27 de octubre de 2014

Getafe 0 - Atleti 1. Aguantando el pulso.


Importantísima victoria la conseguida ayer en Getafe para aguantar el ritmo que se está llevando en el presente Campeonato Liguero, la cual se basó en un muy buen primer tiempo, dominado de cabo a rabo por los míos, y en una no tan buena segunda parte, en las que mi equipo se atolondró con las broncas que hubo y al final casi nos cuesta los dos puntos el  tema, curiosamente a raíz que de que el Getafe se quedó con 10 jugadores. Hay que joderse, hostia.

Como ya he comentado, el Atleti dominó por completo en el primer tiempo, en el cual Moyá bien se podía haber puesto a comer pipas con los del Frente viendo nuestra superioridad, la cual no se transformó en ocasiones demasiado claras, la verdad, aunque, eso sí, forzamos un buen puñado de córners. Por cierto, que con esto de que metemos muchos goles a balón parado, a los del Getafe ayer solo les faltó subirse a caballo encima de nuestros jugadores para defender dichas acciones. Y como encima el atontolinao del  árbitro no se enteraba de nada, pues eso … que cada acción de esas fue una puta batalla constante de “espera que te agarro, me subo, déjame en paz que te caneo, ya verás …”,

Dominó dicho periodo con muy buenos fundamentos futbolísticos: balón a ras del suelo, perfecto posicionamiento en el terreno de juego, atacando por las bandas (pedazo de lujazo se marcó Siqueria  en una de esas  internadas, en un precioso regate). Y las ocasiones empezaron a llegar. A los 6 minutos Mario Suárez disparó fuera en una preciosa jugada combinada del Atleti.  A la media hora, Raúl García remata desde dentro del área tras una buena internada de Siqueira con posterior dejada  de Griezman hacia el navarrico. El dominio empezaba a ser aplastante, y el Getafe empezó a rascar más de la cuenta. No que fuesen goles cantados, ni mucho  menos, pero el rodillo rojiblanco marcaba el pulso a la perfección.

A los 38 casi marca Raúl García, y un minuto después, tras la enésima batalla dentro del área  en el  que todo el mundo andaba más agarrado que en un concurso de chotis, Mandukic se aprovecha de su olfato de  gol para anotar el 0-1 en un rechace de Guatia que, a la  postre, fue definitivo en el marcador. Con este justo más que resultado se llegó al descanso.

Tras el mismo, una noticia me impactó por completo, como  fue la inesperada muerte de Pepe García Carpintero (me caía de cine, a pesar de que me he enterado  que era vikingo en su intimidad, da igual, DEP , amigo) y, la verdad, en la segunda parte estuvo mi cabeza más allá que acá, aunque tampoco  es que lo que estaba viendo me forzase demasiado a no hacerlo. El Getafe intentó el empate, con 3 paradas consecutivas de Moyá dentro del área, después, a los 12 minutos, llegó la justa expulsión de Alexis por agresión sobre Mario Mandzukic (y hasta Juan Rodríguez pudo ser expulsado en un pisotón sobre el propio Mario cuando le estaban atendiendo en el césped, encima pone como excusa que “solo le pisó un poquito”, vaya cerebro se ha perdido la Universidad de Harvard), y cuando todo pintaba para que el Atleti cerrase de una vez el partido, pues la cosa  no fue así, el Getafe, con más corazón que cabeza, nos inquietó más que lo que debiera, nosotros apenas creamos una  solitaria buena acción del propio Mandzukic en una jugada en la que se plantaba solo ante Guaita, demostrando que su fuerte no es irse en velocidad  en acciones largas, y al final terminamos perdiendo tiempo en una esquina, sin saber muy bien el cómo y el por qué. Yo no sé a ustedes, pero a mi  cada vez que se ponen a dejar correr el  cronómetro de  esa  forma tan  ruin y tan mezquina, se me  llevan los siete  males,  la verdad. Los icineraba a todos.

En fin. Seamos positivos. Lo importante es lo importante. Seguir compitiendo. No será fácil que demos nuestro brazo  a  torcer, ya verán.

El CRACK DEL PARTIDO: Pues yo se lo voy a dar a Manduzkic. No es un jugaddor excesivamente virtuoso técnicamente hablando, pero en  los partidos en  los cuales hay que remangarse y partirse la cara ahí está, en primera línea de fuego. Si encima, por el camino, va consiguiendo golitos,  miel sobre hojuelas. Grande Mario.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:  Sin ser para tirarse de los pelos ni mucho menos, pero partidillo pelín  tirando  a grisáceo de Griezmann, Raúl García y Arda.

ÁRBITRO: Un tal Melero López. ¿Pero de  dónde pollas ha salido este tío, mi madre? ¡Que puto pasote de menda! Es que no se enteró absolutamente de nada, vamos. Está el colega para que le lleven al museo de cera directamente. Hará historia, ya lo veréis.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: ( + 8 GRADOS).

Le subo un puntillo que les debía del día del Espanyol, y otro por la victoria de ayer, va. Gradejo a gradejo …

Y el sábado que viene, nos visita el Córdoba,  encuentro que ya todo el mundo da por hecho, pero que vendrán con la ilusión que les transmita su nuevo entrenador Djukic. Así que ojo  avizor. Si el puto gripazo que ando pillando no me lo impide, no me lo pienso perder, ¿Y ustedes?

23 de octubre de 2014

Atleti 5 - Malmoe 0. Dale que te pego.


El partido que bajo ningún concepto no se podía  fallar, efectivamente, no se hizo. Aunque costó  más que lo que el abultado aunque justo resultado refleja. Principalmente porque en la primera parte el equipo anduvo bastante precipitado en  sus acciones, en ese último pase que, como bien saben, suele ser la clave del fútbol. Se tiraron una porrada de córners, sí, pero ni todo los días es fiesta, ni los suecos unos comparsas enanitos. Defendieron con orden y concierto en todas estas acciones. Bueno, más bien, en casi todas, que el cuarto  gol de Godín fue de  saque  de esquina, claro que por aquel entonces el Atleti era una perfecta máquina desatada de jugar al  fútbol como los ángeles. Hablamos de la segunda parte, una historia de sexo que más adelante detallaré.

Y el caso es que ocasiones se crearon también en el primer periodo. A los 20 minutos Griezmann se planta solo ante Robin Olsen  pero su intento de vaselina se difulmina en un toque del balón en su espalda terminando el mismo no se sabe dónde. Saúl también lo intentó por su parte (buen partido del chaval, tiene personalidad para dar y tomar) en disparos desde fuera del área, finalizando las jugadas. El Atleti no encontraba forma de meter mano a los suecos (a las suecas que había en la grada me las hubiese comido … ¡a todas! ... Ayyy, calma, Tomi, que te dispersas), Siqueira también probaba fortuna desde lejos, hasta que a los 33 minutos Arda deja solo de nuevo a Griezmann, pero esta vez en el área sueca, Antoine que no quiso complicarse la vida, remata a bocajarro, el balón se  estrella en larguero con  violencia  y el rechace no lo acierta a clavar Mandzukic. Una ocasión de esas  que nunca se puede fallar, vamos. Pero una de nuestras muchas virtudes es ni desesperarnos ni perder jamás la fe en lo que hacemos.  A los 40 la tuvo de nuevo Arda  y su remate ajustado salió lamiendo el palo, y el primer acto acabó con el veintipico mil córner sacado por Koke que cabeceó Godín fuera.

El descanso nos vino como  perlas. En esta ocasión, nos quitamos el disfraz de espartanos, se nos apoderó de nosotros el espíritu de Nacho Vidal en celo, y nos cepillamos al pibón sueco solamente como un buen macho ibérico sabe hacer. En una brillante acción entre Juanfran (está descomunal, sencillamente descomunal el de Onteniente), Griezman, y Turán, hace que éste encuentre ese hueco  imposible dentro del área hacia Koke, y el vallecano cruce sutilmente al fondo de la red, poniendo  el ansiado 1-0 en el marcador. Por fin, joer. Empecemos con el dale que te pego, pues.

La dulce damisela sueca  se desvirgó, y el Atleti se tiró toda la segunda parte embistiéndola sin parar,  dale que te pego, dale que te pego, y no paró hasta hacer orgasmear hasta 4 veces más a la parroquia local. Mario Suárez  hizo lucirse al portero sueco  en remate a bocajarro, hasta que sobre el minuto 60 Mandzukic se adelantó a la defensa sueca  para poner el 2-0 en el marcador. Y dale que te pego, y dale que te pego. Un par de minutejos después, Griezmann, al fin, anotó su ansiado  tanto, en brillante acción individual. Y dale que te pego, dale que te pego sin parar. La  fiesta se encontraba en su máximo esplendor. Posesiones largas, manejando el balón a ras del suelo y con precisión suiza, que no sueca. Dale que te pego, y dale que te pego reloaded.

Un sustillo del Malmoe allá por el 71 de juego, en su acción  en las que más posesión tuvo del balón, probablemente, dio paso a  un nuevo remate de Raúl García lamiendo otra vez el palo (y dale que te pego, venga), a un posible penalti birlado al Atleti por manos de un defensor sueco dentro del área (dale, dale, coño), a otro remate de Mario tras culminar una maravillosa jugada de Juanfran (y dale que te pego, no me canso de decirlo, cómo está el de Onteniente, madre, dale que te pego, leches), el ya citado gol de Godín al inicio  de esta crónica (¡dale que te pego más, dale que te pego sin parar!), y al broche de oro final en un antológico pase de Raúl García hacia Cerci, ajustado  remate del italiano al palo (¡dale, dale, dale!) y remate final a gol, reivindicando que  Alessio existe (¡¡¡dale que te pego!!!, ¡¡¡¡¡¡¡DALE QUE TE PEGO HASTA EL FINAL … AHHHHHH!!!!!!!). Gran broche de oro a una segunda parte para recordar. El casquete del siglo, con un par.

Camino despejado  para conseguir la clasificación  a octavos, pues.  Y el domingo, a Getafe en Liga. Otro polvazo como el de ayer no nos vendría nada  mal, ¿eh, amigo?

6 de octubre de 2014

Valencia 3 - Atleti 1. Pasen, hay sitio.


Supongo que no gustará mucho a algunos Atléticos, pero, independientemente de lo que nos joda o pueda joder la derrota de hoy (que, como todas, duele, y mucho) es una excelente noticia la vuelta del Valencia al sitio que deportivamente y por historia merece. Son un equipo joven, con individualidades excelentes, que me ha causado una gran impresión y, lo que resulta principal, aparentemente con mucha hambre de conseguir cosas, de volver a estar ahí arriba. Aprovechándose de la circunstancia de que, encima, entre semana, se dedican al noble arte de coleccionar mariposas, le hace aún un rival más temible, qué duda cabe. Ya veremos los puntos que vuelan de Mestalla, ya.
Porque, el Valencia, durante los primeros 15 minutos de juego, fue un auténtico torbellino enfurecido. Se aprovechó del lamentable regalo entre Moyá y Miranda a los 5 minutos en un balón que no tenía ninguna dificultad aparente (es la segunda vez que nos pasa que nos clavan un gol así, parecido al día del día del Celta, el uno fue con Godín, este con Miranda, pero siempre con un mismo denominador común, no dice mucho a favor de Moyá dicha circunstancia, la verdad) adelantándose en el marcador.
Un minuto más tarde, André Gomes se aprovecha de una buena pared de espuela al primer toque de Alcácer para, en brillante acción individual, regateando a todo rojiblanco que se encontraba a su paso, anotar el segundo tanto. Cada balón que merodeaba el área colchonera causaba auténtico pánico en nuestra desbordada defensa.
Poco después del emotivo recuerdo a Don Mario Alberto Kempes, y en plena fiesta local, golazo del imperial Otamendi a la salida de un córner cabeceando un córner. Los locales disfrazados de Atleti, vamos. Era el minuto 12, e imagínense como pintaba la cosa. Uno no sabía si irse a sobar,  machacársela fructuosamente aprovechando la presencia en la 1 de Alicia Silverstone, o ponerse a ver en diferido el examen de la Eurocámara a un tal Cañete para ser presidente de no sé qué pollas. Válgame, señor.
Pero que va, qué coño, que este equipo nos ha dado mucho y nos va seguir dando más. Merecen estar con ellos a muerte aún perdiendo 7-0. El ciclón valenciano fue amainando y los espartanos colchoneros levantándose. Cualquier otro equipo hubiese tirado la toalla. Ellos, no.
A los 20 minutos, Godín y Turán se estorban incompresiblemente en una buena ocasión colchonera, y ocho minutos después Mandzukic se aprovecha de un rechace de Álves en una acción previa de garra de Tiago rematando a puerta desde fuera del área, para rematar el 3-1 en el marcador. El Campeón no andaba muerto.
A pesar del 3-0 inicial, a pesar del lamentable estado de terreno de juego, a pesar del grotesco recibimiento al Atleti a su llegada a Mestalla, del escaso descanso que han tenido entre un partido y otro, del evidente desgaste del miércoles frente a la Juve, del desgaste mental de tanta presión, se levantaron, y bien se pudieron ir al descanso con 3-2 en el marcador, de no haber sido por el grotesco lanzamiento de penalti de Siqueira que paró Alves. De todos es sabido que Diego es un consumado especialista en atajar dichas circunstancias, pero coño, un poquito más de por favor, que diría aquel, señor Siqueira, máxime en acciones tan puntuales y quizás tan decisivas como pudo haber sido esa en el desenlace final del partido. Demasiadas adversidades ante tan jodido panorama.
La segunda parte el Valencia se dedicó a defender con orden y concentración el marcador (a lo suyo, vamos), y el Atleti fue dominador del juego pero con escasa o nula profundidad. No pasará a la historia por uno y otro bando, evidentemente. El Cholo sacó al terreno de juego Raúl García, sacó también a Raúl Jiménez, y a Cerci. Del primero se puede esperar mucho, lo sabemos, pero del mejicano sigue esperándose poco y, lamentablemente, de Cerci empiezo a sospechar que también, especialmente si sigue aparentando el lamentable estado de forma que exhibe. Como a todos, hay que darles tiempo, pero …
En definitiva, derrota justa e incontestable en Mestalla, pero ya está. Ni nos cortemos las venas, ni nos tiremos todos al Manzanares, que ya nos conocemos. Esto va a dar muchas vueltas todavía, ya lo verán. 
EL CRACK DEL PARTIDO:
Tiago, que sigue dando recitales de cómo juega un cinco de verdad. Está que se sale el portugués.  También hay que destacar el partidazo de Otamendi (que buena impresión me causó el argentino, excelente central) y Gayà, del que tanto había oído hablar. El Valencia otra cosa no sé, pero laterales izquierdos los crea como churros, hostia. Buena pinta tiene el chaval.
LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Esperaba mucho más de Griezmann, al que le vi muy apagado, y mal Moyá (que fijo recordó viejas pesadillas en ese campo y no vistiendo la camiseta visitante precisamente), y, obviamente, Siqueria. Cada vez que me acuerdo … Brrr …
ARBITRO:
Uno de los tontos de los Teixeria. Se come un penalti de libro de Barragán por mano dentro del área a la salida de un córner a los 33 minutos de juego. Acierta en el que señala de Gayá, y anula un gol a Cerci que si, que parece que se ayuda en la mano en el control del balón. Por lo demás, nada que objetar.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: ( + 6 grados).
Se puede perder en Valencia, está claro, y no pasa nada, aunque lo bajo un grado porque lo que no es de recibo es ir palmando 3-0 a los 12 minutos. Pero bueno, no seamos vikingos y démosle el mérito que tiene al Valencia. Que en este caso, fue bastante, la verdad.
Un último apunte, eso sí. El Valencia cometió 21 faltas. El Atleti, 14. Lo digo por el rollo especialmente cansino y putrefacto del equipo violento y tal (panfleto Superdeporte y demás escoria dedicated).
Fuera. Son solo tres puntos. Hemos jugado ya en el Cuerna, ante el histerismo siempre irritante de la grada de Mestalla, contra el Cerdilla, frente al Celta, que también anda muy bien en este comienzo de temporada, y entre medias, en Grecia y frente al Campeón Italiano. Ustedes hagan lo que quieran, pero que yo no dejo sola a mi gente ni de cachondeo. Te sigo a todas partes, yo te quiero …

2 de octubre de 2014

Atleti 1 - Juve 0. Contador a cero.


Tras la trabajadísima victoria de ayer nuestra y la de los suecos  frente a los griegos, volvemos a partir del punto de inicio en este grupo de la Champions, que promete emociones fuertes. Y  eso que la Juve me pareció un equipo enorme, tanto a nivel  táctico como a nivel físico. De  hecho, es el primer equipo que he visto físicamente superiores  a nosotros (cuando digo físico, me refiero a músculo, conste). Consciente de esta circunstancia el Cholo puso de titulares a Raúl García y a Saúl, seguro.

Si me  dicen  que el partido de ayer  es un Juve-Inter de la época dorada  del Scudetto, en las  que Europa  entera  temía  el enfrentamiento ante cualquier equipo italiano, me lo trago fijo. Con estos  condicionantes, obviamente, las ocasiones escasearon. Mandukic vio claro que el tema no estaba para máscaras, y  tras ver que a los spaguetti no les hacía demasiada gracia su disfraz de Batman, se quitó la susodicha y el  vendaje y se puso manos a la obra, aunque en realidad no tuvo demasiadas ocasiones para lucirse en ataque (que no en defensa, ahí todo quisqui se tuvo que poner el mono de trabajo). Un tiro que hizo lucirse a Buffón sobre el minuto 24 de juego y poco más.

Todo lo demás de este primer tiempo, muchísimas emboscadas en pos de robar el balón de unos y otros, muchísimo despliegue físico, y cero ocasiones de gol. En este encuentro sí que estaba claro que el que marcase se llevaría el gato al agua.

En el descanso el Atleti dio un paso más al frente ofensivamente, pero sin grandes alegrías. Ni siquiera la presencia de Griezman sustituyendo a  Saúl nos dio excesiva profundidad. Mientras tanto, el atolondrado árbitro no se quería enterar mucho de lo que pasaba en las áreas, porque hubo dos manos de Vidal en el primer tiempo y otra de Cáceres en el segundo que bien podrían haber sido señaladas como pena máxima (especialmente esta última).

Os  soy sincero, para mi a los puntos quizás la Juve se mostró ayer un pelín superior a nosotros, pero el Atleti tiene a tres jugadores en un estado  de forma descomunal, y que fueron decisivos en la consecución del tanto, allá por el minuto 74 de juego. Me refiero a Tiago (que inició la jugada) a Juanfran (que está desatado en sus incursiones por banda, dando  la asistencia ayer para Arda) y, por supuesto, a Turán, que remató con  excelsa clase el centro relatado anteriormente colocando el balón junto a la base del poste, ante lo cual Buffon nada pudo hacer.

Y ahí se acabó el encuentro, no sin un susto final de Raúl García  que casi  nos mete un gol en propia meta. Los últimos minutos nos dedicamos a perder el tiempo en una  esquina, porque la cosa realmente no daba para más, y los puntos eran oro puro tras nuestra derrota inicial en tierras helenas.

Ahora, tendremos que ver cómo afecta todo el despliegue físico de ayer frente al  Valencia, completando nuestra semana fantástica, encuentro que algún iluminado ha puesto a las 16 h. (es decir, el primero de la jornada) tras el enorme despliegue de ayer. Para la próxima vez, si eso, elijan jugarlo el viernes, hombre, no vaya a ser que nos de tiempo a descansar algo. En fin.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8