23 de octubre de 2005

Vikingos 1 - Valencia 2 . COMPETITIVIDAD

Convencido estoy de que más de un juntaletras del 3 al cuarto empezarán a criticar el estilo con el que ayer jugó el Valencia con que si está italianizado, con que si se dedican a perder tiempo y a calentar el partido ... Pues sí, ayer el Valencia fue un equipo en mi opinión terriblemente italianizado. Pero con todo lo bueno que ello conlleva: gente que juega en equipo, gente que sabe a lo que juega, gente que mantiene la concentración (salvo en el regalo del gol de Raúl, enésimo e imperdonable regalo del Sr. Marchena). Demostraron ser un equipo tácticamente muy fuerte, es decir, fueron altamente competitivos.
Congelaron el balón cuando había que hacerlo. Presionaron con muchísimo orden y sentido y, en definitiva, le dieron un soberano baño al todopoderoso Real Madrid, equipo este a nivel individual probablemente (y sin el probablemente) muy superior o superior al Valencia, pero a años luz competitivamente de los valencianos.
Les faltó matar el partido, si bien tampoco el Madrid les causó demasiadas complicaciones, porque un equipo que juega con el corazón, simplemente, es decir, a impulsos, es difícil que haga daño a otro como jugó ayer el Valencia.
Eso sí, este partido hubiese otro si Ronaldo hubiese estado. Pero con las lesiones es algo con lo que siempre hay que contar, y un equipo que tiene el presupuesto que tiene el Madrid, es ridículo y esperpéntico que llore por este motivo, está claro. Más bien, debería de lacrimear por su evidente desastre táctico. Por su flagrante falta de ideas ante un rival que realmente sí que le plantó cara. Porque el Madrid, en cuanto algo sale de su guión preestablecido, se pierde, no tiene ni guarra de a lo que juega, termina desquiciándose y como, encima, no saben perder (no lo han sabido nunca, de hecho) acaban dando un espectáculo lamentable, tal y como hicieron ayer, vamos. Y mientras, el Valencia, reía. Y seguro que Quique Flores también. Cayeron como conejitos en su trampa. Un 10 para él.
Ni que decir tiene que el resultado fue justo. Solo hubo un personaje que sobró en el bonito partido que vimos ayer en el Bernabeu, el ínclito Sr. Daudén Ibáñez. Un tío que en el Depor-Atleti no ve a 3 metros de él como Capdevilla confunde el balón con la cabeza de Varela, no puede estar capacitado para pitar ningún partido más, ni de este nivel, ni de cualquier otro, que quieras que no todo el mundo se juega sus habichuelas, y tiene derecho a los mejores arbitrajes.
Pitó un penalti a favor del Madrid que fue falta de Sergio Ramos. Compensó luego al Valencia con otro penalti que, aunque le da el balón en la mano a Sergio Ramos, es evidentemente que el mismo viene provocado del rebote que previamente le hace el balón en su cadera. Con las tarjetas aplicó el criterio que le dio la realísima gana, en fin, nada nuevo sobre el horizonte de los que hemos padecido algún arbitraje ya de este individuo.
Lo bueno es que, el fútbol es tan grande, que ni personajes como este puede cargárselo, y ayer, el fútbol lo fue, porque el fútbol, es, sobre todo, competitividad, y ayer el Valencia dio una exhibición de la misma.

-- Un saludo.
Tomi. Frente Atlético. Sección Baramba.
SI EL ATLETI LO ES TODO, TODO ESTÁ JUSTIFICADO.
PD.- Lukas dedicated.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8