27 de septiembre de 2012

Betis 2 - Atleti 4. ¡Segundos!


No tenía yo ganas ni ná de poner ese titular, joder … Y a la caza del primero, añado, ya puestos ... La primera prueba de la semana ha sido superada, y con nota, solamente emborronada por la lamentable actuación arbitral, que se cargó lo que pudo ser un partidazo de los que hacen afición, pero que, sinceramente pienso que, aún jugando once contra once, nos hubiésemos llevado nosotros (les empatamos en dos ocasiones jugando once contra once, recuerden) la victoria final.

El partido comenzó con un primer cuarto de hora inicial en que ambos equipos salieron como a estudiarse, antes de empezar a golpearse sin piedad. Y el primero  que lo hizo fue el Betis por medio de Agra, a los 26 minutos de juego, en un centro de esos que esperas a ver si alguien va a despejar, o va a rematar, o va a desviar la pelota, y que, al final, y de botepronto, te aparece a tu lado y no te da tiempo a atajarla. Asenjo es un portero que no me inspira ninguna confianza, lo reconozco, pero ese balón era muy jodido  de  atajar. La cosa pintaba fea.

Pero el Atleti del Cholo tiene algo  especial: cuando le hieres, responde con rabia. De repente, el campo se volcó sobre la portería defendida por Casto (¿Quién coño discute a este portero en el Villamarín, por Dios?), y, en 3 minutos, centro-chut envenenado y lleno de fuerza de Raúl García, y en el área pequeña, entre 500 jugadores, solamente podía ser él quien llegase a desviar ese balón hacia el fondo de la red. Me estoy refiriendo  a Falcao. El tanto parece sencillo, pero a mi me parece de una belleza acojonante: tienes que intuir el sitio exacto en qué colocarte y el momento preciso en el que lanzarte a por el balón. Solo para elegidos. Solo para pichichis. Solo para Radamel. Enorme Falcao.

A partir de este instante, el encuentro se desmelenó. El Atleti por momentos fue un equipo insaciable, voraz, no tenía otra obsesión que ponerse por delante en el  marcador, a cualquier precio, pero jugando al fútbol, por qué no decirlo, soberanamente bien. Pero ojo, el Betis tampoco perdía la cara al mismo, y sus  acercamientos al área siempre conllevaban aurea de peligro. En ese momento apareció la figura de Casto, que realizó dos paradas sublimes a sendos remates de Raúl García y Falcao. Mientras, el Cebolla hacía de las suyas y dos disparos suyos  lamieron los palos, buscando avariciosamente las redes locales. Pero, cuando la gente del Villamarín pitaba al árbitro para que a su vez pitase el descanso porque el Atleti iba a sacar un córner a favor, se produce una contra sublime por parte bética, un centro de Juan Carlos que rebota en Juanfran y que se convierte en una parábola imposible para Asenjo. Otro tanto imparable. 2-1, y gol de los llamados psicológicos … ¿Psicológicos? Mandemos otro puto tópico  futbolero al garete de una puñetera vez, que ya va siendo hora …

Segunda parte. El Cholo manda a sus filas de  nuevo  al ataque sin piedad. Nada de prisioneros. Así, a los 3 minutos de la  segunda parte, un tal Perquis decide que quiere bailar un chotis con Radamel, y el árbitro señala el evidente penalti, pero se equivoca en la interpretación del mismo, ya  que eso no puede ser en la vida ocasión manifiesta de gol. Pues nada. El colega lo interpreta así, y expulsa al jugador bético. Una expulsión absurda, estúpida, ridícula y que pone de manifiesto una terrible falta de saber interpretar un reglamento, aparte de empezar a cargarte un encuentro que estaba siendo soberano. Falcao lo transforma con su clase habitual, pone el 2-2 en el marcador, y se va del campo, ya que sigue renqueante con su dichosa sobrecarga. Lleva siete goles, es pichichi, y eso que anda  renqueante el colega. Cuando  esté 100%, no sé los que puede llegar a anotar, su puta madre …

Con el Betis en pleno desconcierto, y el Villamarín afilando los machetes, el Atleti se pone 2-3 en el  marcador, en un balón que peina Mario Suárez y que Diego Costa convierte en gol en su primer balón que toca. La cosa  parecía  ya  coser y cantar.

Pero, sin pasar demasiados apuros, eso  sí, el Atleti decidió bajar un poco el pistón, el Betis empezó de nuevo a merodear nuestro área y se produce la jugada tonta de la noche, en la que un balón al que no llega bien Luis Filipe, le da en la mano, rechaza en el bético Campbell, le da también a él en la  mano, y, para mi, sinceramente, o es nada más que un simple lance del juego (no veo voluntariedad en la acción de Luis Filipe, les soy sincero) o, en todo caso, es penalti en contra nuestra. Lo que no es de recibo es  que pites la mano del delantero, y mucho menos de recibo es que le saques la segunda amarilla  que le termine expulsando. Visto para sentencia, aunque también habría  que decirle al señorito Campbell que su primera amarilla por una durísima entrada por detrás a Juanfran se la podría también ahorrado,  tarjeta que seminaranja, por cierto ….

Obviamente, el partido quedó finito, y el resto de minutos solamente sirvieron para premiar el buen partido de nuestro Raúl García, haciendo que seamos ahora mismo el equipo más goleador del campeonato, anotando el 2-4 final.

La pregunta del millón de dólares es … ¿Qué hubiese pasado 11 contra 11? Pues yo pienso que el Atleti hubiese ganado  igual por un 3-5,  o algo parecido, pero, lógicamente, un bético me diría que al  final hubiesen ganado ellos por 4-3. Ninguno tenemos la verdad  absoluta de nada, salvo constatar el hecho de que los árbitros son muy pero que muy malos, que el Betis tiene una pedazo de afición fantástica (ni un solo cántico  en contra del Atleti a pesar de la movida) y que el Atleti empieza a ser canela fina, pero de verdad.

Ya sé que queda mucho tour, y blablablá, pero hay que vivir el día a día, y ese hecho nos dice que ahora mismo somos  el segundo mejor equipo del  campeonato, que nos mostramos en el campo como un rival con mucha hambre, con mucha vida y con una ambición incontrolable. Pues bendito descontrol, oigan.

EL CRACK DEL PARTIDO: Arda por parte nuestra, Beñat, por parte bética. Dos pedazos de centrocampistas como la copa de un pino. Turan tiene duende, arte, clase, pausa, desborde, fantasía … Beñat tiene precisión, elegancia, disparo, desplazamientos de balón tipo Schuster en sus buenos tiempos …

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Conjunto vacío.

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo. Por culpa de este gilipollas la victoria de ayer al final me supo a un sabor agridulce. Si para intentar pelear con los dos supuestamente “grandes” es necesario este tipo de arbitrajes, a mi que me bajen del barco que me quedo con  mi Europa League tan feliz, oigan. Aunque si tuviese que poner en una balanza a lo largo de nuestra historia todo lo que nos han dado en un lado, y lo que nos han quitado en el otro … No quiero ni imaginarlo, vamos …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 3 GRADOS).
Este partido sí  que se merece un par de grados más, qué carallo. Por carácter, por bravura, por remontar en dos ocasiones, por coraje y por corazón.

Y el domingo, prueba final de la semana, en el partido contra el Espanyol. Los periquitos no han ganado todavía un encuentro, mientras que yo aún recuerdo el bochorno y el ridículo que hicimos el año pasado cuando  a los 15 minutos ya perdíamos por 3 o 4 goles. Pero, afortunadamente, corren otros tiempos por la ribera del Manzanares. Si  esto es un sueño, déjenme dormir y no me despierten, por favor.

24 de septiembre de 2012

Atleti 2 - Pucela 1. Primeras partes, segundas partes.


En las primeras arrollamos, en las segundas adormecemos. En las primeras, somos puñales jugando y robando balones en el centro del campo y saliendo a toda pastilla hacia la meta contraria como si del Dioni fuese conduciendo su camioneta de Prosegur llena de talegos. Mientras, en la segunda, nos dejamos llevar como si estuviésemos en una  barca de esas de la Albufera valenciana esperando a ver un lindo patito después de comer a las 16 h. en   pleno mes de  Julio, después de haberte clavado una  paella de impresión y con un puto calor del carajo (Arias and Zulito dedicated). En las primeras, Koke da un auténtico recital a balón parado, poniendo todos los balones perfectos para que siempre sean rematados por nuestros atacantes. En las segundas, apenas provocamos las mismas. Nos dedicamos a ver la vida venir.

En las primeras vemos el cielo despejado hacia la portería contraria y resolvemos sin mayores complicaciones. En las segundas, sobre el Manzanares se nubla y hasta termina lloviendo y todo. En las primeras, hasta Godín se disfraz de Falcao y pone el 1-0 con la misma clase que si del colombiano estuviésemos hablando. En la segunda, no estuvo Falcao, y nadie más se quiso poner su disfraz.  En las primeras, el árbitro pita los penaltis que hay (clarísimo el cometido sobre Diego Costa, que transformó con sapiencia y sabiduría Radamel), pero, en la segundas partes, Muñiz nos recuerda bien lo malo malísimo que es y pasa de señalar no menos de otros dos clarísimos (uno por bando). En las primeras partes, nos divertimos, nos ilusionamos, nos recreamos. En las segundas, recordamos viejos fantasmas, cometemos errores de bulto (qué golazo el tuyo, Courtois), y terminamos con esa cosa en el estómago que se nos pone a los Atléticos mientras pensamos (“mira cómo les  empaten a estos gilipollas…”).

En la primera y en la segunda, el Valladolid fue más inofensivo que Paco Martínez Soria en medio de la guerra de Afganistán (lo de tocar y tocar está muy bien, pero hay una cosa que se llama área contraria y conviene pisar la misma aunque sea muy de vez  en cuando  si  quieres ganar un encuentro). En la primera y en la segunda, nuestros centrales, Godín y Miranda, estuvieron imperiales, colosales, inabordables.

En los finales de los partidos, de momento los puntos están cayendo en la buchaca, y eso siempre es bueno. Muy bueno. Pero, si queremos realmente ocupar el puesto que considero debemos de estar, tenemos que dejar de una puta vez la dichosa manía  de encender cerillitas al lado de un surtidor de gasofa.  Algún día nos estallará.

EL CRACK  DEL PARTIDO: Koke. Como ya he dicho en la cróni, dio un puto recital de cómo poner los balones en jugadas de estrategia. Todos prácticamente fueron rematados por nuestros atacantes. Ni los más viejos del lugar, oigan … Este chaval anda creciendo a la misma velocidad que mi puta barriga cuarentona, la leche.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Obviamente, Courtois. No sé qué pollas quiso hacer con el balón, la verdad. Parecía un lindo nene jugando en la playita con su balón hinchable de Nivea. Por una puta gilipollez metemos a un rival en un encuentro en el que lo más peligroso que oíamos era el zumbido de una mosca revoloteando por el estadio.

ÁRBITRO: Muñiz. En su línea. Recital de tarjetas va, tarjetas viene, penalti sobre Diego Costa sorprendentemente bien pitado, se come otro de escándalo de Luis Filipe sobre un tal Lolo, otro que le hicieron a Arda por flagrante entrada dentro del área (¡no  pitó ni falta!), una posible mano de Juanfran (aunque para mí fue involuntaria) y otro posible sobre Adrián, pero bueno, al menos ganamos con  el tipo este en el campo, lo cual es un logro para los Atléticos. La historia así nos lo demuestra.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 1 GRADO).
Rival recién ascendido, en casa, otro encuentro de obligado cumplimiento. Nada más que decir, señorías …

Dos últimos apuntes: los días de las peñas, al fin, son días de eso, y no de las penas. Congratulémonos … Y second: en esta semana dos partidos consecutivos fuera del Calderón en Liga. Nuestro auténtica piedra en nuestros pinrreles. Confiar, se confía, pero veremos, que dijo  un ciego …

21 de septiembre de 2012

Hapoel 0 - Atleti 3. Hay plan B.


A puñados. Partidos como el de ayer le he visto perder al Atleti antiguamente a montones, saliendo sin concentración, sin orgullo, en plan de “a  estos les ganamos con el escudo”. Ayer no. Ayer se salió en plan campeón, a demostrarlo sin más dilaciones ni puñetas. La debilidad del rival era más que evidente, cierto. Pero nosotros ayer sustituimos un buen número de recursos y muchos  de ellos demostraron su valía. Por ejemplo, muy bien el Cata, superconcentrado  en el poco trabajo que tuvo. Emre tampoco desentonó en absoluto. Silvio, sin embargo, fue el que más dudas dejó. Y el caso es que subir la  banda lo hace bastante bien, casi con tanto acierto como desacierto tiene a la hora de defender. Ayer su  banda fue un coladero absoluto. Asenjo las dos que tuvo las paró (aunque es un guardameta que no me gusta un pelo). Bien también Cisma, en su debut con la rojiblanca. Capítulo aparte merecen Raúl García, Diego Costa, Cebolla y Adrián.

Con el navarrico reconozco que no soy imparcial. Es un tipo que, aparte de que me cae francamente bien, es un jugador que me encanta sobre un terreno de juego. Me gusta su sobriedad, su nobleza, su poderosa llegada al área, su remate de cabeza. Me parece un mediapunta completísimo. Si, he dicho bien. Un mediapunta, no un extremo derecho o un mediocentro, como se le ha querido  utilizar en el Atleti. Él nunca se ha quejado, a pesar de saber que ese no era realmente su  sitio. Estoy convencido de que va a  ser nuestro jugador número 12 en la presente temporada. Porque, en mi opinión, es tan titular como el que más. Ayer, una vez más, demostró su clase en un par de remates, en los que uno el portero sacó una buena mano y en el otro aprovechó un perfecto lanzamiento de córner de Emre para poner el 0-3.

El 0-2 fue cosa de Diego Costa, otro pedazo  de recurso que tenemos completamente diferente a los demás. Aparte de que ha mejorado muchísimo en  su juego desde su cesión al Rayo, es un pibe que trabaja constantemente para el equipo, es una auténtica mosca cojonera para el rival, tiene gol, se desmarca constantemente, aguanta a las defensas rivales dejando  balones en bandeja (como el que le puso al Cebolla en el primer tanto), y, además, se le ve fino e hipermotivado.

Y el 0-1 fue cosa del Cebolla, otro gladiador muy made in Cholo. Ayer demostró que, aunque aún le falta fondo  físico para aguantar un partido entero, posee un poderoso y potente disparo a puerta. Su golazo por toda la escuadra, en un remate sin apenas coger carrerilla, así lo atestigua.

Punto final para Adrián. El asturiano no está fino de cara al gol, es cierto, pero es un pelotero al que hay que esperarle, porque independientemente de que anote o no lo haga, tiene detalles  de auténtico crack. Le falta recuperar un poquito de confianza, algo de chispa y perforar la portería de una  puñetera vez.  Pero ayer, por ejemplo, el pase que le pega a Diego Costa en el segundo tanto es una puta obra de arte. Y ese cambio de ritmo que posee es sencillamente demoledor. Lo dicho. Tranki, Adri. A ti se te espera.

Nada más. Seguimos haciendo  historia, que a nadie  se le olvide. Otro partido consecutivo más ganado en Europa. No es por fantasmear, pero estoy perdiendo la cuenta. Eso sí, tampoco nos volvamos locos. El rival era lo que es. Y si encima se dedica a intentar sacar el balón jugado desde atrás, sin tener recursos técnicos para hacerlo, pues ya me contarán. Miel sobre hojuelas.

17 de septiembre de 2012

Atleti 4 - Rayo 3. Las cosas del Atleti.


El Atleti en estado puro. Capaz de amar y desesperar en tan solo 10 minutos. A mi personalmente me enfada mucho, muchísimo, estas faltas de concentración, ese irse de un partido que se domina tranquila y plácidamente por 4-0 faltando 10 minutos para el final del mismo, ese creer que ya está todo  hecho, y ponerse a sestear y ver venir la vida sin mucho sentido. Es muy preocupante que todo un trabajo de un colectivo se pueda ir por el váter de una manera tan humillante. Ojito, que ayer faltó poco. Y, por cierto, el Cholo, con sus precipitados cambios, tampoco ayudó en exceso, las cosas como son. Que sirva de lección  a todo  el mundo.

Por todo lo demás, entradón con  fiesta incluida en el Calderón (como no podía  ser de otra manera), el Atleti que tuvo un primer cuarto de hora sencillamente arrollador, el  Rayo que se hizo después con el centro del campo, pero que, a la hora de pisar el área, era como si les pidiesen que entraran en una zona poblada de minas, no hay huevos, oiga.

El Atleti avisó en una buena internada de Loreal Arda (ha  pasado de peluche a  hombre Loreal, dichosos  estilistas), que fue el único que vio venir a Diego Costa como una auténtica locomotora desde atrás, pero que el portero vallecano resolvió como si de Josefa Hombrados se tratase. Poco después, otra vez  el hiperactivo Diego Costa hace una jugadita de las suyas, de esas en la que sale medio trompicado pero que se termina llevando todos los rebotes habidos  y por haber, pone el balón en bandeja sobre Super Mario, que con una tranquilidad  como  si del mismísimo  Falcao se tratase, bate con un montón de clase a la portería del Rayito. 1-0 protagonizado, sin lugar a dudas, por los dos  hombres del partido.

Tras el descanso, más de lo mismo, oséase, el rodillo rojiblanco que funciona  a la  perfección, Diego Costa que ejerce de nuevo de perfecto asistente, esta vez para que fusile Arda sin piedad. Al poquito, otra vez participa Diego Costa abriendo a Juanfran, cuyo  centro es rematado a placer por Koke. 3-0. Y en pleno recital de tacones  y balones tocados al  primer toque, penalti claro de Javi Fuego sobre … sí, han acertado, Diego Costa, y el  colombiano no se podía marchar sin participar en la fiesta. 4-0, y el Calderón era un clamor.

Después, el Cholo quita de manera muy precipitada y demasiado poco escalonada a Diego Costa, a Mario y a Arda, todo el mundo se cree que la cosa está hecha, Paco Jémez saca su artillería pesada que tenía por parte vallecana (Lass y especialmente Delibasic) y en 10 minutos grotescos finales, con todo quisqui haciendo lo que le venía en gana en nuestro área, empezaron a llegar los tantos de Delibasic, un larguerazo inclusive, y un tercer tanto tragicomédico con la entrañable participación de Godín, que le rebotó el balón en todos los músculos de su cuerpo (algunos de los cuales no sabíamos siquiera  de su  existencia) hasta que Leo Baptistao decidió poner fin a tan magna exhibición.

No dio tiempo para nada más, afortunadamente. Pero si queremos ser un equipo serio y grande de verdad, no debemos  de  permitirnos ciertos lujos  absurdos. Y menos en nuestra casa, y frente a nuestra gente. Señores, métanse de una puta vez  estos conceptos en su dura mollera: REGULARIDAD, AMBICIÓN, CONCENTRACIÓN y SABER ESTAR.

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Diego Costa. Ya el año pasado me encantó en los partidos que le ví con  el Rayo. Como Adrián no termine de espabilar y se centre como sabemos que él lo puede hacer, va a tener algo más que un serio competidor por el  puesto de acompañante de Radamel. Que no se me olvide, Mario Suárez  también estuvo de diez. Me da que este va a ser su año de afianzamiento definitivo en el equipo.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Ni que decir tiene que esos asquerosos diez minutos finales. Mira que si le llegan a empatar …

ÁRBITRO: Estradas. Bien, en líneas generales. Acertó con el penalti de Javi Fuego sobre Diego Costa.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 1 Grado).
Partido  de obligado cumplimiento. Pero seguimos en positivo, y con  un partido menos. Partido que hay que jugarle, por cierto. Que aquí ya todo el mundo  está echando demasiadas cuentas  de la vieja …

Y el jueves, el Supercampeón volverá a lucir galones por Europa. Primera etapa, Tel-Aviv. Seguiremos soñando despiertos.

1 de septiembre de 2012

Atleti 4 - Chelsea 1. ¿Qué no os vale con este titular? Os lo repito, joder ... Atleti 4 - Chelsea 1.

Es curioso. Cuando menos ilusión tengo por la vida, cuando peor me van las cosas, cuando más chungo me van a ir, tengo siempre la sensación de que, en el minuto 98 de la segunda parte, algo acudirá en mi auxilio. Ayer, cómo no, fue mi Atleti, nuestro Atleti de Madrid.

De primeras, así de clarito hay que decirlo, porque así somos actualmente, el Atleti está rompiendo moldes, desde la llegada del Cholo. Las finales antes eran partidos en que, durante más de 60 minutos, “equipones” prestigiosísimos se dedicaban sin ton ni son a sobar el balón, sin arriesgar nada, hasta que alguno cometía un fallo, el otro lo aprovechaba, y aquí paz, y después gloria (¡Forza Atleti!).


Ahora no. Los colchoneros, siempre innovadores, siempre marcando tendencias, desde la llegada de nuestro Dios Cholo, solamente tenemos una mente enfermiza en la cabeza: a por ellos. Ni finales ni pollas. Ni especulaciones ni hostias. Así somos, y si, encima, tienes encima no al jugador más erótico, no … al futbolero más pornográfico del fútbol español (y meter, y meter, y meter, y meter, y meter, y meter, y meter, y meter y volver a meter) pues qué más quieren. Tienen un grupo humano de futboleros que están con su escudo a muerte, con su maravillosa afición (otra exhibición más, y van ….)= dejándose el alma , con un Arda que le ha venido bien la marcha de Diego ( ha dado el paso al frente que todos sabíamos que iba a hacer, y , por qué no decirlo, es mi auténtica debilidad) con ese Mario, que el secreto es decirle que cada encuentro es una final …. No sé … Invéntese cualquier excusa … El Trofeo Villa de Madrid (D.E P), el trofeo Neptuno, el Trofeo Príncipe de las Bellotas o el trofeo Belén Esteban Académica de la Lengua ya … qué más da. El Atleti, sin complejos, sin miramientos, sin contemplaciones, sin portadas de panfletos, derrochando coraje y corazón. Lo dejo, que me pongo a llorar ….

2 palos, 3 goles (maravillosos, pero sencillamente sublimes) ….. Es Falcao. Y señores, ojito al Atleti, llevamos el récord de partidos consecutivos ganados en Europa (y son ya unos cuantos, finales inclusive) y tenemos en teoría, un grupo fácil para seguir batiendo récords. Eso sí: en Liga, nos tenemos que olvidar de estos maravillosos días, y centrarnos en volver a donde tenemos que estar: porque, un equipo que le mete 4 chicharros a todo un Campeón de Europa, es algo más que un equipo Champions. Agárrense, señores … Es el Atleti. Sé que voy a morir de amor por ti. Lo sé.

Último mensaje: Vente a tu casa, Fernando vente a tu casa …

NOTA.- Esto no es una crónica especialmente deportiva de lo que hizo el Atleti con el Chelsea. Esto es, simplemente, la croni de un fanático del Atleti que, embrorrachado de la gloria conseguida hace un rato, se pone a las 2 de la mañana a decir gilipolleces en su bloq. ¿Qué coño? Esto no es ni una puta crónica. Esto es … el Atleti.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8