25 de enero de 2013

Copa del Buey: Betis 1 - Atleti 1. La tertulia de las ocho.


En condiciones normales, otros años ante un partido así hubiese estado con una tensión constante, sin poder apenas articular palabra, temblando cada vez  que el balón merodease nuestro área, acongojado imaginándome haciendo alguna de las suyas a mis centrales … Pero no. Ayer no fue así. Este Atleti, en la que el término “equipo” es su mayor y más grande señal de identidad, no concede tregua alguna en su  trabajo defensivo, y están tan concentrados y tan metidos en sus asuntos que te permiten contemplar el encuentro con una tranquilidad inusual, sentado plácidamente en el sofá de tu casa junto a tu hermano, comentando mientras transcurre el mismo los avatares de la vida, acordándonos de Diego, pensando en qué nos importa que nos diga Miguel Ángel Gil que no se va a ir Falcao al Madrid, cuando lo que realmente queremos es que no se vaya a ningún lado, comentando el pasado blanco de Manquillo (segundo partido más que prometedor del chaval, por cierto, Juanfran, al loro), hablando un poco de música, de series …

Claro que, el Betis también colaboró lo suyo, porque en ningún instante del encuentro dio sensación alguna de creer en la remontada. Y así, con el Atleti en plan rodillo controlador, y los béticos en plan no sé si quiero ya que en el fondo no pasa nada, fue transcurriendo el partido, sacado de su letargo habitual por, cómo no, el inefable Diego Costa y su pareja de baile, el tal Perquis, que recordaron emocionados la batalla en la ida en el Calderón y decidieron animar el cotarro recordando viejos tiempos. Claro que, quien puso la mecha, encendió la llama y terminó de hacer explotar al bueno de Costa fue Ángel, que tras un brutal codazo debió de ser expulsado.

Y en estas teníamos el partido, galopada va, mirada retadora viene, cuando ya al borde del descanso, un despeje en largo de Miranda (enhorabuena a él y a Luis Filipe por su internacionalidad brasileira, más que merecidas ambas) hizo que entre Casto y Amaya jugasen al tuya-mía, bajo la atenta e inquietante mirada de Diego Costa, y el brasileiro-portugués aprovechase la indecisión de ambos para batir la portería verdiblanca a puerta vacía. 0-1, y si aún alguien pensaba en alguna posibilidad de remontada, bye, bye, París.

La segunda parte, consciente ambos equipos de que estaba todo el pescado vendido, se decidieron a pensar casi más en sus futuros choques ligueros que en otra cosa, aunque Arda tuvo una muy buena ocasión que le sacó Casto. Y así, en las postrimerías del encuentro, Clos Gómez pitó un penaltito de Godín sobre Molina, que se encargó de transformarlo. Y estamos ya en semifinales, qué cosas que tiene la vida, madre. Aunque antes, este domingo, un partido de los que sí que tienen que hacer reventar nuestro querido termómetro. El Athletic, en San Mamés. ¿Habrá otra vez tertulia, aunque esta vez sea a las nueve?

5 comentarios:

sentir1907 dijo...

Pues sí , llevas razón , el betis nunca dió sensación de querer ir por la eliminatoria , parecía que ya lo teníamos todo hecho desde el calderón , pero bueno , sólo me queda felicitaros ¡ , y ahora ya sabéis¡ , tenéis que hacernos un favor y eliminar a la peste sevillista .
Saludos crack ¡¡ y enhorabuena por supuesto ¡¡

VJ&AC dijo...

Vaya penalties. El que le pitan a Godín y el que no pitan sobre Cesc. Que lo llamen copa de la concordia, que parece que hay que dejar a todos contentos "como la eliminatoria ya es del Atleti, vamos a dejar que el Betis meta uno" "como gana el Barça 2-4 en el minuto 92 no pito nada"

Es más fácil jugar al tenis sin red, pero hay que ser estúpido para hacerlo.

Bien, Costa, bieeeen.

Es viernes y estamos en semis, me subo un grado en mi termómetro particular, coño.

Paul Marble dijo...

Por lo que se ve, los rivales nos tienen un respeto bastante grande. Me dio la impresión que ni público (muy poca gente) ni jugadores béticos confiaban en remontarnos. Si pensamos que hace un par de años el Racing creía factible remontar un 4-0 del Calderón, es evidente que algo ha cambiado.
Y ahora a por un equipo cuyo mayor éxito deportivo fue preparar al Cholo para su llegada al Atlético, allá por mediados de los noventa del siglo pasado.
Un abrazo.

PD: Me he quitado la hawaiana, que estoy sudando.

Tomi Soprano dijo...

" un equipo cuyo mayor éxito deportivo fue preparar al Cholo para su llegada al Atlético" :-DD. La primera carcajada de la mañana ya la he soltado, Don Paul.

Y no se me desnude usted tanto, que los resfriados son muy traicioneros.

Un abrazote, amigo.

Paul Marble dijo...

Estoy constipado. Y bastante cabreado con el Cholo (aunque quizá me hubiera hecho unas ilusiones que no venían a cuento).
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8