18 de marzo de 2007

Zaragoza 1 - Atleti 0. ¡Qué viva la Virgen de la Pilarica!

En esta vida, las tradiciones hay que cumplirlas fielmente, máxime cuando ves que tan sensacionales resultados se han dado con anterioridad.

Y es que hay cosas que uno termina de entender jamás con este equipo. Si el año pasado fuimos a Zaragoza prácticamente eliminados de la Copa y con el equipo más mirando a segunda división que a otra cosa, y al final logramos que las pasaran putas los maños para eliminarnos y vencerles con comodidad en Liga, aparte de ganar seis partidos consecutivos, solamente puede ser debido a una cosa: nuestra visita a la Virgen de la Pilarica.

Que vayan para allá no un día, no un fin de semana. Que marchen una semana entera concentrados allí, y nada de ir solo una vez a verla, ni hablar del peluquín: que vayan 3 veces al día, joder, en turnos de mañana, tarde y noche, si es menester y tal divinidad nos lo permite. A ver sí así logramos estar al menos un par de temporadas tranquilitos. A ver si así conseguimos que no nos claven un gol todos los putos rivales la primera vez que llegan a puerta (un sensacional gol el de ayer de Milito, tras un no menos gran pase de D'Alessandro). A ver si así logramos materializar algún gol en nuestra primera media hora bastante aceptable ayer en la Romaleda (dos buenas ocasiones, una de Agüero que se fue por un fleco del Manto de la Pilarica, otra del Niño Torres que tuvo que tirar picando el balón por encima de César, y centró a quién sabe el qué). Quizás así logremos conseguir que Galleti encare de una puta vez a su defensa, en vez de centrar desde 300 metros al área sin ton ni son. Igual de esta manera logramos que, aunque sea, al menos demos la sensación de crear algún tipo de peligro a balón parado, bien sea en falta (hubo una medio decente sacada en la segunda parte en un centro hacia el Niño, pero que esta vez decidió rematar a puerta cuando tenía que centrar, cosas de Fernando Torres), bien sea en un saque de esquina, bien sea en un lanzamiento directo que no deshueve a un tío de la barrera o saque la cabeza a un individuo que esté tranquilamente bostezando en el primer anfiteatro.

A lo mejor así logramos que Leo Franco vuelva a tener su pelo habitual y logre sacar esos balones imposibles que ahora mismo ya ni huele. Podríamos conseguir que el Sr. García Pitarch sepa diferenciar en que cuando su entrenador le pide un jugador de banda porque tiene sus dos titulares lesionados, no tiene absolutamente nada que ver con traerle un puto central izquierdo. Sí, ya sé, Señor Pitarch. Al menos acertó en el flanco que le pidió el Sr. Aguirre. Pero él le pidió un INTERIOR izquierdo, Sr. Pitarch,no un CENTRAL izquierdo. Interior, central ... ¿Lo pilla, Sr. Pitarch. No deje usted tampoco de acudir, ¿Eh? Ni se le ocurra faltar, vamos.

Igual ella nos da la luz y nos muestra el camino para tener algo de profundidad en el segundo periodo, y no tener el balón tropecientas horas, pasándonoslo de un lado a otro sin sentido alguno, porque así nos podemos tirar jugando 4 años y no le hacemos un chicharro ni al infantil del Cotorruelo.

Y eso que el Zaragoza ayer, nada de nada. Yo sabía que eran ellos por su indumentaria, porque, por otra cosa, en muchas ocasiones me dio la impresión de ser el Nastic. Tuvo una sola ocasión de gol, renunció por completo a sus supuestas señas de identidad, estuvo impreciso, lento, nervioso. Hubo dos jugadas muy significativas de lo que os cuento. Al final de la primera parte (atención a este dato, al final de la PRIMERA PARTE, no de la segunda, reitero, del PRIMER tiempo) tuvo 2 córners consecutivos el Zaragoza a su favor. En vez de lanzarlos directamente a rematar, decidieron ante el estupor general sacarlos en corto para perder tiempo en el córner. ¡En la primera parte! Ver para creer.

Y ya que nos ponemos, a ver si nos ayuda también un poquito con las lesiones mi admirada Pilarica, porque no es de recibo acudir a un partido tan sumamente importante y transcendente como el de ayer con 15 tíos solamente disponibles, y de los cuales Perea se encontraba tocado.

¿Resultado justo? El empate, en mi opinión, pero qué más da. Lo que está claro es que para nosotros era, éste sí, EL PARTIDO, y lo fallamos. Eso es lo que queda. Lo demás es parafernalia sin sentido alguno.

EL CRACK DEL PARTIDO: Por parte local Milito, aunque solamente sea por su golazo, y por parte mía, el mariscal Luccin, que estuvo en todas partes, defendiendo, atacando, presionando, construyendo, pero claro, el francés no es Dios, es simplemente un muy buen jugador de fútbol, y tanto no puede terminar abarcando él solo, está claro.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Aimar, por parte local, del cual me enteré que estaba en el terreno de juego cuando lo sustituyó Víctor Fernández, y Fernando Torres por el nuestro. Yo no sé qué hostias pasa, pero cada vez que visita esos parajes o juega frente al Zaragoza, se le nubla la vista, entrándole una empanada mental sencillamente preocupante.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+4). Era, como ya os he dicho, el partido, con mayúsculas, y tampoco logramos ser lo que, quizás más nos falta y que nuestro rival sí que lo consiguió: ser competitivos. Una enorme decepción, para qué os voy a engañar.

EL ÁRBITRO: Ramírez Domínguez. Alguna entradita de Diogo y de Sergio es para que se las haga ver de nuevo, pero vamos, también Luccin y Gabi hicieron de las suyas. Bien, en líneas generales.

Lo dicho. Yo el año que viene no pienso faltar a mi visita a La Pilarica. Ni un solo atlético debería de dejar de visitarla, de hecho. Y si así no lo conseguimos, pues no lo sé ... Pasarme la cuchilla y ya veré a qué altura de la cara me afeito. Igual esa es la solución.



--
Un saludo.

Tomi. Gruppo Baramba.

http://www.cronicasdeltomi.blogspot.com/

VENCER PARA CREER

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8