21 de octubre de 2011

Udine 2 - Atleti 0. Una injusticia como otra cualquiera.

Me he levantado de la cama con un sentimiento mezcla de rabia, confusión, tristeza y desesperación que hacía tiempo no me había producido tal circunstancia tras un partido del Atleti.

Estoy jodido, sí, porque hoy les van a llover palos a los míos a diestro y siniestro, y uno considera que tras lo de ayer no merecen ni mucho menos las raciones de estopa que les van a dar por doquier, de forma gratuita y desproporcionada. Porque el Atleti dominó el partido de cabo a rabo, presionó mucho y bien, pasó apenas apuros en defensa (salvo los propios de tener a un individuo en tus filas como Perea, un mal claramente ya asumido por todos), y se dejó lo que hay que dejarse en pos de conseguir la victoria final. Desde el primer minuto hasta el último. No se les puede reprochar nada en cuestiones de actitud, profesionalidad, valentía y compromiso. Y el que lo haga es que no tiene ni puta idea de esto, así de claro. Courtoios estuvo enorme en la única ocasión que tuvieron los italianos antes de los últimos minutos finales. Miranda me sigue pareciendo un central más que fiable, y que continúa creciendo con nosotros. Diego se echa al equipo encima, Assunsao estuvo absolutamente imperial (Quique, jódete), y Pizzi dejó muestras de descaro, valentía regate y velocidad.

Dicho todo esto, alguien debería de recordarles a todos los putos jugadores que tiene esta plantilla que en este deporte, la principal función que tiene consiste en meter la puta pelotita dentro de las redes, y que para eso HAY QUE TIRAR, SEÑORES, HAY QUE TIRAR, ME CAGO EN LA HOSTIA PUTA, TIRAR, JODER, DISPARAR A PORTERÍA, LEÑE, DAR UN PUNTAPIÉ CON MALA HOSTIA AL PUTO BALÓN (A SER POSIBLE DENTRO DE LA PORTERÍA CONTRARIA, NO DE LA SUYA, SEÑOR PEREA), TIRAR, TIRAR, TIRAR Y VOLVER A TIRAR, QUE SI NO ES ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE METER UN CHICHARRO, COÑO. Sr. Manzaneque, oblígueles a escribirlo a todos mil veces en un cuaderno, en la pizarra, en sus cojones o tatúeselos a fuego vivo en la frente a cada uno de ellos. Haga lo que sea, deles pirulitas de la risa cada vez que uno lance, onzas de chocolate, cacahuetes o plátanos, prométales veladas cargadas de sexo salvaje con Jeniffer Connelly, hacerlo en un tren con Kira Miró o adoptar como sirviente personal a Jennifer Love Hewit, pero que tiren, QUE DISPAREN A PUERTA YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Está muy bien eso de dominar todo el encuentro, de pasarse el balón, de tener paciencia en la elaboración del juego, en intentarlo por un lado, por otro, por el de más allá, y el de más acá, pero, llegados al borde del área, a todo quisqui se le apaga la luz y nadie tiene ni guarra idea de qué hacer, y claro, la siguen tocando de nuevo, hasta que al final la pierden. Y a sí una, y otra, y otra, y otra vez durante 90 minutos. Es un carrusel constante. El tio vivo que no para de girar. Significativo, muy significativo es que ayer las dos mejores (y desgraciadamente, prácticamente únicas) ocasiones fueran protagonizadas (y, obviamente, falladas) por Perea y Godín.

Llegados a este punto, yo me pregunto. ¿Y Falcao? ¿Alguien sabe algo de Falcao? Pues el colombiano lo intenta todo. Se mueve constantemente, dibuja buenos desmarques, pero, no termina de conectar con nadie. Es lo que tiene haber venido tan tarde y encima, haber coincidido con parones de la mierda de las Selecciones, lo cual implica aún menos tiempo para entenderse con sus compañeros. Si encima le hacen un penalti de libro que no le pitan (y otro que se comió el árbitro sobre Godín, conste en Acta) pues eso. Lo del circo y los enanos.

Fruto de todo esto viene mi estado de confusión. Jugamos potablemente pero no creamos situaciones de peligro. Tenemos un nueve como la copa de un pino pero termina pasando completamente desapercibido. Disponemos de un diez con magia en sus botas pero que no encuentra soluciones cuando llega al borde del área. Presionamos bien pero nos clavan 2 goles. Elaboramos cantidad pero producimos nulidad. Contradicción que va por aquí, contradicción que va por allá.

Y llega la tristeza final. Tristeza por el resultado, por la derrota, por volver a las andadas de todos los años, por no hacer nunca las cosas bien de base, por tener en tus filas a jugadores tan sumamente insípidos como Felipe Luis, a Juanfran (decepción que me he llevado yo con él, qué razón tenías, Capo, amigo). Por ver como Gabi no termina despuntar lo que uno sabe que puede dar de sí. Por lo de siempre. Llegar a Navidades pensando ya en la siguiente temporada. No escarmentamos.

Por eso, ahora mismo estoy desesperado. Si jugamos bien, palmamos. Si jugamos regular, palmamos. Y si jugamos mal, palmamos. No metemos un gol ni al arco iris. Reyes sigue siendo el coche de choque de siempre (una absurda pérdida suya nos costó el segundo gol final). Los fallos de Perea siguen decidiendo encuentros (no cerró bien a su par y terminó metiendo el gol en propia portería por llegar tarde, mal y nunca, como viene siendo norma de la casa). Los chicharros que nos meten son de risa. Nos ganan equipos que ni en mis peores pesadillas tenía pensado que lo hicieran. Y encima, en el minuto 88 y en el 94. De forma cruel. Despiadada. Mezquina. Mediocridad, triste destino final. Otro año más.

Uno es optimista por enfermedad. Quién sabe. Ayer empataron Rennes y Celtic. Pero no. Definitivamente, no me consuela. En fin. Si una pandilla de hijos de perra dicen que abandonan la lucha armada (realizando un comunicado sencillamente deleznable, propio de lo que son y lo que representan, ni olvido, ni perdón, han sido demasiados vecinos míos caídos por los suelos, y demasiadas familias destrozadas caprichosamente), igual es que algo está cambiando. Aunque en el Atleti, la mayoría de los cambios terminan siendo siempre a peor. Y el domingo, otra vez partido. Me quiero morir …

3 comentarios:

sentir1907 dijo...

Illo 2-0 , no pasa nada ¡ estais clasificados para la siguiente ronda ¡¡ saludosssssssssssssssss carajote ¡

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Sentir 1907, como no va a psar nada, SOMOS EL ATLETICO DE MADRID y como club grande, una derrota no se puede justificar así.

En esto han convertido al Atleti, en un equipo que se pierde no pasa nada. Mediocres totales.

Sobre el partido, ni lo ví, pasa de dejar cosas más importaantes en mi vida que ver un Atleti gilista.

Julio dijo...

Comprendo su frustación y desánimo, don Tomi. Pero, la solución no pasa por tirar y tirar. Porque como usted bien dice, las mejores ocasiones las tuvieron Perea y Godín. Ahí es ná.

Tiramos, pero de cualquier forma y a cualquier sitio. Los futbolistas se pasan la pelota sin ninguna intención y el dominio, aunque cierto, es más fuegos de artificio que otra cosa.

Como bien sabe, el problema del Atleti es de fondo, y no me refiero esta vez de fondo de inversión, aunque bien pudiera. Es porque los jugadores no saben a qué juegan porque el que tiene que decírselo no sabe qué decirles. Porque los jugadores llegan tarde a hacer la pretemporada. Porque Manzano oye que dicen que Pizzi jugó bien 15 minutos en Granada y lo pone de titular, que hay que quitar a los tres medio centros, los quita.

Aclárese, Sr Manzano y hágalo pronto, porque si no se nos va a terminar la temporada.

Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8