados, volver con la lengua fuera para ir ultimando la comida, todo a todo trapo, a todo tren, y así, con la lengua fuera, va y pone la televisión a las 12,13 h., con toda la ilusión del mundo para presenciar un buen partidito de fútbol del equipo de tus amores, y contemplas con  estupor como ya van palmando dos a cero, y a punto de caerles el tercero.

Ya no sé ni cómo decirlo ni cómo expresarlo, PERO ESTOY HASTA LAS MISMÍSIMAS PELOTAS DE QUE ESTA GENTE SE RÍA DE MÍ. Pero que muy harto. Así que, según encendí  el trasto, comprendí la justicia de cómo el Levante se encuentra situado en la tabla durante casi todo el campeonato en donde está, y por qué nosotros deambulamos durante toda la liga por donde lo  hacemos. Es, por lo tanto, de justicia reconocer que ojalá sean ellos  los que se metan en la Champions, que bien que se lo merecen, y de verdad, y, por supuesto, acto seguido apagué la televisión y dejé  de ver ese engendro, que el teletexto al final te informa muy bien y te evitas bostezos, cabreos y mosqueos innecesarios,

Así que nada. Para mi quedan los dos partidos del Valencia en la Europa League, y ojalá (esto es más deseo que realidad, me temo) la final de Bucarest. Lo demás me la sopla cantidad. Estoy quemado de tanto ridículo sin sentido alguno. ¿El derbi? Solo espero que a los  15 minutos nos hayan clavado ya cuatro o cinco (si el Levante en siete minutos nos hizo 2, y el Espanyol nos clavó 3 en  15, es completamente factible el tema, sinceramente) y, al menos, no pierda horas de sueño que luego bien hecho en falta en las duras jornadas  de trabajo  que me están tocando vivir actualmente. Y ojito al partido en Vallekas el domingo frente al Rayo. Ojito,  que puede ser de auténtico escándalo el tema. No digo más.

Digo yo que algún día nos cansaremos de pasar una y otra vez  este tipo de bochornos sin sentido alguno. O dejaremos de hacer el puto gilipollas. A mi, desde luego, ya me vuelven a pillar en otra este año otro dominguito que jueguen los niños a las 12 h., ya …  ¡Larga vida al Teletexto!

6 de abril de 2012

Hannover 1 - Atleti 2. Tengo una camiseta para tiiii ...

Pues ya estamos en semis, completando un campeonato, en cuanto a números se refiere, de órdago, ya que, desde que empezamos allá por el mes de Junio del año pasado, hasta la actualidad, se empató en Francia, se palmó en Italia contra el Udine, y todo lo demás, victoria va, victoria viene.

Les reconozco que yo ayer no las tenía todas conmigo, no me pregunten el por qué. También tenía la misma sensación el día del Zaragoza, y pensaba lo peor. Y la cosa no pintaba bien. El ambiente era espectacular, el mosaico sencillamente inconmensurable que hicieron los alemanes en honor a su equipo (en lo más alto de los altares de lo que uno ha visto a nivel de tifos en un terreno de juego y saben que de este tema controlo un poquito), lleno a reventar, y un Atleti que hizo un primer tiempo sencillamente deplorable, para qué nos vamos a engañar. Nerviosos, muy nerviosos, imprecisos, demasiado imprecisos, patadones sin ton ni son, un auténtico desastre. Menos mal que el Hannover atacaba como cuando un adolescente echa su primer polvete: empujones a lo loco, sin ninguna sutileza, sin tranquilidad, más bien eran espasmos convulsivos que otra cosa. Así que sí, provocaron 453 faltas para bombear el balón, pero en eso, señores, tenemos un seguro de vida con el joven Courtois, que hizo un partido espléndido de serenidad, de colocación, de templanza. Todo lo que le faltó al resto del equipo durante este primer periodo, qué cosas. . Sí. Decididamente sí, es mejor que De Gea. En el juego aéreo, su dominio es incontestable. Y, eso, en un portero hoy en día, es casi un 50% del mismo. Curiosamente, el más pipiolo de todos los que había sobre el terreno de juego era el que más tablas estaba demostrando. Me jode reconocerlo, pero cuánto también le vamos a echar de menos a éste, joder …

La segunda parte empezó de otra manera, con un Tiago llevando la batuta (experiencia, colocación, manejo de partido, soberbio el portugués), apoyándose en Diego (que hizo otro espléndido segundo periodo, mal que a mi amigo Miguelito le pese) y la cosa pintaba de otra forma, el balón era nuestro, y empezábamos a recordar lo que significaba ese extraño término en el primer periodo para nosotros denominado “peligro”. A todo esto, Adrián coge una pelota dentro del área, se deshace de un central alemán, de otro que le sale al paso, del portero, recorta majestuosamente a otro individuo alemán que saló de la nada, se va otra vez del portero y bate la portería local.

Curiosamente, leí en esta semana un twiter del Sr. Iñako Díaz Guerra (al cual, a pesar de ser un borde integral en twiter admiro y sé que en el fondo es uno de los nuestros, conste en Acta) en el que indicaba que para él Adrián no le decía tanto como nos decía al resto de mortales  Atléticos. Es lo que tenemos los camaradas bocazas: cuando abrimos la boca, de repente, el diluvio universal. Porque si esa auténtica obra de arte, demostración de frialdad y de saber hacer sobre el área, jugándose lo que se estaba jugando, encima, lo hace un tuercebotas normal, pues nada, que venga Dios y lo vea. Por eso, mi querido Iñako, a veces usted parece que lo más redondo que ha visto en su vida es una onza de chocolate (no del que se fuma, del otro).  Adrián is diferent. No sé si es un crack, pero el camino que lleva es de serlo total. Se siente.

Pero, cómo no, en un absurdo saque de banda faltando 10 minutos, un balón que despeja mal Godín y cae sobre Diouff para poner el empate a uno. ¿Conclusión? Está claro que ver un partido del Atleti de tranki es más difícil que imaginarte a Marcelo como un ser humano normal.

Afortunadamente, Diego se inventó un pase genial ya faltando 2 minutos para que Falcao siguiese callando boquitas con un golazo impresionante que puso nuestra victoria final (justa, pero excesivamente sufrida) en nuestro tanteador final.

Es una victoria importante, porque en Alemania temen al Atleti más que Paz Padilla un concurso de belleza, porque ese equipo, el Hannover, quinto en la liga alemana, llevaba más de un año sin palmar en casa, y, sobre todo y por encima de todo, porque este tipo de encuentros (reitero, a pesar del catastrófico primer tiempo), en el fondo, reivindican y hacen florecer en lo más adentro de nuestros corazones Atléticos nuestro orgullo y nuestra categoría que tenemos en Europa (que son ya unas cuantas semifinales europeas, señores, unas cuantas). Así que, ahora sí, ya estamos lanzados del todo. Llegados a este punto, no hay que morir nadando ahogándose en la orilla. Nuestro rival, para mí, el más difícil de los que han quedado, y con diferencia. El primero en el Calderón (no se de decidirá nada). El segundo en Mestalla. Bien. Como nos va a nosotros este tema. Guión ideal para un buen Atlético sin complejos. Bualensianistas, tengo una camiseta para tiiii ….

2 de abril de 2012

Atleti 3 - Getafe 0. Mañana plácida y tranquila.

El Atleti dio la bienvenida a esta primavera que lleva ya demasiados días en que se ha colado en nuestros hogares de la mejor manera posible: jugando un más que aseado partido ante un rival que salió a disputar el encuentro como si del partido homenaje a Perea se tratase: apenas quiso molestar. Que yo recuerde, un buen cabezazo de Diego Castro que entró lamiendo el palo del seguro Courtois en el primer periodo de juego, y poco más, Nicolás.

Mientras, los colchoneros nos hicimos  amos  y señores del centro del campo, con  un Gabi mostrando el excelente nivel de siempre, y con un desconocido Mario Suárez  que, al fin, realizó un encuentro medio decente con la  rojiblanca puesta. Dicen que todo se pega menos la hermosura. A ver si es verdad.

Luego, el escalón de calidad que nos hace superar cuando está Diego en el campo lo notamos un montón, porque, en realidad, hace mejorar a todos con  su movilidad y claridad de ideas. Mejoran los citados Gabi y  Mario, mejoran los  laterales (mejor dicho, Juanfran sigue a su excelente nivel, al  que se le nota más suelto es a Luis  Filipe, que ya saben ustedes que no es precisamente santo de devoción del que  esto os escribe), se va poco a poco entendiéndose mejor con el gran  Arda, y mejoran nuestros puntas, ayer Falcao y el desconcertante Salvio, que ayer volvió a hacer de las suyas, macándose un muy buen partido  (trabajador incansable, esposo  y padre ejemplar) y anotando el primer tanto en un extraño remate de cabeza  que resultó inapelable para colarse por la misma escuadra del guardameta Moya. Empiezo a patentar una idea de calificar este tipo de goles del argentino como  tipyical made in Salvio. Tantos extraños, del todo punto impredecibles, pero no exentos  de calidad. Lo reconozco, me tiene paranoico este Toto.

Y ahí se acabó el encuentro, si es que hubo partido  en realidad. El Atleti siguió jugando  a un muy buen ritmo de juego, Diego anotó el 2-0 ya en la segunda parte, y Falcao (¡cómo no!) el tercero, tras  la enésima asistencia de Juanfran, que se está convirtiendo, sin ningún género de dudas, en el mejor y más fiel socio del colombiano.

Y esto ya no da para más. Ahora hace falta ir ganando fuera algún que otro partido. Aunque sea de vez  en cuando, va …

EL CRACK DEL PARTIDO: Diego. Anotó un tanto, y su compromiso con la rojiblanca es bestial. Se está ganando con creces el  que el Club haga un esfuerzo y nos quedemos con él como nuestro auténtico diez para el futuro. Es así de sencillo: el Atleti es otro muy distinto con  él, luego es el jugador más determinante que tenemos ahora mismo en nuestra plantilla. Así de clarito es el tema, muchachotes.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: El Getafe. Ya sé que venía con bajas y tal, pero afrontó el partido con un nulo espíritu competitivo. Obviamente, no es mi problema, pero …

ÁRBITRO: Me parece que era Paradas. Tuvo que mostrar alguna que otra tarjetita más  a algún Cata Díaz que anda por ahí suelto por la vida, pero no tuvo influencia en el resultado final. El  tanto anulado a  Falcao, bien hecho, ya que había el colombiano y dos  jugadores más en orsay.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (-10 GRADOS).

Partido de obligadísimo cumplimiento. No se le toca,  pues. Solo faltaba.

Y el jueves, emociones  fuertes y de verdad,  que toca el partido de vuelta frente a los alemanes. Un hueso duro de roer. Pero queda ya tan poquito … ¡Vamos, Atleti, vamossss, Forza Atleti ALEEEEE!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8