8 de febrero de 2017

Barcelona 1 - Atleti 1. Felicidad en la derrota.


Sé que a algunos no les va a gustar lo que voy a decir, pero me da igual: a mi es que este Atleti me pone un montón. Y estoy contento. Muy contento. Mucho más que si hubiese estado dominado durante casi más 130 minutos de una eliminatoria (90 de ellos en mi propia casa, terminándome embotellando casi por completo), aunque hubiese conseguido el pase a la final. Probablemente (que tampoco soy tan tonto) ese día me volveré a disgustar. Pero hoy no. Este equipo es la magia que tiene, el embrujo que te envuelve, la morfina que necesitamos: en de los pocos que, tras una decepción como la de ayer, hace que, sin embargo, te levantes con pase firme, feliz y cada vez más convencido de la suerte que tiene uno de ser del Atleti.

Porque es emocionante, muy emocionante, ver como un grupo de jugadores, en líneas generales, es capaz de sobreponerse a un primer tiempo calamitoso en el partido de ida, cuando todo olía a que el Manzanares se desbordaría con nuestra rojiblanca sangre, y contemplar cómo en una excelente segunda parte, comandada por nuestros viejos rockeros, este grupo de gente con clase tira de todos los valores que han mamado en esos campos de Cotorruelo, y levanta a un equipo como lo hicieron.

No les asusta ningún reto. ¿Qué hay que salir en el Camp Nou a por todas? Se sale. ¿Qué vemos que, tras una espléndida media hora, las ocasiones se nos van al garete, como la de Carrasco, tras contra antológica, o la del zapatazo de Koke, o la del cabezazo de Griezmann? No desespera. ¿Qué no nos pitan un penalti claro de Sergio Roberto sobre el Niño Torres? Se toma un simple respiro, y a seguir. ¿Qué vemos que en dicho respiro, casi al borde del descanso, el tema se nos complica aún más, porque a ese jugador indefendible que se llama Messi le da por hacer de las suyas, y se saca un zapatazo raso, duro y seco, que Moyá ataja como puede y Luis Suárez aprovecha su rechace a placer? Lo encaja.

¿Qué la segunda parte nos cuesta entrar un poquito en la misma, tras el palo recibido? No importa. Jamás se bajan los brazos. ¿Qué se nos lesiona Godín? Pues tiramos del chaval Lucas, aunque no parezca lo más indicado, dada su actual situación personal. ¿Qué le pita todo el Camp Nou cada vez que toca el balón? El sigue impasible haciendo su trabajo, sin más. La juventud nunca ha estado reñida con ser del Atleti. ¿Qué el Barsa se queda con 10 tras el planchazo de Sergi Roberto? Ya no se para hasta al final. El rodillo vuelve con más fuerza que nunca. ¿Qué nos anulan un tanto legal a Griezmann? ¿Y cuándo no nos hacen alguna jugarreta de estas? Lo tenemos asumido, lo llevamos en la sangre. Jamás desfalleceremos. ¿Qué nos expulsan a Carrasco por un resbalón inoportuno? Seguimos jugando con uno más en nuestra cabeza, no nos importa. ¿Qué el Barsa tira de un tal Iniesta y un tal Busquet? Nosotros de nuestro Correita y de Gameiro. ¿Qué el majestuoso Messi se saca un larguerazo de los suyos? Quién dijo miedo. Adelante, adelante, adelante Campeón. ¿Qué el pobre Gameiro desperdicia un claro penalti que le hizo Piqué? Pues nos jodemos, sí, pero le apoyamos, le damos ánimos, le levantamos su cabeza gacha y seguimos mirando al frente. Hay que morir con las botas puestas. ¿Qué por fin anotamos nuestro más que merecido tanto, a falta de 8 minutos de juego? Pues a tope, que esté Frente está loco y quiere al Atleti verle Campeón. Y morimos. Y lo intentamos. Y lo volvemos a intentar. Que si un tiro de Correa da en Griezmann, que si un centro de Koke no llega ni Dios de milagro, que si el Barsa manda melonazos a la Diagonal deseando que acabe el suplicio, su suplicio … Más. Quiero más. Al final nadamos, y nos ahogamos en la orilla. Cierto. Y tenemos cosas que mejorar, gente que recuperar (ese Carrasco de mis entretelas), confianza que recuperar. Cierto también. Pero no menos cierto como que hoy estoy pletórico y, una vez más, me acuerdo de mi mami, que en ese tercer anfiteatro tanto estuvo sufriendo ayer, y le doy las gracias por todo, las gracias por tanto. Las gracias, por ser del Atleti.

4 comentarios:

Gracias Luis dijo...

Buenos días amigos.

Pocos Atléticos hoy no se sentirán orgullosos de su equipo y de sus jugadores, pero allá ellos y sus miserias.

Como no estarlo despues de lo visto ayer, tremendo lo vivido anoche, espectacular, que no pasamos es cierto, como tan cierto es que ese superequipo, con una de las mejores plantillas del mundo, tuvo una vez más que tirar de su mejor hombre para poder eliminarnos, y no le hablo de messi, sino del trencilla de turno.

Así es y me da igual que me llamen llorón y que si con esto justificamos la derrota, pero insisto una vez más nos tuvieron que echar los trencillas de turno, ya que ellos no supieron o no tuvieron huevos a echarnos en lo meramente deportivo, porque esa plantilla de jugadores ramplones fueron mejores que todas sus mega estrellas con sus mega presupuestos, simplemente porque tienen muchas mas cojones, puta banda de cobardes.

Hay que decirlo bien alto, ya que nadie excepto el Cholo y de forma velada, en ese club se atreve a decirlo, NO NOS DEJAN GANAR, que fallamos mil, que fallamos un penal, que carrasco se auto expulsa, todo cierto, pero la realidad es la que es, no nos han dejado disputar la final.

Hay que aprovechar la dinámica de esta eliminatoria, asegurar plaza champions en liga y rezar para que en la competición europea no nos toque ninguno de esta panda de mierdas, para poder competir de igual a igual, a pesar de los presupuestos.


Un saludo para todos.

Anónimo dijo...

Partidazo del Atlético y baño táctico de Simeone a un Luis Enrique al que al final devorará su altanería y soberbia.
Baño a un Barça que hoy por hoy tiene la suerte de contar con el mejor del mundo (sin duda) y un delantero que hace años debimos fichar nosotros. Eso sí, si jugara en el Atleti, lo expulsarían partido sí partido también.
Resumo el partido y lo que somos hoy en día en las declaraciones de Koke en TV al acabar el mismo. Y las palabras de mi mujer al oirlas: "Tío, habéis caído, pero es imposible que no estés orgulloso de este equipazo"...
Pero como lo que quiero es hablar del Atleti, veo (y más después de lo de ayer, fallo del penalty y expulsiones aparte) que el problema este año es de mentalidad, y de los jugadores: igual me caerá algún palo por aquí, pero mentalmente no veo al equipo unido como otros años. No me gusta dar nombres, pero veo dos grupos de jugadores (siempre mentalmente hablando claro): los que creen en el Cholo y los que no (o ya no tanto). En el primer grupo veo a jugadores como Juanfran, Moyá, Gabi, Koke, Saúl, incluso Torres... En el segundo a jugadores como Carrasco, Gameiro y (a ratos) Griezmann.
Repito, es mi opinión, y sólo es este año respecto al pasado u otros. Sólo hablo de problemas a nivel de mentalidad, no a nivel de vestuario. Me da la sensación de que hay jugadores a los que el "partido a partido" y "como si fuera el último" les está comenzando a pesar, y todo se verá a final de temporada...
Por destacar ayer, partidazo (al fín) de Saúl, comiéndose con patatas a Rakitic, André Gomes y al turco innombrable, de Griezmann bajando a pedir el balón y asumiendo responsabilidades. Y buenos (cada vez los tiene más) minutos de Gaitán, el cual si sigue así el año que viene nos va a dar muchas alegrías.
Saludos.

César.

VJAC** dijo...

Gran partido del Atleti, tan grande como infructuoso.

Jode mucho ver que este equipo puede plantarle cara a uno de los mejores equipos del mundo y luego no es capaz de ganar a muchos equipos de "clase media".

Falta mucha actitud, Griezmann no sé de qué se ríe, al principio del partido o cuando le anulan el gol, cómete a alguien, coño. Gameiro quita la vista cuando el portero le quiere descentrar, aguántale y métele el gol, copón.

En la falta de actitud o de fe, quizá deberíamos preguntarnos qué culpa tiene el agente cohesionante, el bienamado Cholo, generando incertidumbre con que si ya veré si me voy, que si su hijo dice que entrenará tarde o temprano a la morralla de Milán... Quizá deberían darle un coaching (de ésos que imparte él por cifras suculentas) para explicarle que un líder no traspasa la tensión a su equipo, que no deja entrever fisuras, que tiene un objetivo claro y es capaz de transmitirlo.

Forza Atleti.

Paul Marble dijo...

Mire que me cuesta criticar a un árbitro, pero lo de ayer no tuvo nombre. Y no por el gol anulado, por el mismo linier que da validez correctamente al gol del bar$a (curioso), ni por el claro penalti a Torres, si no por las expulsiones retrasadas en el tiempo de los culé$ y la celeridad en la de Carrasco (¿nadie se acuerda de la primera tarjeta?), por el que no mostró la misma contemplación que con los rivales. Ayer, el trencilla fue miserablemente parcial.
Nuestro presidente, tan gracioso y campechano él, mirará una vez más hacia otro lado, siendo el mamporrero número uno de la FEF y de la LFP, y mientras seguiremos siendo maltratados por ciertos árbitros y, sobre todo, por los horarios con los que nos premia el inútil de Tebas.
La suerte la biengastamos el día que decidimos ser del Atlético de Madrid.
ORGULLOSO. ¡FORZA ATLETI SIEMPRE!
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8