5 de diciembre de 2011

Atleti 3 – Rayo 1. Vallekas pone el fútbol, el Manzanares, los goles.

La mañana, fría pero a la vez radiante en Madrid, tuvo unos prolegómenos singulares en el puente del paseo de Pontones, en el que un grupo de unos 150 bukaneros aparecieron como los granos aparecen en el cutis de Jordi González, sin pedir permiso ni na, a lo que los muchachos del FA no tuvieron más remedio que darles la más cordial bienvenida. ¿resultado? Hostias, gente que no tenía nada que ver flipada y en medio de todo el percal, más hostias y, como siempre, posterior guinda al pastel con entrada triunfal de nuestras fuerzas de orden público, que, para variar, no se enteraron ni de la misa la mitad.

El caso es que para sacudir (indiscriminadamente) andan siempre vivos y diligentes los colegas. Sin embargo, para poner gente en los alrededores del Calderón para saber por dónde andaban sueltos los simpáticos bukaneros, no, que cosas. Y ya me contarán si un servidor, sin comerlo ni beberlo, fue capaz de divisarles una horita antes tomando botijos plácidamente antes de su peculiar intento de asalto, ¿a qué se dedican los hombrecillos de azul? Misterios de la vida moderna.

¿Quién ganó? Pues ni idea. Con el rollo este de la moda casual, uno no vio más que a dos manadas de críos intentando sacudirse sin mucho sentido. Parecían todos en serie. Y lo malo no es eso. Lo malo es la gente normal, los papás con sus nenes de la mano, que en ese momento se ven en medio de ese enjambre sin saber muy bien qué hacer. ¿Conclusión? Maderos: menos sacudir y más prevenir.

Oyes, ¿Y el partido qué? Pues tampoco pasará a los anales de la historia. Sandoval, eso sí, demostró que es un entrenador como la copa de un pino de grande, mientras que nuestro Manzaneque, sigue sin poner de acuerdo a sus dos manos, y realizó su típico planteamiento de encefalograma plano. De hecho, si las porterías midiesen un par de centímetros más, al descanso nos hubiésemos marchado con un 1-3 tranquilamente, pero, miden lo que miden, y hay que acertar, MIchu, Tamudo and company. Y si ya se hace con la maestría que demostró Gabi en su primer tanto, pueden salir a hombros por el Calderón y todo.

La segunda parte fue ya otra cosa. Manzano quitó al inoperante y desesperante Reyes, una vez más (nuevo ídolo incondicional de toda la gente, prueba evidente de que cada día se menos de fútbol) y entró Salvio en su lugar, recibido con una pitada imponente, a la que el chaval respondió con lo suyo: trabajo, velocidad y hasta un buen tanto de volea y todo, el tercero. Voy poco por el Calderón, lo reconozco, pero es que cuando vuelvo a ir me siento cada vez más desconectado de todo. No se anima ni la cuarta parte de lo que se hacía (salvo los infatigables muchachos del FA), y se grita el "Manzano vete ya" sin ningún pudor por quitar más que merecidamente a Reyes del campo. Se ve que esa peña no vio el otro día el descojone que tenía en el cuerpo José Antonio cuando salía a la pocilga con el 3-1 en el marcador. En fin. A ver si, al menos, se produce la misma reacción cuando el dúo dinámico traspase, como parece ser que así va a ser, al utrerano de forma definitiva al Galatasaray, y se grita de forma tan unánime el "Gil vete ya" (aprovecho la ocasión para desearle la más de la dolorosas e hilarantes rehabilitaciones que pueda tener una persona tras su caída, está claro que siempre una buena va asociada a una mala noticia, la buena fue el golpe, lo mala, que respira).

Oyes, que te pierdes, Tomi. Que también quitó a tu Koke (que no hizo nada de nothing) por Pizzi. Pero, aparte de por la plácida mañana que pasé al solecito en la grada del Calderón, la cosa mereció la pena por ver a dos tipos sobre el terreno de juego. Diego, y, cómo no, Falcao. Una gran internada del brasileño hizo que supiésemos el por qué se le conoce como "Tigre" al bueno de Radamel. Su forma de anticiparse al defensa, lanzarse en plancha y desviar el balón hacia un palo convirtiendo el segundo tanto en el marcador, solamente la puede realizar un poderoso felino como él. Un gol absolutamente entusiasmante.

Y poco más. AL final pudo caer alguno más en el área visitante, Asenjo, al menos, no desentonó en exceso, el ya citado Salvio consiguió el tercero tras una plácida asistencia de Gabi, y el propio canterano se encargó de inaugurar el marcador visitante, seguramente porque pensaba que era más que justo premio. Parece que en casa la cosa medio funciona, pero yo no lanzo todavía las campanas al vuelo. Aún andamos en tierra de nadie, y, francamente, nuestro fútbol del pasado domingo no sirvió como aval de que vayamos a estar mucho más arriba. Cañotes finales a la salida de rigor, y a ver el triunfo de España en la Davids en ese deporte en el que la pijería decide disfrazarse de hooligan por un día ("oyes, qué tal, a ver qué se siente, es superguay de la muerte, ¿Qué no?), manchando de forma humillante y vil los valores de un deporte que siempre ha sido de auténtica y exquisita corrección por el público presente. Lo sé, me estoy haciendo un Tomi gruñón de la leche, pero es que cada día aguanto menos todo, o me gusta menos todo lo que me rodea. Rarito que va siendo ya uno.

EL CRACK DEL PARTIDO: Michu, por parte visitante (ya me encantaba de su época en el Celta, magnífico jugador, con gol, llegada y presencia)y Radamel Falcao por parte colchonera. Solamente su golazo ya mereció todo el partido.

LA DECEPCIÓN DEL PARTIDO: Koke, por parte colchonera, (aunque sacándole tan solo 45 minutos cada año bisiesto que acaba en dos, jodido lo tiene el chaval, todo hay que decirlo), y la afición de Vallecas desplazada al Calderón. ¿Dónde quedaron esos tiempos en que ambas aficiones veíamos los partidos prácticamente hermanados y mezclados juntos sin haber ni el más mínimo problema? Otra funesta consecuencia de la politización que se ha realizado con este deporte, en el que uno parece ser que es del Atleti y ya es un nazi y fascista, mientras que la grada del otro equipo de la capital ha sido ocupada por todo bicho antifascista viviente sea de vallekas, de Majadahonda o de Alpedrete. Se siguen perdiendo los valores, señores. Y a pasos agigantados.

ÁRBITRO: Clos Gómez. Sin complicaciones.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO: (- 7 GRADOS).

Ante un recién ascendido, y en casa, no me queda más remedio. Partido de obligado cumplimiento. Aunque el Rayo de Sandoval me causó una gratísima impresión.

Y el Jueves, queremos la copa llena de farlopa. Primer match, en Albacete. Esperemos que sea el comienzo de un glorioso e ilusionante objetivo, que no es otro que conseguir mi título favorito, aparte de que es el techo marcado por la entidad como máximo objetivo conseguible. Ya veremos, que dijo un ciego.

6 comentarios:

sentir1907 dijo...

Oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee ese atleti ¡¡¡¡¡ a europa el año que viene¡ ya veras como si campeon ¡¡Falcao que grande es ¡¡

Adal dijo...

"...Manzano quitó al inoperante y desesperante Reyes, una vez más (nuevo ídolo incondicional de toda la gente, prueba evidente de que cada día se menos de fútbol) y entró Salvio en su lugar, recibido con una pitada imponente, a la que el chaval respondió con lo suyo: trabajo, velocidad y hasta un buen tanto de volea y todo, el tercero..."

Empezaba a creer que yo era el único en pensar que se le está ensalzando a Reyes más de lo debido. Para mi puede ser un gran jugador pero sólo cuando a él le da la gana. La mayoría de las veces en que se le ha sustituido no había hecho nada, incluido el partido en que se mosqueó y se acordó de la madre de Manzano.
Salvio tampoco es un crack precisamente, pero es más voluntarioso y menos egoista.

Me da risa que se aplauda a un jugador que no ha hecho nada para meterse con el entrenador, que en ese momento ha acertado con el cambio

Lo de Koke... pues otro balón que se deshincha al llegar a la 1ª plantilla (y van...).

Manzano tiene mucha culpa de todo, pero nunca toda la culpa.

Adal dijo...

Ah se me olvidaba, me alegró verte en persona aunque fuera tan brevemente. Un saludo

Julio dijo...

Don Tomi: estoy de acuerdo en que el Rayo jugó al fútbol bastante bien. El Atlético a verlas venir. Eso sí se aprovechó de la calidad de algunos de sus futbolistas.

Poco más don Tomi, como dices nos encontramos en tierra de nadie. Veremos qué deparan los últimos partidos del año.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

No me hace mucha gracia el comienzo, auqnue entiendo que siempre es tu estilo, lo digo proque me pilló con mi padre la pelea y lo de la policía dio miedo, repartiendo sin ton ni son. Uno del Frente se quedó en el suelo muy jodido porque se las lelvó por todos lados. Es increíble, yo vi a lso del rayo en un bar al aldo del Calderón dos horas antes del partido y la policía ni se inmutó. Y encima les pagamos nosotros.

Tomi Soprano dijo...

¿Pero a quiénes del Rayo viste, a los bukaneros a la gente normal? Porque a la peña normal es lógico que no hagan nada. Lo que es increíble es que los bukaneros intenten campar a sus anchas por los alrededores ...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8