19 de marzo de 2013

Osasuna 0 - Atleti 2. ¡¡¡Higo de Fruta!!! ¡¡¡Tongo!!!


Transcurría la primera parte del Osasuna-Atleti siguiendo al pie de la letra el tedioso guion que estaba preestablecido, es decir, dos equipos presionando con intensidad  por todo el campo, poco fútbol, algún que otro bostezo todavía siestero, un Atleti vestido como si hubiese pillado lo primero que vio en el vestuario (que si una camiseta negra por allí, que si un pantalón azul por allá, que si unas medias rojas y blancas, no quiero ni pensar de qué color llevarían los gayumbos), con un par de buenas paradas de un grandioso el domingo pasado Courtois, hasta que empezó a aparecer Diego Costa en una acción de esas tan suyas de dar la cara sin  temor a que se la partan, acción que tuvo la típica reacción de nuestros públicos rivales, con ese ya mítico “DIEGO COSTA, HIGO DE FRUTA” y chico, fue ponerse el Sadar en coro a corearle a tope, Gabi ver un desmarque perfecto de Koke, nuestro canterano se va como un toro, entra en el área, da una perfecta asistencia sobre el propio Diego Costa, éste remata, Andrés rechaza pero el balón cae sobre la cabeza del de Lagarto para poner el 0-1 en el marcador. Es curioso cómo y qué bien estimula la people de Pamplona a nuestro amado Diego. Hizo que despertáramos todos del profundo letargo al que estábamos sometidos.

La cosa ya pintaba como casi definitiva, ya que el equipo estaba defendiendo a la perfección, demostrando claramente que quién hace buenos a sus respectivas parejas de baile es Miranda, que estuvo también impecable toda la tarde-noche.

Nada más comenzar la segunda parte, otra vez Diego Costa se va por banda, empieza a hacer de las suyas y recibe una terrible entrada de Flaño que parecía que iba montado en un trolebús. ¿Conclusión? Tarjeta para Diego Costa. Cierto. Ver para creer. Tal cachondeo produjo la jugada que, aparte de volver a corear el ya famoso “Higo de Fruta” tan cariñosamente a nuestro Diego Costa, fue también acompañado de un consecutivo “Tonngoo, Tonnngo” que motivo de tal manera al recién internacional brasileiro que hizo que aprovechase a la perfección el fantástico lanzamiento de Koke de la falta para batir sin remisión de nuevo a Andrés. 0-2, y la cosa estaba vista para sentencia. Koke, por cierto, cada día que pasa va creciendo más y más a la hora de golpear de forma endemoniada al balón, hasta el punto de que convencido estoy que de seguir su progresión llegará a recordarnos y muy mucho a nuestro justísimamente idolatrado Milinko Pantic.

A partir de ese momento, arreones sin mucho sentido de Osasuna y contras peligrosas por parte de los  que portaban el simulacro de vestimenta del Atleti, especialmente una de, cómo no, de nuevo Diego Costa, que no vio el desmarque completamente solo de Falcao y quiso él anotar su hat-trick particular. Si el fantástico público del Sadar le hubiese motivado un pelín antes, no lo duden, el tercer tanto hubiese subido al marcador. A continuación, se lesionó, y se acabó de forma definitiva el divertimento.

Así que nada. Victoria justísima, con autoridad, con cierta suficiencia, con muchísimo orden y con toda la seriedad del mundo, frente a un Osasuna que de nuevo ve asomar su gaznate hacia el abismo.

EL CRACK DEL PARTIDO: El público del Sadar, que entendió a la perfección su papel y cumplió a la perfección su papel motivador sobre Diego Costa. Sin ellos igual la victoria no hubiese sido posible. Ni el mismísimo Cholo lo hubiese podido hacer mejor. Y, por supuesto, a destacar el partidazo de Courtois, con 3 paradones de lujo, el ya citado Miranda, y Koke, siempre decisivo a balón parado, y muy participativo en la construcción del juego colchonero.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Falcao sigue en su ambigua búsqueda del fundamento existencial de la banana congoleña. A ver si acaba pronto el Proyecto Fin de carrera, porque anda el hombre más perdido …

ÁRBITRO: Pérez Montero. Salvo la alucinógena tarjeta mostrada a Diego Costa tras la embestida de Flaño, no tuvo mayor influencia en el resultado.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 14 GRADOS).
Se deja como estaba, ya que aunque han sido  vitales estos 3 puntos conseguidos en el Sadar, había que recuperar como  sea el tropezón frente a la Real Sociedad la pasada semana, así que no se toca.

Y la próxima jornada, el Valencia, que se encuentra a la friolera de 15 puntos por detrás  de nosotros. Pues, ya puestos, que sean 18, ¿Qué no?

11 de marzo de 2013

Atleti 0 - Real Sociedad 1. Algún día tenía que ser.


Aunque no por ello ni es menos doloroso ni hace que me joda menos, la verdad, en un partido en el que el único disparo de la Real acabó en gol (en flagrante fuera de juego, para más señas). Hay que joderse. Ahora que tenemos una semana entera para preparar los encuentros, es cuando más espeso nos encontramos, especialmente en la zona de tres cuartas partes del campo, en la que Turán es el único que atisba algo de verticalidad. Y ojo, no se le puede reprochar al Atleti ni ganas, ni dominio. Pero yo, la verdad, empiezo a estar un poco harto de que no se le de ni una puñetera oportunidad a Oliver, uno de los pocos (por no decir el único) desatascadores que tiene el equipo.

Leñe, si el objetivo está más o menos conseguido (aunque me siente como una patada en las pelotas haber perdido la segunda posición frente a la peste blanca), y el equipo a veces muestra las luces de emergencia en cuanto a imaginación y creación de juego, ¿No se le puede ir dando algo de paso a los chavales? Ya sabéis que defiendo al Cholo a muerte, pero no entiendo su absurdo empecinamiento, especialmente con el tema Oliver.

Así que nada, jugando así, nos podemos tirar 15 años dominando y atosigando a los rivales, pero sin profundidad ni imaginación, poco conseguiremos. ¿La Real? A mi me defraudó, esperaba un equipo mucho más abierto y alegre. Se dedicó a defender (de manera correcta, eso sí) pero lo de atacar, salvo la contra del gol, nothing of nothing.

El único dato positivo fue que Courtois batió el récord de imbatibilidad que tenía Abel en el Calderón, aunque, la verdad, no por demasiado tiempo. ¿Negativos? Alguna entrada fea y a destiempo que hicimos, especialmente Turán y Diego Costa, que pudieron ser hasta expulsados.

Está claro que las celebraciones en el Calderón casi nunca salen bien, y toda la euforia que había ayer tras la renovación del Cholo parece haberse puesto en contra nuestra. Esperemos que se trate solamente de un simple accidente.

EL CRACK DEL PARTIDO: Se lo voy a dar a Miranda por el temporadón que está haciendo. Por cierto, el Atleti con 3 internacionales con Brasil. Ni los más viejos del lugar, oigan.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: A mi el Cebolla saliendo de titular sigue sin gustarme futbolísticamente hablando (aunque su actitud y entrega sean sencillamente intachables), y aunque a Falcao no le llegan demasiados balones, la verdad es que sigo sin verle al nivel que nos tenía acostumbrados. Pero vamos, realmente esta sección hoy  tendría que estar vacía, porque a los chavales en cuanto a lucha y a dejarse las pelotas en el campo no se les puede reprochar nada. Y, como ya he mencionado antes, ofensivamente la Real me defraudó un montón. Esperaba un encuentro de bastantes goles, pero, como casi siempre, me equivoqué.

ÁRBITRO: Ayza. Se come el gol donostiarra y, mínimo, debió de expulsar a Diego Costa, y si se pone muy chulo, hasta a Arda también.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 14 GRADOS).
Lo bajo solo un grado, ya que hemos perdido frente a un equipo con una trayectoria imparable durante ya bastantes jornadas. Pero ahora hay que dejarse ya de pamplinas, salir fuera de casa y dar la cara como si jugásemos en el mismísimo Calderón.

La próxima cita, en Pamplona. Como siempre, seremos muy cordialmente recibidos, así que, a  atarse los machos y a demostrar quiénes somos. Y con ambición, hostia. Hay que recuperar como  sea nuestro segundo puesto. Y Cholo, si el equipo está  atascado, algo hay que hacer, hombre. Algo hay que hacer …

4 de marzo de 2013

Málaga 0 - Atleti 0. Cuando las defensas son superiores a los atacantes.


Lo intentó el Atleti de todas las formas y de más posturas aún que en todo el kamasutra junto, pero no hubo forma de meterla en la portería de Caballero. Eso sí, es de agradecer que, después del esfuerzo titánico del jueves, el equipo diese la cara como lo hizo, buscase la victoria de principio a fin, dominase de cabo a rabo al Málaga, y salvo en los metros finales, apenas notase el cansancio del miércoles.

La primera ocasión clara (y casi diría que la única) fue en un balón que Falcao le dejó a huevo a Diego Costa, pero que el remate de este fue como si llevase puesto unos zapatones de payaso: casi se le va al córner. Después, mucho dominio, mucho control del balón, pero el pase final no terminaba de cuajar, a pesar de que Filipe Luis era un auténtico puñal en banda. Hay que reconocer que tanto Demichelis como Wellington son dos pedazos de centrales como la copa de un pino, y ayer jugaron superconcentrados en la misión de parar a la pareja atacante de moda.

Por su parte, el Málaga solamente creó peligro en una jugada a balón parado, en la que Courtois realizó un paradón con las yemas de los dedos que fue suficiente para evitar el tanto malacitano.

Después, el Atleti decidió probar suerte con disparos lejanos, pero ahí Caballero estuvo siempre muy seguro y atento.

La segunda parte fue un calco a la primera, empezando la cosa con un amenazador remate de Koke que pasó lamiendo el palo, mientras que Diego Costa seguía peleándose con medio Málaga, hasta que el árbitro le sacó la amarilla por una absurda jugada en la que se tira claramente, y el Cholo movió ficha y sacó a Adrián por él, que es, hoy por hoy, como si saca una nubecilla en un cielo completamente despejado, vamos. Su presencia pasa completamente desapercibida.

Wellington tuvo la última malacitana más clara, pero su remate se fue lamiendo el palo, y el partido murió  en el área malacitana, en la que Godín apunto estuvo de enchufarla, pero al final no pudo ser, aunque dice mucho de nuestra ambición el que el equipo termine el encuentro sacando un córner y con nuestros centrales como si fuesen delanteros centros. Me da a mi que el Cholo no renuncia a nada, y bien que hay que agradecérselo. El resto del segundo tiempo fueron imprecisión va, robo de balón viene, centrocuentismo a mogollón, y nula profundidad por ambos equipos. El Atleti, afortunada (qué coño afortunada, desafortunadamente) ahora puede preparar sus partidos semana a semana, así que se presupone que tiene que ir a más (y ya es mucho decir, tal y como está el nivelazo que tiene ya de por sí el equipo). El Málaga, por su parte, mucho va a tener que mejorar ante el Oporto si quiere eliminarle. Desde luego, jugando como ayer, se puede ir despidiendo de la competición, porque aunque su defensa esté impoluta (que lo estuvo) su centro del campo apenas existió y creó peligro, y su ataque pasó completamente desapercibido. De todas formas, cada partido es un mundo, está claro también.

Y nada más. Que el Barsa está a 11 puntos, y que, mirándolo positivamente, les hemos recortado un puntito. Visto el lamentable estado en que se encuentra el equipo blaugrana, pues qué quieren que les diga. Suena a utopía, pero, al menos, tenemos que intentarlo. Ya que estamos …

EL CRACK DEL PARTIDO: Luis Filipe. Especialmente brillante su primera parte. Fue un auténtico puñal en su banda. Está que la rompe. Hizo hasta 3 caños consecutivos nada más comenzar el encuentro, y defensivamente se ha convertido en una auténtica roca. Ahora sí, puedo decir ya tranquilamente que ha mejorado, inclusive, su mejor versión en el Deportivo.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: No sé por qué, pero a mi el Cebolla cuando sale de titular no me termina de convencer. Me recuerda (aún siendo jugadores muy diferentes) a Juan  Sabas, que  cuando era titular no se comía un colín, y, sin embargo, cuando le sacabas en las segundas partes revolucionaba todo. Algo parecido me pacha como el uruguayo, aunque, eso sí, se deja las pelotas como el que más.

ÁRBITRO: Gil Manzano. Dos nombres tan nefastos juntos dentro de la historia del Atleti hacían presagiar lo peor, pero, afortunadamente, la verdad es que el colegiado estuvo más o menos bien, sin influencia en el resultado.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 15 GRADOS).

No se toca tampoco esta vez. Seguimos con esta excelente temperatura, aunque si se hubiese conseguido la victoria, algún grado más tendríamos fijo, pero … (si, ya sé, que si tacañón, que si uraño, que si blablablá). El termómetro es lo único absolutamente imparcial que hay en este bloq, señores. Asúmanlo.

Y el domingo que viene, la Real Sociedad, que lleva no sé cuántos partidos ya sin perder y está jugando tela de bien al fútbol. El encuentro promete, y mucho. Pero a nosotros solamente nos vale una cosa: la victoria. Y es que, soñar cuesta tan poco …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8