29 de septiembre de 2016

Atleti 1 - Bayern 0. Los lobos del Calderón.


“Me llamo Diego Pablo Simeone y crear grandeza no tiene secretos para mi: no importa quién sea, no importa en dónde juegue; usted también puede convertirse en un futbolista de élite en cuestión de meses … solo necesita una estrategia”.

Sin lugar a dudas, Míster, lleva usted razón. Porque, estratégicamente hablando, la primera parte que hizo ayer el Atleti ante el Bayern fue sencillamente lúcida, esplendorosa, colosal, jugada con una inteligencia y un saber manejar las sensaciones de cada instante de la misma que, desde luego, puedo asegurarle que es una de los mejores primeros tiempos que le recuerdo al Atleti (teniendo en cuenta, por supuesto, la categoría y la enjundia del rival). Superamos el susto inicial con la volea de Müller a pase de Thiago con el escalofriante paradón del maravilloso Oblak (se me empiezan a agotar los calificativos para categorizar a este espléndido portero), apenas se pasaron más apuros, se dominó el balón con frescura y prestancia, se atacó con paciencia y profundidad, se tuvieron ocasiones (dos de Torres, una a puerta vacía en su remate de cabeza al palo, qué puñeta, joder), otra en un primer aviso de Carrasco que atajó  bien ese adalid de humildad llamado Neuer, y se contragolpeó como en nuestros mejores tiempos, como atestigua el golazo de Carrasco, tras combinación Savic (¡Qué bestialidad de partido el suyo!, ganado ya definitivamente para la causa), Koke (otro que se salió), nuestro omnipresente Capi Gabi (descomunal exhibición la suya también, no se dejó sin recorrer ni un solo rincón del Calderón ayer), perfecto control y pase de Griemann en el momento justo y con la precisión exacta a Yannick, escapada final del Lobo Carrasco desatado hacia Neuer y chut cruzado inapelable que da en el palo y besa las mallas. Minuto 34 de juego, los lobos del Calderón lo están volviendo a realizar.

“Durante años les he dicho … que nunca acepten u no por  respuesta, ¿Verdad? Que sigan presionando, nunca desaprovechen una oportunidad. Hasta que obtenga lo que quieren … porque se lo merecen”

Y a fe que lo hicieron en la segunda parte, en la que, eso sí, el Bayern achuchó más, creó más peligro y dominó con más intensidad. Un cabezazo lamiendo el palo de Lewandoski nos puso un nudo en la garganta, y otro remate que salió lamiendo el palo del peligroso Robben, ya más al final, aun nos soliviantó más. Sin embargo, la más clara la tuvimos nosotros, tras el flagrante penalti cometido por Vidal sobre Filipe Luis, que Griezmann, una vez más (la única nota negativa del match) envió de nuevo otra vez al maldito larguero. Dichosos penaltis. Les digo una cosa, yo conozco un jugador, siii … Que está en nuestra plantilla, siiii … Que es titular indiscutible, tambiénnn … Que encima es nuestro Capi … Casi naaa … Que le he visto tirar mogollón de penaltis en el Getafe, en el Zaragoza, y en el mismo Atleti, que siiii … Y, señores … ¡¡QUÉ APENAS FALLA NINGUNO, HOSTIA!! Esta situación se tiene que atajar ya de una puta vez. Sin remisión posible.

“La cuestión es reunir al equipo apropiado y luego tu vida puede cambiar”

¿Hay ahora mismo un portero mejor en el mundo que Oblak? ¿Habrá una pareja de centrales por ahí con la solvencia y la personalidad sobre el terreno de juego de Savic y Godín? ¿Cuántos equipos tendrán unos laterales tan completos y tan trabajadores a la par que peligrosos como Juanfran (Ribery, otro que  se une al Club de Neymar que va a soñar con su barba en su chepa durante mucho tiempo) y el esplendoroso Filipe? ¿Hay algún Capitán en el mundo que robe  tantos balones como Gabi? ¿Alguien distribuye  el juego con la precisión e inteligencia que lo hace Koke? ¿Y la fuerza de Saúl, qué me dicen? ¿Y de la verticalidad de Carrasco, que encima tiene un latigazo desde fuera del área sencillamente mortal? ¿Hay algún crack de primer nivel como Griezmann que sepa cuándo tiene que currelar y cuando mostrarse como tal, sabiendo que ambas funciones no son incompatibles para nada? ¿Y tener a alguien que nos entusiasme tanto como el Niño, por poco  que haga? ¿Y ese banquillo, que tanto nos puede sumar (Gaitán, Gameiro, Thomas, Lucas, Tiago …) Equipo, equipo y más equipo. Ahí reside el quid de la cuestión.

“Cuando tenía 24 años tomé una decisión, no solo subsistir, sino prosperar”

Todos juntos. Todos de la mano. Afición, Frente, muchachada, el Profe, el Mono, y por supuesto, nuestro pastor Diego Pablo Simeone. Otra noche mágica en el Calderón. Otra victoria para recuerdo.

“Lo único que está entre tu meta y tú, es la historia que te sigues contando a ti mismo de por qué no puedes lograrla”

Y no vamos a parar hasta conseguirla. Una y otra y otra y otra vez más. Con esa insistente machaconería que nos inculcó Don Luis Aragonés. A pesar de las durísimas caídas que hemos sufrido, y de la forma en nos han sucedido, este equipo siempre se levanta y mira al Frente (forever).

“No importa lo que te haya ocurrido en el pasado, no eres tu pasado, eres los recursos y las capacidades que hayas recogido de él. Y esa es la base para cualquier cambio”

La historia se escribe así, partido a partido, carrera a carrera. Juanfran ya nos prometió nada más perder en Lisboa que volveríamos. Pensad que todos los que están hoy en el Atleti ya tienen dos experiencias casi consecutivas acumuladas. Una tercera no pienso que se les vaya escapar, como se les ponga a tiro. Eso sí, saben que el camino es largo y muy peligroso. Por eso el apoyo de todos y el no parar de creer es fundamental.

“Las personas exitosas están 100% convencidas de que son maestros de su propio destino, no son criaturas de la circunstancia, ellos crean las circunstancias. Si las circunstancias a su alrededor apestan, las cambian”.

Y, una vez más, estamos en el buen camino de conseguir lo que nos propongamos. Porque, como decía nuestro brutal tifo de ayer “Dale alegría a mi corazón” … El resto, ya saben cómo sigue.

26 de septiembre de 2016

Atleti 1 - Depor 0. Situándonos en la parrilla.


Aunque el adelantamiento de ayer costó sangre (gravísima lesión de Augusto, y no es la primera ya, malo, sumada la de Giménez, menos grave, aunque costosa también, mucho ánimo a los dos), sudor (toneladas de sudor, especialmente por el que esto os escribe y todos los que estábamos en el tostadero del Calderón que era ayer en el córner del fondo norte, cara al sol y con la camiseta nueva, me cago en el puto Tebas y toda su puñetera estampa) y lágrimas (las de nuestros 2 jugadores lesionados, principalmente) pero que se consiguió más que merecidamente, por más que algún que otro gran amigo Deportivista ande buscando fantasmas, líneas trazadas sesgadas y no sé qué papanatadas más.

La verdad es que a mi este primer tiempo me resultó un peñazo de consideración (opinión no compartida con mis hermanos posteriormente, que vieron el partido plácidamente desde la tele, y me comentaron que la primera parte estuvo trepidante y muy entretenida :-O). Imagino que sería la sensación de estar metido en un microondas en funcionamiento y al sol que tuve durante  toda la puta  tarde, dando vueltas en el centro sin parar, y lo molesto que andaba, lo que no me permitió deleitarme con el encuentro. Yo lo que percibí fue un Deportivo valiente, interesante pero con escasa profundidad durante los primeros 20-25 minutos (y, la poca que tuvieron fueron fruto más de los desastrosos minutos que tuvo Giménez en el campo que por otra cosa), un par de buenas ocasiones nuestras por medio de Gaitán y Griezmann (una la sacó un deportivista bajo palos, la otra la cruzó en exceso Antoine), y todo lo demás, mucho tío corriendo detrás del balón, un poquito de estopa excesiva por parte del Depor, que repartió unos cuantos caramelos envenenados, hasta que a uno de ellos le pillaron, claro, un tal Fajr, que tuvo la brillante idea de autoexpulsarse absurdamente en apenas 9 minutos de juego, casi los últimos nueve de esta infumable primera parte. Es decir, los de la Coruña jugaron toda la segunda con diez. Así es la vida, amigo.

Este segundo periodo resultó bastante más entretenido y el Atleti logró embotellar al Deportivo por completo. Y empezaron las ocasiones a go-gó. Que si un zambombazo impresionante de Carrasco que lograron atajar con una gran parada entre Lux (ese portero con nombre erótico-pornográfico nocturno) y la escuadra, una internada de Luis Filipe que cruza de nuevo el remate en exceso, otra de Correa que atajó también con las yemas de sus dedos la pornostar esa, y, entre medias, eso sí, un susto morrocotudo del Depor que salvó imperialmente Lucas (cómo te queremos, Lucas) bajo palos. Hasta que el Cholo agotó su último cambio, sacó a Gameiro al campo, y el francés fue decisivo en la victoria final, ya que Juanfran vio su desmarque en el área, le cedió el balón, Gameiro vio a su compi Antoine desmarcado, y éste anotó quinto chicharro consecutivo en liga (minuto 69 de juego, no podía ser en otro minuto, pornostar Lux dedicated). Otro susto final de Mosquera (a ver si algún deportivista, por cierto, me logra indicar qué pollas de competición juega el simpático equipo gallego esta semana para que rotase su no menos dicharachero entrenador a este jugador, entre otros, al que tenía especial ganas de ver en acción) que sacó Godín como si de una prolongación del cuerpo de Oblak se tratase, y pitido final en un partido que nos costó lo suyo, pero que nos permite ya, al fin, estar perfectamente situados con nuestro bólido rojiblanco en la parrilla en esta larguísima y apasionante carrera final.

EL CRACK DEL PARTIDO: Griezmann, aunque me gusta más cuando juega con movilidad que no tan estático como jugó en la posición de delantero centro durante la segunda parte, bien Filipe Luis (como siempre) pero el premio gordo se lo doy a Lucas, sin lugar a dudas, el mejor de los centrales que disponemos en nuestra plantilla hoy en día. Es una pura delicia verle jugar al chaval.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Esperpénticos los minutos disputados por mi defendido Giménez, y el bobo del Farj que se cepilló el partido por parte visitante, claro. Su cara al marcharse del terreno de juego lo dice  todo.

ÁRBITRO: Gil Manzano. De ese nombre nunca podrá salir nada bueno. Eso sí, acertó en la expulsión deportivista (inclusive pudo y debió haberles mostrado alguna tarjeta más), también acierta en los 3  tantos que nos anula, y, por supuesto, el gol que conseguimos es completa y absolutamente legal (no sé ni por qué pongo esto en mi crónica, la verdad, no hay ni la más mínima duda al respecto, vamos).

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 0 GRADOS).
Ni se toca, leñe. Partido de obligado cumplimiento, y gracias.

Y el miércoles, vuelve de nuevo el Bayern (¿lo he escrito bien, amigos puristas del orto?) de Munich al Calderón, es decir, uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en Champions League, así que, a disfrutarlo tocan, señores. Yo al Atleti lo quiero, lo llevo dentro del corazón …

22 de septiembre de 2016

Barsa 1 - Atleti 1. El saber defender no ocupa lugar.


Aunque el punto es oro de muchos kilates, a mi no me gustó en exceso el partido que realizó ayer el Atleti, la verdad. Eso sí, con saber defender  reconozco que tiene uno ganado mucho en esto del fútbol. Hasta, inclusive, te puede llevar a conseguir un punto en el Camp Nou. Y, en definitiva, de eso se trata esto de la competición liguera. De ir sumando puntos allí y allá.

Lo que está claro es que teniendo un 29% de posesión frente a un equipo como el Barcelona, lo más normal es que te consigan clavando alguna. Y esto es lo que pasó en la primera parte. Porque sí, el Atleti en estático defendió bien en este primer periodo, pero a la hora de intentar construir algo, siempre se nos anticipaban los jugadores blaugranas, comandados con un imperial Iniesta, y manteniéndonos a raya en defensa con la inteligencia de Piqué y la anticipación de Mascherano. El arte de los locales en este primer  tiempo, más que su buena presión (que también) fue su inteligencia en la lectura del juego y en la anticipación del mismo. Tuvieron paciencia, y aunque su  tridente ayer estuvo perfectamente sujetado, al final, en un saque de esquina, allá en el minuto 41 de la primera parte, Iniesta puso un maravilloso balón al área colchonera y Rakitic, viniendo desde atrás, remató de cabeza a placer para batir al, una vez más, espléndido Oblak. Una jugada, en teoría, bastante previsible e igual la más fácil de defender de todas las que tuvieron, pero fue la que les contó a ellos. El resultado al descanso era, pues,  justo e incontestable. Por parte colchonera, una buena acción individual del de más a menos Carrasco, que despejó bien Ter Stegen a córner, y poco más, la verdad. Demasiado poco bagaje para todo un Subcampeón de Europa.

En la segunda parte, el Atleti salió de otra forma, adelantó un poquito sus líneas de presión, Griezmann se echó el equipo a la espalda y empezamos a hilvanar jugadas de mérito. Eso es lo bueno que tuvimos durante todo el desarrollo del partido. Ya digo, no fue ni mucho menos una portentosa exhibición nuestra, pero jamás tampoco nos terminamos de ir del mismo. Por supuesto, el Cholo movió la coctelera (esta vez  de forma valiente y acertada, conste) quitó al apagadísimo Saúl y al poco participativo Gameiro del campo, sacó a Torres y a Correa, y aunque posteriormente no es que participasen mucho más, si es cierto que en apenas segundos, una falta que sacó rápidamente Gabi pilló dormida a la defensa blaugrana, el Niño dejó pasar inteligentemente hasta Ángelito, el argentino se marchó como una bala y definió con maestría ante Ter Stegen. Era el minuto 60 de juego, y sí, aunque el Atleti no atacó ya de nuevo mucho más, tampoco terminó sufriendo en exceso, porque, independientemente de que sería absurdo pensar que la lesión de Messi no nos benefició, tampoco es menos verdad que nuestro orden numantino terminó por desquiciar a Luis Suárez (coz suya incluida a Luis Filipe) y a Neymar (que soñará el resto de la semana con la barba de Juanfran subida a su chepa). Para todo lo demás, Oblak.

El pasado domingo lo comentaba con mi amigo @ARIAS4EVER , que anda el hombre desesperado con su Valencia. Para poder salir del pozo, indispensable defender. Luego ya el ataque se irá construyendo poco a poco. Y si no se es una lumbrera en el juego ofensivo, pues igual si se realiza con tanta disciplina y orden como lo hace el Atleti y se posee su espíritu defensivo, hasta también te puede dar para estar en la élite futbolística mundial. Así que ya saben, aunque no les entusiasme, recuerden: el saber defender no ocupa lugar.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Por parte colchonera, Juanfran, sin lugar a dudas, que se marcó un partidazo de campeonato. Reconozco (y expreso bien el término, ya que me parece un jugador ínfimo técnicamente hablando) el buen hacer también defendiendo en posicional de Savic, Godín también estuvo muy bien y como ya les he dicho antes, para todo lo demás, Oblak. Por parte blaugrana, los dos ya citados, Piqué (que hasta rozó el gol al final del encuentro, me encanta Piqué, no lo puedo  evitar) e Iniesta, jugador al que sigue siendo una puta gozada verle jugar. También me gustó, aun sin ser su mejor partido ni mucho menos, la personalidad de Griezmann. No le salió mucho, pero no se escondió tampoco en ningún momento.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Sin lugar a dudas, Saúl, el cual, por momentos, llegó a exasperarme un tanto. El peor partido desde que le he visto con la rojiblanca puesta. No tuvo su día, qué le vamos a hacer.

ÁRBITRO: Fernández Borbalán.
Sé que en este puto país decir que un árbitro estuvo impecable está faltamente visto, pero yo, desde luego, es ayer así como vi al trencilla de turno. Prácticamente impecable arbitraje el suyo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (0 GRADOS).
Lo subo un gradito, que un punto en el Campo Nuevo no deja siempre de ser un punto. De los que suma de verdad.

Y el domingo, el Depor. Esperemos que derrochemos un partido lleno de vitalidad y verticalidad como el del otro día frente al Sporting. Los momentos que viví, todo lo que yo dejé, por viajar con el Atleti, nadie lo puede entender …

18 de septiembre de 2016

Atleti 5 - Sporting 0. Homenaje.


Imaginaros que nos invitan a comer, y en la carta tenemos todo lo que más nos gusta. El Cholo ayer ejerció de Gourmet y, la verdad, es que nos puso la boca agua. El menú era el siguiente: Oblak, Vjraljjko (no vuelvo a escribir más su nombre en mi puta vida) Filipe, Godín, Gaitán, Koke, Saúl, Gaimero, Carrasco y Griezmann. A ver quién tuvo cojones a decir que no ante semejante homenaje. Toda clase de platos variados, pero que garantizaba algunas cuantas cosas: diversión, goles, atrevimiento y juventud. Divino tesoro el nuestro.

¿Conclusión? En Apenas 4 minutos, regalito del participativo Sporting incluido, asistencia de Gameiro, chicharrito de Antonine. Aún en los aperitivos, gran combinación de Luis Filipe con Gameiro, el francés se  va de su defensa como yo de un garito sin pagar, y remate a la escuadra izquierda de Cuéllar con el 2-0 ya en el marcador. El menú era sencillamente perfecto. Los entrantes, espectaculares. Nada de beber con gaseosa. Era partido de Champione Antoine. A la media hora se terminó de descorchar su botella: fantástica contra que conduce, Gameiro que se desmarca y deja el hueco preciso para que Griezmann, desde fuera del área, fusile con sutileza el 3-0 en el marcador. La fiestuki andaba ya por todo su esplendor. Si a eso añadimos que, al menos, a mi en el campo, se nos anularon un par de tantos legales tras maravillosas combinaciones colchoneras, la comilona se convertía, por momentos, en, sencillamente, de rechupete.

Después la segunda parte, y a pesar de los minutos de  Augusto (qué poquito me gusta este menda, madre), la cosa ni de coña desentonó. El festín continúo por todo lo alto, con un Correa desatado que, tras gran acción individual sirvió el cuarto en bandeja a Don Fernando Torres (que esta vez pasó de poses del oeste antiguo y se dedicó a lo que él más sabe, sumar) y hasta un quinto ya en el 90 de juego, tras clamoroso penalti cometido por Gaitán, hizo que nuestro Niño pusiese la guinda a esta borrachera de fútbol total. Por circunstancias que no vienen al caso, me costó Dios y ayuda llegar ayer el Calderón, aunque no me perdí nada. Ni siquiera el dulce bronceado de la esquina del fondo Norte, el sitio que más amo, y con diferencia, de nuestro tempo. Así que si le añaden el arroz al horno que me papee antes del encuentro, la tarde se convirtió en un auténtico homenaje futbolístico por todo lo alto. El Cholo, cuando nos deje, ya sé su destino. Al lado de Chicote. ¡¡Qué homenaje, ALEE!!!

EL CRACK DEL PARTIDO: Entusiasmante Godín, Sumador Don Fernando Torres, gran Correa, espléndidos Gameiro y Savic, pero lo de Griezmann …. Es que lo hace todo tan sencillo, lo ve uno tan fácil que termina pensando … “¿Y por qué no yo?”. Salvaje Antoine. Muy salvaje.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: EL Sporting, aunque con nosotros al menos ni nos puso alfombra roja ni sacó a su legión de suplentes como hace con determinados equipuchos que abundan en el corazón del entrenador de los guajes. Hizo el ridículo igual, pero, al menos, no tan descarado.

ÁRBITRO: Ocón Arraiz. Ni sabía de su existencia, pero creo que nos anula un par de goles legales (sin ver la tele, eso sí). Seguro que don VAJC nos dará más datos al respecto (la persecución incansable, el desamparo total) ….

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 1 GRADO)

A pesar de que el Sporting salió con los titulares, partido de obligado cumplimiento. No quiero ni una sola excusa al respecto, ya perdonarán.

Y el miércoles que viene, el Barcelona. Partidazo por todo lo alto. Solo le pido una cosa a Dios: que seamos capaces de acabar con 11 ese encuentro. Convencido estoy de que el resto llegará rodado. ¡¡ATLETI, ALEEEEEEE!!

14 de septiembre de 2016

PSV 0 - Atleti 1. Tan duros como valiosos.


Vaya 3 puntazos los conseguidos ayer por mi Atleti, en un partido en el que, como presuponía, resultó duro no, áspero a más no poder. Son de puro oro máxime teniendo a un tal Bayer también como coleguita de fiesta.

La cosa empezó bien para los colchoneros, que hizo un partido bastante aseado y con personalidad durante todo el primer periodo y el primer cuarto de hora de la segunda. Eso sí, ni los unos ni los otros pensamos que un tal Atkinson iba a resultar tan determinante en el devenir del juego. Porque por sus decisiones fue terminando de moldear a su capricho el devenir de un encuentro que pudo  tener muchas otros rumbos diferentes si hubiese acertado en algo el colega. Su primera acción fue anular, de forma incomprensible, un tanto de De Jong tras pitar falta previa de Héctor Moreno sobre Luis Filipe, como a los los 8 minutos de juego. No sé si el tipo éste habrá jugado al fútbol alguna vez en su puñetera existencia, pero no estaría de más que alguien le explicase la diferencia que hay entre comerle la tostada a un defensa y apoyarse sobre él. El mexicano se zampó al brasileño. No le den más vueltas.

Aún así, el Atleti pasó el susto y empezó a generar buenas fases de juego, combinando bien el balón, con velocidad, ocasiones incluidas. Una muy buena de Koke, otra de Filipe, otra de Godín … Ellos, por su parte, también daban sus coletazos, especialmente con el siempre inquietante Nasringh, que fue una pesadilla constante para la zaga colchonera (tiene buena pinta el menda, vayan quedándose con el puto nombrecito). Por cierto, hablando del rapidísimo negrito, menos mal que ayer se topó enfrente con Giménez, que estuvo espléndido toda la noche, y que justificó con creces los que creemos caprichosamente injusta su suplencia en lugar del señor de la uña. Lo siento, pero yo no lo logro entender. “Es muy alocado”, comentan sus detractores … Pues bendito alocamiento. En el minuto 42, y tras un córner colchonero, fue rematado primero por el propio Giménez sobre un defensor local (un lance duro del juego, sin más, nuestro uruguayo salió fumándose un pitillo tranquilamente, el rival, con la cabeza abierta, si Sergio Leone hubiese conocido a Giménez, hubiese sido su estrella fulgurante en el spaguetti western, sin actores especialistas ni pollas en vinagre), mientras que el balón cayó en los pies de Saúl, que intentó rematar de primeras como pudo, rechazó en un defensa holandés, y el balón le volvió a venir al canterano y, esta vez sí, con  cabeza, volvió a disparar de semivolea con el exterior del pie colocando el balón por el único sitio en donde no había nadie que pudiese desviar/parar el mismo, es decir, ajustado al palo derecho. Ya saben, Better call Saúl.

El gol podría haber sido un mazazo para el PSV, pero a estas, a Atkinson le volvió a apetecer asomar su gaznate por ahí, y pilló y se inventó un penalti sobre el dichoso Nasringh de Giménez, que, por no hacerle, es que ni contacta con el delantero, simplemente se tira a ras del suelo para no permitirle su centro. Era al borde del descanso e implicaba tirar de la cadena del wáter mandando todo nuestro curro a tomar viento fresco. Tiró Cuadrado, un gran especialista, y paró Oblak, ese al que tantos les ha dado por fustigar tras la tanda de penaltis de marras. Una vez más, Oblak. No puede  tener el Atleti un portero mejor. Tuvo uno muy similar (Courtois) pero no mejor. Con este resultado (0-1) se llegó al descanso.

En la segunda parte el Atleti comenzó bastante bien, controlando el juego muy inteligentemente y continuó buscando la portería de Zoet. Gameiro comenzó su recital de ocasiones perdidas (cabecita en el remate, Kevin, tienes que tener más cabecita, que es lo único que te falta, joder, que todo lo demás lo haces de cine), a Mr. Atkinson le dio por volver a darse un rulo por el campo, anulando un tanto legal a Griezmann, (el mejor, en todo, en actitud, en aptitud, en solidaridad, en personalidad, omnipresente en todos los sitios, atacando, defendiendo, volviendo a atacar, volviendo a defender, un  recital, él y Oblak, claro), pero, a los 15 minutos de este segundo periodo al Cholo le dio por montar su particular quilombo con los putos cambios, y la cosa se jodió, y  bastante. ¿A quién sacó? A un puto mediocentro, ya me da igual hasta el nombre. ¿A quién quitó? A Gaitán, que aunque algo tímido en sus acciones, sí que lo que hacía lo fabricaba con sentido y verticalidad. Así que nada, el equipo se aculó en exceso, y fue mandando al limbo fantásticas ocasiones de sentenciar el encuentro si hubiese sido capaz de hilvanar las superioridades a la contra que estuvo que tuvo. Pero estuvo desquiciantemente impreciso.  Y mientras, el PSV, apretando, con más corazón que cabeza, pero apretando de lo lindo. Menos mal que Oblak es un seguro de vida (el Cholo, mientras, a lo suyo, Carrasco por Gameiro, a ver si es capaz de dejarle un partidito tranquilito al francés, hombre). Y que el óptico de Atkinson tiene trabajo de por vida, porque si llega a ver la grotesca manaza de Godín dentro del área  tras un centro lateral (¿Qué se te pasó por la cabeza, muchacho?) … Faltando 10 minutos, el Cholo saca a Torres y quita a Saúl. Lo de Torres para jugar diez minutos me parece a mi que empieza a ser un tanto desquiciante. Tanto para él como para los que le vemos. En fin. Bueno estaba, y se murió. El partido, digo, que no el Atleti. Ayer consiguió tres puntazos tan duros como valiosos. Que mantengamos el paso firme.

10 de septiembre de 2016

Celta 0 - Atleti 4. ¡Y Olé!


Victoria tan importante como justa, en un partido en el que tuvo una primera parte un tanto atolondrada por ambos equipos, en el que las presiones que ejercían ambas escuadras superaban una y otra vez a sus respectivas líneas de creación de juego, y en la que tuvo las dos mejores ocasiones el equipo local: la primera, de Señé, que remató al lateral de la red en inmejorable posición para adelantar a los vigueses, y la segunda, en una gran acción de Bondonga, que se merendó a Savic como Kiko Rivera se zampa una tostada de nocilla, y cuyo remate final salió lamiendo el palo. Por su parte, el Atleti realizaba su clásica primera parte de cada jornada: desgaste del rival, intento de control de juego, y ya apretaremos en la segunda parte, ya … Vamos, un puto coñazo de primer tiempo, para qué nos vamos a engañar.

Sin embargo, esta vez el plan salió a la perfección, porque el Atleti fue un auténtico torbellino enfurecido en busca de la portería de Sergio en este segundo periodo. Comandados por un Griezmann sideral, en el 52 de juego el mundo se puso al revés, Antoine le puso un balón de oro a Koke en el segundo palo, y el canterano remató con el interior del pie al primer toque batiendo sin remisión al guardameta local. Un golazo, por cierto. Ni mucho menos era tan fácil como lo hizo nuestro canterano de oro, que yo creo que la llegada de Lopetegui a la Selección le ha sentado a las mil maravillas. En todo. Y a todos.

Veinte minutillos más tarde, esta vez fue Saúl el que, al fin (tardecita también la suya, leñe), puso un centro cojonudo para que Griezmann anotase con un espléndido cabezazo el 0-2, que resultaba ya definitivo de por sí. El Celta ni se enteraba de por dónde les entrábamos, y eso que su mejor defensa fue el tal Latre ese, que si no … Koke, Carrasco, Gameiro (que falló un tanto a puerta vacía), Saúl, Filipe Luis, y por supuesto, Don Antoine Griezmann, que redondeó su maravillosa segunda parte con otro tanto de cabeza, esta vez tras asistencia de Juanfran, hacían lo que querían con el Celta que, por momentos, se convirtió en un auténtico juguete roto en manos colchoneras. El recital lo completó el infrautilizado Correa, que aprovechó una buena jugada de Gameiro, asistencia posterior de Koke y remate final del argentino, que hizo que el Atleti, al fin, recordase al Atleti que a todos nos gusta ver, y que anotase el cuarto tanto que tan bien de moral nos va a venir para afrontar el martes nuestro debut en Champions frente al correoso PSV. ¡Olé por la muchachada, pues!

EL CRACK DEL ENCUENTRO:
Muy seguro Oblak, descomunal Filipe Luis, que sigue auténticamente desatado, bien Koke, incisivo, como siempre, Carrasco, y, por supuesto, fenomenal Griezmann, que, una vez más, marcó las diferencias y justificó el crack que todos sabemos que lleva dentro.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO:
Muy gris partido del Niño, y aunque Gameiro es un jugador que me encanta, entre otras cosas, porque siempre juega bien (también hoy en los minutos que tuvo) no se puede fallar un tanto a puerta vacía, máxime con la cantidad de peña que anda  detrás de él con la puta Guadaña de mantenimiento a cuestas. Es muy bueno, pero tiene que superar esa ansiedad final que tiene a la hora de hacer el remate. Lo superará, convencido estoy de ello.

ÁRBITRO: Jaime Latre. Si es el humorista, no lo hizo mal del todo, al fin y al cabo, a pesar de los dos penaltis como el parque de Castrelos de grande se zampó el colega a nuestro favor, uno al Niño en cariñoso abrazo de Hugo Mallo por su cintura, y otro a Carrasco, que fue vilmente zancadilleado cuando se disponía a marcar a placer, creo recordar, el que hubiese sido segundo tanto colchonero. Ya empezamos …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 1 GRADO).
No se mueve esta vez, victoria de obligado cumplimiento. El termómetro ya se ha puesto su disfraz de serio de verdad. Si. Ya sé. Ya más de uno empezará a darme caña por ello. Triste sino el mío …

Y el martes, empieza otro nuevo sueño por cumplir. El camino ya nos lo sabemos de memoria, y somos conscientes todos de lo jodido que es. Así que vayamos pasito a pasito, y empecemos por conquistar Eindhoven. La Liga de Campeones es mi obsesión …   

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8