24 de septiembre de 2006

Atleti 2 - Sevilla 1. Como en los viejos tiempos.

Y yo me pregunto, ¿Podrá jugarse un solo día un partido en el Calderón sin que llueva, o sin que amenace lluvia? Lo del microclima que padecemos los Atléticos es algo digno de estudio. Como digno de estudio es el Sevilla. Un equipo al que admiro directa y proporcionalmente como le odio (aunque esta palabra la intento cada día borrar más de mi diccionario futbolístico).

El Sevilla es un equipazo como la copa de un pino. Pero, sinceramente, ayer perdió el partido él solito. O, mejor dicho, su forma de jugar tiene riesgos, y el hacerlo siempre al límite del reglamento te puede costar que, si tienes un árbitro medio decente, te quedes con nueve. Justamente, añado. Balbuceen lo que balbuceen.

De todas formas, el Atleti de ayer no me gustó absolutamente nada. El primer tiempo, de hecho, no es que no creásemos ocasiones ... Es que no llegamos ni al área, que es diferente. ¿Y por qué? Pues por varias causas. Primera, y principal, porque el Sevilla es un hueso muy difícil de roer. Es un equipo paciente, hacendoso, que va subiendo poco a poco su nivel hasta que te termina dando un zarpazo. Y como te lo dé, más jodido, imposible, oiga.

¿Segunda? Pues porque no te sirve absolutamente de nada el tener 2 delanteros, en mi humilde opinión, de los mejores del mundo, si no hay un tío que enganche con ellos, que espere sus llegadas, que conozca sus movimientos. Y ayer ese hombre estaba en el banquillo, y se llama Mista. Que nadie se engañe. Hoy en día, tiene que jugar Mista, bien con Agüero, bien con el Niño, bien con los dos (y el Petardov, a Bulgaria, joder). Pero tiene que jugar. De todas, todas.
Y también es una auténtica redundancia el tener a Costinha y Luccin juntos. El portugués hace un trabajo tan sumamente obscuro que yo, francamente, no me entero absolutamente de nada del mismo. No debo de saber mucho de fútbol, claro está, pero yo creo que para robar balones nos vale con el francés, que, además, sabe sacar el balón con criterio, y, para acompañarle, pues bien ponemos a Jurado (mi favorito) o bien a Maniche, un jugador ideal para el sistema que quiere implantar Aguirre.

De hecho, se notó un huevo su entrada en el campo en la 2ª parte, así como la de Mista. Bien es cierto que el partido estaba para empatarlo de todas todas. Por mucho Sevilla que sea (que lo es) y por pocas ideas que tengamos (que ayer andamos bastante escasos de las mismas) jugar contra 9 durante más de media hora te tiene que dar su fruto.

Y lo dío, de hecho. Eso sí, en el más puro y genuino estilo Atlético. Faltando 5 minutos, con un golazo de Maxi que tiró con el alma (porque hacía falta que alguien lo hiciera) y, 2 minutos más tarde, con un jugadón impresionante del Niño Torres que el propio Maxi aprovechó a placer para transformar el Calderón en ese fantástico lugar en que alguien voló sobre el nido del cuco. Supongo que en esta semana todos aquellos analfaburros futbolísticos estarán, al menos, algo moderatitos con la figura de Fernando Torres. Todo esto ocurrió, por supuesto, lloviendo a mares, con el público semiabandonando ya el Calderón y con un ataque de alegría esquizofrénica final digna de lo que somos, el Atleti ... el Atleti, de Madrid.

¿Justo? ¿Injusto? Probablemente injusto (y sin el probablemente) pero chico, el que juega con fuego, a veces se puede quemar, y ayer los aparcacoches terminaron achicharrados.

Decididamente, Aguirre es un hombre con suerte. Ayer la tuvo, y a raudales. En mi opinión, su planteamiento del partido fue deleznable. En la 2ª parte lo corrigió. Pudo ser demasiado tarde, pero no lo fue. Porque, de hecho, nunca es tarde para soñar, y los atlético, mal que pese a quién pese, tenemos derecho, tenemos obligación y tenemos personalidad para hacerlo. Que no se convierta en pesadilla, por favor.


EL CRACK DEL PARTIDO. Evidentemente, un jugador al que cuando fichamos yo le puse de vuelta y media y un gran amigo mío coruñés, un tal Dirty, me hizo ver mi craso error. Ahí se nota quién sabe de fútbol y quién no, qué carallo. Maxi, te has ganado a pulso un lugar en nuestro corazón. Por tu garra, por tu fútbol, por tu honradez con nosotros y por tu compromiso con esa camiseta.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+4). Y subiendo. Esta victoria, por cómo se consiguió y por contra quién se consiguió, tiene que hacer que empecemos a creer realmente en nosotros mismos. Pero creer de verdad, nada de boquilla.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO. Aguirre. No me gustó absolutamente nada su planteamiento. Y ojo (que ya os veo venir). Con esto no digo ni que lo tengan que echar ni bobalidad semejante. Pero tiene que darse cuenta de que está en el Atleti, no en Osasuna, y que tiene que sacar a lo mejor de lomejor. Y si resulta que nuestro arma fuerte es el ataque, pues hay que aprovecharla, colega. Lo demás es más de lo mismo, y por aquí ya andamos hastiados de la movi. ¡Sea valiente, Javier!

ÁRBITRO: El Sr. González Vázquez. En líneas generales, bien (aunque yo el baremo con los colegiados lo tengo bastante desvirtuado, la verdad).

Repito y reitero. El partido lo pierde el Sevilla, no lo ganamos nosotros. Pero ayer esa épica de ver el estadio lleno, animando, con lluvia, con sufrimiento, con desesperación ... El escenario era genuinamente atlético como para no alzarnos con la victoria final. Somos así, no le déis más vueltas.





--
Un saludo.

Tomi. Frente Atlético. Sección Baramba.

¡QUÉ ALEGRES SON LOS COLORES,
DE TUS RAYAS ROJIBLANCAS!

1 comentario:

Ice David dijo...

El Atlético de Madrid es un muy buen club de fútbol. Me gusta ver a sus juegos. Soy un fan de ellos, espero poder tener la oportunidad de ser capaz de llevar la Equipacion Atletico de Madrid 2016 para animarlos. Espero que el Atlético puede lograr mejores resultados.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8