15 de febrero de 2020

Valencia 2 - Atleti 2. Fieles a su idiosincracia.

Lo reconozco. Admiro profundamente a la muchachada de @cafemestalla (no se los pierdan, colchoneros, da gusto leer a gente así en los tiempos de retrasamiento mental que hoy corren) y cómo son capaces de escribir nada más acabar un encuentro. Recuerdo que, un día, comentando el tema con mi Hermano @Arias4ever, éramos incapaces de escribir una crónica después de un partido sin dejar pasar mediante un día de reposo. Ayer uno acabó enfadado, injustamente mosqueado con mis propias huestes, porque los bufanderos descerebrados somos así: si no gana nuestro equipo, chungo cubata. Da igual en dónde jueguen, contra quién o cómo lo hagan.

 

Sin embargo, con perspectiva, afortunadamente (al menos en mi caso) uno ve las cosas con diferente fotografía. Uno se da cuenta de que disputamos un encuentro frente al, probablemente, campo más difícil que hay en España para puntuar (quizás el Camp Nou esté a su nivel, la puta pocilga no cuenta, -el nuestro ahora mismo no anda parejo, con perdón- que esos tienen siempre a su disposición factores externos con los que los demás, desafortunadamente – o afortunadamente, al menos uno duerme  tranquilo sabiendo que lo que consiga, mucho o poco, ha sido siempre gracias a su esfuerzo, no por ayudas ajenas- no contamos, ni falta que nos hace, oigan). Un campo con un maravilloso ambiente de fútbol (muy parecido al del Calderón, reitero, al del Calderón, el del Metropolitano nuevo, hay que dejarle crecer), de los que uno disfruta con su desplazamiento mogollón, lleno de buena gente, que, obvio, van a lo suyo, y con un rival que siempre nos respeta, porque somos, aunque ellos no lo quieran reconocer, el espejo real al que siempre se fijan. Allí no gana Barsa. Allí no lo hicieron los indeseables robaperas. Los del golpe en el pecho de por ahí abajo tampoco. Son duros de pelar. Y eso me encanta. Si hubiese en esta liga más equipos como ellos, otro gallo nos cantaría, a todos (sus despistes fuera de casa son otra cosa, afortunadamente, problema de ellos, que, oigan, uno bastante tiene con los propios). Si algún colchonero no ha tenido la ocasión de disfrutar un Valencia-Atleti en Mestalla, no esperen más. No les defraudará.

 

Vamos al partido, pues. Espléndida media hora de la muchachada. Decididos, constantes, presionantes al límite de nuestras posibilidades. Más inculcados que nunca con nuestra filosofía de “partido a partido”. ¿qué cojones importa el Liverpool ahora?

 

El rival, por su parte, atolondrado. Como si fuese un gallego, en medio de una escalera, que no tiene muy claro si está subiendo la misma, o la anda bajando. En esas circunstancias, el Atleti no debe de perdonar, y no lo hizo. La figura emergente de Llorente hizo el resto, aprovechándose de una internada, tras una asistencia de Correa o de Vitolo, trastabillada, no recuerdo bien. Era el 0-1, más que justo.

 

Pero, oigan, andamos por Valencia, estamos en Mestalla. Estoy convencido de que el Atleti de Godín, de Juanfran, de Raúl García, del dorsal número 3, este encuentro hubiese estado ya cerrado. A nuestro Atleti actual, pensar eso es una utopía. Y sí, el rival también cuenta. Está claro.

 

Tras esa primera media hora estupenda, el equipo se fue desfondando, y los ches fueron creciendo. Y llegó su tanto del empate, tras un saque de córner del desconcertante (para bien y para mal) Parejo, que Maxi controló el balón, se echó un piti, un cafelito con espumita en el Café Gijón, echó un vistazo al Mundo, un chupito de licor de café, posteriormente decidió centrar, y un individuo con nombre más de pastor de iglesia evangélica que de otra cosa, Gabriel Paulista, remató de cabeza sin piedad. Llevaba desde el 2015 sin marcar. No desespere, mi querido orador. Teniendo al Atleti como rival, todo es posible en este mundo. ¿Y la defensa del Atleti, preguntarán mis queridos lectores? En el Café Gijón, tertuliando sin ton ni son.

 

A continuación, y aún digiriendo el mazazo del empate local, apareció Parejo en su versión empanado, perdió un balón absurdo en el medio campo, de esos a los que cualquier buen entrenador que se precie colgaría del cuello a su jugador sin compasión posible, y, para todo lo demás, Thomas montó su Party particular y anotó un golazo de bandera. 1-2 y al descanso. Qué partidazo, oigan.

 

Después, el Valencia, esta vez sí, se disfrazó del auténtico Valencia de Mestalla, agobió hasta la extenuación comandados por el imberbe Ferrán (reconozco que no tenía una idea clara y concisa del chaval, es un auténtico diablo, y si lo que quiere el Valencia es pasta, lo que ahora puede valer 30-40, en un par de años, igual añadimos un unito a su izquierda, y, mientras tanto, a disfrutar, oigan) y empataron, probablemente, en la acción que menos posibilidades tenían de hacerlo, tras un saque de falta de Parejo golpeando, más bien, un balón playa que otra cosa, y que Kondogbia, no se sabe muy bien si con el interior del pie, con el tobillo, con la espinillera, o con el hueso de la rótula, terminó batiendo ante la atónita mirada de Oblak (que tampoco es que se matara por atajar el balón, las cosas como son). Es incomprensible que en un equipo del Cholo nos pueda un rival meter un gol así. Sin embargo, esta temporada, al menos, hasta el mismísimo Tragacete lo podría conseguir, que todo es ponerse (sin segundas) en este mundo.

 

A partir de ahí, todo Cristo quiso ganar el partido. El Cholo tiró de artillería. Morata la tuvo, pero atajó fenomenal Cillesen. Carrasco salió como si lo hubiese hecho yo (es decir, nada de nada, monada), Celades tiró de Cherychev, o cómo pollas se escriba, y el partido fue el clásico que, seguramente, entusiasmó al seguidor neutral, desesperó al que iba con uno u otro equipo. Por eso le digo que hay que ver las cosas con perspectiva. Ayer mordía. Hoy mordería, en todo caso. Partidazo total. Capaces de lo mejor y lo peor. Son así, no le den más vueltas. Valencia vs. Atleti. Fieles a su idiosincrasia.

 

EL CRACK DEL PARTIDO:

Me sigue gustando la progresión de Llorente (mucho más asentado, con más confianza, más aplomo y más seguro de sí mismo, hay que seguir así), pero, en esta ocasión, hay que dárselo a quién realmente lo merece, y, aunque no sea de nuestras huestes, el tal Ferrán  tiene una pinta estupenda de jugador de fútbol. Queda anotado en mi agenda.

 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:

El numerito que llevamos haciendo ya demasiadas jornadas con el tema del puto lateral izquierdo. ¿Qué Lodi no sabe defender? De acuerdo, hoy por hoy es cierto. ¿Qué luego pones al Arias allí y es como si hubiese puesto a un esquimal en plena Costa del Sol, echándole bronceado sin ton ni son? Absurdo hasta decir basta. El colmo, por supuesto, es terminar con la puta estupidez de siempre: Saúl, lateral. De verdad, no me quiero calentar, pero estoy hasta el nardo Bernardo este tema. Primero …¡Estamos hablando de un puto lateral, joder!¡Me da igual que suba o no! Que muerda, sea rapidito, y fuera. Y, para esa puta simple misión, vale Manu, o un lateral de juvenil, o quién pollas quieras, pero deja ya de marear a la peña, hostia puta ya. Coño, que llevo 50 años viendo fútbol, y ahora me entero que esta posición es la más clave que hay en un puto equipo, me cago en mi puñetera estampa. Estamos perdiendo a Saúl (y hablo en serio) y, de verdad, Don Diego Pablo, la gestión que anda haciendo con respecto a este tema, es, por momentos, absurda, innecesaria e irritantemente … RIDÍCULA. Lo siento, no hay más.

 

ÁRBITRO:

Un tal David. No le había visto en mi vida. No lo hizo mal, la verdad.

 

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 6 GRADOS).

Lo dejamos con está. No hago más comentarios al respecto.

 

Y el martes, el Liverpool. Esto no va a tener que ver con nada. Nos enfrentamos a la mejor delantera que hay hoy en día por el mundo (la movilidad de Salah, la magia de Firminho, la salvaje potencia de Mané). Da igual. ¿Quién dijo miedo? Partido para disfrutar, encuentro para recordar, con muchas cosas que guardar … No concibo otra cosa que morir matando (y ya veremos quién cae finalmente). “Defendiendo esta camiseta, y el escudo que ella lleva” …

9 de febrero de 2020

Atleti 1 - Granada 0. Premios Poya 2019.


Buenas noches, y saludos cordiales. Con algo de retraso (este año es que celebramos tan magno acontecimiento desde Las Palmas de Gran Canaria. Si a esto añaden el retraso intrínseco que tiene el que esto les escribe todo les encajará), comenzamos una nueva Gala de los premios Poya (no, Gonzalito Miró, no la puedes presentar tu, coña). ¿Oigan? ¡Los del Fondo! ¡Dejen las bengalas y los botes de humo, caramba, que aquí, aquí, aquí no hay quién viva! Una vez aclarado el asunto, comencemos la ceremonia sin más dilaciones al respecto:

Premio Mejor Película 2019. Al Frente Atlético por … “Los Últimos del Calderón”.
En un partido tan, por momentos, deleznable como fue, especialmente la segunda parte jugada ayer por la muchachada, enfrentándose a un equipo que venía desfondado después de haber eliminado al Valencia en la queridísima y añorada (por nuestra parte, vamos) Copa del Buey, es emocionante contemplar el ejercicio de fe, fidelidad, compromiso, amor por unos colores y entusiasmo con que nos deleitan, una vez sí, otra también, la muchachada del Fondo Sur (y, por supuesto, el resto del estadio que intentamos, al menos, acompañar). Los últimos románticos. Una razón siempre para volver al Páramo. Incansables. Orgullosos. Fabulosos, a la par que espléndidos. Frente Atlético por siempre vencerá.

Premio Mejor dirección 2019. A Koke, por … ·La Resurrección de los Muertos”.
Este premio va dedicado especialmente a todos aquellos que se dedicaron, hace bien poco, a berrear, vomitar y avergonzar a propios y a extraños, pitando a nuestro Capitán de forma y manera escatológica. Ayer, sus bramidos los tuvieron que guardar en el bolsillo (imagino que posteriormente los pagarían con su mujer, con su marido, con sus hijos o con cualquier empleado del Metro de Madrid que se precie -este último punto siempre será aplaudido por el que esto les escribe, conste-). Espero que se vayan dando cuenta del valor de Koke. Abran sus melones apepinados y aprendan un poquito lo que es este rollo del fútbol. Valoren lo que es practicar el mismo siempre al primer toque, siempre con velocidad, ejerciendo un trabajo incontestable. Igual no tiene la personalidad de un Gabi, está claro que es así. Pero me molan sus valores, me chana su compromiso, y, espero, deseo e imploro, que en ningún otro encuentro más haya que ovacionarle especialmente después de un desagravio como el que sufrió hace poco por las pestilentes huestes que van por el Páramo. No vayan, oigan. No sufran. Y, ante todo, y sobre todo … RESPETEN.

Premio mejor Actor Protagonista 2019.  Angelito Correa, por …”El clavo ardiendo”.
Quién nos iba a decir que nuestro coche de choque favorito nos iba esta temporada a sacar las castañas del fuego. Y, además, y tras sus declaraciones de ayer, al fin le veo que él mismo, que es lo más importante de todo, se va dando cuenta de la importancia y el peso que empieza a adquirir, en este club. Otro gol decisivo (regalo nazarí añadido, las cosas como son). Más centrado, cada día más Atlético, sin olvidar sus orígenes suburbiales … Ángel Correa. Mi Ángel Correa.

Premio mejor actriz protagonista 2019. La madre de Carrasco, por … “Mujeres, hombres y viceversa”.
Para mujer ella (Dioss, qué hembra, virgen del amor Hermoso (¿Hermoso? ¿He dicho Hermoso? Qué tu aquí no vas, joder…). Mientras, a su pipiolo, nos lo ha traído de vuelta. Con su barbita milimétricamente afeitada con todos sus pelitos al mismo nivel de rasuramiento, su pelito disciplinado como si de un ejército de Pablo Escobar se tratase, y, después de entrenar, al detestable programa de Telaínco, a seguir pillando cacho, mamón. Aún así, yo me alegro de tu vuelta. Alguien vertical, alguien con regate, alguien con descaro, alguien con (espero) algo más gol de lo que tenemos (que tampoco es que ande pidiendo uno ningún milagro, oigan). No es lo que deseamos, pero no me pienso cortar las venas por su vuelta. Ni mucho menos.

Premio, mejor actor de reparto 2019. Vrjalko, por … “El Figurante”.
No se le esperaba. Ni se sabía de su existencia. Pero, las cosas que tiene este bendito Club, coges y de repente, hala … Titular del Atleti y todo. ¿Qué te has tirado un año sin jugar? Y qué más da, serán cosas de la edad. En esta Institución nunca puedes decir que ni de esta agua beberé, ni a esta placa escupiré, ni con esta camiseta jugaré. Virgen del amor Hermoso (¿Otra vez tu, hostia?).

Premio Mejor actor revelación 2019. Llorente, por … ·Despacio, forastero”.
Hombre  … Parece que al nene se le van viendo cositas. Parece que se le va quitando la presión. Estará encantado, eso sí, con la vuelta de Carrasco al equipo. Fijo que después se irá al dichoso programita ese de “Hombres, Mujeres y viceversa” a lucir musculitos, peinaditos, flotando en su mundo de nubes perfumadas de ayer y de hoy … Venga, hijo. A ver si seguimos …

Premio Mejor Película Europea 2019.  A Lemar, por … “El hombre invisible”.
Es como las compresas. No se siente, no se nota, y no se traspasa. Vamos a sacar poco de él, cierto es. Pero la inestimable colaboración de los que le berrean en cuanto le ven en banda, tampoco ayuda en exceso. Qué pena de vida, madre.

Premio Mejor Película iberoamericana 2019. A Giménez, por … “La enfermedad del sueño”.
El hombre que pudo ser y que no será. Y mira que me jode. Pero vamos, a sus 666 mil lesiones musculares de cada temporada, ahora el nene también pilla faringitis, resfriaditis y demás enfermedades provenientes más de guarderías que de un pibe que se cuida y se debe de mimar del todo. Le quiero un montón, pero, tengo la impresión, de que he perdido mucho tiempo de mi vida adorándole sin mayor motivo aparente.

Premio guión original 2019. Al Atleti, por .. “El regreso del Caballero obscuro”.
La segunda parte de ayer fue, por momentos, desoladora, irritante. Esa ceremonia de patadones sin ton ni son, ese balón al aire como si de un balón de playa fuese, ese homenaje al sinsentido que fue nuestro ¿Fútbol?, ese recital de despropósito va, maltrato al balón viene, ese encumbramiento del estado de ansiedad … Es duro. Sé que es duro. Pero hay que estar. Los cánticos no son cánticos, sino dogmas de fe “en las buenas, y en las malas”

Premio dirección de fotografía 2019. Al la afición del Atleti, por … “Ese loco sentimiento”.
Dicho el premio de arriba, os voy a dar una pequeña guía de instrucciones. Uno al Atleti no lo va para disfrutar, sino para sentir. El Atleti es la puta vida. ¿O es que acaso estamos todos el resto de la semana “ja ja, ji ji”? El Atleti no es una pose. El Atleti no es ponerte una medalla diciendo que perteneces a esta puta secta, y luego despotricar de ella y silbarla y humillarla impunemente. El Atleti eres tu, gilipollas. Quién te humillas, es a TI, tontolaba. El Atleti admite crítica (¿Les parece poco lo que ando escribiendo?). Pero, recuerdo un día que, un alto dirigente del Frente me dijo “si estás …Estás. Y si no lo estás, no lo estés. No me vales dando bandazos”. Y sí. Llevaba razón. El Atleti es, ante todo … ESTAR. Quién no lo entienda, sobra. Es que no hay más, de verdad. Lo que no les mole este mandamiento, pues que vayan cada 15 días a hacer el Tour del Metropolitano, se saquen muchas fotitos con los trofeos, y luego piren para casa. Ustedes contentos con sus fotos, yo contento conmigo mismo, y mi gente. Atleti, tu eres mi vida …

Premio maquillaje 2019. A Savic, por “Sicario, el día del Soldado”.
El señor de la uña no es santo de mi devoción (futbolísticamente hablando, los que tienen la dura penitencia de seguirme, bien lo saben). Pero empiezo a tener el extraño sentimiento con él de que es uno de los nuestros. Siempre en primera fila cuando intentan tocar a cualquiera de mi gente. No le hace falta ni códigos, ni aspavientos innecesarios, a la par que tribuneros. Su mirada le delata. Me está empezando a caer bien el puto Savic, coña. Eso sí, deja de comer hierbajos, capullo (aunque, si yo me tuviese que poner en manos del Doctor Muerte, me comería hasta un bocata de polvorones, si es menester).

Premio canción original 2019. A Lodi, por … “La mejor defensa no es un mejor ataque”.
Chaval, reconozco que tienes cierto talento (aunque también por pulir) por tus acciones ofensivas. Pero chico, te voy a contar un secreto: yo, si contrato a un pintor, quiero que, ante todo, eso … Me pinte la casa de puta madre. Si luego, encima, resulta que, me haces la colada, me planchas, me doblas la ropa y demás … bienvenido sea. Pero eso. Ante todo … PINTA, MAMÓN. Y si no sabes pintar, o aprendes a marchas forzadas, o no me vengas con milongas. Es sencillo: a uno le contratan por lo que realmente sabe hacer. Ni más, ni menos.

Premio Efectos especiales 2019,  A Saúl, por …”El hombre Holograma”.
Ayer no di crédito a lo que le ví, la verdad. Un auténtico despropósito (aunque el único culpable de esto no es él, y todos lo sabemos). Sé que eras tu porque, de hecho, te parecías y tal, pero vamos, más parecías un espectro reflejado en tu figura que vos realmente. Eres de los míos, moriré por ti. Pero esto no puede seguir así, machote. De verdad que no.

Premio Corto de ficción 2019. Al Cholo, por … “Crueldad intolerable”.
Don Diego Pablo, mire que le quiero como al padre que nunca he tenido (los 14 años que le tuve que “soportar”, que se lo queden los fuleros mismos, me la suda), pero, de verdad, esta puta cabezonería de poner al chaval (Saúl, obvio) contra los leones cada vez que le pones en esa puta posición, me pone de los nervios. No lo entiendo. No comprendo cómo, para un simple lateral izquierdo, no puede jugar el imberbe del Madrileño y tenemos que desperdiciar el talento de nuestro Corazón Sangre de León. Le estamos quemando, y, lo que es peor, le estamos perdiendo …

Premio diseño de vestuario 2019. A Miguel Ángel Gil, por “Entre Paréntesis”.
El arte de engañar, de disimular, de mirar hacia otro lado, de no dar nunca la cara, de escribir cobardemente mensajitos, de comprarte equipos de subuteo en Canadá, en Mejico, en la India, o en donde trinques … El arte de la maldad. Cuando ladran, los perros del amanecer …

Permio sonido 2019. A Enrique Cerezo, por … “El andar del borracho”.
“¿Griezmann vale 300? Diggooo, 30 … Digo 300 mil … Digo 3 … Digo … Otro Gin- Tonic … Digo, Mónica Marchante, guapa … ¿Haces honor a tu apellido y te vienes esta noche conmigo?” Y este personaje es el que nos representa. Esto. Este trozo de carne con ojos. Este ser. No puedo más, de verdad …

Premio Termómetro Rojiblanco: (+ 6  GRADOS).
Si no hubiese sido por la impune violación de Don Pablo, ya veríamos por dónde andábamos en estos momentos, pero les resumo: de los más inflados que una palomita 9 grados que teníamos la última vez, bajo 2 por el día del Leganés, uno por el día de la cervatada, y lo de ayer, lo considero de obligado cumplimiento. Es inaudito, lo sé. Pero bueno. 6 grados, va …


Premios Efectos Especiales 2020 ya. A todos los Atléticos que crean lo siguiente:
En Valencia, ganamos. Al Liverpool, eliminamos. La garganta, fulminamos. La rojiblanca, siempre portamos. Con el Atleti, juntos como Hermanos. Y qué pedos … Qué pedos que pillamos … CONTIGO HASTA MORIR.







10 de enero de 2020

Semifinal Supercopa de España. Barsapasta 2 - Atleti 3. No pienso pedir perdón.



  • No pienso pedir perdón por estar disputando en estos momentos este torneo. Seguramente no deberíamos de estar “invitados”, al igual que también, el año que ganamos el doblete de “Radomir te quiero”, ustedes tampoco deberían de habernos ganado dicha Competición, ya que fuimos Campeones de todo, señor Valverde. Es lo que hay. Las normas cambian. Y ahora dicen que la juegan los Campeones de ambos torneos, y los 2 siguientes en Liga. Eso sí, veremos, en próximas ediciones, si esto se cumple a rajatabla. Sinceramente, no lo veo. Aguardemos acontecimientos.

  • Tampoco pienso pedir perdón por reconocer que, salvo por la infamia que resulta que esta competición se juegue en el quinto coño del mundo, hacía un huevo de Supercopas que no veía a dichos equipos disputar la misma casi con tanta pasión como si fuese una final de Champions, tal y como ha sucedido en ambas semifinales (quiero pensar que lo del Valencia fue un mal día en la oficina, sin más). Para mi, la clave principal es que se juegue cuando todos estamos inmersos en plena disputa de todas las competiciones. No es igual jugar esto en verano, que la peña va hasta en bermudas y chanclas Adidas Jesuscristo, para desesperación de Don Pablo Mármol, el Emidio Tucci del Metropolitano (buen viaje, Hermano, deseando verte ya en la vuelta), que hacerlo cuando, en estas alturas de la temporada, un título nos sabe a gloria, se llame como se llame.

  • Menos aún pienso pedir perdón por nuestro juego “mezquino, lamentable, esperpéntico, indigno y soez”, que fue alguna de las lindezas que tuve que aguantar ayer, ojo, no en bufanderos descerebrados de tuiter, no. En putos periolistos que casi se ahogan en su mala bilis tras la remontada colchonera. Cada uno emplea sus armas. Nosotros tenemos las nuestras. Si unos no saben defender, pues que aprendan, coño. ¿Por qué se valora más lo uno que lo otro? Jamás lo entenderé.  De todas formas, igual, si no nos hubiesen quitado nuestro segundo jugador más desequilibrante de nuestra plantilla el año pasado, o si no tuviésemos a nuestro delantero centro titular perdido en su mundo de lesiones,expulsiones y hamburguesas de su madre en Brasil, quién sabe, se hubiese visto otra cosa. Los culés fueron un torbellino, lo reconozco. Del puto Messi ni les hablo. Pero les fallaron las piernas al final, y a nosotros, no. El propio Griezmann lo reconoció al final: “nos fallaron las fuerzas, y a ellos no”. Me da que empieza a echar de menos subir esos montes como una cabra con el Profe Ortega de pastor.

  • Tampoco lo voy a hacer por el VAR. Tiene sus cosas por pulir, puede (sinceramente, pienso que es indigno que se anule un gol porque un tío tenga un hombro fuera de juego, las cosas como son). Pero, dicho esto, es tecnología, y esa, supuestamente, no miente. Lo cual  me da que pensar que igual, en una final perdida de Milán como otra cualquiera, se hubiese anulado un tanto al rival, o pitar un penaltazo de libro en su propia contra, por manaza del podenco en cuestión, por ponerles otro ejemplo. Así que sí: soy muy, pero muy del VAR (y del otro ni les cuento, vamos).

  • Por último (y esto es sencillamente innegociable), no pienso pedir perdón por ser del Atleti, por gustarme ese filo de la navaja en el que andamos paseándonos casi permanentemente, por ver a un equipo que, por muy mal que lo pase, como no le remates, se disfraza de Clint Eastwood en “Sin Perdón”, y eso … termina liquidando sin piedad. Ese sufrimiento constante, esos subidones de adrenalina, eso tener ganar de apagar la tele para, a continuación, tirarme hasta la 1 de la mañana viendo el partido sin parar. Ese no parar de dar vueltas sin dormir al final del encuentro (no como cierto tabernero errrante). Esa sobredosis de ser Atlético con la que  tanto disfrutamos ayer … Eso, señores amigos… Eso es el Atleti. Nuestro Atleti. Como Correita. Hay que quererle, joder.¿Alguien tiene cojones de seguir discutiéndole, después de haber jugado medio partido cojo? Y, como siempre les digo (y acabo ya el sermón), para todo lo demás … Jan … Jan Oblak. “Señores yo soy del Atleti” ….

7 de diciembre de 2019

Villarreal 0 - Atleti 0. Miami ... ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?


Joder. Lo que podría haber sido esta crónica y al final no es. Una pena. Yo en ese campo (no en Miami, obviamente, sino en la aldea amarilla) he estado 4-5 veces. Todas memorables. ¡Hasta he estado en el palco de autoridades y todo, oigan! Poniéndome ciego a Cardhu, con mi Hermano @ARIAS4EVER , por supuesto, todo cortesía del Señor Rojo. Creo que palmamos, sí (para variar) pero … ¡Cómo nos lo pasamos!, ¿Eh, Hermano? Sitio extraño, siniestro, un campo en medio de la nada, porque en un prolegómeno allí de un partido de fútbol cualquier parecido con una previa de verdad, es pura coincidencia. Pero bueno, eso hoy no toca. Así que hablaremos de jurgol. ¡Qué remedio!

No andamos en nuestra mejor racha, es obvio. Yo no veo al equipo jugar mal. De hecho, tiene momentos hasta diría que brillantes, mezclados con otros en el que reina el caos más absoluto. Por eso les quiero tanto. La historia de mi vida. No lo pueden entender …

Un partido que se pudo ganar, se pudo palmar, y al final se empató. Son rachas. Ahora no quiere entrar, y no entra. Juraría (y ayer andaba más o menos sobrio, ¿eh? No se me vayan a pensar) que vi ocasiones clarísimas para llevarnos el partido de una santa vez. Pero oigan, Joao Félix tuvo una al palo, dos media vueltas con disparo seco que se fueron lamiendo el susodicho, otra picadita que, si todo el mundo se queda con la foto del toque de cómo picó el balón ante la salida de Asenjo, decimos que es gol sí o sí y aplaudimos a rabiar … Después, incomprensiblemente, aparece como un turbo de aire desde el césped que eleva el esférico hacia al infinito. Ese campo es paranormal, no me jodas. Un partido en el que no paras de ver pajaritos sin ton ni son mientras ves el fútbol, una grada llena de yayos rabiosos, un equipo de amarillo, que ya sabéis lo que Don Luis Aragonés sentenció con el tema … Debería de presidirlo Alfred  Histcotch, más bien. A todo esto, otra que le cede nuestro niño al caótico, por momentos, Lodi, y que echa a la grada de forma inaudita … Yo ayer vi un equipo que lo dio todo, con vergüenza, con dignidad, con aplomo, y con cojones para, al final del encuentro, ir a saludar a los nuestros. Lo he dicho muchas veces, mientras vea a mi gente así, moriré por y con ellos. Me jode verles con los brazos caídos, con los rostros desencajados. Pero para eso estamos nosotros, los Atléticos, la puta grada, joder … ¿Qué no nos salen las cosas ahora? Ya nos saldrán. Otros partidos hemos ganado rozando un balón en nuestro gran cipote rojiblanco y ha entrado por la escuadra. Ya está. Esto está montado así.

¿Qué quieren seguir echándole mierda al Cholo? Pues vale. Don Diego Pablo no mete goles. Si el equipo no los generara, vale. ¿Que la muchachada cada vez que hay un córner en contra parecen que estén hasta el culo de rulas en una Rave en Pontevedra? Seguramente. Eso lo tenemos que seguir trabajando (recuerden de todas formas: Juanfran, Godín, Lucas, Luis Filipe –no sé si les suena de algo, y así, de repente-). Y conste que, individualmente, salvo el desastroso Lodi ayer, Arias jugó bien, Felipe también, Hermoso O’Shea cada día va más (y ya lo siento, pero saben que conmigo no cuenten para echar mierda indiscriminada a un pibe que por que viene de dónde viene, que ni me apetece mentarlo, hay que lapidarle a la menor ocasión, allá cada cual con su puto complejo, yo ya ando sobrado, no necesito más)… No es una cuestión de individualidades. La clave es que hay que ir reinventándose, y a los que suplen, eran mucha tela. Pero mucha.

Las desconexiones regionales mentales que tiene el equipo también. La muchachada se va y viene de los partidos como yo si estuviese viendo el puto musical ese del Rey León. Pero, sobre todo, y por encima de todo, hay que meter gol, que, recuerdo, esa es la única y verdadera misión que no tiene el Cholo. La de terminar ejecutando el plan. Y, la putada, es que este rollo es de lo que se trata. Mientras lo metas, lo demás no importa una mierda … Para algunos, claro. Yo, aún siendo un bufandero descerebrado como soy, siempre intento ver un poquito más allá de mis narices. Que Dios me siga conservando así, por favor.

El estado actual ahora mismo del Atleti la resume a la perfección una jugada postrera en la que Koke, entra en el área contraria, está más solo que la una, tiene dos opciones claras de dar el pase de la muerte para terminar ejecutando en gol, y, de repente, el espíritu de Fray Farlópez se le sube por la tocha y da un melonazo al área sin sentido alguno que pasa como un obús, sin ton ni son, ante la estirada de Asenjo. ¿Por qué, Dios mío, por qué? Es ansiedad, es dolor de pecho, es principio de infarto, es ganas de conseguir todo, sin tener en cuenta que, muchas veces, los atajos no valen de nada.

Esta paranoia ha llegado ya hasta mi enfermo cerebro. Os juro por mi vieja que, esta noche pasada,( que, por supuesto, como buen Atlético, me acosté sin cenar nada más acabar el encuentro, y sin querer saber nada de este asqueroso mundo), he soñado con que portaba la rojiblanca y jugaba de titular el próximo partido en el Villamarín frente al Betis (que, curiosamente, he visto después que es nuestro próximo rival fuera de casa, te cagas). Total, lanzo una contra de la hostia, nos vamos Joao y yo como flechas hasta el área contraria. Ningún rival nos sigue. Joao aguanta, aguanta y aguanta llevando el balón cosido al pie tal y como hacía el gran Paolo Jorge Do Santos Futre. Yo le acompaño en la misma, (más solo que el menda lerenda dando vueltas sin parar buscando afters abiertos a las 8 de la mañana un sábado cualquiera por Carabanchel). Le sale el portero, me da un pase magistral, de esos sin tan ni siquiera mirar), llego yo todo confiado, remato desde el área pequeña a puerta vacía, con la derecha (ahí residió mi error, a dónde vas, alma cándida, si eres más zurdo que el mayor de los zocatos) y cuando me voy a cantar el gol hacia el banderín, observo con desolación infinita que el balón se marcha fuera rozando el palo. “¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?”. Decía Jake La Motta (Rober de Niro, en Toro Salvaje, cuando le meten en el talego al final por pillarle en su bar dando copas a una menor, golpeándose su cabeza sin parar frente al muro de su celda). Pues eso. Así me he levantado yo. “¿Por qué, Dios mío? ¿Por qué? Por cierto. Juraría esa escena de la peli ya le ocurre en … Siiii. Miami … Ayyy, Miami …


EL CRACK DEL PARTIDO:
Oblak sacó una mano prodigiosa a una brillante acción de espárragos Trigueros, siempre fieles … Saúl me gustó un montón, Hermoso O’Shea también (les reitero mis disculpas, aunque, mientras siga considerando que juega como a mi me chana volverá a pasar, no lo duden) pero ayer Joao Félix me gustó, pero de verdad. Él es el crack. Curiosamente, coincidió con el primer partido que le da el Cholo entero (a ver si también nos aplicamos, joder). Es él. No lo duden. Es el diferente. Es el especial. Es el de ese toque de seda, el que llena de imaginación su visión de juego, el que nos va a encandilar hasta emborracharnos de felicidad. No tengo ni puta idea de fútbol, ni de tácticas (también os lo he comentado infinidad de veces) pero con los jugadores fallo poco, y llevo ya unos cuantos años en mis espaldas. Es él, chavales. ES ÉL.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Pues, el otro día, tuve en mi grupo favorito de guasap, un intercambio de opiniones con mi cachorrín @dherreros sobre Lodi. Él de dijo que defensivamente era un desastre. Yo no le ví  tan mal en ocasiones anteriores, pero ayer no es que me lo pareciese, es que me pareció un auténtico caos. Ojo, un mal partido lo tenemos cualquiera (fijaros la ocasión que falle en el Villamarín, eso sí que es imperdonable, joder). Su banda fue una auténtica ceremonia de la desolación, que dirían los Alarma …. Ayyyy, Miami …


ÁRBITRO: Hernández al Cuadrado.
Seguro que vosotros visteis 500 penaltis no pitados, no se cuántos no expulsados, esos saques de banda en contra, esas miradas, esos ojos azules … Ea. Yo vi un doble penalti de Herrera y rodillazo propinero de Oblak sobre Iborra (que, curiosamente, se tuvo que ir del campo posteriormente, nada, casualidades de la vida) y una segunda amarilla que rozó vuestro amiguito del alma Morata (que para mi hubiese sido injusta la expulsión, conste, pero con la puta mierda esta de reglamento en la que no se puede disputar un balón aéreo como Dios manda, quién sabe) …. Un robo escandaloso, vamos. Así es imposible.


TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 9 GRADOS).

Doy por bueno el empate del Granada (a mi el Atleti me encantó, aparte de que me lo pasé tan bien ese día), pero la derrota del Barsapasta no debería de haber sido así (un grado menos). Lo del puto PaletoReal, como es un campo maldito … Pues bueno está el empate también, así que, la barra libre de @Paulmarble continua).

Y el miércoles, partido de sí o también. Me vais a dar hasta en el DNI, pero yo no veo nada claro el tema. Dicho esto, no implica en absoluto el que uno vaya al campo y no esté a tope con el equipo. Yo puedo pensar que todos los findes me va a tocar la lotería y luego nunca lo hace. Eso no implica el que deje de jugarla. ¿Conclusión? El que vaya … QUE ESTÉ. Ni Cholos, si vikingos, ni pseudovikingos, ni piperos, ni árbitros, ni fríos, ni calores, mi lluvias, ni pollas en vinagre … Simplemente … QUE ESTÉ.  “ATLETI YO TE AMO, CONTIGO HASTA EL FINAL”.

11 de noviembre de 2019

Atleti 3 - Espanyol 1. Panis et electionibus (by, Don Pablo Mármol).


Lo siento en el alma, pero don Dueño me ha vuelto a pedir colaboración. Cualquier queja, reclamación o insulto debe ser dirigida a su persona (o a Cascorro), ya que servidor hace de simple colaborador, esperemos que no necesario.
----------
Se presentaba un domingo, decían, criminal, climatológicamente hablando. A pesar de las amenazas de frío y lluvia, despertó un día casi primaveral. Día de elecciones, por cierto, lo que restaría horas más tardes algún aficionado al Metropolitano. Día, por cierto, demasiado habitual últimamente, ¿no?
Si me permiten, de un tiempo a esta parte, pongamos cuarenta y dos años, para su seguro servidor, el día de elecciones es un día muy flanders, un día en el que millones de personas se levantan de un talante buen rollista, en la confianza que algo vaya a cambiar, para que, finalmente, nada cambie y volvamos al talante oscuro habitual. Mola ver que han sido agraciados en el sorteo la simpática vecina del tercero, presidenta de mesa, el pesado del quinto, vocal, el serio del ático, voluntario y esforzado apoderado de la esperanzadora opción X, …. Pero sobre todo mola, no nos engañemos, no ser agraciados. En la calle y en los colegios, todo sonrisas, besos y abrazos. Ains. Y luego, por supuesto, al bar. Todos al bar. Desayuno, aperitivo, comida y/o merienda. Cena no, que habrá que analizar los resultados de los comicios en casa (como Eurovisión), escogiendo el canal que nos informe según queramos la información.
Todo muy bonito, muy entrañable, muy flanders, en definitiva. Pero jugaba el Atlético.
----------
Después del horripilante partido jugado en Alemania, nos visitaba el Español, equipo que está haciendo una excelente campaña en Europa, pero que se presentaba (o así debiera haberse presentado) con sumas urgencias en Liga. Por su parte, el Atlético está haciendo una temporada a ráfagas, en busca de encontrar un empujón definitivo, que no termina de llegar, pero que nos mantiene ahí, al acecho, sigilosos mas contestados, pero con una confianza ciega en que se mejorará. Seguro.
Y comenzó el partido. Raro. El Atlético apretaba de inicio ante un rival que parecía haber venido a pasar el trámite (de la derrota), salvo que se le pusiera el encuentro muy de cara. Después de un par de buenas ocasionas marradas por los nuestros, especialmente clara una de Morata a pase de Vítolo* (casi clónica del segundo gol), los españolistas consiguieron adelantarse tras un despropósito encadenado de medio Equipo. Es destacable, y muy preocupante, los nervios que atenazan a esta defensa en diferentes momentos de partido. Felipe, que hace diez días era un Godín de la vida, parece excesivamente atenazado; Hermoso es un flan todo él. Thomas, en momentos, tampoco ayuda a esta defensa, arriesgando balones en zonas donde nunca debe hacerlo. Con el 0-1 hubo momentos de pánico, pero afortunadamente un buen pase/gol de Morata fue cabeceado por Correa. Gil Manzano, muy bien toda la tarde en la defensa perica, estuvo a punto de evitar el gol, pero su esfuerzo, encomiable, fue baldío.
Los inicios de la segunda parte, impulsados por el empate, fueron tremendos. El cambio de Thomas I por Thomas II fue fundamental; ya que el Thomas de la segunda parte solventó las dudas que dejó el de la primera. El Atlético atacaba en oleadas, pero el gol no llegaba. Gil Manzano se erigía en coloso de la zaga blanquiazul, pero no pudo evitar el segundo tanto. Muy buen balón de Vítolo y perfecta definición de Morata. Se siguió, pico y pala, en busca del gol de la tranquilidad, pero se marraron ocasiones clarísimas por definiciones que rozaron el absurdo. Y a punto estuvo Herrera de repetir una de éstas, dejando pasar un balón franco que casi sorprende hasta el mismísimo Koke. No fue así. Afortunadamente.
No me pareció tan buen partido como leo por ahí. Hubo momentos buenos, otros no tanto y alguno malo. Un muy flojo Español creó más problemas de los que tenía intención crear. Bien el Equipo de centro del campo hacia delante, a pesar de tantas ocasiones falladas, y bastante peor hacia atrás. Muy bien nuestro Angelito (emotiva su declaración de amor al Atlético), Vítolo, Morata, Koke y Thomas II. Floja la defensa, especialmente Hermoso, e impreciso Thomas I).
Y así nos vamos al parón, esta vez, parece, deseado. Se hace vital recuperar gente y, sobre todo, sensaciones. Obviamente, no hay nada perdido, pero hay mucho que mejorar y, por qué no, ganar.
----------
TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 10 GRADOS).
Vamos a ponerlo en una temperatura razonable, como don Dueño suponía. Si quieren les digo que se sube porque había cuatros grados, sumamos tres por los puntos ganados y añadimos tres de los goles marcados. No quiero mentirles, se sube porque sí. Como el Atlético, los mejores porque sí.
----------
Una vez en casa, lo de siempre: todos han ganado las elecciones salvo los ciudadanos. Sí, con segundas.


*Si para Simeone es así, así es para nosotros los mortales.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8