20 de octubre de 2021

Atleti 2 - Liverpool 3. UNDERDOG (By Don Pablo Mármol).

 

 

Mi Compadre carabanchelero me pide que haga la crónica en esta ocasión. Así que lo siento; las quejas a él.

----------

La verdad que no sé por dónde empezar a juntar letras. Quería escribir algo sobre la Asociación Criminal denominada UEFA, pero no me apetece perder mucho tiempo en estos menesteres. Sí me gustaría contarles que pocas cosas me dan más pereza que la Champion$. Convencido de que no vamos a ganarla nunca, sigo yendo al Estadio porque al Estadio se va siempre; pero me da francamente igual un partido de Champions que uno de tercera ronda en Copa del Rey. ¿Qué por qué no vamos a ganarla nunca? Pues no vamos a ganarla nunca porque nunca formaremos parte del establishment creado, tan benévolo con sus miembros como implacable con el underdog.

Tema aparte es el ansia que se detecta en parte de la Afición por ganarla. Háganme caso, el ansia lo único que crea es frustración. Disfruten, eso sí, de alguna noche como la de ayer, robémosles toda la pasta que podamos, compitamos hasta la muerte, pero no olvidemos que hay vida, y buena, después de la Champion$

Pero bueno, vamos a centrarnos en lo que pasó anoche, desde la Grada, que es para lo que me han invitado.

----------

Rodeado de un puñado de Amigos se iba echando la hora encima hasta que ésta nos superó y, como siempre, entramos tarde. Era un partido gordo y la ocasión merecía un par de cervezas y media docena de anécdotas más. De tal manera, que cuando entramos ya íbamos palmando 0-2. Tocaba arremangarse y pelear. No sé si fue la Grada la que transmitió el inconformismo al Equipo o fue al revés. Comandados por João y el marido de Erika en el césped y por Gorka y el Frente Atlético en la Grada, dio comienzo una de las noches más bonitas que hemos vivido en el Metropolitano.

Esa última media hora después del 0-2 fue fantástica. Recién ubicado en la Grada, bastante tiempo hasta encontrar un huequecillo, llegó el primer gol. Tuvo que ser revisado por el VAR (que nos daría la noche) para terminar siendo concedido. Siguió apretando el Atlético ante un equipo que se iba descomponiendo, pero que daba sensación de mucho peligro arriba. Perdonó el maridísimo el empate, tras fantástico pase de De Paul; pero ayer estaba enchufadísimo y, poco después lo lograría, tras fantástica jugada entre él mismo y João. Con el Liverpool noqueado, Lemar y João tuvieron en sus botas la culminación de la remontada. Lo mismo, tras un error en el despeje de Alisson, que no terminó en botas atléticas de milagro. Y así, con el Metropolitano en pleno éxtasis, se llegó al descanso.

En la reanudación todo siguió como estaba. Carrasco no pudo hacer nuevamente ese tercer gol e inmediatamente llegó la rigurosísima expulsión de nuestro bigoleador. La jugada era de amarilla, ya que la involuntariedad de la acción no merecía tanto castigo, pero es roja clarísima cuando se es un underdog ante la rancia aristocracia europea.

Quedaba todo un mundo para el final, y fue entonces cuando la Grada se puso a empujar (más si cabe) para intentar dar un extra a un Equipo que capeaba el temporal ante un rival que tampoco es que agobiara en demasía. Esos minutos fueron apoteósicos e hicieron que muchos nostálgicos nos acordáramos de nuestro amado Estadio Vicente Calderón. Pero llegó un penalti de Hermoso, que lo es cuando eso del underdog (por ejemplo, lo de Correa en Turín fue claramente un forcejeo).

No se rindió el Atlético, ante un Liverpool dubitativo. Tras una falta puesta en el borde del área, el árbitro señaló pena máxima para el Atlético, pero, para nuestra desazón, el VAR le corrigió. Volvemos, una vez más, a lo del underblog. Tuvo Correa la última antes del final, pero no terminó de llegar el empate. Con la satisfacción de haberlo dado todo en el césped y en la Grada nos volvimos todos para casa.

----------

Qué Grada anoche. Inmensa. Creo que no somos conscientes del poder que tenemos. Si desde el Fondo Sur nos ponemos las pilas, tarde o temprano termina contagiándose el resto del Estadio. Y el Equipo lo aprecia y lo necesita. Debemos recapacitar y tomar nota de lo sucedido anoche. Que no sea el indesmayable Gorka el que tenga que empujarnos a todos constantemente. No se olvide que el domingo tendrá lugar el partido más importante que puede darse actualmente en España: el vigente Campeón contra el líder. ¡A DEGÜELLO DESDE YA!

 

FORZA ATLETI SIEMPRE

 

18 de octubre de 2021

Aniversario Peña Atlética Rock and Roll.

 

De siempre, he tenido demasiado yu-yu al concepto de ser un peñista. Por un lado, siempre he sido un tanto receloso de su existencia y, por otro, no me he sentido especialmente atraído por pertenecer a ninguna de ellas (porque el ser del Frente Atlético poco o nada tiene que ver con ser un peñista como tal, siempre me ha parecido un escalón muy por encima de eso, la verdad).

 

Recuerdo que, de pequeño, veía llegar al Calderón esos abarrotados buses llenos de gente, y cómo aparcaban en dos, tres y hasta en cuatro filas en la cuesta de San Isidro, mientras yo bajaba por la misma  todo contento para el campo, oyendo el ruido de sus motores en marcha y oliendo el olor a gasolina quemada que impregnaban los mismos. En el fondo, tenía, por un lado, envidia de ellos, porque soy de los que siempre he pensado que han tenido un trato de favor por el club por encima de cualquier vulgar socio que no esté asociado a ninguna de ellas (lo cual es cierto, aunque puede que también sea justo) y no entendía demasiado bien el por qué de ello.

 

Aparte, tenía la imagen de sus miembros más bien como de erótica-festiva en torno a lo que es ir a ver un partido del Atleti, con sus botas de vino, sus enormes bocatas y su extraña y pintoresca parafernalia asociada, así que sí, con el ser del Frente, me sobraba y me llenaba hasta la saciedad. Y así quedó la cosa por un montón de tiempo.

 

Pero, hete aquí que un buen día, un grupo de gente del propio Frente Atlético decidió montar una propia (sin renegar de sus orígenes, por supuesto), la Rock and Roll, y recibí una amable invitación para formar parte de ella. Y, fíjense ustedes lo que es la vida, si no hubiese sido por la puta pandemia, probablemente ahí se habría quedado la cosa (al menos por mi parte, ojo). Hubiese tenido siguiendo la gran amistad que tengo con algunos de sus miembros, sin duda alguna, hubiese hecho alguna visita esporádica a su sede, sita en El Despacho Clandestino, y aquí paz, y después Atleti. Eso sí, siempre Atleti, sobredosis de Atleti.

 

Pero me fui enganchando impunemente al susodicho Despacho, y, claro está, a su gente. Y me encantó como viví los partidos allí, porque eran como un mini-Calderón, pero de verdad. Y me resultó cantidad de gratificante lo bien que me recibían y me trataban cada vez que iba por allí. Y me pareció una gente muy auténtica, que sentía al Atleti de forma muy parecida a como yo lo hago. Y logré convencer a base de insistencia, y muchas y muchas cervezas de por medio, claro está (como no podía ser de otra forma), a Don @Paulmarble, a que me dejase dar el paso definitivo. Y finalmente me dieron el sí. Y ganamos una Liga. Y montamos la de Dios. Y ayer empecé a comprender de qué va un poquito mejor todo esto, porque  tuve el placer de darme un buen fiestón padre en mi primer aniversario como miembro de la peña (el IV y V de la susodicha en sí, que fue lo que se celebró ayer directamente).

 

Y conocí un montón de gente. Y especialmente miembros de otras peñas invitadas al evento. Y acudieron miembros del Frente Atlético (cuando, equivocadamente, pensé que serían un tanto reacios a acudir a este tipo de actos, imagino que buena parte de culpa será de quiénes sean el origen de la invitación, por un lado, y si la hay, de hecho, por otro). Y también fueron gente de Sons of Atleti, una de las peñas que más me ha llamado siempre la atención, precisamente, porque me he visto un par de veces la serie “Hijos de la Anarquía”, y siempre he pensado lo guay que sería pertenecer a una especie de Club de Moteros Rockeros con indumentaria propia y que vayan a muerte con el Atleti. Y ahí estuve un buen rato dándoles la barrila, en donde tuve también la suerte de conocer a Don Ronin @tonoultra. Y me quedé flipado con el conocimiento suyo (y el de casi toda la peña que había por allí, por cierto) de la actualidad del Atleti Féminas. Por supuesto, hablamos de un montonazo de cosas (entre ellas, mis crónicas y el ofrecimiento que tuve con él para que me patrocinase si quería mi sección de “El Termómetro”, lástima que tan generoso regalo no produzco el entusiasmo esperado entre el agraciado, seguiremos hablando del gobierno, de todas formas, no se preocupe, Don Ronin).

 

Y hubo muchas risas, muchas anécdotas, una camarera rompecorazones (aunque como nuestra Ana, ninguna), un camarero “Rey” que me da que tuvo problemas finales hasta con el agua de los geranios, y, como siempre pasa en este tipo de historias, al final entablas más conversación, por lo que sea, con unos que con otros, pero que el resultado es el mismo: terminas estando en la puta gloria bendita.

 

Y una de las personas que más ilusión también me hizo conocer fue a Don Rafa Fernández, un auténtico Atlético pata negra. Y me emocioné al contarme el enorme coraje y sentimiento colchonero que posee Doña Bea, a la que espero conocer más pronto que tarde, y que aprovecho para dedicarla estas cuatro líneas con el que emborrono dicho acto final.

 

Y admiro profundamente el enorme trabajo realizado y la ilusión que tienen puestas en que todo funcione a la perfección de nuestro presidente Don Cristóbal, su primera dama Dona Ana, y sus fieles comandantes en Jefe el propio Don Pablo Mármol y Nuestro gran @Kapijaen , Don Juan Carlos. Las cosas se pueden hacer bien, mejor o como las hacen ustedes, sencillamente insuperables.

 

Y se dieron premios, e intercambio de regalos entre unas y otras peñas, premios a nuestro peñista más longevo Don Antonio y al más jovencito e imberbe, y acudieron también al acto mi idolatrado hasta la saciedad Don Juan José Rubio, acompañado de Don Juan Carlos Pedraza, con el que tuve una entusiasta discusión sobre determinado jugador de cuyo nombre ni quiero, ni pienso, ni debo acordarme.

 

 

 

Y, sobre todo, lo que vi fue mucho cariño, mucho hermanamiento entre todas las peñas invitadas y la nuestra (Gamonal, Peñagrande, Legazpi e Indios de Caledonia), mucha gente que ama, vive y siente al Atleti como cualquier socio urbanita puede llegar a quererlo, y que mi idea equivocada “erótica-festiva” de la figura del peñista anda muy lejos de la realidad. Al menos, los que conocí ayer. Así que he salido de allí enormemente orgulloso de haber pasado a ser parte espero que, lo más activa posible dentro de mis posibilidades, de, nada más y nada menos, que la Peña Atlética Rock and Roll. Larga vida a la misma y todos sus miembros y peñas Hermanadas, pues.

3 de octubre de 2021

Atleti 2 - Barcelona 0. ¡Al fin estamos todos!

¡Qué maravilla de jornada de previa! ¡Qué gustazo el volver a estar todos juntos! ¡Cómo volvió a sonar el Calderón (sí, lo he dicho bien, El Calderón)!. Qué día tan maravilloso. De nuevo sentir. Volver a disfrutar. Llegar de nuevo a casa afónico, embriagado de felicidad, después de haber disfrutado de lo más grande que hay: Atleti, Camaradas, previa, felicidad. Y, por supuesto, victoria.

 

Victoria justa, incontestable, merecida, bien laborada, con un primer tiempo sencillamente espléndido, y, con otro, con el freno de mano puesto. Una pena.

 

No es una cuestión de rencor, pero sí de justicia divina. Algunos, aquel 20 de Mayo del 2007, llegamos a casa empapados, de lluvia, de humillación y de lágrimas. Pillamos el metro en Marqués de Vadillo, y fuimos hasta Carabanchel llorando a moco tendido. Nos costó levantarnos. Nos sigue costando perdonar a Pichu Cuéllar. Nos siguen vendiendo la moto de que el Niño se fue por dicho encuentro. Da todo igual, lo que no te mata, te hace más fuerte. Y aquél día, ese puñado de Atléticos desencantados que estuvimos en el campo, entiendo que, con el tiempo, salimos más fortalecidos. Aunque la herida siga ahí. Que un 0-6, da escalofríos hasta escribirlo.

 

Pero el ser humano es cruel, vengativo, tiene memoria, y, personalmente, una espina clavada aún muy grande después de aquel encuentro. Ayer se venció, sí, pero fue una ocasión propicia para vengar tal fecha tan infausta a la par que infame. Lo tuvimos todo para hacerlo: maravilloso primer tiempo, resultado idóneo al descanso, espacios, un rival tan triste y sin alma como aquella fecha lo fuimos nosotros, partido plácido y relativamente tranquilo dónde los haya … La diferencia estriba, probablemente, en que no tenemos a Messi. Ley de vida, nada es eterno.

 

Pero tenemos otras cosas. Que somos un equipo Campeón, y eso es impagable, oigan.  Frente a otro que lo ha sido (y muchas veces) pero que, hoy por hoy, es la sombra de su alma, probablemente, porque ni la tenga. Irreconocible hasta en el traje, pero no se me incomoden en exceso, este párrafo mal escrito no está para destacar las miserias de nadie, intentando quitar mérito al que hace bien las cosas. Nada más lejos de la realidad.

 

Bien me conocen. La semana pasada nos ganó el Alavés, y desde esta humilde morada se destacó la justicia, el buen hacer y la meritocracia del equipo local. Si se fijan en las crónicas de los medios de desinformación, nadie, sin embargo, hoy habla del Atleti. El Barcelona podía haber pedido contra el Mangarranas, FC, y todo hubiese sido igual. Nada me sorprende, cierto. Y, hasta cierto punto, me alegra y todo. Ese camuflaje gratuito a la par que vergonzante de estos tipejos de pluma baja, ninguneando todo lo que pueden y más lo que consiga mi equipo frente a determinados rivales, en el fondo, nos termina fortaleciendo, y mucho. Son ya muchos años, no les voy a aburrir ya con la manido y conocido.

 

Lo bonito son los goles. ¡Y qué golazos, señores! En ejecución en sí (por supuesto) pero, sobre todo, en elaboración. 23 minutos. Hermoso para Joao Félix, éste (pletórico durante especialmente el primer tiempo) controla, se va de un rival, toca para Luis Suárez, el uruguayo al primer  toque sobre el desmarque de Lemar, y el francés ejecuta como los ángeles ante la salida de un tal Ter Stegen. Eso es fútbol, señores. Fútbol de alta escuela, de muchos kilates, de deleitar una y otra vez. El Metropolitano, convertido en un manicomio de felicidad desbordante. Como debe de ser.

 

Sustito de Coutinho (lo único algo relevante del equipo supuestamente culé) y, de nuevo, jugada calcada del Atleti, en la que esta vez es Lemar el que deja solo a Luis Suárez, y su toque se marcha lamiendo el palo quizás, por querer ajustar en exceso.

 

Daba igual. Piqué (nos gusté o no, admiro siempre su sinceridad) lo dijo bien claro al acabar el partido: “nos podemos tirar 3 horas y no vamos a meter ni un puñetero tanto”. Correcto. Y es que, cuando mi Atleti anda concentradito, con el Comandante Giménez ejerciendo como tal mandando y ordenando a sus huestes a una defensa ejemplar a la par espartana, con Oblak en la retaguardia, y con la concentración demostrada ayer por los rojiblancos … Si, Gerard. Tres horas vosotros … Y unos cuantos más.

 

Al borde del descanso, llegó el delirio entre las ya maltrechas aunque poderosas gargantas del Metropolitano. Otro maravilloso pase de Lemar en una contra fulgurante cargada de clase, precisión y velocidad, sobre Luis Suárez, y definición inapelable del uruguayo. No celebración (comprensible, me suele gustar mucho la gente que no me engaña y respeta de dónde viene, y el uruguayo, hasta la fecha, no lo ha hecho) y, quizás, le sobró el gestito del teléfono, pero ¿saben? Que tampoco es mi problema.

 

El mío es disfrutar. Sufrir más de la cuenta con un una jugada de Gavi (Don Gabriel Fernández, ya sabe la clave para haber sido más veces internacional, transformar caprichosamente su apellido en “v” -Gavi- en vez de en “b” – Gabi-, si eso, para la próxima), en la que dejó solo a Coutinho, para que Oblak se luciese una vez más.

 

En este segundo tiempo, se pudo cumplir mi venganza, y con creces. No fue problema de falta de espacios, ni de calidad, ni de ocasiones, ni de profundidad, ni de fútbol,  ni de lo que sea, pero, para bien o para mal, mi equipo carece de ese instinto cruel, asesino y despiadado que tiene otros. Da igual. A lo mejor es más auténtico ser así, ¿eh? Nunca se sabe. Lo importante es lo conseguido. Lo que mola es disfrutar de las nuevas  generaciones, como Elena, a la que tuve el enorme placer de conocer ayer. Esa sonrisa, esa jovialidad, esa mirada directa a la par que entusiasta, esa exquisita educación. No me van mucho los críos (tampoco soy yo santo de la devoción de ellos, empate a uno, pues) pero esta muchacha, reconozco que me encandiló cantidad. Huele a pura sangre Atlética. Y no. No suelo equivocarme demasiado al respecto. El primero de muchos, encanto. El faro que iluminará el Metropolitano en los momentos más sombríos. Imposible no contagiarse. Sin olvidarme de mi Marquitos. El único crío que pregunta por mí. El próximo día, cachorrín, prioridad absoluta en verle. Que no se lo vuelva a repetir.

 

Nada más. Domingo de resacón (dulce, pero resacón, al fin y al cabo). Pero, lo mejor de todo, fue volver a estar todos juntos en nuestra casa. Con ambientes como ayer, se puede perder, oigan (complicado, altamente complicado, pero puede pasar), pero, aún en la derrota, uno siempre se marchará del Metropolitano con el saber del deber cumplido, con su dolorcito de garganta irritante, con la alegría de vivir tanto en tan corto espacio de tiempo. Solo le pido a Dios, que jamás pierda ni un solo ápice este sentimiento Atlético por el que tanto vivo y tanto me hace vivir. Y si es en compañía de todos … mejor que mejor.

 

 

EL CRACK DEL PARTIDO:

La cosa anda entre Lemar, Joao Félix, Giménez y Luis Suárez. Yo me quedo con el portugués, pero cualquiera de las otras tres opciones es claramente más que válida.

 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:

El Barcelona. Tiene dos opciones: seguir creyéndose el rey del mambo y pensar que con el escudito van a seguir ganando todo, o reinventarse, darse un baño de humildad, olvidarse de Messi (sin dejar de respetarle, aunque no les mole su forma de marcharse, nadie en esta vida les va a volver a dar tanto como éste individuo les dio), y empezar de cero. Nosotros pasamos algo parecido, apareció un tal Don Diego Pablo, y nos dijo que nos olvidásemos de todo, que aquí solo valía … “partido a partido”. Y hasta aquí puedo leer.

 

ÁRBITRO:

César Soto. No recuerdo gran cosa de él, y eso lo mejor que le puede pasar a un árbitro. Sencillamente impoluto.

 

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+ 1 GRADO).

 

 

El Termómetro reconoce el valor de esta victoria incontestable, y otorga 2 grados positivos por tan considerable esfuerzo. Volvemos a zona positiva, pues. Y es que, señores, nos lo debía. ¡Qué maravilla, que parangón y qué abrillantamiento nos hace este hermoso termómetro que tanto nos guía en nuestro devenir diario! Así que ya saben, si él nos dice que tranquilos … Tranquilos estamos.

 

Y paroncito de selecciones que hasta da gusto y todo, después de haber sacado adelante Milán (por cierto, ando revisando mi contrato cronístico y hay en él una cláusula inapelable en la que indica que el Sr. @Paulmarble debería de ocuparse de relatarles dichos encuentros de Champions, escrito a quedado, acribíllenle sin piedad, háganme el favor) y Barcelona. Así que a disfrutar tocan, a llevar este domingo lluvioso con tranquilidad y buenos alimentos, y, para todo lo demás … “¡Vamos Atleti, vamos … Forza Atleti ALEEE” …

 

PD.- ¿Qué ha ganado el filial, dicen? Lo que me queda por ver … (ji ji) …

26 de septiembre de 2021

Alavés 1 - Atleti 0. Tanto va el cántaro a la fuente ...

Que se acabó rompiendo. La verdad es que este infame horario de las 14 h. de un sábado es de lo más cruel que te puedas echar a la cara. No termina uno de desayunar bien, ni de comer, ni de merendar, ni de cenar, sobre todo si ha perdido tu equipo. Nada de nada. Por más que quieras conseguirlo, no hay forma. Uno se tiene que conformar con lo que vaya picoteando con lo que vaya cayendo con los aperitivos de los cañotes de aquí para allá, y poco más.

 

Después del encuentro, uno intenta seguir con los Hermanos de marcha, pero ya no es lo mismo. Te aparece otra vez ese dichoso cansancio que te hace pensar en volverte a tu casa (lo cual, tampoco es una solución extraordinaria, ni mucho menos). Porque uno lo hace, intenta poner la tele y ver cualquier otro partido, y enseguida lo quitas como si de un nervioso resorte automático tuvieses en tu mano moviendo de canal el mando impunemente. ¿lo intentamos con una serie? Por más que me ande entusiasmando “Vivir sin permiso”, que es con la que estoy a tope últimamente, te cuesta un enorme esfuerzo el concentrarte en la misma. Ni que decir tiene de una película. Tampoco la música me termina de llenar, con lo que empiezo a empezar a desear que sea una hora medio decente para acostarme, y a ver qué tal mañana … “Las 10,16 hMaldita sea. ¿A dónde diablos voy ahora?” A lo que, languideciendo con el mando en la mano y tirado en el sofá, y entre tuit va y viene, termino de finiquitar este maldito sábado del orto.

 

El domingo no es mucho mejor, no se me vayan a pensar. Aún se levanta uno más seriote, más enfadado, con más pocas ganas de hacer nada (de escribir una maldita crónica del orto ni les cuento, si no fuese por unos que yo me sé …). Pero somos Atléticos y tenemos la obligación de ejercer como tal. Y debemos de empezar a buscar argumentos más o menos sólidos para ir recargando pilas para la semana que nos espera.

 

Y empezamos a soñar. Vamos a ver, qué tenemos el mejor portero del mundo, y es así. Y que el año pasado estuvimos 3-4 meses sin Trippier, y lo sacamos adelante, que es como más o menos estamos ahora. No queremos pensar en que Savic vuelva a retomar a ser el Señor de la Uña, sino que volverá a ejercer de ese central potente, imperial y poderoso que todos sabemos que tenemos. De Felipe conocemos que todos los años le cuesta ir pillando la forma, no deberíamos de preocuparnos tanto. Hermoso, más o menos, anda en su línea, confianza ciega en él.

 

¿Llorente? Estoy preocupado con Llorente, cierto es. Empiezo a vislumbrar un nuevo caso “Saúl” en él. Lo siento, Don Diego Pablo, pero no me convence en absoluto la barra libre continua que hay con él ocupando puestos diferentes en el campo a diestro y siniestro. No le veo centrado. Pero su potencial es extraordinario. A ver si vamos acabando ya con tanto experimento. Kondogbia, sin embargo, empieza a ser la confirmación de que, ahora mismo, es nuestro mejor centrocampista, junto con mi añorado Koke, que, probablemente, es la clave de todos los males actuales de este equipo (estamos tan hechos a él, a que nos marque el ritmo, a sus ayudas continuas en todo el campo, a su velocidad mental con la que nos maneja, a su omnipresencia en todas partes, que sin él, hoy por hoy, no somos nada, la cruda realidad así lo confirma). Creemos que De Paul tiene que ir poquito a poquito ir destapando el tarro de sus esencias, y no fallar pases tan triviales como los que erró ayer. Carrasco parece que se empieza a cansar de intentarlo, pero lo del belga es una cuestión del coco, y en eso sabemos que el Cholo es el Maestro de Maestros, se recuperará.

 

Pensamos que el dorsal número 8 ya no puede ir a peor, con lo que, probablemente, empiece a ser el comienzo de la presencia real que esperamos de él porque ojo, que lo hemos visto, que lo  hemos disfrutado, que no ha sido un sueño de una noche de verano. Y, desde luego, no cuenten conmigo para que sea el muñeco de pin-pan-pun en el que voy a cargar ahora toda mi ira culpándole de todos los males del equipo. Odio los linchamientos personales, me resulta nauseabundo el culpar a un individuo de forma  tan personalizada y cruel como andan haciendo ahora mi gente. Entiendo la frustración, el cabreo, el mal rollo, el que nos ha jodido todo el puto finde la derrota de ayer. Pero de eso a cargar con él toda mi ira de forma tan indiscriminada como caprichosa, no. No cuenten conmigo. Yo tampoco quería que viniera, pero como sigan así, van a conseguir hasta que vuelva a nombrarle en cualquier triste crónica de las que me queden por hacer. Determinados grupos de Atléticos somos de una generación que, como veamos a uno con la rojiblanca puesta despedazado sin piedad por la masa social colchonera, nos rebelamos sin piedad. Por mucho que se lo merezca. Y paso de centrarme más en este objetivo.

 

Por último, tenemos la fe ciega de que Suárez está para lo que está, y si no se generan ocasiones de gol, no podemos esperar ya gran cosa de él (que no es poca por otro lado, ojito). Ahora queremos que Correa lo juegue todo, claro. Ahora. Si tiro de hemeroteca de comentarios leídos vs. escuchados de mucha de la afición rojiblanca, hace apenas unos meses, antes debería de haber estado enterrado vivo. Pero claro, ahora … Pues ahora, señores, es nuestro mejor activo en el campo, no tengo ni la más mínima duda al respecto (junto con el mencionado Koke y Oblak), pero no puede jugarlo todo. Tenemos un calendario infernal, para colmo él es internacional argentino, se tiene que cruzar el charco cada “x” tiempo por ese calendario demencial impuesto por la FIFA, jugó Copa América, y, aunque no lo crean, andamos solo en la jornada 7 de liga, a 3 puntos del primero, y con toda la Champions y la Copa por disputar. Así que, mi cuchilla de cortarme las venas, aunque ande siempre afilada, sigue en el cajón más escondido y recóndito de mi habitación. Y la pienso dejar olvidada todo lo que mi corto entender me de por desarrollar.

 

Tenemos un montón de cosas que mejorar. Fíjense lo que es la vida, una de las que ha sido de siempre nuestras mejores armas, se ha convertido en nuestra peor pesadilla: el balón parado. El puto balón parado. Ese que hace que nos saquen un córner a los 3 minutos del partido de ayer, y La Guardia cabecee prácticamente a bocajarro cuando aún apenas me había acomodado en mi silla del Despacho. Y es que, ahora mismo, ni salimos tensos, ni concentrados, ni vivos, ni activos, ni con el cuchillo en los dientes. Y, por mucho Campeón que seamos, sin esto, que suele ser nuestro dogma de fe habitual, lo abandonamos, nos convertimos en un simple equipo más. Timorato, simplón, aburrido y que deja de ser eléctrico para ir con las pilas puestas de los chinos.

 

¿Dónde quedó aquél Atlético Aviación, tan temido en los tiempos de Godín, el propio Giménez, Gabi, Raúl García y compañía? Pues si alguien lo encuentra, razón aquí: en el Metropolitano. Porque esto ha llegado a ser tan sumamente infumable, que ya ni conseguimos rematar jugada alguna. Nos despejan todas, se anticipan a todas, llegamos tarde, estamos fondones, sin chispa, sin energía, sin movilidad y sin vitalidad. Y, este tipo de partidos que se nos pone cuesta arriba por lo que sea, se convierten en una absurda ceremonia de la mediocridad.

 

Debemos de volver a ser lo que fuimos. No podemos dar la imagen de impotencia y mediocridad ofrecida ayer, en la que solamente supimos llegar a 3 cuartas partes de nuestro ataque, y liarnos a quitarnos el balón de encima, sin saber muy bien a dónde ni cómo lo dirigimos, por qué lo hacemos y qué es realmente lo que intentamos conseguir. Ni una pared, ni una combinación en profundidad, ni una internada en banda, ni un desmarque … Así es imposible.

 

Por último, debemos de empezar a tener más imaginación para doblegar a nuestros rivales, porque ahora ellos ya no estudian a un simple Atlético de Madrid.Qué va. Ahora se empapan de ver cómo contrarrestar a  todo un Campeón. Y ayer, sin ir más lejos, el Alavés dio una hermosa lección de cómo conseguirlo a base de orden, tesón, buen hacer en el campo, perfecta ocupación de todos nuestros espacios en acciones ofensivas, y cuidado, que aún nos pudo clavar un par de chicharos sin despeinarse.

 

En los tiempos que hoy corren, en el que este tipo de equipos, como se te pongan por delante, se dedican luego todas las segundas partes a marrullear, a perder tiempo, a cada jugador darle un síncope de sinvergonzonería cada vez que cae al suelo, y a dejar pasar el partido impunemente de forma grotescamente insultante y soez, es un placer sorprendente ver ayer como los alavesistas, a pesar de no tener ni una triste victoria en su casillero, con el agua al cuello, fueron un equipo noble, peleón, sin ninguna sola mala acción, sin protestas absurdas, sin dejarse caer antideportivamente, sin hacer el mamarracho como hace la mayoría de casi cualquier otro equipo en cualquier otro partido de la Liga Española. Por eso su triunfo es tan justo, tan logrado y tan aplaudible. Y yo les doy mi enhorabuena por ello. No hay más.

 

Así que es una derrota. Solo una derrota. Ya sé que la vida es muy puñetera. Cuando más nos creemos que somos los reyes del mambo, más cara de gilipollas se nos queda. Pero es que la puta vida es así. Y se veía venir, no me nieguen que no. Tanto iba el cántaro a la fuente que se terminó rompiendo … Pero solo eso: un simple cántaro. Así que, dejemos de levitar todos en nuestros aires de grandeza, afinemos nuestras gargantas, volvamos a confiar a muerte en la gente que nos ha llevado posible a la gloria, y no nos confundamos, somos el Atlético de Madrid. Para lo grande, y para lo más grande. Nuestra fuerza reside en nuestro tesón, en nuestro convencimiento, en nuestra fe ciega e infinita. Nuestros valores están tan fuertemente edificados que se basan, precisamente, en el que somos conscientes de todo lo que nos cuesta siempre conseguir algo. Nosotros no ganamos ni con árbitros, ni con el poder del escudo, ni con la fuerza de nuestra camiseta, valga lo que valga. Nosotros vencemos cuando demostramos realmente lo que somos, hinchas del Atlético de Madrid. Por favor, comportémonos como tal, que hay mucha gente allá en el tercer anfiteatro que se les fue la vida en ello por inculcarnos estos valores. Prohibido rendirse, pena de muerte por bajada de brazos. Puede haber un pequeño espacio de tiempo para el descorazonamiento, pero nunca para la depresión. Adelante, Atleti, ¡Aplasta con todo y contra todos! Y recuerden a Don Juan Carlos …“Nada ni nadie conseguirá que deje de ser Atlético”.

 

 

 

EL CRACK DEL PARTIDO:

Básicamente, el de siempre, Correa, pero vamos, sin inaugurar las fiestas del barrio tampoco. Y el Deportivo Alavés. Cuando un equipo te gana estando tan sumamente jodidos como estaban, y emplean la honradez y respeto con que lo hicieron, pues chico, que en esta vida ningún equipo gana todo (ni siquiera los que roban) así que, se les aplaude, y cabeza alta, que queda mucho tour todavía.

 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:

No personalizo, todos. Absolutamente todo el resto del Universo Rojiblanco.

 

ÁRBITRO: Mateu.

Sin complicaciones.

 

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 1 GRADO).

 

¡En Negativo! Ya saben cómo funciona esto. El amo de este bloq se guía muchas veces por su desangelado corazón, pero este organismo es fiel redactor de la cruda realidad que hay, con lo que tiene la obligación moral de aportar sensatez y realidad ante tanto desatino expuesto por el imberbe escritor carabanchelero. Imperdonable caer en la casa del colista, sean ustedes serios, consecuentes, veraces  e independientes. Y si no lo son, tranquilos, este Termómetro siempre les aportará fiabilidad, sabiduría, saber estar y racionalidad. Debemos de empezar a espabilar, señores, y más pronto que tarde.

 

Y el martes, la Champions, en Milán. Otra competición, gran rival, mucho en juego (más para la entidad que para nosotros mismos, aunque en el fondo todos vayamos en el mismo barco). De aquí al martes, como motos, ¿me entienden? Como si no hubiese un mañana … “Cantando y animando a su equipo hasta la muerte”

22 de septiembre de 2021

Getafe 1 - Atleti 2. Luis Suárez, el mejor quitamanchas.

Qué partido ayer, mi madre. Qué cosa más agotadora de ver, más martirizante, más insufrible y, por momentos, desquiciante. Como papearte un bocata de chinchetas afiladas. El primer periodo, especialmente, no entiendo cómo puede haber tanto descontrol, tanta pasividad, tanto desorden y tan pocas ideas frente a un Getafe que asumió a la perfección el único papel que podía acometer para vencernos, máxime siendo el colista de la categoría: orden defensivo, lucha hasta la última gota de su sangre, cuchillo entre los dientes, y a esperar su ocasión (que la tuvo, claro, en una jugada de birbibiloque demencial por parte nuestra). Tenemos mucho en qué pensar.

 

Por parte del Atleti en este primer tiempo, nada de nada. Pero nada de nada, con un Lodi en plan “estelar” llevando la batuta ofensiva del Getafe. Resbalones, entregas al contrario, ganadas de espalda … Hubo momentos en que Savic tuvo que andar más tiempo pendiente de las andanzas del brasileño que de sus propias andanzas, porque ayer la defensa, en general, del Atleti, fue lenta, imprecisa, espesa y yo diría que hasta aborregada a la par que torpe.

 

Mata ya avisó a los 30 minutos con un remate cruzado que sacó con una buena mano Oblak. Después, de la nada, el pistolero tuvo una a  bocajarro delante de Soria, pero el guardameta azulón despejó el balón con el pie al más puro estilo Lorenzo Rico, y su rechace Angelito Correa lo remató por encima del larguero tras rechace de un defensa local. Miren por donde, algo hubo, ciertamente.

 

Al borde del descanso, el bueno de Jan se ve que se contagió del naufragio universal, decidió intentar atajar un balón haciendo malabarismos con él fuera de su zona de seguridad, el esférico, obviamente, acabó perdido por nuestra parte, el cual acaba en un centro local hacía nuestra área y Mitrovic cabecea sin piedad, dando el balón en el palo primero, y en el muñón del bueno de Jan que terminó ayudando a que el balón entrase cuando lo intentó sacar. A toda esta colección de despropósitos, le ponemos la cámara rápida y la musiquilla de Benny Hill, y nos queda un sketch de lo más divertido para el espectador. La madre que …

 

En la segunda parte la cosa mejoró, claro está. No es que fuésemos unos virtuosos en nuestro fútbol, pero al menos le echamos el coraje, el empeño, la decisión y la personalidad en el terreno de juego que no tuvimos en el primer periodo. A los diez minutos de este segundo periodo, el dorsal número ocho hizo lo primero medio decente desde su retorno al Atleti, en un gran remate desde fuera del área que se fue lamiendo la escuadra. Este individuo tiene un problema principal: cuando era Don Antoine Griezmann en el Atleti en su triunfal y primera etapa, todo el equipo curraba para él, la francesita se sentía importante y asumía (o solía asumir) su papel como tal. Ahora, sin embargo, las cosas han cambiado, querido. Llegas a un equipo Campeón, que ya ha demostrado todo el mundo su auténtica valía, y en estos momentos eres simplemente eso, muchacho. Un muchachejo imberbe y atolondrado más. El dorsal número ocho. Así que, a trabajar tocan, Campeón. Que ganas mucha pasta.

 

Y el Cholo empezó con los cambios: quitó a los laterales (pésimo Trippier, para cortarse las venas lo de Lodi), y entró Hermoso (imperial, a la par que decisivo) y De Paul, que aportó cordura, algo de sentido común y personalidad al equipo.

 

A los 67, pudo empatar Suárez en un remate de cabeza bombeado que repelió el larguero. La verdad es que el empate se empezaba a mascar por instantes. Para colmo local, Aleñá fue justamente expulsado tras un plantillazo por detrás criminal sobre Cunha (¿han probado a darle un mini de tilas al brasileño antes de que salga al terreno de juego, por cierto? Una cosa es que tenga ganas de comerse el mundo, que está fenomenal, otra bien diferente es que parezca un perrete cachorrín alocado cuando lo sueltas por primera vez en un parque, todo atolondrado y chocándose y quejándose contra todo y por todo, un poquito de tranquilidad, carallo).

 

A los 76, ví chungo cubata el tema, porque si no entró un balón que remató dos veces consecutivas Angelito y otra Luis Suárez, desde el área pequeña, ya me dirán cuando cojones va a entrar un gol en esa portería de una santa y bendita vez.

 

Dos minutos más tarde, al fin respiramos tranquilos, en una antológica asistencia de Hermoso sobre el desmarque del Criminal, control orientado y disparo sobre la portería de Cristóbal Soria (ah, no, que este es el bufón de Nervión, ustedes perdonen, David Soria), dos toques, tac-tac. Golazo de impresión, todo hay que decirlo.

 

La cosa parecía que terminaríamos sentenciándola, pero, hete aquí que como la noche andaba tan divertida a la par que cachonda, con diez y todo, el Getafe reaccionó de puta madre a nuestro tanto, y pudo volver a adelantarse en el marcador por medio de un tal Unal, que despejó a córner Oblak. Minuto 84. Me quiero morir.

 

Hasta que, en el 89, un balón-playa colgado por Sime, Soria duda en la salida, el central tampoco sabe muy bien cómo defender el balón, y Suárez, en el segundo palo, remata de cabeza de forma inapelable poniendo el 1-2 en el marcador de forma definitiva. Y es que, señores, Vrsaljko, o como pollas se escriba, es un jugador tan sumamente desconcertante también que, dentro del caos en el que fue prácticamente todo este partidito, terminó siendo decisiva su entrada por Herrera. Y, ¿Saben lo que les digo? Yo me alegro mucho por él. Pero mucho.

 

Igual que me alegro de la victoria, ojo. El bufanderismo descerebrado tiene siempre que imperar por encima de todo y de todos. Supongo que los del Getafe pensarán que fue una puñetera injusticia (y pueden que lleven razón) pero no voy a pedir perdón por tener a un quitamanchas como Luis Suárez, que, por eliminar, hasta consiguió que nos olvidásemos también de su lamentable partido y acabásemos adorándole como si del mismísimo Don Luis Aragonés se tratase. Tenemos el mejor quitamanchas, desde luego.

 

 

 

EL CRACK DEL PARTIDO:

Pues el Criminal al final cumplió y con creces, muy bien Hermoso, bien también de Paul, pero el único que estuvo dando el cayo malayo de verdad durante los 90 minutos, fue nuestro Angelito Correa, jugador que, hoy por hoy, está en la pole-position en nuestra delantera.

 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:

El equipo en sí. O, mejor dicho, esa manera pandillera y suburbial de comportarse en el campo. ¡Virgen del amor hermoso, parecemos una manada de la cárcel de Guantánamo más que otra cosa! Una cosa es que no nos dejemos pisar en el campo, y otra es que lo protestemos todo … Absolutamente todo. Gestos por aquí, brazos levantados por allá, miradas asesinas a la par que perdonavidas … ¿Pero esto qué es? Oigan, como sigan con esta grotesca actitud, más vale que se me cambien todos de acera, que ahí encajan mucho mejor … Vamos a jugar un poquito al fútbol, señores, y dejarnos ya de tanto lloriqueo y protesta absurda, especialmente personalizado en Giménez. Por favor, en la jugada del choque de Mata con Oblak, el getafense logró su propósito, y tu picaste (tu, y unos cuantos más, cierto es) como un puto pardillo. De primeras, a un árbitro no le puedes estar hablando comiéndole la oreja durante 4 minutos de la forma en que lo hiciste. De segundas, no eres el puto capitán del equipo. De terceras, no te expulsó porque el árbitro fue un trocico de pan, vamos, porque te la ganaste a pulso. Y, la más grave de todas …¡VAMOS PALMANDO, RELECHE! ¡Y EL TIEMPO CORRE EN NUESTRA CONTRA! Reitero: más jugar al fútbol, y menos actitudes vikingoidales. Por favor …

 

ÁRBITRO: De la Cuadra Fernández.

No tuvo su mejor noche (tampoco le ayudó ni el tato a ello, claro está), pero en lo gordo, acertó. Este hombre puede estar peor o fatal, pero, al menos, yo no le veo mala intención, ni mucho menos. Debió de expulsar a Mata, eso sí, por sinvergüenza (una cosa es hacer tu partido, otra caerte fuera del campo tras un choque con Hermoso, ponerte de pie, entrar en el mismo y tirarte al suelo, eso delante de tus putas narices ni por asomo, hombre) y también debió echar a Giménez (lo siento, es lo que hay).

 

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+ 2 GRADOS).

 

No pienso subir ni un puñetero grado por lo de ayer, vamos. Por mucha remontadita, mucha victoria en el último minuto y muchas pollas en vinagre que se les escurran. El Termómetro se niega a permitir determinadas actitudes de nuestra muchachada sobre el terreno de juego… ¿Cómo? ¿Qué? ¿Qué me quieren decir? A que lo bajo y todo …

 

Una última reflexión. ¿Se van dando cuenta de qué dura es la vida sin Koke? Ahí lo dejo …Y el sábado, a Vitoria (otro partidito que tal baila, ya verán). Ayyy, señor, señor … “Viva Viva la Revolución, Viva Viva el Atleti Campeón” …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Atético de Madrid - Webring
Peña Atletica Centuria Germana Vorherige Seite
Previous Page
Página Anterior Seiten Übersicht
Page Overview
Descripción De La Página Zufällige Seite
Random Page
Página Al Azar Nächste Seite
Next Page
Página Siguiente
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8