24 de diciembre de 2010

¡¡FELIZ ROJIBLANCA NAVIDAD!!!

Y este año, dedicado a todos los demás equipos, porque no son rivales sino enemigos... ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

23 de diciembre de 2010

Atleti 1 - Espanyol 0. Superlativo Kun.

No soy tan ingenuo. Obviamente, no creo que el Kun sepa ni siquiera de mi modesta existencia. Los que me seguís asiduamente, sabéis que este año he puesto mi vara de medir sus actuaciones un poco más elevada que al resto de los mortales. Quiero que, por fin, esta sea su temporada y que de ese paso definitivo para consagrarse como lo que estoy convencido que es, un auténtico crack de los de verdad, un jugador diferente, especial (que no espacial, la galaxia poco nos importa), de los que merece la pena desplazarse ayer a ver un partido a nuestro Calderón a pesar del día de perros que hacía en Madrid.

Y sí. Ayer no mojó (aunque acabó empapadito, como todo Cristo viviente que pisó ayer el Manzanares), y tuvo bastantes ocasiones para hacerlo, pero dio ese paso hacia delante que yo exijo a un jugador así. Se sobrepuso a la lesión nada más empezar de Forlán (lástima que haya despedido tan mal esta excelente temporada el Uruguayo, pero yo soy de los que aunque ahora no esté, le espero), que, como bien saben, es su fiel escudero para luchar frente a las defensas rivales. Pudo siempre cómo y cuando quiso contra cualquier rival espanyolista con los que se topó en su camino. Hizo que no se notase durante buena parte del encuentro nuestra inferioridad numérica por la absurda expulsión de Reyes, se echó a todo el equipo a la espalda, hasta que acabó absolutamente extenuado, provocando además mediada la segunda parte la igualdad numérica tras la justa como pardillesca expulsión de Víctor Ruiz. Cuando un jugador es capaz de realizar todo esto, teniendo, encima, como rival, a uno de los mejores equipos que hay actualmente en el campeonato español, no hay más que aplaudirle y darle las gracias por su compromiso, su saber estar, su profesionalidad y el sentimiento reflejado en cada acción por la camiseta que está defendiendo. Un lujo tenerle por aquí en nuestras filas, Don Sergio.

Como también ha sido un lujo contar con Simao, que ayer se despidió del personal del Calderón, y tuvo que salir de nuevo al terreno de juego a corresponder al tan merecido como brillante homenaje que le tributó el Frente al terminar el mismo. En nuestras retinas quedarán sus cintas, su velocidad, su técnica depurada, y, sobre todo, un ramillete de golazos de esos sutiles, de jugador de clase, que serán difíciles de olvidar para los buenos aficionados al fútbol. Ayer consiguió su último tanto, de penalti (una jugada un tanto confusa, no por la mano en sí, que es clara de Amat, sino porque no termino de tener claro si la misma estaba fuera o dentro del área, su cuerpo sí que estaba fuera, pero su mano …), aprovechándose del buen hacer colchonero durante todo el encuentro.

Partido que, por cierto, fue bonito, intenso y jugado con mucha más cabeza por nuestra parte que el de Liga. El Espanyol, por su parte, intentó jugar igual, y demostró que Osvaldo no fue flor de un día en su partido liguero. Ayer fue también otro incordio para nuestra defensa (Perea ni se enteró) mientras que Dátolo también superaba siempre a un inadaptado al terreno de juego Ufaljusi, que pareció ayer que le fichamos de la Liga de Arabia Saudí, vista su torpeza al desenvolverse en un campo mojado y encharcado. Menos mal que De Gea estuvo providencial (por no decir sensacional), y sacó dos balones que se colaban, uno en cada tiempo (para balonmanera en la primera parte, mano prodigiosa a remate a bocajarro de cabeza en la segunda del citado Osvaldo).

Y eso que, como no, el árbitro condicionó lo suyo el desarrollo del mismo. El penalti, como ya les he contado, es dudoso, no por la mano en sí, reitero, sino por la posición de la misma. La expulsión cerca del primer tiempo de Reyes es caprichosa, muy caprichosa. Vale que nuestro sevillano tiene menos luces que Belén Esteban en un Congreso de filología inglesa, pero, la acción de ayer considero que no era merecedora de roja ni de cachondeo. Dátolo le da tarascada va, tarascada viene, hasta que le derriba, encima le premia con un balonazo intencionado sobre José Antonio, éste se semirevuelve contra el revolucionado jugador, y el árbitro amonesta con amarrilla al visitante y roja al local. De locos. ¿Alguien se cree que en Inglaterra un árbitro hubiese actuado así? Posteriormente, no aplicó el mismo rasero con Chica, que también se revolvió tras un encontronazo con Assunsao. En fin, la historia de siempre. Son muy malos.

¿El resultado? Magnífico para nuestros intereses, pero, ojo, tampoco insuperable ni muchísimo menos para los periquitos, que todos sabemos cómo se las gastan en Cornellá. La eliminatoria, pues, sigue apasionante. Por cierto, ¿Han visto los tanteadores de ayer? 5-3 en Sevilla, 4-3 en Almería ... Goles, emoción, eliminatorias superigualadas ... Con ustedes, fútbol en vena. Con ustedes, la Copa del Rey.


20 de diciembre de 2010

Málaga 0 - Atleti 3. A lo práctico.

Es decir, versión oficial futbolera cuando quieres decir que has ganado un peñazo de partido, sin hacer prácticamente ni el huevo, porque tu rival es aún más pésimo que tu. Es la lectura más real en el partido disputado ayer en la Rosaleda, entre un Atleti que con sacar 3 faltas bien sacadas por ese jugador que ahora queremos vender (como siempre, a mitad de temporada, sin importarnos lo más mínimo la importancia que tenga para el técnico el mismo, o para la afición, o para el equipo, o que sea el Capi del mismo), y aprovecharnos del excelente encuentro de Tiago (bien secundado por Raúl García) nos bastó y nos sobró para imponernos por calidad frente a un rival indigno de esta competición, sin ganas, sin ideas, sin profundidad, sin presión, sin nada … El Málaga ahora mismo es una banda de mercenarios sin fronteras, en las que solamente Duda (curiosa la pinta que lleva el menda a lo Robert de Niro en Taxi Driver) creó algo de peligro en una falta de esas que no remata nadie y que De Gea salvó como un gato cuando ya se colaba irremisiblemente el tanto. Por todo lo demás, un equipo sin pies ni cabeza, con un ecuatoriano más bien salido de Celda 211 que jugador de fútbol (el tal Rondón), y que, no se caigan de su asiento, señores, defiende a balón parado aún peor, bastante peor que nosotros, que ya es decir …

Así fue la historia de este encuentro. De salida, Quique que no saca a Forlán de titular (la entidad y la peligrosidad evidente del rival obligaba a prescindir de los servicios del uruguayo, qué duda cabe), pero, como le salió bien la jugada, pues esperemos que, efectivamente, este descanso sirva para que el próximo miércoles Diego fusile sin piedad varias veces al bueno de Kameni (que buena falta nos va a hacer si queremos intentar medio hacer algo en la Copa). Bostezo va, bostezo viene, pérdidas de balón constante de uno y del otro, el Kun que sin Forlán anda entre medio perdido, medio ofuscado y medio enfadado consigo mismo, Reyes con sus estúpidas conducciones de ayer y de hoy, Raúl García más bien escorado en banda, que, al menos, derrocha trabajo, toneladas de currele en beneficio del equipo, y Tiago que, por primera vez en esta temporada, se sintió a gusto en el campo, importante, y fue decisivo con su llegada final. Su primer tanto es buena prueba de ello, en un fenomenal testarazo que el mismísimo Santillana firmaría.

Con el 0-1 se llegó al descanso. En la segunda parte, parecía que el Málaga salía un poco más decidido al ataque, puso a Eliseu de lateral (que cometió uno de los penaltis más flagrantes que uno recuerda con la mano dentro del área que el hermano “bueno” de Teixeira no quiso señalar, me recordó muchísimo a otro penalti que hizo nuestro inefable Perea en Uefa League la temporada pasada en Turquía … si … esa competición de la que dicen por ahí que somos el actual campeón y tal, y en la que hemos hecho uno de los ridículos más espantosos que uno recuerda en este rollete del puto fútbol de los cojones), pero, llegó otra falta lateral, Tiago aprovechó un rechace, se la cedió de cabeza a Domínguez, y nuestro canterano, a placer, puso el 0-2 en el marcador de ayer. ¿Y dónde estaba la defensa malacitana? Que estamos en Navidad, hombre … ¡Viva Antequera, Málaga y la madre que los parió a todos!

Con el partido ya muerto, el 0-3. Otra falta lanzada por Simao Maravillao (muchas gracias por tu profesionalidad, por tu saber estar, por tus goles, por tus asistencias, y por esa clase que Dios te ha dado, ¡obrigada!), sirvió para que de nuevo Tiago (aunque en la tele pareció que era Raúl García el que remataba el balón) pusiese el resultado definitivo en el marcador.

Dicen por ahí que con este resultado se ha acabado la crisis y demás. Mienten. Este Club tiene un cáncer mucho más profundo y que cada día nos tiene más lobotomizados a todos. Y en ello estamos, peleando por un cuarto puesto como si nos fuese la vida en ello. Sí, ya sé, siempre les cuento la misma historia. Si hasta yo me canso de poner siempre las mismas gilipolleces …

EL CRACK DEL PARTIDO: Tiago. Ahora ya tiene crédito para volver a tocarse el nardo durante los siguientes 12 partidos, sin problema.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: ¿De verdad que el Málaga es un equipo de fútbol? Para mi que se creyeron que estaban jugando uno de estos infumables partiditos de ahora Navideños entre amigos de la parienta del Zidane, pero qué buena persona soy, contra colegas de la amante ladillosa del Figodeputa, pues anda que yo …

ÁRBITRO: Uno de los Teixeira Vitienes. El menos tonto. Salvo en la jugada del Eliseu, sin complicaciones. Pasó una buena tarde el hombre trotando por el campo de la Rosaleda esa …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (0 grados).

Lo subo 3 grados, sí, porque este es otro de los campos malditos que suelen coleccionar mis queridos niños. Así que, acabamos el año exactamente con la misma mierda al cuello con la que andábamos la temporada pasada, pero, encima, con una Competición menos, porque sí, porque yo no lo valgo, oyes …

Y el miércoles, quizás uno de los pocos partidos de verdad-de verdad que nos queda de aquí hasta final de temporada. Ya saben que soy un furibundo seguidor de esta competición que todo el mundo desprecia, pero que es en la que suele ver fútbol de verdad, en su más puro estado, fútbol de campos volcados hacia uno y otro lado, a tumba abierta, vencer o morir. Periquitos, haber elegido muerte, se siente … (¿cuela o qué?).


13 de diciembre de 2010

Atleti 2 - Deportivo 0. Vuelve el NarcoDepor.

Uno recuerda a ese Deportivo glorioso y poderoso que fue capaz de construir Lendoiro, ese Deportivo de remontadas históricas ante Milán, PSG, ese Deportivo Campeón de Liga en aquella final de Copa frente al Valencia, que se disputó en 2 días diferentes, ese Deportivo capaz de joder al todopoderoso Real Madrid en el propio año de su Centenario, con un servidor presente en las gradas y disfrutando como un auténtico enano de aquel recital … ¡Cómo no recordad ese Depor (mal llamado SuperDepor, los auténticos aficionados deportivistas sé que odian a muerte tal expresión) del penalti de Djukic, de sus victorias en templos del fútbol como en Arsenal, Manchester, Milán, esa semifinal contra el Oporto de Morinho … Obviamente, toda esa época gloriosa suya coincidió con la peor época posible de mi Atleti, y, quizás por dicha circunstancia, unido a un par de magníficos colegas de los de verdad que tengo por esas tierras, les reconozco que sí, que tengo cierta simpatía por el equipo coruñés.

Por aquel entonces (al igual que ahora) este país tenía un denominador común entre todos: la envidia. Nada nuevo sobre el horizonte, vamos. Pues bien. Los que más envidiaban al Deportivo decían que Lendoiro conseguía el dinero a través del negocio de la droga, y por eso mucha gente, en plan despreciativo, les conocían por NarcoDepor. Reconozco que yo también utilicé en aquella época dicho término en algunas crónicas, pero los que me conocen ya saben que mis términos suelen ser más bien en plan cariñoso que despreciativo. Vamos, que cuando alguien me cae mal de verdad, no suelo tener pelos en las teclas.

Viendo al Deportivo del pasado sábado, me acordé de lo del NarcoDepor, y pensé que volvían, salvo que, esta vez no traficaban, se lo comían todo sus jugadores. Porque el Deportivo fue el equipo más inocente e inofensivo que uno haya visto sobre un terreno de juego. Fueron anestesia pura, más bien. Ni un solo tiro a puerta en todo el partido, señores. Ni uno solo. Sé que jugó De Gea porque de cuando le enfocan me hace gracia verle esa nariz roja y esos coloretes que se le ponen con el frío invernal del Calderón, que más parece un borrachín que se ha clavado un litro de Don Simón que otra cosa, la verdad. Pero no tuvo ni una sola intervención reseñable en todo el encuentro, y eso, si encima añadimos el actual estado de alarma permanente en que se encuentra nuestra defensa (ayer le tocó el turno a Godín de chupar banquillo, Quique sigue dándole vueltas a su ruleta rusa particular), es algo difícil, muy difícil de creer.

Así que el partido empezó trepidante, con el Kun erigiéndose en el rol que yo le exijo que haga en el Atleti, el de crack total. Primero provocó un penalti que desaprovechó Forlán (o que atajó Aranzubía, un pelín pasado de revoluciones durante buena parte del encuentro, por cierto). Poco después, aprovechó a la perfección una mágica asistencia de Reyes con el exterior para irse en velocidad de todo el Depor, adentrarse en el área y batir a Aranzubía sin piedad. Un golazo de muchos kilates, y que verifica mi teoría de que Reyes me gusta mucho más jugando de media punta por detrás de nuestros delanteros, y eso … soltando el balón rapidito. Tiene técnica y visión de juego de sobra para realizar esa función. Lástima que para el sevillano lo de meter un gol es más difícil que ver a Cristiano Ronaldo celebrar un gol, un solo gol, como una persona más o menos normal, y no como un bobo engreído integral.

Poco después llegó el segundo tanto, tras Forlán haber lanzado previamente una falta que Aranzubía despejó al palo, y observaron ambos cómo el balón se paseó por toda la portería sin querer entrar. Una gran combinación entre Sergio y Raúl García, dejó al argentino solito delante del guardameta visitante para con clase conseguir el segundo tanto. El dominio era total, Raul García y Tiago eran dueños del centro del campo y todo hacía presagiar goleada, y de la buena, en el Calderón.

Pero no fue así, porque el segundo periodo fue lamentable por ambos equipos. El Deportivo cambió el sistema, quitó a los cinco de atrás y se adueñó más del balón, pero su dominio fue infructuoso y dejó una evidente imagen de impotencia total y real sobre el terreno de juego. Mientras, el Atleti intentó lanzar contras, pero nunca supo elegir la mejor opción, y cuando lo hizo, nuestra gente de adelante estuvo desacertada. No les hubiese venido nada mal que Don Marcel Domingo (descanse en paz, fue un hombre importantísimo en nuestra historia, tanto como jugador (Liga y Zamora) como entrenador (Liga y contragolpe), el hombre que nos dio una personalidad definida sobre cómo jugar al fútbol) les hubiese dado unas cuantas clases maestras de cómo se juega al contragolpe de verdad. Por cierto, ¿Por qué los minutos de silencio en el Calderón duran apenas 20 segundos en algunos casos? Vergonzoso. Don Marcel merecía eso y mucho más. Pero bueno, ya se sabe que en este Club no se cuida nada todo lo que huela a Atleti puro y genuino del de verdad.

No les aburro más. El Kun pudo hacer su primer hat-trick en España, pero tendrá que seguir esperando (al final no podía ni con los cordones, como buena parte del equipo, por cierto). Mientras tanto, el Depor, seguía anestesiado. Ya saben. El NarcoDepor ha vuelto. Lo malo es que esta nueva versión del equipo coruñés no creo que les mole en nada a sus seguidores. 2-0, y a sobar, que este maldito resfriado que llevo encima terminará acabando conmigo, ya verán …

EL CRACK DEL PARTIDO: El Kun, sin ningún género de dudas por parte nuestra. Rápido, fuerte, trabajador, motivado, enchufado y con gol. Así sí que puedo afirmar sin temor a equivocarme que es un crack total. Por parte del Depor, lo siento, pero es que no vi nada de nada aprovechable. Absolutamente nada (bueno sí, Aranzubía si que lo es).

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Que el equipo fuese incapaz de aprovecharse de la debilidad de contrario para haber logrado un resultado de estos autoritarios, de los que le devuelven la autoestima a uno.

ÁRBITRO: Estrada Fernández. Tengo mis serias dudas sobre si la posición del Kun en su primer gol es en fuera de juego o no (apostaría a que sí). Antes debió de expulsar a Aranzubía en el penalti que cometió sobre el Kun (si eso no es ocasión manifiesta de gol, es para ponerse a llorar amargamente durante horas y horas), y me comenta mi hermano que en la caída de Urreta en la que yo creía que se había tirado descaradamente, Tiago le pisa al jugador coruñés, por lo tanto, sería penalti. Y si mi hermano lo dice, harán bien en creerle, ¿Eh?

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (- 3 GRADOS).

No lo toco. Partido de obligado cumplimiento. El Deportivo lleva ya demasiadas temporadas que no es ni la sombra de lo que fue.

Y el jueves, a confirmar el primer gran RIDÍCULO de nuestra eliminación europea, y por la que un servidor tiene un cabreo con el equipo de 14.000 pares de cojones. Pero no se den más golpes contra la pared: un equipo que pierde sus dos partidos frente a un rival tan limitado como es el Aris, por mucho Campeón que se trate, decididamente, no merece permanecer ni un solo minuto más en dicha competición. Eso sí, nuestros dirigentes-delincuentes no creo que les importe en exceso. Ellos quieren la Champions, que es donde se saca más pasta. Que aquí se trata de eso, oiga. Hacer dinero, puro y duro, y punto. Que con su pan se lo coman.


7 de diciembre de 2010

Levante 2 - Atleti 0. Fin de la Semana Fantástica.

O de cómo tirar toda una temporada a lo bobo en tan solo siete días, a saber, derrota ante el Espanyol (mazazo para quedar cuartos), harakiri en Uefa League (demostrando el carácter de todo un Campeón) y derrota sin paliativos frente al Levante (justa, merecida y hasta corta). ¡Larga vida a la Semana Fantástica Rojiblanca!

Y el caso es que el sábado, si os digo la verdad, no tenía ni puñeteras ganas de ver el encuentro. Me había conseguido una selección de películas a cual más apetecible: El bueno, el feo y el malo, Horizontes de grandeza y Con la Muerte en los talones. Os juro que hacía tiempo que no me dio una pereza tan terrible el presenciar un partido del Atleti. Y es que me imaginaba el panorama por todos lados, no me equivoqué en nada. Cómo no, gol en el segundo minuto de encuentro, tras salida vendimiadora de De Gea (aunque el resto del encuentro estuvo soberbio, las cosas como son), ataque de pánico general, un Levante que se nos anticipaba en todos y cada uno de los balones (¡qué grande es la ilusión del modesto!), imprecisiones, Assunsao desquiciao que se tiene que ir a la media hora (y debió inclusive de ser expulsado antes), Forlán bajando como un desesperado a por balones, sin noticias del Kun, Antonio López horrorosamente espantoso (Rubén parecía Collar en sus buenos tiempos a su lado) … Salvo un poco a Perea, así que imagínense el panorama. Desolador, sencillamente desolador.

Y, lo que es peor, nada cambió en la segunda parte, salvo que de nuevo se adelantaron los levantinos por medio de Caicedo (el primer tanto lo consiguió el exrojiblanco Nano). Ya se lo anticipé yo a mi madre: ojito, que ese negro con pinta zumbao nos tiene que clavar uno fijo. Otra vez más, acerté de lleno. Hay tipos que han nacido para eso … para masacrar al Atleti. El levante está de enhorabuena: ha nacido su nuevo Essien.

Es cierto, por otro lado, que Quique sigue en su línea de hacer los cambios tarde, mal y nunca, pero, la verdad es que miras al banquillo y el panorama resulta desalentador. ¿Quién va a arreglar un partido? ¿Valera? ¿Diego Costa? ¿Fran Mérida, que está verde, verde, verde? Para mí si que podría tener un hombre revulsivo, que es Perea, pero como le tienen en el más absoluto de los olvidos en el filial, pues nada, el jugador se nos terminará desaprovechando del todo (no es una categoría acorde a su nivel técnico) y mientras tanto, nosotros seguiremos palmando partidos sin piedad. Qué tiempos aquellos en los que el Atleti tenía en sus filas a un Sabitas, que revolucionaba todo cuando salía en la segunda parte, o a Don Juan José Rubio, el tímido del Atlético de Madrid, que con sus brillantes internadas en el área siempre provocaba nuestro penalti salvador …

Así que ahí andamos, en una posición “cómoda” según escuché ayer en Tele Marca. Yo sí que te iba a hacer sentir cómodo con la patada en los huevos que te hubiese dado en esos momentos, si te tengo a mano, mamonazo. Echarán de menos que no les relato ocasiones de gol colchoneras, pero es que, salvo un disparo de Forlán al borde del descanso, ya no hubo más. Nada más. Así que, como en la Copa del Rey, jugando con esta actitud y esta solvencia, estamos más fuera de la misma que un controlador aéreo en una manifestación por los derechos humanos, pues eso … Otro año, otro timo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Ballesteros (¡quién me iba a decir que iba a poner yo esto de este individuo!) hizo un partido colosal, sin cometer ni un solo error durante el desarrollo del mismo. Por parte nuestra … el papel que hace Don Altobello (Padrino III) interpretando al feo en el Bueno, el Feo y el Malo. Brutal de necesidad.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Todos los que son (somos) cómplices del estado de conformismo tan atroz en los que estamos inmersos en la actualidad, especialmente personalizada en nuestros dirigentes-delincuentes, principales comparsas y consentidores del todo.

ÁRBITRO: Alvarez Izquierdo. Sin problemas.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (- 3 grados).

Obviamente, lo bajo 3 grados. Miren que yo pensaba que esta temporada, a poquito de que las cosas nos fuesen medio bien, estaría todo el año el termómetro en positivo, pero hemos logrado el imposible: estar aún peor, bastante peor, que la temporada pasada. Así que más vale que nos atemos pero bien los machos, y ojito a la zona de abajo, que las distancias se empiezan a acortar peligrosamente. Salvo que Elías lo remedie, claro … Carabo … Partidazo total, ¿Eh?


2 de diciembre de 2010

Atleti 2 - LoS PiKaPiEdRa 3. Duelo de titanes.

El Calderón vistió sus mejores galas para recibir este auténtico partidazo en la cumbre, este colosal duelo de titanes entre, probablemente, las dos mejores y más temidas escuadras del mundo entero. Por un lado, el actual Campeón de la Europa League y Supercampeón de Europa, el Club Atlético de Madrid, con su noble y honrado presidente Cerdezo presidiendo el encuentro, y, por otro, los auténticos espartanos del fútbol, nada más y nada menos que LoS PiKaPiEdRa. Sobre el terreno de juego, una auténtica colección de figuras mundiales, aunque se echó de menos por parte local a Perea. Presten atención a este once, presten: ¡¡Sifakis!!, ¡¡Vangieli!!, ¡¡Oriol!!, ¡¡Lazaridis!!, ¡¡Michel, Michel, Michel Maricón!!, ¡¡JAVITO!!, ¡¡Faty!!, ¡¡Toja!!, ¡¡MENDRINOS!!, ¡¡Koke!!, ¡¡Cesarec!!. Y al loro con estos tres del banquillo …: ¡¡PRITTAS!!, ¡¡KAZNATERIS!!, ¡¡CARLOS RUIZ!! No sé a vosotros, pero a mi se me corta la respiración. Brutal de necesidad.

Con este formidable elenco de cracks con el que se presentaron los griegos, era de prever que el espectáculo sería trepidante, como así fue. Primer minuto de juego, centro medido de un pikapedrero, De Gea realiza una portentosa salida en pos del balón, sin embargo, se le escapa debido al extraordinario efecto envenenado del mismo, los de Pablo, Pedro y Vilma tiran de pizarra, doble remate de Mendrinos que rechaza primero Tiago y después el larguero, el tercer rechace cae sobre Koke, y el bota de oro fusila sin piedad el primer tanto visitante, ante la mirada de asombro por parte de la defensa (ja ja) local, extasiada ante tal demostración de estrategia por parte visitante.

Sin embargo, el Campeón es el Campeón, y no se iba a dejar doblegar fácilmente. De hecho, en 15 minutos, dio la vuelta al partido, en un remate de Simao que, tras dar en el palo, cae sobre Forlán para que este consiguiese el empate, y, poco después, el Kun Agüero se aprovechase de un extraordinario pase en profundidad de Domínguez y batiese con clase a la reencarnación de Dasaev denominada Sifakis. A partir de este momento, el Campeón de Campeones tuvo el control más menos orientado a Zambia del juego, aunque la excelsa clase picapedrera lograba combinar jugadas de auténtica seda para el espectador. Con este resultado se fue al descanso, y todos los presentes sabíamos que aún quedaba lo mejor.

Y vaya que si quedaba lo mejor … Así se fajan las leyendas, porque el espectáculo visto en la segunda parte será difícil de olvidar. Muy difícil. El Campeón empezó mostrando sus cartas, queriendo sentenciar el partido, como, por ejemplo, en un remate de Forlán que estrelló en larguero, pero … no nos engañemos, señores. La calidad siempre se termina imponiendo, y el rodillo griego comenzó a funcionar hasta tal punto que convirtió la exhibición del pasado martes del Barcelona en un simple espectáculo de principiantes sin fronteras. Se mascaba la tragedia en el Calderón, y tal como fue ocurrió. Espectacular saque de esquina de los “popopoulos”, Domínguez se ve claramente obligado a realizar un claro penalti para que, de nuevo Koke, al estilo Panenka, transformase con suma maestría dicha pena máxima y presentase oficialmente al mundo entero su nueva candidatura a revalidar ya su séptima Bota de Oro, que se dice pronto, señores. Se dice pronto.

Poco después, y con el duelo en pleno éxtasis de tomas (pero qué puto gilipollas soy, madre) y dacas por parte de uno y otro equipo, exhibiendo primorosas triangulaciones y jugadas de tiralíneas de una pureza sencillamente superlativa, llegó el tercer tanto de los “¡¡VIIIILLLLLLMMMMMMMMAAAAAAAAAAAAAAAAA!!”. Faltaban nueve minutos. Internada por la banda, De Gea no llega a otro centro medido, pero medido de verdad, rehace para un “poulos”, Godín dice que la despeje De Gea, De Gea dice que no, que lo hagas tu, el uruguayo dice que una polla, que estos son muy buenos, De Gea de nuevo se la quita de encima preso de un ataque de pánico tras mostrarle un jugador griego un montaje de el propio De Gea haciendo el amor con Mercedes Mila, después de encontrarse con el balón previamente en otros dos fusilamentos griegos previos, y … Ay, amigo … El balón cayó finalmente en los pies de Lazaridis … La-za-ri-dis. Que no hablamos ni de Messi ni de Xavi, señores … Hablamos de La-za-ri-dis. ¿Conclusión? Toque sutil y universal que se cuela, como cual mariposilla aletea en plena primavera para posarse sobre una flor caribeña, mansa y elegantemente en la red de David. Deléitense con la jugada, señores. Y disfrútenla de principio a fin, por favor. Fútbol… qué digo fútbol … ¡ARTE, COÑO, ARTE! en su más puro estado.

Pero un Campeón jamás se rinde, y ojito, Quique mostró sus armas mortales, Fran Mérida y el brasileñooo, digoooo portugués digoooo coreanoooo … ¡VIETNAMITA, LEÑE! ¡VIETNAMITA! Diego Costa. El acoso fue constante, con desdoblamientos por banda, centros medidos y precisos, sobre todo precisos … precisión japonesa, diría yo … dinamismo, movilidad, creación ... Diez últimos minutos para la historia, si señor. Porque sí, el Campeón ha caído, ciertamente, pero estos diez minutos finales fueron un auténtico regalo para el espectador, para el mundo, para la ONU, para la Navidad, para los planetas, para los marineros, para el centro de la tierra … hasta para los percebeiros, coño … Así es como se debe de caer, si señor. Hasta nuestro público se lo reconoció, gritando ATLEEETI, ATLEEETIII como posesos, sabedores de que empatar contra LoS PiKaPieDrA es un privilegio al alcance de pocos … de muy pocos … la cumbre casi se ha alcanzado … ¡¡Larga vida al Campeón!!

En fin. Qué le vamos a hacer. Así funciona esto. La calidad, como ya he escrito por ahí, siempre se termina imponiendo. De todas formas, recuerden estos cracks, people … Recuerden …¡¡Sifakis!!, ¡¡Vangieli!!, ¡¡Oriol!!, ¡¡Lazaridis!!, ¡¡Michel, Michel, Michel Maricón!!, ¡¡JAVITO!!, ¡¡Faty!!, ¡¡Toja!!, ¡¡MENDRINOS!!, ¡¡Koke!!, ¡¡Cesarec!!¡¡PRITTAS!!, ¡¡KAZNATERIS!!, ¡¡CARLOS RUIZ!! Ya no son un equipo solamente. Ya son leyenda. La leyenda continua …

PD.- No suministrar esta crónica en más de dos ocasiones, o sus efectos secundarios pueden resultar fatales: diarrea, vómitos, flojedad de piernas, impotencia y sed … Mucha sed.

PD2.- No pregunten por el autor de la misma, porque no se encuentra presente. Ayer fue ingresado de urgencias en la unidad psiquiatría del Gregorio Marañon, con doble camisa de fuerza amarrada a su cuerpo, gritando despavoridamente: “¡¡QUE SÍ, MAMÁ … QUE SÍ … QUE ESTE EQUIPO EL AÑO PASADO FUE EL CAMPEÓN … QUE SÍ … QUE NO LO HE SOÑADOOO … LO VÍ … YO LO VÍ … LO JURO …!! Rogamos una oración suministrada en tres dosis (mañana, con las comidas y en la noche) por la pronta recuperación del tal Tomás Rodríguez.

Fdo.: Servicio de Neurología de Urgencias del Goyito Mascañón.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8