25 de septiembre de 2013

ATLETI 2 - OSASUNA 1. ASÍ SE ESCRIBE LA HISTORIA.


De momento, ya hemos igualado nuestro mejor arranque en dos temporadas anteriores, y el objetivo ahora está claro: superarse cada día más. La cosa suena complicada, cierto, pero para este Atleti no hay nada imposible. Siempre y cuando no se relaje, claro.

Ayer empezó la cosa bien. Un tempranero susto en un remate de Sissi desviado en Miranda y que termina dando en el palo nos espabiló. O les espabiló  a algunos, vamos, porque otros andan siempre en pie de guerra. Obviamente, estoy hablando de Diego Costa. Ya lo dije en alguna que otra crónica anterior. Su gran secreto está en que él afronta todos los partidos igual. Se la suda por completo que enfrente esté el Escalerillas que el Bayer de Munich. No entiende de rivales. Entiende su propia motivación. Sabe todo lo que ha trotado por este mundo para conseguir lo que está consiguiendo (y, ojito, que yo todavía no le veo marcando techo) y no duda en vivir cada instante como si fuese el último de su vida.

Ayer, además, tuvo un buen par de aliados. Uno fue Juanfran (que vuelve a ser el que era antes  del dichoso partido frente a Francia, con este no hay olvido ni perdón, ¿Eh, Mister Pantunflo?) que a los 17 minutos aprovechó un pase no muy preciso de Arda y se lo puso en el área a Diego para que este rematase con un toque sutil y batiese a Andrés.

En el 25 apareció su hermano de sangre. Ese portento de la naturaleza llamado Koke, que le puso un balón fantástico para que lo rematase de cabeza no menos fantásticamente otra vez Diego. Remate inapelable e incontestable. 2-0.

La cosa pintaba a goleada, pero no fue así, porque Osasuna logró acortar al borde del descanso, aprovechando una muy buena falta lanzada por Puñal y rematada de forma un  tanto acrobática por Oriol Riera. Un tanto muy made in Atleti. Eso sí, dicha falta vino precedida de un balón robado por Osasuna en clara falta sobre Koke. Conste en Acta.

El descanso fue más de incertidumbre que de peligro osasunesco en sí mismo, debido a que el Atleti no acertó a terminar de cerrar el partido. Arda tuvo dos clarísimas (una en una magistral dejada de Diego Costa, que también nos sabe combinar  nuestro apátrida favorito) y otra que echó fuera casi a puerta vacía. Pero el tema se quedó finalmente más en un run-run que en otra cosa. ¿Pensando en el derbi? Puede ser. Porque aunque sólo son tres puntos más, en realidad no lo son. Y nos van a pillar con ganas, conste. Mejor así. El sentimiento siempre es y seguirá siendo mutuo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Obviamente, Diego Costa. Ya os he contado todo lo que pienso de él por ahí arriba. Un crack, no le den más vueltas.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Quizás la timidez de Insúa, aunque el chaval estuvo serio en defensa. Eso sí, tiene el hándicap de tener que compararle con la mejor versión de Luis Filipe, con todo el crecimiento que aún ha conseguido con el Cholo. Obviamente, hoy por hoy, cualquiera brillaría poco ante el brasileño.

ÁRBITRO: Estrada Fernández. Se comió alguna que otra falta visitante. No me moló en exceso su arbitraje.

Últimas líneas para Oliver, que anda la peña revolucionada con qué pasa con el chaval. Desde luego, los Atléticos, en ocasiones, y cuando vemos que todo nos funciona bien, somos especialistas en pegarnos disparos en el pie. No hay ningún caso Oliver. Es más, se continúa con él el plan específico marcado por el Cholo y el Profe Ortega. Eso sí, es un chaval, y como tal, tiene bastante que madurar, y le queda por asimilar bastantes códigos que suele haber en los vestuarios. ¿Qué está cumpliendo un castigo? Probablemente sí. Sus minutos frente al Barsa, tácticamente hablando, fueron calamitosos (que luego uno puede estar mal o bien, pero las órdenes del Míster hay que cumplirlas a rajatabla). Añádanle alguna que otra actitud posterior en algún que otro entrenamiento que tampoco ha gustado  al cuerpo técnico y obtendrán la combinación secreta de la Coca-Cola, que en realidad  no es tan secreta, sino más bien más antigua que el mear. Cosas de chavales, cosas de entrenadores, cosas de vestuarios. ¿De verdad tan extraño nos parece el tema?

8 comentarios:

VJ+AC dijo...

El árbitro fue un completo sinvergüenza. Vaya amarilla le sacó a JuanFran, y el gol de Osasuna fue 50% gracias a él.

A Insúa no le vi fino, defendía dando demasiado espacio al atacante. A Baptistao tampoco, parecía que buscaba a Costa siempre que llegaba al área. La presencia de Villa por sí sola la verdad es que acojona al rival.

La dupla (inédita hasta ahora) Mario+Tiago no funciona. Simplemente. Gabi quizá sea más limitado técnicamente pero les da mil vueltas. Una lástima también que ayer no jugase Raúl.

Y Costa está a otro nivel. Pasa, centra al área y tiene mejor visión de juego que los centrocampistas. Qué sería de nosotros sin él.

Ayer hubo buena entrada para las horas que eran y se ve que hay muchas ganas... ¡¡ÁNIMO ATLETI!!

sentir1907 dijo...

Y pensar que Diego Costa estuvo a punto de fichar por el betis..... ¡¡ me cachis ¡¡
Pero bueno antes que lo tenga otro equipo , que mejor que para el atleti ¡¡¡
Saludos fenómeno ¡¡

Paul Marble dijo...

¡Qué calor hacía anoche a las 12:00, Maestro! No es coña. Bueno, un poco.
Un abrazo y a por lo$ otro$.

Tomi Soprano dijo...

Puto termómetro, que se me ha olvidado ponerlo. Obviamente, sigue igual, con sus 22 gradetes. Ni que decir tiene que era encuentro de obligado cumplimiento.

VJ+AC dijo...

Dónde tendremos la cabeza ya...

Tomi Soprano dijo...

Cada día ando peor, VJ+AC ... Si es que ...

monje dijo...

Totalmente de acuerdo Tomi..por supuesto tambien en el tema Oliver, aunque quizas sería bueno plantearse la cesión en enero para darle minutos y ritmo al chaval.

Paul Marble dijo...

¡Hace más calor que en el infierno!
Abrazo, Compadre.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8