21 de diciembre de 2015

Un día cualquiera de elecciones en la vida del Tomi.


7,15 del domingo 20 de Diciembre del 2015. Me despierto porque resulta que me ha tocado “suplente de vocal o presidente” para las elecciones celebradas en el día de ayer. Aunque el día en que me llegó la notificación me olió a cuerno quemado, reconozco que, de una forma un tanto miserable por mi parte, me dirigí hasta contento hacia el colegio electoral. “Esto va a ser coser y cantar”, pensaba. “Voy, me planto allí, doy una palmadita de consuelo a los papanatos que sean titulares, y me despido con una sonrisa de oreja a oreja. Además, qué coño, que yo ya pringué en su día, no me jodas”.

Sin embargo, primera sorpresa, en cuanto llego allí y empiezo a preguntar a la peña que había, todo el mundo me contestaba lo mismo: “No, si yo también voy como suplente”… “A ver si se acaba esto y me piro de aquí”. Es decir, todos los allí presentes habíamos recibido la misma notificación “suplente de vocal/presidente de mesa”. Un temblor frío se apoderó de mí. Mi suerte estaba echada.

A las 8 h. apareció una moza madurita de muy buen ver. Pertenecía a los encargados por parte del estado de las mesas. A la pregunta de quién coño le tocaba finalmente quedarse allí, contestó todo alborotada “no lo sé, tengo que abrír el sobre”. “Yo a ti sí que te abría”, - pensó mi enferma mente, pensando en lo rica que estaba. Y abrió el sobre: sus primeras palabras fueron: “José Tomás, ¿Está aquí?”. “Sí”, contesté yo. “¡Presidente de mesa!”. Me va ser muy jodido expresar lo que sentí en esos momentos y todo lo que se pasó por mi cabeza. Jamás, en mis 47 años de mi existencia, me había quedado un jerumen de gilipollas de tal dimensión. Jamás. A continuación ese sádico que todo el mundo llevamos dentro se apoderó de mi. ¿Qué hacer con ella? Icinerarla viva allí mismo, hacerla caer en un barril de aceite hirviendo, lapidarla viva mientras cada 30 minutos me iba desprendiendo de un trozo de su cuerpo, sacarla sus ojos y hacérselos comer viva ... Inflarla a balazos no era una buena opción. Demasiado rápido. Estaba claro. Me calmé y decidí volver a mi casa a por las gafas, que me las había dejado en mi casa porque no pensaba que me fuesen a hacer falta. “Pues date prisa, que a las 8,30 h. tiene que estar constituida la mesa”. Ya empezamos a tocar los huevos, no te jodes…

Afortunadamente tuve suerte con los vocales. Uno era un charcutero del Atleti con tan solo 20 añitos y que venía el chaval después de haberse acostado medio mamado a las 4 de la mañana, y una simpática ecuatoriana que, al menos, estaba de prácticas en un Bodybell y tenía algo de soltura a la hora de estar en público. Por cierto, que no se me olvide: sería aconsejable que para las próximas elecciones que haya, la gente que decidan las mentes pensantes que nos toque ir a presidir o vocalizar tal evento, el nombramiento sea el definitivo. Los minutos de tensión previos no son necesarios, en serio. Ellos, y no yo, son los auténticos sádicos de verdad.

Pues nada. Más resignado que otra cosa empezaron las elecciones. El aluvión de gente fue impresionante, la verdad. Al menos en estas elecciones en mi barrio (Carabanchel) ha votado el doble de peña. La gente mayor yo diría que el 100%. Fue impresionante. Bueno, en algo habíamos mejorado. Nos habían facilitado una Tablet para que leyendo los DNI nuevos fuesen introduciendo los datos de la peña que va votando. Hostias, espera, que a los de la mesa de enfrente no. A esos nos les funciona y los tienen que ir metiendo a mano, ji ji … Hablando de la mesa de enfrente: de presi estaba un señor con el pelo blanco y frondoso. Muy Ideal para dar la formalidad y prestancia necesaria a una presidencia de una mesa electoral, si señor. Pues eso, que yo no tengo el pelo blanco, hijos de puta. Después, como vocales una señora mayor diabética desplazada hacia un lado de la mesa (la apartaron para que no hiciese nada la mujer, ¿Cómo pueden tener la cara dura de mandar a una señora mayor a andar en estas historias?) y un chaval de barbas que estaba completamente entusiasmado allí. Era como si le hubiese tocado la lotería. De hecho, yo creo que era la persona más feliz del universo en esos momentos. Mis ganas de patearle la cabeza no se fueron en ningún instante de mi puta jornada electoral, creerme.

Anécdotas. Una señora mayor que no conocía de nada que, una vez votó, me dijo que la tenía que dar 2 besos. Pues venga,  2 besos para la mujer, qué carajo. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Una mora que parecía conocerme, me preguntó por mi madre y al decirla que había fallecido se piró inmediatamente tras indicarme un frío y seco “vale” (juro que mi madre no ha conocido a una mora creo en toda su santa vida). Sin comentarios. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Mucha gente que no sabía votar. Pero mucha. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Otra que, tal y como me ocurrió en las pasadas elecciones, se pone a rellenar sus votos para el senado encima de las putas urnas, haciéndome temblar el chiringuito. “que no, joder, que no, que hay otras ubicaciones para poder hacer eso, y si no las hay, no es mi problema, déjeme en paz. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. La peña indignada que te jura y perjura que es en tu mesa en la que le toca votar aunque no aparezca en tu censo. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Un viejo poeta que según introducía el voto se puso a recitarme versos sin parar (cómo está el mundo). “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Otra señora mayor que subía completamente agotada y la dije que no se preocupase, que se sentase mientras yo le aguardaba su cola hasta que pudiese votar. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Mientras, intentaba ser lo más educado posible, la verdad. Hasta daba las gracias cada vez que un elector introducía un voto. ¿Para qué hostia puta les doy las gracias? ¿Tu eres gilipollas, Tomi? ¡Son ellos los que tienen que darme las gracias a mi! “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Gente que, vista la inteligente y diligente distribución de las mesas que había en mi zona, hacía cola para las otras 2 mesas creyendo que allí se encontraba también la mía. “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Luego te aparecen también los bastardos que estaban de suplentes como tu pero que finalmente se han librado esbozando esa risita de putos graciositos según se acercan a tu mesa (el sadismo se volvió a apoderar de mí, no lo pude evitar). “Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”. Joven, ¿Tiene usted hora? No, señora, al fondo … digoooo, las cuatro menos cuarto, perdone. A todo esto, el charchutero colchonero que le da por jugar con la puta Tablet buscando internet y que, de repente, no tiene ni puta idea de en dónde ha tocado y no aparece el menú para ir introduciendo los votantes. ¿Sabes lo que has hecho, chaval? Eso implica que si no la recuperamos, nos toca introducir todos los datos a manubrio, y, sí, acertaste, los introducirás tu con la punta del capullo. Menos mal que logré recuperarla.  Oiga, ¿está es la mesa 112? No, señora, al fondo”-

Para colmo, a eso de media mañana un profundo ataque de ciática se apoderó de mi puto cuerpo. El cómo llegué a mi casa a comer fue todo un poema. Cualquiera que me viese pensaría “este gilipollas, ¿está rodando una cámara oculta o qué? Dios, qué puto dolor. Parecía Charlie Chaplin andando, lo sé, pero no encontré otra moribunda forma de llegar a casa.

Fijo que se me olvida algo por ahí. Bueno. Ya casi al final vino la jefa del distrito a saludarnos. Ella me dio la única alegría de la jornada. No había que entregar las Actas en Plaza de Castilla. Con ir a la Junta de Carabanchel valía.

Después vino el recuento. Se nos dio bastante bien, la verdad, hasta el punto que fuimos la primera mesa que cerró el tema. Pero, bobo de mí, una vez tienes todo chapado y los sobres ya cerraditos, te da por repasar una última vez el tema y te surgen las putas dudas si has metido todo bien en cada sobre. “Joder, no sé si en este sobre he metido el Acta de Constitución al final”. ¿Qué hago? ¿Lo abro? ¿No lo abro? Al final lo abro. Ya estada dentro, pedazo de merluzo. Espera, que ahora me aparece el encargado de mi mesa que dice que me falta una tarjeta en donde venía el censo de los votantes de mi mesa para el sobre 1. Hostia, que el sobre uno también lo tengo ya chapado. Pues nada, a joderse tocan, abro también el puto sobre 1. Menos mal que el sobre 3 era para correos y le entregué el primero y ese sí que iba cerradito del todo. Pues hala, que al fin apareció mi microbús y, tras gira turística por todos los colegios de Carabanchel que había, conocidos y desconocidos,  (casi nadie se montó, no todo el mundo tiene nuestra eficiencia, je je). Mientras estaba disfrutando del incomparable paisaje de ir colegio tras colegio, me acuerdo del Atleti. ¡Hostias, ¿Qué habrá hecho el Atleti?”. Miro mi móvil y entro en el chat de mis colegas del grupo 51. Tras leer por encima los 543 mensajes que había en el mismo y comprobar que la muchachada debió de jugar de cine, uno final de mi amigo Charlie resultó demoledor. “ORGULLOSO DE MIS JUGADORES”. Ya hemos palmado, me cago en la puta. Mi colega Carlos siempre suelta lo mismo con nuestras derrotas. Ni esta última alegría me podía haber llevado para acabar el día. Al fin llegamos al Ayuntamiento de Carabanchel,  allí con mis 2 sobres rotos a eso de las 12 de la noche. Por supuesto, me pusieron una reclamación, con caras de muy ofendidas y como si hubiese matado a alguien, cuando entregué mis sobres rotos a las dos funcionarias que andaban de rigor. Pues nada, que me detengan, o, si tienen huevos, que hagan repetir las elecciones, si eso. Calla, que esta mañana estoy oyendo a todos esos grandes expertos tertulianos que invaden las teles y las radios que igual hay que hacerlo. Me quiero morir.






14 de diciembre de 2015

Atleti 2 - Athletic 1. No es un buen día para los Atléticos.



Iba a deciros que el Atleti es líder, que ayer nos costó un huevo y parte de otro ganar a un fantástico Athletic (que nos superó en el primer tiempo con una excelente presión en todo el campo), que Saúl está aprovechando su oportunidad cada día más, que Griezmann sigue coleccionando golazos, que espero que los golfos no se anden frotando las manos con un Oblak insuperable, que notamos el  lógico desgaste de nuestro partidazo en Champions frente al Benfica, que aun así se le echa un montón de menos a nuestro eterno Capitán Rulo, que el encuentro fue tan trepidante que acabé con agujetas solo de contemplarlo, que Vietto, aunque muy despacito, va a más cada  día, que Beñat si no nos mete un gol de falta después de las 453 que tuvo el pasado domingo a su favor, jamás nos volverá a meter ninguno (ni a nosotros, ni a nadie), que el termómetro sube otros graditos más (y van cuatro), pero, sinceramente, no tengo muchas ganas de desarrollar todo  esto porque ando tocado de mi rojiblanco corazón, que  es lo de lo peor que puede ir uno jodido.

Y es que mi amigo Fernando Altarejos ha fallecido esta pasada noche (@tasunkawitko14). Como ya he puesto en un tuit por ahí, no era de esos tipos que conoces de toda una vida, ni he tenido el placer de haber compartido grada con él, pero es una de esas personas que te calan nada más verle, y te quedas prendado de él. Mi única experiencia fue conocerle una tarde allá por el mes de junio, creo recordar, y mantener contacto con él posteriormente vía tuiter y demás. Así que ando jodido y con pocas ganas de escribir poco más. Chavalote, dale un besote muy fuerte a mi vieja, y ni necesitas de algo de ella en ese tercer anfiteatro que este año se anda jodidamente sobrepasado de personal, no dudes en tirar de la señora Tomasa,  que es buena gente  y seguro que tratará de  puta madre. No tienes más que decirla que  vas de  parte mía. Un fuerte abrazo, socio. Esa bufanda del  Frente que te tenía  reservada para otra  vez  será.

¡¡¡MADRIDISTAS, HIJOS DE PUTA!!!!

7 de diciembre de 2015

Granada 0 - Atleti 2. Coser y cantar.


Partido bien disputado por el Atleti en líneas generales, aunque algo irregular en la segunda parte, en donde todo resultó más embarullado hasta el antológico gol de Griezmann que ponía la sentencia en el marcador. La primera parte fue de dominio total rojiblanco y absoluto control del juego, hasta que, en el minuto 20, Koke, que al fin ha encontrado sus botas buenas, se calzó las mismas para botar un córner de los suyos y apareciera imperial Godín para que de un majestuoso cabezazo pusiese el 0-1 en el marcador. Bien hacía el City al poner encima de la mesa un buen puñado de millones de euros para conseguir al faraón. Bien hacía el Atleti al hacer un gran esfuerzo económico por retenerlo. Y todo ello dedicado a Tiago. Bien orgulloso puede sentirse el portugués de sus compañeros.

Al borde del descanso el Granada dio señales de existencia en un remate de Fran Rico que Oblak se encargó de desbaratarla, y con este resultado nos marchamos al descanso.

Después, el juego se enredó un tanto, y el Atleti por momentos recordó al de anteriores desafortunadas jornadas. Sucess intentó buscar la escuadra de Olbak, pero solamente encontró su mano salvadora. Pero llegó el 0-2 en una obra de arte protagonizada por Griezmann, que dejó pasar un balón para que Oliver leyese a la perfección la jugada y se la pusiese al primer toque aprovechando el desmarque en profundidad del francés y Antonie la pusiese en la misma escuadra ya dentro del área, faltando un cuarto de hora para el final del partido. Andrés Fernández aún anda buscando el balón.

El que tampoco encuentra su gol 100, por su parte, es el Niño Torres. Lo intentó a los 6 minutos en un jugadón de Carrasco al que no llegó por un pelo, a los diez en otro jugadón esta vez  de Griezmann, y finamente en el 64 tras otra gran jugada, esta vez suya. La suerte sigue sin sonreír  a Fernando, otra vez será.

Lo importante es que se sigue segundo y, además, recortando puntos frente a nuestros rivales tanto de arriba como de abajo. Esto está resultando coser y cantar.

EL CRACK DEL PARTIDO: Incansable partido de Filipe Luis, pero el máximo galardón esta vez  se lo damos a nuestro uruguayo más preciado Godín. Hoy por hoy, es el alma del Atleti.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Muy tímido partido de Juanfran, al que parece que le está costando un pelín pillar el ritmo tras su lesión.

ÁRBITRO. Prieto Iglesias. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 2 GRADOS).

Al fin logramos subir un par de grados este frío y canallesco termómetro. La victoria se antoja trascendental, y como tal hay que valorarla.

Y el martes, nuestra finalísima para ser primeros de grupo en Lisboa, en donde seguro que lo daremos todo, como siempre. Voy a animarte hasta reventar, no me importa tener que viajar ….

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8