26 de abril de 2013

¡¡¡¡¡FELICIDADES, ATLÉTICOS!!!!!



                110 años para no dejar de quererte.
               
                110 años para no dejar de emocionarme.
               
                110 años sintiéndome orgulloso de ti, sintiéndote dentro de mí.
               
                110 años de grandeza, de poderío, de orgullo, de pasión descontrolada.
               
                110 años viviendo por y para ti, latiendo tu por de mí.
               
                110 años, y, sin embargo, cada día pareces más joven.
               
                Pero qué grande que eres … ¡¡¡¡¡FELICIDADES, ATLETI!!!!!



22 de abril de 2013

Sevilla 0 - Atleti 1. Mucho ruido, pocas nueces.


Y menos fútbol. Mucha intensidad, demasiada presión, muchos balones sueltos, poca posesión, pero la suficiente pegada como para llevarnos los tres puntos. Lo más justo, puede que el empate, pero entonces no se notaría el plus que nos da tener en nuestras filas jugadores como Courtois y Falcao.

El Sevilla dominó, pero  tampoco profundizó en exceso, mientras que en el Atleti acaparaba toda la atención Diego Costa, pero no por sus buenas artes precisamente. Si no le conociésemos todos, hubiésemos pensado que se ha querido borrar del derbi aposta, y, desde luego, si va a estar en el plan desquiciable en que se encontró ayer, casi que mejor no lo dispute, porque contra los fuleros, le expulsarían a los diez minutos, no más.

A falta de un cuarto de hora, vino la jugada clave, en un  balón que se lleva Mario Suárez con la mano, abre a Adrián, el asturiano ve el desmarque de Raúl García, y el navarrico engancha una volea que, por si no entraba, termina por desviar Falcao, para anotar el tanto definitivo. Está claro que la jugada fue ilegal, pero, dicho esto, ocurrieron demasiadas cosas tras llevarse el balón con la mano Mario como para calificar el partido de robo, como andan ladrando las huestes sevillistas.  Porque, como ya he dicho antes, de lo que no tiene la culpa el árbitro es de que Courtois se encuentre en el momento de forma en que se encuentra, o que el balón de Rakitic de falta se estrelle en el larguero a falta de 5 minutos para el final del encuentro.

En definitiva, tres puntos cuyo peso es oro y que, como casi siempre que jugamos un partido previo al derbi, se  termina ganando, aunque luego la historia de los derbis ya nos la conocemos todos de memoria, para nuestra desgracia.

EL CRACK DEL PARTIDO: Courtois. Le falta terminar de encumbrarse en un partido frente a Madrid o Barsa, porque lo demás, finales incluido, lo  tiene cada día todo más controlado. Por parte local, Rakitic fue el único que le dio algo de sentido al balón, la verdad.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Diego Costa. Ya sé que le dan mucho y demás, pero eso de simular una lesión es un hecho sencillamente deleznable, y ensucia en exceso la imagen de nuestro Club. Es un comportamiento completamente sancionable.

ÁRBITRO: González al cuadrado. No se hizo con las riendas del mismo en ningún momento del encuentro, y, obviamente, se come descaradamente la mano de Mario Suárez, aunque, reitero, pasaron demasiadas cosas después como para considerar este acto como un robo. Y tal y como lo pienso lo escribo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+ 17 GRADOS).
Todo un récord histórico. Dos grados más, que el partido de ayer era de los importantes, y conseguido en un ambiente super hostil, como ya viene siendo, por otra parte, auténtica norma de la casa.

Y el sábado, el derbi con los vikingos más pensando en la Champions que en otra cosa. Esperemos que la ansiedad no se apodere de nosotros como estamos acostumbrados últimamente a hacerlo, porque si no, nos ganarán con la chorra, como suele ser habitual. Hay que romper esta mala racha ya. La de las finales, sin embargo, tenemos que hacer todo lo contrario: mantenerla.

15 de abril de 2013

Atleti 5 - Granada 0. Diez mil razones para una manita.


Ya sabéis que yo soy una puta máquina de dar palos a la directiva que mal nos dirige, pero he de reconocer que es todo un acierto los dos días que todos  los años han puesto ya como institunacionalizados para siempre,  como son el día de las Peñas y el día del Niño.

Ayer la ocasión era sencillamente inmejorable para que se diesen todas las circunstancias y se consiguió que frente a un rival que probablemente no se hubiese llenado el Calderón hasta los topes como sucedió ayer, apoyados en un horario en el que el fútbol tiene aroma de auténtico fútbol de verdad, y aprovechando la maravillosa climatología que hacía ayer en Madrid, el equipo decidiese sumarse a la fiesta y homenajease como realmente se merecen esos diez mil nenes que ayer entraron en nuestro estadio.

El Atleti fue el rodillo  que nos tiene acostumbrados, y desplegó un fútbol, en muchos instantes, de muchísimos kilates,  comandados por un descomunal Koke, que hizo, sin lugar a dudas, su mejor partido desde que está con la rojiblanca, aprovechando, por cierto, la circunstancia de que jugó en su auténtico puesto, el de pivote.

A los tres minutos, buen centro de Koke sobre Diego Costa y el brasileño se anticipa a todo cristo y aprovecha la rociera salida de Roberto para anotar el 1-0. El recital no ha hecho más que comenzar.

Poco después, Raúl García consiguió el segundo, aunque le  fue anulado injustamente por el árbitro, ya que  estaba en línea. A los 27 minutos, la jugada del partido, en una contra escandalosa del Cebolla (mucho mejor que en anteriores ocasiones en los  que partió también de titular), que mete un pase de lujo sobre Diego Costa, este toca al primer toque sobre Falcao, que va como si de un Jorge Lorenzo se tratase en plena línea de sprint, y fusila sin piedad el  2-0. Una jugada y un tanto para enseñar en las escuelas.

El Granada, por su parte, ni se enteraba de por dónde les entrábamos. Y eso  que tiene mucho mejor equipo que lo que la clasificación nos dice, pero, el Atleti no estaba ayer para bromas, y necesitaba estos tres  puntos conseguidos así, con  rotundidad y brillantez,  para afrontar el tramo decisivo de final de temporada con la moral y las garantías suficientes.

Nada más comenzar la segunda parte, otra falta sacada por Koke Falcao la transforma en gol (otro tanto de puro nueve genuino). Poco después, Raúl García hizo lucirse pero de verdad  a Roberto y luego mandó el balón al palo. Pero a la tercera fue la vencida: otra vez Koke en acción (tiene asistencias para todo el mundo y casi de todos los colores), y esta vez  el navarrico no perdonó (muy buen partido también e l suyo).

Y la fiesta terminó con todo el estadio patas arriba (pensando ya en la Final de Copa que se nos viene encima), con el quinto de  Luis FIlipe, que puso la sutileza final para que la manita se redondease con un broche de oro, con más minutos  para Oliver, que dejó un buen manojo de detallazos para que los  que le pedimos al Cholo que lo vaya sacando nos carguemos cada  vez  más y más de razón, y, al fin también, el debut de Insúa, que, al menos, ya sabemos que existe. Felicidad completa, pues, y diez mil sonrisas de ilusión y felicidad reflejadas en los  rostros pintados de rojiblanco de toda esa chavalería  que nos hará ser aún más fuertes y poderosos contra nuestros rivales. Feliz, pues, día del Niño.

EL CRACK DEL PARTIDO: Koke, sin ningún género de dudas. Estuvo inconmensurable. Y  tampoco nos vienen demasiado mal los dos nuevos tantos de Falcao, a ver si el año que viene los supera (sí, yo soy de los ingenuos que está convencido de que el colombiano no se va a mover de aquí, qué pasa).

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Obviamente, el Granada. Un equipo que tiene a  Nyom, a Torje, a Brahimi, a Nolito, a Iggalo, a Buenanotte, se le puede y se le debe de  exigir más, mucho más.

ÁRBITRO: Don Pablo Mármol, digo, Iglesias Villanueva.  Salvo el tanto anulado a Raúl García, en lo demás estuvo correcto.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 15 GRADOS).
Esta vez  no se toca, ya que este encuentro era de  obligado cumplimiento.

Y el domingo, a  Sevilla, donde, imagino que como siempre, nos esperarán con los brazos abiertos, como no se puede esperar de otra manera de la ejemplar y soberbia afición sevillista. Tres puntos de oro para cargarnos aún más de autoestima, y, de paso, no renunciar de forma definitiva a la lucha por el segundo puesto.

8 de abril de 2013

Getafe 0 - Atleti 0. Soporífero.


No sé lo que tienen los partidos que el Atleti siempre disputa en el Coliseum de Getafe, pero tengo la impresión cada vez  que nos enfrentamos que son como partidos  amistosos, como si nadie se jugase nada, con un ambiente más frío y gélido  que montar una piscina al  aire libre en plena Siberia, y acaben siempre convirtiéndose finalmente en un truño de impresión. Ayer obtuvimos otra nueva prueba de ello.

Y el caso es que empezó el partido con una ocasión clarísima de Falcao, que, incomprensiblemente, tiró fuera de la portería casi desde el área pequeña, tras una buena combinación Diego  Costa-Adrián, lo cual tiene mérito en el colombiano, porque era más difícil esto que meterla dentro. Después,  respondió el Getafe con un remate a bocajarro de Diego Castro que Godín  sacó del suelo como  si de un kamikaze se tratase, pero, a partir de eso, el resto del encuentro fue un auténtico recital de despropósitos que hacían daño a la vista de cualquier espectador que se precie. Vamos, que si este partido  se hubiese disputado a las 16 o 17 h., no sé ni siquiera qué les estaría contando ahora, salvo el estupor de mis vecinos  carabancheleros como  les hubiese dado por escuchar mis melodiosos ronquidos.

¿Una alegría? El Cholo le dio media hora a Oliver. Algo es algo, aunque me dio la impresión de que no vi muy por la labor a sus compañeros por compartir el balón con  él. Una lástima, porque reitero, es el centrocampista con más calidad que tenemos en la plantilla. Mario Suárez y Gabi estuvieron desastrosos. Todo lo demás, una buena jugada individual del Cebolla, que la terminó enviando a Leganés, dos remates totalmente inofensivos de Filipe Luis y de Falcao, que completó su noche de pasión (y van ya unas cuantas) y el show final  de Delgado Ferreiro, que pitó fuera del área una supuesta falta de Godín sobre Colunga,  y que casi nos cuesta el partido. Después, el uruguayo saca el puto codito a pasear, y roja al canto. Y el caso es que con diez no terminamos de jugar mal  del todo, y creamos algo de peligro y todo sobre la portería de Codina. Pero, finalmente, al bobo de Mario Suárez le dio por dar una manita sin  sentido en el centro del campo, y el partido  se nos fue al garete. Menos mal que ya queda una jornada menos para que  se acabe esto, porque después de la  gran primera vuelta que hemos hecho, no nos  merecemos estos  espectáculos los  Atléticos.

EL CRACK DEL PARTIDO: Pues está bien jodida hoy la cosa, la verdad. Quizás a Diego Costa, que siempre da la cara, esté bien, esté mal, o ande regular.

LA DECEPCIÓN  DEL ENCUENTRO: Falcao. Ayer tuvo 3 ocasiones de las que él jamás falla. Yo espero que se esté  reservando fuerzas para la Final de Copa, y ahí destape de nuevo todo  el tarro de sus  esencias, porque si no ….

ÁRBITRO: Delgado. Salvo la acción de  Godín, que le costó encima la primera amarilla, por lo demás estuvo más  o menos en la línea de todos, es decir, mal. Regularmente mal.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 15 GRADOS).
Lo subo un gradito, va, que al menos no palmaron. Como ya ser segundos nos importa un guano a todo el mundo, pues pensemos fríamente en la Champions  y fuera.  ¿No es  eso lo que quieren? Pues hala.

Y el domingo que viene, el Granada, en el día  de los Niños. A ver si  es verdad y se les homenajea convenientemente a  los chavales. Por  cierto, una pregunta final. ¿En serio tanto estorbaba la  Europa League? Desde que no están con  ese ritmo de competición tan acojonante, prácticamente no jugamos una puta mierda al fútbol. Y reitero, es una auténtica lástima que nos estemos dejando llevar al  final así.

1 de abril de 2013

ATLETI 1 - VALENCIA 1. OCASIÓN PERDIDA.


Para los dos equipos, añado. Reconozco que debo de ser un bicho raro, pero convencido estoy de ser el único  Atlético en este Universo que sí que le doy importancia al  segundo puesto y si, encima de paso, vas recortando algún que otro puntillo al Barsapasta, miel sobre hojuelas. La ocasión era sencillamente pintiparada. Sin embargo, el equipo del Cholo, en el primer tiempo, desde luego, salió a ver cómo jugaba el partido el Valencia, no a disputarlo. Cómo lo jugaba, por cierto, de forma y manera espléndida. Dominando de cabo a rabo desde el principio al fin de dicho periodo, jugando con paciencia, con verticalidad, con mucho sentido, valiente, fenomenalmente colocado en el campo (todos los rebotes, absolutamente todos, fueron a ellos). Los valencianos, está  claro que tampoco imagino le encontrarán explicación alguna cómo después de jugar así es incapaz  de marcharse a la ducha con ventaja en el marcador.

De la época del Cholo, al menos, no he visto ningún equipo que nos haya pasado por encima con tanta autoridad y tanto sentido como lo hicieron los ches durante este periodo. Piatti avisó a los tres minutos aprovechándose del estado torrejil con  que salió Godín y a punto estuvo de llegar Valdez. Un minuto más tarde, Pereira (ese hombre al que tuvo que abroncar su propio entrenador porque no hacía  más que echar papeletas para acabar expulsado del terreno de juego en la segunda parte) centra no se sabe muy bien a dónde ni por qué, el balón se le queda a Jonás, y bate sin remisión a Courtois.

Justo un minuto después, Turan hace una de las suyas por banda, le pone un centro majestuoso a Falcao, la  defensa valenciana se queda mirando el diluvio universal que caía ayer en Madrid (perfecto cómo aguantó el césped, por cierto), y el colombiano bate a Alves sin mayores complicaciones. Parecía que la cosa no iba a ser tan  grave como parecía, pero el ínclito y dequiciadito Pereira lesionó a Arda (el árbitro ni falta, empezando su noche de pasión) y la creatividad del Atleti desapareció por completo, porque el único recambio que el Cholo tiene para poder suplir al turco, que es ni más ni menos que Oliver, sigue en ese extraño ostracismo de no poder todavía disputar siquiera un triste y simple minuto de juego. Tendremos que segur esperando, pues.

El monólogo del Valencia fue incesante durante este primer periodo, y si no es porque Courtois estuvo sencillamente esplendoroso, a nadie le hubiese extrañado habernos marchado con un 1-3 en el marcador. Hasta Valdez sacó una con el culo a remate de Guardado. Pero antes, Thibaut se tuvo que lucir ante una falta de Parejo (que el árbitro no pitó ni córner), y a una doble parada escalofriante ante remates de Piatti y Jonás. Lo dicho: chapeau para el primer periodo valenciano. Es la primera vez  en muchísimo tiempo que me voy con un empate en el marcador jugando en casa contento al vestuario,  y eso que Gabi tuvo una falta por mano al bode del área de Valdéz (que, alucinógenamente, no fue amonestado tras la misma, ver para creer) que pudo costarle un castigo completamente injusto para los del bueno de Valverde, que aparte de ser un  muy buen entrenador es un tipo que me cae de cine.

Tras el descanso, la cosa fue otro cantar. Empezó a  funcionar la dupla  Koke y Diego Costa, y las ocasiones se sucedieron. Pero entre Alves y el ínclito Estrada se encargaron de frenarnos. No pasa nada, son cosas del fútbol y punto. Lo doy por bien empleado para no tener que oír la sucesión de bobadas de siempre como “típico arbitraje mesetario” y demás bualensianidades de ayer y de hoy.

La segunda parte fue un duelo de  gladiadores, de hombres, bonito de ver, máxime con la épica de la lluvia como escenario de fondo. Por cierto, si muchos de nuestros jugadores venían de recorrerse medio mundo en busca del arca perdida con las putas selecciones de los huevos, ¿Cómo es que el Cholo solamente  gastó un cambio? Sinceramente, otro misterio sin resolver. Al igual que saber a qué pollas ha estado jugando el Valencia  todo este tiempo para sacarle la friolera de 15 puntos. En Mestalla, derrota. Aquí, empate, y medio  gracias. No hay quien entienda nada.

EL CRACK DE PARTIDO: Por el Atleti Courtois, vamos. No creo que tenga nadie la menor duda al respecto. Estuvo sencillamente perfecto. Y, por supuesto, Manquillo, que, hoy por hoy, está por encima de Juanfran, así de claro lo tengo el tema (y mira que nuestro rostro pálido me cae de putísima madre). Por el Valencia, me gustó un montonazo Ricardo Costa. Se las tuvo que ver con un más entonado Falcao y con Diego Costa, y no se amilanó para nada en ninguna de las batallas que hubo ayer por el Calderón. Y, por supuesto, Valverde. Esa primera parte que hizo lleva su sello personal e intransferible. Personalidad, buen trato de balón, perfecta colocación sobre el terreno de juego, paciencia … Para enmarcar.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:  La mentalidad con  la que salió el equipo, reitero, no a disputar, sino a ver cómo jugaba el primer tiempo el Valencia. Dimos una imagen de impotencia total. Nuestro centro del campo no se enteró ni del nodo (horribles Mario Suárez y Gabi, y algo más entonado en la segunda parte Koke). Del Valencia podríamos citar a Piatti, jugador que pudo ser y que nunca será.

ÁRBITRO: Estrada. No digo ni que no ganásemos por él ni pamplinas parecidas, pero este hombre tiene una empanada mental a la hora de aplicar el reglamento con las tarjetas dignas de impresión. Del penalti de Jonás, ni hablo. No es que sea  claro, es que es flagrante. Y de una entrada de Ricardo Costa sobre Diego Costa cuando este entraba como una flecha en el área (que pudo ser hasta otro penalti) y que el colega no pitó nada, pues chico. El propio Ricardo Costa casi le saca la cabeza  a Godín en un salto, pero tampoco pasó nada. Del tal Pereira ese … para qué … (el propio Valverde casi le curra, con  eso os  digo todo). Turan, lesionado por el colega. Parejo y su entrada con los dos pies por delante sobre Gabi … Un córner final que se come de Miranda tras haberle robado la cartera Canales delante de sus putas narices … No, no tuvo su día el hombre, pero bueno, esto es fútbol, y así que  hay que tomárselo. Para balbuceos  ridículos ya  están otros.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 14 GRADOS).

Visto lo aseaditos y limpitos que nos dejaron los ches  en el primer periodo, lógicamente, no toco el termómetro, doy por bueno el empate y lo dejo como está.

Y la semana  que viene, a  Getafe. A ver si ahora va a resultar que nos da por no ganar en casa y si hacerlo fuera de la misma …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8