4 de octubre de 2010

Sevilla 3 - Atleti 1. Todo a 0,01 euro.

Uno, que por más que tropieza trescientas veces en la misma piedra nunca termina de escarmentar. Este año, cargado de autoestima tras el logro de nuestros títulos europeos, pensaba que por fin las cosas iban a cambiar definitivamente, y el Atleti saldría sin complejos y a por todas en esos campos de Dios, con la fuerza y gallardía de un equipo que es y se siente Campeón. Con inteligencia, sí, pero con valentía, también. Tal y como hizo en Valencia, por ejemplo, a pesar del desfonde físico final y de que el rival también cuenta, por otro.

Ayer era un partido especial para el que esto les escribe. El deporte tiene siempre una cosa buena, que es la revancha, y, quien más quien menos, uno se quería sacar la espina de aquel 19 de Mayo en Barcelona. Para otra gran mayoría de Atléticos, si cabe, aún es más especial, porque se ha decidido que el Sevilla es el enemigo público número uno en todo y por todo. Como, además, la desquiciada y desquiciante grada rival también acompaña lo suyo, pues miren ustedes por donde se ha inventado una rivalidad que va más allá de lo deportivo con un equipo que para nuestro Atleti no debería de ser más que eso, un duro rival deportivo, sin más. Yo creo que en el fondo, y debido a la desigualdad que hay en el presente campeonato liguero, los Atléticos hemos bajado el listón de nuestra diana, cada día pasamos más del Madrid, y ahora el centro de nuestra vida pasa a ser el Sevilla. El cambio no ha podido ser más triste, frustrante y desafortunado. Pero no seré yo quien diga a nadie a quién tiene o debe de odiar o no. Dios me libre.

Cuando uno va a jugar un encuentro especial, espera que su equipo y su entrenador responda en consecuencia. Y ayer el primer palo me lo di al contemplar la alineación que Quique Sánchez Flores puso en liza. Otra vez el maldito trivote. Si, ese maldito esquema de juego que tan mal nos va, con el que nunca conseguimos ganar un partido y con el que transmitimos que tenemos un miedo atroz a nuestro rival, al que debemos de controlar sí o sí, antes de siquiera construir fútbol. Porque eso es lo que transmite con ese sistema, señor Quique: MIEDO AL RIVAL. Y hace que el equipo salga completamente acomplejado, apagado, con mentalidad de equipo pequeño, de ese rival que está con la soga al cuello al borde del descenso y necesita aunque sea sacar un puntito de aquí como pueda o sepa.

¿Qué es lo que pretende Quique Sánchez Flores con el trivote? Imagino que control del balón (que nunca lo consigue), olvidándose de la profundidad. Porque este equipo sin dos puntas no la tiene, y si encima no está el Kun, eliminas automáticamente a otra de sus fichas, Forlán. El uruguayo pasa del mundo cuando está el argentino, así, directamente, sin pan ni ná. El Kun y Forlán. Hablemos de ellos.

¿Qué está pasando con el Kun? Nuevo capítulo. Recapitulemos: se lesiona en Bilbao, se da un paseo en el campo frente al Barcelona, no juega un minuto en Valencia, sale frente al Zaragoza en la segunda parte indicando que está completamente recuperado, no juega ni un solo minuto ante el Bayer ante el estupor general, y ahora me dicen que tiene para tras semanas más. ¿Esto es un plan de recuperación de una lesión, Doctor Requesón? ¿Cómo diablos se está gestionando este tema por nuestro querido Doctor Muerte? Que no descarte nadie que termine pasando por el quirófano. Yo que el argentino me iría mejor a la Seguridad Social. Y no, no hablo de cachondeo.

¿Y Forlán? ¿Qué está pasando con Forlán? Ayer no es que jugara bien o mal. Directamente, es que apenas tocó siquiera el balón. Y es altamente preocupante ver a un jugador de su nivel comportarse así sobre un terreno de juego. Y no. No me vale la excusa de que no está el Kun. Porque tampoco estaba ayer para Diego Costa, por poner un ejemplo, y el brasileño, aún con sus limitaciones, sí, pero da la cara, se mueve, encara, lucha y se nota su presencia en el campo, que entiendo que es lo mínimo que debe exigirse a un profesional del fútbol. Notarse que está ahí, jugando al fútbol.

¿Y Godín (que, por cierto, también está en manos del Doctor Requesón, échense a temblar)? Pues el uruguayo se nota un huevo y parte de otro en defensa. Porque ayer la pareja de centrales Perea-Domínguez no funcionó ni mucho, ni poco, sino más bien nada, rememorando pesadillas ya olvidadas. Así el levantador de pesas Negredo, en posible fuera de juego, por cierto, hizo lo que quiso con ambos dos y fusiló el primer tanto sevillista en el marcador (ya había avisado antes lanzando al palo en un remate completamente solo dentro del área).

Poco después llegó el segundo. Un tanto de Perotti. Tras un paradón de De Gea, y como nuestros rivales suelen tener segundas y terceras jugadas (las que hagan falta, hombre, sírvase usted a su antojo), el argentino remató desde fuera del área, dio en la chepa imagino que de Assunsao, y el balón se desvió lo suficiente como para que De Gea decidiera que era imposible llegar al mismo y continuase tomándose su té plácidamente sobre el césped de Nervión.

¿Y el Atleti? ¿Qué hizo el Atleti? Prácticamente nada, salvo una ocasión de Fran Mérida que atajó fenomenal Palop con el pie. Con decirles que el bueno de Ufjalusi es nuestro jugador más peligroso en campo rival, ya les digo bastante. ¿Y Simao? ¡Ah! ¿Pero jugó Simao? Uno ya anda demasiado desconcertado con tanto cambio. Así las cosas uno se tuvo que ir al descanso, más bien pensando en pasar de ver la segunda parte y qué película le apetecería ponerse ahora. Total, para lo que me había costado en partido …

Pero es absurdo. Sé que al final ni estaría viendo la peli a gusto, cambiando cada 5 minutos por ver si a los santos niños rojiblancos (o que ayer deberían de haber sido rojiblancos, no entiendo el por qué jugando contra un equipo que viste de blanco – con perdón – tenemos que lucir nuestra segunda equipación, pero bueno, hay tantas cosas que no entiendo, que una más …) les daba por meter un chicharrito y meterse en el encuentro.

Quique movió el banquillo, pero claro, a buenas horas mangas verdes, oiga. Quitó a Antonio López por Filipe, y yo no entendí el cambio, ya que el de Benidorm estaba haciendo un partido bastante aseado en defensa. Puede que Filipe nos de más profundidad, pero yo ayer no hubiese hecho este cambio de cromos. Sacó a Diego Costa, que, al menos a un servidor, le está empezando hasta a caer bien. Es cierto que a veces realiza sprints más bien tribuneros que otra cosa, que otras se atolondra con el balón, que no parece que tenga demasiado gol (su tanto de ayer lo define perfectamente, fenomenal pase entre líneas de Fran Mérida, que fue de lo poquito que se le vio, por cierto, buen desmarque del brasileño, burla bien a Palop, remata casi al cuerpo del guardameta sevillista haciendo lo más complicado, el balón le pasa por debajo del cuerpo al valenciano, da en el palo, esto hace que desequilibre al defensor sevillista que iba a despejar al final el mismo, y entra llorando finalmente en la red, un tanto al más y genuino Julio Salinas style), pero da la cara, es una mosca cojonera para el rival, se pelea hasta con su madre si es necesario, y le da igual cómo vaya el resultado del encuentro.

Porque sí, rápidamente se nos puso el Sevilla con 3-0 en el marcador, nada más comenzar la segunda parte, tras un balón que le cae a Kanoute y que suelta un latigazo seco y ajustado ante el que nada puede hacer De Gea, y que le había cedido previamente cómo no, el dichoso Negroide ese. A partir de este instante, fue el por qué entendí el precio que pusieron los de Digital + al encuentro. Un céntimo de euro. Lo más triste de todo es que, tras lo contemplado ayer, a los Atléticos hasta nos pareció caro y todo.

EL CRACK DEL PARTIDO: Me gustó Tiago, que fue de lo poquito potable, y sin lugar a dudas el segundo tiempo de Diego Costa. Por parte sevillista Negredo fue nuestra pesadilla particular. Y ya es triste que un jugador tan limitadito nos cree tantas dificultades.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Esta vez lo centralizo en Mario Suárez, ya que de Forlán ya he dicho lo que tenía que decir. No logro ser capaz de cuantificar la aportación de Mario sobre el terreno de juego, la verdad. Debe de ser que no entiendo de fútbol, y hace un trabajo que resulta de todo punto imperceptible para que esto emborrona, pero no, no le veo nada al chaval este.

ÁRBITRO: Un tal Estrada Fernández. Alucinógena su forma de repartir tarjetas. Es increíble la que le sacó a Antonio López por una acción que no era ni falta, y cómo Romaric acabó el encuentro sin ser amonestado. Aparte, tengo dudas de la posición de Negredo en su primer tanto y se traga un penalti al final de Cáceres sobre Diego Costa. Malo como la carne del pescuezo.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (0 grados).

No lo voy a bajar, porque es un campo en el que se puede perder. Pero, por favor, la próxima vez que lo hagamos, me gustaría que, a ser posible, no sea con la mentalidad de un tercera división de la vida. Sería de agradecer.

Y ahora nos viene otro parón, en este calendario hecho con el culo, en el que no hay término medio, o tiras 15 días con fútbol hasta en la sopa, o te tiras otros 15 tocándotelas hasta mejor ver. Más nos vale recuperar a los lesionados. La cosa está en manos del Doctor Requesón. Me quiero morir.


9 comentarios:

Anónimo dijo...

Amigo Tomás muy descarnada tu crónica; tómatelo con calma que hay que llegar a viejo. Todos los años no váis a ganar títulos (aunque si le quitáis al equipo del Juanito alguno me alegraría). A nosotros nos salió el partido del año.

Un abrazo.

Rafa Zamorano.

Tomi Soprano dijo...

Coño, don Rafa. ¡Cuánto honor! Enhorabuena por la victoria, maestro. Dios quiera y que le quitemos al equipo de Juanito más de uno, y más de dos, los que hagan falta ...

Y tranki. Que uno anda ya curao de tanto espanto. Eso sí, no te fies mucho del Manzano. Aquí en el Calderón fue un pésimo entrenador. Prepárate para aburrirte de lo lindo, colega, aunque, si vais sacando puntos mientras ...

Un abrazo.

Santi Riesco dijo...

Tomi, tendremos que tomárnoslo con calma. ¿Qué tal te va con Digital Pluf? Yo estoy hasta los huevos de no poder ver todos los partidos del Atleti por una sola plataforma. Hasta los huevos, ya te digo. Y me niego a ir a un bar lleno de vikingos tocapelotas.
Del partido está todo dicho por ti, y además, muy bien, como siempre.
Abrazos.

Tomi Soprano dijo...

A mi me gusta bastante Digital +, Don Santi, la verdad. Yo estoy bastante contento, porque, desde luego, hace ya mucho tiempo desistí de ver los partidos de nuestro Atleti rodeado de ciervos. Es superior a mis fuerzas, y como ya he tenido algún que otro problema por ahí, los veo con mi Santa Madre, y si ganamos, todos contentos, y si palmamos, todos con el mismo careto gilipollesco. Muerto el perro ....

atletista sin solución dijo...

Don Tomi, veo que tiene usted un cabreo morrocotudo. No sólo lo comprendo sino que lo comparto.

Pero, tengo que hacerle tres de puntualizaciones, si me lo permite:

1. Quique es el entrenador que nos ha dado dos títulos cuando nadie lo esperaba.

2. Usted lo menciona implicitamente, pero no le da la merecida importancia y es que nos faltaban el mejor defensa, el mejor extremo y el mejor jugador y eso tiene que notarse, por mucho que se trate de disimular.

3. Forlán no está pero estará. No tengo ni la más mínima duda.

El doctor Requesón, vaya crack que estás hecho.

Un abrazo.

Tomi Soprano dijo...

Don Julio, yo confío en Quique, en Forlán y en todo bicho viviente, y cuando están bien, pues hay que decirlo, pero cuando no lo están, pues también hay que hacerlo, ¿No?

En el único que no confío es Mr. Requesón. No me fío de él ni un pelo. ¡Pero si tiene 500 hijos! ¡Es imposible que le de tiempo a trabajar en lo suyo, joder! ¡Está todo el día metiendo como un puto descosido!

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Quique ha ganado dos títulos gracias a tener a Forlán y Agüero sin ellos no habría conseguido nada de nada.

JOSE I. FERNÁNDEZ dijo...

Amigo TOMI, te invito a seguir debatiendo sobre la futura venta del Kun Agüero en mi blog ;)

Volviendo al Sevilla, como comentas, para muchos aficionados el Sevilla se ha convertido en el enemigo número uno, para otros, como tú o yo, un rival con cuentas pendientes.

Por desgracia, para los jugadores sigue siendo un partido más.

Salimos al Pizjuan acojonados como si fuera el Camp Nou o el Bernabéu, pero con la misma moral de si pisaran Las Gaunas...

Y así pasa lo que pasa, cada año nos pintan la cara en Sevilla sin despeinarse.
A mí ya me cansa.

Un abrazo

Ariadna dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento. Estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

saludos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8