9 de diciembre de 2006

Sevilla 2 - Real Madrid 1. ¿Sabemos realmente de fútbol?

Yo no sé si realmente, o bien en este país apenas la peña sabe de este deporte, o yo cada día sé menos, que también puede ser verdad. Porque admito que el partido del sábado fue superintenso. Correcto. Que tuvo mucha emoción, mucha lucha por ambos bandos, mucha entrega. Cierto. Que fue un bonito duelo de pizarras, ganado por saber reutilizar mejor sus peones Juande que Capello. Estoy de acuerdo. Pero de eso a que se vio un gran fútbol ... no sé. A mi me suena a justificación de la maquinaria vikinga para que no decaigan la compra de los periódicos por parte madridista. Porque yo, ni ví gran fútbol por parte del Madrid, ni tampoco la ví por parte sevillista.

Aunque en cosas sí que estoy de acuerdo. Sin fabricar apenas ocasiones de gol (que, recordemos, es el principal objetivo de este deporte) para mi el Madrid, hasta que empezó el baile de sustituciones, fue mejor que el Sevilla. Tuvo más ocasiones, controló perfectamente el partido y no le perdió la cara en ningún instante al mismo.

Si, encima, Beckham, al poco de empezar el encuentro, demuestra su categoría en el golpeo de balón y mete un golazo como el que metió (aunque Palop se la come con patatas, también hay que decirlo), miel sobre hojuelas para el Madrid, con un buen Guti, un mejor Ronaldo y un fantástico Sergio Ramos (cuanto más le pitaron, mejor y más jugó, ole sus cojones).

Los sevillanos, por su parte, en medio de un fantástico ambiente, diluyeron su presión inicial aunque ésta le sirviera para empatar a la siguiente jugada, producto del oportunismo de Kanoute (quién si no).

En el segundo periodo el partido siguió por los mismos derroteros, y tras una fantástica asistencia de Van Nistelrooy sobre Ronaldo, este demostró mi teoría de que no hay delantero en el mundo que enchufe todas las ocasiones de gol que tiene. Por mucho menos en este país crucificamos a los nuestros, pero, curiosamente, a los de fuera les justificamos todo. Nunca cambiaremos.

JuanDe lo vio claro. Capello no. Y sus cambios fueron decisivos en el devenir final del encuentro. El palangano sacó a Chevanton por el trabajador Luis Fabiano y consiguió el golazo de triunfo el uruguayo (otro que parece sacado de Prison Break). Quito a Adriano y puso a Puerta que empezó a hacer diabluras con esa zurda de oro que Dios le ha dado. Y sacó a Maresca par aterminar de apuntalar el centro del campo y no pasar apuros finales, y a fe que lo consiguió.

El técnico italiano, sin embargo, fue todo lo contrario. Quitó a Ronaldo cuando tenía peligro en cada acción que pillaba el balón (sin ser el mejor Ronaldo, sí que le vi en franca mejoría). Sustituyó a Guti dejando sin cabeza pensante al Madrid. Y sacó a Mejía por el tarjeteado Michel Castrado (que debió de ver la roja antes). ¿No tiene experiencia el vigués para soportar la presión de jugar con una tarjeta? Y todo esto, por no cambiar al que lo pidió a gritos el pasado sábado, Raúl. Aportará mucho trabajo y tal, no lo dudo, pero chico, yo a un jugador de fútbol pienso que hay pedirle un plus más siempre. Doctores tiene la iglesia.

Los últimos minutos fueron como siempre, genuinos productos made in Pitzjuan. El numerito final del Maresca (ahora salgo, ahora entro, ahora me vuelvo a marear, ahora me caigo, ahora me vuelvo a salir, ahora vuelvo a entrar, minutos van, minutos vienen) viene a confirmar que, definitivamente, en ese bendito campo de Dios es imposible jugar los minutos de prolongación .Como haya descuento y el resultado esté apretado, despediros. No jugaréis ni 30 segundos como sean los sevillistas los que vayan por delante del marcador. Es una realidad incontestable.

La Sexta. De verdad, que fichen a los realizadores del Plus o, que al menos, intenten aprender de ellos. Que aprendan a echar repeticiones de las jugadas sin tener que perderte la mitad del encuentro. No tienen ni puta idea, vamos.

También me enteré de los incidentes de la afición sevillista. Intentaron quemar el autobús del Madrid, le abrieron la cabeza al conductor, tiraron una bola de billar ... ¡Pero si deberían de besar el suelo de su club hermano! Les han dado 51 millones de euros en las últimas 2 temporadas, y están por delante de ellos, para más Inri ... ¿Se puede pedir algo más en esta vida? Desagradecidos ...

Otra pregunta que dejo en el aire: ¿Luis Fabiano y Adriano no son igualitos, macho? Yo es que les veo como dos gotas de agua. Yo que ellos investigaría cuáles son sus auténticos padres. Igual se llevan una sorpresa.

EL CRACK DEL PARTIDO: Daniel Alves. Aunque, una vez más, debió de ser amonestado, este tío es una auténtica máquina de jugar al fútbol. Es mucho más que un simple lateral derecho. Un pedazo de pelotero como la copa de un pino.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Capello. Para un día que es valiente y me gusta su equipo, la cagó hasta el fondo con su lectura del mismo en la segunda parte y sus cambios. Una pena, porque el empate hubiese sido lo más justo, no tengo la más mínima duda.

ÁRBITRO: En cuestiones disciplinarias estuvo de pena, perdonando la expulsión del Castrado, de Beckham y del Australopitecus Alves. Pero, en líneas generales, no realizó mal arbitraje. Se le reclama un penalti de Roberto Carlos sobre Kanoute que para mí es falta del delantero.

Si Capello es valiente, el Madrid dará mucho más de sí (aunque necesita un rejuvenecimiento de su plantilla como el Atleti que derrumben el puto Calderón de una santa vez). Del Sevilla a mi no me sorprende nada. No es ninguna revelación. Es la confirmación de un trabajo bien hecho cuya semilla implantó Caparrós y que Juande está sabiendo recoger su cosecha con suma inteligencia.


--
Un saludo.

Tomi. Gruppo Baramba.

Como cada día,
compro el periódico,
aún sabiendo,
que nada nuevo,
encontraré.

Otra estúpida guerra,
un alcalde que dimite,
un vendedor agresivo, se necesita,
el Atleti palma en casa.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8