30 de septiembre de 2011

Rennes 1 - Atleti 1. Camino de la perdición.

Hay un tipo de equipos en esta vida que uno sabe que al suyo propio le van fatal, se le atragantan siempre. No me pregunten el por qué, porque, además, suelen ser en teoría contrincantes supuestamente inferiores al tuyo. Todos los aficionados tenemos nuestra cruz particular: el Madrid tiene al Depor, el Barsa tuvo mucho tiempo a nosotros, al Valencia se le suele atragantar el Racing, y si vamos preguntando a diferentes seguidores de otros equipos por ahí, nos dirían su lista negra particular.

El Atleti, por desgracia, ha ido aumentando peligrosamente dicha lista, eso es cierto, pero, yo cuando me enteré de que nos tocó el Rennes, fruncí el ceño y no me hizo ni puñetera gracia. ¿Por qué? Equipo joven, terriblemente físico, francés y lleno de negratas. Chungo cubata. No. El Atleti las va a pasar putas. Allí, y aquí. Ya lo verán.

O ya lo vimos. Lo de allí, digo. Porque el Atleti salió a jugar al terreno de juego como el título de esa grandiosa película que protagonizan Tom Hanks (sorprendentemente agradable interpretando un papel de tipo duro) y Paul Newman (genial, a pesar de su ya por aquel entonces avanzada edad). Camino de la perdición. Controlando el balón, sí, pero de una forma absurda e hilarante, con un juego a cámara lenta sencillamente insufrible, y siempre terminando retrocediendo sin ton ni son. En este tipo de partidos, en los que el Atleti parece que tiene impregnado en las suelas de sus botas un bote de cola de contacto, es precisamente en los que emerge la figura de Perea, en su más puro estado. Su recital ayer de pases mal dados, controles paranoicos y entradas esquizofrénicas fue digna de estudio. Y encima protagonizó la jugada más descojonante que uno pueda recordar en un partido de fútbol. No se la pierdan, ni el mismísimo Groucho Marx hubiese escrito un guión tan sumamente disparatado. A esto que se va uno de los 15.000 negritos que tiene el Rennes, como una gacela perseguida por un tigre hambriento por la banda. A todo esto que el Sr. Amaranto decide entrar como un caballo en una cacharrería, medio tocando un balón al que llegaba sin aparente necesidad de entrar con las dos plantillas por delante. A todo esto que el pobre negrito queda en el suelo descacharrado perdido (encima ya llevaba de por sí una venda el colega en la mano) y nuestro Perea, presa de un ataque de interpretación hollywoodiana, a mi entender simula que le duele mucho la boquita. A todo esto que el tiempo va pasando, 15 horas en banda atendiendo al uno y al otro, y, a todo esto, al final, el árbitro le entra como una especie de ataque de pánico nuclear, llama al capitán del equipo francés, busca al capitán del Atleti (que ayer era el ínclito Perea), se da cuenta de que está fuera del terreno de juego, y engancha al primero que pasaba por allí, al pobre Diego, les lleva a los dos a un sitio aparte del campo, y no tengo muy claro si les saca amarilla a ellos, o les dice que les va a sacar tarjeta amarilla a los dos jugadores que querían entrar. Y yo me pregunto: ¿Por qué les amonesta a ellos? Ni idea. ¿Por qué quiere amonestar a los dos jugadores que están fuera? Ni idea (en todo caso a Perea por su entrada, ¿No?). Si les quiere amonestar, ¿Por qué no espera a que entren al terreno de juego? Ni idea. ¿Por qué elije a Diego como capitán? Ni idea. ¿Por qué hace todo esto? El alma de Groucho se apoderó de él. No encuentro otra explicación.

Y así acabó la primera parte. Con los franceses presionando como bestias aunque técnicamente eran de la escuela Pereistica, con sus aficionados abucheando al propio Perea como posesos cuando en realidad lo que tenían que haber hecho es darle una ovación de la hostia por convertirse en su mejor jugador sobre el terreno de juego, y con el Atleti en pleno proceso de empanamiento sumun, que, como no podía ser de otra forma, tuvo su continuación en el segundo periodo.

Y claro. Pasa lo que tiene que pasar. Pilla un balón un tal Montaño, lanza un zambombazo desde su tierra natal Colombia, el balón da en el culo de Domínguez, y se cuela como una exhalación por la escuadra de Courtois. Original product made in Atleti.

Curioso. A partir del tanto francés, los chavales descubren, al fin, en dónde está la portería local, se ve que se cambiaron de botas, y, gracias también (justo es reconocerlo) a la entrada de Salvio, y en menor medida, pero también, de Reyes, descubren que al fútbol se juega con profundidad, con velocidad y verticalidad. Y hasta dejan de vivir en el fuera de juego y todo (recital ayer por todo lo alto de Adrián). Y llegan las ocasiones. Disparo al palo de Diego, gol cantado que falla Falcao porque el propio Adrián realiza un remate entre medias de centro al colombiano y propio remate a puerta, hasta que, cuando faltaban solamente 3 minutos, Reyes saca de esquina viendo la posición desmarcada del vivo Salvio, éste da el pase de la muerte, y Juanfran, en doble remate, logra batir al fin la portería gabacha tras dar el balón el larguero. Otro product original made in Atleti.

Un punto que sabe a oro, cierto, pero un fútbol que no sabe a nada. Si para ponernos a practicar el mismo tenemos que esperar a que nos claven un chicharrito, mejor nos dedicamos al cine. Camino de la Perdición. Háganme caso. No se la pierdan.


3 comentarios:

sentir1907 dijo...

¡¡ Que hablas de perdicion majadero ¡ si empatasteis fuera de casa y vais lideres ¡¡ , Perdicion es lo que tendra los putos blancos... merengones.... vikingos.... habitantes del cuernabeus , cuando dentro de dos semanas mi betis de mi alma visitara dicho " antro de pecado ". S.G.S y F.A. tengo entendido que quedaran en Madrid para ir al partido ¡¡¡ que arte

Emilio dijo...

Don Tomi, tras la debacle de la Ciudad Condal (tal vez asumible, pero nunca en los términos en los que se produjo), uno esperaba con expectación si había hecho pupa. Mucho peor, no solo ha hecho pupa si no que retrotrae a unos tiempos (no muy lejanos, el año pasado hubo unos cuantos) de partidos fuera de casa insufribles, con la misma justedad de juego que de actitud.

Empiezo a pensar que es algo ambiental, no puede ser que, con tantos nuevos en el equipo, veamos ayer el mismo partido que vimos en Gijón o Valencia con el Levante el año pasado.

Seguiremos investigando.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

hola, soy nuevo escribiendote, aunque siempre sigo tus comentarios. totalmente deacuerdo contigo como casi siempre estoy.mi unica duda es porque nadie se da cuenta que desde que no juega silvio el equipo ha bajado su nivel una barbaridad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8