6 de noviembre de 2017

Deportivo 0 - Atleti 1. El fútbol nos da de lado.


Es jodido intentar hacer una crónica de un partido de fútbol cuando, precisamente, lo que llevas sin ver últimamente es eso … “fútbol” mínimamente en condiciones, que no sea salvo un auténtico manojo despropósitos, tensiones, imprecisiones y continúo a la par que constante maltrato al balón. Así que como esto siga así igual les empiezo a hablar de recetas de cocina, de musikote o de balonmano (no, del Puigdemón ese tampoco, ¿Eh? No se me pasen, por favor). Hasta ayer Oblak le dio también por hacer alguna que otra gilipollez impropia de él. Así que, os voy a contar lo positivo de nuestra segura eliminación de Champions, por hablar de algo. Porque sí, nos hemos quedado fuera frente a un Qarabag que, por momentos, en la primera parte del otro día parecía el Chelsea (recuerden que estos dos partidos, si hubiesen sido de eliminatoria directa, hubiésemos caído eliminados). Tocaban y tocaban el balón de cine (especialmente en el primer tiempo), y nuestra muchachada rojiblanca corría tras el balón dando una imagen de impotencia sencillamente desconocida desde que está el Cholo con nosotros. El Cholo, si, este hombre que le gusta quitar a un tío como Thomas (que estaba, como todos, haciendo un partido esperpéntico, la verdad), pero coña, que le sustituyas justo cuando ha metido el gol … Igual el chico habría pillado algo de moral y todo. Los goles, principalmente, dan eso: confianza. Y este equipo necesita toneladas de la misma.

Otra cosa. No vuelvan a celebrar jamás que un rival nuestro se quede en inferioridad numérica. Yo prometo haber aprendido de una puñetera vez la lección.

Fue, eso sí, dentro del esperpento de encuentro, bonito como ves morir a Godín intentándolo en todas las posiciones de ataque habidas y por haber (recuerdo, es defensa) en esa  tromba final de indios rodeando a vaqueros dentro de su rancho. También dio una lección fabulosa Gabi de cómo un Capitán no esconde nunca y da la cara, tanto dentro como fuera del campo. Y Juanfran, el hombre, si …. No acierta un pase ni aquí a 2 metros. Pero no es esconde nunca. Son nuestra gente, y siempre lo serán. Por eso precisamente quiero que les vaya relevando de forma continuada ya. Sin prisa, sí. Pero sin pausa. Es como realmente merecen que vayan saliendo.

El que, sin embargo, está completamente fundido en el fango es el señorito Antoine, con esa esperpéntica mata de pelo de muñeca chochona que lleva el pajarraco en su cabecita de chorlito puesta. Algo me huele a podrido en el Metropolitano. Y no. No me refiero solamente a la placa de Hugo Sánchez.

De Coruña poco os puedo decir. La primera parte fue una colección de cabezadas sin sentido intentando mantenerme despierto, con muy poco éxito. La segunda algo espabilé, gracias a alguna cosa buena de Lucas, por un lado, y al tanto final de Thomas, por otro (con la inestimable colaboración del Pantilimón ese …. Rumano … el minuto que era … uyy, cómo huele el tema a apuestas). Y, como, afortunadamente, no había tiempo para quitarle luego al africano, pues un cabreo menos con el Cholo que me ahorré.

El año va a ser duro de pelotas. Pero en Liga, sorprendentemente, estamos perfectamente escalonados. De la Champions yo ya me he olvidado. Hay que acabar con dignidad, eso sí, y fuera. Y estoy con Gabi, la Europa League, no me suena absolutamente a nada (y no debería de ser así, lo reconozco) así que la ilusión tendré que buscármela encontrándome de nuevo con mi gente, animando lo que pueda a mi Godín, a mi Juafran, a mi Gabi …. Confiando en que produzca el ascenso definitivo de Lucas y de Thomas, y sí … Ya sigue quedando un día menos. Seguiremos también con el Cholo, eso es lo único realmente innegociable de todo esto. Y, por supuesto, como siempre, con mi Atleti. ¿Y de fútbol? Pero si es muy aburrido hablar tanto de fútbol, hombre … El fútbol está pasando millas de nosotros. Nos ha apartado. Sencillamente, nos da de lado.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Thomas y Lucas, pero vamos, sin exhibiciones de fuegos artificiales, ¿Eh? Que no se me emocione nadie.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
El Deportivo en sí mismo, y el estado  tan deprimente que se encuentra Griezmann. Dicen que cobra 14 kilos limpios, ahora no se merecía ganar ni 14 sugus de esos que tanto me gustan …

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo. Le temo siempre como a un nublado, pero no le recuerdo que armase así alguna especial.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( +2 GRADOS).

¿Qué les parece? Le subo dos gradazos porque el termómetro es así de grande. Y es que, en Liga, milagrosamente, lo que queráis, pero estamos ahí. Así que descúbranse de nuevo ante tan sabia decisión de nuestro cacharro favorito. Sencillamente brutal.

Y ahora, paroncito asquerosito de las putas Selecciones de nuevo, y después el “partidito” del año. Ya estoy leyendo por ahí gilipolleces de peña intercambiándose la camiseta y tal. Ja. Espérenme todos sentados. Baboserías, las justas. Precisamente opino todo lo contrario: mi mayor respeto por esa camiseta es no portarla jamás. Respeto para ellos, que así se libran de una tan desagradable visión, y respeto, sobre todo para mis valores, para mi persona, para mi gente, y para mi equipo. “No lo pueden entender” …

29 de octubre de 2017

Atleti 1 - Vila-real 1. Frustrante.


Cuando uno se tira sesenta minutos dejándose el alma por una victoria, enfrentándote a un rival siempre bueno a la par que peligroso. Cuando uno domina desde ese uno hasta ese minuto 60 prácticamente sin parar, de cabo a rabo. Cuando ves a tu muchachada dejándose el alma, dejarse las pelotas, sudar esa camiseta, honrar ese escudo. Cuando ves que tu rival apenas te inquieta, salvo en una contra de Bakambú que salvó espectacularmente Savic, en una acción en la que, probablemente, me haya ganado ya para siempre para la causa. Cuando ves que tu gente domina, controla. … Sí, con más o menos fútbol. Sí. Con más o menos profundidad. Sí. Con más o menos acierto. Pero no ceja en su empezó de intentarlo, aunque sea haciendo el pino si es menester. Con fútbol, ¿Eh? Con fútbol. Sobre todo con fútbol.

Cuando ves que Saúl falla un gol cantado sin Barbosa en el primer tiempo, cuando, al borde del descanso, el propio guardameta local saca una mano inverosímil a espléndido cabezazo de Godín. Cuando, por fin, todo ese trabajo, toda esa ilusión, todo ese esfuerzo, ve su recompensa, allá por el 60 ya de juego, en una brutal asistencia de Griezmann (todo el mundo en mi zona dijo “¿Pero qué hace”? “Atended, insensatos, atended” – pensé yo- sin mirar, al primer toque, en volea sobre el incansable Correa, éste hace un control orientado solo para elegidos, penetra en el área, y cuando todo el mundo esperaba el centro de la muerte, resulta que se saca un disparo seco, la par que inimaginable y  genial (tal y como es él), que pone el 1-0 en el marcador, uno piensa. “¡Qué puta alegría, coño. Se lo han merecido, pero de verdad!”.

Cuando pasa todo esto, y uno rebosa de alegría … ¿Cuál es mi sorpresa? ¿Qué es lo que pollas pacha? Pues que, a partir de ese instante, sueña un extraño “click” en el campo, el mismo que sonó en Vigo. Igualito que el día del Elche. Parecido al del día del Barsa. Idéntico al día del Chelsea. Y, no sé … No sé si es que pensamos que el partido ya está finiquitado. No sé si es el Cholo el que los echa para atrás. No sé si es la puta inercia de los propios jugadores. Tampoco tengo claro si hemos jugado igual durante las últimas 7 temporadas, y es que antes no nos metía un gol ni San Apapucio, y ahora nos lo mete hasta el monaguillo bizco de las 3.000 viviendas. Sí. Se pudo sentenciar en una contra que sacó magistralmente Barbosa a Gameiro. Pero no es eso. Lo que tenemos que preguntarnos es por qué dejamos de tener el control de los partidos. Por qué reculamos en nuestro área hasta límites insospechados. Por qué suena ese puto “click” que nos desconecta del mundo cada vez que nos adelantamos  en le marcador. ¿Por qué, Dios mío? ¿Por qué?

Y claro, pasó lo que tenía que pasar: si le concedes al rival (que, reitero, no hizo nada de nada en su miserable existencia para merecer eso … NADA) todo, a saber: dominio, campo, posesión, balón parado, córners … Al final, siempre hay una falta de marcaje, siempre hay una indecisión del portero, y siempre puede haber un Bacca que remate fenomenalmente un córner sacado por el pajillero mayor del reino de Castillejo, siempre puede haber un gol contra, y, sí … Siempre te puedes terminar cagando en tu puta existencia.

¿Y eso qué implica, familia? Qué TODO lo que has currado, que TODO lo que has mascado a un puto rival tan duro con paciencia, con dedicación, con disciplina espartana, y que, encima, tan mal se nos da como los putos azulejeros, que  TODA la puta vida que te has dejado para ponerte, por fin, por delante en el marcador … TODO. ABSOLUTAMENTE TODO. Se te va a tomar por culo por el inodoro a la velocidad de vértigo. Y a mi me causa  rabia, desasosiego, tristeza, dolor y, sobre todo, y por encima de todo, frustración. Mogollón de frustración.

EL CRACK DEL PARTIDO: Brutal Correa. Váyanse olvidando del apelativo de “coche de choque”. El chaval da la cara, lo intenta todo, y tiene ramalazos de genio. Y sí. En esta vida puedo ser muchas cosas menos 2: la primera es vikingo. La segunda es no ser justo. MAJESTUOSO partido de Savic. Sí. Con mayúsculas. Sencillamente MAJESTUOSO.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Pues yo no sé ustedes, pero tengo un mosqueo de 15 pares de narices de por qué Luis FIlipe pasa ya millas de subir la banda. ¿Alguien me lo puede explicar, por favor?

ÁRBITRO: La puta momia del Undiano. Sencillamente patético. Ya no es que sea malo de por sí, es que no tiene ni pajolera idea de pitar una simple ley de la ventaja. Por favor, que se retire ya este espantapájaros. Es sencillamente grotesca su forma de arbitrar en un terreno de juego, aparte de un insulto a nuestra inteligencia.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (0 GRADOS).

¿Acojona, eh? Se sube un grado, me cago en la puta, que esos 60 minutos fueron pero que muy potables. Tenemos que dejar que de que suene ese puto “click” cada vez que nos adelantamos en el marcador. Pero, como el termómetro es totalmente independiente de fobias y de fibias, quiere recompensar ese buen juego, esa constancia y ese buen hacer de los primeros 60 minutos, así que, arrodíllense ante él, y, por supuesto, muestren su fidelidad a la par que admiración más absoluta a sus doctrinas. El termómetro es nuestro Pastor, nada nos falta.

Y, el martes, el Quarabag. No os digo nada. Hay que ganar sí o sí. Mensaje para el Club: ¿Ahora también las Carpas –escatológico invento vuestro, por otro lado- resulta que tampoco nos gustan? ¿Qué se supone que tenemos que hacer, pues? ¿Jugar a los futbolines humanos? ¿Comer perritos calientes hasta reventar? Anda y que os den por el puto culo, hombre. ¿Quieren guerra? La tendrán … “Ni merengues, ni marrones, a mi me gustan las rayas, canallas, de los colchones” …

26 de octubre de 2017

Elche 1 - Atleti 1. Ctrl+Alt+Supr.


Extraño partido del Atlético, que sigue con la extraña manía de coleccionar empates de manera un tanto absurda, frente a un Elche timorato en la primera parte, valiente y mandón en la segunda. Sí. Ya sé. Es un segunda B. Pero Vietto se empeñó en convertirles en un Primera. Las cosas de nuestro Atleti.

Extraño fue por nuestra parte, porque en el primer periodo, el Atleti jugó un partido serio, y con ratos de buen fútbol. Torres (que tuvo 2-3 ocasiones muy bien rematadas, pero el portero local también juega, y Guillermo le sacó un par de ellas) a los dos minutos avisó. Y a los 16 minutos, un fenomenal centro de Giménez lo cabeceó Thomas de forma inapelable para poner el 0-1 en el marcador. Como mandan los cánones, picado, ajustado al palo y duro (regalito ilicitense incluido, no sería el último que nos harían, créanme). Parecería que la cosa sería coser y cantar. Lucas se mostraba inexpugnable (y así se mantuvo toda la noche, a pesar del demencial penalti en contra que nos pitaron en contra), Sergi tenía un desparpajo y valentía que, por momentos, me hicieron recordar a Don Sergi Barjuán (una auténtica locomotora en su banda izquierda, años ha), Thomas era dueño y señor del cotarro, Sime también lo intentaba de vez en cuando, Gaitán hacía lo que le venía en gana (ya sabemos que vale para un Segunda B, a ver cómo le sigue yendo con el resto de rivales), Torres estaba activo, y Vietto … Ahí Vietto. ¿Qué vamos a hacer con el bueno de Lucciano? Ya en la primera parte tuvo 2 manos a manos en los que, uno dio en el palo, y el otro lo perdió lastimosamente.

Principalmente, Lucciano tiene 2 problemas. Uno meramente técnico, a saber: es un puto desastre conduciendo el balón en carrera, lo cual siempre permite que el defensa le termine obstaculizando lo justo para molestarle en el remate final (y lo cojonudo es que no es jugador lento, ojo, que velocidad tiene). Debería de verse una buena colección de vídeos de Don Paolo Jorge Do Santos Futre y que aprendiera un rato. El otro, puramente mental, está tan bloqueado como yo en mis lunes de pasión cuando llego al curro y me da por no acordarme de la puta contraseña, después de un duro y longevo fin de semana. Da igual que la haya introducido en anterioridad tropecientas mil veces: como me dé por no acordarme, me pongo nervioso, empiezo a fallar sin ton ni son, y al final dudo hasta de mi nombre de usuario. Entonces llamo al administrador, se caga oportunamente en mis muertos, y vuelta a empezar de cero con otra contraseña.

Eso es lo que le hace falta a Vietto. Que el Cholo le resetee por completo. De 0 a 100. Que se cambie de botas, de medias, de calcetines, de peinado, de color del pelo … Y que no pare de intentarlo. Yo no le sacaba del campo hasta que, al fin, consiguiese un tanto. Me da igual que se hubiese acabado el partido. Saco a los suplentes y que sigan con él hasta que reviente de una puta vez o meta un triste gol en condiciones (ayyy, qué paciencia, Diosss).

El Elche, por su parte, solo inquietó en este primer tiempo en un disparo al borde del área de Lolo que paró espléndido Obla … digo, Moya (es la costumbre de todos los encuentros, entiéndanme).

La segunda parte, el mundo al revés. El Elche se quitó el corsé, y el Atleti gustoso, sorprendentemente, se quiso poner el mismo. Así que los ilicitanos se adueñaron del balón, consiguieron su tanto en una gran acción individual, al unísono, de Lolo Plá y del árbitro de turno, e inquietaron lo suyo en esta decepcionante segunda parte. A Augusto le queda un mundo y parte del otro, Keidi pasó completamente desapercibido, Sergi desapareció también, Gaitán tres cuartas …  Y, a pesar de ello, se pudo rematar el asunto a la contra, pero Vietto siguió a lo suyo (mano a mano al limbo va, mano a mano al limbo viene, y mira que El Niño estaba emperrado en que anotase de una santa vez). Guillermo, también estuvo en lo suyo, sacándole otra espléndida parada a otro buen cabezazo de Torres, y poco más. Empatito final.. Sinceramente, no creo que tengamos  problemas para pasar de eliminatoria, pero, por si acaso, Lucciano, prueba esto a ver qué tal: Ctrl+Alt+Supr:  Usuario: Vietto. Contraseña: GOL.

23 de octubre de 2017

Celta 0 - Atleti 1. Tan infames como válidos.


De primeras, me parece flipante que en el fútbol tan “moderno” y tan “bien organizado” como es esta asquerosa Liga de Fútbol Profesional, presidida por el sinvergüenza de Tebas, se permita el lujo de dejar así, por todo el jeromen, a casi 10.000 abonados sin poder presenciar este encuentro, precisamente frente al rival que más veces les ha ganado en Balaídos, y que, por lo tanto, entiendo que algo de ilusión les haría presenciarlo, vamos, digo ... Se pasan por el forro de sus caprichos los sacrificios que pueda estar haciendo esa peña para pagar dicho abono, les importan 3 pimientos sus sentimientos, encima no les dejan tampoco verlos en una pantalla gigante que quisieron poner en Castrelos, y (no me extrañaría en absoluto) aún les sancionarán y todo por tener una grada completamente vacía. Se podía haber aplazado perfectamente el encuentro, pero no … Que se joda el aficionado. ¿Qué más da? Si somos gilipollas y vamos a seguir pagando igual, joder … Esto es lo que importa el bufandero descerebrado en los tiempos que corren: nada. Absolutamente nada. Desde luego, espero que el dúo de delincuentes que mal dirigen mi Club, no se les ocurra jamás hacernos una gracieta semejante. Por mucho que quiera mi 1447 de socio del Atleti, lo mandaría al retrete sin dudarlo un solo instante. Y esta es la Liga que quiere competir con la Premier, ya … Una Liga tan infame como repugnante.

De segundas, si. El Atleti jugó un partido sencillamente infame, infumable, desordenado, acongojado, tembloroso y soez hasta más no poder. Todo a partes iguales. Pero ganaron, como a muchos otros equipos les pasa también de vez en cuando, y, sin embargo siempre se les justifica todo con el ya manido “así son los grandes” y demás, frase que, curiosamente, jamás se emplea para cuando nosotros jugamos tan rematadamente mal como ayer. Señores, tápense, y, por favor … Lecciones, las justas. Eternamente agradecida …

Metimos nuestro golito, allá por el 27 del primer tiempo, obra de Gameiro, tras el lanzamiento de un córner, de remate a la media vuelta. El premio para ver si va pillando algo de confianza y demás fue una nueva sustitución por parte del Cholo allá por el 60 del partido. Así es imposible, de verdad. Estos putos automatismos en los cambios me ponen enfermo, no lo puedo evitar. Un pelín antes Antoine no llegó a una buena acción individual de Correa (de los pocos que medio intentó algo). El Atleti no llegó a tener excesivos sobresaltos en esta primera parte en defensa, aunque su juego, en buena parte de la misma, dejó bastante que desear.

La segunda fue otra cosa. Muchísimo peor. Un espectáculo deleznable de un equipo rojiblanco aculado atrás sin ningún sentido, incapaz de hilar 2-3 pases en condiciones (salvo un remate horroroso de Griezmann de cabeza tras fenomenal centro de Saúl, cuando lo tenía todo a huevo para marcar), y un Celta en pleno abordaje que, por momentos, parecía el Bayer de Munich en sus mejores tiempos de auge. Afortunadamente, tenemos a Oblak, el único que, una vez más, dio la talla en este esperpéntico segundo tiempo portando ese escudo (el que debería de portar, entiéndaseme). Aspas al palo, Aspas de nuevo, Wass, Guidetti de tacón, Mostovoi, Karpin … Ahí tuvieron ocasiones de peligro hasta el puto alcalde, vamos.

En fin. Lo importante son los puntos, y conseguidos están. Y sí. De forma infame. Pero, reitero … No os molestéis, que no vamos a pedir perdón a nadie por ello. Ya perdonarán …

EL CRACK DEL PARTIDO:  Algo de Correa, Saúl siempre da la cara, y, para todo lo demás, Oblak. Siempre Oblak. Por parte local, el taradillo de Aspas, que es una mosca cojonera de cuidado.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Thomas estuvo perdidísimo, y Gabi, directamente, ni estuvo. Pero vamos, que si ponemos a prácticamente todo el equipo aquí, tampoco engañaríamos a nadie.

ÁRBITRO: No recuerdo quién era ahora, la verdad, pero sí, se zampó un penalti de libro de Gabi por mano flagrante.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (- 1 GRADO).

No pensarán que tras el virtuosismo futbolístico de ayer, les suba el termómetro y todo. Vamos … Digo … Ni una sola palabra en la Sala. ¿Cómo? ¿A qué lo bajo?

Y. el miércoles, la Copa, que, tal y como veo que anda ahora mismo el equipo (lo único que se me ocurre es un tema físico, fíjense que ya nuestras bandas no las sube ni Dios, nos dedicamos a colgar melones sin ton ni son), no preveo ni mucho menos fácil el choque con el Elche, equipo que, ya de por sí, no se nos da nada bien (aún tengo grabado en carne viva un 5-1 en nuestro primer año de segunda, con el menda lerenda allí presente … ¡qué vergüenza pasé!) Afortunadamente, este es otro Atleti, aunque, últimamente, se parezca demasiado al de infausto recuerdo del de Manzaneque … “Se, que no hay distancia que nos pueda separar … Vayas dónde vayas aquí estoy “…

15 de octubre de 2017

Atleti 1 - Barca 1. Ya queda un día menos ...



Tras unos comienzos titubeantes del Atleti, con susto de Messi incluido que salvó, in extremis. Saúl (no para este de muchacho de crecer, es que no para), continuó un primer tiempo bastante potable de los míos, en su más puro estilo, a saber: orden espartano defensivo con ráfagas vertiginosas en ataque, es decir: 2 excepcionales ocasiones de Griezmann, una que le sacó espléndidamente Ter Stegen con una mano de hierro, y otra que le sacó también el alemán en excelente jugada individual del francés, al más puro estilo balonmanístico. Hasta que en el minuto 20, Saúl culminó con la derecha una excelente combinación de toda la delantera colchonera, rematando a puerta desde el borde del área como solo él sabe: máxima colocación, precisión y dureza en el golpeo. Ese disparo seco tan característico suyo, sin apenas tener que tomar carrerilla, y que tanto encandila a la gente del Metropolitano ¡Y con la derecha! Me sé de algunos que firmaron cláusula de preferencia en su fichaje tirándose de los pelos … ji ji … dónd esté André Gomes .... The life is very hard, boy …. El Atleti se puso delante en el marcador, el Barsa en modo potaje on (venga a cocer y a cocer las jugadas, esperando a ver la vida venir, a un ritmo de “chof-chof” desesperante) y si el primer tiempo dura 3 días, 3 días se tiran sin hacernos una triste ocasión de gol que llevarse a la boca. Oblak fue un simple espectador más. Desgraciadamente, la cosa en la segunda parte cambió.

Porque el Barsa empezó a hacer daño de verdad, y fue creciendo en la fe de su “chop-chop” potajeril, ayudado, muy y mucho, en la inoperancia local en hacer una triste contra en condiciones. Bien es verdad que la última línea azulgrana estuvo soberbia en anticipación y saber defender (soberbio Busquet, extraordinario Umtiti). Si a esto le añaden que Koke, seamos generosos, no tuvo su día, al igual que sabíamos que en la primera parte el tanto blaugrana no llegaría ni de broma, en la segunda era crónica de una muerte anunciada. Messi ya avisó en un lanzamiento al palo. Oblak ya se lució en alguna posterior, hasta que en el 83, un excelente centro de Sergi Roberto cabeceó de forma inapelable Luis Suárez anticipándose a todo Cristo (vergonzosa a la par que vergonzante celebración del tanto incluido, será que como son el equipo de los eternos mártires … En fin).

Y cállate, que la cosa pudo ser aún peor, cuando, en el 93, al final del todo, Griezmann cedió un absurdo balón a Messi, al cual le terminó haciéndole una falta mortal de necesidad al argentino al borde del área (decididamente, Antoine está, pero sigue sin estar, que se cambie ese puto peinado de muñeca chochona ya, por favor). Menos mal que Oblak pasa de todo, como ya os he comentado en infinidad de ocasiones, y el disparo envenenado de Leo lo atajó sin mayores complicaciones, ojo, porque él decidió que fuese así. Lo lógico es que el portero, en esas circunstancias, se mueva más que la compresa de una coja. Messi bien que lo sabía, por eso disparó así. Justo a su lado. dónde menos se esperaba nadie. Afortunadamente, Jan también lo sabe. Es su máxima virtud: hacer sencillo lo difícil. Así que, quédense con el punto, y piensen que, afortunadamente, queda ya un día menos … ¿Para qué? Para el regreso de Diego Costa. Se me antoja sencillamente indispensable. Vital. Para todo. Por todo.  Un día menos …

EL CRACK DEL PARTIDO: ¡Me gustó Savic! (en tareas defensivas, tosco y vulgar como él solo, pero estuvo de puta madre en eso, defendiendo, y le afanó un tanto diáfano a Luis Suárez), excelente Oblak (sin novedad en el Frente), y soberbio Saúl, que, no tengo la menor duda al respecto, se va a terminar convirtiendo en nuestro auténtico jugador franquicia por excelencia. Por personalidad, por saber hacer, por tener la cabeza en su sitio, por comprender como nadie nuestra idiosincrasia, y porque tiene el don de los elegidos, nada de lo que hace él es vulgar, sino sencillamente extraordinario. Por parte visitante, la primera vez que saqué la conclusión de que tienen un portero en condiciones, y el ya citado Umtiti, que me pareció una roca inexpugnable.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: La animación me pareció patética (mucha banderita, mucha tontería pero más de uno salió con su garganta impoluta, no terminamos de vernos en nuestra nueva casa, está claro), Koke estuvo espantoso, Correa, nulo, y Thomas, demostró que saliendo del banquillo le cuesta un mundo entrar en el partido. ¡Qué minutos más desastrosos, madre!

ÁRBITRO: Mateu. El hombre de un reglamento cada 6 minutos. Se le reprochó un penalti por mano de Savic, que, con las nuevas reglas que hay ahora, resulta que no es (yo, como soy un viejo rockero, lo hubiese pitado sin dudar) y alguna tarjeta más a Gabi, pero bueno, estuvo bastante centradito toda la noche.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 1 GRADO)

A mi el punto me vale, y al termómetro también, que para eso es mío, putas, así que subimos un gradazo. Piensen que este punto nos mantiene vivos en la Liga, no me sean cazurrros.

Y, el miércoles, Champions en Qarabag. Todo y nada, señores. No nos vale nada más que la victoria. Si hubiésemos amarrado los 3 puntos en Roma más el puntito frente al Chelsea, igual no andaríamos con estos trapos, pero, es lo que hay, y, por supuesto, confío al mil por cien en la muchachada. “De tus colores me enamoré, sentí pasión dentro de mí, late muy fuerte mi corazón” …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8