31 de agosto de 2015

Sevilla 0 - Atleti 3. Derrochando personalidad.

                
           Gran partido del Atleti ayer en Sevilla, que supo mandar, aguantar, sufrir y sentenciar el encuentro, manejando a  la perfección los tiempos del mismo.

                En la primera parte la primera ocasión fue por parte de Coke, a la  que respondió Oblak con una gran intervención (2 minutos de juego). Posteriormente, a los 12 minutos un fantástico Griezmann (que dio un auténtico recital especialmente durante todo este primer tiempo) avisó en un lanzamiento de falta que terminó en córner a favor nuestro.

                Tenía una gran expectativa para ver cómo respondía Oliver ante un partido que se presuponía tan duro y correoso como finalmente fue. Y el canterano respondió plenamente a todas mis expectativas, hasta tal punto que a los 16 minutos a   punto estuvo de adelantarnos en el marcador aprovechando una gran jugada del Ratón Griezmann que respondió despejando Beto como pudo.

                A los 23 minutos, de nuevo el recital del francés continuaba y un disparo suyo colocadísimo al palo largo salió lamiendo el mismo.

                El recital colchonero no terminó aquí, y Tiago lanzó desde fuera del área otra gran jugada hilvanada por el Atleti que terminó marchándose por encima del larguero a la media hora de juego.

                Apenas un minuto más tarde, el Sevilla avisaba de su presencia en una acción de Krychowiak (ya empezamos con la puta cruz de los nombrecitos) a bocajarro, que respondió Oblak (fantástico también toda la tarde noche) con otra excelente intervención.

            Hasta que en el minuto 39, Griezmann controla un balón caído del cielo mientras le estaban realizando penalti, logrando finalmente ceder el mismo por dos ocasiones, acabando finalmente el balón en Koke, para que éste desmarcado dentro del área hiciera justicia en el marcador y pusiese el 0-1 en el mismo.

            Sinceramente, hacía tiempo  que no veía al Atleti realizar un primer tiempo tan completo fuera de casa, máxime teniendo en cuenta la entidad y dificultad del rival. Derrochamos personalidad por los cuatro costados.

            En la segunda parte, como es obvio, los del Nervión salieron a morder, intentando sobre todo aprovechar su poderío aéreo, pero los dobermans colchoneros supieron mostrar sus dientes y aguantaron el chaparrón con solvencia e inteligencia.

            Y el caso es que la primera acción de este segundo tiempo fue un disparo colocado de Koke, tras una gran cabalgada de Fernando Torres (impagable su trabajo en el día de ayer) que atajó un inseguro Beto durante todo el partido.

            A los once, ahora el otro Coke (vaya puta tardecita también con los Coke, Koke y demás, menos mal que no jugaba Keko, Kekoñazo de nombrecitos todos, la virgen) hizo lucir de nuevo a Oblak.

            El Cholo (esta vez acertado en sus cambios) retiró a un requeante Koke por Saúl. Mientras, a los 24 minutos Torres disponía de otra buena ocasión que terminó marchándose fuera.

            Simeone olía sangre, y sacó a Jackson y Carrasco por los dos Torres colchoneros (Fernandito y Oliver) y a los 33 minutos, un disparo desde Madríd Río de Gabi repelió en la chepa de un zaguero sevillista y logró sentenciar el encuentro poniendo el 0-2 en el marcador. La cosa ya pintaba excelente

            Un muy activo Carrasco dispuso de otra buena contra que terminó atajando el defenestrado Beto, que la afición local culpó hasta de que en la Semana Santa llueva en Sevilla, y a los 39 de esta segunda parte, Jackson Martínez, que ya había avisado en un disparo anterior que se marchó alto, puso el 0-3 definitivo de un perfecto disparo colocado desde fuera del área. El colombiano celebró con rabia su  tanto. Qué buena pinta que tiene. Y aún pudo ser más amplia la cosa para los colchoneros, en otro gran disparo de Griezmann que repelió el palo.

            No dio tiempo para más. En definitiva, una gran victoria colchonera frente a un  durísimo rival, que viene a confirmar lo bien que se han empezado a realizar las cosas por parte de todos. Un triunfo para degustar. No le den más vueltas, un gran Atleti.

EL CRACK DEL PARTIDO: Don Raúl García. Todos los tantos llevaban una dedicatoria especial al navarrico, que se nos marcha al Athletic. Me da mucha pena  su adiós, pero a un pedazo de Capitán como él, a un profesional tan íntegro, a un menda que te ha dado tanto sin piar nunca una palabra si no jugaba, a un pibe que salvo de portero ha respondido siempre a la perfección en cualquier puesto de los muchos en los que ha jugado, a un individuo cuyo rendimiento deportivo ha rozado siempre el notable-alto, a alguien que ha defendido con tanta gallardía y dedicación la rojiblanca, y que ha engrandecido tanto nuestro imperial escudo, no se le puede negar nada, porque se merece todo. Mi homenaje y todo mi reconocimiento, pues, para esta ya auténtica leyenda colchonera. Don Raúl García Escudero. Que te vaya bonito, Raúl.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: La afición sevillista, que terminó completamente enmudecida ante el recital colchonero. Dime de qué presumes, y te diré de qué careces.

ÁRBITRO: Clos Gómez. Derrochó personalidad frente a un ambiente tan adverso y crispado por parte de la grada local, que por momentos se dedicó a protestar absolutamente todo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 2 GRADOS).

Estrenamos el mismo en la presente temporada subiéndolo nada menos que 2 gradazos al mismo. ¿Qué les parece mi ataque de generosidad sin precedente?

Y ahora, un precioso paroncito liguero para que los Atléticos saboreemos bien esta importante victoria. No sé ustedes, pero uno anda de un contento …

23 de agosto de 2015

Atleti 1 - Las Palmas 0 Un día demasiado especial.


Era el primer partido en el Calderón sin ella, y la verdad que me terminó resultando un día especialmente melancólico y tristón. Y eso que tenía un ansia desmesurada porque empezara todo esto. Pero, como era de suponer, me terminé acordando demasiado y echándola aún más de menos. Además, no caí en que precisamente siempre el primer partido de Liga en el Calderón se guarda un minuto de silencio por todos esos Atléticos que han pasado a formar parte de ese mágico Tercer Anfiteatro, y, obviamente, cuando comenzó ese minuto de silencio me derrumbé y eché a llorar de nuevo. Como si no hubiese llorado ya todo lo que tenía que llorar por ella. Y miré al cielo, y contemplé a todo ese campo abarrotado con sus bufandas al cielo, y ví su rostro mirándome y asomándose también unas lágrimas del mismo mientras me miraba. Pasará mucho tiempo, pero jamás ya olvidaré todo lo que significó para mi realmente ese primer minuto de silencio. La vida sigue. O eso dicen.

Una vez vivido todo esto, la verdad es que me costó un montón a mi meterme en el partido. Y eso que mis camaradas del Frente hicieron todo lo posible y lo imposible por ello (realizaron durante todo el partido una fantástica animación). Y menos  mal que a mi lado tenía a mi amigo el Charlie, que no dejó ni un instante de ocuparse de mi, como cuando un padre lleva a su niño pequeño al fútbol y no deja de estar pendiente de él (gracias, Amigo).

El caso es que la salida fue buena por parte del equipo. Casi como si fuese un partido más de la pasada temporada. En ese primer cuarto de hora, fue un Atlético eléctrico y desbordante.

Griezman ya avisó con un remate cruzado que salió lamiendo el palo, hasta que, a los 15 minutos, al fin logró anotar su primer tanto de falta directa después de no sé cuántos intentos desde que lleva con la rojiblanca puesta. Dicen que el balón rebotó en un defensa de la barrera. Da igual, es un golazo como la copa de un pino, háganme caso.

Las Palmas, sin embargo, no de descompuso con el tanto. Mejor dicho, no se descompuso en ningún momento. Fue un equipo espléndidamente colocado sobre el terreno de juego, y ojo, que a balón parado crearon peligro, y bastante. El  Atleti, por su parte, poco a poco se fue acomodando a su estilo de juego, y terminó no pasando muchos apuros ,cierto, pero también no menos cierto apenas generando juego. Con estos condicionantes, el partido terminó siendo un tostón de tomo y lomo. Lo único que mantenía la llama viva era lo incierto del resultado.

Oliver a veces se perdía en jugadas imposibles, Jackson, por su parte, era un islote abandonado a su suerte en la línea atacante. El único  que despertaba un poco al personal era el inconmensurable Luis FIlipe y, posteriormente, el eléctrico Correa. El argentino nos va a venir como anillo al dedo en encuentros que tengamos especialmente atascados, ya verán.

La cosa acabó con paradón de Oblak (con soberbio paradón de Oblak, mejor dicho) y con otra falta lanzada por Koke que terminó dando en el palo. No dio para más esto. Dicen que Las Palmas mereció el empate. Si lo hubiese conseguido, igual les diría que sí, que es cierto. Pero, a día de hoy, nuestra victoria tampoco me parece injusta del todo.

Terminé la jornada completamente agotado y, no me pregunten por qué, con 38 grados de fiebre cuando llegué a casa. Y es que cuando el corazón duele … Un día demasiado especial.

EL CRACK  DEL PARTIDO: Muy bien Griezman, pero este año estrena el pódium Luis Filipe. Sube igual que antes, sigue defendiendo muy bien, pero ha mejorado ostensiblemente en sus centros finales. La diferencia con Siqueira es brutal. Un auténtico estilete.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: A ver, explíquenme esto. Resulta que tenemos un equipo rápido, este año especialmente combinativo en ataque, con multitud de opciones, hemos replantado el césped supuestamente para que todos estos jóvenes talentosos se luzcan, y el campo es casi un puto sembrao en la primera jornada de liga. Más seco que las partes nobles de Jaime Peñafiel, y en algunos tramos del campo, casi como estuviese hasta quemado y todo. Virgen de Dios Santo, como puede estar la cosa en Enero. Ea, pues nada, un diez para el responsable de tal desguisado.

ÁRBITRO: Prieto Iglesias. No dio  demasiado el coñazo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: + 0 GRADOS.

Vuestra sección favorita, este año va a ser más dura que nunca, aviso. De momento, estos 3 puntos eran de obligado cumplimiento, así que, como  esta temporada partimos de cero, pues eso, en cero se queda.

Y el próximo domingo, viajamos a Sevilla, esa tierra en donde tanto y tan bien se nos quiere. A dar la carita, pues, que la cosa pronto empieza fuerte.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8