29 de octubre de 2012

Atleti 3 - Osasuna 1. ¡Todos a una, el Atleti no falla ninguna!


Solidez, personalidad, fiabilidad, constancia, laboratorio, prestancia y efectividad. Estos son los pilares en los que se  basa el equipo del Cholo Simeone. La solidez  la demuestra el grado de concentración de nuestra defensa en cada encuentro, tanto en las acciones propiamente defensivas como en las ofensivas, donde ayer Miranda puso el primer tanto nuestro tras fenomenal asistencia de falta de Gabi, y no menos espléndido  cabezazo al segundo palo del brasileño.

La personalidad es la que tienen nuestros jugadores sobre el terreno de juego, con un Cebolla  que ayer fue titular y fue un puñal constante por su banda, con un Raúl García que jamás se  esconde y ayer se aprovechó de un regalito de Arribas para poner el 2-0 en el marcador, tanto muy made in Raúl García: disparo seco, duro y ajustado al palo.

La  fiabilidad es sinónimo de Falcao: difícil es que se vaya un encuentro sin hacer alguna de las suyas: ayer se aprovechó de un excelente centro de Juanfran para, de volea, adelantarse a su marcador, que ni se enteró de  por dónde le vino, y fusiló sin piedad al fantástico  guardameta osasunista, el gran Andrés  Fernández, poniendo el 3-1 en el marcador que nos daba la tranquilidad necesaria y merecida.

La constancia se demuestra en que el equipo, aunque encaje un tanto al borde del descanso, en una de las  pocas concesiones que hicimos en defensa (gran gol de Lamah, todo hay que decirlo también) la muchachada sigue siempre igual, siempre con un mismo objetivo: ir creciendo más y más según se va desarrollando el encuentro. Por eso  uno ve  al equipo en el minuto 7 y parece que está en el  89 buscando el gol desesperadamente. No  importa ni el marcador ni el momento del encuentro: Importa, y mucho, la portería contraria.

El  laboratorio del Cholo, que no se nos olvide, porque cada vez  que hay una falta a favor nuestra o un saque de esquina, es sinónimo de ocasión de gol garantizada (y eso que ayer Koke no estaba para poner esos balones  que él solamente sabe cómo los pone, y que suelen ir completamente envenenados). Ayer, como ya os he mencionado antes, se demostró en el chicharro de Miranda. Eso son muchas  horas de entrenamiento y de trabajo, y la gente siempre agradece eso. Ver que tu equipo se lo curra  cantidad.

La prestancia y la efectividad  que llevamos es sencillamente impresionante. Los números hablan por sí solos: más  de un año sin perder, récord de victorias europeas (y subiendo), un empate y 8 victorias  consecutivas en Liga, invictos, imparables. Una auténtica gozada. Y ayer, además, se venció con  superioridad total. Dejando bien claro desde el minuto uno  hasta el 90 quién era el líder y quién el colista. El rodillo que no cesa en su empeño por conseguir algo grande, muy muy grande.

EL  CRACK DEL PARTIDO:  Luis Filipe. Ayer sí que le ví a  un extraordinario nivel, siendo una copia no exacta, sino inclusive mejorada, de aquel que tanto me deleitó en  el Depor, porque ayer estuvo hiperactivo, centrando con mucho sentido  y muy bien y firme y rocoso  en defensa.  Su encuentro más completo desde que está con nosotros.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Y lo que me cuesta este año rellenar esta sección. Nada, se queda vacía  de nuevo.

ÁRBITRO: Mateu Lahoz. Desconcertante en su manera de arbitrar, como siempre, para mi se come un claro penalti de Luis Filipe sobre un jugador osasunista.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 8 GRADOS).

Ya no me he podido resistir más la tentación, y lo subo un par de graditos más, que los partidos  frente a los colistas  de  turno siempre se nos  suelen dar extraordinariamente mal. Afortunadamente, eso pertenece ya al pasado.

Y el sábado  que viene, empieza ya  lo fuerte: Mestalla habemus, con un Valencia que se juega todo prácticamente a  una carta si quiere seguir aspirando a la Champions. Catorce puntos nos separan, si no he echado mal las cuentas. ¿Y por qué no diecisiete? Vaya, ya he metido la pata. Jaén, coño. Antes está Jaén. No miremos más lejos que a Jaén. Y a las cuentas de la lechera  también que le den. JAÉN. Esa es nuestra obsesión.

22 de octubre de 2012

Real Sociedad 0 - Atleti 1. Falcao lo quiere todo.


Fíjense ustedes que hasta ya parecía que el empate, visto lo que ocurrió en el encuentro y demás,  no era malo del todo (al fin y al cabo, la Real llevaba 6 meses sin perder en Anoeta, ayer tuvo un buen par de ocasiones de adelantarse en el marcador, el árbitro les escamoteó un penalti de libro de Gabi al borde del descanso, en el primer tiempo fue superior a nosotros y no jugó, en mi modesto entender, un mal encuentro ni muchísimo menos), pero la fe y la ambición del Cebolla persiguiendo un balón a pesar de ir agarrado por un donostiarra de la chepa, acercó la falta lo suficiente como para que se pusiese a huevo para un buen lanzador de faltas. El tema parecía claro: Gabi estaba ya por allí tirando de galones, pero Falcao lo vio aún más claro, se la pidió desesperadamente al Cholo, este le autorizó a lanzarla y fue llegar y vencer: baloncito por encima de la carrera y chicharrazo que te crió. Minuto 90,  partido visto para sentencia. No fue justa nuestra victoria, pero esto está montado así, y esta vez  nos toca a nosotros el que la fortuna nos sonría después de tanto tiempo de peregrinar por el árido desierto.

Porque la primera parte fue de la Real, que nos dominó, aunque el Atleti en defensa ayer rayó la perfección, y eso también cuenta. Sublimes Miranda y Godín, y muy metidos en la faena Juanfran y Filipe Luis, que no brillaron en ataque, pero sí que estuvieron vivos en su misión principal, la defensa. Por eso mismo el dominio donostiarra apenas tuvo profundidad, salvo una serie consecutiva de córners al final del primer tiempo que hasta hizo que el mismísimo Falcaos se disfrazase de Arconada tras un buen remate creo recordar del bullicioso Griezmann, con Courtois ya prácticamente batido.

Del Atleti en ataque, nada de nada durante este periodo. Sin lugar a dudas, Arda se nota demasiado. Aparte, a mi la Real no me disgustó. Un equipo joven, que trata bien en balón, y que planteó en el  encuentro de la manera más  ambiciosa que tuvo. Tiene muy buena pinta el equipo donostiarra.

El segundo periodo fue más vivo, más de ida y vuelta, el Cholo movió bien fichas, y a intercambio de golpes, estaba claro que teníamos las de ganar. Falcao tuvo una de las que no suele perdonar, Koke creó estragos a balón parado con su forma de golpear el balón, que hizo que Mikel González hiciese lucirse a Zubikarai cuando ya se cantaba el gol, y el final ya se los he relatado. Este colombiano, que defiende, ataca, mete goles de cabeza, con la derecha,  con la izquierda, trabaja, se desmarca y resulta letal, además, ya tira también las faltas. La primera  que ha lanzado en su vida, 100% de  efectividad. Su  ambición no tiene límite. Y contagia al equipo de la misma. Así, no es de extrañar que ocupemos el liderato junto con el Barsapasta. Vaya puta gozada.

EL CRACK DEL PARTIDO: No mentar a Radamel es poco  más o menos que un pecado, pero para mi Godín estuvo soberbio durante todo el partido también,   y si me apuran, incluimos en la terna a Miranda. En defensa y en concentración defensiva rayamos la perfección.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Raúl García vs. Adrián. Los  dos estuvieron demasiado desaparecidos, y convirtieron a Radamel en un islote completamente aislado.

ÁRBITRO: Ayza. Se come un penalti de libro no sé si de Gabi o de Raúl García por paradón con las manos dentro del área al borde del descanso. También debió de expulsar a De la  Bella por una criminal entrada sobre Juanfran.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 6 GRADOS).

Victoria muy sufrida, pero absolutamente imprescindible para continuar soñando despiertos. La  victoria es importantísima (más por la forma de haber sido conseguida que por los 3 puntos en sí) porque  todo  este colchón de puntos  que estamos pillando ahora nos servirá de  un  excelente edredón cuando el frío invierno asome por el Calderón.

Y el jueves, otro partidos europeo más, y otra oportunidad de  continuar haciendo historia. El rojiblanco está más de moda que nunca. Yo que mis  rivales, empezaría  a tomarme más en serio a mi equipo. No serán que no se los he advertido.

8 de octubre de 2012

Atleti 2 - Málaga 1. ¡Cima a la vista!



Pues sí. Ya estamos en lo más alto. Haciendo ruido, mucho ruido (casi 55 almas ayer en el Calderón cantando a grito pelado  ahí queda eso), y con unas sobredosis de fútbol en vena que no se pueden aguantar. El partido que ayer realizó el Atlético ha sido de lo mejorcito que uno le ha visto en Liga en años ha. Salió como siempre, desmelenado, como un león hambriento en busca de su víctima, y a los  seis minutos, un fantástico  centro de Emre fue cabeceado sin piedad por Falcao, anticipándose al díscolo Monreal. Brutal hasta decir basta.

No. No paró ahí la cosa. El acoso del Atleti fue constante, pero el Málaga demostró el por qué era el equipo menos  goleado de la categoría, y aguantó fenomenalmente  nuestras embestidas. Su organización defensiva fue, por momentos, impecable, ayudada por un linier de tic nervioso con el banderín, que transformó en fueras  de juego no menos de 3 incursiones  completamente verticales hacia la portería de Caballero. Dirigidos por un Mario Suárez  por momentos sublime en el juego de creación, el Atleti fue un ciclón constante. Pero los andaluces supieron capear el enorme vendaval de juego colchonero, y en un fantástico centro de Monreal, Santa Cruz puso el empate en el marcador, en un remate en el que, seguramente, Courtois pudo  hacer algo más, aunque también Godín quizás también. Da igual. Los goles siempre se pueden ver como aciertos de los que anotan o como fallos  de los  que defienden. A mi, personalmente, me gusta más la primera opción.

Con este empate nos marchamos al descanso. Pero el asedio no paró un instante.. Este Atleti que hoy nos  deleita siguió en  pleno abordaje visitante, que aunque intentó alguna que otra contra peligrosa, ciertamente, apenas llegó a crear peligro real a la meta defendida por Courtois, salvo un fenomenal zambombazo de Isco, un pelotero a tener muy pero que muy en cuenta. Al igual que nuestro Macho  Camacho, que también ha crecido  cantidad.

Pero los números del Atleti son demoledores: 11 córner a favor, 31 balones hacia el área defendida por Caballero, Adrián colosal con su excepcional cambio de ritmo, Falcao moviéndose por todos lados  del área rematando todo lo rematable, un equipo metido,  concentrado y que no da un balón por perdido ni un punto por conseguir hasta que el arbitrucho le  de por pitar el final del encuentro. Y así llegó nuestra victoria final en el 44 de la segunda parte, en un balón que se metió Wellington en propia meta, pero que si no lo hacía él, ahí tenía detrás a Radamel, con la caña preparada, con su olfato en plena efervescencia. Era gol o gol, así de claro. Del uno, o del Tigre. La victoria es justa, incontestable, frente a  un rival con una disposición táctica fantástica, y al   que solo le faltó algo de profundidad. El Atleti hoy en día es un auténtico volcán en erupción. La lava rojiblanca se está esparciendo a velocidad de vértigo tanto en España como en Europa. Y está arrasando allá por donde  va. No se puede disfrutar más viendo a un  equipo de fútbol. Que se lo digo  yo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Falcao es  el crack que marca diferencias, pero Emre estuvo genial  en la hora que le aguantó el fuelle. Muy buen segundo tiempo de Adrián también. Y, en general, todos rayaron a un más que aceptable nivel. Por parte visitante, me encantaron su pareja de centrales, el citado Wellington (al  que no se le puede culpar de nada en el autogol) y Demichelis. Algo más que un simple digno rival.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Fue un partidazo sublime, de los que hacen afición. Nadie merece ni de uno ni de otro equipo estar en esta sección hoy.

ÁRBITRO: Pérez Lasa. Paupérrimo, como suele ser su línea regular. Y el linier del primer tiempo  en  el ataque del Atleti para mi  que sería un familiar suyo, porque vaya tela, telita, tela.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 6 GRADOS).
No se mueve. Ya era hora que diésemos también el callo frente a nuestros rivales directos. Hay que seguir así, pillando un buen colchón de puntos para cuando llegue el frío invierno, no nos pille con el bulla al aire, como en anteriores años nefastos.

Y, aunque estoy superfeliz por estar de líderes, la filosofía es clara: nadie debe de pensar en otra cosa que no se llame de nombre Real y de primer apellido Sociedad. Con la mirada alta y con el orgullo de sentirnos, por fin, y después de tantos años, plenamente identificados con los jugadores que portan nuestro escudo y con el entrenador que tantísimo nos está dando. CHOLO ÚNICO.

1 de octubre de 2012

Espanyol 0 - Atleti 1. Aguantando el tirón.



Pero con luces y sombras. Últimamente, los partidos del Atleti son un calco unos de otros. La cosa empieza con una primera fase de tanteo, en la que vamos hipnotizando al rival poco a poco. A continuación, una segunda en la  que apretamos el acelerador y sacamos el rodillo a paseo, pasando  por encima de nuestros contrarios. La tercera, sin embargo, es que una vez nos adelantamos en el marcador, el equipo recula de una manera absurda e innecesaria, hasta el punto de que terminamos pidiendo  la hora cuando, en teoría, hemos sido en líneas generales bastante superiores a nuestro rival, y no deberíamos de padecer tales menesteres.

Enfrente teníamos al Espanyol, en su precioso Cornellá. Es raro verles de colistas, pero ayer justificaron su puesto, en un primer tiempo en el que no tengo muy claro a qué salieron exactamente, y un segundo en el que base de corazón y nervios nos lograron embotellar, pero sin crearnos excesivo peligro, salvo en un par de ocasiones de Stuani y Tejera. Los periquitos  cada año son un poquito más débiles, y tanto va el cántaro a la fuente ... Desde luego, necesitan recuperar a Sergio García como el comer. Y un par de fichajes en Diciembre, también, ya puestos. Si no, chungo cubata.

Así que nada. Primera fase de 20-25 minutos en los que el Atleti salió con el balón en los pies, sin rifarlo, sin profundizar en exceso, sin pasar un solo apuro atrás, adueñándose del cotarro de forma definitiva, viendo como Diego Costa batió el récord mundial de fueras de juego en un solo periodo (qué despiste llevaba el colega ayer encima),  hasta que un fantástico centro de Juanfran fue rematado inapelablemente por Raúl García hasta el fondo de la red.  Pedazo de chicharro incontestable. Ya sabía yo que con el Cholo la progresión del pamplonica iba a subir como  la espuma, a poco que le  situara  en su sitio. Ahora, a ver quién es el guapo que le quita de ahí. Yo no, desde luego.

Con este resultado se llegó al descanso, tras un buen primer tiempo por parte nuestra, sin demasiados  alardes, sí, pero con el equipo demostrando empaque, seriedad y saber hacer.

La segunda parte fue otra cosa. El Espanyol salió mucho más intenso (confundiendo muchas veces dicha intensidad con excesiva dureza) y el Atleti poco a poco fue reculando, y reculando, y reculando, y pasando de tener el balón, limitándose a quitarnos el mismo de encima de forma absurda, caprichosa y, por momentos, sencillamente exasperante. Mal. Muy pero que muy mal.

Ante este panorama, el partido bajó en calidad, pero subió en emoción y ambos conjuntos pudieron anotar, aunque las  ocasiones más claras fueron 2 Cebollazos detenidos fenomenalmente por Cristian Álvarez y una de Adrián que, como  siempre, después de hacer lo más difícil, rizó en exceso  el rizo y demostró que su divorcio con el gol sigue en plena  actualidad en el Lecturas.

No me gustó para nada  este segundo tiempo, les soy sincero. Entiendo que  el equipo de un paso  atrás cerrando  líneas y buscando la contra, eso sí. Pero para realizar este sistema de juego no tenemos que andar dando brevazos sin sentido por todo el campo. Está claro que al final lo que cuenta es la victoria (máxime en un campo tan difícil como este, por mucho que el Espanyol ande colista),  pero, como ya vengo advirtiendo en anteriores cronicuchas, algún día nos van a trinchar de las pelotas, y a m se me inflarán las idems. Y eso me pone de una puñetera male leche …

EL CRACK DEL PARTIDO: Courtois, por parte nuestra. Le remataron 4 veces lo menos casi a bocajarro desde dentro del área y respondió siempre con sobriedad y concentración. Muy buen encuentro el suyo. También excelente primer tiempo de Mario Suárez, que distribuyó balones a diestro y siniestro. Por parte visitante, Verdú y también su propio portero, Cristian Álvarez.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Miranda estuvo de miranda en más de una ocasión, pero especialmente calamitoso jugó Gabi. La idea es que saliese para volver a controlar el centro del campo en la segunda parte (empezó de inicio en el banquillo), y lo que hizo fue una  auténtica colección de despropósitos en forma de balones sin ningún sentido perdiéndolos de forma gratuita. Mira que es uno de mis protegidos, pero ayer me terminó desesperando.

ÁRBITRO:  Pablo Mármol, digoooo, Iglesias Villanueva. No sé por qué, pero cada vez  que veo a  este árbitro, me recuerda a usted, Don Pablo. No estuvo mal, aunque en la jugada en la que Adrián se quedó solo delante de Cristian Álvarez, juraría que el balón terminó rebotando en la mano de un defensor local.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+6 GRADOS).

No habíamos ganado en nuestra puta vida en Cornellá, como  para no subirlo 3 puntacos, vamos. 3 puntazos como 3 soles de grande. Su peso en oro. Puro oro macizo.

Y el jueves, a seguir haciendo  historia en Europa.  No hay 14 sin 15. Atleti, tu puedes. Atleti, tu sabes. Atleti, a por ellos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8