26 de agosto de 2014

Rayo 0 - Atleti 0. De lunes.


Tras un gran fin de semana, los lunes suelen ser siempre bastante duros. Uno anda con sueño, desganado, seriote, con pocas ideas y sobre todo cansado, muy cansado. Fiel reflejo de lo que le pasó ayer al SuperCampeón de España.

La primera parte fue más o menos la típica del Atleti cuando anda lejos del Manzanares. Controlador del cotarro, sin pasar apuros atrás, pero poco profundo de cara a la portería contraria. A los 15 minutos llegó la primera ocasión de Gabi, que disparó desde fuera del área aprovechando una extraña salida del portero rayista. A los 18, Griezman (mucho más apagado que el día de la final de la Supercopa) hizo un control largo cuando se podía quedar solipandi delante de Cristian Álvarez.  Del 24 al 26 vinieron las ocasiones para un ayer insípido Mandukic: una buena internada de Ansaldi que remató al lateral de la red, otra que le cede el instrascendente Raúl Jiménez y que remata con complejo de monja ursulina a las manos del portero, y la siguiente en un fallo garrafal muy made in Rayo que no supo transformar. Demasiado sobradito vi al croata ayer.  El resto de la primera parte, prescindible, muy prescindible. Lo más preocupante fue la falta de juego interior del equipo. Arda está siempre liado con sus putas lesiones, Koke ayer estaba fundido y los supuestos dos fichajes que en teoría íbamos a hacer siguen en el limbo, pero tranquilos, no hay prisa. De momento, la broma ya nos ha costado dos puntos.

Las cosas que empiezan mal, pueden acabar peor, fiel reflejo de nuestra segunda parte, en la que el Rayo vio que podía hasta llevarse el encuentro. Menos mal que Moyá no anduvo por la labor.

Pudimos habernos adelantado, eso sí, en alguna falta de esas al borde del área, pero como no tenemos ningún especialista en tirarlas directamente (Milinko Pantic que estás en los cielos), tiramos de nuestro laboratorio, y ayer andaba también chapado por vacaciones. Gabi cedió una buena oportunidad a Koke, y el vallecano mandó el balón a su casa. A los 16 minutos empezamos con los cambios (Saúl, Héctor y Cebolla empeoraron aún más al equipo. La cosa se convirtió en un truño de impresión.

Para colmo, empezó el Rayo a desperezarse y a crear peligro. Un buen remate de cabeza de Manucho fue detenido con una buena mano de Moyá. Corría el 25 ya del segundo periodo. Un minuto después fue Bueno el que más solo que la una remató fatal. El Atleti naufragaba cada vez más.  Mientras, yo cada vez  añoraba más a nuestro todo lo que haces lo haces siempre bien Raúl García. Y ojito, que acabamos medio embotellado por el empuje del Rayo y un espléndido Aquino. Menos mal que el mismo fue alborotado y con poco orden.

En el último minuto tuvimos una última oportunidad, pero Mario Suárez y Saúl se estorbaron al intentar el remate. Y ya está. El suplicio llegó a su fin. Esperemos que no nos toque jugar más un lunes de resaca. No somos el mismo.

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Me quedo con Moyá y nuestra infalible pareja de centrales (Miranda vs. Godín). Por parte rayista, destacaremos a Aquino.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Uno de los partidos más flojos que le recuerdo a Koke y decepcionante debut como titular de Raúl Jiménez. Mucho le queda al fulerito por recorrer.

ÁRBITRO: Clos Gómez. Correcto.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 1 GRADO).
Comenzamos una nueva temporada para nuestra sección estrella y, por desgracia, con números negativos. Ya sé que no palmamos, que jugábamos fuera y tal, pero señores, con todos mis respetos, era en casa del Rayo, y, al menos, una mejor imagen debimos de dejar.

Nada más. Una última reseña a la sanción a nuestro entrenador. Hay que asumirla, no volver a caer en absurdos numeritos que manchan nuestra imagen y fuera. Todo lo demás son pataleos sin sentido. Eso sí, dicho esto, permaneceremos atentos a nuestras pantallas.

Corramos un estúpido velo. Esperemos que mejoremos el próximo sábado frente al Eibar en el Calderón, encuentro en el que por fin, nos darán nuestra Copa por el Campeonato liguero ganado. Lástima que no ocupemos en la tabla el puesto con el que acabamos la pasada  temporada. Es lo que tiene no entregar los títulos cuando se consiguen. Pero usted tranquilo, señor Villar. Al fin y al cabo, el ridículo no lo hacemos nosotros.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8