10 de noviembre de 2009

Atleti 2 - Madrid 3. Las tradiciones siempre se cumplen.

Una vez más, se disputó el pasado sábado en el Vicente Calderón otro entrañable derbi de ayer y de hoy, en el que se cumplieron absolutamente todos los topicazos habidos y por haber. Y es que las tradiciones están para cumplirse.

Al igual que cuando llegan las Navidades la gente se llena de buenas intenciones y mejores deseos, devoramos sin piedad el tradicional turroncito o el pavo de rigor, en el Calderón, cuando llega nuestro entrañable y amigable vecinito de marras, todo se convierte en una auténtica fiesta para gozo y disfrute del madridismo en general. Porque si ya de por sí es una entidad que tiene a todo un País volcado, con la prensa al completo a su favor y con millones y millones de seguidores en todo el mundo, nosotros no es que tenemos, es que debemos de facilitarles su estancia en nuestra casa de la mejor forma posible para que, cumpliendo con la tradición de todos las temporadas, se terminen llevando el mejor de los recuerdos posibles de nuestro campo.

Así, todo empieza en el pre-partido, en el que nuestros amigos los ACAB, con el fin de facilitarles el acceso a nuestro campo a todos y cada uno de sus seguidores, se dedican a cargar en 10 kilómetros a la redonda contra todo bicho viviente que ose portar con la rojiblanca puesta. Da igual que haya personas mayores, niños, mujeres o Ultras. Todo Dios pilla por igual. El pasado sábado, como no podía ser de otra forma, un servidor se encontraba tranquilamente en un parquecito haciendo su correspondiente botellón de rigor. Viendo que nuestros amigos empezaron a desplegar todo su potencial intimidatorio, decidió pasar de continuar estando en el parquecito y pirarse a un bareto bastante más desplazado de la movida. Dio exactamente igual. A la media hora, ya estaban todos los cuerpos de inseguridad nacional repartiendo estopa a diestro y siniestro, y, lo que me resulta aún más inaudito si cabe, entrando a cargar impunemente al bar donde se encontraba un servidor con sus amigos. Yo me libré de sus porrazos, pero otro amiguete mío no. Y sus gafas de ver creo que tampoco. ¿Y ahora a quién se piden cuentas? Al maestro armero, claro está.

Sigamos con las tradiciones. Centrándome ya en lo deportivo propiamente dicho, hay algo que tampoco puede fallar, y es permitir a nuestro rival vestido de blanco impoluto que se adelante en el marcador sin ni siquiera tener que mancharse de ni una mota de polvo en su traje, y a ser posible rapidito, que no están los tiempos para demasiados sobresaltos. Pues nada. Dicho y hecho. A los 4 minutos Kaká se puso por delante en el marcador, si bien es cierto que dicho tanto jamás tendría que haber subido al mismo, ya que hay una falta previa de un atacante madridista sencillamente flagrante, pero bueno, no pasa nada. Dicha circunstancia se puede considerar dentro también de las tradiciones. Y el que Asenjo no tenga muy claro el cómo debe de estar situado un guardameta en su portería, también.

Para que la cosa siga por su cauce habitual, lo suyo es que los lindos muchachos de rojiblanco permitan que en menos de media hora la cosa empiece a estar medio sentenciada. Así podemos permitirnos el lujo de que ese jugador esperpéntico denominado Marcelo, o expresión chimpanzoidal similar, consiga el segundo tanto en, cómo no, otro balón que se traga nuestro inefable Asenjo de forma lastimosa, o lamentable, o ambas cosas a la vez.

Mientras, claro está, algo hay que disimular, y algún escarceo tenemos que hacer, aunque solo sea para que al día siguiente la gente nos bombardee con las excelencias del portero visitante hasta la saciedad. Forlán y Simao se encargaron, respectivamente, de tomar como suyo ese papel. Y a fe que lo consiguieron.

Para que ya la fiesta sea completa, tiene que venir pronto el tercero, aunque ya sea en la segunda parte, y a ser posible del señorito Higuaín, que el hombre, si jugase más contra nosotros, probablemente sería pichichi e inclusive bota de oro sin despeinarse. Y para eso se encarga nuestro piernas de seda favorito, que no es otro que Perea. Qué manera de controlar el balón y manejarlo. Qué velocidad luego en la persecución posterior tras el argentino. Qué salida de Asenjo dejándole tres cuartas partes de la portería para que remate a placer. El pipita debería de besar por donde pisa el colombiano. Fijo que ya tiene un póster de él y todo. Y firmado. Asenjo se encargó del cuadro y de ponerle luego el cristal.

Y poca historia más. Menos mal que salió nuestro Kun, probablemente, el único jugador de los míos que sabe lo que significa un derbi, y puso las cosas un poco apretadas tras su presencia en el campo. Así llegaron los goles del uruguayo y del propio Kun, que aún inclusive pudo empatar y todo al final, al igual que Simao. Probablemente, hubiese sido ya demasié. Y es que, claro está, lo que ya digo: las tradiciones están para cumplirse. Solo faltaba, vamos …

EL CRACK DEL PARTIDO: Obviamente el Kun por parte nuestra. De los otros paso. Jugaron sin apenas despeinarse. No merece la pena destacar a nadie.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO. Obviamente también, el colega de las piernas de seda. Si tuviera algo de vergüenza dejaría de vestir no solo nuestra camiseta, sino la cualquier equipo de la Primera División española, y con carácter de urgencia. Es un bochorno y una auténtica obscenidad el que un individuo así lleve la rojiblanca puesta. Y ojito con Asenjo, que ya me está empezando a tocar un poco las narices también. Que para detener las previsibles vale cualquiera, y se supone que él es un menda que iba a marcar las diferencias. De momento lo está consiguiendo, pero no el sentido deseado. Que alguien le explique el tema, por favor.

ÁRBITRO: Clos Gómez. Gol del Madrid ilegal (el primero), y para mí expulsión rigurosa del Sergio Gramos (por no decir injusta). Otro que se junta con las tradiciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 10 grados).

¿Para qué lo voy a bajar? Lo suyo era regalar el partido, ¿No? Pues nada, ahí lo tienen ustedes en bandeja.

Un último deseo: a ver si es verdad y la prensa madridista consigue cerrarnos el campo por el supuesto mecherazo a Kaká y el desmayo repentino de Pellegrini (que alguien me expliqué con qué fue golpeado o cómo se aventuran a decir dónde está la piedra, por favor). La verdad es que para los ridículos que hacemos en el Manzanares, mejor que se los lleven lejos de aquí. Al menos, ese estadio volvería a recuperar su tradicional orgullo, aunque solamente fuese por unas semanas.

8 comentarios:

atletista sin solución dijo...

No solo seguimos con las tradiciones, sino también en puestos de descenso y ya llevamos unas cuantas semanitas. Eso es muy preocupante, porque no veo yo que terminen de concienciarse de lo que supone eso para el Atlético de Madrid.

En fin, una pena, un desastre, ...

Abrazos.

Paul Marble dijo...

¡FORZA ATLETI!.
(Quizá algún día escampe, quizá).

verlavidavenir dijo...

y para terminar el amigo Simao cambia la camiseta con Casillas....hay otros que el año pasado fueron despedidos y lo de Peledrini no es un piedrini lo que le da, es un pistacho,el pistachazo del calderon,ayer ya se encargo cuatro de volver a manipular la verdad ,flaco favor nos hace la prensa!!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Los Giles y los Cerezos siguen matando al Atleti. En nuestras manos, está que lo logren o no. Queda muy poco del Atlético de Madrid, poquísimo. HOy vivimos la peor época de nuestra historia y el ATleticidio sigue avanzando. Un abrazo.

miguel diaz dijo...

Qué tal, Tomi

Ultimamente llevo una vida casi tan perruna como la de nuestro equipo. Estaba en Portugal y me fui a ver el partido desde Lisboa, reuniéndome con mi hijo que vino desde Algeciras. Pocas veces he visto un Calderón tan apático y mucho menos tantas peleas entre atléticos como las quer hubo el sábado.

En cuanto al partido, pues más de lo mismo, y eso que jugamos contra el peor madrid que ha pasado por el Calderón los últimos 4 ó 5 años.

Por lo demás, nuevamente coincido con tu crónica y nuevamente enhorabuena por seguir escribiendo.

un abrazo. miguel

No, gracia a vo´ dijo...

Hola Tomi!

Pensé que mi presencia en el derbi podía torcer la historia pero ya ni esa ilusión me queda.

A ver si un día de estos quedamos para tomar algo ante de ingresar al Calderón. Estoy viviendo en España por un año.

Saludos rojiblancos,

Migue

Paul Marble dijo...

Esta va a mala leche, don Tomi: ¡cómo le molan a Jurado amistosos como los de ayer!.
Al grano. Si todo va bien, los cuatro equipos madrileños jugarán los octavos de Copa. No sé ustedes, pero yo iría a por la Copa.

Dirty-F dijo...

Tal me dió la vida estar metido en un concierto.

Lo positivo que saco es que si palmamos el próximo partido en casa ya tengo un motivo para que no me joda tanto.

PD.- A ver si las tradiciones se mantienen y os vengamos cuando aparezcan un año más por aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8