16 de enero de 2008

Copa del Rey. Octavos de Final. Vuelta: Valladolid 1 - Atleti 1. Estaba escrito.

Pues sí, todo salió sobre el guión establecido. En teoría, el Atleti debería de pasar la eliminatoria. Objetivo cumplido. Y se consiguió porque en el cómputo total de la misma, el Atleti fue bastante superior. Hagamos memoria.

En la ida, primera parte enteramente nuestra, en la que los vallisoletanos se pudieron llevar un carro, segunda de ellos, pero solo una oportunidad clara, y ayer, hasta el tanto conseguido por el llorica compulsivo del Llorente (lástima que empañe su campañón con sus sollozgos y su mal perder, siempre lo digo, hay clase de gente, y gente con clase), ya bien avanzada la segunda parte, por cierto, también mi equipo fue superior y tuvo las más y mejores ocasiones ante el, eso sí, incomodísimo equipo pucelano, que realizaron una presión tan sumamente ordenada y equilibrada que me recordó al gran Atleti en tareas defensivas del maestro Ivic, años ha ... Esa presión en banda, rodeado de cuatro contarios, sencillamente impagable.

También estaba escrito que, en el fútbol de hoy en día, tan sumamente igualado, el empate a cero en tu casa, mal que mis colegas de asiento no lo terminen de ver claro, es un buen resultado para el encuentro de vuelta. No es que sea sensacional, ni magnífico, ni decisivo, pero si es un buen resultado. Y si tienes gente adelante como Forlán y, especialmente ayer, como el Kun Agüero, más aún a mi favor. Porque es sumamente complicado que, jugando los dos juntos, alguno de ellos no cace alguna para nuestra buchaca. Por cierto, la de ayer, de nuevo otra auténtica delicia para la vista: comienzo del segundo periodo, pared fantástica de Mágico Luis García con el Kun de tacón, cambio de ritmo bestial del argentino, amago y fusilamiento ante la portería de Alberto. 0-1, y la cosa estaba medio sentenciada.

¿Qué por qué digo medio? Porque, y también estaba escrito, somos el Atleti, y como tal, no hay gloria sin sufrimiento. Y si tienes a Pernía en tu equipo titular, se puede multiplicar el mismo tendiendo a infinito, como así fue. Su fantástica asistencia, su claro fútbol homenaje al sin sentido, fue perfectamente aprovechada por Pucheritos Llorente, para anotar el empate final en el marcador. A partir de ese momento sí que dominó más el Pucela, pero tampoco pasamos excesivos apuros, salvo la jugada final entre Pablo y el balbuceador compulsivo (Mamá, mamá, Motta me está pegandoooo, buaaaaaa ... Mamá mamá, Pablo me ha hecho penaltiiiii. ... buaaaaaa ... Mamá mamá, el profe Iturralde me tiene manía ... Buuuuaaaaaaaaa). Marchando una de klinex, please. Y de paso otro para su entrenador, incapaz de reconocer nunca ningún mérito del rival salvo el de tirar de tópicos sin sentido. Este es de la escuela de Marcelino: como mister, son dos excelentes entrenadores, sin ningún género de dudas. Les pierden, eso sí, cuando ven un micro por delante. En tiempos de "talante", hay que predicar con el ejemplo, hombre de Dios.

Un último ruego: no nos dejemos engañar los aficionados por la manipulativa "crisis goleadora" que se están inventando los periolistos de turno con Escándalo Forlán. Ayer tuvo tres buenas ocasiones, no tres claras ocasiones. Remató en todas ellas con el defensa encimándole, y no fue ni mucho menos lejos del marco. Yo espero que la ansiedad no se la logren transmitir a él (¡qué hace quince días estaba anotando en Coruña, por Dioss!), pero lo que sería más grave es que nos la transmitan a nosotros, a los aficionados. No sigamos el juego a los periolistos, por favor. Máxime en vísperas de un derbi tan apasionante como nos espera. Los Atléticos somos mucho más inteligentes y mucho menos manipulables de lo que se creen. No caigamos en su trampa.

Y ahora, el Valencia. Por cierto, también estaba escrito. Arias puede dar fe de ello.

EL CRACK DEL PARTIDO: Me gustó Valera, al que ya el tal Jonathan Sesma ese no se le fue como Pedro por su casa, como en liga. Perea estuvo inconmensurable en lo suyo, en defensa (con el balón en los pies ya es otro cantar, obviamente). Rezo a Dios todos los días porque la rodilla de Motta le aguante. Se le ve falto de ritmo (muy falto de ritmo en determinadas ocasiones), pero, aún así, es vital de la muerte para nuestros intereses. Qué decir del chavalito ese que todo Dios se descojonaba cuando lo fichamos y que ya lleva en lo que va de temporada (y estamos en Enero, señores, a mediados de Enero) la friolera de 16 goles en su haber, el 98 % de los mismos sencillamente espectaculares. Si, hablo del tal "Kun Kun Kun Kun Kun Kun". Todos ellos se lo merecen.

Sin embargo, esta vez se lo voy a dar al Vasco Aguirre. Por saber aislar y mentalizar a los jugadores, en víspera del partido que tenemos el próximo domingo, del encuentro de ayer, en salir decidido a por el torneo y en no especular en ningún momento con el desarrollo del mismo. No era tarea fácil, ni mucho menos. Y él lo ha conseguido a la perfección. Ha llevado usted la semana como un auténtico maestro, Sr. Aguirre. Reciba todo mi reconocimiento por su valentía y su poder psicológico sobre la plantilla.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Nuestro fijo en la quiniela, nuestro inefable, polifacético y nunca lo suficientemente ponderable Tísico Pernía. Cada día nos descubre una nueva faceta en sus cualidades intrínsecas. A la de hacer faltas sin sentido, continuas y constantes, a sus pérdidas de balón tan múltiples como absurdas, a lograr que siempre su banda sea como el intercambiador de Moncloa a las ocho de la mañana, en la que miles y miles de personas campan a sus anchas, se le puede añadir otra nueva cualidad en su espectacular abanico de posibilidades: asistente de gol. Ayer, su pase a Llorente en el tanto del empate, sencillamente impagable. ¡Qué chollos tienen tus compañeros para no aparecer en esta sección mientras tu estés de titular, colega!

ÁRBITRO: Iturralde. Estuvo francamente bien (y mira que es raro) salvo la jugada del minuto 93. Las tomas (forever) de detrás de la portería hablan de un penalti claro de Pablo. Sin embargo, las de frente, más parece que Llorente busca al central manchego que otra cosa. Una jugada que a mi me plantea mis serias dudas, la verdad. Pero que, sea lo que sea, es injusto que alguien se agarre a toda su fortuna durante 180 minutos por dicha acción. Es de perdedor nato. De tener pocas luces. De querer justificar lo injustificable. Allá cada cual.

Ahora sí, Helena. Ahora puedes abrir en tu fantástico bloq lo que quieras y participaré gustosamente en la porra que tengas a bien organizar. Porque, a partir de este momento, en mi mente solamente resuena una cosa: derbi, derbi, derbi, derbi, derbi, derbi ...

¡¡¡¡¡¡ A POR LOS VIKINGOSSSSSS!!!!!!





--
Un saludo.
Tomi. Grupo 51. GIn-Tonics Tour 2007-08
http://www.cronicasdeltomi.blogspot.com/
UNO, GRANDE, ETERNO Y ANTIMADRIDISTA

2 comentarios:

Hele Atlética dijo...

Y el termómetro? uajajajaja. Vamos Tomi, vamos por ellos... Resultado y goleadores, please... que mañana cuelgo el artículo. Nos vemos amigo. Ah y si ves a Falcón por el barrio... jajajaj

Lukas dijo...

Vamos Tomi, esta es la vencida.



eso
Lukas

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8