10 de junio de 2021

Las Notas Finales del Campeón.


Buenas noches, y saludos cordiales. A continuación, vamos a poner las tan ansiadas como esperadas notas finales a la muchachada. Este año pienso ser bastante magnánimo en las mismas, así que, sin más dilación, empecemos:

Oblak. El portero que susurra a los delanteros: (10, Matrícula de Honor, Cum Laude).

Vital como la vida misma. Decisivo. Brutal. Nos dio un buen ramillete de puntos. Esa parada a Messi, ese penalti del Alavés. Seguridad. Confianza. Saber estar. No vende motos ni besa escudos, y, a lo tonto, lleva ya 7 años con nosotros. Mejor así. El mejor del mundo. Por ponerle un defecto, tampoco le vendría mal el entrenar un poco el saque con el pie (de cada 100, 110 van al contrario). Pero vamos, lo importante, lo hace. Parar, transmitir seguridad a sus compañeros de zaga y hacerles aún mejores. Y cinco Zamoras ya, que se dicen pronto.

Comandante Giménez. Corazón de León Rojiblanco. (7). Notable.

Dichosas lesiones. Muy buen manejo de balón, gran desplazamiento en largo. Le he echado de menos en acciones atacantes, máxime teniendo el portentoso salto en disputa aérea que dispone. Da todo y más sobre el campo. Cuando empieza a parpadear impulsivamente, es cuando más me pone, a la par que más peligro tiene el menda. Intocable.

Lodi. Extraños movimientos sambísticos por la banda izquierda. (6) Bien.

Pero el margen de mejora que tiene es tan grande como la autopista que suele subirse por el Metropolitano. La irregularidad, su forma de ser. Se puso el listón muy alto queriéndose comparar a Luis Filipe ya (nos queda mucha mili, Hermano, pero mucha). Necesita algo de tranquilidad en sus acciones.  Para la historia, su partido frente a Osasuna, el cual resume a la perfección cómo es él: nadie entiende cómo se fue a marcar a Savic en el tanto pamplonica en vez de quedarse con su par, para luego inventarse un chicharrazo que vale su peso en oro tras mágica asistencia de Joao Félix (si no llega a anotar el tanto, estaríamos hablando ya de un exjugador, seguramente Luis Suárez le hubiese liquidado sin piedad. ¿Y qué hacemos con él? Ya perdonarán, pero yo con un Campeón siempre me quedo.

Savic. El Mítico Señor de la Uña. (10). Matrícula de Honor.

Sin ningún género de dudas, el jugador al que más he visto evolucionar técnicamente en toda mi puñetera existencia. Supongo que será mucho trabajo del cuerpo técnico y del Cholo detrás, pero, obviamente, el mismo debe de ir acompañado de la mano por la actitud y aptitud del propio interesado.  Impecable al corte, rápido y limpio al mismo tiempo, cada día sabe más y mejor su oficio. Imprescindible, intocable, inconmensurable. También debe de prodigarse con más frecuencia en acciones ofensivas. Uno de los nuestros total.

Barbilampiño Felipe. Un hombre recio y capaz (7). Notable.

Aquí sé que voy a patinar, quizás, con algunos de los presentes, pero yo soy muy de Felipe. Me gusta un montón este central. Imperial en su juego aéreo defensivo, expeditivo, valiente (a veces en exceso, arriesga demasiado), más que correcto en su trato con el balón. Un defensa completo de verdad. También le echo de menos en el juego ofensivo. Un tipo que, aunque comenzó algo dubitativo, terminó sumando de verdad. Imprescindible para el Rock and Roll.

Hermoso. El hombre ganado para la causa. (7) Notable.

Vino hecho un criajo destartalado, y se está convirtiendo en todo un defensa hecho y derecho. La clave de todo está en la transformación de su mirada, que ha pasado de una bisoñez e inocencia impoluta a un grado de concentración y de dureza, por momentos, extrema. Lo puede y lo debe de hacer igual de bien de central que como se comporta de lateral, cuando, aparte, curiosamente no estaba predestinado para ser su puesto. Otro que técnicamente anda más que cualificado. Sigamos construyendo sobre él.

Trippier. Nuestro adorable y simpático Kruppier. El hombre que vino de las islas a hacer fortuna. (8,5) Sobresaliente.

Debería de tener más nota, pero su comienzo irregular y sus historietas con las malditas apuestas le han hecho bajar la puntuación final. Seguramente, sea el jugador que más echa en falta su ausencia el equipo en defensa. Es un subir y bajar constante. Todo compromiso con el Club. Le dijeron desde Inglaterra que venía a un equipo en el cual no iba a pasar ni del centro del campo. Y sin embargo, es uno de nuestras mejores opciones ofensivas por banda derecha (¡cuánto iluminado que hay por ahí, madre!). Tiene que seguir sí o también.

El cumplidor Vrsaljko. El buen yerno rojiblanco. (5). Aprobado.

Debería de competirle más el puesto a Trippier, pero no ha sido una temporada fácil para el chaval ni mucho menos.  Depende de su ambición y sus ganas de seguir siguiendo alguien, si se quiere quedar con nosotros, o, por el contrario, buscar fortuna por ahí fuera. Se le agradecen los servicios prestados, pero es un jugador prescindible (dicho lo cual, no creo que vayamos a pillar un fortunón por él ni mucho menos, ojo). Quizás nos pueda valer para abaratar alguna operación.

Palmera de chocolate gigante Kondogbia. (6). Bien.

Empezó tan desconcertante como desconcertado, pero fue yendo claramente a más. Extraño manejo del balón. Ha jugado mucho mejor solo que cuando andaba rodeado de compañeros. Ni estorba ni deja de estorbar, sino todo lo contrario.

Puro nervio Torreira. (6). Bien.

De los pocos que pienso que el Cholo le ha infrautilizado. Me parece un jugador más que correcto técnicamente, y que en muchos encuentros su nervio y empuje nos hubiese venido de cine. Típico todocampista, creo que no seguirá, pero no me quedaré con mal recuerdo de él.

Koke Resurreción. Capitán de Capitanes. (10, Matrícula de Honor, Cum Laude).

Somos el puto Atleti, vamos a ganar esta Liga”. “Este es el puto Club que somos”. “Vamos a ganar esta Liga, nadie cree en nosotros y es cuando mejor vamos a hacer las cosas”.

Jamás un jugador de fútbol de nuestro Club tuvo tan claro nuestra idiosincrasia y tan empapado nuestro especial sentimiento con el que vivimos a nuestro puñetero Atleti. Ese audio de Koke tras la derrota en Bilbao, debería de ser nuestro nuevo credo, formar parte de nuestro himno, lucirlo con orgullo en el Metropolitano, obligar a que nuevas y no tan nuevas generaciones lo recemos de memoria en la víspera de cada partido del Atleti. Deberían de hacerse camisetas, carnets, posters, leyendas y hasta tatuárnoslo, si fuese menester. Sobran las palabras, salvo que acertaste de pleno, Capitán. Una vez más, chapeau. Y muchísimas gracias por representarnos tan extraordinariamente bien como lo que eres, nuestro gran Capitán.

Añádanle un soberbio hasta decir basta rendimiento deportivo, la velocidad mental con la que maneja al equipo, su brutal tanto por ciento de pases acertados (¡más de un 80%!), su infatigable trabajo en el campo, su omnipresencia en todos los rincones del terreno de juego, su pundonor, su clase. Un gigante en el campo y fuera de él. Espero que juegue hasta que se retire con nosotros. Se lo merece, y nos lo merecemos.

Uno de los nuestros Saúl. (4). Suspenso. No fue su año.

Con muchos matices, conste. Tuvo un año difícil en lo personal, los continuos cambios de puesto del Cholo en el campo, idas y venidas, la gente que le ha venido empujando desde atrás. Un año tonto, que se puede permitir el lujo de tenerlo, y que tiene que servirle como acicate para la próxima temporada empezar con más fuerza  y ganas que nunca, bien centradito en dar todo lo que tiene, que es mucho, múltiple y variado. Si en lo personal no lo ve claro y se quiere pirar … él sabrá. Yo me llevaría una enorme decepción, desde luego. Pero más por su bajar los brazos y por él, en sí mismo, que por el rol que tuvo esta última temporada en el equipo, que, no nos engañemos, fue bastante pobre para un menda que sabemos todo que nos ha dado y nos puede seguir entusiasmando. Así que, veremos, que dijo un ciego.

Muy bien Thomas, muy bien Thomas, muy bien Thomas Thomas Lemar. (7). Notable.

Lo que ha costado, virgen del amor hermoso. Miles y miles de ocasiones desperdiciadas, para, al final, empezar a dar lo que puede dar de sí. Su crecimiento en tareas defensivas ha sido mareante, precisamente por eso, porque ha pasado de ser un pato mareado en el campo a encontrar su sitio en el mismo, y adaptarse casi a la perfección en nuestro orden defensivo. Técnicamente brillante, con dos asignaturas pendientes: el gol (tiene que tener más personalidad y peso en el juego del equipo) y disputar uno solo … Aunque solo sea un solo encuentro en toda su carrera en el Atleti, los 90 minutos de juego (y esto es cosa de Don Diego Pablo). Después de lo que nos hemos comido, tiene que seguir sí o también.

Lechugo Llorente. (9) Sobresaliente. ¡Fantástico Llorente!

Si fuese justo, le daría el diez y la Matrícula, pero para eso se tiene que ganar mi corazón y llevar una trayectoria larga con nosotros. y aún no me fio, vampiro. Y es que, un tipo que solo come hierbajos varios, tiene una cama de 30.000 napos, una habitación burbujera y es tan sumamente metrosexual y perfecto (de su pasado ni hablo), jamás puede ser de fiar. Dicho esto, su rendimiento ha sido brutal. 11 goles, no sé cuántas porrones de asistencias de gol, desborde inigualable, velocidad portentosa, polivalencia absoluta, entrega y profesionalidad. Es imposible pedirle más con el poco tiempo que lleva, ciertamente. Ojalá y sigamos hablando del gobierno durante muchos más años. Mientras tanto, el nueve está bien. Y muy logrado, añado.

Don Héctor Herrera. (6) Bien. El Catedrático azteca.

Empezó como un tiro, pero el dichoso Covid le dejó bastante tocado. Brillante por momentos en construcción de juego, exasperante otros tantos en acciones defensivas. Muy dotado técnicamente, como a casi todos nuestros centrocampistas le falta gol (o, mejor dicho, no sabemos si realmente tienen esa carencia, ya que les cuesta un mundo rematar a portería). Su experiencia nos debería de valer para sumar, que es lo importante realmente dentro de toda la filosofía de cualquier equipo del Cholo. El que siga o no, vaya usted a saber de quién depende.

Vitolenco, Vitolenco, eres más torpe que un postrenco. (2) Muy deficiente.

Como siempre digo, en tu caso compartido con el Cholo, que tanto dar la murga con tu fichaje, y Virgen del Amor Hermoso. Si no te has ido ya es por todo lo que cobras, por un lado, y por tu nula ambición por seguir practicando este deporte y demostrar por ahí a Diego Pablo Simeone que estaba equivocado contigo, por otro (una cesión a una Real Sociedad de la vida, por ponerte un ejemplo, hubiese sido bien vista por todo el mundo, y. al menos, hubieses demostrado coraje y ganas de mostrar lo que, por otro lado, estoy convencido del gran jugador que eres). Pero claro, se vive muy cómodo en Madrid, sin nula presión, y pillando pasta gansa a diestro y siniestro. Y si encima, los memos del Club, dicen que tienes ya una placa en el pasillo de las Leyendas Atléticas, para qué queremos más, vamos. Yo que tu pediría un aumento de ficha y todo. Cierre al salir, hágame el favor.

Carrasco, el galgo del Metropolitano. (10). Matrícula de Honor.

En honor de Don Joaquín Peiró, la temporada de Yannick ha sido sencillamente sublime. A todas las cualidades suyas que ya conocíamos (velocidad, verticalidad, regate, precisión), está su personalidad en el terreno de juego, que es insultante. Si a Carrasco no le sale una cinta en el campo, en el próximo balón que pille lo intentará en dos ocasiones si es menester. Jamás se esconde, y eso es lo que más me gusta de él. Ni que decir tiene, su crecimiento en labores defensivas ha sido abismal. Actitudes siempre ha tenido, lo que me lleva a pensar que este extraordinario nuevo jugador que hemos descubierto se debe también a un cambio total de aptitud. Este tipo de jugadores es peligroso, cierto, y hay que atarles siempre muy en corto y andar muy encima de él. Pero, estando centradito, es una delicia verle jugar. Otro imprescindible para el Rock and Roll.

Menino Joao Félix. (5). Aprobado. Dicen que la fe mueve montañas.

Aprueba porque el comienzo de temporada que hizo fue sencillamente descomunal (y ya es la segunda vez que le pasa, por cierto, empieza como un tiro, acaba totalmente estrellado). Tiene tanto talento innato como conceptos tanto futbolísticos como físicos pendientes de desarrollar. Cuestiones tácticas y demás no me preocupan en exceso, porque sé que el Cholo se las irá inculcando. Fútbol y magia tiene para rabiar. Pero le falta fuerza física mental. En deportistas de este nivel, los dolores no se quitan jamás. Si te dan una patada te va a joder, está claro. Y en un partido, cuánto más débil te vean en ese aspecto nuestros rivales, más te van a arrear. ¿Conclusión? Los dolores se entrenan. Hay que aprender a convivir con ellos y domarlos. Muchos de sus males actuales del portuguesito vienen por aquí. Si logra superar esta barrera mental, será el jugador superlativo que todos esperamos. Si no lo hace, será una milonguita más del fútbol. Fuegos artificiales. Por supuesto, que siga. Solo nos faltaba estar formando a un individuo para que otros lo terminen disfrutando, después de haber hecho todo el trabajo sucio.

Criminal Suárez. (10). Matrícula de Honor, Cum Laude.

Idolazo desde sus tiempos del PSV y el Liverpool, le odié tan profundamente en su etapa del Barsapasta que no quería que vistiese la rojiblanca ni en broma, vamos. Pero ahora doy gracias a Dios todos los días por todo lo que me ha hecho disfrutar y sentir este condenado Uruguayo Matador y Criminal donde los haya. Recuerdo en su presentación, cuando entró al Territorio Atleti, y vio el mural con nuestras grandes leyendas de verdad (no la fantochada de las plaquitas de fuera del campo), que lo primero que hizo fue buscarse hueco en el susodicho e indicar “en ese sitio quiero estar yo”. Que se lo den. Sin reparo alguno, que lo hagan. Me da igual que lleve solo una temporada. Y no es ya los 22 goles que ha marcado con nosotros. Es el respeto con el que un número uno como él ha aterrizado aquí, la ambición que ha mostrado por llevarse a la par que llevarnos de la mano a lo más grande, la jerarquía que ha contagiado al equipo, y todo esto, sin haber vivido lo más mágico que hay en este Club, y con diferencia: la grada. Este hombre no se merece salir de aquí sin vivir un día Mágico en el Metropolitano. Porque puede ser sencillamente inolvidable para todos. ¡Muchas gracias por venir, Don Luis!

Angelito Correa. (10). Matrícula de Honor. Celestial.

Y cuando más te necesitábamos, apareciste. Cuando perdíamos esperanzas con la ausencia de Luis Suárez, fuiste tu quién se puso en su piel y consiguió los tantos. Cuando en Pucela teníamos un panorama cada vez más negro, ahí estuviste, hiciste un flashback, volviste a tus tiempos gambeteadores de Rosario, lograste una maravillosa jugada burlando contrarios sin parar y te inventaste un toque de punterita final digno de lo que eres, un puto elegido. Puede que no lo sepas, pero lo eres. Un jugador que logra jugadas con sello propio, que nadie consigue. Con un reverso con el balón controlado cuando te atosiga un rival colosal. Esa es tu cualidad, que eres único, y pocos lo sabemos. Ese gol de Pucela pasará a la historia no solo como uno de los goles más bellos de la historia del fútbol (valorando proporcionalmente la importancia que tuvo y en el momento en que lo conseguiste), sino como la más brillante acción del presente campeonato liguero, y forma parte ya, en letras de oro, como una de las acciones que pasará a la historia de nuestro Club por los siglos de los siglos. Me has hecho la persona más feliz del mundo, y eso no lo puedo ni debo olvidar jamás.

Dembelé. Sin calificar.

No tengo ni muy claro cómo juega, ni siquiera si merece otra oportunidad aquí con nosotros. Lo que es ridículo del todo es fichar en invierno a un tío lesionado, que viene de otra liga y que, para colmo, llevaba casi sin jugar toda la presente temporada (luego súmale Covid, desmayos, puesta a punto, adaptarte al Cholo y demás). Y eso no es culpa tuya, está claro. No sé. Es que me quedo con las ganas de saber cómo eres. Igual otra cesión …

Don Diego Pablo Simeone. (10). Matrícula de Honor. Cum Laude.

Sé que en la Copa del Rey tenemos ya una piedra en el zapato que está empezando a dar más por culo de lo necesario (y esto sí es cosa suya, aunque juguemos frente a equipos de tercera, jugándotela a un partido no puedes ir todo con suplentes, o con apenas titulares, porque no, así de claro se está demostrando). Si la queremos, la queremos. Y una cosa es tener en el banco a Koke, Luis Suárez y demás, y otra es no llevarlos ni convocados.

Yo creo que en Champions nos ha eliminado un equipo, hoy por hoy, muy superior a nosotros y, como se ha demostrado, al resto de los vivientes. Cuando te elimina el Campeón de la Competición, poco uno puede decir. Y con nosotros sufrieron más de la cuenta. Añádanle el tema de la ida en Bucarest, y quién sabe, oigan. Quién sabe. ¿Conclusión? Se ha cumplido con creces y fuera.

Y, por último, La Liga. Campeones. El mejor trofeo de todos. El que más mérito tiene conseguirse. El que ganas frente a un Barcelona, a un Madrid, al mejor Sevilla de su historia y demás. Ya lo dice él, y el dato es demoledor: 8 últimas Ligas, 4 el Barsapasta, 2 nosotros, y las otras 2 nuestros adorables vecinos. Más todo el chorro de trofeos que han acompañado a su trayectoria, vamos.

Yo sé que a veces aburre su juego (aunque este año ha dado un paso adelante francamente interesante, el final de liga, futbolísticamente hablando, ha sido bestial del equipo), pero, ¿Sabéis lo que os digo? Los que más se aburren son nuestros rivales. Los que se creen superiores, porque nunca se fían de nosotros. Lo que se creen a nuestro nivel, porque no entienden cómo, según ellos estándolo, nosotros sí que plantamos cara a las 2 grandes morsas, y ellos no. Y el resto, porque saben que si nos tenemos que poner el mono de trabajo y zurrarnos con ellos al nivel que nos propongan, este equipo jamás rehúye la lucha frontal y en el lodazal, si es menester. Y terminan desesperados también. Todo este conglomerado de situaciones tiene nombre y apellidos: Don Diego Pablo Simeone. Y no le den más vueltas al tema, porque, sencillamente, no las tiene.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 14 GRADOS).

Les debía subida, y ahí la tienen: 2 gradazos más después de nuestra currelada victoria en Pucela, lo que nos ha hecho acabar con estos esplendorosos 14 grados. Que ustedes los hayan disfrutado tanto como yo. El año que viene, más, seguro, y más complicado conseguirlos, les puedo prometer y prometo, que también. Y no es una amenaza, es nuestra responsabilidad. Feliz verano a todo el mundo.

El Atleti fue Campeón, todo el Mundo se Alegró” …

 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8