25 de octubre de 2010

Vila-Real 2 - Atleti 0. Crónica de sucesos.

La tarde del dominguito empezó divertida. Uno estuvo viendo la segunda parte del Madrileño-Castilla, y observó con estupor cómo el árbitro nos castigó con penalti en contra una acción de un jugador vikingo, en la que arrolla a nuestro defensor … y encima, la acción se produce fuera del área. Afortunadamente para nuestros intereses, el imberbe lanzador del penalti lo tiró al Cerro de Muriano, lo menos, pero la jugada fue claramente premonitoria de la tardecita-noche que nos iba a esperar a los Atléticos. Por cierto, que en el mini-derbi, el Atleti mereció ganar con autoridad (tuvo infinidad de ocasiones para haberlo conseguido) y me dio oportunidad de ver sobre un terreno de juego a un auténtico fenómeno en ciernes, cuyo nombre es Perea (afortunadamente, nada que ver con el defensa que nos martiriza de vez en cuando con sus actuaciones en el primer equipo, tal y como, por ejemplo, ocurrió anoche, sin ir más lejos). El albaceteño es un auténtico espectáculo verle jugar. Es un tipo de jugador de esos diferentes, con un manejo de balón sencillamente maravilloso, con una técnica individual exquisita, con una clase superlativa. Lo tiene todo para ser un crack, y, sinceramente, tras la exhibición del chaval de ayer, uno no tiene ni puta idea de qué coño pinta un tío así en un filial. Por favor, Quique, vea un partido del filial de vez en cuando. Igual te llevas alguna sorpresa.

Después, vi a ratos un poco del Sevilla-Athletic, en la que el árbitro señala un penalti a favor del equipo sevillano digno de estudio, porque es una acción en la que no existe nada de nada. Acción que resultó decisiva en el devenir final del encuentro, como así lo demuestra el resultado. Antes, el sábado, al Valencia le pitaron una pena máxima en contra porque una hormiguita le hace una zancadilla a un delantero bermellón. Un fallo gravísimo y absolutamente incomprensible. Pero lo mejor estaba por llegar, y había que poner el broche de oro a la jornada, y no es que lo pusiese, es que el señor Ramírez Domínguez puso una joyería entera.

Los que me conocen bien saben que siempre suelo extrapolar muy mucho la actuación arbitral sobre el tema futbolístico en sí mismo. Yo soy de los que creo firmemente en que lo intentan hacer lo mejor posible, de que no son tan malos como los solemos pintar por ahí, y que al final termina ganando sobre el terreno de juego el equipo que mejor fútbol realiza. Pero, tras lo ocurrido ayer en el Madrigal, ayer, al menos, me da que pensar muchas cosas y empiezo a dudar muy mucho ya de todo. Empecemos con la crónica de sucesos.

Venga, va. Hablemos un poco de fútbol antes, que no se diga, Tomi. Que aún hay clase de gente y gente con clase. El Atleti realizó una espléndida media hora inicial, jugando al fútbol con una velocidad en la circulación de balón, por momentos, primorosa, con el Kun en plan puñal, con un fantástico Simao, con el equipo realizando una presión magnífica por todo el campo. Solamente me faltaba un actor en tan magnánimo escenario: Diego Forlán. Porque ayer, Don Quique Sánchez Flores, el Uruguayo no pintaba absolutamente nada en el banquillo. Ayer, señor Quique Sánchez Flores, era un partido grande, de los que hay que ir a ganar con toda la artillería pesada, máxime cuando nuestros dos próximos rivales son equipos de la entidad del Universidad de Las Palmas y del Almería en nuestra casa. Porque si hay un partido que puede servir para recuperar a un jugador que anda moralmente por los suelos, como parece que está nuestro hibernado Forlán, precisamente ese era el de ayer. Pero no. Lo sacó cuando ya no había remedio para casi nada, cuando estaba todo el equipo completamente desquiciado, y, por momentos, éramos un juguete en manos del equipo vila-realense.

Ahora una de sucesos. En dos minutos, en apenas los dos minutos iniciales, la cosa empezó a desnivelarla el Sr. Ramírez Domínguez, al comerse un clamoroso penalti de Bruno (excelente pelotero, dicho sea de paso) por doble empujón sobre Simao (vamos, que hasta que no lo tiró al suelo no paró, seamos claros) y anular un tanto legal del Kun Agüero. Es mucha tela para apenas dos minutos, ¿Eh? Pero que mucha tela.

Y lo que suele pasar en estas cosas, ocurrió. Porque, aparte, en este caso, el rival también es muy buen equipo, y, especialmente, tiene a dos delanteros fabulosos en sus filas. A Rossi ya le conocía, aunque ayer fue un peligro constante. A Nilmar no tanto, pero tras ver el vertiginoso contragolpe que montó, cómo aguantó el desmarque de Cani, el pase al hueco que le dio al mañico y cómo le dejó solo solito solo delante de nuestro De Gea (que ayer, sin tener culpa alguna de los goles, sí que no fue el guardameta decisivo que nos suele tener acostumbrado) hizo que se pusiese el 0-1 en el marcador. Era la primera llegada al área del equipo castellonense. No creo que ya nadie se tire del pelo, este circo está montado así de hace ya mucho tiempo.

Aún así, no nos descompusimos, y seguimos dominando y mandando durante todo este espléndido, ya digo, primer tiempo. Quizás nos faltó el crear situaciones de gol más claras, quizás con Forlán con el equipo tal y como estaba jugando se hubiese podido crear alguna junto con su inseparable socio el Kun. Gracias al señor Flores, nos quedaremos con las ganas. Sin embargo, en las postrimerías del primer tiempo el señor Ramírez Domínguez se encargó, de nuevo, de clavarnos otra puñalada mortal, trapera, por la espalda, como lo que es, un auténtico perro rabioso cobarde. Tras la salida de un córner, el balón llega a Godín, este realiza un buen remate, el balón lo rechaza Diego López, y cuando el Kun va como una flecha a por el rechace Gonzalo le derriba claramente. El árbitro lo ve, el árbitro lo mira, el árbitro se lo piensa, y decide coartarse y esconder el ala pitando el final del primer periodo, y haciéndose el tonto indicando a los jugadores rojiblancos que ya había pitado la conclusión del primer tiempo cuando claramente se ve y se percibe que no es así. Todo muy asqueroso, todo muy nauseabundo, todo muy deleznable. Un suceso en toda regla.

Pero no se vayan, que aún hay más. Otro suceso, marchandoooo …Los míos se lo intentan comer vivo cuando se retiran del terreno de juego, y Quique sale del banquillo para apartarlos. Que yo sepa, ya no estaba jugándose el encuentro, y no creo que el reglamento impida a un entrenador el salir a indicar a los suyos que se tranquilicen y se vayan al vestuario. Para el señor Ramírez Domínguez, sin embargo, esto fue una acción gravísima que supuso la expulsión de nuestro entrenador. Es difícil jugar un partido así, y no terminar perdiendo la fe en este deporte, la verdad.

La segunda parte ya fue otra cosa. Mi equipo lo intentó, sí, pero con pocas ideas, más que el desesperante y absurdo cuelgue de balones sin trascendencia que hizo ayer Luis Filipe (¡qué Diego López mide 500 metros, joder!). Añádanle que, de nuevo, en la primera intervención castellonense en esta segunda parte se convirtió de nuevo en gol, ya que Rossi se deshizo perfectamente de Godín (difícil) y de Perea (previsible), y que, otro suceso más, y van … el señor Ramírez Domínguez se volvió a comer de nuevo otro penalti, esta vez de Capdevila sobre el Kun, que terminó por desquiciar al equipo del todo y pasó a ser, por momentos, un triste juguete en manos del equipo vilarealense, que tocó y tocó el balón hasta bailarnos. Fue el toque, el orden y la excelente colocación sobre el terreno de juego de los del submarino, frente a la impotencia colchonera, aunque se intentó dar la cara, es cierto. El Kun se diluyó, Cazorla le dio a Reyes una auténtica exhibición de cómo se puede conducir un balón, crear desborde y tener regate sin tener que acabar siempre en el suelo absurdamente, tal y como le pasa al utrerano, Gonzalo fue un valladar inexpugnable, y sí, durante todo este segundo periodo, los locales demostraron el por qué de su clasificación y que saben jugar a este rollete del fútbol, pero que un rato bien. El problema es que este deporte tiene, en ocasiones, demasiados factores externos que pueden inclinar la balanza hacia un lado u otro del encuentro, y ayer, claramente, ocurrió un suceso lamentable que se encargó de desestabilizar por completo lo que podía haber sido un fantástico encuentro de fútbol cargado de goles y de emoción. Ese suceso tiene nombre y apellidos: Ramírez Domínguez. Enhorabuena, perro andaluz. Ha conseguido que desde este humilde bloq sea capaz de dedicarle una crónica entera.

EL CRACK DEL PARTIDO: Yo me quedo con Simao, incomprensiblemente cambiado por Quique, por cierto (Reyes tenía tarjeta y estaba completamente obtuso durante la segunda parte), y por parte del Vila-Real, Rossi me encantó, Nilmar también tiene muy buena pinta, Bruno, por momentos, también dio un auténtico recital de cómo debe de jugar un medio centro, Gonzalo es un seguro de vida, pero me quedo con Cazorla. Un jugador sencillamente maravilloso.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Perea, que volvió a las andadas. Yo creo que es mejor que vuelva al lateral hasta que Domínguez se recupere, porque esas indecisiones suyas nos cuestan demasiado caras.

ÁRBITRO: Lo dicho, el perro andaluz ese. Lo que me preocupa de este colegiado no es la cantidad de errores de bulto que tuvo ayer, sino que lo este tipo viene ya de lejos, muy lejos. Es un tío para que desde la presidencia del Club se hablase con claridad meridiana con la Federación, y que no nos vuelva a arbitrar jamás, porque su mala intención y su descaro es algo más que evidente. Ya sé que no existen ya las recusaciones, pero deberían de plantearse muy seriamente los equipos de fútbol el retomar de nuevo este tema. Al fin y al cabo, los árbitros son seres humanos con sus fobias y fibias, y resulta del todo punto evidente que este escombro con patas nos la tiene jurada desde que su padre y su madre eran novios.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 3º grados).

No lo toco, a pesar de la derrota. La imagen del equipo en el primer tiempo fue primorosa. Lo que pasa es que no se puede luchar contra tanta circunstancia adversa. Que le aprovechen los 3 puntos, señor Ramírez. Y mi enhorabuena al Vila-Real, que ellos sí que no tienen la culpa de nada. Os juro que tardaré tiempo en olvidar este partido. Lástima que a nuestros dirigentes-delicuentes, entiendo, le dará poco más o menos igual. Saldrá por la radio el Sr. Cerezo, ju-ju, ja-ja, y que viva Estepona. El amargor, la rabia, la mala bilis, el cabreo y la desesperación, queda para nosotros, los aficionados. Larga vida a las SAD. Y miren que me jode esta crónica llorona-convulsiva que me ha quedado. Pero lo que no pueden esperar nunca de un servidor es que me invente cosas que no he visto. Lo de ayer fue claro, muy claro. Y como tal, relatado ha quedado.


7 comentarios:

Paul Marble dijo...

Totalmente de acuerdo.
Hay árbitros buenos, malos y listos. El de ayer muy listo. En el penalti del último minuto de la primera parte a Agüero estuvo magistral ... en la sinvergonzonería.
Ahora bien, en la segunda parte no teníamos que haber bajado los brazos. Ante tanta injusticia, más madera; pero ....
Un abrazo.

Tomi Soprano dijo...

Don Paul, es muy jodido no bajar los brazos ante tanta adversidad. Primero, porque el equipo tuvo un evidente desgaste tanto físico como mental, cuyo único previo fue el encajar dos goles, anularles un tanto legal, expulsarles al entrenador y escamotearles 3 penaltis.

Para superar un encuentro así el equipo (un equipo, cualquiera, aunque hablásemos del MIlan de Sachhi) tiene que jugar a un 300% de sus posibilidades, y eso, mi querido amigo, es del todo punto imposible que lo consiga ningún equipo de fútbol. Y si encima estás jugando frente a un rival que sabe también de qué va esto, imagínese ...

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Querido Tomi:

Para los no iniciados no comentas cuánto quedó el Madrileño. Ya vi que 0-0, llevamos tres este año en casa. ¿Parece que tocará sufrir?

A Alberto Perea ya le vi varios partidos en pretemporada y apunta muy buenas maneras. De hecho, me tocó cubrir el Alcalá-Atlético y al final del partido le dije que se iba a distinguir del otro Perea con goles, ya que el colombiano no los hace y él marcó esa noche, y pareció que la pregunta le molestó un poquillo.
Me contestó algo así como que Perea era un grandísimo profesional y que podía hacer muy bien lo que se propusiera.

Anoche Perea estuvo muy mal, y me duele porque es un jugador al que tengo mucho cariño y del que defiendo su juego.

Sobre el partido, debe ser que me estoy volviendo cada vez más crítico con el Atleti con los años, pero yo no vi una primorosa primera parte. Ni mucho menos un "canto al fútbol" como venden en el As.
Vi un Atleti que salió valiente, presionando arriba y mandando, como debe hacer, pero le duró 20-25 minutos.
Y sólo tiró UN TIRO a puerta en los 90 minutos. Eso es duro. Y el fútbol consiste en llegar a portería.

Sobre Forlán, yo no le eché de menos. El urguayo sencillamente no está y dudo de que hubiera reaparecido anoche. ¿No viste lo torpe que estuvo en la media hora que jugó?

En fin, que estoy muy desilusionado con este equipo. Que sólo nos queda agarrarnos a la Copa o a la UEFA (este año y todos, me temo) y que ganaremos al Almería, pero en el Cuernabéu palmamos fijo otro año. ¿Irás?

Un triste abrazo...

Tomi Soprano dijo...

Don José Ignacio, súmele otro tiro a puerta, al menos (el tanto anulado, vamos) y en lo de llegar a portería, pues yo diría que quizás llegase poco, pero con evidente peligro, porque los 3 penaltis como 3 soles están ahí, que yo no me los he inventado, vamos. Lo que es duro es que no te piten absolutamente nada de esto.

En cuanto a Forlán, era un partido claramente para él, no tengo la menor duda al respecto. Otra cosa es que esperéis que salve a un equipo palmando 2-0 y desquiciado perdido y con la moral por los suelos, tal y como estaba el Atleti en la segunda parte de ayer. Para mi es primordial el recuperar la mejor versión del uruguayo, si es que queremos volver a la senda de los títulos y esas cosas, vamos. No hace falta que recuerde cómo terminó el año pasado el uruguayo.

¿Ir a la pocilga? Ni de coña. ¿Qué palmamos el encuentro? Pues está por ver, como todo en este mundo. Desde luego, si nos vuelve a arbitrar este individuo, les haré una crónica de la peli que vea en vez del encuentro, porque el hijo de la gran puta este a mi no me vuelve a hacer perder mi tiempo, ni mi categoría, ni muchísimo menos mi escaso dinero.

Un abrazo, compañero.

atletista sin solución dijo...

Hola crack:

Esa desesperación que tienes, la tenemos todos. Es una vergüenza lo del arbitraje español. Pero, vamos que esto no lo remedia nadie. Tenga en cuenta que todos están muy contentos con el paripé este de competición que tenemos. Los que ganan está felices y los que no ganan también, pues que siga la fiesta.

De nuestros dirigentes no esperamos nada.

Para mí el Atleti estuvo bien. No tuvimos muchas oportunidades, pero como bien señalas los tres penaltis, el último para mí menos claro, y el gol anulado condicionan el partido totalmente. Así está montado el circo éste y será muy difícil que nadie lo cambie.

En cuanto a lo de Forlán, en mi opinión Diego Costa merecía la titularidad aunque estuvo muy perdido como si la responsabilidad de haber sentado al uruguayo le hubiera podido. Ahora bien, estoy de acuerdo en que una vez que el partido estaba perdido no tenía mucho sentido hacerle jugar.

En fin, que estamos a siete puntos de la cabeza y qué quiere que le diga otro año como el año pasado, espero y deseo que no.

Un abrazo.

sentir1907 dijo...

He visto tu blog y me parece magnifico ¡ , con tu permiso estare en contacto con tu blog tio para seguir al igual que con fernando las evoluciones del GLORIOSO ¡¡ DEL PRIMER CLUB MADRILEÑO ¡¡¡ por cierto el tatuaje es la ostia macho ¡¡¡¡ , bueno lo de villarreal es solo un accidente ¡¡ saludos¡¡¡¡¡¡ , mi blog es este
www.sentir1907.blogspot.com
es un blog del betis me tgustaria que te pasaras y me opinaras ¡¡¡ un abrazo en verdiblanco ¡¡¡¡

fernando dijo...

Si no te pitan tres penaltis y te anulan un gol, el resultado es otro por pura lógica. No hablo casi nunca de los árbitros, pero es que no recuerdo un robo semejante. Y en dos semans vamos al Bernabéu...

totalmente de acuerdo con Perea (el supuesto defensa). Me cansa verle, es un tipo que no sabe jugar al fútbol.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8