22 de agosto de 2013

Final Supercopa. Ida. Atleti 1 - Barcelona 1. Moriremos con las botas puestas.


Me hace mucha gracia la peña que considera este tipo de títulos como trofeos de verano y tal. Existe una gran diferencia entre ambos: a un torneo de verano invitan a cualquiera. A una Supercopa, solamente puede ir un Campeón. Así que el resto de aficiones aborregadas que viven de la envidia  que les produce este tipo  de choques,  que se limpien la mala  baba y que no se ahoguen en sus propias bilis, que ya sabemos todos que la  envidia  es muy mala.

El Calderón, sin embargo, soberano e imperial como siempre, sí que sabe de la importancia  de este tipo de títulos, y lució un aspecto sencillamente maravilloso, sublime, enalteciendo dicha competición con un ambiente como solamente nosotros sabemos crear. Villar no puede tener queja de nuestro compromiso, a pesar del horario chulo-putas en cuestión.

Vamos al partido, va. El Barsa salió a tener la posesión del balón (y la tuvo) y el Atleti a hacer daño a la contra e intentar que no le creasen ocasiones (y lo hizo también). A los 12 minutos, el guión empezó a cumplirse a la perfección: robo de balón nuestro, contra vertiginosa entre Koke, Arda y Villa, y el guaje empalma con una volea dirigida espectacular que se cuela sin remisión ante el marco defendido por Valdés. Un gol maravilloso, tanto en elaboración como en ejecución. Villa lo celebró como un Atlético más. Está integrado el chaval.

Y con un tono físico impresionante, añadiría yo. Anda vivo, con ganas, rápido, algo solo a veces (demasiado solo, para mi gusto) pero le da igual. Es muy inteligente. Y confirmó todas mis expectativas: siendo un jugador completamente diferente a Falcao, pero en calidad futbolística no hemos perdido absolutamente nada con el cambio. Un crack por otro crack, así de sencillo.

A partir de ese momento, el Barsa sobó, y sobó, y sobó, y sobó, y sobó, y volvió a sobar el balón, pero de ocasiones claras, ninguna. Ni de casi no claras, tampoco. A Iniesta uno no le recuerda un partido igual de perdido. De Xavi, sin noticias tampoco. La presión que realizó el Atleti en esta primera parte fue de manual, de enseñar en las escuelas. El concepto de equipo y la solidaridad entre los compañeros dignificadas hasta su máxima expresión. Un pero al Atleti, eso sí: la susodicha presión la realizó demasiado atrás, para mi gusto. No es lo mismo contragolpear recorriendo 20 m. que 40 m. Pero el trabajo de la muchachada, la concentración que tuvieron durante casi todo el encuentro y el currele que se pegaron, no tiene parangón. Dignificaron esa camiseta y ese escudo hasta la última gota de su sangre. Product original made in Espíritu Cholo Simeone.

Y llegó el descanso, con Messi lesionado. La verdad es que es sorprendente escribir esto, pero le vino mejor que peor al Barsa la retirada del astro argentino. Cesc dio mucha movilidad, a Alexis, aunque le critican a  base de bien por Can Barsa, pero es un pibe que no para de moverse y de intentar ofrecer a sus mediocampistas opciones para entrar y abrir el juego, y el Atleti, viendo como estaba el percal, se envalentonó y dio el paso adelante que yo quería  que hiciese. El gol pudo llegar en un casi remate de Miranda tras gran saque de Milinko Koke, pero, amigo, salió al campo un tal Neymar Jr. y la cosa se jodió.

En esta vida hay cosas que suelen ser seguras: la muerte es la principal. Otra era que Villa iba a mojar contra el Barsa fijo. Y, la tercera, que el primer gol en España de Neymar iba a ser contra nosotros, y de forma un tanto extraña, porque uno no le tiene por un gran rematador de cabeza  que digamos. Y ahora vienen los eternos debates de que si fallo de Juanfran, de que si fallo de Courtois … El balón iba muy bien tocada por Alves, Neymar venía desde atrás, remató como mandan los cánones, picando el balón para abajo, y eso para cualquier portero es casi imposible de atajar. Tendemos siempre a buscar culpables por todo en esta vida, y no dar mérito ninguno al rival (pero no nosotros, todos). No le den más vueltas. Neymar es más listo que el hambre, tiene gol para aburrir, y, desde luego, ya les digo desde ya que todos aquellos que le vaticinan como un nuevo Bobinho de la vida, lo más redondo que han visto en su vida es una onza de chocolate. Escrito ha quedado.

A partir del empate, al Atleti le vino todo el cansancio que llevaba encima de golpe, y que la ventaja en el marcador le estaba maquillando psicológicamente, y acabó completamente exhausto, como de si una tonelada de aviones Hércules les hubiese caído encima. Y esta vez no me gustaron los cambios del Cholo. Porque Rabino Turán ayer estaba currando como el que más y fue, para el que esto os escribe,  probablemente su mejor partido desde que viste la rojiblanca (y, ni que decir tiene que el mejor de los nuestros). No merecía el cambio. Me descubro ante el turco, si señor. Y ante Godín, que estuvo imperial toda la noche. Y siguió con mis buenas sensaciones que continúa produciendo Mario Suárez esta temporada. Y Villa está hecho un crío, de la ilusión que derroche en cada lance del juego. Oliver, sin embargo, el ratito que estuvo en el campo, esta vez más parecía un pipiolo de 6 años jugando un partido de hombres. Pero no pasa nada. Todo sirve cuando se está en pleno desarrollo, y la experiencia de ayer sumará en su formación, ya lo verán.

Lástima también el cambio de Koke, más que nada porque al irse el canterano nuestras opciones a balón parado bajan más que las acciones de Bankia. Y, ya que nos ponemos a pedir, una pena también que sea más difícil entender la interpretación del reglamento a Undiano Mallenco que una versión del Corán en chino. Porque si no expulsó ayer a Busquets por doble tarjeta amarilla, probablemente, ya no lo hará nunca.

Pero no hay que lamentarse. Esto es fútbol, y forma parte del juego, nos guste o no. Máxime si andan los do$ (copyright, Don Pablo Mármol) en cuestión.

Lo que sí que tenemos que tener claro los Atléticos es que da gusto ver a nuestra muchachada competir frente al rival más poderoso del mundo, y resulta francamente emocionante contemplar como se pelea cada balón como si del último de nuestras vidas se tratase. Lo genial es poder sentirte tan plenamente identificado con los tuyos y con su manera de trabajar en un terreno de juego, tal y como ahora mismo hacemos los colchoneros. El Atleti es lo más grande (ha sido y lo será), y en el Camp Nou, ganemos o perdamos, lo vamos a seguir demostrando. Que nadie lo dude, no soy bobo, lo normal es que la Supercopa se quede en Barcelona. Pero nuestro corazón debe de seguir latiendo al mismo tiempo que el de nuestros jugadores, como si fuésemos un solo ser. Será señal de que moriremos con las botas puestas.

2 comentarios:

Julio dijo...

Buenas, don Tomi: gran partido el de los nuestros, justamente ponderado por la afición e injustamente obviado por la prensa adepta al régimen.

Demostrado quedó que todos a una es muy difícil ganarnos. A pesar del disgustillo por el empate queda claro que cada vez estamos más cerca.

Simeone fue valiente sacando a futbolistas ofensivos. Cierto es que no le salió bien la jugada. El partido ya había cambiado de rumbo.

Un abrazo y muy contento por leer de nuevos sus crónicas. Espero que el verano le haya ido muy bien.

sentir1907 dijo...

Está difícil para que engañarnos , pero bueno quién sabe ¡¡ los partidos hay que jugarlos ¡ Y Villa siempre le hace goles a sus ex-equipos , él el camp nou lo conoce muy bien jejeje y estará como en casa , así que ¿ porque no puede marcar en suelo azulgrana ?
Saludossssssssssssssss ¡¡

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8