22 de diciembre de 2012

Atleti 1 - Celta 0. El día en que Adrián hizo de Papa Noel.



Fin de año en el Calderón, y nueva  victoria para los míos. Como todas, por cierto: plena de trabajo, tesón y fe, frente a un Celta que dejó en Vigo su disfraz de equipo alegre y campechano, y se puso el mono de equipo italiano, defendiendo magníficamente las embestidas Atléticas, que pasaron de ser constantes y peligrosas en la primera parte a cansinas y repetitivas en la segunda, hasta que al Cholo le dio por mover la coctelera rojiblanca, claro está.

La más clara ocasión la tuvo Koke, que disparó con tanta clase y ajustó tanto su disparo que terminó repeliendo el balón en el palo. Muy bien Diego Costa, que se puso el disfraz de delantero más peligroso ante el perfecto marcaje al que fue sometido Falcao, y también merodeó el área de Javi Varas siempre con sumo peligro. Otro que estuvo muy bien fue Arda, aunque ayer hubo determinadas acciones sobre el terreno de juego que, para el que con esto os aburre, me resultan altamente sospechosas. Demasiados años aguantando a mercenarios caprichosos es lo que tiene, más adelante les aclararé.

De primeras, y antes de que se me olvide, buen detalle de la muchachada hacia Tito. Si supieran a cuantísima gente les hace ilusión este tipo de acciones por parte de los astros futboleros …. Créanme, que se lo dice uno que anda asiduo al Hospital de día Oncológico del 12 de Octubre como Pedro por su casa.

La victoria fue justa, incontestable e indiscutible, pero, como ya os he comentado antes, muy curradita. De hecho, la segunda parte el equipo comenzó como si se hubiese dado un anticipo absurdo en el vestuario de empacho de turrón y polvorones. Pero, afortunadamente, apareció el Cebolla por ahí (que bueno que volviste, viejo) y, posteriormente, Adrián, y la cosa ya cambió.

Del ataque del Celta, mientras, sin noticias de su existencia. Al pobre Yago Aspas le ví más por las agresiones (2 concretamente) que sufrió por parte del sinvergüenza de Miranda que por otra cosa. Está claro que había ganas de pillar unos días de vacaciones de más, ¿Eh, coleguita?

Y cuando la cosa parecía condenada al triste y aburrido empate a cero final, apareció la figura  de Adrián, que sacó al seguro buen deportivista que lleva dentro para clavarle el balón en la misma escuadra de disparo fuera del área al atónito Javi Varas. Poco más que contarles. El Calderón sigue siendo un puto fortín. Aquí no puntúa ni Dios, y buena prueba de ello fue el planteamiento (completamente lícito y justificado, los Atléticos no somos como otros, que obligan a sus rivales a jugar como ellos quieren basándose en extraños sentimientos morales) conservador de los vigueses. Afortunadamente, al bueno del Adri le dio por ponerse su disfraz de Papa Noel, y nos regaló estos tres puntazos más a todo colchonero de bien. Y, por la rabia con la que celebró el gol, me da que él también se dio un buen regalo empapado de moral y autoconfianza. Que nos aproveche. Llegar a Navidades con 40 puntos o más está al alcance de pocos. Concretamente, de dos.

EL CRACK DEL PARTIDO: Cebolla vs. Adrián. Revolucionaron el partido y fueron completamente la clave de la victoria final. Quizás no tengamos el fondo tan lujoso de armario de otros, pero si, desde luego, tan efectivo como el que más.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Arda, Falcao y Turán. Será que me estoy haciendo viejo y gruñón (que es cierto, por otro lado) pero a mi este tipo de tarjetas tan sumamente absurdas en vísperas de unas vacaciones me resultan altamente sospechosas. Las manos del señorito Turán fueron de vergüenza ajena. Miranda pudo ser expulsado no menos de 3 veces, y tampoco me resultó muy comprensible el cómo Falcao buscó un remate sabiendo claramente que no llegaba ni de coña y que arrollaría a su rival. Pasad buenas vacaciones, chicos, aunque, si luego se nos termina atragantando Mallorca, yo puede que tire de memoria y me acuerde de más de uno, y de más de dos. Concretamente, de vosotros tres.

ÁRBITRO: Pérez Montero. Buena actuación de esta perfecta réplica de un Clip de Famobil.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+12 GRADOS).

Inamovible. Otro partido de obligado cumplimiento. Está confirmado, eso sí: sabemos levantarnos.

Y nada más. Ahora toca el espacio de las babosadas varias por estas fechas, tales como Feliz Navidad, Feliz Año Nuevo y blablablá. Me molan más los hechos que los deseos, y hay uno que es incontestable: se les quiere.

17 de diciembre de 2012

Barsa 4 - Atleti 1. Treinta minutos.


El Atleti fue netamente superior al Barcelona durante 30 minutos. Fue capaz de no conceder ni una sola ocasión al Barsa durante 30 minutos. Creó 3 ocasiones clarísimas en 30 minutos. Logró conseguir un auténtico golazo en esos 30 minutos. Se adelantó en el marcador, Falcao enmudecía el Camp Nou cada vez que merodeaba el área, Courtois era un simple espectador más, el equipo estaba impecablemente colocado, la presión funcionaba con precisión suiza. Esos 36 minutos, para ser más exactos, fueron para enmarcar, para guardar en nuestras retinas, para disfrutarlos y gozarlos. ¿Cuál es el problema, entonces? Que los encuentros duran 90, y que si, a pesar de realizar todo este fenomenal trabajo, resulta que en el primer disparo a puerta del equipo rival le sale a Adriano el tiro de su vida y se clava en la misma escuadra (curiosa la versión de mi hermano que dice que es una cantada del Courtois, pero qué mal que andamos ya también por mi casa), poco o nada se puede hacer, porque el Atleti, realizando la mejor media hora en mucho tiempo, resulta que apenas le había servido para sacar un triste empate en el marcador. Ahí se empezó a acabar el encuentro.

El rodillo blaugrana empezó a funcionar, embotellándonos a base de continuos córners, y en uno mal defendido por nuestra parte, ya casi al finalizar esa primera parte, sirve para que Busquets, con una frialdad digna de un personaje de Breaking Bad, defina y fusile desde el área pequeña a Courtois. Dos-uno, y al descanso. Probablemente, un resultado inmerecido, pero el Atleti empieza a tener un defecto clave en determinados encuentros: no tiene ni plan B, ni plan C, ni plan D. Si encima se nos vuelve a lesionar Felipe Luis, y la solución es poner al Cata de lateral, pues imagínense el nivel que tienen que tener Cisma o Manquillo, vamos.

Así que nada. La  segunda parte fue como cualquier otra segunda parte que juega el Barcelona. Dominó y  bailó a placer mientras los míos corrían detrás del balón sin llegar a alcanzarlo nunca. Rondito por allí, rondito por allí,  Messi que siguió fiel a su cita con sus dos chicharros de rigor (el primero un auténtico golazo creado también de la nada, el último con la inestimable colaboración de Godín, que se pone a dar taconcitos dentro del área cuando te esta presionando detrás un tal Leo, ríanse de los conductores kamikazes) y los que sentimos y llevamos los colores rojiblancos por bandera, deseando que el árbitro pitase y finalizase tal suplicio cuanto antes, que para sufrimientos ya la vida nos tiene últimamente completamente desbordados.

¿Triste? Sip, porque veo que ni realizando el Atleti el mejor arranque de su historia, es incapaz de poder hacer sombra en enfrentamientos directos a los dos grandes inflados por el “reparto” televisivo. ¿Decepcionado? No, porque era lo esperado, fríamente hablando. Y, además, siempre me quedará esa primera media hora que nos hizo soñar despiertos. ¿Qué quieren que les diga? Conforme está el cotarro, para esto hemos quedado.

EL CRACK DEL PARTIDO: Falcao fue un coloso en esa primera media hora eléctrica del Atleti. Busquets fue el otro coloso a lo largo del resto del encuentro.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO. Supongo que Turán debería de andar con la cabecita puesta en las declaraciones que ha realizado su representante en Turquía (alucinógenas hasta decir basta), porque por el Camp Nou apenas se le vio, o, mejor dicho, ni se le notó.

ÁRBITRO: Pérez Lasa. Para ser él, no estuvo mal del todo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+12 GRADOS).

No. No me voy a cortar las venas por perder en el Camp Nou, la verdad. Desgraciadamente, el abismo es sideral hoy en día entre el Barcelona y el resto del Universo. Demasiado que estamos donde estamos.

Y el viernes, el Celta, en un partido de la liga mundanal, la real, y, por qué no decirlo, la interesante. A los que le diviertan los partidos entrenamientos, pues me parece estupendo. Pero para mi el fútbol siempre ha sido competitividad. Y cuando no la hay,  me aburro y apago la televisión. Si supieran lo poquito que me faltó ayer …

13 de diciembre de 2012

Copa del Buey: Atleti 3 - Getafe 0. Eficiencia, eficacia, fiabilidad.


Todos para uno, y uno para todos. No hay quien pueda con ellos en el Manzanares. Ni el insufrible frío mezclado con humedad del Calderón, ni el horario infame y nefasto que hizo que apenas hubiese unas 10.000 personas … que digo personas … auténticos legionarios del Atleti … Ni la baja de última hora de Falcao, ni la posterior de Adrián nada más comenzar el encuentro, ni el esguince que soportó Braveheat Raúl García durante todo el partido, a pesar de que imagino hoy tendrá el tobillo como una farola … Estos chicos en el Calderón se muestran sencillamente intratables.

Son eficientes como nadie, porque siempre nos adelantamos en el marcador con relativa facilidad. Ayer fue gracias a un ingenuo pero claro penalti que cometió Alexis sobre Diego Costa, que el brasileño transformó dando la razón al Cholo (una vez más) en que el valor que tiene este jugador en este equipo es absolutamente clave.

Son también eficaces como nadie en la presión, en la transición del centro del campo hacia adelante, ayer con un extraordinario Arda Turan dando todo un recital de imaginación y clase, con su fiel escudero Koke que parece que lleve ya 100 años jugando con nosotros. Así vinieron los dos tantos restantes nuestros: la enésima genialidad del turco hizo que el balón se estrellase en el palo, y el rechace le cayese muertecito a Filipe Luis, que batió a placer a Moya, que se encontraba vencido en el suelo. Mientras, a falta de cuatro minutos, Raúl García recupera, Gabi ve el desmarque de Diego Costa, y este bate con clase al guardameta visitante. Y aún pudieron caer más, a saber: una genial falta ensayada que Gabi disparó lamiendo el palo … Otro remate de Diego Costa que un defensor getafense sacó bajo la raya … Otra jugada del citado jugador que entró en el área driblando contrarios con una facilidad insultante, y que terminó sacándole Moyá … Especialmente en el segundo periodo, el equipo trabajó y jugó al fútbol, a ratos, pero de lo lindo. Viva el trabajo colectivo. Un placer, señores. Un auténtico placer.

Pero todo esto no sería nada sin fiabilidad, y esa nos la da nuestro sistema defensivo, con 2 centrales sencillamente impecables, atentos a todo y a todos, como son Miranda y Godín, con dos laterales que suben, y bajan, y vuelven a subir para volver a bajar, y así sucesivamente, como son Filipe Luis y Juanfran, y ayer especialmente con un segurísimo y fenomenal Courtois, que frenó en seco al Getafe nada más empezar el encuentro con dos muy buenas paradas, y que mal que nos pese cada  día  que pasa tiendo  a pensar en que le vamos a  echar y más y más de menos.

¿Eliminatoria sentenciada? Ni de coña. ¿Eliminatoria encarrilada? Pues sí, muy bien encarrilada. Pero, confianzas, las justas, por favor. Hay que continuar con paso firme desviándose lo menos posible de la línea marcada.  

10 de diciembre de 2012

Atleti 6 - Deportivo 0. Histórico.


Ya el resultado lo dice todo, y marca bien clara la diferencia entre el por qué uno es el segundo de esta liga que va a toda pastilla y el otro es un recién ascendido y plagado de bajas especialmente en su línea de atrás, la más importante de un equipo máxime cuando se enfrenta a nosotros, que poseemos veneno puro en ataque.

Y el caso es que el Deportivo no empezó mal del todo, con valentía, bien asentadito en el terreno de  juego y generando alguna que otra ocasión de peligro. Pero Koke estaba inspirado, Diego Costa no tenía a provocadores compulsivos enfrente y su movilidad era un peligro constante, y luego andaba por ahí un tal Falcao … En mis 38 años de  socio del  Atleti jamás había visto a un jugador con la rojiblanca meter 5 chicharros en un solo encuentro (y ojito, que pudieron ser seis de no ser por el  inexistente fuera de juego que le pitaron tras genial asistencia de Arda, allá por el primer periodo).

Sin embargo, quien abrió la lata fue Diego Costa, tras un sensacional córner sacado por Koke, y cabeceando plácidamente el brasileño tras comerle la tostada al imberbe defensor deportivista. Era el minuto 23. Poco después, réplica deportivista, magnífico centro del vikingón del Riki sobre Valerón, espléndido cabezazo del voz de grillo castrado (vendedor de biblias falsas, para los no iniciados) y el balón que se empala en el poste. Casi a continuación, Koke ve magníficamente el desmarque de Falcao, y ya saben la palabra que suele venir a continuación cada vez que en una de mis crónicas miento dicho nombre propio … Efectivamente, acertaron todos: Gol. 2-0, y la cosa  está sentenciada.
 
Al  borde del descanso, genial jugada entre un habilidísimo recogepelotas que le da el balón echando hostias a Arda, éste saca rapidísimo sobre Falcao, y, ya saben, digan de nuevo la palabra, hombre, no se corten, golazo que te crió. ¿Dónde andaban los jugadores del Depor, mientras? Una interesante pregunta, qué duda cabe …

Segunda parte, y más de lo mismo. Penalti de libro de un tal Roderik (de dónde habrá salido el tipo este, colega), Falcao que lo lanza, y no hace falta que les diga  nada más que gol. ¿Cuántos llevamos ya? ¿Cuatro? ¿Cinco? Cuatro. Pero Falcao quería seguir zapeando con su mando de televisión, y decidió poner TeleCinco, tras una internada de Arda que remachó el colombiano como un auténtico tigre. Si alguien todavía duda de por qué le llaman así, no tiene ver más que cómo se lanzó el menda a remachar el balón.

Y nada,  que el Tigre seguía juguetoncito, y decidió pasar a la SeXta. Dentro del área, regateó las veces que se le puso en los mismísimos a todo bicho  viviente que se encontró en su camino, y fusiló sin piedad. Menuda tardecita  que se pasaron nuestros delanteros. Diego Costa emperrado en ver la 1, hasta que Radamel se hizo con el mando y le dio por zapear en los distintos canales. Que si  el documental de la 2, que si Antena 3 y uno de sus innumerables concursos de ayer y de hoy, que si Cuatro y las peras de la Jeniffer Hewit en esa serie plagada de misterio y pasión denominada “Entre vikingos … digo, entre fantasmas, perdón”, Telajinko y la enésima tertulia protagonizada por la ilustrada en Ciencias Sociales Paz  Padilla … así hasta la Sexta, donde ya se cansó de seguir más, seducido seguramente por el morbazo que tiene encima la Mamen Mendizábal. Y ahí  se acabó la cuestión. Como para no engancharse …

Después, fiesta en el Calderón (inexpugnable hasta el momento, alabado sea el Cholo), olas y cachondeo general. Fuera de coñas, era un partido tras la semanita de marras  para levantarse y dar un golpe sobre la mesa. Y el Atleti encontró al rival ideal para realizarlo. Puede que se haya perdido lo que se pueda perder, pero no me cabe ninguna duda, de que, en Liga, estamos ganando todo lo que tenemos que ganar. Y a eso se le llama una cosa: regularidad. Y dicha regularidad conduce a otra conclusión: se suele estar en lo más alto de este torneo. De momento, nuestros números y nuestra situación en la tabla así lo demuestra. Y que nadie me cuente ya que esto es flor de un día, por favor …

EL CRACK DEL PARTIDO: Emre, no te jodes … Anda que, a veces, menudas gilipolleces  de secciones me da también por poner … Eso sí,  añadir dos apuntes: muy bien Koke, y se notó mucho también (en positivo) la vuelta de Luis  Filipe al terreno de juego.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Falcao, no te jodes … Ganando 6-0, ya me contarán … Eso sí, ojito, que Juanfran no es el mismo desde el dichoso fallo contra Francia.

ÁRBITRO: Hernández al cuadrado. Salvo el fuera de juego ese que señaló  al Tigre, nada que reseñar de su actuación, lo cual es una buena noticia para él.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 12 GRADOS).

Se deja como está. Era un partido importante, pero de obligado  cumplimiento, máxime teniendo en cuenta la debilidad del rival.

Y el miércoles, en ese horario tan encantador para ir al Calderón en invierno y máxime entre semana que es las 22 h., tenemos al Getafe. A demostrar, pues, que queremos la Copa llena de farlopa  … o de polvorones, para los más sensibles, pero que la queremos … Vaya que si la queremos …

2 de diciembre de 2012

Vikingos 2 - Atleti 0. Todo lo que va .... vuelve.


Ante todo, mis más sinceras disculpas por no haber hecho la croni del Atleti-Sevilla de la semana pasada.  A veces a  uno en esta vida las circunstancias le desbordan, y por más que el Atleti sea la alegría de mi corazón, cuesta en determinados momentos a comentar, seguramente estupideces, que no tengo muy claro ni siquiera a donde conducen. Ruego me perdonen pues.

El derbi. No me voy a enrollar en exceso. Seguramente esta crónica no gustará ni a los que somos del Atleti, ni a los que no lo son pero me voy a quedar a gusto con 3 o 4 cosas que me apetecía decir desde hace algo ya de tiempo.

Resumen del partido: 25 minutos primorosos Atléticos, se mascaba nuestro chicharro, pero a Arda le da por cometer la gilipollez del universo, y ese pseudoaspirante a balón de oro que va de especialista de meter chicharros de falta por la vida y que se cuentan una en año en año (justamente, para mayor desgracia nuestra, cuando nosotros somos el puto rival) hace un golazo, por qué no decirlo, de escándalo, y pone el 1-0 en el marcador. Les propongo un juego, ya que estamos: uno ha visto tirar faltas a Pantic, a Dirceu, a Maradona, a Zico, a Schuster ….todos ellos tenían un denominador común: donde ponían el ojo, situaban el balón. Incomparables. Inigualables. Genuinos. Únicos. ¿Cuál es la virtud del portugués este? ¿Sus botas supersónicas? ¿Su fenomenal golpeo al balón (sin segundas)? Puede. Pero señores, clase, lo que se dice clase, tiene para aspirar a balón de Oro …. De Nivea. Es decir, golpeas con fuerza, y Dios sepa dónde pollas acaba el puto balón.  Él, y nadie más que él, debería de tener el copiryght de la palabra OVNI.

Imperdonable. Que a partir de este momento se acabe mi equipo. Imperdonable que no hubiese sido Raúl García titular. Imperdonable que no se tire ni una sola vez a puerta en la segunda parte. Imperdonable el acomplejamiento de siempre. Imperdonable Sergio Gramos, que tiene licencia para hacer lo que le sale de la polla en un campo de fútbol (ya saben, del Mandril, y encima, campeón del mundo, Don Pantuflo río orgulloso). Imperdonable que el partido se acabe AHÍ. Precisamente AHÍ. Imperdonable nuestra falta de ambición. Imperdonable que no saliese antes Adrián. Imperdonable …. No. Imperdonable, no. Corregible, sí. Me suda la verga 13 años que 13 lustros. Si algo he aprendido en esto del fútbol, es que, cuando menos te lo esperas, tienes una nueva posibilidad de revancha. Y  ya queda menos para el partido de vuelta en el Calderón. Joda a quien joda, pese a quien pese, duela a quien duela, no hay quien pueda con nosotros. ¡APLASTA ATLETI!

EL CRACK DEL PARTIDO: Diego Costa. Sé que hizo algo más que rozar la roja, pero me la suda, chavales. Hacía mucho, mucho, mucho, pero que mucho tiempo, que no había alguien tan rebelde y con tantas pelotas como demostró él el pasado sábado. Toma Madrid, toma miedo escénico, toma Valdanas y toma vuestra putísima madre. Me has ganado de por vida para la causa, coleguita. Si nos dan, damos. Si nos acojonan, acojonamos. Si nos escupen (puto gitano de mierda licenciado Gramos), escupimos. Rebeldía. Atleti. No hay quien nos pueda parar.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Todos en general. No nos podemos tirar más de 70 minutos sin crear una puñetera ocasión de gol, joder. QUE SOMOS EL ATLETI, HOSTIA, YA.

ÁRBITRO. Undiano. Arbitraje typical made in Cuernabeu. Ya saben …. En ese estadio, el reglamento se esfuma.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 12 GRADOS).

No por lo de ayer, que es una pocilga donde se puede perder. Es por lo del Cerdilla (Sentimiento Verdiblanco dedicated) que ese puto partido siempre se nos atraganta. Va la cosa muy bien, señores. Que no pánico el cunda.

Y nada. Victoria justa de la escoria vikinga. Por cierto, hay una cosa que tenemos los del Frente que no tienen otros: jamás copiamos cánticos de seguidores rivales españoles. Claro que, como bien dice el cántico: “…es copiar todo lo que hace el Frente, demostrando lo tontos que son…”. Fuleros dedicated.

Y ya me callo. Que no insistan más. Que no me den más la barrila. Que me da igual. Que me la suda. Que, aunque pierda 13 siglos más de derbis, SEÑORES, YO SOY DEL ATLETI ….

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8