28 de abril de 2016

Atleti 1 - Bayern 0. La forja de un Campeón.


Si le apetece a la UEFA buscar un partido-modelo para vender su producto de lo que es y significa estar en una Semifinal de Champions League, creo que encontrará pocos encuentros iguales y de tal nivel como el de ayer. Dos rivales tan antagónicos como fantásticos, un espectacular elenco de estrellas sobre el césped, un ambiente como pocos en la grada, dos de los mejores entrenadores del mundo frente a frente, y, encima, un partido que llevaba más de 41 años inédito en cualquier competición. ¿Alguien da más?

Pues sí. El Atleti dio más. Y mejor, mucho mejor, durante una primera media hora de juego fantástica, una salida al campo en la que maniató con su asfixiante presión al Bayern, en la que apenas 10 minutos habíamos tirado ya 4 veces a puerta, hasta que en el 11, Saúl interceptó un balón en el centro del campo, y se fue yendo consecutivamente de Thiago, Beñat y Xabi Alonso (media selección española, vamos, Del Bosque ¿Qué opina usted al respecto?), entró finalmente en el área, encaró a Álaba, le recortó acomodando el balón hacia su zurda y de disparo perfectamente colocado al segundo palo convirtió el Calderón en un manicomio  repleto de felicidad batiendo sin remisión al chulito del Neuer. Un gol que, definitivamente, confirma a Saúl en Europa como, ya sí, probablemente uno de los mejores todocampistas del fútbol, un tanto en los que uno pasa de ser un excelente proyecto de jugador y empieza a dar sus primeros pasos como crack en esto del balompié. Este tanto define perfectamente sus cualidades: trabajo, potencia, habilidad con el balón y perfecta técnica en el remate (y conste que en el juego aéreo va de cine también). Y, por supuesto,  gol. El chaval tiene gol para dar y tomar. 1-0 en el marcador, y el lío ya estaba montado.

El Bayern realmente entró en el encuentro a partir del 30 de la primera parte, en la que ya empezó a adueñarse un tanto del cotarro, pero sin llegar a realizar ocasiones claras (un balón que saca Giménez bajo palos, una falta lateral de Coman, y el siempre peligroso Vidal, un jugador de fútbol pero en mayúsculas. Un tipo que da miedo, pero del real - con perdón-). Todo lo demás por parte del Bayern, sobo al balón sin encontrar resquicio alguno.

La segunda parte fue otra cosa. El Bayern sacó el rodillo, y nos fue amasando poco a poco hasta embotellarnos por completo en nuestra área. Por banda ( tanto por Ribery cuando salió en la segunda parte como por el especialmente inspirado Douglas Costa, qué puto incordio de jugador, vertical, incansable, con múltiples recursos ofensivos … ojito a ellos en Munich), por el centro con Vidal, a balón parado con Javi Martínez y su portentoso salto de cabeza, con disparos desde fuera del área como el zambombazo impresionante de Álaba que tiró desde Munich, lo menos, terminando su balón repeliendo finalmente en el larguero de nuestra portería con una violencia inusitada ... Un Bayern, por momentos, imperial.

¿Qué nos salvó? Obviamente el trabajo armónico de todo el equipo, disputando cada balón como si fuese el último de sus vidas, el maravilloso partido que se marcó Oblak, que es un auténtico portento bajo los palos (la parada que le hace a Vidal en su terrible zambombazo, para mi, es de las que marcan época), y el no menos portentoso partido de nuestro emperador Augusto, que estuvo absolutamente todas las partes del campo. Su imagen final, con las medias caídas, extenuado, pero siguiendo presionando sin parar a todo alemán que se acercaba a su zona, fue sencillamente emocionante. Muy emocionante. Es curioso. A todos los fichajes nuevos del Atleti les cuesta mogollón entrar en la dinámica del equipo. Sin embargo, nuestro emperador favorito, en apenas 2 meses parece que lleve aquí una vida entera. Un jugador muy inteligente.

El Atleti necesitaba darle, en estos momentos de agobio total, un susto al Bayern pero ya, o la cosa iba a terminal mal. Muy mal. Y lo hizo, en el enésimo balón que roba Luis Filipe (sin lugar a dudas, el mejor lateral del mundo que hay en estos momentos en el terreno de juego), cede el balón a Griezmann, el francés conduce magistralmente la contra, se la cede finalmente al Niño Torres, éste penetra en el área, le hace un recorte maravilloso a Álaba, y con el exterior del pie remata al palo derecho de la portería germana. Una pena que no entrase el gol, pero al menos, sirvió para que los teutones frenaran un tanto el acelerador de su presión, no fuese que la cosa pintase aún peor para la vuelta de Munich.

Obviamente, no sé lo que va a pasar allí. La vuelta va a ser durísima. Puede haber de todo, prórroga, penaltis, que ellos nos merienden en un cuarto de hora de inspiración … una cosa está clara, no se van a rendir nunca. Son el puto Bayern, joder. Casi nada … Pero el Atleti ayer dio la talla como el que más, y, hoy por hoy, es el equipo que anda más cerca de meterse en la gran final de Milán. Partidos como éste tienen un objetivo claro. Aparte de dar carácter, personalidad, y mostrarte al mundo entero con todo el potencial real que tienes, es de los que da forma, moldea y forja a un Campeón. Que así sea, pues.

24 de abril de 2016

Atleti 1 - Málaga 0. ¿Qué esperaban?


Siempre he pensado que, de determinados tipo de partidos, se podría escribir una crónica previa del encuentro sin que luego me desesntonase del todo respecto al resultado final. El encuentro de ayer fue una buena muestra de ello. Todo muy previsible.

Por ejemplo, que el Málaga es un equipo con más pinta de expresidiarios de patio de cárcel que otra cosa. Un conjunto de tipos duros, recios, antipáticos, en el que seguramente hasta a Weligton le huela mal el aliento y todo. Gente desaliñada, con pocos escrúpulos, pero que tienen las ideas muy claritas y que saben perfectamente jugar con la ansiedad del rival, máxime cuando a ellos ya no les va nada en el envite. Esta circunstancia molesta considerablemente en el Calderón, y francamente, jamás entenderé el por qué. ¿Qué otros rivales se encuentran a equipos que realizan 9 cambios y que, prácticamente, les ponen alfombra roja, entregan medallitas de honor en los prolegómenos y adornando todo como si de un cuento de Walt Disney se tratase? Pues muy bien. Yo, mi gente quiero que compita siempre contra los mejores, entregando siempre su mejor versión y si, por visicitudes de la vida, resulta que es el Atleti el que no se juegue nada en el envite, también deseo que se comporte de igual forma (recuerdo que bajamos a Zaragoza y Vila-Real, por poner 2 ejemplos recientes). Eso dignifica este deporte y, por supuesto, da un valor extraordinario a la victoria, como, por ejemplo, conseguimos ayer.

Como bien podríamos haber escrito en nuestra crónica imaginaria, nos costó mucho entrar en el encuentro y roer a los andaluces. Si encima, para colmo, a los 13 minutos, Griezmann, en su única ocasión en que dio señales de vida en todo el encuentro, marró un tanto a puerta vacía tras asistencia de Koke y fallo posterior de Torres, malo. Malo, porque el Málaga sabíamos todos también que ocasiones como esas te iba a concebir pocas, por no decir ninguna más. Al menos, tan clara.

Así que la primera parte transcurrió entre la ansiedad de Atleti y de la grada, y los sustos del Málaga, que avisó por medio de un zambombazo de Cop desde fuera del área y otra oportunidad de Charles que Oblak terminó desviando a córner, creo recordad.

Al borde del descanso, vino la jugada absurda del encuentro, en una contra peligrosísima de los malacitanos tras un saque de banda rápidamente lanzado por los andaluces. El Cholo, por su parte, le hizo un gesto al recogepelotas de al lado de su banquillo que lanzase el balón al terreno de juego para interrumpir el mismo, y, obviamente, el crío le hizo caso. La contra acabó en nada, el balón acabó por ahí pululando, pero Simeone terminó siendo justamente expulsado y lo lógico, reglamento en mano, es que se pierda los tres próximos encuentros. Lo siento, pero este tipo de acciones más propias de determinado equipo fanfarrón de la capital andaluza que de otra cosa, no puedo con ellas. Quién sabe, igual su paso por el equipo de Nervión le dejó más secuelas a Diego Pablo de las esperadas. Una lástima.

La segunda parte entró Correa, y la cosa cambió. Angelito Correa, jugador con unas posibilidades impresionantes pero que, para lo bueno y lo malo, es en ocasiones excesivamente atolondrado en su juego, nos vino en esta ocasión, sin embargo, como perlas para sacar este partido adelante, porque si tienes de rival a un equipo tan cuadriculado como era el malagueño, el caos en el que juega Correa resultó también mortal de necesidad para la defensa visitante. Encaró una y otra vez, provocó faltas, se movió por todos los sitios dentro de su habitual descontrol, y en uno de sus slalon bordeando el área Ochoa, se sacó un disparo seco desde fuera del área que, tras rebote en la pierna de Albentosa, se convirtió en el ansiado gol colchonero (minuto 16 de esta segunda parte).

A partir de ese instante, el Atleti ya fue el Atleti, controló perfectamente la situación (aunque el Málaga avisó con un disparo lejano de Pedrosa Juanpi y otro remate desde dentro del área del Chory Castro), pudo sentenciar el encuentro en alguna que otra buena acción de Correa y otra de Torres, que tuvo demasiado tiempo para pensar (aunque andaba fundidito el de  Fuenlabrada, la verdad) y al final los 3 puntitos (puntazos, más bien) se quedaron en casita. Por supuesto, no lo duden, la victoria final del Atleti también era perfectamente previsible. ¿Qué esperaban?

EL CRACK DEL PARTIDO:
Augusto aportó lo suyo cuando salió al terreno de juego (da la impresión de que todo el mundo juega más ordenado con la presencia del argentino) pero hoy toda la gloria se la tiene que llevar Angelito Correa. En cuanto sea capaz de ordenar un tanto su juego, es obvio que condiciones para terminar explotando en crack total las tiene todas. Así que confiemos, que este chaval nos va dar muchas tardes de gloria por el Calderón.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
La estupidez del Cholo, que nos va a costar 3 partiditos sin él en la banda la broma, como ya os he contado por ahí, y Griezmann, que espero ande reservando todo su arsenal para el partido del Bayer, porque si no …

ÁRBITRO:
Mateu Lahoz. A mi es un árbitro que me gusta bastante (abro paraguas) aunque me desquicia profundamente su manera de aplicar o no aplicar el reglamento a su antojo. Da la impresión de que tiene un reglamento diferente cada 7 minutos. Un tipo que nunca termina uno de saber por dónde va a salir.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 7 GRADOS).

Tengan ustedes algo de orgullo  y de dignidad y no se me vendan por un triste plato de lentejas, hombres de Dios. El termómetro no se toca.

Y el miércoles, hay que empezar a saldar una cuenta, la más antigua de las que tenemos pendientes, la del Bayer de Munich. Que nadie se me desespere si hay un mal resultado en la ida, así como que tampoco nadie se me vaya a Neptuno ya  si la cosa se nos da más o menos bien. Esta eliminatoria va a ser auténticamente a cara de perro, y, convencido estoy, se decidirá todo en Alemania. Así que ánimo, y al tajo. No importa lo que pase, no nos separarán …

21 de abril de 2016

Athletic 0 - Atleti 1. Con uno nos basta.


No es el Atleti un equipo de grandes exhibiciones goleadoras, y en partidos tan complicados como el de ayer, y con la tralla que lleva encima, no era de esperar que lo hiciese tampoco, a pesar del 1-4 de la temporada anterior. Daba igual. El objetivo se consiguió y el derecho a soñar como el que más sigue intacto. Yo solamente les puedo anticipar una cosa: la que vamos a liar …

Bueno, al partido. Encuentro que empezó con los dos equipos temerosos, como si esperasen el uno al otro a ver quién se atrevía a lanzar el primer golpe. Como dos púgiles saltando sobre el ring sin hacerse nada el uno al otro. El Atleti tiró algún que otro amago, pero el primer pibe que se nos cayó a la lona fue nuestro Godín. Putas lesiones musculares. No es mi deseo, pero yo no le veo no para el sábado, sino tampoco para el miércoles. Putada. Aunque teniendo a Lucas, ese chaval impasible que lleva el mismo aspecto tranquilo cuando pasea a su perro tranquilamente por el parque como cuando le sueltas de reportero en pleno bombardeo en Beirut, es para estar relativamente confiado. Si añadimos que al señor de las uñas tampoco le vi mal del todo, creo que la cosa se puede controlar. Esperemos.

El que no quiere esperar más es el Niño. No hay más que verle en el campo, cómo presiona, qué metido está en el equipo, cómo siente esta camiseta, y cómo la defiende. Está decidido a conseguir este año algún (o algunos) título con el Atleti. Griezmann, que en jugada previa le quitó un remate franco a Saúl cuando tenía el canterano todo a favor para conseguir el tanto, enmendó su error poniéndole un maravilloso pase a Don Fernando Torres para que, quién si no, el Niño rematase espléndidamente de cabeza poniendo el 0-1 en el marcador, que ya resultó, a la postre, definitivo. Hablamos del minuto 37 de juego.

Pudo sentenciar el Atleti en una acción de Thomas que remató al palo, poco después, mientras Iraizoz y Vigueira retozaban sobre el césped como si fuesen 2 adolescentes en pleno subidón de hormonas, pero su balón se fue al palo. Sinceramente, debe de ser la única vez en mi vida de que me he alegrado de que el Atleti no hubiese conseguido el tanto, aunque, ojo, hubiese sido  tan legal como el que más. Eso es cosa del criterio del árbitro, y si él deja jugar …

En la segunda parte el Athletic apretó lo suyo. Beñat se hizo dueño del cotarro y Valverde sacó a Williams, que aportó peligro, profundidad y combinación en el juego local, y, sin llegarnos a crearnos ocasiones claras, sí que hubo unos momentos en los que los del Bocho fueron fieles a su estilo y nos achucharon de lo lindo. Concretamente del minuto 30 hasta el 40 de esta segunda parte. Qué putos diez minutos, joder …El balón no salía de nuestra área, dominio constante, tropecientos córners consecutivos, remates desde todas las posiciones … Por momentos, el espíritu del Molinón se apoderó de mí. Afortunadamente, al final le logré mandar con viento fresco.

Por su parte, el Atleti también tuvo ocasiones de sentenciar el encuentro en esta segunda parte. Una de Carrasco que le sacó fenomenalmente Iraizoz, otra del propio jugador belga que cuando tenía todo a favor se llenó de balón y la mandó por encima del larguero, y otra anterior de Griezmann que se plantó solo ante el guardameta vasco pero que finalmente se durmió y le terminó robando su cartera muy bien Bóveda. Pocas, pero también dimos señales de vida en ataque en esta segunda parte. Y muy peligrosas.

Al final no llegó dicha sentencia, pero ya daba igual. Si, total, con uno basta. Está claro, un Atlético jamás se rinde.

EL CRACK DEL PARTIDO: Gran trabajo de Don Fernando Torres, que está supliendo los 35 kilos que valió Jackson con sus goles en esta segunda parte de la temporada, pero el mejor fue Luis Filipe, que dio otra nueva exhibición de desdoblamiento defensivo-ofensivo. Está intratable, el brasileño. Lo he dicho ya varias veces, está mejorando en mucho al mejor Filipe Luis de su primera etapa aquí. Y eso no es moco de pavo.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Esperaba mucho más de Thomas, y, francamente, me gustaría saber de qué diablos jugó Griezmann en la segunda mitad. A ver si los eruditos que se castigan leyendo mi bloq me logran resolver mi duda.

ÁRBITRO: Martínez Munuera. Éste ya nos había hecho alguna que otra por ahí, y, por lo que veo, sigue igual de malo que siempre, aunque me reconforta saber que no es algo personal con mi equipo. Es igual de manta para todos.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 7 GRADOS).

Dicen que en Abril, reproches mil. Abro paraguas, pero el termómetro no se toca. ¡Sean ustedes fuertes, señores! Qué esto no es cualquier cosa. Es algo muy serio.

Y el sábado, el Málaga, un auténtico especialista en tocar los huevos cuando ya no le va nada en el entierro. Estaremos bien atentos, porque una cosa está clara: intentar no vamos a dejar de intentarlo. A nosotros 8 goles no nos intimidan. Honrando tus colores, por toda la ciudad …

18 de abril de 2016

Atleti 3 - Granada 0. Los niños dan caza al líder.


Ahí dónde lo ven, los Lucas, Saúl, Koke, Carrasco, Griezmann, Oliver, Correa and company, es decir, parte de nuestros niños, fueron capaces ayer de doblegar a un aseado Granada, venciendo con relativa comodidad, en el día de todos los niños Atléticos, y, encima, con otro nuevo gol del Niño Torres, así que, obviamente, entre niños anduvo ayer el tema.

Buena salida Atlética, primer aviso de Koke que mandó un balón fuera a los 3 minutos cuanto tenía todo a favor para marcar, pero a  los 14 minutos, una internada de Lucas, que de lateral pinta tan rebien como de central, asiste sobre Torres, el remate del Niño rebota en un defensa nazarí y el balón termina cayendo en los pies de Koke, que cruza sin piedad a Andrés. 1-0, y la cosa marcha.

El resto del primer tiempo, sin embargo, fue sencillamente soporífero, entre otras cosas, porque al Granada ni le inmutó el ir por detrás en el marcador (salvo al bullicioso Rochina, que avisó en dos ocasiones, una salió lamiendo el palo derecho de Oblak, la otra dio directamente en el palo izquierdo), y el Atleti, pues se puso en modo ahorro de energía, y sesteó hasta el final de este periodo.

La segunda parte la cosa cambió, el Cholo movió bien la coctelera, puso a Augusto por el desafortunado Carrasco, y a los 13 de esta segunda parte, la conexión Koke-Diego Cos… digoo, Koke-Fernando Torres, volvió a funcionar de maravilla: pase perfecto del Ilmo. Sr. Resurrección y definición perfecta de, quién si no, Don Fernando Torres, nuestro Niño de niños.

El Granada pasó ya a ser un simple comparsa en el campo, cuyo único aliciente fue, una vez más, el sacar a Barral para realizar su  tradicional exhibición de bufonadas en el campo, mientras que el Atleti, a falta de 8 minutos, sentenció en una contra en la que Correa, afortunadamente, no tuvo ningún compañero más al que cederle el balón, y le tocó resolver a él solito el tema. No tuvo mayores complicaciones el argentino. ¿Ves como tu también puedes, Angelito mío?

Poco más. El Atleti está ya casi en primera línea de fuego. Y con las gradas y el campo lleno de  críos. ¡Qué vivan los niños Atléticos!

EL CRACK DEL PARTIDO: Muy bien Lucas, que se merece seguir contando como titular en el Atleti por encima del señor de las uñas, buenos minutos de Correa y de Oliver, pero, repetimos de nuevo con Koke, que sigue en plan interestelar. El muchacho está en plan de lo que es, crack total.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Carrasco ha venido flojete de la lesión, mientras que Griezmann tuvo también  uno de esos días en los que se dedicó al noble arte de intentar averiguar a qué huelen las nubes, pero vamos, que ni siquiera llegaría el tema a “decepción”, la verdad.

ÁRBITRO: Prieto Iglesias. Sin mayores complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 7 GRADOS).

De obligado cumplimiento. No se admite alegato alguno.

Y el miércoles, en Bilbao. Ayyyy, como ganemos en Bilbao, la que vamos a montar … Prepárense.

14 de abril de 2016

Atleti 2 - Barcelona 0. Nunca dejes de creer.


No voy a ser hoy muy original en el título de la crónica, pero es que llevo una semana entera leyendo esta frase por todas partes, a saber: en tickets de compra, colgadas en puentes y balcones de mi ciudad, en fotos enviadas desde todas partes del mundo (Miami, Londres, Leningrado…) y de casi todos los rincones de España, en librerías, en bares, en fondos de pantalla de ordenador … hasta en un luminoso de una farmacia de Burgos aparecía dicha frase sin parar, cosa inaudita para el que esto os escribe.

Todos sabéis que yo me quedé profundamente desangelado tras el partido de ida. Y, a  todos vosotros, sí, a todos los que habéis puesto estas pancartas por todos sitios, habéis llenado tuiter con dicho hashtag, habéis invadido Facebook con dicho mensaje, me habéis llamado por teléfono, por guasap, etc., a todos os tengo que dar muchísimas gracias. Porque, entre todos los que habéis seguido a pies puntillas la idea de esos maravillosos locos enamorados perdidamente del Atleti como son los muchachos del Frente Atlético, entre los que estuvisteis en el hotel recibiendo al equipo, y los que os dejasteis el alma ayer en el Calderón como si no hubiese un mañana, entre todos vosotros, lograsteis que sí, que a pesar de los Rumenigge y demás, volviese a creer en este equipo, y con más fuerza que nunca. Independientemente de los condicionantes deportivos que han resultado definitivos para lograr nuestro pase a la Champions eliminando nuestro rival, que sepan que todos ustedes han dado una lección de las más maravillosas que uno recuerda de cómo preparar un partido de vuelta de CHL teniendo que ganar, además, al actual Campeón de Europa, Liga, Copa y de todo lo que se le ponga en la punta de la polla. Y todo hecho desde el corazón, el entusiasmo y sin el más mínimo conato de insulto ni menosprecio al rival. Con la creencia en uno mismo nos ha sobrado. Enhorabuena, y gracias. Muchas gracias.

Deportivamente hablando, el Atleti fue mejor y mereció pasar. Lo fue ayer durante 50 minutos, y durante 45 en la primera parte de Barcelona. Por poco, pero fuimos mejores. Comandados por un segurísimo y siempre bien colocado Oblak. Pasando por un concentradísimo Juanfran, que hizo que a Neymar solamente se le viera en un disparo a las nubes allá por el 41 de juego (primer disparo blaugrana a puerta, por cierto, aunque también se le vio soltando una semitarasca salvaje sobre el propio Juanfran, sin el balón de por medio, esas cosillas de las que tampoco gusta hablar, según por qué zona de este país se encuentre uno). Con el compromiso indudable de Godín, que acabó con el ojo más morado que el culo de una actriz porno después de 50 h. consecutivas de rodaje de la película “Enculamientos para todos” (las cosas de Suárez, ya saben). Con este Lucas que me tiene absolutamente obnubilado, con 20 tacos recién cumplidos, sin apenas jugar en toda la temporada, y cómo ha dado el menda la talla en la eliminatoria más difícil de las que habían de estos cuartos de Champions, vaya pedazo de pelotero que se nos viene encima. Me da miedo y todo, de verdad. Y con ese Filipe, incansable subiendo y bajando, y que fue protagonista final cuando, faltando 3 minutos de juego, se recorrió  todo el campo conduciendo una contra magistral, que acabó con su asistencia final que fue interceptada por Iniesta, en una excelente estirada (hasta de portero valdría el condenado éste, pero qué bueno que es, por Dios, penalti de enciclopedia, obviamente, pitado, y transformado por Griezmann).

Qué decir de esos medios, de esa pandilla de niños canteranos, que aunque la gente está emperrada en que no tienen calidad, yo creo que son auténticos diamantes en bruto, de un valor incalculable, a saber: ese Saúl, que está llamado a ser uno de los pilares del presente y del futuro, esperemos que más glorioso, de este Atleti. Este chaval que puede jugar de central, en banda, en segunda línea de ataque, que tiene gol, que va espléndidamente de cabeza (como lo demostró rematando al larguero al comienzo de la segunda parte), que presiona, que roba, que anda por todos lados, y que es capaz hasta de asistir de forma tan magistral con ese pase con el exterior del pie poniéndosela sencillamente perfecta para que don Antoine Griezmann pusiese el primer tanto de la noche con un cabezazo que el mismísimo Don Carlos Santillana (con perdón, pero es que no he visto a nadie en mi vida rematar de cabeza como lo hacía este señor, un tipo al que tuve la oportunidad de conocerle personalmente cuando era un crío y me causó una impresión de esas que dejan huella) hubiese firmado sin pudor alguno (minuto 35 de juego). Si el Atleti quiere seguir creciendo como lo está haciendo, no queda otra que quedarnos con Saúl Níguez. Sea como sea. Y qué decir de ese Carrasco, un auténtico dolor de cabeza para las defensas rivales. Verticalidad, asistencias, finalización de jugadas ... Ayer estuvo algo precipitado  en el último pase, pero su trabajo contagia entusiasmo y personalidad.


Por otro lado, para hablar del señor Koke y de su actual estado de forma nos tenemos que poner todos en pie. Va de recital en recital. Está siendo escandaloso este final de temporada que está haciendo. Brutal hasta decir basta. Y, obviamente, tampoco nos podemos olvidar de nuestro capitán, Gabi. La prolongación del Cholo en el campo, y que nos representa fuera de él como nadie. Su inteligencia en el juego resulta superlativa. Si le añadimos al emperador Augusto y su trabajo sórdido, pero seguro, nos queda la cosa con un centro del campo acojonante. ¿De  verdad que esta gente creen ustedes que no tienen calidad?

La mención especial para nuestro bigoleador, Griezmann. Su primer tanto, ya relatado, fue una auténtica joya en el salto: cómo marca los tiempos, cómo gira la cabeza y con qué fuera y precisión termina yendo el balón a la red. De enmarcar. Y el penalti, pues era el 90 de juego, y aunque al Barcelona le seguía metiendo un tanto en el partido igual, era importante anotarlo para que, al menos, no nos supusiese la eliminación y sí la prórroga en caso de que lo consiguiese.

Prórroga que pudo haber existido, porque, independientemente de que el Barcelona en la primera parte salió a ver la vida venir, intentar tener el balón y pasar de todo, hay que reconocerles que en la segunda, pasados los 10 primeros minutos iniciales de nuevo colchoneros, ellos demostraron lo que son y apretaron de lo lindo, hasta el punto de embotellarnos de nuevo en nuestro área, algo que mi sufrido corazón, por más que lo vea, no termina de acostumbrarse del todo. Pero aguantamos, entre Oblak, Gabi, Lucas and los 50.000 tíos que no dejaban de animar ni un solo instante. Tuvieron una muy buena ocasión final (que se hubiese convertido en excelente de haber pitado Rizzoli el claro penalti de Gabi, un mal broche a una más que justa clasificación, aún así, chapeau al presidente, entrenador y jugadores blaugranas por sus declaraciones finales sin querer apenas mentar el tema, eso es una cualidad intrínseca que va en los auténticos Campeones de verdad, tal y como ellos lo son), pero la falta de Messi se fue a las nubes, tal y como anda él en los últimos encuentros (no sé lo que realmente le pasa, y hoy, desde luego, me importa entre poco y nada, la  verdad).

El último párrafo tiene que ser para el de siempre, Don Diego Pablo Simeone. El hombre que ha conseguido que hoy en día estemos al nivel de ser uno de los rivales más temidos entre nuestros adversarios si no el que más de toda Europa, como me reconocieron ayer seguidores culés a la finalización del encuentro. Su trabajo, su esfuerzo, su mensaje, su discurso, todo suena a una excelente colección de topicazos, cuyo mérito reside en que, sin embargo, consiga que todos, jugadores, utilleros, directivos, y, por supuesto, aficionados, dicha colección de frases hechas se hayan convertido en nuestra biblia, en nuestro credo diario y hasta nos haya modificado nuestra forma de ir por la vida y de afrontar las cosas desde el trabajo, la creencia en uno mismo y en el apoyo de que, todos juntos, funcionando como uno solo, podamos conseguir lo que nos propongamos. Guste o no guste por ahí, a nosotros nos ha calado, porque en realidad, el Cholo no solamente entrena jugadores, sino que también dirige mentes, suyas, de ellos y de todo ser viviente que rodea a este club, para terminarnos creer a pies puntillas todos sus adoctrinamientos. Así que, tranqui, Cholo. Jamás volveré a dejar de creer.


11 de abril de 2016

Espanyol 1 - Atleti 3. Mirando siempre a los ojitos.


El Atleti puede caer, puede empatar, puede estar mal, bien, regular pero hay algo que no pierde siempre. Aunque se tambalea, jamás deja de mirar a los ojitos a los rivales. No les pierde la cara, y este dato fue decisivo para poder remontar el partido de Cornellá. Porque la primera ocasión fue nuestra, en una brillante acción individual de Torres que se plantó ante Pau pero su perfecto remate lo repelió el larguero. Fue el primer aviso.

Pero, sin embargo, el que esta vez se adelantó fue el Espanyol (minuto 28 de juego) que estuvo muy peligroso durante todo el encuentro en el balón parado, en un córner en el que cabeceó DIop a placer ante la acción de Juanfran, que sorprendentemente decidió agacharse en vez de buscar el balón. Pero tan solo seis minutos más tarde una fantástica conexión Koke-Torres (de esos pases de los que Koke se hinchaba a dar a Diego Costa sin mirar) hizo que el de Fuenla, esta vez sí, resolviera con total solvencia y pusiese el empate en el marcador.  Con este resultado se llegó al descanso.

En la segunda parte el Atleti salió más mandón y el Español siguió tan peleón como siempre (no creo que pasen ningún tipo de peligro los pericos este año) hasta que, mientras estaba pidiendo a mi hermano que cambiasen a Griezmann, ya que apenas le había visto durante el campo, resulta que otra fantástica combinación entre Torres, Koke (que filtra un maravilloso pase cambiándose el balón de pierna a un solo toque, una auténtica delicia digna del mismísimo Xavi) y Antoine, y hace que el francés pusiese el 1-2 en el marcador. El Atleti sigue mirando a los ojos también a la liga, por qué no.

Después el Cholo sacó a Correa y Thomas al campo (estuvieron los dos fatal, joder, con lo que me gustan) y se sucedieron las ocasiones (El Niño y un disparo lejano, una bolea de Koke que le quita a Torres, otra en la que Correa se planta solo pero define horrible cuando tenía todo a su favor, mientras que el Espanyol también tenía las suyas con un cabezazo de Abraham y un disparo de Gerard que atajó fenomenal Oblak, hasta que en el 88, esta vez es de nuevo Torres, que hace uno de esos controles horribles suyos, pero como anda fino y con su punto de velocidad ajustado, llega al balón de sobra y se lo pone en la cabecita de Koke, que consiguió así su justo broche de oro al partidazo que se marcó. Así que ya ven, una vez más,  tras una derrota, otra gran victoria. Y en la Liga ahí estamos. Seguimos mirando a los ojitos a nuestro rival.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Torres, por momentos, me está recordando a su mejor versión del Liverpool, y, aunque yo no quiero que vaya porque no aguanto a los payasos de los antitorristas, pero desde luego, hoy en día, salvo Aduriz, poco hay a su nivel actual para la Selección. Ellos sabrán. Pero el galardón final se lo damos a Koke, que está inconmensurable estos últimos encuentros. El sábado, otro nuevo recital en el campo del Espanyol. No para de correr, abarca cada día más campo, asiste que da gusto y encima hasta está metiendo goles también y todo. ¿Qué más se le puede pedir?

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
La acción de Juanfran en el gol de Diop buscando una moneda que se le había caído en el campo nos hizo mucho daño,  y tampoco me gustaron nada los minutos de Correa (que salió completamente asfixiado) y de Thomas, demasiado frío también, aunque hay que reconocerle que su tipo de juego es así. Es un pelotero extremadamente técnico.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoechea. Buen arbitraje el suyo, en líneas generales.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+7 GRADOS).
Estamos que lo tiramos,  señores.  Un par de graditos que les subo. ¿A qué no se lo esperaban? Si es que, pero qué buenazo que soy, madre …

Y pasado mañana, el partido de los partidos. La Champions vuelve de nuevo, El Calderón reventará y el ambiente será brutal, como se acostumbra en el Manzanares a preparar este tipo de encuentros. Eso sí, que la ansiedad no se apodere de nosotros. Tenemos que tener la cabeza fría y seguirle jugando a éstos exactamente igual  de bien que lo hicimos en Barcelona. Y si logramos acabar con once y todo, desde luego que habrá eliminatoria, convencido estoy de ello. Así que ya saben, jóvenes. Denlo todo, y, pase lo que pase, que no sea por nosotros. Los años han pasado, y el Frente sigue igual …

6 de abril de 2016

F.C. Rumenigge 2 - Atleti 1. Ya que con 11 es imposible, mira a ver si eso ...


De fútbol voy a hablar poco, porque realmente hubo partido de fútbol, de verdad, 34 minutos. Durante esos 34 minutos hubo un equipo en el campo, el F.C. Barcelona, que apenas logró crearnos peligro y que  estuvo francamente incómodo sobre el campo, hasta el punto de que el balón le duraba menos que al malnacido de Brych una tarjeta en su bolsillo, frente a otro, el Atleti, que según pasaban los minutos fue sintiéndose más cómodo sobre el terreno de juego, que fue mandón, valiente, que realizó una presión magistral sobre prácticamente todo el terreno de juego, y que fruto de su superioridad se logró adelantar en el marcador a los 24 minutos de juego obra de, Don Fernando Torres, quién si no, aprovechándose de una excelente asistencia de Koke. Y aún se pudo adelantar de nuevo poco más tarde en otra gran asistencia, ahora del Niño, que esta vez Griezmann logró un remate dificilísimo y que Ter Stegen logró despejar a córner. Hummm, el panorama olía más al 0-2 que al empate del todopoderoso F.C. Barcelona. Qué salga, pues, el F.C. Rumennige.

Y salió, claro está. El tal Felix Brych lo vio claro, y tenía que hacer algo. ¿Cuál era su mejor jugador? ¿Koke? Tarjeta amarilla que se inventa. Espera, que el Torres este ha sido el que ha metido gol. Pues nada, amarilla también (totalmente evitable por ambos bandos, el Niño se revolucionó en exceso, cierto, pero considero que los árbitros son como los maderos, están para evitar movidas, no para crearlas). El Niño estaba sentenciado ya de muerte. Tan solo 6 minutos más tarde, un ejercicio de presión de Fernando Torres sobre Busquet hace que este se tropiece sobre el blaugrana y le realice falta. Bien. Se pita y punto. Y, si eres un buen árbitro de verdad, como ves que quizás el Niño ande un tanto sobrehormonado por el partidazo que se está marcando, le adviertes que esté tranquilo, que se dedique a jugar al fútbol y aquí paz, y después gloria. Eso hace un árbitro de verdad. Sin embargo, el monigote de Rumenigge (también alemán, por cierto) tenía otra consigna. Y a fe que la cumplió. Ante el estupor de todos, expulsó a Fernando (una pregunta tonta: ¿Ustedes se creen que a Messi le hubiesen expulsado por lo mismo?) Y, justo a continuación, Busquets hizo una entrada por detrás sobre Koke que, sin embargo, no sacó tarjeta alguna. La cosa estaba clara, clarinete.

De fútbol poco más. El Atleti aguantó bien hasta el descanso, pero en la segunda parte para mí a veces dio la impresión de que cuando nos quedamos con diez parece que al resto de jugadores colchoneros se quede en el campo con un esguince de tobillo a la hora de atacar (o,  mejor dicho, de pasar siquiera del centro del campo), no entiendo tampoco el por qué hay que acularse tanto, es un tío menos, no 15, coño. Por su parte, el F.C. Rumenigge apretó lo suyo, y por medio del personaje que le dobla las escenas  de riesgo a Jack Nicholson en el Resplandor, el tal Luis Suárez, tipo que, por cierto, no debería de  estar en el terreno de juego por clara agresión sin balón sobre Luis Filipe (entre otras lindezas más que hizo, ¿Verdad, Juanfran?), consiguió remontar la eliminatoria y dejarla totalmente sentenciada.

Porque el futuro ya me lo sé. A la UEFA le interesa un Calderón hirviendo, un ambiente brutal, que la gente crea en la remontada, que llenemos bien sus arcas, que nos ilusionemos. Es probable, inclusive, que durante alguna parte del partido de vuelta nos permita ir por delante en la eliminatoria y todo, para que veamos que realmente es posible el tema, pero, sin embargo, nos terminará devolviendo a la realidad, y esa es que no les caemos bien, que ellos quieren equipos de fútbol de violinistas y flauteros, que los tipos duros ahí no caben, y que, además, nuestro poder económico frente a los otros es una mierda, y que ahí no podemos estar. Y, ¿saben lo que les digo? Yo encantando de no saber nada de esa  gente. No quiero pertenecer a ese grupo de mafiosos y corruptos, que manejan el cotarro más que solamente guiados por un dictamen: el poder económico que seas capaz de generar. Lo demás no interesa. Eso si, nos necesitan, al fin y al cabo, somos sus tontos útiles. Por eso nos dan migajillas de vez en cuando y nos dejan llegar a pensar que se puede llegar hasta el final y todo. Pero no se dejen engañar. Está todo dictado y sentenciado. Por cierto, señor Miguel Ángel Gil, está bien que dé señales de que, al menos existe. Pero esa reacción la tuvo que tener usted el día en el que automáticamente el Sr. Rumenigge se puso a dictar sus sentencias sobre cómo quiere que sean los sorteos y su competición (señalándonos claramente a nosotros). Mira por donde, les reímos la gracia y fíjese cómo hemos acabado. Ahora, encima, suena a pataleta boba, aunque, al menos, se agradece el intento y espero que le sirva para no aguantar ni una gracia más de los mafiosos de turno.

Lo malo es que, consciente de todo esto, yo seré otro puto gilipollas más que sé que el miércoles que viene al final estaré como una puta moto soñando con la victoria y nuestro pase a semifinales, y creyendo en que este deporte se basa es una serie de valores en los que con la valentía, el coraje, el corazón, la lucha y la entrega por tus colores, se puede conseguir todo lo que uno se proponga. Incluso, seguramente, nos permitan durante algunos minutos estar por delante en la eliminatoria y todo, como ya os he dicho antes, para que nos demos cuenta de que de verdad es posible. Pero todo está escrito, y, en cuanto sea necesario, el F.C. Barcelona se transformará en F.C. Rumenigge y se terminará todo. Pues muy bien. Que les aproveche  todo esto. Quién sabe, igual algún día el resto de los mortales se nos hinchen las pelotas de verdad y seremos nosotros los que les mandemos a tomar por culo a ustedes y a su puta mierda de competicione$. Ese día tendremos, igual un fútbol con menos figuras, pero mucho más puro, limpio y auténtico de verdad. Te quiero, Atleti …

3 de abril de 2016

Atleti 5 - Betis 1. Avanti, y a toda máquina.


Seguramente, sea lo que más me gusta del Atleti del Cholo (y mira que me gustan cosas). Siempre, tras una derrota, el equipo no es que solamente se levante como si nada, sino que lo hace, además, pillando impulso, e irguiéndose en su máximo esplendor posible. Así lo demostró ayer. En el Atleti no existen baches, no convivimos con rachas malas. De vez en cuando cae alguna derrota (por supuesto, tan subsanables como lógicas, esto es una liga, y recuerdo que nadie gana todo, nadie), pero, a continuación, raro es que el equipo no consiga un triunfo de esos que hace que parezca esa última derrota, por sensaciones, del lustro pasado, lo menos.

El partido comenzó con un Calderón en plan reventón, con un montón de críos con su rojiblanca de Fernando Torres puesta, y con un gran número de esa estupenda afición bética poblando casi cualquier parte del campo. Esta  buena gente no es que sean de Primera, es que siempre serán de la máxima categoría. Todo mi respeto y cariño hacia ellos.

Y la cosa andaba con un Betis y un Atleti que parecían que más andaban disfrutando del ambientazo que otra cosa, cuando, con los ojos puestos en Monsalve por parte local (el chaval estuvo más que cumplidor en su debut, que tuvo que jugar ante el “terrible” dolor que padecía Savic en una uñita  - prefiero no verter demasiados comentarios sobre la opinión que tengo de que un jugador no pueda jugar por un dolor de uña, máxime sabiendo que tu equipo anda bajo mínimos en ese puesto, pobrecito, cura cura pupita sana-) cuando Koke se invento una magistral asistencia sobre el Niño Torres, y éste definió, de nuevo, con otro golazo que llevarse para su muesca ante la salida de Adán, allá por el 36 de juego. Una vez más, miles y millones de tuits se tuvieron que quedar en el tintero esperando el supuesto fallo de Don Fernando Torres. Majetes, en vuestro desprecio está su fuerza.

Cinco minutos después, otra jugada similar, con el Atleti ya desmelenado, pero esta vez de protagonistas fueron Griezmann sobre Koke, el canterano que no llega e incomprensiblemente Adán se traga el gol (minuto 41 de juego). Con este resultado se llegó al descanso, y la cosa ya pintaba sentenciada. Y aún pudo ser peor en otro fantástico remate de Antonie de cabeza, pero, esta vez sí, Adán se lució y con su brazo de roca pura logró despejar a córner la oportunidad del francés.

La segunda parte fue un recital colchonero. Encima el Cholo sacó a Thomas y a Correa, y el Atleti ya no tuvo piedad. Canterano y gente joven con hambre, respectivamente. Ideal para partidos para dar descanso a gente, Cholo. Ayyy, el Molinón … En fin. Eso sí, la primera fue del Betis, pero Oblak se lució realizando una doble, o triple, o qué se yo, parada a  Westermann. A la par, Torres contrarrestaba de nuevo con otro buen remate de cabeza que Adán rechazaba de nuevo. Hasta que, en el 19 de este periodo, un maravilloso cambio de juego de Correa vio el desmarque de Juanfran, éste aguantó perfectamente el posible penalti de Mussonda, se zampó para merendar al bollicao belga, y fusiló a placer a Adán poniendo el 3-0 en el marcador. Nuestro gran Juanfran se fue a dedicar el gol al banquillo colchonero, y todo el equipo fue una auténtica piña fundida en torno a su entrenador y su incansable lateral derecho. Esto es el Atleti, señores, y ahí radica el secreto de nuestro poder. Equipo, equipo, y, por encima de todo, equipo.

Con el Calderón patas arriba y en plena fiesta, Oblak (raro en él) cometió una cantada impropia, se confió al intentar atajar o despejar un balón y  no se fijó en que Rubén Castro andaba solo en el segundo palo, dejándole el balón a placer (claro ejemplo de jugador infravalorado en nuestro país, el bético) pusiese el tanto del honor verdiblando (bastante bien ejecutada la jugada, todo hay que decirlo), faltando 12 minutos para el final del partido.

Pero el Atleti no cejó en su empeño de querer mostrar todo su poderío y siguió atacando con todos sus tanques y sus depósitos de  gasolinas llenos, y Griezmann, aprovechándose de otro enorme jugadón de Correa, (que el propio jugador argentino debió de definir él mismo, tanto regalito y tanta hostia, joder) hizo que el francés marcase a placer el 4-1. Y para redondear la mágica tarde rojiblanca, Thomas (que ya había avisado antes en una internada al área por la derecha suya cuyo remate seco y cruzado repelió el palo) culminó otra magistral contra colchonera poniendo el delirio final en el Calderón.

Para poner el enorme broche de oro a esta estupenda tarde de fútbol, el Frente, acompañado de muchos seguidores en el resto de la grada, se quedó (nos quedamos) animando un cuarto de hora más a grito pelado a nuestro equipo para el partido del martes. Todo muy bonito, todo muy bien preparado, así que, señores, avanti, y a toda máquina.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Gran partido de Torres, excelente Juanfran, muy  bien Lucas y Filipe, Griezmann a lo suyo (suma y sigue), fenomenales minutos de Correa y de Thomas, pero hoy el máximo galardón se lo lleva Koke. Inconmensurable partido el suyo. Como hacía tiempo que no le veía. Sencillamente pletórico. Qué gusto verle volver. Asistiendo, rematando, centrando, presionando, distribuyendo, abarcando todo el campo … Un auténtico recital de nuestro vallecano favorito.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Ni de coña voy a poner a alguien en esta sección, hombre. Váyanse ustedes a chupar candados.

ÁRBITRO: González al Cuadrado. Perfecto arbitraje el suyo. Ni un solo pero.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 5 GRADOS).
Si, ya sé que ayer muy bien y todo eso, pero lo del Molinón no se puede perdonar, así que se baja 3 grados como 3 soles de grandes, pero bueno, que son 5 gradetes, que también son muy ricos, oiga. ¿El 5-1? Nobleza obliga, oiga. Solo faltaba.

¿Hay liga? Pues el tonto útil de la comunidad de Madrid cumplió ayer su papel, así que sí: hay Atleti. Y el martes, más y mejor. Dale alegría alegría a mi corazón …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8