27 de marzo de 2014

Atleti 1 - Granada 0. Ocho y bajando ...

Y, de momento, pese a las dificultades (que cada vez serán mayores) seguimos bajando peldaños hacia la gloria con paso firme e intenso. A veces, un tanto precipitado, pero tremendamente efectivo.

 

Tras la cómoda aunque no sencilla victoria en el Villamarín, ayer nos visitaba el Granada de Lucas Alcaraz, un hombre al que le tengo siempre en mi lista negra de personajes que respeto por todo lo que me hizo sufrir su equipo tras una eliminatoria De Copa, cuando él entrenaba al Recre, y el Atleti Don Luis Aragonés, y en el que Torres empezaba a emerger como el gran jugador que es. Fue como una peli del Oeste, un continuo ataque de los indios, que tenían completamente rodeados a las fuerzas yanquis, pero no lograba por ningún medio penetrar en su fuerte. Al final empatamos a cero y caímos eliminados por la Copa (creo que en la ida palmamos 1-0). Ese asedio continuo y constante, con el Recre completamente embotellado en su área los 90 minutos, no lo olvidaré jamás.

 

Ayer no es que se diese el mismo partido (aunque hubo momentos en los que hubo circunstancias parecidas) pero el caso es que el dichoso general que comandó aquella lejana batalla del pasado, volvía a poner su fuerte en el Calderón. Sí. Era él de nuevo. Algo más canoso, pero era él. Su rostro es difícil de olvidar.

 

Menos mal que el Atleti de hoy en día, apoyado en una afición que, como bien decía el Cholo en la previa, decidió coger su bolsito, su autobús y afinar su garganta a tope para otra noche de frío atmosférico mezclado con muchos grados de calor futbolístico, es un equipo que en seguida te engancha a los partidos en nuestra casa. Sale con una intensidad, con una vigorosidad y con unas ganas de comerse el mundo altamente contagiosas. Dicha vigorosidad a veces se transforma en precipitación, cierto, pero bendito defecto este, al fin y al cabo. ¡Cómo sacan cualquier saque de banda, teniendo una perfecta sincronización con nuestros recogepelotas! ¡Qué velocidad imprimen en sus acciones! ¡Cómo se mueven los Diegos Costas de turno buscando desmarques, los Gabis defendiendo y presionando, los Mirandas impecables en el corte, los Godines siempre concentrados a tope, los Juanfrans subiendo y bajando y volviendo a subir y volviendo a bajar la banda sin parar … Son todos un puto espectáculo.

 

Empezamos atacando salvajemente comandados por un Turán que, sin embargo, no estuvo fino en el remate final en dos buenas oportunidades que dispuso.

 

Por su parte, el Granada realizaba contras inteligentes y peligrosas pero que finalmente siempre morían en nuestra línea defensiva final, o inicial, porque hasta algún contragolpe vi sacar a Diego Costa después de haberse corrido todo el puto campo como si se tratase de un defensa más. A este no le hace falta que le digan sus compañeros que saber atacar es saber defender. Lo tiene grabado en fuego. Brahimi, y especialmente El Arabi, por su parte, dejaban detalles de jugadores con una calidad rayando lo excelsa, pero poco efectiva finalmente. Aún así, especialmente el argelino, es un pibe a seguir, porque, ya digo, realizó conducciones de balón sencillamente deliciosas.

 

Casi al borde del descanso el árbitro anuló un tanto anotado Tiago, por falta previa de Godín en el salto (tanto bien anulado). Rabia, porque era el momento clave para derribar el dichoso fuerte, pero acertó el menda, las cosas como son.

 

Ya en la segunda parte, y viendo que el panorama seguía parecido, el Cholo decidió sacar a Sosa al campo, y acertó de pleno. Sus balones a balón parado desde el saque de  esquina crearon el pánico. El aviso previo fue un remate de Tiago que sacó Roberto bajo la misma línea. El siguiente córner que puso el argentino hizo  que el Calderón estallase de júbilo, viendo como Diego Costa anotaba el tanto de cabeza y, al fin, derrumbaba el dichoso fuerte.

 

Al final, el Granada merodeó nuestro área con sensación de peligro, que no creando peligro real (Courtois tuvo  otro de esos días que no da palo al agua, ya saben), y el Atleti sumó otros 3 puntos más  que nos permiten bajar un nuevo escalón más y seguir en lo más  alto. Porque estas escaleras aunque conduzcan hacia abajo, tienen un objetivo claro final. El cielo. Escaleras hacia el Cielo. Y larga vida a Led Zeppelin.

 

EL CRACK  DEL PARTIDO: Buen partido de Miranda,  Godín, Insúa, el Cebolla … pero me quedo con dos. Diego Costa, que es un pelotero descomunal, como ya les he dicho en multitud de veces (cómo persigue esos balones imposibles en las postrimerías del encuentro siempre es un auténtico espectáculo de ver) y JuanFran, que ayer hizo un partidazo descomunal, dándonos muchas soluciones ofensivas cuando la peña andaba algo más atascada, y sin descuidar para nada sus tareas defensivas.

 

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Esta sección anda hoy más vacía que la cabeza de Pepe. Ya saben, no encontrarán nada.

 

ÁRBITRO: Martínez  Munuera. Se come en los minutos finales un penalti de libro de Iturra a Diego. Lo de siempre. El penaltito de rigor, aunque, el hombre, la verdad es que no realizó tan mal arbitraje como en momentos puntuales la grada le reclamó.

 

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 28 GRADOS).

 

No se mueve ni por la victoria en  el campo del colista ni por nuestro gloriosamente sufrido  triunfo de ayer. Muy made in Atleti. Muy auténtico. Como esta sección, qué se han creído.

 

Y el sábado, San Mamés. Una prueba algo más que de fuego. Recuerden,  señores, estamos comprando una Escalera al Cielo.

7 comentarios:

B+V(1+M+J)+AC dijo...

Así da gusto agarrar el bolsito, aguantar las burlas de la merengada, y finalmente descubrir cuán puta y sabia puede llegar a ser el karma.

Para mí el mejor del partido, JuanFran. A Costa le vi algo perdido, errático, igual que a Miranda, no le vi fino del todo. Sosa merece mención por lo que ha mejorado desde su llegada. A falta de Koke, buenos son los saques de Sosa.

Tiago estuvo bien excepto en un par de balones que se durmió o se empanó.

Ribas me gustó el tiempo que estuvo. Villa se exasperó, vaya entradas que le hicieron y no pitaron ni falta. Aún así no está a su nivel. Godín con muchas ganas. Insúa cumplió pero hace falta un poco más de agresividad atacando, la que mostraba el Cebolla, por ejemplo.

El arbitraje no me gustó nada. Aparte de los dos goles anulados, la tarjeta amarilla que todo el mundo se echó las manos a la cabeza (esperábamos roja) y los meneos a Villa, hubo unos cuantos fueras de juego que me hubiese gustado ver repetidos.

Se echó en falta la crónica del Betis (espero que fuese debido a una resaca o similar) - no sé si habría que preocuparse por los goles que nos anulan y los penalties que nos dejan de pitar, parece que se está convirtiendo en costumbre.

Curioso berrear aquello de "Sevilla, Sevilla!" en el Calderón, jejeje.

VAMOS ATLETI

Tomi Soprano dijo...

B+V(1+M+J)+AC, la crónica del Betis al final me lié y de que quise darme cuenta tenía encima que hacer la de ayer, así que, como no afectó al termómetro, no me la tenga usted en cuenta, please :-)

Estoy con usted en lo del disfraz que se puso Tiago de Mario Suárez en un par de ocasiones. Menos mal que la sangre no llegó al río.

Un abrazo.

Anónimo dijo...


Pienso que este momento es más difícil incluso. No nos podemos dejar llevar por euforias.
El efecto de la euforia es peor cuando tienes algo de ventaja pues te confías y es entonces cuando viene el palo fuerte. Y eso puede pasar en cualquier momento y con cualquier tropiezo (acordarse de Almería o Pamplona es inevitable)


Seguimos partido a partido. SOLO EXISTE BILBAO AHORA MISMO.



Queda por remar y muchísimo. Tendremos que seguir demostrando que somos un equipo y, juegue quien juegue, hacerlo con el doble de fuerza que el compañero.

No hemos hecho nada todavía, solo estamos ganándonos el derecho a soñar.


¡¡¡¡¡VAMOS ATLETI, FUERTE, FUERTE Y MÁS FUERTE!!!!



Paul Marble dijo...

Antes de nada, anuncio que recurriré ante el Comité de Apelación Metereoilógico la no subida del termómetro.
Ciñéndonos a la jornada, decir que resultó muy positiva y nos puede dar margen para un posible error. Lo que debiera ser un punto menos de presión, ayer, no sé por qué, se transformó en un nerviosismo atroz, cuando lo que requería el partido era calma en césped y Grada. Poco a poco.
Bilbao es nuestra única final ahora mismo.
Gracias por la crónica y un fuerte abrazo.

Tomi Soprano dijo...

Don Pablo, váyase usted acostumbrándose a ese nerviosismo atroz, porque mucho me temo que irá increscendo a medida que avancen las jornadas. Es algo inevitable, amigo (y bendito sean el Cholo y sus espartanos por habernos llevado a este estado, benditos sean por siempre). Lo importante, de todas formas, es Bilbao. En eso estamos todos de acuerdo.

B+V(1+M+J)+AC dijo...

Por cierto, no suelo reconocer la labor del entrenador públicamente, pero ayer le salió bien la jugada; sacó de inicio a Cebolla y a Villa, dio entrada a Sosa para que pusiese centros exquisitos al más puto estilo Koke, redibujó el esquema, dio la titularidad al Cebolla y descanso a Koke y a Mario, pues nada, ole, ole, ole.

Paul Marble dijo...

Pienso lo mismo que don B+V(1+M+J)+AC. Creo que Simeone decidió rotar pensando en estas dos próximas semanas. Le salió bien la jugada.
Otra cosa que hay que valorar es la tranquilidad de sacar un once competitivo y tener un buen banco por si se tuerce la cosa. Ayer sin ir más lejos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8