17 de febrero de 2007

Zaragoza 1 - Villarreal 0. Marcando territorio.

El Real Zaragoza (uno de los escasísimos equipos a los que se puede ver algo de fútbol en esta Liga) dejó bien clarito a los paletos azulejeros que Europa es para elegidos, y que, hoy por hoy, para ellos está prohibido el paso.

Tras una gran ocasión fallada por Tomasson incomprensiblemente en el inicio del encuentro, el Zaragoza se puso manos a la obra y con un fútbol alegre, dinámico y con profundidad, fue machacando como si de un rodillo se tratase a su rival, en el cual solo mantuvo el tipo Barbosa, que realizó un partidazo. Así, tras un rechace en el palo tras disparo de Zapater, el de siempre, oséase, Diego Milito, demostró el por qué es el nueve más puro que hay en España y adelantó en el marcador a los maños, que debieron aumentar el tanteador por juego y por merecimiento durante el resto del partido.

Comandados por un D'Alessandro al que la no presencia de Aimar le da mucha más presencia en el equipo, con un Sergio García que tiene clase por arrobas, y, especialmente, por un Gaby Milito sencillamente imperial, solamente un pero le puedo poner a las huestes mañas: hay que machacar los encuentros, porque como perdones, al final los rivales se van creciendo, y te pueden llegar a empatar, como bien pudo pasar en las postrímerías del encuentro en un remate de Guille Franco.

El Vila-Real, por su parte, se permite demasiados lujos. Es un lujazo el tener por ahí cedido a Riquelme, es evidente. Otro lujo innecesario es tener a Forlán (a partir de su presencia en el campo el conjunto castellonense empezó a parecer algo más que una banda de amarillo) en el banco. Por otro lado, el Matigol ese, de momento, mucho ruido y pocas nueces, oiga, si bien es un chaval muy joven, no ha llegado en el mejor momento de los putos azulejeros y hay que darle el necesario tiempo de adaptación que todo ser humano necesita.

En definitiva, que al menos en su casa, o he tenido mucha suerte cuando les he visto, o es de los pocos equipos que realmente merece la pena ver porque, al menos, saben que esto del fútbol es un espectáculo que debe de servir para entretener y hacer disfrutar a la gente que los paga. Es el mensaje de Víctor Fernández que los jugadores del Santitos han entendido a la perfección. Mi enhorabuena a sus aficionados, porque, hoy en día, se pueden sentir unos privilegiados.

EL CRACK DEL PARTIDO: Como ya he citado anteriormente, Gaby Milito. Un auténtico mariscal, rápido al cruce, impecable en la salida de balón, con personalidad, con concentración. Hizo un partido sublime. Hacía tiempo que no veía a un central de su nivel.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: La pobre entrada en la Romaleda. Los horarios criminales que nos están poniendo están echando a la peña de los campos, lo vengo diciendo toda la temporada. Una pena.

EL ÁRBITRO: Tuvo un lunar importante: el gol del Real Zaragoza es en fuera de juego.

--
Un saludo.

Tomi. Gruppo Baramba.

http://www.cronicasdeltomi.blogspot.com/

HONOR Y LEALTAD.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8