30 de enero de 2014

Athletic 1 - Atleti 2. Un equipo de hombres.


Que defienden el escudo de la misma forma que lo haría el mayor de los aficionados Atléticos si tuviese la oportunidad y las cualidades para defender la camiseta del Atleti. Así que, ante todo, gracias, jugadores, y gracias, Cholo. Sois sencillamente enormes.

Ayer se sobrepusieron a todo, e hicieron historia al ser el primer equipo que consigue la victoria en el  nuevo San Mamés. Pudieron con la ocasión marrada a los 40 segundos por Diego Costa delante de Herrerín (que volvió a confirmar lo gran portero que es), superaron el terrible empuje al que nos sometió el Athletic durante el primer tiempo de forma paulatina, a la lesión de nuestro lateral más en forma, Luis Filipe (cumplió bien Insua en su lugar), al espléndido juego local en este primer tiempo, que nos hizo replegar líneas mucho más de la cuenta,  a los 300 centros de Balenziaga desde la banda,  a la chispa recuperada de Muniaín, a los avisos de Rico, al fenomenal  testarazo de Aduriz al borde del descanso que acabó en la red, ante el delirio local, a ese final de primer tiempo sencillamente agónico, en el que Courtois nos mantuvo vivos en la eliminatoria con un recital de 3 paradas impresionantes (especialmente la de otro cabezazo de Aduriz que sacó con una mano prodigiosa, una parada sencillamente escalofriante), a la torrencial lluvia caída, a la presión ambiental, al frío, pudieron con todo y contra todo.

Y supieron en el descanso que así no iban a llegar a ningún lado, y dieron ese paso al frente que todo  gran equipo es capaz de hacer, empezando dicho periodo exactamente igual que como terminó la primera parte el Athletic, es decir, acoso total acompañado de recital de su guardameta Herrerín, hasta que, ya hay que decir el de siempre, Don Raúl todo lo que haces lo haces bien García, acertó a atestar la puñalada definitiva en el corazón del equipo bilbaíno y anotó el tanto que, a la postre, terminó siendo mortal de necesidad (once minutos del segundo tiempo). Esa celebración suya rebosaba rabia, orgullo, felicidad, espíritu de superación y fe. Lo de “derrochando coraje y corazón” lo llevan tatuado a fuego vivo, está claro. Y aunque hay que también aplaudir al  Athletic porque jamás dejó tampoco de dignificar ni su escudo ni su camiseta, volviendo a la carga prácticamente sin desfallecer, pero ya no con la claridad que tuvo en el primer tiempo, probablemente motivado por el terrible desgaste que supuso sus brillantes primeros 45 minutos. El mejor resumen del encuentro es que se convirtió en un auténtico homenaje a este torneo que tanto amamos algunos denominado Copa del Rey.

Ya, a falta de 3 minutos, el infatigable Diego Costa tuvo recompensa a su impresionante trabajo, aprovechó un pase en profundidad de Koke de esos que el da sin siquiera mirar por dónde anda su compi, porque no le hace falta, el de Lagarto se va de San José con la misma facilidad con la que el Sr. Cerezo se pone todos los días su horripilante peluquín, se deshace con suma tranquilidad del portero local, y bate a puerta vacía rematando una de las batallas más bellas y épicas que se recuerdan por parte de los gladiadores del Cholo.

La estruendosa pitada recibida por Diego Costa al ser sustituido es el mejor de los indicativos posibles de lo grandísimo jugador en que se ha convertido. Que nadie tenga ni la más mínima duda al respecto.

Y sí, aunque no es un equipo que me caiga para nada bien, pero hay que dar gracias al Athletic, por esa mística especial que solo él sabe rodear a este tipo de encuentros, lo cual engrandece aún más lo que está haciendo el Atleti. Hoy es un día en que cualquier Atlético debe de encontrarse feliz, pletórico y sumamente orgulloso de llevar estos colores en su sangre. Y sí, llevamos ya unos cuantos, cierto, pero no por ello se dejan de saborear y disfrutar tanto como la primera de nuestras grandes batallas conquistadas. Nuestra mayor virtud, escribir y realizar la historia al mismo tiempo, siguiendo el mismo compás. Reitero, gracias por todo, muchachada. Muchísimas gracias por todo, Cholo, Mono, Profe and company. Que el sentimiento rojiblanco nos siga empapando de entusiasmo y fortaleciendo cada día más.

27 de enero de 2014

Rayo 2 - Atleti 4. Trepidante.


Fue el encuentro que protagonizaron ayer tanto Rayo como Atleti, en el que ganó quien tiene mejor defensa, mejor centro del campo, mejor ataque y, por supuesto, mejor portero. Y el caso es que los de Vallecas gustan con el balón en los pies, siempre que no sean tan mamelucos de intentarla jugarla en su área, claro. Y menos frente a un equipo que presiona tanto y tan bien como el Atleti. A los 8 minutos vimos los resultados de dicha acción, un balón absurdo que pierde Baena tras buena presión de Villa, este cede sobre Diego Costa, el de lagarto se la devuelve a Villa y el asturiano bate a Rubén sin remisión. Resulta que el acabado lleva ya 10 goles en Liga. Pues nada, oigan, que me lo sigan ustedes enterrando, no problem.

La alegría parecía que nos iba a durar poco, ya que Manquillo quiso emular a Juanfran con el rollo de los penaltis absurdos, y cometió otro muy claro sobre Bueno. Lanzó Vieria, y, ¡oh, milagro! Detuvo fenomenalmente Courtois. Solo nos faltaba que ahora se nos líe también a parar penaltis. Abramovich empieza a frotarse las manos inclusive con violencia.

El partido era un vaivén, para un lado y para otro, y Costa y Arda tuvieron una doble ocasión respectivamente que repelió fenomenalmente Rubén, pero, a la media hora, el propio Sosa (mucho más entonado que  en su debut, cosa que tampoco era excesivamente difícil, las cosas como son) le regala el tanto a Arda para que el turco, a puerta vacía, pusiese el 0-2 en el marcador. El tema parecía llevar camino de un 0-69, lo menos. Craso error.

A falta de cinco minutos, una fenomenal contra lanzada por el Rayo hizo que la combinación Larrivey-Trashorras-Vieria acabase en gol, poniendo  un inquietante 1-2 en el marcador. Uno, que se acordaba del partido de los vallecanos frente al segundo equipo de la Capital de España, le entraron los siete males. Gabi, sin embargo, se encargó de quitármelos de encima, en falta que lanzó, Saúl peinó, dejó en posición correcta a Arda y este puso el 1-3 en el marcador completamente solo en el segund palo. Suspiro. Tranquilidad. El Manzanares volvía a su cauce.

En el descanso el Atleti estuvo algo más contemplativo, y el Rayo solamente nos achuchó en el último tramo del encuentro de verdad. Nos llenamos los ojos de ilusión cuando el Cholo decidió poner a Oliver en el campo, pero se nos quedó careto gilipollescum tremens cuando vimos que a los 3 minutos de su entrada al terreno de juego, se le salió el hombro nadie sabe muy bien ni cómo ni por qué. Mala suerte tiene también el chaval, joder. Para una puta vez que le sacan …

Faltando un cuarto de hora, jugada de lujo de Filipe, pase de este, remate de Diego Costa y Saúl termina de remachar el balón a su propia portería. ¿Gol de Costa? ¿Gol de Saúl? Es evidente que si Costa no remata el balón jamás hubiese entrado. Tan evidente como si el mismo esférico no tropieza en Saúl, no hubiese entrado. ¿Conclusión? Si es Cristiano Ronaldo, gol de portugués, por supuesto. Para el resto, gol en propia puerta. Así funciona el juego aquí.

La siguiente acción fue el 2-4 para el Rayo, en un tanto de Larrivey. ¡Cómo sabía yo que el LarryBird este nos iba a clavar un chicharro, y eso que no mete uno ni al arco iris! En fins. Las cosas del Atleti. Courtois resolvió un par de embestidas finales vallecanas, y 3 puntos que nos permite seguir siendo Cholíderes. Suena bien, ¿Eh?

EL CRACK DEL PARTIDO: Buen nivel de Sosa, el imperial Godín, Filipe, Gabi, los 2 tantos de Turán, Diego Costa, pero el premio mayor se lo damos hoy a Courtois. Decisivo (o quizás decisivo) el penalti que paró con el 0-1, y sostuvo fenomenal al equipo en los momentos de angustia vallecana. Ayer sí que le vimos trabajar, si señor. Por parte local tiene mucho peligro Jonathan Viera.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Horrible partido de nuestro Saúl con la camiseta local, y esperaba más de Manquillo, la verdad. Las pocas oportunidades que les de el Cholo las tienen que aprovechar a tope, porque si no …

ÁRBITRO: Undiano Mallenco. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 28 GRADOS).
Lo subo de nuevo 3 grados, si señor. Era un partido importante no, lo siguiente. Para que luego me digan que si soy judío y tal. Estos puntos valen su peso en oro.

Y, el miércoles, la vuelta de la Copa. Hay  ganas, señores. Hay  ganas …

24 de enero de 2014

Atleti 1 - Athletic 0. Preparados para la guerra.



Que es lo que va  a ser el partido de vuelta en San Mamés. Ambiente cargadito, cuentas pendientes, finales perdidas, rivalidad histórica, entrenador odiado por su forma de pisar, el puto rollo político de por medio … No va a faltar de nada, ya verán. Pero bueno. Los condicionantes son los ideales para que el Atleti haga un gran partido. Conozco perfectamente a los míos, y en este tipo de ambientes se mueven como los Ortega Cano por el talego. A sus anchas.

Ayer, por cierto, también se realizó un buen encuentro. Mejor en la segunda parte que en la primera, pero se crearon ocasiones de gol y se generaron ratos de buen fútbol. Courtois, una vez más, fue un simple espectador del espectáculo.

El Cholo, al fin, le dio por mover la coctelera y rotó jugadores en algunas posiciones. Jugó Alderweireld, y lo hizo francamente bien, la verdad. Lo de Raúl García para mi no es una rotación, ya que le considero tan titular como el que más, aparte de robó infinidad de balones. Guilavogui, sin embargo, estuvo algo perdido en el campo y bastante falto de ritmo. Algo comprensible con lo poco que juega. Claro, que si siempre lo sustituye en el descanso por este motivo, no terminará de pillar el  truco nunca, pero bueno. El Cebolla estuvo cumplidor, sin más. Y Adrián … Hay, Adrián … Adri estuvo fatal (y mira que me jode decir eso). No intenta ningún uno contra uno. No utiliza ese cambio de ritmo diabólico que tiene. El balón le quema. Tampoco explota su velocidad, y, encima, de cara al gol falló un mano a mano frente a Iago (muy buena actuación del ex portero del Madrileño, por cierto). Mi fe es infinita en él, pero no la del resto de la peña, así que el ruido de fondo del Calderón, me temo, pronto lo empezará a notar.

Los demás, los de siempre. La defensa estuvo impecable, con un Godín que sigue siendo el mejor jugador que tiene el Atleti en estos momentos  y que, encima, está de dulce con sus poderosos saltos de cabeza en el área contraria. Y Koke también despertó, dando asistencias como la ya mencionada al propio Adri y, especialmente, el centro que supuso el tanto del uruguayo. Iba tan bien puesta que creo que hasta yo, que no he metido un gol de cabeza en mi vida, si el balón me hubiese dado en el perolo, también hubiese entrado. Una gran noticia la recuperación de nuestro centrocampista. Y el gol, un pasote total. Ese salto poderoso de Godín … Brutal hasta decir basta.

Y luego está Diego Costa y sus cosas. No hizo para nada mal partido el brasileño. Le sacó Iago un lanzamiento desde fuera del área precioso en la primera parte. Pero, me temo, le está pudiendo la ansiedad, se desespera, y empieza a hacer gilipollleces, como soltarle la mano absurdamente a Laporte (proyecto de muy buen central) por sacarle un balón limpio, o darle un plantillazo ya con la tarjeta amarilla a un jugador visitante que bien mereció la segunda, y dejar al equipo con diez. No me gusta nada este tipo de acciones, la verdad. Nos vamos salvando de la quema, cierto, pero no todos los días es fies. Ya verán, ya …

En la segunda parte, más de lo mismo, pero mejor hecho, porque especialmente la presencia de Gabi tiene una influencia acojonante en este equipo. Courtois siguió con sus pipas, Godín estuvo a punto de anotar su segundo tanto de cabeza en arrancada racial de él mismo iniciando la jugada, el quemacontenedores del Aduriz dejó su personalísimo sello en el propio jugador uruguayo en un plantillazo criminal sobre el estómago que debió de ver la roja directa, el árbitro que estuvo fatal, para variar, y todo abierto para la vuelta. El Cholo aquí vino para hacer historia, y ser el primer equipo que gana en el nuevo San Mamés es formar parte de ella. Vamos a ello, pues.

20 de enero de 2014

Atleti 1 - Sevilla 1. ¿Liderato no alcanzado?


Seguimos siendo líderes. Que a nadie se le olvide. Eso para empezar. Podríamos, obviamente, haber alcanzado distancia con el Barcelona, pero no pudo ser. Y eso que el Atleti realizó un espléndido primer tiempo, con especial mención a la primera media hora, donde volvimos por nuestros fueros en el Calderón: presión asfixiante, entradas por bandas (aunque ayer Luis Filipe se empeñó en desperdiciar casi todas las suyas lanzando centros sin mirar a dónde los pone, es decir, absurdos), ocasiones (gran acción individual de Diego Costa que sale lamiendo el palo, buen disparo del omnipresente Gabi), córners, la afición volcada, y el gol que se mascaba.

Con estos condicionantes, tardó poco en llegar. A los 17 minutos, córner sacado por Gabi, Godín cabecea al segundo palo, ese extraño portero llamado Beto despeja dejando el balón muerto, y Villa saca a relucir galones y fusila la portería visitante por el único hueco que había. Parece que este muerto está muy vivo.

Del Sevilla, en ataque, sin noticias que destacar. Hasta que llegó el descanso.

A partir de  ese momento, los sevillanos movieron banquillo (esa acción que le resulta tan extraña a la par que perezosa para el Cholo) y se adueñaron de la situación, sin crear ocasiones claras de gol, ciertamente, pero dando siempre  sensación de peligro e incertidumbre en sus aproximaciones a nuestra área.

El Atleti, por su  parte, comenzó un infame recital de patada  a seguir por parte  de Miranda sin ton ni son, con el equipo completamente partido y con Diego Costa perdido en peleas barriobajeras con Fazio, en vez de dedicarse a lo que más sabe, jugar al fútbol. Difícil aprovechar ninguna contra jugando a este no fútbol sin sentido, máxime cuando nuestros centrocampistas andaban fundidos, especialmente representados en Turán y Koke, cuya baja forma empieza a ser algo alarmante.

Con estos condicionantes, alguna acción tonta tenía que llegar, y la protagonizó Juanfran en un absurdo agarrón al incómodo Bacca cuando el balón se iba fuera y no aparentaba la acción peligro alguno. 63 partidos después, al fin nos pitaban un penalti en contra, y Rakitic transformaba con tranquilidad, si bien Courtois apuntito estuvo de pararlo. Faltaba un cuarto de hora para el final, y la cosa pintaba chunga.

A partir de ahí, toque de zafarrancho de combate, y aunque se volvieron a intentar hacer las cosas bien, ya no pudo ser, porque el Sevilla no es manco y supo defender el fuerte con bravura.

Poco más. Se pudieron hacer las cosas bastante mejor, pero el equipo sigue líder, y eso es lo que cuenta. Al fin y al cabo, a nosotros los porteros rivales tienen la decencia de intentar parar los balones cuando disparamos a puerta, no como a otros …

EL CRACK DEL PARTIDO: Godín. Y en solitario. En defensa, en ataque, no se arruga, derrocha personalidad y empuje. Un ejemplo a seguir, y un central sideral. Cada día que pasa me gusta más Godín. Por parte visitante, muy bien Emery en la segunda parte con sus cambios, y Rakitic, que tiene clase para dar y tomar.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: El Cholo. Me resulta del todo punto exasperante la infrautilización que tiene de nuestro banquillo, cuando tiene mimbres de  sobra para mover la coctelera buscando soluciones. Si ves que el equipo está desfondado, tienes que sacar jugadores. Si ves que el entrenador contrario te ha zampado la tostada, no puedes quedarte inmovilizado sin hacer nada. Hay que reaccionar. Y, sobre todo, no se puede hacer el ridículo tan espantoso como hiciste ayer al sacar a Sosa para jugar la friolera de ¡¡¡¡¡3 minutos!!!!! ¿Qué coño va a hacer Sosa en 3 minutos? ¿Tan mal están los otros? ¿Tan poca confianza se tiene en la plantilla, que nunca somos capaces de agotar los tres cambios ni aunque tengamos a 15 tíos muertos? Por favor …

ÁRBITRO: Hernández al cuadrado. No es que le viniera grande el partido, sino lo siguiente. Juanfran es gilipollas por hacer el penalti que hizo, pero no es de recibo que se pite eso cuando en el otro área se están dando a hostia limpia Fazio y Costa. Por supuesto, se come un penalti del mamarracho del Alberto Moreno (este huele a vikingo que apesta) sobre Raúl García de libro, y, para colmo, expulsa al citado mamarracho por amago de entrada criminal sobre el propio Raúl García. No se enteró el menda ni del nodo. Valiente gilipollas.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 25 GRADOS).
Lo bajo 2 grados, porque este partido no se nos debería de haber escapado nunca. También es cierto que no siempre se puede vencer, pero hay que morir en el intento, y saber mover fichas si la cosa se ve que no está funcionando como  debiera.

Y el jueves, la Copa. Al equipo no se le puede reprochar nada en cuanto a trabajo e intensidad. Pero a veces nos confiamos demasiado en nuestra suerte, y alguna vez se tenía que romper el cántaro. Y por favor, Cholo: utilice todos sus recursos disponibles, no confíe su destino a los 11 gladiadores de siempre, porque al final, alguno caerá desfallecido. Tan importante en un general es preparar bien la batalla (y en eso es usted un auténtico maestro) como luego saber leer los imprevistos o las acciones no esperadas de nuestros enemigos. Que mancos tampoco son, joder …

15 de enero de 2014

Atleti 2 - Valencia 0. Los porteros también marcan diferencias.


Y esta eliminatoria ha sido buena prueba de ello. Mientras Guaita cantaba, Courtois brillaba. Tanto en la ida como en la vuelta. Dos encuentros bastante intensos, en los que el Valencia cuajó sus mejores minutos siempre que se puso por detrás en el marcador. Tanto en uno como en otro, tuve la impresión de que el Atleti jugó a un 80% de sus posibilidades, mientras que el equipo che lo hizo al 100%. Nos dio para eliminarles. Mejor. Menos desgaste.

Los dos partidos fueron casi iguales, la verdad. El de ayer en el Calderón tuvo una primera parte sin apenas ocasiones de gol, pero, quizás, con algo más de sensación de peligro por parte che. Debutó en nuestras filas Sosa, que no estuvo nada fino en el lanzamiento de córner, y solamente discreto en su influencia en el juego. Hay que darle tiempo. Este pibe en Estudiantes se salió, con un tal Cholo en el banquillo. Crédito merece, pues.

Lo bueno que tiene mi Atleti, de  todas formas, es que aunque nos dominen como en algunas fases del encuentro de ayer, como defienden tan impecablemente bien, pues uno está siempre relativamente tranquilo viendo sus encuentros. Y si no está Courtois. Ayer debatían en la radio si 25 kilos es mucho o poco por él, ya que, parece ser, es el precio en que le ha tasado el Chelsea. A mi, qué quieren que les diga, me parece una ganga. Si no tienen pasta, pues que fichen solamente al belga para el año que viene y fuera. Pero eso de tener un portero así para toda la vida, es una oportunidad sencillamente irrechazable.

En la primera parte, ocasiones, casi nada. Una volea desde fuera del área de Sosa aprovechando un despeje de Guaita que le pilló en posición adelantada, y un disparo de Bernat por parte visitante.

En la segunda parte, Gabi ya se hartó de ver tirar córners ridículos a Sosa, tomo él la batuta, y empezó el recital. A los 5 minutos, un protestado córner (para mi el balón da en la mano de Guaita, pero vamos, que independientemente de que lo sea o no, es un puto córner, joder, no un penalti o siquiera una falta al borde del área, ponerse a protestar eso como un poseído me parece una situación sencillamente ridícula, aunque, allá cada cuál y su forma de ir por la vida) lo lanzó al segundo palo, GUAYta hizo una salida ídem (vamos, rociera o vendimiadora, como ustedes prefieran) Godín le come la tostada a Barragán y puso el 1-0 en el marcador de certero remate de cabeza. Nuestra pareja de centrales no solamente vale su peso en oro en defensa, sino que, al loro en ataque. Valen su peso en oro.

A partir de ese instante, los mejores minutos ches, no sin antes “Raúl todo lo que haces lo haces bien García” probar su fenomenal disparo seco desde fuera del área que repelió el palo. Después, Courtois se lució a remate de Postiga, y se puso el disfraz de Batman en el de Michel, volando para sacar el balón. El chico nos currela poco, pero cuando lo hace, qué gusto que da verle jugar, joder …

Y tras aguantar el arreón valenciano, llegó el postrecito final, para terminar de sentenciar la eliminatoria, en otro córner de Gabi que esta vez fue rematado inapelablemente, como un hombre, como lo que es, por mi siempre admirado Raúl García. 2-0, y el Campeón sigue adelante, honrando y respetando la Competición como el que más. Que pase el siguiente, pues.

13 de enero de 2014

Atleti 0 - Barcelona 0. Duelo de Titanes.


Dos auténticos colosos. Por supuesto, cada uno en su estilo, pero que nadie espere que los Atleti-Barsa y viceversa vayan a ser a corto plazo como los de antes, cargado de goles, porque ahora juegan 2 equipos de poder a poder, que se respetan pero que al mismo  tiempo emplean una labor de desgaste tanto física como psicológica que, de momento, está manteniendo la balanza equilibrada en el mismo nivel, sin caer ni hacia un lado ni hacia otro.

El primer síntoma de que el Barcelona venía pero que a tomarse muy en serio este encuentro fue el hecho de ver a los jugadores llegar impecablemente vestidos con el traje (caso aparte de Neymar, que apareció con  dicho traje, sí, pero con una especie de barretina en su cabeza roja que le quedaba de lo más “excéntrico”, por decirlo de un modo suave).

Otro, obviamente fue ver el Calderón en plan hormiguero de gente y con un ambiente tan sumamente maravilloso. Es sencillamente emocionante escucharles como desde el minuto uno hasta el noventa no pararon ni un solo instante de cantar y de animar inagotablemente, como si cada segundo del encuentro fuese el último suspiro que queda por disputar. Uno se siente muy orgulloso de pertenecer a esa hinchada y de ser un legionario más de los mismos, sin olvidarnos, por supuesto, de ese majestuoso tifo del Frente Atlético con ese “Aplasta Atleti” mezclando el “Aplasta Arteche” legendario de Iñaki de Glutamato.

Todo estaba previsto, pues, para que se diese un grandioso espectáculo. El partido, obviamente, no lo fue, pero si que resultó un homenaje a la intensidad y el trabajo por parte de ambas escuadras. Salida en tromba colchonera, con una gran ocasión de Arda, a la que no llegó Diego Costa en el segundo palo, para a continuación responder el Barcelona con clásico juego de dominio del balón, aunque, bien es cierto, sin llegar apenas a inquietar a Courtois, salvo en un cabezazo de Pedro que se fue fuera por poco.

Y así fue el encuentro. Arreones colchoneros en forma de contragolpe magistralmente llevados por Arda Turán, contrarrestados por minutos de dominio blaugrana que, obviamente, incrementó su peligro con la presencia de Messi sobre el terreno de juego, el cual obligó a Courtois a realizar la única parada realmente seria por parte colchonera a lo largo del encuentro. Por parte nuestra, una buena ocasión de Diego Costa y otra del propio Turán que, sin  embargo, remató inocentemente al siempre bien colocado Valdés.

Los jugadores acabaron extenuados, el público entregado, las gargantas rotas, y ambos equipos satisfechos porque, cuando lo das todo, nada se puede reprochar al irse al vestuario. Y las dos escuadras se emplearon a fondo. Así que nada. A pesar de que nadie daba un duro por nosotros, ahí seguimos, con 50 puntos. Damos miedo, la verdad.

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Hay que destacar el trabajo encomiable de Diego Costa, al que vi tanto defender como atacar sin  parar durante todo el partido, sacrificándose a tope en beneficio del equipo, la cantidad impresionante  de balones que pudo robar Gabi, que estuvo en plan imperial toda la noche, y, obviamente, a la defensa, con un Miranda brutal, al igual que Godín y Luis Filipe, pero, como suelo destacar a uno, me tengo que quedar con Arda Turán. Todo lo que hizo fue sencillamente mágico. El turco es un jugador delicioso, rozando lo sublime. Y es de los que, precisamente en este tipo de encuentros, siempre suele dar todo lo mejor de su repertorio. Un jugador diferente, imprevisible, genial. Por parte blaugrana, grandioso encuentro de Piqué, que demostró junto con Mascherano que ellos también pueden estar atentos y concentrados durante los 90 minutos de juego si se lo proponen, aparte de Pedro, probablemente el jugador más vertical que pisa ahora mismo un terreno de juego en España.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Koke estuvo muy flojito, especialmente impreciso en su gran especialidad, el balón parado, y Villa trabajó a destajo, pero en lo que más destaca, que es en el remate, apenas pudo brillar porque apenas hubo ocasiones para ello. Leo con asombro críticas y más críticas hacia su juego, cuando parece que nos olvidamos que el Guaje ante todo es eso: un rematador, no un jugador que se vaya a ir de 5 regateando sin parar. Cuando todo el mundo tenga claro ese concepto, a lo mejor vemos las cosas de manera diferente.

ÁRBITRO: Mateu Lahoz. Su criterio a la hora de sacar tarjetas, señalar faltas y aplicar el reglamento es el siguiente: no hay ningún criterio definido. Todo lo debe de basar en intuición femenina. Aún así, no influyó en el resultado, pero, no me cabe ninguna duda, es un hombre cantidad de desconcertante.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 27 GRADOS).
Como andaba algo desactualizado, puntualizo: subo dos grados por la trascendente victoria en Málaga, y un grado más por el empate del pasado sábado. Y no. No es que me conforme con el resultado. Pero sí que valoro cuando mi equipo lo da absolutamente todo y es capaz de igualarse frente a otro que le supera en 400 millones de presupuesto. Este punto vale su peso en oro. 27 grados. Casi nada al aparato …

Y mañana, el Valencia, en la vuelta de la Copa. Imagino que el Cholo tendrá que rotar a algunos después del esfuerzo del pasado sábado. Sin problema. Confianza total en la muchachada que saque al terreno de juego. In Cholo We Trust.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8