26 de septiembre de 2007

Reading 2 - Liverpool 4. Donde dije Diego...

...sigo diciendo Forlán, porque me parece un extraordinario jugador, como ya os he venido comentando, pero también digo Torres. Quizás en mi última crónica hice una comparación entre ambos algo desafortunada, un tanto despechado por alguna que otra tontería que me ha parecido leerle por ahí y dejado, probablemente, llevar también por la euforia del 4-0, pero ayer, tras presenciar el precioso y trepidante encuentro que tuve la fortuna de contemplar entre el Reading y el Liverpool de la Carling Cup, no me queda más remedio que desacreditar mi desafortunada comparación que sobre ambos jugadores realicé en la crónica del pasado Domingo.

Conviene recordar, no obstante, que lo conseguido hasta ahora por Forlán no es moco de pavo con el Vila-Real (semis de Champions, Bota de Oro, más de 60 goles en 3 temporadas en España ...). Sus números, sencillamente, asustan al más pintado. Y en el Atleti ha empezado a un muy buen nivel, pese a quien pese (que sé que hay por ahí mucho Atlético resentido que le jode el tema). Pero tras ver la exhibición ayer de Fernando, lo mejor será hablar al final de la temporada, en todo caso, o, mejor aún, pasar de absurdas comparaciones.

Porque ayer vi a un Torres sencillamente esplendoroso. Consiguió (¡al fin!) su primer hat-trick desde que está de profesional, realizando un partidazo espectacular. Se fue de todo defensa que le salió al paso durante todo el encuentro, convirtiéndose en una pesadilla continua y constante para la defensa del simpático equipo local, que solo le pudieron frenar a base de continuas faltas. Obtuvo 3 tantos, ya digo: el primero de ellos, marca de la casa, encarando al defensa, marchándose en velocidad y cruzando el balón ante la salida del guardameta con habilidad. El segundo, tras un jugadón de Risk que remachó al primer toque Fernando con maestría colocando el balón en donde jamás lo podría alcanzar el portero, y el tercero, en un mano a mano tras uno de sus vertiginosos desmarques resuelto con la frialdad que solo tienen los grandes, muy grandes. Añadirle que le hicieron un penalti absolutamente de libro tras otro jugadón original product made in Torres, y comprenderéis cómo al finalizar el encuentro fue felicitado por rivales, compañeros, y ovacionado por todo el público asistente al encuentro.

Dicen que rectificar es de sabios (no Bortolini). Quede constancia de la mía, pues.

--
Un saludo.

Tomi. Grupo 51.

http://www.cronicasdeltomi.blogspot.com/

Colores rojos y blancos lucen en nuestra bandera, no hay oro para comprarlos ni sangre para vencerla !

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8