16 de diciembre de 2013

Atleti 3 - Valencia 0.Yo y mis premoniciones.


La mente es un mundo extraño y misterioso, y, no me digan ustedes ni por qué ni cómo, pero temía este partido por un supuesto paralelismo que le encontré al que jugó el Bayer frente al City en Champions, y que terminó con victoria visitante por 2-3 tras remontar el 2-0 final. Ni se parecen los rivales, ni los equipos, ni los entrenadores, pero, tenía esta historieta metida en la Chola Simeone, y de ahí no había Dios que me sacara. Y, además, estaba convencido de que el partido seguiría el mismo rumbo. 2-0 para el Atleti, y remontada che final.

Obviamente, el partido fue otra historia muy diferente. La primera parte fue la prolongación de cualquier Atlético de Madrid –Valencia en el Calderón, en Liga, durante los últimos 2 años, lo menos. Encuentro intenso por ambos bandos, nula profundidad y los porteros,  meros espectadores de un espectáculo supinamente truñil. Bostezo por aquí, algún sustillo por allá, y a seguir jugando otros 4 años más plácidamente.

Menos mal el Cholo dio el correspondiente puñetazo sobre la mesa tras el descanso, y el equipo salió completamente desmelenado. Y ahí estuvo la clave, que mientras el Atleti se soltó el pelo, el Valencia se reforzó aún el hortera moño que llevaba, y con tal fijación  terminó siendo un muñeco de pin-pan-pún nuestro, o, más bien por personalizarlo en alguien, de Diego Costa, que se olvidó de las ñoñadas con Parejo en la primera parte y se puso a jugar al fútbol como él bien sabe, es decir, como los putos ángeles.

Así, a los 13 minutos ya de la segunda parte,  una galopada de las suyas  arrancando desde nuestro campo del brasileño embrujó por completo a su marcador Víctor Ruiz, que le iba vigilando con mirada de pánico en todas sus acciones, hasta que, entra en el área, se marcha de él como la Esteban entra por Telecinco, y bate sin remisión al guardameta Alves y ese extraño peinado. Al meter la marcha más el Atleti, estaba claro que la famosa ya fragilidad defensiva che haría acto de presencia. Curioso de todas formas suelen resultar todos los tantos de Diego Costa: parece que se va pero que no lo hace. Parece que se deja el balón atrás pero siempre lo lleva por delante. Parece que se lo van a quitar en cualquier momento pero jamás se lo roban. Y parece que remata siempre fatal pero siempre consigue el objetivo final: gol. Demasiados “pareces”, y muchas más realidades. Es un pelotero descomunal, señores.

A partir de este momento comenzó su show, no si antes aprovechar los 3 minutos que llevaba en el campo todo lo que haces  siempre lo haces bien Raúl García, para fusilar desde dentro del área y de tiro cruzado al propio Alves, aprovechándose de un rechace. A los 17 minutos de la segunda parte ya se había finiquitado el partido. Sensacional.

Después vino el show de los penaltis. El primero se lo hizo Víctor Ruiz y se lo paró Diego Alves. Seis minutos después, esta vez  fue Barragán el que cometió otro penalti sobre, cómo no, acertaron de nuevo señores, Diego Costa. Lo volvió a lanzar él (mal hecho en mi opinión, Diego Costa lleva ya lo menos 3 penas máximas falladas, no me gustó el detalle) y como esta vez  decidió transformarlo como Dios manda y no haciendo el puto gilipollitas adolescente vikinguil, colándose como una exhalación en la portería pastillera.

Quedaban 10 minutos, el encuentro estaba sentenciado, y, sin embargo, el equipo estaba completamente desbocado, volcado, como si de una eliminatoria de Copa de Europa se tratase y faltase el conseguir un tanto para lograr el pase a la siguiente eliminatoria. Ha sido, sin lugar a dudas, una de las imágenes más bellas que uno recuerda de este equipo en mis casi 40 años de socio de este Club. No lo conseguimos al final, pero esa ambición, esa fe, ese subir en tromba,  ese no desfallecer nunca, esa búsqueda constante en cada instante de conseguir un nuevo objetivo, intentando superar lo insuperable, es lo más bonito que puede ver un aficionado al fútbol por parte de su equipo. ¡Cómo mola ser del Atleti, madre!

EL CRACK DEL PARTIDO:  Godín estuvo soberbio y omnipresente en defensa, en ataque y en donde hiciese falta, pero, obviamente, el hombre del partido fue Diego Costa. Eso sí, el tirón de orejas que le he dado antes con la historia de los putos penaltis, que se la tome pero que muy en serio. Aquí somos legionarios del Atleti, no vedettes malcriadas de Concha Espina, y las penas máximas hay que tirarlas como tal. Y si no, que pase el siguiente lejía.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: El frío que tenía Djuckic todo el partido. ¿Pero este hombre no estuvo entrenando en Valladolid el año pasado, por Dios? Parecía que el pobre se  encontraba en Siberia, lo menos. Pero vamos, visto el potencial ofensivo que demostró tener en el Calderón (tienen más inocencia que una niña de 4 años jugando con su peluche), imagino que ya le quedan pocas heladas que sufrir.

ÁRBITRO: Fernández Borbalán. Bien en líneas generales. Acertó en los dos  penaltis.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 24 GRADOS).
Dos gradazos más que lo subo. Esto ya parece Canarias lo menos. Pero qué bien que se vive así.

Un último reconocimiento: “Me juego tres grados a que ganamos al Valencia por más de dos goles”. Don Pablo Mármol dixit. Sobran más comentarios. En pie, señores.

4 comentarios:

Paul Marble dijo...

Muchas gracias, Compa.
Permítame destacar a la Afición como mejor jugador anoche. ¡Qué manera de empujar al Equipo, Dios mío!
Un abrazo.

VJ+AC dijo...

Qué buena determinación la de Raúl García, PUM y hala, nos dejamos que toquecitos y pases al área, sabe lo que hay que hacer desde que entra. Diríase que está mejor que Villa en la posición de Villa sin ser la suya.

Diego Costa se pega un carrerón, dribla, regatea, dispara, no sé si decir con lentitud, erráticamente, al estilo compadre que diría mi señor padre, pero el caso es que la mete. Lo de los penalties aún no nos ha dolido porque ya estaban los partidos medio encarrilados. Y el segundo me parece que no estuvo muy bien tirado, aunque entrase.

La defensa está dulce. Creo que leí en un tweet del @Atleti que es el equipo menos goleado. La contra que acabó con un tiro del fotogénico Canales se defendió con (¿demasiada?) tranquilidad. Dónde quedaron esos tiempos de indecisión cuando no se entendían defensa y portero. Bien hecho, chavales.

Un último detalle: se pita el final del partido y algún jugador parece que se lamenta, como si te hubiesen empatado en el último minuto. Es muy buena señal, de a qué se aspira, dónde quieren estar y qué es lo que están ambicionando.

Adelante, Atleti.

Salvatore dijo...

Diego Costa , el coraje colchonero, el corazón rojiblanco... Pero también koke, Gabi, Juanfran o Miranda. Tiago,Arda o Filipe me parecieron algo más espesos que acostumbran. Y Godin, muy serio, como debería siempre. Raúl de dulce García y una afición colosal,sensacional...
Tomás, es hermoso perderse en este milagro cholista, en este calor en Diciembre. Que dure, que dure, que dure como las pilas Duracell. Mis respetos, Don Tomi.

Sherezade dijo...

Hola!!

He encontrado tu blog por casualidad y me encanta, tiene un montón de información interesante.

Quería preguntarte si te gustaría intercambiar enlaces conmigo, porque yo tengo un blog donde enseño cómo se pueden ver los partidos de fútbol online. Si quieres, mándame un mail a info@partidosendirecto.es

Gracias y enhorabuena!!

Magda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8