14 de abril de 2019

Atleti 2 - Celta 0. Jan Oblak, que estás en el Campo.


Santificado sea tu nombre (Oblik, Oblak, cada día te quiero más …).
Venga a nosotros tu reino de intervenciones imposibles, de paradas inverosímiles, casi consecutivas, como las que sacaste a Maxi Gómez, posterior remate a bocajarro de Boudebouz, y por si fuera poco, otro posterior de Boufal, exhibiendo otra mano poderosa, divina, imperial, a la par que majestuosa (y todo con cero a cero, un hat trick en toda regla, no llevaríamos ni veinte minutos de juego todavía).
Hágase tu voluntad, así en el campo con en tu cuenta bancaria. Pide lo que desees, te lo mereces, y con creces. Más que nadie, por mucho que Don Grizou anotase el primer tanto en el marcador de espléndido lanzamiento de falta, faltando 4 minutos para irnos al descanso. O por mucho que Morata siga hablando en el campo, tapando bocas, con profesionalidad, forzando tras un esguince, y anotando gol va, chicharro viene, como el que ayer consiguió tras gran asistencia del mencionado Grizou a falta de un cuarto de hora para finalizar el encuentro. Sigue así, Álvaro. Tienes el mejor espejo en el que mirarte: la profesionalidad, la sencillez y el saber estar de nuestro Jan Oblak. Y, para todo lo demás, Don Diego Pablo Simeone.
Danos hoy nuestras raciones de puntos de cada día, porque, de hecho, tus paradas nos dan los mismos como cualquier otro tanto de otro compañero tuyo. No hay vuelta de hoja, cada día ando más convencido de ello.
Perdona nuestras ofensas, como la que un servidor tuvo cuando debutaste frente al Olimpiakos en Champions hace ya unos años, pensando que eras un guardameta malo de solemnidad (cúreme usted esta vista y este olfato que tengo, por favor se lo pido, Majestad Oblak).
Como nosotros también perdonaremos a los que nos ofenden (espero que el zampabollos de Lagarto tenga la decencia, al menos, de quedarse a entrenar con sus compañeros lo que queda de temporada, y no se vaya ya a ponerse ciego con los guisopos que le hace su vieja allá en Brasil, sería un detalle por su parte, Señor, que luego, pesa usted 300 kilos en cada pierna, y lesión va, tarjetita viene… Cómo me tiene, querido … No se hace usted una idea de cómo me tiene …).
No nos dejes caer en la tentación de abandonar a este equipo, jamás. Por muy desencantados que estemos. Que la cosa, reitero, no está tan mal como nos parece. Que hemos conseguido un muy buen título frente a la escoria multimillonaria, y que, el año que viene, volveremos a afrontar, con más fuerza y fe posible, nuestro obscuro objeto de deseo. Mientras andes vos en el campo, ningún feligrés colchonero perderá su fe. Palabra de Tomi (@Borja_Mt dedicated).
Y líbranos del mal, no nos parezcamos a nuestros indeseables vecinos, no somos como ellos, si hay que volver a la mortadela, se vuelve, joder. Que tenemos callo en el alma. Que en nuestro gen va el jamás desfallecer. Que en las buenas y en las malas … Y sí. Eso también. Que … ¡¡¡¡¡¡EL ESCUDO, NO SE TOCA!!!!!. Amén.

EL CRACK DEL PARTIDO.
¿Qué pacha? ¿Estamos de cachondeo o qué? Eso sí, aparte de lo escrito, el mejor partido de Montero con la rojiblanca puesta, estupendo encuentro también de Rodrigo, que se hinchó a recuperar balones en el centro del campo, y muy bien Vitolo, al que al Cholo le debe de pasar algo parecido a mi cuando llego a casa después de currar: por más que intento pensar en otras cosas, al final termino picando y acabo abriéndola para pillar un trocito de salchichón por aquí, otro trocejo de queso por allá, venga, va, una aceituneja … ¿Qué mal me va a hacer? Todo con su pertinente trocito de pan … Pues eso: que Don Diego Pablo no termina de superar su debilidad a la hora de cambiarle de forma sistemática, esté jugando bien, mal o regular. Joer, déjale un puñetero partido entero, caramba …

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO:
He sido un defensor a ultranza del Coche de choque Correa, pero tengo la sensación de que ese muchacho ya no nos va a dar mucho más de sí, la verdad. Otro que me va a hacer pensar hasta dolerme el tarro en mis puntuaciones finales.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoechea.
Psicodélica tarjeta amarilla a Juanfran por recibir un manotazo de un jugador celtiña. No dejan de sorprenderme esta peña, la verdad. Cuando me creo que tengo todo visto, siempre surge una nueva circunstancia que supera todo lo imaginable e inimaginable. Por todo lo demás, no estorbó en exceso.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+ 1 GRADO).

Pero no por la victoria de ayer, que era de obligadísimo cumplimiento, sino por el grado que mangué el día del Barsapasta. No era justo quitárselo a la muchachada, y como tengo pelotas de acero rojiblanco para rectificar lo que sea menester, pues escrita queda la susodicha corrección. (espacio reservado para recochineo, escarnio, bofa y mefa de Don Pablo y Adláteres estómagos agradecidos).

Y, el sábado, a ver a nuestro amigo Mendilíbar, ferviente admirador colchonero dónde los haya. Démosle una gran satisfacción a este tipo tan bonachón y jovial, no seamos malos, porfa … “Estoy descontrolado, yo te quiero ver campeón”…

7 de abril de 2019

Barsapasta 2 - Atleti 0. Mejor morir de pie que vivir de rodillas.


Los Atléticos somos seres extraños, porque a veces saboreamos derrotas como si fuesen victorias, aunque no con la misma alegría que esto último, evidentemente, pero sí, con el orgulloso sentimiento de pertenencia a esta bendita religión. Muchos lo llaman conformismo. Los indeseables de turno, perdedores empedernidos. Ya lo dijo el Maestro Sabina ... “Qué manera de palmar”. Pues sí. Yo ayer acabé “satisfecho”, a la par de orgulloso, por la forma en la que perdió mi equipo. Porque cayeron con las botas puestas, no perdieron la cara hasta el minuto 85 al partido, se tuvieron que reinventar a la par que multiplicar para intentar lo imposible, especialmente después de la inferioridad numérica (minuto 30), y, aunque no dispusieron de ocasiones claras (mal endémico durante toda la temporada, no es una cuestión de delanteros, es un problema de creatividad en la última línea de flotación atacante, o de sistema, o de jugadores, o de qué pollas sé yo), jamás perdieron la cara al encuentro, por mucho que jugasen en casa del, probablemente, mejor equipo del mundo en la actualidad. Así que, déjenme que disfrute de mi “mediocridad”, por favor, porque en ella reside precisamente mi grandeza. “No lo pueden entender”. Lo sé. Y, lo mejor, en absoluto lo siento.

Del partido, primer cuarto de hora blaugrana, el Atleti que lo aguantó con bastante dignidad, después fue poco a poco yendo a la yugular blaugrana, y cuando parecía que la cosa se podía poner seria de verdad, llegó la expulsión. Para todo lo demás, Oblak.

No creo que nadie pueda poner un solo pero a la actitud del equipo (dorsal número  3 aparte). Nadie (espero) tenga los santos bemoles de rechistar ante el planteamiento antológico del Cholo. Ni con 11, ni con 10, ni por sus cambios, ni dudar de su valentía. Tiempo habrá para terminar juzgando la temporada en global, errores (muchos), aciertos (los justos), y demás. Ya hablaremos de bajas (se nos va hasta el palo de la b andera, según los buitres carroñeros de pluma, boli, papel y mala bilis) y vendrán auténticas mediocridades, según también los excelsos analistas que siempre nos da por juzgar a la peña por su nombre, su lugar de origen, su equipo de procedencia o su precio, todo ello, por supuesto, sin haberles visto disputar siquiera un puto minuto de fútbol en nuestra puñetera existencia.

Estamos en Abril, sin títulos para disputar (recuerden que ya tenemos uno en nuestra vitrina, y lo bien que nos supo a todos), con la Champions más o menos conseguida, y con el sabor a cicuta con el que nos ha dejado a todos Turín. Pero hay que acabar la temporada dignamente, con la misma entereza, personalidad y profesionalidad con la que el equipo ayer disputó el partido en el Camp Nou. Porque siempre es mucho mejor morir de pie que vivir de rodillas.

EL CRACK DEL ENCUENTRO: Emocionante partido de Giménez, de Koke, de Rodrigo, de Thomas, de Saúl, y hasta de Griezmann. Mención aparte dos nombres. Uno es Diego Godín. ¿A qué viene la tontería de mirar el DNI para tomar la decisión de renovar o no a un jugador? ¿Ustedes no ven a Don Diego rindiendo a pleno pulmón durante las dos próximas temporadas? ¿Acaso no se lo merece? ¿Tiene algo que demostrarnos todavía el Faraón? ¿En serio? ¿Conocen algún jugador que supuestamente sabiendo que no va a continuar en un Club, se parta el pecho como lo hace este Uruguayo cada vez que se enfunda la rojiblanca? ¿No hemos aprendido nada de cómo otros se han borrado en el momento clave de la temporada, e inclusive, ya andan mandando postales desde Munich? ¿Eso nadie lo valora? Ver para creer.

Del otro ya es que no tengo demasiados calificativos para el poder indicar su valía. Probablemente, en todo lo que lleve de mi triste existencia, haya visto una actuación tan portentosa de un guardameta vistiendo la rojiblanca como la que realizó ayer “Obli, Oblak” … Por cierto. ¿Qué andamos todavía gitaneando en la renovación de este hombre? ¿Nos tiene también que demostrar algo más? Que se traspase a quién se tenga que traspasar. Como si tiene que jugar él junto con el Madrileño la temporada que viene. Me importa un bledo, carallo. Por favor les pido: dejen ya de joder con la puta pelota, y renueven a este descomunal jugador de una Santa y puñetera vez.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO:
Yo tengo un vecino que, el muy retrasado, le gusta saltarse los semáforos en rojo en cuanto le viene en gana. Total, como tiene uno de sus mejores colegas que es munipa y luego le quita las multas, el menda hace de su patética existencia lo que le viene en gana. ¿Es justo? Claramente, no. ¿Me da a mi derecho a saltármelos? Obviamente, tampoco. Porque, primero, no debo, y, segundo, no tengo el chollo que tiene el otro. Este tema es así de sencillo, no da más de sí. Para todo lo demás, tarjetas y más tarjetas, lesiones y más lesiones, sanciones de todos los colores, ausencias y más ausencias, y demás. Ya hablaremos del gobierno cuando sea menester. De verdad, os juro que le quiero con locura, pero hoy es que no puedo siquiera mentarle. Lo dicho. Ya hablaremos …

ÁRBITRO:
Gil Manzano. Yo también soy de los que digo que, al igual que a los rivales, hay que estudiar también al trencilla de turno. Muchos no tienen personalidad, otros tienen un reglamento nuevo cada 6 minutos, los más son malos con avaricia, otros ni se saben bien el reglamento, algunos se dejan intimidar, y luego hay los que, directamente, nos deprecian.  El tipo este es claramente de los últimos. Así que (pienso, vamos) no me parece la mejor idea cagarse, precisamente, en su puta madre. Vamos, digo … Ni tampoco es de muchas luces cagarse en la de uno propio, porque el menda se puede agarrar a cualquier excusa para tergiversar a su antojo. Los Atléticos siempre hemos demostrado estar por encima de casi todas las piedras que nos echen por el camino. Y ayer perdimos otra extraordinaria ocasión de seguir demostrándolo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: 0 grados.

Lo bajo solo un grado, a pesar de haber pedido ya todo. Otro nuevo ejemplo de magnanimidad infinita. Y van …

Y el sábado que viene, Atleti-Celta. El día de los Niños. Por ellos. Por vosotros. Por todos. Tengamos la fiesta en paz, por favor. “Te queremos, te adoramos, junto a ti, hasta morir”

3 de abril de 2019

Atleti 2 - Girona 0. Fin a la broma pesada.


Hala, ya nos hemos quitado una gilipollez de esas que tanto les gusta restregarnos a los periolistos. Ya hemos ganado al Girona. Y sin realizar nada del otro jueves (o, más bien, del otro martes). De forma un tanto gris, un tanto desangelada, un tanto fría. Tal y como comenzó el encuentro en la grada, con la más que justificada protesta de la muchachada del Frente. Y eso que casi al minuto Doumbia cabeceó de forma inapelable, a bocajarro, hacia la portería defendida por Oblak. ¿El resultado? El de casi siempre. El paradón de todos los días. Y luego tiene uno que oír a excelsos analistas del fútbol que no anda a su nivel. Les auguro más futuro realizando estudios sobre el desarrollo y la influencia del pepino almeriense en la economía mundial. Que prueben por ahí.

Después sacó a los espectadores del letargo la entrada en el minuto 12 de la FAmilia, pero, por supuesto, para mal. Porque oigan, en una protesta en la que piden “Respeta a tu afición” (no al Frente específicamente, sino a toda la afición) por el tema de los precios de las entradas y el lamentable comportamiento del equipo tras el dichoso holocausto de Turín, pues qué quieren que les diga. Seguramente será problema de que muchos no saben leer, no se enteran, y, lo que es peor, no quieren ni saber. Ellos van a sus pipas, a poner verde a Koke, y si la cosa se pone torcida, pirarse echando hostias del campo, que luego hay mucho atasco. Como diría mi amigo @diogenes … “No dejen de pitar, no dejen de aplaudir”. Qué pena de vida, madre.

Después del show de los piperos, alguna buena ocasión de Morata desperdiciada (una, en una gran acción individual en remate orientado tras espectacular centro del Comandante Giménez, otra, en otra jugada particular en la que  terminó cediendo el tanto al hombre invisible), un latigazo espectacular de Koke que repelió la escuadra del pésimo Iraizoz, y al descanso, después de aguantar el peñazo sumun. Bostezo va, cabezada viene.

La segunda parte el Atleti estuvo mejor, especialmente producido tras la entrada de Vitolo, y, en una acción individual del canario, disparó a puerta, rechazó como pudo Iraizoz (minuto 75), y al final, Godín aprovechó para anotar a puerta vacía. Yo me resisto muchísimo a que se nos marche nuestro faraón. Sigo teniendo esperanza de que al final se quede. Claro, que también tengo algo de fe en ganar en Barcelona, así que tampoco me terminen de hacer demasiado caso. Esta vez sí, la cosa se sentenció definitivamente con el tanto en las postrimerías del encuentro de Griezmann, que, hizo muy bien en no celebrarlo. Primero, porque había fallado un gol cantado justo un minuto antes. Segundo, porque después del palo de Turín, y su esperpéntico partido (como el de casi todos, cierto es) allí, no hubiese soportado el verle hacer el papanato con gracias, saltitos y estupideces varias. No soy muy amigo de las celebraciones que se estilan hoy en día por ahí en general. Soy más de la celebración que tuvo Saúl, por ejemplo, en Vitoria. Como los celebraba Don Eugenio Leal. Salto y puño en alto con su gente, y fuera. No andamos para bromas pesadas los Atléticos. Girona incluido.

EL CRACK DEL ENCUENTRO:  
El mejor Koke, que hizo un partido completísimo. Lástima del gol que se le escapó.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO:
Del dorsal número 3 ni hablo. ¿Para  qué? Thomas tampoco estuvo tan lúcido como frente al Alavés, más bien al contrario.

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva, oséase, Don Pablo Mármol, para los amigos.
Acierta el VAR en el tanto que nos quiso anular a Godín, pero se zampó 2 penaltis a nuestro favor, uno por una mano dentro del área de un defensor gerundense, y otro flagrante del propio Iraizoz, que salió como si de Mazinger Z se tratase y arrolló por completo al pobre Morata sin tocar balón. Es una pena máxima de libro. Qué poco saben de fútbol, madre.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 1 GRADO).

A ver si pillamos algo de moral para Barcelona, leñe. Venga, va. Lo subo 2 gradazos. No, si cuando me pongo generoso …

En cuanto a lo del sábado, pues qué quieren que les diga. Con que no demos una imagen tan grotesca como la de Turín, ya me doy con un canto en los dientes. En el fondo, no tenemos nada que perder (porque tenemos ya todo prácticamente perdido) y se puede jugar yendo a por el partido con decisión, determinación y sin excesiva presión. Total, si ya nadie va a decir nada. Con pitar al Frente ya anda todo solucionado … “Atleti yo te amo, contigo hasta el final”



31 de marzo de 2019

Alavés 0 - Atleti 4. La encrucijada.



Días difíciles para los Atléticos, que andamos en un mar de dudas existenciales rondándonos el perolo hasta terminar fundidos. Consecuencias lógicas tras el Holocausto de Turín, por otro lado.

       Los hay que han dado ya carpetazo a la temporada, dándoles un poco igual el devenir del equipo hasta el final de temporada, máxime sabiendo que la Champions (puta Champions) está prácticamente asegurada para el próximo curso. Ya no renuncian a ningún plan personal aunque juegue nuestro Atleti partido liguero, aunque, seguro estoy también, miran de reojo las alertas de su móvil para ver qué les van indicando las mismas. Están en el bareto con los colegas y levantan la cabeza cuando escuchan, sobresaltados, alguna incidencia importante del encuentro. Seguramente, prefieran recargar baterías para empezar el año que viene a tope con el equipo. Empezar de cero. Volver a empezar. La historia de nuestras vidas.

          Otros, sin embargo, sí que son fieles a la cita, pero están enfadados con todo y con todos. Buscan el mínimo fallo para darle cera al equipo. Incluso la victoria de ayer no les vale, más bien, les encabritan más … “ya .. con el Alavés … ¿Y Turín qué?”. Nos les valen ni los golazos por la escuadra, ni que el Atleti jugase un partido más que aseado, ni que el equipo demostrase orgullo, determinación y coraje para darle la vuelta a la tortilla. En el fondo, de aquí a final de temporada, probablemente, no les valga ya nada. Son como el padre que le ha dado todos los caprichos a su hijo con el fin de que sacase las mejores notas posibles, y al final le ha caído un suspenso en mates, y no. No se lo perdona. Es otra forma de querer al Atleti. No es malo exigirle al Atleti. De hecho, cuando yo, a mis seis añitos, me hizo socio de mi equipo, la afición de aquel entonces que me rodeaba era cañera. Para lo bueno, y para lo malo. Pero cañera. Y, os puedo asegurar, eran los tipos más Atléticos con los que jamás me volveré a topar en mi vida. Nunca se puede dudar tampoco del compromiso de esta gente.
          
          Por último (caso de mi hermano mayor) se fustigan ya con el tema de los putos fichajes … “El 21 ya fuera, el de los 22 millones que se quiere pirar, Saúl al City, Thomas al United, Oblak sin renovar, Godín al Inter, Costa a China, Morata volverá al Chelsea, el Mono sin renovar, ¿Y Juanfran?, Giménez al Madrid, Thomas a cualquier equipo inglés” … Manolo, tío. Así no se puede disfrutar de la vida. ¿No conoces que todo este rollo siempre funciona igual? ¿Los únicos jugadores del mundo que “se quieren ir” siempre son los del Atleti? ¿No ves que somos el juguete roto favorito de la prensa? ¿Cuántas temporadas lleva ya el Cholo en el Chelsea, según nuestros veraces a la par que implacables periolistos españoles, (es decir, madridistas)? Que ya nos sabemos la lección de P a PA, por favor …

Os juro que yo he pasado por todas esas fases que os he descrito. Y ayer, de hecho, me costó ponerme a ver a mi equipo. Pero al final, a última hora, decidí hacerle un reset total a mis Atléticas neuronas, y empezar de cero. Porque quiero que el equipo acabe dignamente la temporada. Porque dentro de lo que he pagado por mi abono me incluyen también los encuentros que nos quedan. Que no me los van a descontar, señores. Porque hemos ganado en la misma un título frente a nuestro más odiado rival. Porque me emociona verles jugar fuera de casa de nuevo de rojiblanco, y no tirarme 60 minutos intentando averiguar quién es mi muchachada. Porque el Atleti realizó un muy buen primer tiempo, decidido, mandón, con personalidad, con inteligencia, recuperando nuestra solidez defensiva, y dando lo mejor de sí en nuestra faceta atacante. Porque Saúl volvió a ser Saúl (marcó uno, pudo anotar otro,salvó otro bajo palos, mi todocampista favorito). Porque a Oblak le vi más metido en el encuentro que nunca, echando broncas hasta al más pintado para que el equipo estuviese siempre concentrado, siempre atento, por mucho que el resultado nos fuese a favor. Porque Giménez y Godín volvieron a ser lo que son. Porque Koke y Thomas hicieron un encuentro soberbio en el centro del campo (golazo antológico por toda la escuadra del ghanés incluido, tras control imposible y dejada posterior del vallecano). Porque Morata cada día me gusta más, le veo supercomprometido para la causa, incluyendo el golazo en velocidad que anotó ayer, engañando a la perfección a Pacheco, cuando todos esperábamos el pase a Antoine. Porque el francesito de las grandes decisiones, sin hacer nada del otro jueves, llevó la manija del equipo en el primer tiempo con inteligencia, clase y sabiduría. Porque Lemar, aunque es un puto concierto de desatinos en defensa, en la media punta aportó cosas interesantes. Porque Diego Costa se sacó un estupendo a la par que escalofriante gol de la nada. Absolutamente de la nada.

Y sobre todo, porque me emocionó ver a un campo como Mendizorroza, viendo a su equipo palmando 0-4, cuando era un partido clave para ellos en su afán de meterse por primera vez en su historia en Champions, animando sin parar, aplaudiendo el gol de Thomas (lo cortés nunca quita lo valiente), sin moverse un solo espectador de su sitio hasta el final. Me recordó de dónde he venido, por dónde he pasado y quién soy en la realidad. Me recordó al Calderón. A lo que será próximamente el Metropolitano. Soy de los otros 18. Soy del Atleti. Así que, terminé de resolver la encrucijada.

EL CRACK DEL PARTIDO: Del Alavés, su maravillosa afición, y el sportinguista Jony. De los que nos importan realmente, y dentro del buen tono general, me quedo con Thomas. Hizo un partido sencillamente impecable.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Gol de Diego Costa, pasan 6 minutos, y nueva lesión de nuevo. El tío me encandila cuando juega. Es de los jugadores que más me entusiasman en todos los años que llevo viendo el puto rollo este del fútbol. Pero me desespera infinitamente sus continuas recaídas de lesiones. No lo puedo evitar. Es como cuando tienes a un perro, que lo quieres un montón, que se ha tirado media vida siendo tu amigo más fiel y sincero, pero que cae muy enfermo y al final lo tienes que sacrificar, aunque, vivo, lo que es vivo, está. Pasé por ello. No se lo deseo a nadie. Pero así no podemos continuar. Añado, también, porque esto parece que no va a salir en muchos sitios, al pobre vitoriano con su camiseta del Atleti que fue agredido cobarde e impunemente en el casco viejo de su ciudad, con un puñetazo por la espalda, vasazo en la cabeza incluido. Imagino que por unos simpáticos batasunos residentes. Y no. No voy a cometer el error, como ya les he demostrado en esta crónica, de meter a todo el mundo en el mismo saco. Pero sí que ando harto del doble rasero que se gastan los indeseables si este mismo hecho hubiese ocurrido al revés. Así que, al menos, escrito ha quedado.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 1 GRADO).
Partido de obligado cumplimiento. No les quiero oír ni respirar. Al primero que ose estornudar siquiera, fuera de clase. Sin perdón posible.

Y, el martes, viene de nuevo el Girona. Espero que la broma pesada esta de ser el único equipo que en su historia no ha perdido contra nosotros acabe ya. Que no tenemos el coño para ruidos. ¿Estamos? “En marcha van los Ultras, los Ultras del Atleti, cantando y animando a su equipo hasta la muerte”

17 de marzo de 2019

Athletic 2 - Atleti 0. Hola. Soy del Atleti ... ¿Contra quién quieres que pierda?


Aunque el titular les transmita una cosa, hagan el favor de leerme hasta el final, porque justamente les quiero decir lo contrario. Me explayo.

Sé que lo del martes pasado nos va a costar un huevo digerirlo. Sé que fue producto del destino más cruel, de nuestra idiosincrasia más siniestra, de nuestra pasión más desalentadora. Nuestro mayor palazo. Nuestra mayor desilusión. No les voy a aburrir más. Todos andamos jodidos. Todos andamos desencantados. Nuestra primera vuelta de tuerca del de ahí arriba, o el de abajo, o quién pollas esté a cargo de nuestro destino. Es la que más sangramos. Hasta nos desangramos. Se nos va el aire. No podemos dormir. No descansamos. Enhorabuena, andamos de capa caída. Tu jugada ha sido maestra. O eso, probablemente, te vamos a hacer creer. Historias de un Atlético desencantado.

Después, vino lo del sábado. Otro partido deplorable. Otro bate de béisbol incrustado en nuestras partes nobles por parte del fulero de turno. Otro encuentro sin tirar a puerta. Otro momento en el que buscamos tirarnos del viaducto de guardia. Desesperadamente. Pero ya uno nota algo raro. Ver a Giménez (MI GIMÉNEZ) fallar así… Verle sacar de banda desesperado, sin saber muy bien ni cómo ni a dónde (patético recurso ofensivo dónde los haya, no daba crédito). Ver a Costa casi sin ni siquiera protestar, ni enfadarse... Eso sí, los carroñeros que son como hienas, atacan en manada, y ya han soltado sus vómitos contra nosotros. Que si el uno se quiere ir, que si la afición desprecia a nuestro Pastor, pronto empezarán con Rodrigo, el próximo será su comodín favorito, Oblak. Tranquilos. Les esperamos. Que sí, derrota supongo que justa. Pero cuidado. No tienen muy claro con quién se andan jugando los cuartos. Segunda vuelta de tuerca. Ya no vemos nada claro. No queremos ver un partido del Atleti más. Renunciamos a todo. Tiramos nuestro corazón a la trituradora. Nos importa un bledo qué sea de nuestra vida. Todo nos da igual.

Para postre, me entero de que el entrañable Madrileño también palmó (por cierto, me quedo ojipláltico leyendo que el Cholo anda jodiendo el ascenso de mi Madrileño … “Perdónenme que insista”, pero el ascenso del filial me interesa tanto como la lista de invitados al bodorrio infame del Carapony vikingoide. Un filial está para servir, honrar y andar a merced del puto primer equipo. Punto. El que no sepa este sencillo teorema que desista: lo más redondo que ha visto en su puta vida es una onza de chocolate. Y no hay más). Tercera vuelta de rosca. Ya empezamos con el manido “estamos hasta la polla”, “esto no hay quién lo aguante”, “me quiero morir”, o, directamente, que vaya su puta madre ocupando piso en Alcobendas a verles la próxima vez. ¿Quiere usted guerra, señor de ahí arriba, Diostodopoderoso del Universo? Pues la tendrá. Vaya que si la tendrá.

Y ya lo de esta mañana. Mis Niñas. Ellas, que se han dejado el alma y los ovarios por complacernos. Lo han dado todo. Entusiasmo. Coraje. Corazón. Récord de asistencia (esto último, personalmente, me importa bien poco, si luego no hay la continuidad en dicha devoción). Primera parte entera de ellas. Segunda en la que la Selección Mundial esa del Barsapasta, demuestra el valor del dinero, y nos ganan … pues qué se yo. Sinceramente, creo que sin merecerlo. Pero da igual. Esto  trasciende del más allá. Esto ya empieza a oler a pescado podrido, a vudú despreciable, al pájaro miserable ese de ahí arriba, o de abajo, o de dónde coño quiera estar, que va de gracioso y … oyes … qué se ha crecido y todo. ¡Qué cosas! Por cierto, palmaron. Sí. Pero dieron la cara al final. No se fue ni una sola. Aplaudieron al fondo norte, al sur, al este y al oeste. Y creo que hasta a la gente que había en los baños en esos momentos. Me parece que sin Gabi, sin Torres, sin Raúl García … Os queda tanto por aprender …

Pero bueno. Una cosa has conseguido. Si. Tu. El de ahí arriba. O de abajo. O de la puta cloaca de dónde te creas que eres.  Has dado cuarta vuelta de rosca. Es decir, te has pasado, chavalote. Ya el tornillo ya no se fija. No para de rodar. Ni hacia la izquierda, ni a la derecha … No lo intentes. Estamos todos fuera de sí. Y, ¿sabes lo que has conseguido con todo esto? Ahora es cuando nuestra fe Atlética surge a borbotones. Precisamente ahora, ya no vamos a parar de animar, no vamos a dejar de alentar, vamos a salir todos los putos partidos afónicos … Vamos a morir en el intento por ganar el próximo partido, aunque ya no nos juguemos  … “¡¡¡¡¡¡¡UNA PUTA MIERDA!!!!!!!!”. Nos vamos a infartar. Vamos a demostrar que somos Atléticos 24x7 (24 horas, siete días, siempre a su disposición, ¿Verdad, Capo? Sé que sabes de lo que hablo). Conozco a mi gente. Me conozco a mi. Así que te reto. Te miro  a los ojos y te reto. ¿Quieres seguir jugando a esto? Perfecto. Cuanto más me toques la polla, más grande y poderoso seré. Ahora sí  que voy cuesta abajo y sin frenos. Como cuando palmamos las Champions. Como cuando bajamos a Segunda. Como cuando no subimos en aquel partido de Getafe. Como en Barcelona, que palmamos contra el Sevilla, y aún anda por ahí algún desgraciado en el campo cantando “OOOO, Forza Atleti ALE; Ale ale  … ale ale … Forza Atléti Ale” …Como cuando nos fuimos a la infame “Cartujha”… Aún sé de buena tinta que queda peña cantando … “Radomir, Radomir … Radomir, Te quiero …”….. Como cuando llegamos a la final de Copa de Valencia contra el Espanyol, y nos quisiste ridiculizar con el gol de Tamudo al Toni …

Decididamente, veo que no has aprendido nada. Que no te has enterado de nada. Que necesitas que te vuelva a explicar la lección. Tranquilo. Acepto el reto. Ahí te lo lanzo de nuevo. “Hola, soy Atleti … ¿Contra quién dices que quieras que vuelva a perder”?


EL CRACK DEL PARTIDO: Los desplazados a San Mamés. Atléticos Pata Negra. Especie en extinción. Cuando alguno nos desviamos de nuestro camino, ellos son 24x7 también … A cualquier hora, nos vuelven a explicar la lección (gracias, muchas gracias por ser del Atleti, Señor @develez77 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Pues nadie, qué coño. Yo no voy de repartir carnets. Es más, odio a la peña que lo hace. Detesto a todos los que quieren dictar el cómo debemos de pensar o de actuar. Llámenme ingenuo (venga, va, ya me lo llamo yo … ¡INGENUO!) pero, yo en el fondo, soy de los que pienso de que vamos todos en el mismo barco, y que en la diversidad y riqueza de diferentes opiniones, siempre y cuando nos respetemos todos, se convertirá en nuestra mayor virtud, y, por lo tanto, en nuestra gran fortaleza). Los Atléticos somos indivisibles. Siempre ha radicado ahí nuestra fuerza. Por favor, respetemos nuestra mayor virtud, o nos convertiremos en los reyes de la mediocridad.


ÁRBITRO: Pues miren, que ya lo saben que no soy mucho de hablar de los árbitros. Odio a rabiar, casi tanto más como al puto mandrilismo, el victimismo como razón de ser. Lo de ayer era penalti a Griezmann (a mi me costó verlo 200 veces, pero sí, lo era). Hubo un penaltazo a Morata. Pero bueno, no es que sea conformismo, no me malinterpreten … Pero,  a todos ustedes …¿Recuerdan alguna puta vez que los árbitros nos hayan favorecido como tendencia de Off Topic de tuiter? Yo es algo que tengo asumido, porque eso me sirve para valorar más 3 cosas: mi condición de Atlético, los títulos que conseguimos y nuestra razón de ser. Paso de lloros, joder. Tengo 50 palos. Cada día estoy más viejo, más gruñón, más gilipollas que el año anterior (y cuesta trabajo creerlo, soy consciente de ello). Pero oigan … Es que, desde que soy consciente, este tema ha sido igual … ¡ Y qué coño igual, mucho peor! A los más tarrillas … ¿Recuerdan Señor Plaza? ¿Recuerdan Gurucetas? ¿Recuerdan Pablos Portas? ¿Recuerdan Mendozas (cuando se la meten, la gozan)? Pues chicos, es que a mi lo hoy hasta me parece un paraíso (y me perdonen ustedes por no llorar de los árbitros más allá de lo estrictamente necesario).

TERMÓMETRO ROJIBLANCO ( - 1 GRADO).

Lo tengo superdesactualizado (como mi puta vida, lo siento). Venga. Tiren de calculadora: partíamos de -3 grados el día del Rayo. La victoria frente al Vila-Real nos dio 2 grados más (-1). La siguiente de Donosti, 3 gradazos más (+2). La del Lega, de obligado cumplimiento. Y, la derrota de ayer, lo bajamos 3 grados, me cago en tó, y lo dejamos en -1). ¿Alguien conforme? Lo sabía. Absolutamente nadie. Tómense un bocata de povorones con queso manchego curado, y disfruten de ver la vida … venir …

Y nunca pensé que acabaría así una crónica, pero qué bien que nos viene este puto parón de Selecciones. Que reflexione la muchachada. Que lo haga también el Cholo, el Profe, el Mono. Todos. Absolutamente todos. Y también nosotros. Pero vamos, andamos en nuestra salsa, recuerden … “El éxito no consiste en cuánto dinero tienes, ni en cuánto poder acumulas, sino en cuantos ojos haces brillar con tu rojiblanca presencia” …. OHHHHHH … FORZA ATLETI ALE, ALE ALE, ALE ALE, FORZA ATLETI ALEEEEEE …. UOOOOOO …”.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8