13 de diciembre de 2016

Vila-Real 3 - Atleti 0. Adiós, Liga, adiós ...


Primer título que, ya podemos que decir que, salvo milagro (y ya no solo por la distancia de nuestros rivales, sino por sensaciones propias y extrañas), se nos va directamente por el inodoro. Esta vez, Tiago y Oblak pusieron los fallos, y el Vila-Real se encargó de tirar de la cadena. Por cierto, ¿Eso es un campo de fútbol, o una pajarería? Vaya trajín de bichos volando para un lado y otro de ese estadio, por Dios. Y va a ser jodido esto. Primero, porque andamos aún en Diciembre (trágico guiño a nuestro pasado Manzanesco). Segundo, porque de ninguna forma debemos de permitir nadie que se deje llevar. Y tercero, porque hoy por hoy, la clasificación para la Champions va a haber que sudarla, y mucho.

¿Qué es lo que ha pasado? Pues no lo sé. Yo veo varios factores que no me encajan demasiado. El primero de ellos, es que al equipo le cuesta un mundo entrar en los partidos. Y, de qué se da cuenta de que está jugando un encuentro de fútbol, que tiene un rival jodido enfrente y que como no se ponga a ello a la voz de ya, la cosa se le puede ir al garete, suele ser ya demasiado tarde. Antes cualquier partido era frente al Bayer de Munich. Daba igual el sitio. Ahora parece que se selecciona los rivales y las motivaciones. Impropio, muy impropio. Ayer fue buena prueba de ello. Hasta el minuto 18 no apareció Correa (es decir, no apareció el Atleti), pero mientras, el Vila-Real, mucho más metido y concentrado en el partido, tuvo una ya clara de Dos Santos que Savic salvó milagrosamente bajo palos. Bien es cierto que Koke pudo meter la que le dio en el palo (tras la única jugada de laboratorio que lleva el Atleti en demasiado tiempo, otro de los factores claves, ya puestos). La suerte, esa sucia pendenciera que tanto les da siempre a uno y nos niega siempre a los mismos.

Segundo factor, pérdida de firmeza defensiva. El equipo defensivamente no es ni la sombra de lo que fue. Y no es solo una cuestión de los cuatro de atrás (que también) sino del concepto defensivo y el nivel de concentración en general. El bloqueo de Tiago (tanto mental como físico) en el balón que regala a Trigueros (con la inestimable colaboración de Godín, otro que tal anda) hizo que el chaval, magistralmente, también hay que decirlo, pusiese el 1-0 en el marcador, tras deshacerse de Savic como el que se deshace de una compresa usada, tras un fantástico amago. Si encima le añadimos que hasta Oblak se contagió ayer del empanamiento visitante no atajando un centro de Pato, que, aprovechó Dos Santos para en el 38, poner el 2-0 en el marcador, pues apañados estamos. Y encima, los dos rojiblancos lesionados. Ya saben, lo que puede ir mal, puede acabar en mucho peor.

Tercer factor, nuestros cracks no están. Griezmann lleva sin meter un gol desde que su padre y su madre eran novios. Ayer desaprovechó una contra clarísima que pudo poner el empate en el marcador (se la sacó el mameluco del Asenso con el culo, como suele parar todo el puto fracasado ese). Gameiro se volvió a Sevilla. Koke anda deprimido con su enésimo cambio de posición. Y como ayer a Carrasco algún iluminado decidió que no era partido para que jugase él de titular, pues así estamos.

Y cuarto factor, que, a partir del dichoso derbi de marras, hemos dejado de creer. Conste que no le reprocho nada al equipo en cuanto a lucha, entrega y demás. Ayer en la segunda parte tiraron de orgullo como el que más. Pero da la impresión de que jugamos con muy poquita convicción y fe en lo que hacemos. Hacemos la presión completamente descompensada. No tenemos imaginación para crear un puñetera ocasión de gol en condiciones y, lo que es peor, no se atisba a corto plazo soluciones claras para mejorar esto. Personalmente, yo veo hasta al Cholo completamente entre deprimido y tristón, algo desesperado. El tercer gol del Vila-Real fue ya una macabra anécdota final, allá por el 90 de juego. Tiempos ásperos se avecinan en el Calderón. Adiós, Liga, adiós …

EL CRACK DEL PARTIDO: Trigueros, por parte azulejera. Exquisito centrocampista donde los haya. Y el nuevo recital de Bruno, que dejó a nuestro Capi a la altura de un juvenil, y de los malos.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Cualquier cosa que portara ayer algo de rojiblanco sobre el terreno de juego.

ÁRBITRO: Hernández al cuadrado. Salvo que debió de sacar la roja a Jonathan por una criminal entrada sobre Lucas al borde del descanso, impecable arbitraje el suyo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 9 GRADOS).

Lo dejo como estaba, porque refleja a la perfección el estado actual del equipo con respecto a la temporada pasada. Imagino que los críticos asiduos de esta sección empezarán a darse cuenta más pronto que tarde de que, al final, el termómetro siempre termina teniendo la razón.

Así que, tras estos días en el que los Atléticos no hemos parado de recibir alegrías y parabienes sin parar (lo del escudo no tiene nombre, especialmente, aunque a mi me la pela, solo me representa el que llevo tatuado en el brazo y grabado en fuego vivo en el corazón, lo demás que hagan lo que quieran con ello, ya puestos, que cambien el himno también, Georgie Dann andaba ya en el tema, me cuentan…), espero que dejemos de una puta vez las funciones cirquenses de los 2 payasos sin fronteras que tenemos de dirigentes-delincuentes (cada semanita, una nueva función), y nos centremos en lo deportivo, que esto no se ha acabado, ni mucho menos. … Cantemos todos que es tu hinchada que hoy alienta …

4 de diciembre de 2016

Atleti 0 - Espanyol 0. Nombres propios.


Quique Sánchez Flores.
Más que justo su homenaje, por mucho que algún amargado siga empeñado en zamparse un bocadillo de mazapanes. Ese hombre nos dio mucho, nos devolvió a volver a empezar a ser alguien en Europa, les explicó a los mercenarios en qué Club estaban y qué se esperaba de ellos tras la debacle y posterior remontada de Huelva, y, principalmente, nos hizo que estuviésemos siempre con la cabeza alta, bien orgullosos de lo que somos y de lo que representamos. Desde luego, Quique Sánchez Flores siempre tendrá un hueco en mi corazón. Siempre. Y, por cierto, su planteamiento del partido de ayer, sencillamente modélico. Sabe de qué va esto, y bastante.

Oblak.
Imposible no hablar de Oblak tras su encuentro de ayer, sacando 2 manos a manos flagrantes a Gerard (que, por cierto, tiene una pinta estupenda este chaval). Los que queráis quedaros con vuestras pataletas con el tema de los penaltis, allá cada cual, cada uno es muy libre de autoflagelarse como más le plaza. Yo me estoy haciendo ya muy mayor, y cada día me gusta menos perder el tiempo con gilipolleces.

Giménez.
Macho, es que sigo flipando en que no hay color entre este menda y el Savic. Pero ni de puta coña, vamos.

Los cracks.
En este tipo de partidos, es cuando los cracks tienen que dar el pase adelante, independientemente de mandangas tácticas y demás. Frente a un rival tan ordenado y pegajoso como fue ayer el Espanyol, es el momento de Carrasco, de Koke, de Gameiro, y, especialmente, de Griezmann. No tuvieron ninguno du día, qué le vamos a hacer.

Simeone.
Sinceramente, no le consideré ayer especialmente gran culpable de nada. Hombre, en partidos con equipos tan cerraditos igual nos vendría mejor contar más con la imaginación de Gaitán o con el barullo de coche de choque Correa. Pero vamos, el equipo dominó de cabo a rabo el encuentro, y lo intentó de mil y una formas. Ya saldrá.

La Liga.
No se me pongan a llorar como mujerzuelas todavía, porque no hay nada perdido, melones. Adelante, adelante, adelante Campeón.

Afición.
Yo no sé a cada cuál qué se le habrá inculcado en esta vida el cómo ser del Atleti. A mi, lo que se me ha enseñado es que, mientras la pelote ruede, el apoyo tiene que ser incondicional y constante. Y, al final de temporada, es tiempo de conclusiones. La pregunta es, ¿Usted siente también este equipo como lo siento? Hágansela unos cuantos, que me da a mi que no se han enterado de nada.

Torres.
Qué mal lo deben de estar pasando los haters de Torres, madre …. Su saco de las hostias habituales, esta vez no les sirve de nada. Así que busquen a otro …

Por todo lo demás, justo empate del Espanyol, que, reitero, hizo un encuentro defensivamente hablando modélico, y lanzando unas contras mortales. El Atleti lo intentó todo, no le salió nada. Hay que seguir.

Un último nombre. El único que realmente ni Dios ha tenido la decencia de plantearse el sustituirle, y yo, personalmente, es al que más echo de menos: ni Costas, ni Ardas, ni pollas en vinagre. Don todo lo que hace lo hace bien, Raúl García. Ese carácter, ese oportunismo, ese carisma, esa personalidad, esos goles …. No nos ha salvado partidos como el de ayer él ni ná, madre … Este sí que ha sido una marcha totalmente irreparable.

EL CRACK DEL PARTIDO: Ya os lo he dicho, Oblak. Y Quique. Y Raúl García.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO. Griezmann. O se corta el pelo ese de querubín pijorro que se me está dejando, o la cosa irá de mal en peor. Algo tiene que hacer.

ÁRBITRO: Jaime Latre. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 9 grados).
Lo bajo 2 grados más. Sinceramente, es muy preocupante la dinámica que estamos llevando este año en Liga. Muy, muy preocupante.

Y, el martes, el Bayer. Que disfrute la muchachada del Madrileño de un partido de Champions de verdad, ¿Qué no? Es lo que tiene hacer los deberes a tiempo … “Rey de la Furia Española” …







Ç+*

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8