3 de junio de 2013

ZARAGOZA 1 - ATLETI 3. EXHIBICIÓN.


No. No me he vuelto más loco de lo que estoy. El Atleti (exceptuando los dos arreones iniciales del Zaragoza en cada comienzo de cada tiempo, que fueron perfectamente solventados por el Zamora más joven de la historia de la Liga española, un tal Thibaut Courtois), y aunque fue infinitamente superior a  un equipo que salió con las siglas R.I.P. tatuadas en su corazón, no es que hiciese un fútbol de ensueño, ni mucho menos, pero si que dio una auténtica exhibición de profesionalidad, por un lado, y de saber estar, por otro.

De profesionalidad, porque buscó en todo instante la victoria, aunque no le iba nada en el envite, hasta el punto de desperdiciar un buen ramillete de claras ocasiones de gol (Diego Costa al larguero, el Cebolla por encima del mismo a puerta vacía, un mano a mano que sacó Leo Franco a Diego de nuevo …), hasta que consiguió el inicial gracias a una fenomenal internada de Arda Turán (que había salido en la segunda parte junto a Oliver, como siempre, fue salir ellos y acabarse el partido para el rival) que el turco transformó en un magnífico tanto.

¿El Zaragoza? Sinceramente, yo pienso que nadie creía en ningún momento en la salvación. Jiménez miraba impotente como los jugadores rojiblancos les superaban en todas las facetas del juego. Y eso se debe, aparte de ser mejores que el rival, a que el Cholo no permite en ningún instante que el Atleti pierda el respeto ni a la Competición, ni, especialmente, al escudo que representan. Pero en todas las facetas, porque luego el comportamiento de mis jugadores fue también admirable, no celebrando ni un solo tanto y mostrando un respeto máximo ante el dolor evidente del rival.

Nos empató el Zaragoza a falta de 4 minutos, en una indecisión entre Miranda y Courtois que aprovechó Helder Postiga (de lo poco algo aprovechable del  equipo local), pero, a continuación, un fantástico centro del debutante Aquino lo remató Diego Costa de volea con el interior del pie que entró como un a exhalación en la portería de Leo Franco. El tercero ya fue anécdota, obra también del brasileiro. Antes, eso  sí, Oliver nos dejó muestras de su indudable calidad, de ser ese jugador diferente con aire de crack por cada poro de su piel que respira, con una jugada de ensueño que acabó en el larguero de Leo Franco tras picarle el balón casi sin  ángulo para el remate.

Eso sí, vista la directiva que tenemos, no me quiero encariñar en exceso mucho con él … ni con nadie. Ya  veo que aquí cada vez  duran menos la gente que triunfa (que te vaya bonito, Radamel, no hemos hecho ni el más mínimo intento por que te quedes, estoy convencido que de haber sido  así lo hubiésemos logrado, pero … el “clink clink, caja” es la política de la entidad, qué le vamos a hacer). Y este no es que vaya para estrella, es que va para estrellón, pero de los buenos.

Poco más. Lo siento por el Zaragoza y por el Depor, especialmente, aunque, por otro lado, me alegré también cantidad por el no descenso del Celta, que para eso tan buenos recuerdos tengo permanentemente de Vigo. Y chapeau para la no rueda de prensa del Cholo, y, reitero, para el saber estar de mi equipo, compitiendo, respetando al máximo al  rival, pero yendo a degüello a por él. Y es que, qué gusto da ser del Atleti desde que Simeone está al mando de todo  esto.

EL CRACK DEL PARTIDO: Diego Costa. Firmó un partido sencillamente soberbio. La ¿defensa? del Zaragoza no se enteró ni del nodo cada vez que pillaba el balón. Justo premio sus dos tantos finales.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: La descomposición de nuestro rival, con una grada desquiciada (con razón) en contra de sus delincuentes particulares, y un equipo sin alma ni pena deambulando por el campo. Quién te ha visto y quién te ve, Real Zaragoza.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 20 GRADOS).

El empate del Mallorca lo dejo pasar, y pongo el  broche de oro a esta temporada con los 3 puntos de la  Romareda, subiéndolo finalmente otros 3 grados más, y acabando la temporada en ¡¡¡¡¡20 grados positivos!!!!! Ni los más optimistas, oigan. Esto tiene una putada, eso sí: para el año que viene será más jodido el tema del termómetro, ya que el nivel de  exigencia va  a subir, y mucho. Pero con acabar en positivo ya será la releche, porque significará mejorar aún más esta  fantástica temporada.

Me despido. Bueno, no. Que la semana que viene, como todos los  finales de temporada,  pondré nota a los chavales. Intentaré no llevarme por la  euforia y puntuar lo más severamente posible, aunque, qué coño, quién se merezca el sobresaliente, cómo no, lo tendrá. Nos seguimos leyendo, pues.

5 comentarios:

sentir1907 dijo...

El Diego Costa que figura tio , habéis acabado la liga brillantemente , ganando al zaragoza .
Enhorabuena ¡
A ver el año que viene sin radamel como vá la cosa tio , espero que bién ¡¡
GRANDE ATLETI ¡¡
Un saludo crack ¡¡

otomano dijo...

Pero bueno, tanto banner de Carabanchel Orgullo y Estilo y luego ni un comentario: QUE HA SUBIDO EL PUERTA BONITA !!!

Paul Marble dijo...

¡¡¡20 gradazos!!! Se acerca el verano.
Un abrazo, Figura.

Tomi Soprano dijo...

Dani, yo soy del Cara,no de esa panda de pseudovikingos. No quiero saber nada de ellos.

Julio dijo...

No pude ver el partido, don Tomi. Así que me fío completamente de su visión del mismo y confirmamos, una vez más, que este Atleti es diferente desde que llegó el Cholo.

Sólo me queda pedirle que siga escribiendo aunque se haya terminado la temporada.

Abrazos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8