9 de marzo de 2012

Atleti 3 - Beskitas 1. Mientras que el cuerpo aguante ...

Adrián 
Tiremos hacia adelante. Ha sido una semana difícil, porque, como ya sabemos, a uno a veces le superan los problemas, y tiende al desánimo y a la melancolía, que se termina traduciendo finalmente en cansancio y hastiamiento final. Sin embargo, siempre tengo una cosa por la que, durante 90 minutos, logra que me olvide del mundo entero, y esa es el Atleti. Si encima tengo la suerte de ver el espléndido primer tiempo que firmó ayer, no ya es que me olvide, es que hasta veo la vida con optimismo, energía, vitalidad y alegría.  Es muy difícil, para los que llevamos este rollo muy dentro, no terminar completamente entusiasmado con el derroche, coraje y corazón mezclado con acciones de excelsa calidad como las que vimos ayer durante el primer tiempo, que es de los de guardar en un cajoncito donde se guarda uno sus mayores tesoros.

Ya sé. Nuestros múltiples detractores de ayer y de hoy dirán que si el Beskitas  era una panda, y patatín, y patatán. No sé si tienen razón o no, la verdad. Francamente, me la suda el tema. Lo que sí se es que Courtois paró lo poco y peligroso que tuvo, y hasta un remate de Godín en la segunda parte, al  que se le fue la olla y pensó que estaba atacando en vez de defendiendo. También sé que Juanfran ya no es que sea un lateral ofensivo, es que  defiende de  putísima madre, con clase, con elegancia, como si ese puesto hubiese sido para él toda la vida, y llevase en el mismo una eternidad. También Perea estuvo concentrado, rápido, tenso, y sin complicarse la vida, al igual que Godín. Y créanselo, señores, hasta Luis Filipe estuvo a punto de conseguir un bellísimo tanto en una excelente acción individual dentro del área que el portero visitante rechazó con un paradón de altos vuelos.

En el centro del campo, Gabi ejerció de jefe, de galones, de compostura, de derroche y de generosidad en el esfuerzo inmensa, escoltado por un Mario Suárez algo más entonado que en otras ocasiones, y, especialísimamente, por un espectacular Koke, que dio un recital de pases, de ingenio, de imaginación y de técnica depurada. Las dos asistencias de los tantos de Salvio salieron de sus botas (la segunda de ellas, sencillamente genial), y aún puso otro más a huevo al propio Salvio, que, en su línea, se atolondró y remató con el pie izquierdo al derecho, dando al balón lastimosamente y fallando un tanto a puerta vacía. Pero no voy a pelar hoy al argentino, cuando ha conseguido dos tantos sensacionales, ya que el control y cómo se va  de su par en el primero de sus tantos dejaría con la boca abierta al mismísimo Collar, y la vaselina que hace en el segundo ante la salida del portero me recordó al mismísimo Messi (ese que va de cinco en cinco  por la vida, eso sí, en el Barcelona). La cuestión es: ¿Salvio es bueno? ¿Salvio es malo? De momento, parece aprovechable.

Y adelante, jugaron Falcao y Adrián. El colombiano lo intentó todo, aunque no tuvo su día, porque este hombre, cuando no moja, se le ve excesivamente responsabilizado de su tarea principal, aunque el resto las haga a la perfección, y trabaje como el que más (que lo hace). Y luego está Adrián, la auténtica sensación para el que esto escribe de la temporada. Uno ya se está empezando a acostumbrar, aunque no deja de deleitarse, con  esos cambios de ritmo suyos sencillamente mortales de necesidad para el rival, y esa solidaridad que demuestra con todos sus compañeros en todas  sus  acciones que realiza. Porque él tiene una  misión principal en su cabeza, que es engrandar la figura del que le rodea. Y así coge el balón en el centro del campo, y se marcha en velocidad, y va aguantando el mismo hasta que encuentra un desmarque perfecto de alguno de sus compis, y si ya ve al borde del área que no lo ha terminado de ver claro, piensa,  inventa, maniobra de forma espectacular dejando a todo Cristo con la boca abierta, y bate de tiro incontestable por alto al portero local. No tengo dudas, es mi jugador favorito, junto con Juanfran, hoy en día  visitiendo la rojiblanca.

Y sí, la segunda parte bajamos el pistón, porque el rival adelantó líneas, por un lado, tiene en sus filas al  maravilloso Simao, que marcó el tanto del honor turco marca  de la casa (bienvenido de nuevo, Simo) y nosotros andamos justos de efectivos, por otro. Porque a nadie se   le olvide que ayer no teníamos ni a Tiago, ni a Diego, ni a Turan, ni a Silvio (aunque con  este último he perdido ya completamente la esperanza de recuperarle algún día, estando en las manos de quién está, el inefable Doctor Requesón Muerte, imposible que atienda bien a sus  pacientes un tipo que se pasa todo el puto día metiéndola sin parar). Pero no me preocupa, y conociendo la idiosincrasia de mi Club,, y aunque con el Cholo parece imposible que aquí nadie se relaje, casi mejor llevar el 3-1, y tomarnos el partido de vuelta como hay que hacerlo, con el cuchillo entre los dientes. Tal y como nos enseña en cada partido este nuestro maravilloso Cholo Simeone, que celebra los tantos como si él mismo los marcase, o, mejor dicho, como cuando él mismo los marcaba.

Así que  estamos a viernes,  y aunque no tengo excesivos motivos personales para estar contento, ni me voy a pasar un fin de semana en la playa, ni en la disco, ni en una casa rural (la mía empieza a llevar camino de serlo, más bien) me da igual. Hoy estoy  feliz, y eso es lo  que importa, así   que, una vez más,  gracias, chavales, por seguir transmitiéndome todo lo que percibí ayer. ¡Forza  Atleti!

4 comentarios:

VJ#1 dijo...

Me da la sensación de que volvemos a ser un poco el Atleti de antes. Peleando en Europa como leones (por cierto, gran partido de nuestros padres putativos) y en la liga jugando bien, peleando en la parte alta de la clasificación, echándole atributos pero jodidos por cierto colectivo, sólo me faltaría alguien en el palco con los mismos atributos para denunciar algunas situaciones (o a algún jugador, llegado el caso)
No suelo quejarme de los árbitros, pero es que parece que hemos interiorizado que nos tienen que joder y ya lo tenemos asumido. Además sólo tenemos revuelo arbitral cuando es contra el Barça, qué curioso, cuando nos han quitado goles y penalties mucho más escandalosos.

Sin los jugadores que parece que eran los más determinantes en cuanto a crear juego, parece que están respondiendo. Bien, chavales. Eh... este Adrián empieza a parecer uno de los nuestros. De los de antes, de los nuestros.

Soy un nostálgico.

Forza Atleti!

sentir1907 dijo...

Este atleti esta en la final ¡¡¡¡¡ , y por cierto ¿ adrian no esta en venta para nosotros ? que crackkkkkkkkkkkk , y mañana el villamarin estara a rebosar para enfrentarnos a la escoria madrileña es decir el real mandril. Un saludo ¡¡

Tomi Soprano dijo...

Sentir, dí mejor "escoria madridista", que, al fin y al cabo, madrileños somos muchos :-)

Emilio dijo...

Por primera vez en mucho tiempo no pude ver un partido del Atleti, pero por lo leído parece que las piernas pesaron demasiado en la segunda parte...Nada que no nos esperáramos viendo la confección de la plantilla, por otra parte.

Manda narices que, por una vez que no lo veo, Salvio mete dos goles, luego me dirán que le tengo manía de manera irracional.

¡Doctor Requesón Muerte!...Jajajaja, es usted un genio Don Tomi

Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8