8 de enero de 2017

Eibar 0 - Atleti 2. Dame 3 puntos, y llámame tonto.

 
Feliz 2017. Hoy, al precio de una, os voy a hacer 2 crónicas (generoso a la par que gilipollas que anda uno), a saber:
 
La primera, cosecha propia. “El partido que disputó ayer el Atleti fue sencillamente demencial. De los peores que le recuerdo en su rica historia. Despropósito tras despropósito, consiguió una afortunada victoria que ni mucho menos mereció, frente a un Eibar que, en muchos momentos, nos dio sopas con onda. Especialmente sangrante fue lo del primer tiempo, en donde nuestro “¿fútbol?” fue sencillamente esperpéntico, dantesco, nauseabundo. Es que no me quedo con nada, porque es que no hubo nada. Bueno, sí. Que mantuvimos la portería a cero. Por decir algo, vamos ….
La segunda parte, se mejoró algo el tema (muy poquito, ¿Eh? No se me vayan ustedes a emocionar), y, esta vez, nos dio para llevarnos el encuentro, gracias a un tanto tras un gilicórner que terminó centrando Luis Filipe y Saúl se anticipó a los porno-stars de los jugadores de Eibar y cabeceó de forma inapelable el balón a la red. Tan inapelable como ilegal, por cierto, que el fuera de juego fue, sencillamente, meridiano.
El Eibar siguió a lo suyo, desperdició una clarísima ocasión el vikingay de Pedro León, cruzando en exceso un balón que remató a portería cuando lo tenía todo a favor para anotar el empate, y tras salir Gameiro por el inoperante a la par que desesperante Torres, sirvió para que entre los dos franceses (especialmente brillante Griezmann) realizasen una gran jugada combinativa entre ambos para que Antoine pusiese el 0-2 en el marcador. Ver para creer. Al borde del final, Giménez salvó una tan pintoresca como clara ocasión local (tal y como fue su posición de mediocentro, que si, que vale, que robó muchos balones, pero digo yo que de qué cojones sirve mangarlos si luego no sabes qué pollas hacer con él, y ya saben que yo, dudoso, con Giménez, nada de nada). Daba igual. El Atleti salió a no jugar al fútbol, y a fe que lo consiguió. Eso sí, ojito. Con un despliegue de virtudes similar al de ayer, no vamos absolutamente a ningún lado, lo tengo claro. Campana y se acabó”.
 
Segunda crónica. Imagínense que, por un momento (Dios no nos haga nunca esa putada) tuviésemos el status de determinado equipucho de la capital de España entre los periolistas juntaletras de turno. Me juego el gaznate que hubiesen leído algo parecido a lo siguiente: “Gran victoria conseguida por el Atleti en el prácticamente inexpugnable campo eibarrés, frente a un equipo local que se empleó a tope, y que, aparte de la asfixiante presión local, los rojiblancos tuvieron que sobreponerse a disputar el partido en un campo que en su mitad del mismo se encontraba completamente helado. Es cierto que el equipo del Cholo no realizó ni mucho menos su mejor partido, pero así son los Campeones, y ahí radica principalmente su mérito: ganan hasta cuando juegan mal. El buen orden defensivo rojiblanco unido a la extraordinaria pegada de sus cracks, hizo que, al final, el Atleti se llevase los 3 puntos con total justicia, basado principalmente en el majestuoso planteamiento de Simeone, que desgastó lo que pudo al equipo eibarrés en la primera parte para luego, jugar magistralmente sus cartas y en una buena segunda parte, asestar 2 golpes mortales (uno de Saúl, en fuera de juego, pero que era muy complicado de ver, de hecho, ni siquiera ningún jugador local protestó nada, en una gran acción del laboratorio del entrenador argentino), y el segundo, protagonizado por la mágica “doble G”, que, una vez más, deleitaron a los presentes con una jugada maravillosa que pasará a los anales de la historia tanto por su complejidad como por su belleza. Ya lo saben, las victorias no se merecen, se logran, y el Atleti, vuelve a encontrarse a sí mismo y consigue realizar que sus victorias se conviertan en rutina. Así se traza la senda del Campeón.”
 
Hala. Quédense con la que más me mole. Mientras, me piro al Calderón silbando mi canción: “Dame 3 puntos, y llámame tonto, llámamelo ya, pero dámelos pronto”.
 
EL CRACK DEL PARTIDO:
Por parte colchonera, lo dejo vacío, y por parte local, el Eibar en sí mismo. Menudo mérito tienen los colegas. Ole sus pelotas.
 
LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Dos de los que me encantaron en Las Palmas: Koke, completamente desaparecido en combate, y Sime (eternamente agradecido, Dami), que yo no sé si fue porque no se adaptó al puto hielo o qué, pero su banda fue un coladero constante en el primer tiempo. Vamos, al japo del Inui ese es que ni le vió. Virgen del amor hermoso …
 
ÁRBITRO: Gil Manzano.
Del nombrecito ya saben lo que opino, no voy a contar siempre la misma gilipollez en todas las crónicas, que se me cansan. Para mi hubo dos manos (una en cada área) la de Sime tan clara como involuntaria, mientras que la de un defensor eibarrés tras un saque de falta de Griezmann tan clara a la par que voluntaria. Y, por supuesto, el primer gol nos lo regala, está claro, pero ojo, que allí no se enteró ni el tato en la primera acción  tras conseguirlo Saúl. Ni el público local, ni los jugadores del Eibar, ni Mendilíbar, ni nosotros por la tele. Ni siquiera Monseñor Segurola. Absolutamente de primeras nadie supo que Saúl estaba en claro fuera de juego.
 
TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 9 GRADOS).
Lo dejo como está, pero vamos … No. No me tiren de la lengua.
 
Y el martes, a rematar nuestro pase a cuartos de Copa. No deberíamos de tener problemas, pero bueno. Mejor que nos tomemos todos las cosas bien en serio. “En la liga y en la Copa, o encuentro internacional” …

4 de enero de 2017

Las Palmas 0 - Atleti 2. Nos pone la Copa.


Muy buen partido en líneas generales del Atleti, que lo que más y mejor hizo fue recuperar su propia identidad y sensaciones. Volvimos a ser el equipo decidido cuando tocó (hasta que anotamos el primer tanto principalmente), fuerte en defensa y en la presión (rascamos más de la cuenta, pero es lo que hay, queremos la Copa, el rival ya sabe lo que tiene que hacer si quiere derrotarnos), recuperamos a algunos jugadores despistados (importante que Griezmann vuelva a marcar, muy grato el descubrimiento de la progresión de Vrjaljko, y excelentes minutos de Juanfran en su auténtica posición de toda la vida, en esa en que cada partido que jugábamos frente a Osasuna en el Sadar era un auténtico martillo pilón el soportar sus embestidas como rival).  También mucho más nivel de Godín y especialmente Koke, que ayer nos dejó una serie de pases absolutamente geniales para nuestra rutina.

Hay cosas que mejorar, por supuesto. Siempre hay cosas que mejorar. Y, una de ellas, me resulta especialmente importante: Gameiro. Sus movimientos siguen siendo cojonudos. Sus desmarques, también. Es veloz como el solo. Pero tiene un atolondramiento final francamente importante. Koke le puso una clarísima al poco de empezar el encuentro. Su control con el pecho, lamentable. Poco después, también se plantó solo en el área canaria, en una jugada de esas imposible en las que el equipo local intenta sacar el balón sin importarle situación ni estado (en plan Robert Duvall en Apocalipsis Now, vamos). También estuvo horrible el francés, chocando su remate frente a un pobre defensor canario. Curioso equipo Las Palmas, por cierto: cuando ataca, no me parecen malos peloteros, siempre comandados por ese personaje de Narcos llamado Roque Mesa. Sin embargo, cuando defienden, me desesperan. Blanditos como monjas ursulinas, y empecinados en sacar el balón controlado aunque estén siendo presionados por 300 atacantes contrarios. Ayer el Cholo le dijo a Setién: “tu tranki, soba el balón todo lo que quieras. Eso sí, el partido será para mí”. Dicho y hecho.

A los 22 minutos llegó lo que se andaba mascando todo el rato, el tanto del Atleti en un buen disparo de Koke tras aprovecharse de un rechace, en el enésimo acercamiento de la dupla Vrjaljko-Juanfran previo.

Las Palmas quiso reaccionar, y, al borde del descanso, tuvo una Asdrúbal en una buena dejada de Jonathan Viera (excelente pelotero, todo clase el chaval), pero la pelota se plantó en horario local y llegó una hora antes.

La segunda parte comenzó prácticamente con la mejor acción del partido: maravilloso cambio de juego de Koke, excelente control y centro posterior de Vrjaljko (ayudarme a poner un mote a este menda ya, por favor, su puta madre el nombrecito), dejada de cabeza de Gameiro a Griezmann, y cabezazo a puerta vacía de nuestro crack para poner el 0-2 en el tanteador, y medio sentenciar la cosa.

Debió de aprovechar otra posterior de Gameiro, que solo, solito, solo, la volvió a mandar a Senegal, lo menos. También tuvo otra Griezmann, en otra excelente combinación rojiblanca, y una final Correa, que la mandó también a Senegal (pesaítos con el tema). El Cholo experimentó con Giménez como pivote, con el mismo resultado que el peinado del uruguayo. No me gustó excesivamente el invento (y eso que ya saben que soy de los que andan alineados con el chaval).

Daba igual. El Atleti se ha encontrado a sí mismo, y eso es lo más importante. Está claro: nos pone la Copa.

13 de diciembre de 2016

Vila-Real 3 - Atleti 0. Adiós, Liga, adiós ...


Primer título que, ya podemos que decir que, salvo milagro (y ya no solo por la distancia de nuestros rivales, sino por sensaciones propias y extrañas), se nos va directamente por el inodoro. Esta vez, Tiago y Oblak pusieron los fallos, y el Vila-Real se encargó de tirar de la cadena. Por cierto, ¿Eso es un campo de fútbol, o una pajarería? Vaya trajín de bichos volando para un lado y otro de ese estadio, por Dios. Y va a ser jodido esto. Primero, porque andamos aún en Diciembre (trágico guiño a nuestro pasado Manzanesco). Segundo, porque de ninguna forma debemos de permitir nadie que se deje llevar. Y tercero, porque hoy por hoy, la clasificación para la Champions va a haber que sudarla, y mucho.

¿Qué es lo que ha pasado? Pues no lo sé. Yo veo varios factores que no me encajan demasiado. El primero de ellos, es que al equipo le cuesta un mundo entrar en los partidos. Y, de qué se da cuenta de que está jugando un encuentro de fútbol, que tiene un rival jodido enfrente y que como no se ponga a ello a la voz de ya, la cosa se le puede ir al garete, suele ser ya demasiado tarde. Antes cualquier partido era frente al Bayer de Munich. Daba igual el sitio. Ahora parece que se selecciona los rivales y las motivaciones. Impropio, muy impropio. Ayer fue buena prueba de ello. Hasta el minuto 18 no apareció Correa (es decir, no apareció el Atleti), pero mientras, el Vila-Real, mucho más metido y concentrado en el partido, tuvo una ya clara de Dos Santos que Savic salvó milagrosamente bajo palos. Bien es cierto que Koke pudo meter la que le dio en el palo (tras la única jugada de laboratorio que lleva el Atleti en demasiado tiempo, otro de los factores claves, ya puestos). La suerte, esa sucia pendenciera que tanto les da siempre a uno y nos niega siempre a los mismos.

Segundo factor, pérdida de firmeza defensiva. El equipo defensivamente no es ni la sombra de lo que fue. Y no es solo una cuestión de los cuatro de atrás (que también) sino del concepto defensivo y el nivel de concentración en general. El bloqueo de Tiago (tanto mental como físico) en el balón que regala a Trigueros (con la inestimable colaboración de Godín, otro que tal anda) hizo que el chaval, magistralmente, también hay que decirlo, pusiese el 1-0 en el marcador, tras deshacerse de Savic como el que se deshace de una compresa usada, tras un fantástico amago. Si encima le añadimos que hasta Oblak se contagió ayer del empanamiento visitante no atajando un centro de Pato, que, aprovechó Dos Santos para en el 38, poner el 2-0 en el marcador, pues apañados estamos. Y encima, los dos rojiblancos lesionados. Ya saben, lo que puede ir mal, puede acabar en mucho peor.

Tercer factor, nuestros cracks no están. Griezmann lleva sin meter un gol desde que su padre y su madre eran novios. Ayer desaprovechó una contra clarísima que pudo poner el empate en el marcador (se la sacó el mameluco del Asenso con el culo, como suele parar todo el puto fracasado ese). Gameiro se volvió a Sevilla. Koke anda deprimido con su enésimo cambio de posición. Y como ayer a Carrasco algún iluminado decidió que no era partido para que jugase él de titular, pues así estamos.

Y cuarto factor, que, a partir del dichoso derbi de marras, hemos dejado de creer. Conste que no le reprocho nada al equipo en cuanto a lucha, entrega y demás. Ayer en la segunda parte tiraron de orgullo como el que más. Pero da la impresión de que jugamos con muy poquita convicción y fe en lo que hacemos. Hacemos la presión completamente descompensada. No tenemos imaginación para crear un puñetera ocasión de gol en condiciones y, lo que es peor, no se atisba a corto plazo soluciones claras para mejorar esto. Personalmente, yo veo hasta al Cholo completamente entre deprimido y tristón, algo desesperado. El tercer gol del Vila-Real fue ya una macabra anécdota final, allá por el 90 de juego. Tiempos ásperos se avecinan en el Calderón. Adiós, Liga, adiós …

EL CRACK DEL PARTIDO: Trigueros, por parte azulejera. Exquisito centrocampista donde los haya. Y el nuevo recital de Bruno, que dejó a nuestro Capi a la altura de un juvenil, y de los malos.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Cualquier cosa que portara ayer algo de rojiblanco sobre el terreno de juego.

ÁRBITRO: Hernández al cuadrado. Salvo que debió de sacar la roja a Jonathan por una criminal entrada sobre Lucas al borde del descanso, impecable arbitraje el suyo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 9 GRADOS).

Lo dejo como estaba, porque refleja a la perfección el estado actual del equipo con respecto a la temporada pasada. Imagino que los críticos asiduos de esta sección empezarán a darse cuenta más pronto que tarde de que, al final, el termómetro siempre termina teniendo la razón.

Así que, tras estos días en el que los Atléticos no hemos parado de recibir alegrías y parabienes sin parar (lo del escudo no tiene nombre, especialmente, aunque a mi me la pela, solo me representa el que llevo tatuado en el brazo y grabado en fuego vivo en el corazón, lo demás que hagan lo que quieran con ello, ya puestos, que cambien el himno también, Georgie Dann andaba ya en el tema, me cuentan…), espero que dejemos de una puta vez las funciones cirquenses de los 2 payasos sin fronteras que tenemos de dirigentes-delincuentes (cada semanita, una nueva función), y nos centremos en lo deportivo, que esto no se ha acabado, ni mucho menos. … Cantemos todos que es tu hinchada que hoy alienta …

4 de diciembre de 2016

Atleti 0 - Espanyol 0. Nombres propios.


Quique Sánchez Flores.
Más que justo su homenaje, por mucho que algún amargado siga empeñado en zamparse un bocadillo de mazapanes. Ese hombre nos dio mucho, nos devolvió a volver a empezar a ser alguien en Europa, les explicó a los mercenarios en qué Club estaban y qué se esperaba de ellos tras la debacle y posterior remontada de Huelva, y, principalmente, nos hizo que estuviésemos siempre con la cabeza alta, bien orgullosos de lo que somos y de lo que representamos. Desde luego, Quique Sánchez Flores siempre tendrá un hueco en mi corazón. Siempre. Y, por cierto, su planteamiento del partido de ayer, sencillamente modélico. Sabe de qué va esto, y bastante.

Oblak.
Imposible no hablar de Oblak tras su encuentro de ayer, sacando 2 manos a manos flagrantes a Gerard (que, por cierto, tiene una pinta estupenda este chaval). Los que queráis quedaros con vuestras pataletas con el tema de los penaltis, allá cada cual, cada uno es muy libre de autoflagelarse como más le plaza. Yo me estoy haciendo ya muy mayor, y cada día me gusta menos perder el tiempo con gilipolleces.

Giménez.
Macho, es que sigo flipando en que no hay color entre este menda y el Savic. Pero ni de puta coña, vamos.

Los cracks.
En este tipo de partidos, es cuando los cracks tienen que dar el pase adelante, independientemente de mandangas tácticas y demás. Frente a un rival tan ordenado y pegajoso como fue ayer el Espanyol, es el momento de Carrasco, de Koke, de Gameiro, y, especialmente, de Griezmann. No tuvieron ninguno du día, qué le vamos a hacer.

Simeone.
Sinceramente, no le consideré ayer especialmente gran culpable de nada. Hombre, en partidos con equipos tan cerraditos igual nos vendría mejor contar más con la imaginación de Gaitán o con el barullo de coche de choque Correa. Pero vamos, el equipo dominó de cabo a rabo el encuentro, y lo intentó de mil y una formas. Ya saldrá.

La Liga.
No se me pongan a llorar como mujerzuelas todavía, porque no hay nada perdido, melones. Adelante, adelante, adelante Campeón.

Afición.
Yo no sé a cada cuál qué se le habrá inculcado en esta vida el cómo ser del Atleti. A mi, lo que se me ha enseñado es que, mientras la pelote ruede, el apoyo tiene que ser incondicional y constante. Y, al final de temporada, es tiempo de conclusiones. La pregunta es, ¿Usted siente también este equipo como lo siento? Hágansela unos cuantos, que me da a mi que no se han enterado de nada.

Torres.
Qué mal lo deben de estar pasando los haters de Torres, madre …. Su saco de las hostias habituales, esta vez no les sirve de nada. Así que busquen a otro …

Por todo lo demás, justo empate del Espanyol, que, reitero, hizo un encuentro defensivamente hablando modélico, y lanzando unas contras mortales. El Atleti lo intentó todo, no le salió nada. Hay que seguir.

Un último nombre. El único que realmente ni Dios ha tenido la decencia de plantearse el sustituirle, y yo, personalmente, es al que más echo de menos: ni Costas, ni Ardas, ni pollas en vinagre. Don todo lo que hace lo hace bien, Raúl García. Ese carácter, ese oportunismo, ese carisma, esa personalidad, esos goles …. No nos ha salvado partidos como el de ayer él ni ná, madre … Este sí que ha sido una marcha totalmente irreparable.

EL CRACK DEL PARTIDO: Ya os lo he dicho, Oblak. Y Quique. Y Raúl García.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO. Griezmann. O se corta el pelo ese de querubín pijorro que se me está dejando, o la cosa irá de mal en peor. Algo tiene que hacer.

ÁRBITRO: Jaime Latre. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 9 grados).
Lo bajo 2 grados más. Sinceramente, es muy preocupante la dinámica que estamos llevando este año en Liga. Muy, muy preocupante.

Y, el martes, el Bayer. Que disfrute la muchachada del Madrileño de un partido de Champions de verdad, ¿Qué no? Es lo que tiene hacer los deberes a tiempo … “Rey de la Furia Española” …







Ç+*

28 de noviembre de 2016

Osasuna 0 - Atleti 3. Pasando de trolas, pasando de modas, pasándolo bien.


Y eso que el partido no empezó muy allá que digamos. Gameiro desperdició, a los 2 minutos de juego, una contra fantásticamente fabricada entre Flano y Tano (me la tocan con el antebrazo), que Griezmann condujo con maestría, cediendo fantásticamente a Kevin para que solo, solito, solo, desperdiciase la misma. Mala cosa.

Poco después, Giménez emula al Sr. De la uña y hace un penaltito de esos que últimamente nos pita todo quisqui. Que sí, penaltitos, pero claramente evitables. Pues estamos apañados. Lanza Roberto Torres, y paradón de Oblak. ¿La clave del partido? Probablemente.

A raíz de ese instante, me di cuenta de que el partido no estaba para portentosas exhibiciones. Simplemente, estaba para ganarlo. Clásico partido en El Sadar. Los locales, empujados por su excelente afición, parecían poseídos por instantes, embotellándonos en nuestra área. El Atleti, por su parte, a lo suyo: contemporizar el chaparrón, ponerse el mono del currele y a trabajar, que es lo que toca. El Kodro (¿este es el hijo del ex delantero de la Real Sociedad?) que es una pesadilla constante. Coche de choque Correa, por su parte, falla su clara oportunidad de todos los encuentros.

Hasta que aparece un nuevo clásico en sus pantallas, que no por muchas veces visto no dejaba de ser altamente añorado. Es como volver a ver Casablanca otra vez, te sigue emocionando igual: córner de Koke, remate de cabeza del imperial Godín, 0-1 que te crio, minuto 35 de juego. Aún cantando el gol anterior, Correa, cada día que pasa es más desconcertante que el anterior, se saca de la manga un majestuoso pase en profundidad sobre Kevin Gameiro, y este, que en velocidad nunca falla, se planta solo ante Nauzet y le bate sin remisión. 0-2, y a otra cosa, mariposa.

La segunda parte pudo ser mejor aún la  cosa, pero ya saben, hablando de hombres imprevisibles, siempre hay que contar con el bueno de Mateu Lahoz, que se come dos penaltis de esos que solamente él se puede tragar. Las cosas del Atleti. Y entre control del juego por parte colchonera e idas y venidas sin mucho sentido por parte pamplonica, transcurre este segundo periodo, hasta que a Carrasco se le hinchan los bemoles y planta el 0-3 en el marcador, tras una gran asistencia de Unai (minuto 89 de juego). Así que, parece ser que definitivamente, el Atleti se quita el disfraz de supermolono pasarela Cibeles (con perdón) fashion week, y se dedica otra vez a ser un equipo de fútbol de verdad. Excelente noticia para los Atléticos. Pasando de trolas, pasando de modas, pasándolo bien.

EL CRACK DEL PARTIDO:
Oblak, por parte colchonera. Su parada nos dio el partido. Y, por parte local, y aunque precisamente en ese campo es en uno de los que peor lo he pasado en mi vida, la afición local, que, con 0-3 en el marcador, dio una lección de estar con su equipo, pero de verdad. Independientemente de fobias y fibias, lo de ayer resultó emocionante. Y, por supuesto, honor y gloria a los camaradas desplazados. Esos tienen el diez constante.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
Pues no hubo nada que me decepcionara especialmente, la verdad.

ÁRBITRO:
Mateu Lahoz. Como siempre, el único elemento que utiliza un reglamento nuevo cada 5 minutos. Capaz de pitar una gilipollez de penaltito (otra cosa es que sea evitable, reitero) como el de Giménez, y luego en la segunda parte (reglamento nuevo, ya saben) comerse una clara mano de Unai García despejando un centro de Carrasco, y otra en la que Oier, bajo palos, se apoya primero con el brazo para terminar despejando el balón con la mano, casi abrazando el mismo. Como soltándole un gancho a balón, vamos. Flipante hasta decir basta. Y ojito, que además, era roja también. ¡Viva el vino!

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 7 GRADOS).
Que estamos hablando del colista, señores. Un poco de dignidad …

Y, el miércoles, vuelve la Copa del Rey. Ya os digo yo que este año le tengo especialmente más ganas que nunca a este torneo, así que, a ver si empezamos con buen pie. Atleti yo te amo, contigo hasta el final …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8