6 de noviembre de 2008

LIVERPOOL 1 - ATLETI 1. THIS IS ANFIELD.

El estadio por fuera parece más una fábrica de cemento que otra cosa, la verdad. No da la sensación de ser el templo que es en realidad. Pocos bares alrededor del mismo, salvo un mogollón de casas de esas de chalets adosadas, y una fantástica tienda de merchandaising para comprar mogollón de cosas. Dentro ya es otra cosa. Dentro ya sí que impresiona lo bonito que es. Esa gradona que ocupa The Kop flipa cantidad. Es muy cerradito, y lo que más chana es que te puedes poner tranquilamente en manga corta luciendo los colores de tu equipo sin pasar nada de frío (si, ya sé que las 345 pintas que llevaba encima también ayudan lo suyo, pero en serio, dentro del campo no hacía nada de biruji). El césped no es que esté bien, es que está sencillamente impecable. En mi vida he visto en ese aspecto un campo igual. El momento mágico de la noche, sin lugar a dudas, el You’ll Never Walk Alone, cantado también por muchos de nosotros, y a continuación, como no podía ser de otra forma, nuestro himno entonado a todo trapo, y respetado también por ellos. Aún así, a nivel de animación a mi me defraudaron un poco los ingleses. Igual es que les tengo en un listón muy alto, no sé. Por cierto, como anécdota, decir que ese campo era inicialmente del Everton y fue comprado por el Liverpool (están los dos separados por un escaso kilómetro). Sí, la verdad merece muy mucho la pena ir para allá.

This is Liverpool.

Una ciudad de muchos contrastes, sinceramente. Aparentemente es muy tristona, como apagada. Su gente parece seria, pero luego en el trato son muy agradables. Con nosotros se portaron de puta madre. Sus garitos son superauténticos, supercuidados hasta el más mínimo detalle. Y te permiten cantar y beber y divertirte sin mayores complicaciones. Por supuesto, estuve en The Cavern (tanto en el Pub como en el sitio en donde dan los conciertos). Sencillamente apoteósico el sitio, bastante grande y con el mismo encanto y la misma magia con la que fijo debutaron los Beatles allí. Había un cantautor haciendo versiones de ellos sencillamente antológicas. Al final se lió a tocar canciones conocidas acoplándolas a nuestros cánticos. Fue un momento sencillamente emocionante. Disfruté como un enano. Comimos por ahí en un sitio de esos de comida rápida, de esa que llena mucho y no tienes muy claro qué pollas te estás papeando. Me resultó curioso el ver que mucha gente comía por allí, en la calle (gente no del Atleti, se entiende, sino lugareños de allí). Y las pibas … Ayy, las pibas. La mayoría llevan unos tacones finísimos y muy alargados con los que no sé ni cómo pollas pueden andar por esas calles. Y los taxis molan mogollón, pueden ir hasta 6 personas. En definitiva, un sitio aparentemente muy tristón, con un clima que yo sinceramente no aguantaría, pero con muchos rincones con mucho encanto. El centro es pequeñajo, se patea en un pis-pas y está lleno de pubs. A mi me gustó mucho todo. Eso sí, que no se me olvidé. Los putos baños, coño. No es que sean estrechos, es que en algunos no podía ni siquiera darme la vuelta para mear, joder. En uno de ellos, como llevaba una mochilita, no tuve más remedio que ponérmela encima de la cabeza como un fakir para poder intentar una maniobra de salida de allí. Imaginaros el careto del guiri que había meando fuera cuando salí de esa guisa. Sí, ya sé, no tengo un cuerpo danone, y mi barriga es mi barriga, pero coño, que no había forma humana, ya digo, de ni siquiera darse la vuelta. Parecía un trailer dándose un rulo por un circuito de Karts. Y si los limpian, ya puestos, de vez en cuando, serían ya la repolla.

This is the Match.

Pues el resultado es aparentemente justo, bueno para nuestros intereses, aunque claro, la forma en la que se produjo fue de nuevo una vuelta de tuerca más de prueba de fidelidad de nuestros colores. El Liverpool dominó pero no encontró la forma de meternos mano, entre otras cosas, porque nuestra defensa estuvo sencillamente soberbia, destacando por encima de todos Pernía (trankis, no me duran todavía los efectos de las birras, creo), aunque tanto Antonio López como Perea o como Heitinga estuvieron también hechos unos jabatos. Pudimos hacer historia, pero bueno, hay que intentar mirar en positivo y pensar que seguimos siendo líderes del grupo. Nos adelantamos con el chicharro de Maxi, y en la segunda parte nos limitamos a defender con cierto orden, algo inaudito tratándose del Atleti.

This is the UEFA.

Mafia. Corrupción. Basura. Bazofia. Matan el fútbol con sus manipulaciones. Lo del penalti que nos pita el árbitro es sencillamente vergonzante. Él pita, de hecho, claramente el saque de puerta, pero el linier no. Y lo que es un elemento simplemente consultivo para a ser uno decisivo. Así, por arte de Platini. No tiene bastante con cerrarnos nuestra casa injustamente. Que va. Ahora al señorito no le gusta que agotemos y defendamos nuestros derechos, y por recurrir al TAS, nos lo paga así. Espero que el Atleti nunca tenga la decencia de invitar a este tipo a nuestra casa. Yo lo declararía, de hecho, persona non-grata. Y pido perdón a las personas por compararle con ese individuo.

This is Aguirre.

Un cagón. Un mediocre. Un pibe que no entiende de respeto. Porque con su alineación, dejando al Kun en el banquillo en un encuentro en el que pudimos dejar sentenciado ya nuestro pase a la siguiente ronda, y sabiendo (o deberiendo de saber, más bien) lo que significaba ese encuentro para todos los Atléiticos, es una auténtica falta de respeto a los casi 4000 pibes que viajamos hasta allí. Y luego, para colmo, no se le ocurre otra cosa que cambiarle por Forlán. Ya no digo nada de no haber agotado los 3 cambios, que esa es otra. Todo el mundo hubiese sacado en los últimos minutos a Banega. Se pierde un poco de tiempo, se gana en manejo de balón, y mientras tu lo tienes, uno no pasa peligro. Todo el mundo menos el Sr. Cagón Aguirro. Le recuerdo, mi querido incompetente, que usted ya no está en Osasuna, y que los Atléticos odiamos profundamente la forma de jugar de esos equipos. Entérese ya de una santa vez. ¿No es mucho más lógico haber intentado ya ayer conseguir el pase y dedicar los dos partidos que quedan a rotar a todo Cristo viviente, sin problema alguno? Encima del castigo que se supone es para el chaval no disputar de inicio ese encuentro. El poco afecto que le tenía se está convirtiendo en un odio profundo. Es triste reconocerlo, pero es así.

This is You’ll Never Walk Alone.

Pues sí que lo cantamos, junto con los ingleses, y fue sencillamente espectacular. Otro momento memorable, inolvidable, emocionante y sincero. Algo que ya tengo dentro de mi corazón, y que jamás se borrará.

This is Fernando Torres.

Liverpool’s Number Nine. Parece ser que hay gente enfadada con él porque se alegró cuando marcó Gerrard. ¿Qué coño queríais que hiciera, ponerse a llorar, joder? Eso sí, podía haber tenido el pequeño detalle de bajar a saludarnos al final del encuentro. Como sí que lo hizo Reina o Xabi Alonso, por poner 2 ejemplos. De vergüenza (salvo Heitinga y Escándalo Forlán, chapeau especialmente para el holandés) ajena el que los nuestros no se acercaran a nosotros a aplaudirnos. Qué trabajo les costará darnos esos 2 minutos de su vida. Y luego dicen que no les sacamos cánticos a los jugadores. ¿Acaso alguno se lo merece realmente? Anda y que les follen.

This is an desastre.

La vuelta, digo. Un caos de impresión. Entiendo las medidas de seguridad y que sean superestrictas, pero no puede hacérsenos pasar a casi 3000 tíos por una puerta (por una sola puerta, ojo) para embarcar. Mi vuelo salió al final a las 4 de la mañana. Así que, para amenizar la espera, pues nos fundimos las libras que nos quedaban en … ¡acertaste, Bart Lancaster! ¡Más birras, como no podía ser de otra forma! Por cierto, que en uno de los aviones del FA, mi amigo el Recetas (con el que me encontré en Liverpool, de hecho, me encontré con bastante peña histórica del FA, honor y gloria para todos ellos) me comentaba que estaba todo indignado porque ¡no le dejaban fumar en el avión! :-DDDDD. La verdad es que es un putadón, ya que allí no puede fumar en ningún lado. ¡Ni siquiera en el partido! Yo, al final, me pasé la prohibición por los cojones. Me encanta ser superespetuoso con estos temas, pero por ver un partido del Atleti sin fumar, si que no paso, señores. Afortunadamente, los Steward pasaron de mi o se hicieron el tonto, lo que más rabia os dé. Pero yo, fumar, fumé. Vaya que si fumé.
We are Supporters Atlético de Madrid.

Sé que este comentario no va a gustar a mucha peña, pero me la suda. Ayer demostramos que en muchos momentos logramos enmudecer Anfield. Ahí queda eso. El nivel de animación fue sencillamente impresionante (a mi me duele cantidad la garganta todavía, de hecho). Todos fuimos un solo corazón, latiendo el de todos juntos de forma completamente armónica y acompasada con un solo propósito, que nuestro himno y nuestos cánticos sonasen con más fuerza y nitidez que nunca. Y lo conseguimos, vaya que si lo conseguimos. Me quedo con la imagen final de los hinchas del Liverpool, al finalizar el partido, haciéndonos reverencias todos por nuestro comportamiento y aplaudiéndonos a rabiar. Hasta los más atrevidos se lanzaron a gritarnos “¡ATLETI ATLETI!”. El broche de oro a un día sencillamente inolvidable.

Dicen que un jugador de fútbol no es un tío completo si no ha jugado un partido en Anfield. Pues lo podríamos prolongar perfectamente a un hincha o seguidor de fútbol. Afortunadamente, los Atléticos nos doctoramos el pasado miércoles. Y si a nivel deportivo la cosa fue más bien ni fu ni fá (aunque aún estamos invictos en la competición), a nivel emocional y de afición fuimos de Cum Laude. Decidamente, uno de mis sueños se ha visto hecho realidad. Y dicen que por estas cosas vale la pena vivir, ¿No? Pues vivamos y sigamos orgullosos de ser Atléticos. Por mucho que Aguirre no nos entienda, que Platini nos putee o que cada partido sea una prueba todavía aún más dura que el anterior. Ingenuos. Jamás podrán con nosotros. El sentimiento Atlético es sencillamente indestructrible, infranqueable. Muchos nos han visto nacer, nadie nos verá nunca morir. ¡FORZA ATLETI!


12 comentarios:

London dijo...

Buena crónica sí señor. Sobre Aguirre una cosa, durante los 90 minutos de partido no pudo tener ningún contacto con nadie del staff técnico del Atleti. Es norma de la UEFA, no dejan esa chuminada de echo al entrenador pero luego puede estar en la grada con el móvil. Así que los cambios como mucho los podía tener decididos de antemano pero no pudo adaptar nada según transcurría el partido.

Javi dijo...

De acuerdo con London. Aunque Aguirre normalmente es un cagón, a lo mejor las culpas que le echas deberían ser para Ambriz.

Pues nada, darte la enhorabuena por la experiencia que acabas de tener y darte las gracias por ponerme los pelos de punta el martes, cuando toda España pudo ver como Anfield callaba y sonaba nuestro himno de manera bestial. Pocas veces he estado más orgulloso de ser atlético.

Angel dijo...

Tremenda crónica Tomi, una vez más. Estoy de acuerdo casi en todo contigo.

En cuanto al partido, si que hubiesemos firmado el resultado, pero no después de como lo tuvimos. No quería creer en una mano de la UEFA, pero es muy muy raro lo sucedido en los dos partidos del Liverpool.

En cuanto a Aguirre, lo he defendido desde el partido, porque hay que reconocer que la táctica salió bien. Pero conforme pasa el tiempo, menos entiendo lo del Kun y no me quiero poner en su piel para saber que pensará... Algo como "joder, no juego en Anfield y el Domingo me toca sudar en el Reyno a que me hinchen de patadas y no lo vea ni Dios".

En cuanto a la afición y al viaje, está todo dicho. Después de los dos partidos ante el Liverpool, volvemos a ser la mejor afición de España... Que desplazamiento!!! Olé por vosotros!!

Un saludo!!

La Cueva de Neptuno

JOSÉ I. FERNÁNDEZ dijo...

Querido, por alguna extraña razón mi blogroll no me ha informado de que Tomás Rodríguez había publicado su excelsa crónica de Liverpool.
¿No hay bares alrededor? Vergonzoso ¿A qué van al fútbol?
Respecto a lo de las canciones a los futbolistas, el otro día lo apunté en mi crónica criticando la falta de originalidad española frente a los ingleses ¿no irá por mí no?
Todavía no me creo que Antonio López no se acercara a saludaros, porque es el único en esta plantilla con sentimiento atlético.
Respecto a Torres, ya sabes que yo no espero nada del colega. A mí un día me dijo que no me preocupara, que no se iba a ir, y a los tres meses cogió la puerta y se largó.
Por mí puede correrse cada domingo en The Kop, que cantar ya quedó demostrado que cantan bastante menos (no es que les tengas en un pedestal, es que por la tele sólo se os oía a vosotros ¡con dos cojones!) y nunca aprenderán a pronunciar su nombre.

Un abrazo y nos vemos con el Orihuela!

Tomi dijo...

José Ignacio. Efectivamente ese comentario iba por tí cuando decías (con razón) que aquí no se dedicaban canciones a los jugadores como antes. La verdad es que tampoco ellos ponen mucho de su parte para que esto suceda así.

Un saludo.

drarenas dijo...

Maravilloso. Que cronicón. Que envidia de viaje...diossssssss!!!!!!! Por cierto ¿pudiste currar al dia siguiente? o llegaste arrastrao?

Tomi dijo...

¿Currar? Tu me parece que aún bebes más que yo, querido ... :-PP

atletista sin solución dijo...

Me has emocionado amigo.

Ya te dije que te envidiaba porque yo no pude ir. Crisis, dicen que le llaman.

En mi blog ya decía que habiais sido unos machotes porque profanasteis su Anfield cantando más que ellos. Fue enorme, como dice José I. por la tele se os oía mucho más que a ellos.

La pena son los futbolistas que tenemos, no tienen ni idea de qué significa ser atlético y el esfuerzo económico que hay que hacer para ir a un partido como éste.

Un abrazo de verdad y si el Atleti llegara a cuartos, joder que iría a un partido como éste. Preferí esperar a una eliminatoria, que Dios quiera y Platini también, que podamos jugar.

Un abrazo.

fernando dijo...

Magnífica crónica. Leyendote me imagino en Anfield. Aguirre se caga más a medida que el rival crece.

ah, Torres hizo lo correcto. Es un señor.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que cronicazo Tomi, te leo habitualmente pero hoy es la primera vez que comento algo: solo dos cositas de nada, que me has emocionado:

¡QUE ENVIDIA! Y ¡ENHORABUENA!

saludos. by Atlético71

Billie dijo...

Qué? ya t'has recuperao'? A ver si me envías cuatro líneas para el Pobre Atleti del lunes ;D

Bueno, supongo que lo pasarías como un enano, bien hecho. Me jodió mucho empatar así porque aunque Aguirre sea un cagón se salía con la suya y, sinceramente, ganar en Anfield, además de un lujazo, era un paso importantísimo para ser primeros de grupo y pillar un buen cruce de octavos.

La afición estuvo fabulosa, es de agradecer, una pena que no gritemos nunca así de fuerte para defender el Calderón, por ejemplo.

Venga, recuperate, mañana Osasuna y los ciervos van empatando. Un abrazo.

David dijo...

Suponía yo que la crónica iba a estar a la altura de las circunstancias. Y vaya que lo ha estado. Mi resumen del partido te debió llegar por SMS (si no se perdió en por el Canal de la Mancha) pero además he de decir que me sentí muy orgulloso de que un equipo español plantara los cojones de esa forma en el templo sagrado del fútbol y sobre todo, que una afición española diese una lección de cómo hay que animar a un equipo. A Platini y sus secuaces que les vayan dando por el culo y con la misma herramienta que se limpien los dientes...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8