30 de septiembre de 2013

REAL MADRID 0 - ATLETI 1. ESPARTANOS INVENCIBLES.

No sé si habéis  visto la película de “300”, que trata sobre cómo un pequeño grupo de Espartanos son capaces de vencer a ejércitos mucho más fuertes y poderosos que ellos, a base de utilizar la inteligencia y comportarse en la batalla como si fuesen un solo hombre, perfectamente acoplados y acompasados. Eso es el Atlético de  Madrid en estos momentos. Comandados por un imperial Cholo, el equipo es una auténtica máquina de jugar al fútbol en su más amplio sentido de la palabra. Defienden como un solo hombre, atacan como 500, se apoyan, se ayudan, se animan, se controlan los unos a los otros como cuando Turán le puso las cosas claritas al gran Diego Costa para que no le expulsasen. Son auténtico espectáculo, y somos ahora mismo la envidia del mundo entero.

Así se escribe la historia. Ahora sí, tenemos ya el mejor arranque de toda nuestra existencia. Y se ha conseguido a lo grande, en casa del eterno rival, rodeado de todo ese glamour y parafernalia grandilocuente que siempre rodea a ese equipo, con apenas 70 valientes colchoneritos en sus gradas. El partido fue un baño en toda regla, frente a un Madrid que no tuvo ni puta idea de superar nuestro entramado defensivo, mientras que nosotros, bien en contragolpe, bien a balón parado, bien en jugada combinada, bien en físico, bien en colocación, bien en actitud y aptitud, no hacíamos más que inquietar la meta defendida  por Diego López. Les superamos absolutamente en todas las facetas del juego.

Los héroes de este homenaje al fútbol fueron Courtois, que no tuvo apenas trabajo, y  el que tuvo (remate del niñato del Morata) la paró con solvencia. La defensa entera estuvo imperial. Lección magistral de Miranda, un central de otra época, y cuyo sentido de la anticipación al delantero es difícil de encontrar por ahí, con su fiel escudero Godín siempre atento y concentrado al máximo, con un Juanfran que no tuvo mayores  complicaciones en frenar a Cristiano, y con un Filipe que, para qué negarlo, es el mejor lateral izquierdo del mundo  que pisa en estos momentos un terreno de juego.

Nuestro centro del campo es una auténtica gozada, con el partidazo que se marcó Tiago (que pudo hasta anotar un par de goles) poniendo sentido siempre a los movimientos con el balón, con nuestro gran Capitán Gabi, se me acaban ya los adjetivos para definir el orgullo que  siento cada  vez  que le veo representando a mi club. Con ese genio que anda suelto llamado Turán, y cómo gozábamos viendo como escondía el balón a los vikingos que le perseguían como gallinitas ciegas (ahora me voy por aquí, después te lo enseño por allá, ahora lo tengo  a mis espaldas, mientras, los otros, soltando coces y más coces, qué manera de vacilarles, juas).

Y qué quieren qué les diga de Koke. Asistencia de lujo a Diego Costa en el gol, él solito se basta y se sobra para dirigir la orquesta con maestría. Todocampista total, con remate, con visión de juego, poderosísimo físicamente, un auténtico portento de la naturaleza. Brutal hasta decir basta. Lástima de ese remate suyo al larguero en la segunda parte, porque, si hubiese entrado ese gol, igual todavía seguía bañándome en el Manzanares, aprovechando que decidí ver el fútbol con mi gente, en nuestro Calderón.

Villa estuvo trabajador (contaba con su gol, lástima de esa volea que no se atrevió finalmente a realizar), movimientos constantes, desmarques continuos hasta que desfallece por completo. El asturiano ha asumido  a la perfección su rol de ser “simplemente” uno más en este equipo que en realidad  está compuesto por un solo hombre vertebrado en 11 pibes sin piedad, que no conocen ni el desfallecimiento ni la deshonra ni el deshonor.

Y, rematando la faena, anda Diego Costa. Ni un solo defensor del Madrid se enteró de por dónde les venía el brasileiro. Un ciclón constante, goleador (lástima de ese mal control final en la que tuvo solo delante de Diego López en la segunda parte). Él no entiende ni de rivales obscenos, ni de aficiones que le odien. No le amedrenta que le pisen, que le torturen a patadas (algunas traicioneras y viles, como la de Diego López). Desquicia a todos los rivales por igual. Y si a veces se pasa de revoluciones,  ahí anda el Cholo, o Turán, o quién corresponda, llamándole al orden. ¡Vaya delantero!

El pasado  sábado triunfaron muchas cosas. Creer en el trabajo colectivo por encima de las individualidades, aunque el  de enfrente los tenga  a pares y valgan 100 kilos cada uno. Triunfó la fe del que cree ciegamente en sus ideas, trabajando a destajo en pos de conseguir su objetivo final. No se me ocurre mejor adjetivo posible que indicarles que, el Atleti, hoy por hoy, es un equipo sencillamente descomunal. Una  auténtica delicia. Un  equipo emocionante, que transmite energía y electricidad en todo  momento. Auténticos Espartanos que, aunque solamente piensan en la siguiente batalla, no temen a  ningún ejército por muchos medios  que tengan para derrotarles. No sé si esto va a durar 2 días, 2 meses, 2 años o 2 siglos. Lo único que sé es que cada día que pasa me siento más orgulloso de pertenecer a estos gladiadores majestuosos que representan al Atlético de Madrid. Gracias por todo, espartanos rojiblancos.

EL CRACK DEL PARTIDO: Todos. Absolutamente todos. El equipo. El Cholo. El Mono Burgos. El Profe Ortega. Todo el mundo  merece estar hoy en esta sección.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Los glamurosos millonarios. Ya parece que han dejado de buscar un rival digno para el derbi. Hala, chavales, vosotros a seguid ganando talegos, mientras que nosotros seguiremos jugando al fútbol. La lección gratuita del sábado os la regalamos y todo. Un placer.

ÁRBITRO: Mateu Lahoz. Para mi estuvo soberbio y con mucha personalidad. A la  altura del partidazo que hizo  el Atleti. Tendría sus errores, seguro, pero vi que su intención auténtica fue la de repartir justicia sin mirar colores o nombres individuales. Y esto, en los tiempos que corren hoy en día, aunque sea triste decirlo, es un auténtico lujazo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 25 GRADOS).
Ni que decir tiene … Tres grados más. Los más merecidos desde que he estrené esta sección. Récord total de temperatura. Y aún queremos más calor …

Y mañana, a Oporto. Otra batalla de 3 pares de narices. ¡Espartanos rojiblancos, volved con el escudo o sobre él! ¡Cuánto más sudes ahora, menos sangrarás en el campo de batalla! ¡Desayunad bien, porque mañana cenaremos en el infierno! ¡AU! ¡AU! ¡AU!

25 de septiembre de 2013

ATLETI 2 - OSASUNA 1. ASÍ SE ESCRIBE LA HISTORIA.


De momento, ya hemos igualado nuestro mejor arranque en dos temporadas anteriores, y el objetivo ahora está claro: superarse cada día más. La cosa suena complicada, cierto, pero para este Atleti no hay nada imposible. Siempre y cuando no se relaje, claro.

Ayer empezó la cosa bien. Un tempranero susto en un remate de Sissi desviado en Miranda y que termina dando en el palo nos espabiló. O les espabiló  a algunos, vamos, porque otros andan siempre en pie de guerra. Obviamente, estoy hablando de Diego Costa. Ya lo dije en alguna que otra crónica anterior. Su gran secreto está en que él afronta todos los partidos igual. Se la suda por completo que enfrente esté el Escalerillas que el Bayer de Munich. No entiende de rivales. Entiende su propia motivación. Sabe todo lo que ha trotado por este mundo para conseguir lo que está consiguiendo (y, ojito, que yo todavía no le veo marcando techo) y no duda en vivir cada instante como si fuese el último de su vida.

Ayer, además, tuvo un buen par de aliados. Uno fue Juanfran (que vuelve a ser el que era antes  del dichoso partido frente a Francia, con este no hay olvido ni perdón, ¿Eh, Mister Pantunflo?) que a los 17 minutos aprovechó un pase no muy preciso de Arda y se lo puso en el área a Diego para que este rematase con un toque sutil y batiese a Andrés.

En el 25 apareció su hermano de sangre. Ese portento de la naturaleza llamado Koke, que le puso un balón fantástico para que lo rematase de cabeza no menos fantásticamente otra vez Diego. Remate inapelable e incontestable. 2-0.

La cosa pintaba a goleada, pero no fue así, porque Osasuna logró acortar al borde del descanso, aprovechando una muy buena falta lanzada por Puñal y rematada de forma un  tanto acrobática por Oriol Riera. Un tanto muy made in Atleti. Eso sí, dicha falta vino precedida de un balón robado por Osasuna en clara falta sobre Koke. Conste en Acta.

El descanso fue más de incertidumbre que de peligro osasunesco en sí mismo, debido a que el Atleti no acertó a terminar de cerrar el partido. Arda tuvo dos clarísimas (una en una magistral dejada de Diego Costa, que también nos sabe combinar  nuestro apátrida favorito) y otra que echó fuera casi a puerta vacía. Pero el tema se quedó finalmente más en un run-run que en otra cosa. ¿Pensando en el derbi? Puede ser. Porque aunque sólo son tres puntos más, en realidad no lo son. Y nos van a pillar con ganas, conste. Mejor así. El sentimiento siempre es y seguirá siendo mutuo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Obviamente, Diego Costa. Ya os he contado todo lo que pienso de él por ahí arriba. Un crack, no le den más vueltas.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Quizás la timidez de Insúa, aunque el chaval estuvo serio en defensa. Eso sí, tiene el hándicap de tener que compararle con la mejor versión de Luis Filipe, con todo el crecimiento que aún ha conseguido con el Cholo. Obviamente, hoy por hoy, cualquiera brillaría poco ante el brasileño.

ÁRBITRO: Estrada Fernández. Se comió alguna que otra falta visitante. No me moló en exceso su arbitraje.

Últimas líneas para Oliver, que anda la peña revolucionada con qué pasa con el chaval. Desde luego, los Atléticos, en ocasiones, y cuando vemos que todo nos funciona bien, somos especialistas en pegarnos disparos en el pie. No hay ningún caso Oliver. Es más, se continúa con él el plan específico marcado por el Cholo y el Profe Ortega. Eso sí, es un chaval, y como tal, tiene bastante que madurar, y le queda por asimilar bastantes códigos que suele haber en los vestuarios. ¿Qué está cumpliendo un castigo? Probablemente sí. Sus minutos frente al Barsa, tácticamente hablando, fueron calamitosos (que luego uno puede estar mal o bien, pero las órdenes del Míster hay que cumplirlas a rajatabla). Añádanle alguna que otra actitud posterior en algún que otro entrenamiento que tampoco ha gustado  al cuerpo técnico y obtendrán la combinación secreta de la Coca-Cola, que en realidad  no es tan secreta, sino más bien más antigua que el mear. Cosas de chavales, cosas de entrenadores, cosas de vestuarios. ¿De verdad tan extraño nos parece el tema?

23 de septiembre de 2013

Valladolid 0 - Atleti 2. El tren.


“Sube a mi tren rojiblanco, su dulce chimenea te puede dar, algo que hace tiempo buscas tu, si controlas tu viaje, serás feliz”. Parafraseando a mis admirados Leño (con  alguna que otra pequeña modificación por mi parte), pero es lo que más me recuerda el Atleti en  estos momentos. Somos un tren cargado de esperanza, de ilusión, de fe, y con el que, los colchoneros, flipamos cantidad. Empieza los partidos arrancando poco a poco, tal y como hizo en Valladolid, hasta que va pillando velocidad y control, para terminar arrollando al contrario. Este es el AVE que tan sabiamente está conduciendo el Cholo.

En Pucela, salida un tanto contemplativa del equipo, sin pasar mayores apuros, sin crear tampoco  demasiadas ocasiones, pero, sin darte cuenta, cada minuto que pasa va poniendo una chispa más de intensidad, más de presión, más de movilidad, y los primeros avisos te los suele dar a balón parado, comandados por ese revisor de lujo llamado Milinko Koke. Sus balones al área crean más pánico que una cédula de Al Qaeda dándose un rulo por Wall Street (o, por un centro comercial de Guinea, desgraciadamente). Ya hasta los defensores no saben muy bien cómo defender este tipo de jugadas y se rematan al larguero en propia meta, tal y como hizo Rueda en el primer aviso serio rojiblanco. Mientras, Manquillo empezó a ser una locomotora por su banda derecha, aprovechándose algún que otro excelente servicio de Gabi, por ejemplo. Lástima que no terminase de precisar ese pase final, que, por otro lado, tanto echamos de menos cuando no anda un tal Arda por el campo.

La segunda parte el tren rojiblanco pilló su máxima velocidad. Raúl García avisó con un testarazo a bocajarro (puesta, como no, ¿Por quién? Acertaron, Milinko Koke) que Mariño demostró que es algo más que un simple proyecto de gran portero. Al minuto, empezó la fies. Un centro de volea con el interior del pie majestuoso ¿De quién? Acertaron de nuevo, Milinko Koke, sobre Raúl García, y espectacular remate bombeado de este que se cuela sin remisión en la portería pucelana. Lleva  ya 3 goles “todo lo que haces lo haces bien” Raúl. No es que el sábado hiciese un gran encuentro, pero chico, en el área  es peligroso. Muy peligroso. Igual él no lo sabe, pero tiene alma de killer. Cosas de nueve puro.

Después, salió Arda, y empezó la barra libre. El hiperactivo Diego Costa avisó dos veces. La tercera no perdonó. Aprovechó una mágica asistencia también con el interior del pie derecho y al primer toque ¿De quién? Efectivamente, de Milinko Koke, quién si no, se quedó solo ante Mariño, y puso el 0-2 en el marcador y la tranquilidad total. El tren había llegado a su destino. Un viaje placentero, trabajado pero cómodo, solamente soliviantado por una acción individual de Osorio que fue a rematar a puerta después de regatear a Courtois, pero se topó con Manquillo (y, por si aca, tenía a Godín y a otro compi más tapando portería, “todos para uno, uno para todos”). Punto y final. Trayecto concluido.

“El tren, después de latir a velocidad, ya va lento a su final, casi tu sabes cuándo va a parar, si controlas tu viaje, serás feliz”. Soy feliz. El Atleti es feliz. Un tren imparable.

EL CRACK DEL PARTIDO: Milinko Koke. Recital va, recital viene. ¿Qué no está Arda? Ahí está él, para hacerse cargo de todo. Sube, baja, corre, remata, pone esos dardos envenenados a balón parado … El mejor “viaje” que te puedes pegar es verle a él sobre un terreno de juego.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Villa. El partido más flojo desde que está en el Atleti. Pasó completamente desapercibido. No es que jugase ni bien ni mal, es que apenas se le notó. Está un escalón por debajo del poderío físico  que tiene este equipo, que, francamente, debe de ser jodido, muy jodido, aguantar a  ese nivel partido sí, encuentro también. Las cosas como son. Démosle tiempo. Se lo merece.

ÁRBITRO: Álvarez  Izquierdo.  Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+ 22 GRADOS).

No se mueve. Parada de obligado cumplimiento. Además,  esta temperatura es ideal. Se está cojonudamente así.

Y  mañana, a esa hora que tanto me encandila de las 22 h., partido en el Calderón frente al “todos a una …”. Confiemos en la estabilidad del tren para seguir marcando destinos de forma victoriosa. “Si controlas tu viaje, serás feliz”. ¿A qué os he pegado ya el temazo para todo el día?

19 de septiembre de 2013

CHL: ATLETI 3 - ZENIT 1. VOLVEMOS A ESTAR AQUÍ.


Y, obviamente, queremos permanecer muuuuucho tiempo, aún  sabiendo la dificultad que esta Competición conlleva, y la competitividad de la gran parte de sus  equipos. Ayer, nuestra reentré fue contra el Zenit de San Petersburgo. Yo, sinceramente, les tengo pánico a los equipos rusos. Probablemente este trauma me viene desde mi juventud, cuando me desplacé a Lyon a ver la final de la Recopa del Atleti frente a un tal Dynamo de Kiev. Juro por Dios que en mi vida  ví jugar a un equipo así. Eran jugadores sencillamente supersónicos, ni los veíamos. Y pasa lo que pasa,  en cuanto veo a un ruso, me echo a  temblar. Y si, encima, tiene al  delantero centro de la selección brasileña (cómo sabía que Hulk nos mojaba, cómo lo sabía), ni les cuento.

Eso sí, los tiempos  han cambiado, y los conceptos futbolísticos también.  El partido comenzó con un Zenit perfectamente plantado en el campo, y con un único objetivo: impedir a base de  apelotonar ordenadamente peña cubrirnos todos nuestros espacios atacantes. Pero el Atleti fue listo. Supo que era un partido de paciencia, de mucha fe, y de bastante trabajo. Y de  estas tres cosas, hoy por hoy, andamos bastante sobrados. Ayer fue buena prueba de  ello. Se movió el balón con inteligencia, con tranquilidad, controlando en todo momento la  situación, liderados por un Mario Suarez colosal. ¿Qué por esta banda no? Lo intentamos por la otra. ¿Qué por la otra tampoco? Volvemos a la anterior, y así sucesivamente. Además, siempre tenemos  una última bala en nuestra recámara: el balón parado. Ese que tanto inculcó Don Radomir Antic a los Atléticos (entre ellos al propio Cholo), y que, además, teniendo como principal lanzador a Milinko Koke, todo resulta mucho  más fácil.

Minuto 39, y la película se empieza a  llamar “Conexión Letal”. ¿Protagonistas? Koke and Miranda. Por el Bernabéu ya saben cómo se las gastan. Los del Zenit, a partir de ayer, también. Perfecto lanzamiento de córner de nuestro canterano favorito, e impecable cabezazo de Miranda al  fondo de las mallas. Un golazo como otro cualquiera, y que hacía justicia en el marcador. Lástima que Godín, sin embargo, tuviese un extraño ataque de tortículis durante toda la noche, porque la generosidad de Koke es infinita, y quiso que hubiese para todos. Otra vez será, uruguayo.

Tras el descanso, Spalleti movió ficha.  Quitó a uno de sus quinientos centrales, y sacó a un centrocampista. Y nada. Que a  los rusos  les dio  por demostrar que ellos  también saben jugar al futbol. Avisaron poniendo a prueba  a ese extraordinario portero llamado Courtois, que hizo una parada en un cabezazo a bocajarro, y que iba ajustado a la  esquina inferior del palo, sencillamente prodigiosa, considerando  sobre todo las condiciones  físicas que tiene el belga. Brutal hasta decir basta, no se cansen de verla.

Y, en una contra fantásticamente lanzada por los rusos, superando a los atléticos como si de un partido de rugby se tratase, dejaron que Hulk controlase el balón en profundidad y con espacios. No le bastó nada más al animalito. Lo que no sé es cómo  no destrozó las redes. Están a prueba de obuses, está claro. Golazo, empate, e inquietud, elevada a su máxima expresión en  el Calderón cuando Kherzakov lanzó una falta al larguero justo a continuación.

A partir de ese momento, a su majestad Arda  Turán le dio por tirar de su varita, y se echó al  equipo a la espalda. Y contagió a todo el equipo con su fe. Esa misma que le hizo  aprovecharse de otro envenenado a la par que fantástico saque de falta de Koke, y después de 334 rechaces en el área, viese cómo el último da en el jugador turco para entrar en la portería  visitante. Locura total, porque ya  el Atleti fue un vendaval. A Adrián le partieron la cara (muy buen partido el del asturiano, aunque puede y debe superarse), Mario Suárez sabía  que  estaba Del Bosque  en el palco e hizo un partido descomunal (el mejor del equipo, para mí), y Baptistao salió, corrió, aprovechó una excelente asistencia de Arda y puso con mucha clase el 3-1 final. La felicidad  es  infinita. La Champions ya está aquí. El acuerdo  es inmejorable: nosotros  vamos a disfrutar de la mejor competición del mundo, y la mejor competición del mundo  tiene la suerte  de  contar con el  equipo con más  fe, más  trabajo y más solidario del mundo. El genial, el incomparable, el genuino, Club Atlético de Madrid.

16 de septiembre de 2013

ATLETI 4 - ALMERÍA 2. EL RODILLO QUE NO CESA.


El Atleti está imparable, está claro. Es como ese pintor que  está con el rodillo pintando  una pared, y no para de  pasar el mismo continuamente buscando la perfección. Y, a ratos (en muchos  y buenos ratos), la logramos. Siempre concentrados, siempre perfectamente colocados, este año, inclusive, estamos batiendo nuestros mejores registros goleadores a pesar de la marcha de Falcao. ¿Cuál es el secreto? Aparte de nuestra extraordinaria pareja de delanteros, es que nuestra segunda línea ha  dado el paso  hacia delante necesario  y anda  también por la labor de anotar más goles.

El festival empezó pronto. Apenas 14 minutos, internada de Juanfran, y Villa se  desmarca al segundo  palo y de volea bate al denunciante Esteban (ni olvido, ni perdón, puto fanegas de mierda). Después está el espectáculo de Diego Costa, un torbellino constante, un auténtico martillo pilón, capaz  de  desquiciar al más cabal, y que no entiende de rivales pequeños, medianos, finales o amistosos. Él siempre juega igual. Lo da todo  y busca todo. Un auténtico  espectáculo.

A los  36 minutos consiguió batir de nuevo a Esteban tras lanzar un penalti con  maestría  que  cometieron sobre  Luis Filipe. La jugada no  es que fuera clara,  es que al defensa del Almería le patinaron los frenos y arrolló a Luis Filipe.

Acortó distancias Rodri antes del descanso, pero, tras el mismo, salida en tromba de nuevo  del Atletii, Koke  avisa  reventando el larguero previamente, y, en jugada  ensayada, Gabi amaga el lanzamiento de falta viendo el desmarque de  Tiago, y éste, con un control orientado y un remate ajustado en dos  toques sencillamente majestuosos, puso el 3-1 en el marcador.

Tres minutos después, remate cruzado  de Raúl García y Koke que la intenta dar de tacón y sirve para anotar el cuarto tanto en el electrónico. Raúl García, demostrando lo excelente compañero que es,  en seguida se apresuró a decir que el gol era de Koke, y no de él.  Yo, francamente, no me lo creo, pero la honradez y profesionalidad  del navarrico le hace ser así: un jugador  espléndido.

Cuando ya andaba todo el pescado vendido, Vidal puso el 4-2 en el marcador, que hizo justicia al planteamiento digno de agradecer que hizo  el Almería  en el Calderón. Pero este Atleti tiene muchas virtudes, y son un bloque tan sumamente sólido, que da igual que esté Mario en el terreno de juego, que Tiago. Hasta al mismísimo Turán no le eché en falta ayer. Eso, por no hablar del debut de Giménez, impecable toda la noche. Ya lo dije cuando le ví en  el Mundial Sub-20: este chaval me encandiló. Y el otro día con la selección charrúa  se salió también. Un diamante en  bruto, pero que ojo, pide muchos más galones

Llegarán mal dadas, la Champions pasará factura, lesiones, sanciones, pero este saco de  puntos que vamos teniendo  en el  zurrón,  luego  nos vendrá de perlas. El cuento de la cigarra y la hormiga …

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Tiago. Si anda bien físicamente, el portugués  es el mejor mediocentro que tenemos en la actualidad.  Su tanto es una pura delicia.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Como sigamos  así, me parece que  esta sección la voy a mandar a tomar por culo en sucesivas crónicas, ya verán.

ÁRBITRO: González al Cuadrado. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 22 GRADOS).

Ante la sorpresa y el estupor de Don Pablo Mármol and company, pero le subo, esta vez sí, 2 grados  más,  que era un partido sumamente complicado tras la vuelta de nuestros  internacionales que se recorrieron medio  mundo. Que les pregunten, sino, a otros … (ji ji).

Y el miércoles, empieza lo bueno de  verdad, la  todopoderosa Champions. Estoy ya deseandito escuchar la musiquilla en el Calderón. Se prometen emociones fuertes, ya verán …

3 de septiembre de 2013

Real Sociedad 1 - Atleti 2. La unión hace la fuerza.


Mucha expectación había creado en mi este encuentro entre, sin lugar a dudas, los dos mejores equipos de la temporada hasta el momento. Y no me defraudó para nada el choque. Y, por supuesto, aún lo hizo menos el Atleti, que tras un pequeño susto inicial de Griezman que en un extraño remate hacia el suelo terminó dando el balón en el larguero, hizo que el gigante rojiblanco despertase, se pusiese el traje de faena y currelase de lo lindo.

Primero enfoca (balón que pasa cerca del palo defendido por Bravo). Luego mira (magistral control tras maravilloso pase en profundidad de Arda que finalmente el portero le saca). Tercero coloca (lanzamiento al palo desde el borde del área). Cuarto fulmina (persiguió un balón imposible y definió picando de forma majestuosa ante la salida de Bravo). Con ustedes, Don David  Villa, un auténtico incordio para la defensa local. La movilidad  que tiene nuestro ataque con él y con Diego Costa vuelve tan loca a la peña que fijo que algún defensor donostiarra terminó el partido pidiéndole el matrimonio a Carmele Marchante. De atar.

¿Cuál es el secreto del Atleti? Principalmente, su excepcional colocación en el campo, que hace que sin grandes esfuerzos que casi todos los balones terminen siendo suyos. El recital que dimos en Anoeta fue de los que hacen afición.

La segunda  parte comenzó siguiendo el guión de la primera, y en una fantástica combinación entre Costa, Arda Villa y Koke, se convirtió automáticamente en chicharrito de Milinko Koke que te crió tras asistencia del Guaje.

Colorín colorado, esto se ha acabado. Y una polla, oiga. Porque a falta de 21 minutos para el final, Xabi Prieto aprovechó que toda la defensa del Atleti se puso  a pensar en color de la ropa interior de la Charlize Teron en esos momentos (una vez se les tiene que perdonar, qué le vamos a hacer) y fusiló por la escuadra a Courtois. La cosa  se ponía jodida.

Y más se puso aún con  la entrada de Granero, que a falta  de un minuto, lanzó un violento remate de volea desde dentro del área a bocajarro que Thibaut sacó prodigiosamente. Una de las paradas de la temporada, apuesten todos a ello. Después le  sacó otra a Rubén Pardo llena de plasticidad y clase. Menos mal que Cesch, tras lo que vi en la Supercopa   de Europa el viernes,  está  en un estado de forma  fabuloso. De todas formas, y por si aca,  gracias, Mou.

Victoria, pues, justa, ante un buen rival que me da que también dará que hablar esta temporada. Ahora la pregunta que todo el mundo se hace es … ¿De verdad  se puede?

EL CRACK DEL PARTIDO: Estuvieron todos sensacionales, pero Courtois nos salvó el partido y Villa también  me encantó, así que me quedo con esta dupla.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: En los nuestros lo dejo en conjunto vacío, y por parte  de la Real no me gustó nada Seferovic, al que le había visto jugar mucho mejor en anteriores encuentros. Estuvo más pendiente de sus jaleos con Diego Costa que de jugar al fútbol (animalico, no sabe con quién se las está gastando).

ÁRBITRO: Ayza. Bien en líneas generales.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+20 GRADOS).
No se toca, ante la evidente desesperación de Don Pablo Mármol and company. Son 3 puntos de oro, pero era obligado el conseguirlos. No queda otra. Y ahora parón liguero de esos que tantos nos cabrean a la peña, pero que, esta vez, se agradece un poco más por el Manzanares debido a nuestros 3 colchoneritos seleccionados por Don Pantuflo. Y ojito, que Diego Costa también viene pisando fuerte. Cuando antes nos metamos en el Mundial, mejor que mejor.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8