31 de mayo de 2015

La hora de la verdad.


Lo prometido es deuda. Ya llegó el verano, ya llegó la fruta, y el que no puntúe es un hijo puta. Las puntuaciones finales son:

Moyá, un hombre tranquilo (7). Se  le fichó para ser un buen suplente, y terminó siendo un buen titular. Un tipo al que, además, da gusto escucharle con la alcachofa en la boca. No ha hecho un solo ruido cuando en este tramo final le ha tocado asumir la suplencia. No le pudo la presión de jugar aquí (como yo pensé que le sucedería, ay, Tomasito, Tomasito) ni de suplir un hueco tan grande como dejó Courtois. En algunas ocasiones le faltó dominio de su área pequeña. Si. Apuesto por su continuidad.

Obli, Oblak, cada día yo te quiero más. (8). Una inoportuna lesión en la pretemporada truncó su inicio de la misma. La intención del Cholo fue la de que jugase Copa y Champions,  pero un mal encuentro frente al Olimpiakos generó un montón de dudas entre la grada (entre los cuales también me incluyo, y dale, Tomasito, Tomasito). Sin embargo, a raíz de una brillante tanda de penaltis frente al Leverkusen todo cambió, pilló confianza en el partido frente al Madrid de Champions en el Calderón, en el cuajó una actuación de Matrícula de Honor, y unida a una desgraciada aunque oportuna lesión de Moyá, sirvió para que se afianzase totalmente en su puesto. Otro tipo que, además, por su forma de ser, encaja a la perfección entre nosotros. No alzó la voz ni un solo instante cuando le tocó chupar banquillo. Tiene que seguir, y además, por un mazo de años.

Mariscal Godín. (9). El auténtico jefe de la patrulla. Otro temporadón más a su muesca. Su rendimiento y su fiabilidad está fuera de toda duda. Y sigue siendo un auténtico baluarte en nuestras acciones ofensivas a balón parado. Imprescindible que su presencia con nosotros continúe.

Siqueira y sus Siqueiradas. (5). También me cae bien, joder, aunque sus Siqueiradas nos hayan costado disgustos.  Su rendimiento ha sido muy irregular durante la presente temporada, aunque, sorprendentemente, cuando peor ha estado el equipo en este tramo final él ha subido un par de peldaños en su juego. Si el Cholo le ata fuerte y logra que juegue centradito en lo suyo, puede ser un jugador válido. Que siga, aunque aún tengo en el recuerdo ese esperpéntico penalti que lanzó frente al Bualencia.

Munipa Ansaldi (7). Puede parecer excesiva su nota, pero para mi su rendimiento en el campo ha sido francamente interesante (cuando ha jugado, claro). Quizás un pelín duro, pero subiendo siempre la banda con sentido y con muy buen trato al balón. Maneja las dos piernas, lástima que parece ser que es propenso a las lesiones. Luego se tiró 7 años para recuperarse (dato nada extraño estando el Doctor Requesón al frente de los mandos) y, parece ser que por no esforzarse bien en los entrenamientos terminó completamente apartado de la titularidad. Obviamente, si no entiende bien en dónde está y quien dirige el cotarro, sobra, por muy buenas condiciones que tenga.

Popeye Gámez (6). Bien, sin fuegos artificiales. Este sí que tuvo claro el rol al que venía aquí, y no se ha salido ni una sola línea de para lo que fue fichado. Además, se tuvo que comer el marrón de jugar en la banda izquierda por deseo expreso del Cholo, y cumplió. No me importa que siga con nosotros un añito más.

Walking Dead Juanfran (9). Y durante buena parte de la temporada le hubiese puntuado con la Matrícula. Probablemente, el mejor lateral derecho que pise ahora mismo un terreno de juego. No me extrañaría que me diese un rulo este veranito un rulo por el Calderón y aún le viese ahí solipandi subiendo y bajando su banda. Muy incisivo en ataque, más que correcto defendiendo, uno de mis pilares para que volvamos a intentar de nuevo la conquista de la Champions. Sin Juanfran, no party.

Miranda alé alé alé …(6,5). A pesar de no haber estado a su mejor nivel, sigue siendo un pedazo de central como la copa de un pino, conste. Continua siendo un jugador muy a tener en cuenta en el balón parado, en acciones ofensivas. Eso sí, a todos nos llega nuestra hora, y yo creo que es mejor que se vaya este año con nuestro cariño hacia él prácticamente intacto, que aproveche para firmar su último gran contrato y que el Club, de paso, saque algo de pasta. Uno de los nuestros, le deseo lo mejor.

Giménez (7,5). El futuro ya está aquí, y este chaval ha derrumbado la puerta de su suplencia para afianzarse definitivamente entre nosotros. Condiciones tiene las máximas para marcar una época aquí. Y por rendimiento cuando ha jugado no ha merecido en ningún instante su posterior suplencia. Otro de los que sabe en dónde anda y con quién anda. Otro pilar en el que debemos de crecer para conquistar Europa.

Lucas (sin calificar, por falta de minutos). Un solo buen partido en Copa frente a los fuleros es poco para poder aventurar nada sobre él.

Mariete Suárez (4,5). De sus cualidades sabemos todos, pero al fútbol hay que jugar igual de concentrado y de bien una final de Europa League frente al Athletic que un partido de liga cualquiera frente al Elche de turno. Aparte, esa puta manía de estar piando todo el puto año me desespera, cuando, por ejemplo, ha jugado mucho más de lo que yo le hubiese puesto. Por lo que sea, no termina de conquistar nuestros corazones. Es la Rosa Díez del Calderón. Lo mejor para todos, su marcha y a ver si es verdad que juega tanto como presupone que debe hacer.

Tiago (10). Sé que muchos me vais a arrear de lo lindo, pero para mi es el mejor jugador de fútbol que tiene el Atleti. En esta temporada en que el equipo ha abusado en exceso del puto puntapié hacia delante, ha sido una pura delicia verle sacar jugado el mismo. Tácticamente es un jugador perfecto, el mejor del mundo en su puesto. Y encima este año ha metido goles, 5 nada menos. Una putada que ya el cuerpo no le aguante para tirar de él un temporada entera o 90 minutos a pleno rendimiento, pero dosificándole bien, se me antoja también imprescindible su presencia otro añito más con nosotros, eso sí, sin tonterías en el verano de que si me voy o si me quedo, por favor.

Todocampista Koke (7). Le avalan sus diez asistencias, y si no hubiese sido por este deplorable final de temporada que ha tenido, bien se le podía haber aumentado su nota más. En su descarga, ha jugado absolutamente todo con nosotros y con la Selección (en la que ya va sabiendo lo que significa para un jugador del Atleti jugar allí y convertirse en el plácido saco de las hostias, Torres le puede dar un auténtico Master en ese aspecto). Eso sí, si queremos ser algo en esta vida, todo pasa con que siga creciendo más entre nosotros. Se le quiere un montón.

Todo lo que haces lo haces bien Raúl García (6). 5 goles, 3 asistencias … Sus números dicen lo contrario que lo que nuestra primera impresión pueda  pensar sobre su rendimiento. Eso sí, ha subido en un par de peldaños su comportamiento pendenciero en el campo y eso no me gusta un pelo. Da la impresión de que el navarrico se ha creado su propio personaje y éste le está empezando a superar. Cuento con él porque es un producto 101% colchonero, pero debe de estar más pendiente de hacer lo que mejor hace en el campo y olvidarse de ir perdonando vidas por ahí.

El genio de la lámpara Turán (8). Irregular como todos los putos genios, pero es nuestro jugador diferente, y le tenemos que seguir conservando como oro en paño. Además, mi gran objetivo es que haga crecer a Oliver enseñándole toda su magia. Por momentos, su dupla con Juanfran en la banda derecha ha sido lo mejor de la temporada. Dicho todo esto, se puede también aplicar un poco el cuento que le dicho un poco antes a Raúl García, esas idas de olla que tiene las tiene que frenar, y darse cuenta que las botas deben de estar siempre puestecitas en esos extraordinarios pies que Alá le ha dado. Y si nos podemos ahorrar alguna que otra entradita a destiempo y demás, mejor que mejor, que, por desgracia, nosotros no tenemos un reglamento exclusivo como otros.

El gran Capitán Gabi (5). Y raspadete. La puta movida que tuvo cuando estuvo en Zaragoza me temo que le ha pasado factura. Por su veteranía puede seguir aportando cosas aquí, pero su presencia debe de ya de convertirse en un punto de apoyo más, no en un pilar incontestable. La vida es así, Amigo.

Saúl (6,5). Mucho podría hablar sobre Saúl. De primeras, tiene un entorno que no me va mucho, demasiado impaciente y quisquilloso. Aunque lleven razón en que ha sido claramente infrautilizado por momentos, pero odio ese puto run-run que hay siempre detrás él. Sus condiciones son fantásticas, aparte de ser un centrocampista con mucha llegada, pero tranquilitos todos, please. La próxima temporada debe de ser la de su consagración definitiva.

Cani (sin calificar, por falta de minutos, y, añado, bien a mi pesar).

Ratón Griezmann (8,5). Sobresaliente, al que solamente le falta  para llegar a la matrícula le dar el do de pecho ante un miura de los de verdad. Sinceramente, es la única pega que le veo al francés.  Ha crecido un montón tácticamente y en tareas defensivas. Sus  números (22 goles y una asistencia) de escándalo, máxime cuando no se trata de un nueve puro. Ni puta idea de cuál puede ser su techo, pero, si realmente queremos intentar de nuevo el asalto a la orejona, tiene que ser con él en nuestras filas, no me cabe ni la más mínima duda al respecto.

Raúl Jiménez (4). El vikingüey ha jugado poco, cierto, pero solo con voluntad no da para esto, chaval. El año que viene, cesión que te cantó al Rayito de turno, y ya veremos …

Niño Torres (7). Si estamos en Champions al final ha sido en buena parte por él y sus decisivos goles y, como solamente él tiene carta blanca para meter los chicharros que le apetezca, pues por supuesto que quiero que siga entre nosotros. El año que viene, haciendo la pretemporada de inicio y tal, no digo que vaya a volver a sus fueros, pero desde luego creo que dará el nivel de competitividad necesario para estar aquí.  Y  si al Cholo le diese por retrasar un poco su posición en el terreno de juego, más de uno se llevaría las manos a la  cabeza de comprobar lo maravilloso pelotero que aún es, háganme caso.

Mario Mandzukic (6).  Al principio fue SuperMario, pero no ha terminado siendo ni su sombra. Yo para el tipo de juego que tenemos aquí, lo siento, pero no lo veo. Y, desde luego, ningún nueve decente que se precie se puede tirar 3 meses sin mojar, máxime cuando te estás jugado todas las habichuelas, así pues, yo desde luego no seguiría con él. Hay que aprovecharse de que todavía tiene un buen cartel en Europa y sacar pasta por el croata.

El Cholo Simeone (8,5). No voy a relataros todo lo que nos ha dado Diego Pablo, porque de todos precisamente es sabido: competitividad, respeto por la camiseta (propio y ajeno), estabilidad, fuerza, entusiasmo, grandeza, orgullo, títulos ... Sin él, hoy por hoy, no somos nadie, así de claro. Dicho esto, no me han gustado de él sus cambios (mal asumible), ni la infrautilización de todos sus recursos (tema que sí que considero grave, por ejemplo el Atleti no puede permitirse el gastarse casi 20 kilos en un tio como Cerci y que ni siqueira digoooo, perdón, ni siquiera sepamos si es un tipo válido o no). Debe de ser un poquito más transparente en situaciones extrañas (como bien ha podido ser el caso Ansaldi o el propio de Mario Mandzukic), y, principalmente, me preocupa mucho el planteamiento deportivo que ha tenido el equipo en los momentos trascendentes de la temporada. Ese extraño autoconvencimiento de que como somos inferiores a Madrid y Barsa no debemos de ni siquiera intentar mirarles a los ojos, no me ha gustado en absoluto. Me ha resultado también un poco cansino su discurso de Valencia y Sevilla. Me gustaba infinitamente más más el de partido a partido.  El conseguir las cosas al precio que sea no debe de ser nunca nuestra filosofía. Las formas cuentan, y deben de estar siempre ligadas a nuestra historia y nuestra idiosincrasia. El patadón y el puntapié al balón debe de ser, sí, un recurso más del juego, pero jamás debe de convertirse en nuestro pilar ofensivo, como así ha ocurrido en determinados intervalos de la temporada. Quiero seguir creciendo con él (y que él siga haciéndolo con nosotros), porque estoy convencido de que va a ser el entrenador que nos haga conquistar al fin nuestra primera copa de Europa, pero quiero también que no se despiste ni un solo renglón precisamente de todos los valores que él mismo nos inculcó hace apenas ni un año. No sé, tengo la impresión de que me estoy explicando fatal, joder, asi que mejor ya lo dejo. Que siga y fuera, hostia, y que todos juntos sigamos soñando despiertos y consigamos todos nuestros propósitos.

Sin más me despido de todos ustedes hasta la próxima temporada. Muchas gracias por vuestra atención, por vuestros comentarios y por vuestra compañía. Yo sí que sin todos vosotros no soy nadie, joder. ¡Se os quiere!  … Eres siempre tu el primero, eres siempre tu el primero con tu juego sin igual …






25 de mayo de 2015

Granada 0 - Atleti 0. Campana y se acabó.


Ha sido la primera vez en mi vida  que he dejado de ver un “partido” del Atleti, visto la infame pachanga que se estaba “disputando”, así que, como de  este encuentro no voy a hablar nada, porque no hay absolutamente nada que hablar, vamos a  aprovechar estas líneas para realizar un pequeño balance de  lo que ha sido la temporada, y puntuar la misma.

En Liga, se ha conseguido el tercer puesto (es decir, el primero de los mortales) que nos sirve para disputar por tercera vez consecutiva una nueva edición de la Champions League, requisito sencillamente imprescindible para que la entidad continúe creciendo deportivamente hablando y nos continuemos afianzando entre los grandes Europeos, es decir, objetivo principal cumplido. A destacar también el glorioso 4-0 conseguido frente al eterno  rival en el Calderón, en uno de los partidos más perfectos y brillantes que el Atleti ha  disputado a lo largo de su historia. Una lástima, eso sí, que el juego desplegado en este final de temporada no haya sido el más deseado (por momentos, insufrible, ciertamente). En descarga de la muchachada, indicar que en esta temporada  hemos disputado la friolera de 12 partidos al máximo nivel ante Madrid y Barcelona (la mayoría de ellos,  en muy corto espacio de tiempo), con lo que el  desgate físico y psicológico ha sido elevadísimo. Ningún equipo europeo ha tenido este condicionante.

En Copa, nos eliminó el Barcelona en cuartos, habiendo  eliminado en octavos al Real Madrid, así  que, no podemos reprochar nada tampoco.

En Champions, logramos nuestra clasificación a cuartos de final, eliminándonos el todavía actual Campeón de Europa, con lo cual, nada a reprochar  tampoco.

Y, por último, se consiguió la Supercopa de España frente de nuevo al Campeón de Europa, un título que precisamente por el poderío del rival, resulta doblemente valioso y gratificante.

Con todos estos condicionantes, puntuó a nivel global la presente temporada con un 8 sobre 10. Esperemos que el año que viene continúe el  crecimiento y  la consolidación deportiva de la entidad, y sigamos disputando/consiguiendo los títulos   que disputemos.

Nada más. Para la semana que viene vendrán las puntuaciones individuales de la muchachada y del entrenador, así que, aún no me despido de vosotros hasta la próxima temporada (sus jodéis, aún queda un post más). Forza Atleti, estamos aquí, nuestro amor te lo  damos así ….

18 de mayo de 2015

Atleti 0 - Barcelona 1. ¡Árbitro, la hora!

De verdad, ¿Aún no se acaba esto? Porque ver un partido de un equipo tan sumamente fundido como se encuentra en estos momentos el Atleti es un auténtico suplicio. Del orden y de la intensidad defensiva no me quejo, pero a  la hora de intentar pasar de medio campo para construir juego (si es que  previamente no han dado al balón un puntapié sin mucho sentido) el Atleti es un equipo completamente inoperante, falto de ideas, con un centro del campo en una baja forma alarmante y con unos atacantes que poco pueden hacer ante tal panorama. Quiero pensar (y fijo que así lo es) que debe  de ser el precio que estamos pagando tras haber jugado en esta  temporada la friolera de 12 partidos ante Madrid y Barcelona. Debe de haber muy pocos  en el mundo (terrestres y no  terrestres) que aguanten dicha circunstancia sin sufrir un desgaste físico y  especialmente mental acojonante. Quizás por ahí esté la clave de todo esto.

Y el caso es que la primera parte estuvo bastante igualada. El Barcelona dominaba pero sin crear excesivo peligro, y el Atleti aguantaba el percal y hasta se pudo  adelantar en el marcador en un remate de Giménez que Bravo resolvió espléndidamente. Pero en la segunda apareció Messi, que en una buena combinación con Pedro puso en ventaja a su equipo, y a  partir de ahí se acabó todo, porque el Atleti se convirtió en la viva imagen de la impotencia, y los culesés se conformaron con más o menos mantener el marcador, conscientes del extraordinario botín que iban a conseguir por ello.

Ya  está. Bueno. Y felicitar al rival, claro, por su nosecuantos título liguero. Pero sin grandes artificio de por medio. Con tal poderío económico, lo único que realmente han hecho  es cumplir con su puta obligación, sin más. En cuanto al Atleti, espero, deseo y creo que el año que viene cambie el panorama en lo que al nivel futbolístico se refiere, porque hoy en día ver un partido nuestro es un espectáculo tremendamente aburrido y, en ocasiones, hasta triste. Ni tenemos ideas para atacar, ni, lo que resulta mucho peor, muchas veces el equipo se encuentra en disposición en el campo para hacerlo. A mi me resulta tremendamente decepcionante ver ayer al Niño peleándose solo prácticamente contra el mundo, o contemplar a Siquiera subir la banda sin apenas tener ni una  sola opción para poder combinar con casi ningún jugador colchonero. ¡Árbitro, la hora!

EL CRACK DEL PARTIDO: Sin lugar a dudas Oblak (otra mala señal que nuestro portero sea ya en demasiadas ocasiones nuestro mejor jugador), y quizás el amor propio de Godín. Por parte blaugrana, no hace falta tirar mucho de imaginación, Messi. Parece que no está, pero cuando asoma la cabecita, directamente, te viola.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Cualquier elemento del centro del campo colchonero me vale.

ÁRBITRO: Undiano. Sin ver televisión, me pareció muy clara la mano de Juanfran dentro del área en el primer tiempo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+7 GRADOS).

Si fuese por sensaciones, lo bajaría 20 grados, lo menos, pero teniendo en cuenta el poderío del rival y quién es, con 3 me conformo.

Y el próximo sábado nos la jugamos en Granada. Con un empate nos vale. Ya no espero nada. Ni buen juego, ni ocasiones, ni triangulaciones, ni jugadas, ni nada. Que consigan el puto punto que nos falta y fuera. Me da  igual como lo hagan. Que lo pacten, que lo roben, que se cuelguen los once debajo de larguero, lo que sea. Nadie entendió cual era mi pasión, yo te llevo dentro del corazón …

11 de mayo de 2015

Levante 2 - Atleti 2. Don Fernando, que bueno que volviste.


Puto fútbol.  Tras ganar al Vila-Real creía que estaba todo hecho. Después del robo del Athletic, fruncí el cejo. A continuación, celebré el gol del que no sabe dar patadas (qué mal Atlético soy) corriendo toda la Carpetana abajo (copyritht @ARIASFOREVER). Esta mañana pensé que el punto no nos valía para nada. Tras el empate del Sevilla (mira qué partidos me obligas a hacer ver, Atleti) el punto vale jugar una Champions. Así funciona esto. El guión del tercer puesto aún no está escrito. Que sí. Que me encanta el fútbol.

Lo del Levante en su casa contra el Atleti es flipante. No tiene ocasiones frente a nosotros, directamente, mete goles. Y la cosa no empezaba mal, con una doble oportunidad de Mandukic y Arda que atajó Mariño (ocho minutos de juego). Pero a los 21 Juanfran salvaba una contra hecha cuando se plantaba solo Morales. Ojo avizor. Un minuto después, empieza la marcha con una gran parada de Oblak a una mano tras cabezazo de Morales. Diez más tarde, Iván López se aprovecha de un mal despeje del sobradito de Miranda (no es la primera vez que le pasa) y el tontaina de Barral nos hace el 1-0. Su puta madre, leñe. Menos mal que 3 minutos más tarde, Tiago dentro del área centra templadito para que Siqueira (pasaba por allí, qué pasa) anotase el empate. Primera parte finish.

En la segunda parte Mandzukic confirma que ahora mismo tiene su punto de velocidad en modo de tortuga reumática con rotura de escafoides, que para anotar un tanto necesita que el balón esté en una bandeja de plata, sin ningún rival de por medio, y, a ser posible, sin que le de el sol y esté nevando. Como comprenderán, una utopía para las fechas del año en que estamos. El Cholo lo ve claro, Torres por el croata. El Levante también lo ve, gol de Uche casi sin querer. Otra vez para remar cuesta arriba (minuto 17 de juego). El encuentro es un cúmulo de imprecisiones, de pases al contrario, de encontronazos, de hombre al suelo, y del balón, ese extraño amigo. Menos mal que a los 34 Koke pone su único centro en condiciones en toda la mañana tras saque de esquina y Torres, imperial, cabecea a la red. Cuánto se le quiere, madre. Después, Giménez remata y para Mariño. Parece que podemos. Y ya, faltando un minuto, Griezmann completa su desastrosa matinal no cediendo el balón al Niño cuando este se encontraba solo para darnos la victoria. No hay más que contar. Yo también ando ya justito de teclas en este final de temporada.  Bueno, sí. ¿Cuándo pollas se acaba esto? Don Fernando, qué bueno que volviste.

EL CRACK DEL PARTIDO: Él. El Niño. Mi Niño. Don Fernando Torres. Él habla en el campo. Y sus goles empiezan a hablar por él.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Nuestro medio campo tiene ya menos ideas que yo intentando aprobar un examen de física nuclear, pero a Griezmann, lamentablemente, no le van las Matinees.

ÁRBITRO: Hernández al cuadrado, que, a todo esto, se come un penal de libro sobre Mandzukic en la primera parte. No, si cuando yo digo …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO:  (+ 10 GRADOS)
Lo bajo dos. Lo que nos está costando, madre.

Y el domingo, el Barsa (si es que a los niñatos millonarios les da por jugar, me río yo de su falsa solidaridad cuando han permitido que un equipo como el Elche esté  todo el puto año haciéndolo sin cobrar, por ponerles un ejemplo).  En este bloq no están permitidos escatológicos debates sobre si debe de ganar la Liga tal o pascual. Lo siento. Debe de ganar siempre el Atleti. Yo no entiendo de otra forma esto. Yo te llevo dentro del corazón …

3 de mayo de 2015

Atleti 0 - Athletic 0. Con las pelotas en carne viva.


Espléndido ambiente de fútbol el ayer vivido en el Calderón. Campo prácticamente a rebosar, temperatura fantástica, duelo de dos históricos de nuestra liga … Hasta el aroma del estadio olía a puro y copas de coñac, ese olor tan característico  y añejo de genuina tarde futbolera. Los condicionantes eran los ideales, pues. Y se pudo haber disfrutado de la misma más y mejor si no hubiese sido porque había un tal Latre por medio, árbitro en sus ratos libres, comediante de profesión. El recital que dio ayer el colega es digno de especial de Nochevieja.

En la primera parte dominamos pero nos costó horrores crear juego, porque este equipo, sin Turán al volante, carece de la imaginación precisa para dar ese pase final que logre desbordar al contrario, máxime si Koke anda como anda, incapaz de dar un pase en condiciones.

Por su parte, el Athletic, a pesar de sus bajas, se defendía con orden y creaba cierto peligro con la presencia del inquietante Williams (apunten este nombre, porque ahí hay proyecto de futbolista más que interesante, tiene una planta descomunal).

El trabajo a destajo de Torres no bastaba, a pesar de que el Niño cuajó un muy buen encuentro. De hecho, nuestra única ocasión clara fue en una acción de Fernando en la que Etxeita le hizo un penalti de libro (visto desde el campo, que la tele ni la he visto) pero como Torres terminó rematando, el tal Latre decidió mandarle al limbo directamente señalando córner. En este final del primer tiempo, el Atleti ya empezaba a ser más el Atleti. Más por empuje que otra cosa, pero el Atleti, al fin y al cabo. Ese equipo que te presiona y te embotella de tal forma que no tienes forma de quitártelo de encima.

En la segunda parte, el despliegue físico de la muchachada fue bestial, y el dominio fue continuo y constante, todo ello aderezado con la presencia de Turán sustituyendo a Raúl García.  De hecho, logramos embotellar al Athletic en su área durante buena parte de la misma, pero entre que los vascos no perdieron el orden en ningún momento y que Jaime Latre decidió anular un tanto legal a Griezman y otro a Tiago, pues eso, que el resultado no terminó de romperse a nuestro favor.

Aparte de los tantos, Griezmann se topó con Herrerín (muy seguro toda la tarde) tras una gran jugada de Siqueira, y, como suele ser en estos casos, como el Atleti se terminó volcando tanto, pues al final el encuentro se abrió demasiado y hasta el Athletic se pudo haber llevado el mismo de haber sabido llevar mejor alguna que otra contra en superioridad numérica que no supo aprovechar.

Así que, el tercer puesto se queda finalmente sin sentenciar, pero, el despliegue y el coraje desplegado por los nuestros es sencillamente encomiable. Un partido en el que debieron de terminar con las pelotas escocidas y en carne viva. Así es nuestra gente. Nada que reprochar, pues.

EL CRACK DEL PARTIDO: Para mi Torres (incomprensiblemente sustituido por el paseante Mandzukic, que sigue en su mundo), porque participó y peleó lo indecible con medio Bilbao, y Tiago, que, hoy por hoy, es el mejor jugador de fútbol que tiene ahora mismo el Atleti en su más estricto sentido de la palabra. Se encuentra a un nivel descomunal. Lástima de sus ya comprensibles por otro lado carencias físicas que no le terminan de hacer aguantar un partido entero.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Koke. Está terminando el año a  un nivel ínfimo. Yo no sé si es por cómo se ha teñido el pelo o qué, pero no da pie con bola. Y, cómo no, el Cholo y sus cambios. No logro entender en mi corto pensamiento qué puede esperar de Saúl sacándole solamente a falta de cuatro minutos para el final, la verdad. Escapa totalmente de cualquier razonamiento posible.

ÁRBITRO: El tontaina del ya tristemente mencionado Latre ese. El penalti a Torres es brutal. De los dos goles anulados a Griezmann no opino porque no he visto la pequeña tontalla. Pero vamos, del gol de Tiago no me hace falta ver absolutamente nada. Sin lugar a dudas, el mejor defensa de los del Bocho. Festival del Humor.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+12 GRADOS).

A pesar de no haber podido hacer crónica del día del Vila-Real, ahí subí tres grados, pero como ahora le bajo dos, pues eso, que nos quedamos con 12 graditos templaditos.

Y el próximo domingo, en Levante, campo que se nos da fatal, pero en el que debemos de asegurar la victoria para terminar de afianzar este tercer puesto que tanto nos está haciendo remar. Nadie entendió cual era mi pasión, yo te llevo dentro del corazón …

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8