11 de diciembre de 2006

Atleti 1 - Espanyol 2. Los doce mandamientos.

- Si quieres entrar en Champions, en tu casa tienes que ser inexpugnable. Tienes que salir a morder a tu rival, a acojonarle en los primeros 20 minutos, a intentar conseguir un gol como sea, a que tu público se contagie de tu entusiasmo y te termine de ayudar a llegar a ese balón que parece imposible alcanzar, a meter ese remate que no terminas de acertar, a dar ese pase que resulta imposible de ajustar. Todo esto lo hizo el Espanyol, no el Atleti. Cojonudo, si señor.

- Si quieres entrar en Champions, no puedes ir a remolque siempre de los encuentros en tu campo, y encima, siempre encajando goles en los primeros minutos, tiempo que tiene que ser de concentración máxima. Si encima lo regalamos por medio de ese portento absoluto de técnica como es Perea (fantástico en el cruce, esperpéntico con el esférico en los pies, yo creo que este es que lo ve cuadrado, u ovalado, o ¿quizás rectangular? Vaya usted a saber), ya ni os cuento. Eso si, el regalito final fue primorosamente resuelto por el trío Iván de la Peña-Luis García-Tamudo. Un gol para enmarcar. De cine.

- Si quieres entrar en Champions, tienes que aprovechar las ocasiones claras que te fabrican (o, este caso, y para nuestra desgracia, que fabrica, porque solamente lo hace uno solo, un tal Fernando Torres, el de siempre, vamos) y no mandarlas al limbo lastimosamente como hizo Maniche en el primer periodo. Tiene que ser muy frustrante mearte a medio equipo rival, que se la pongas a huevo, con el balón de cara, dentro del área, a un tipo para que termine mandando el balón a una puta excavadora de la M-30 (me cago en tu puta madre, Gallardón, ya puestos, me apetecía, chico, es lo que tienen estos lunes que me ha dado Dios).

- Para entrar en Champions no se puede tener solamente una sola ocasión de gol en la primera parte. Hay que jugar con verticalidad, practicar un fútbol moderno, de pocos toques, de mucho movimiento, de continuos desmarques, de presión inteligente. Todo lo que hizo el Espanyol durante buena parte del encuentro, vamos.

- Para jugar la Champions, hay que tener un campo con, mínimo, 45.000 espectadores por jornada, a pesar del puto frío que hacía ayer en Madrid. Mira, algo ya tenemos conseguido, joder ... No todo puede ser negativo enesta vida.

- Para conseguir la Champions, hay que jugar con las ganas e intensidad con que lo hicimos en el segundo periodo. Es probable hasta que logremos empatar y todo (¡Quién si no, Don Fernando Torres de nuevo!, este sí que es de Champions).

- Para lograr clasificarnos para la Champions, tienes que ser tu el que te adaptes a los jugadores que tienes, y no que sean los jugadores los que se adapten a tu mierda de sistema. No se puede desperdiciar un talento como el de Jurado porque no quiere jugar con un mediapunta por detrás del Niño Torres y de Agüero. No nos podemos permitir ese lujo, señor mío. Pues nada, erre que erre ...

- Desde luego, para entrar en Champions, no podemos tener un lateral izquierdo tan sumamente lamentable como el tal Pernía ese. Claro que, eso no pasa por fichar jugadores del Getafe. La próxima vez, si eso, vemos a alguno del Móstoles, que me han dicho por ahí que hay un par de empanadillos que se salen. Pues bien, no solo no arreglamos ese error (tan sencillo como quitar a esa puta mierda de jugador de una santa vez y retrasar a Antonio López, ¿Y lo he pensado yo solito, eh, Cagón Aguirro? Yo so-li-to. Juro que nadie me ayudó. ¿Será usted capaz la próxima vez? ¿Usted cree?) sino que dejamos a ese coladero con patas en el campo. Armand, espero que algún día me paguéis este tipo de favores.

- Para entrar en Champions, no podemos hacer faltas absurdas al borde del área por hacer el bobaloide papanatal, señor Pistacho, digooo, Maniche. El Luis García metió otro golazo de impresión. Lástima, lo único, que al chaval le queden aún reminiscencias de su dura infancia. El estar todo el día en la calle con su madre es lo que tiene, que luego sale lo que sale. Qué pena.

- Para lograr meternos en Champions, lo que tenemos que hacer es enseñar a nuestros jugadores a que exploten al máximo sus cualidades, señor Cagón Aguirro I el Mariachil. Me importa un puto bledo que Jurado o que Agüero corran. Y si solamente tienen el balón 2 minutos en un partido, lo que hay que conseguir es que lo tengan 20, no que corran como posesos sin ton ni son. ¡Qué esto no es Atletismo, coñoooo!

- Para lograr meternos en Champions, hay que ser algo más constante en el juego. No se puede no jugar 30 minutos, luego aparecer 5, volver a desaparecer, luego los 20 siguientes ya me apetece, posteriormente vuelvo a hacer el puto gilipollas, y así uno, y otro, y otro, y otro partido, para, finalmente, terminar bajando los brazos, salvo el de siempre, claro, Don Fernando Torres.

- En definitiva, para conseguir la clasificación para la Champions, hay que superar una asignatura, el Vicente Calderón. Mientras no lo logremos, sencillamente, no tenemos nada que hacer.

Eso sí, no sería justo si no terminase esta cosa reconociendo el partidazo que ayer hizo el Espanyol, sin lugar a dudas, el mejor equipo que ha pasado por este estadio en esta temporada. Dio un auténtico recital de fútbol moderno, vistoso, atrevido, dinámico y, por momentos, hasta de tiralíneas. Un placer para la vista humana. Al menos, ayer lo fueron. Mi enhorabuena a ellos, personificada, por supuesto, en Armand (y conste que sigo sin insultaros, aunque no entendiste bien mi apuesta).

EL CRACK DEL PARTIDO: Iván de la Peña vs. Fernando Torres. Juntos, probablemente, harían una pareja impagable. Al cántabro es una delicia verle jugar, no me defrauda nunca. Por su parte, independientemente del número de goles que consiga al final el Niño Torres, su progresión como jugador está yendo por otros derroteros. Ayer realizó 3-4 jugadas espectaculares, dio asistencias de goles hechos, hizo uno, a punto estuvo de conseguir otro tras mearse a todo el Espanyol ... Pero claro, para entender a estos 2 jugadores, hay que tener algo de idea de fútbol. ¿Algo, eh? Con poquito os sobraría a muchos de vosotros. A ver si para la próxima vez os va saliendo mejor.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Agüero. Yo creo que con tanta pollada de hacerle correr perdemos todo su talento natural. Se le está encorsetando en algo que no sabe hacer y por algo para lo que no se le fichó. Usted mismo, Señor Aguirro.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (+6). Ya avisé en mi anterior crónica del peligro de este encuentro. Para mi porca miseria, no me equivoqué. El invierno nos persigue y no nos quiere dejar. Y con lo poco que me gusta a mí ...




--
Un saludo.

Tomi. Gruppo Baramba.

Como cada día,
compro el periódico,
aún sabiendo,
que nada nuevo,
encontraré.

Otra estúpida guerra,
un alcalde que dimite,
un vendedor agresivo, se necesita,
el Atleti palma en casa.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8