2 de abril de 2014

Barcelona 1 - Atleti 1. Road to Lisboa.

Pasando previamente por el Calderón, mínimo, el próximo miércoles, en un partido que el ambiente en que habrá en ese estadio convertirá en un simple juego de niños el que hubo en el Manzanares el día del Milán. Es lo que tiene esta Competición: sabes que estás en lo máximo y exige simplemente eso, lo máximo.

 

Justamente, tal y como se desarrolló el encuentro disputado ayer en el Camp Nou (incomprensiblemente no lleno a reventar, aunque claro, a 93 pavos la más barata … de locos). Fases en las que dominaron uno y otro equipo, cada uno con su estilo, y que ambos tuvieron ocasiones para adelantarse en el marcador, aunque no excesivas, porque, a estas alturas de Competición, los equipos no suelen ser precisamente verbeniles, sino que pertenecen a la creme de la creme futbolística.

 

De primeras, salida en tromba y a toda rojiblanca vela por parte colchonera, con una magnífica ocasión de Villa tras asistencia de Turán que salió lamiendo el palo. Fue el primer aviso serio de un Atleti que no permitió al Barcelona ni apenas pasar de centro del campo durante ese primer cuarto de hora,  llenando el campo de emboscadas minadas en los que los jugadores blaugranas no hacían nada más que perder el balón y perderse en el laberinto amarillo planteado  por el Cholo ante la excepcional presión realizada por los míos.

 

Después, comenzaron a llegar las lesiones, primero de Piqué, segundo del que me pareció en todo momento requeante Diego Costa, que por más que intentó volver al terreno de juego, vio que era misión imposible. Una lástima, porque de esta forma se quedó solo Villa en ataque, aunque salió Diego al terreno de juego en sustitución del de Lagarto, que, como bien saben todos, resultó finalmente decisivo.

 

Mientras, el Barcelona, con un Messi menos Messi que nunca y un Neymar perdido por el campo con sus exageradas caídas cada vez  que sentía el aliento de un espartano colchonero, empezó, sin embargo, a hacerse con el control del juego con un jugador sencillamente superlativo: Iniesta (aunque esta vez  no sea de mi vida precisamente).

 

Justo al borde del descanso, sin embargo, Villa tuvo otra buena ocasión en un fantástico lanzamiento de falta de Gabi, que le dejó solo al  Guaje entrando en el área, pero que su  disparo cruzado lo sacó bien Pinto, que estuvo correcto bajo los palos y terriblemente inseguro a la hora de sacar el balón jugado como gusta el Barsa (aunque tengo la impresión de que hay una sorprendente animadversión hacia el guardameta gaditano, obviamente, problema de ellos, me la suda).

 

Tras esta primera parte llena de intensidad,  de emoción, de lucha y de fiereza, llegó el comienzo  de la segunda, en el cual apareció, a los 10 minutos justos de dicho periodo un espectacular trallazo esquinado de Diego que se coló como un auténtico misil Tomahwak por la escuadra del guardameta Pinto.

 

Imagino que a los que siempre les encanta ningunear al contrario buscando absurdas excusas por todo, dirán que Valdés hubiese parado ese balón … Ja … Ni una mezcla de él mismo, Casillas y el gran Courtois hubiesen podido atajarlo. Un golazo digno de la Competición en la que fue, sin ningún género de dudas.

 

Pero, el Barsa es mucho Barsa, y lejos de amedrentarse por dicho chicharrazo, apretó el acelerador aún más, y comandados por un imperial Iniesta, empezó a hacer de las suyas.

 

Y mientras el equipo aguantaba dichas embestidas con un inconmensurable Courtois, y con una maravillosa defensa y sistema defensivo, Iniesta se inventó un mágico hueco donde no lo había, vio el vertiginoso desmarque de Neymar y el brasileño fulminó finalmente a Thibaut.

 

Faltaba un cuarto de hora para el final del partido, y este se convirtió en una tortura china para nuestros intereses, sobre todo por el cambio que hizo el Cholo, quitando a la única referencia que teníamos en ataque, Villa,  sustituyéndole por el ayer inoperante Sosa (salió en un momento en que la intensidad  que requería  el encuentro era máxima, y es difícil salir así en esa situación del banquillo, las  cosas como  son). No sé cómo andará Adrián, pero ahora, máxime si se confirma la lesión de Diego Costa (o dependiendo de la duración de la misma) su  concurso se me hace completamente imprescindible.

 

De todas formas, salimos vivos del embotellamiento final, y si el árbitro nos hubiese dejado sacar esa falta final que se disponía a chutar Koke … Nunca se sabe. Lo que sí que se sabe es que, este año, los Barsa-Atleti son encuentros imperiales, dos titanes luchando codo con codo. Hay que destacar el partidazo  que se marcaron Courtois, Godín, Luis Filipe, Gabi, Busquets, Iniesta, Neymar, Bartra (que suplió espléndidamente al Shakiro). No me quiero ni imaginar lo que va a ser la vuelta. Que pase el mejor. Tenemos una pequeña ventaja, pero, señores, queda mucha tela por cortar. Eso sí, el sueño continua, y, para qué vamos a engañarnos con falsas modestias,  cada vez  más  real que nunca.

5 comentarios:

BVVMVJAC dijo...

Juanfran también hizo un buen partido. La amarilla que le sacaron fue de chiste.

Demasiadas amonestaciones para los nuestros. Merecidas o no, lo dejo al gusto de cada uno. Aunque sean partidos duros, que curiosamente racanean en cuanto a goles, si miramos al pasado no tan lejano, da gusto ver que no ocurren esas guarrerías que pasan siempre que juega otro equipo que no voy a nombrar, y al final del partido pueden saludarse deportivamente los jugadores de uno y otro equipo.

Sinceramente espero que el equipo que pase esta eliminatoria se alce finalmente con el trofeo. Y si puede ser por primera vez en su historia, mejor.

Pinto es un portero bestialmente cojonudo. Si nadie hubiese podido parar el misil de Diego, él al menos tocó el balón. Víctor Valdés es mucho portero, pero Pinto no es mucho peor.

He echado de menos la crónica del Athletic Club. Me acordé de la jugada en la que se queda un jugador solo encarando al portero me recordó a cuando ayer el árbitro espera y no deja sacar la falta, aún quedaban unos segundos de prolongación.

Vamos Atleti!!

Paul Marble dijo...

Lo que están haciendo estos hombres es bestial. Mala suerte la lesión de Costa, espero que no sea para mucho más de una semana.
Muy buena primera parte, en la que se dominó sin problemas. En la segunda, en cambio, nos embotelló el bar$a con un magnífico Iniesta. No nos echamos atrás: nos metieron ellos.
El miércoles tenemos una gran noche en el Calderón. No sé qué pasará, pero que vamos a dejar todo en la Grada está claro.
Antes hay otra final: el sábado contra el Villarreal. Bonita tarde la que se presenta en el magnífico Día del Niño.
Por cierto, me debe un puñado de grados.
Un abrazo.
YO CREO.

Anónimo dijo...

Cada momento que pasa la situación se torna más complicada. El tema es que se unen factores que juegan en contra: el cansancio físico, posibles bajas, los arbitrajes que nos aplican en liga y la posición periodística para con nuestro equipo. Me da mucho miedo que esto se mezcle en algún momento con delirios de euforia, de sacar pecho, lo que sería un ERROR MORTAL.
Tenemos que seguir partido a partido. No existe nada más allá del Sábado que es un partido A VIDA O MUERTE. Humildad, ambición y triplicar nuestro trabajo es lo que podemos ofrecer.
Tenemos que ir con la humildad del que no ha ganado nada pero con la ambición del que lo tiene todo por ganar. Impidamos que sea un árbitro o un periodista el que marque nuestro destino.

¡¡¡¡VAMOS ATLETI, FUERTE, FUERTE Y MÁS FUERTE!!!!
¡¡¡VUELA ALTO!!!

Tomi Soprano dijo...

Buenas, familia:

La crónica del Athletic me hubiese gustado hacerla, pero un problema de salud me lo ha impedido finalmente hacerla (nada grave, tranquilo todo el mundo).

Por otro lado, a mi también me parece que, tratándose de un partido en el que ambos equipos se están jugando tanto, en la que ambas escuadras están este año tan igualadas, y entre las que hay una rivalidad deportiva tan sumamente dispares, todos los jugadores se comportaron sin que, al menos yo viese por mi parte, ni una sola acción repudiable antideportivamente hablando, ni una sola declaración altisonante, todo bajo el mayor de los respetos posibles, y, eso sí, cada uno defendiendo hasta la muerte sus ideas y sus propios intereses. Esta vez sí, hemos dado un grandísimo ejemplo al fútbol europeo de cómo rivalizan los 2 equipos que encabezan nuestro campeonato liguero. No me queda más remedio que, pues, dar la enhorabuena a ambos.

Don Pablo, de los grados hablamos en la crónica del dia del VIla-Real gustosamente, como siempre. Esperemos que el sábado haya un ambiente sencillamente antológico, como siempre pasa en esa fecha tan señalada para todos los Atléticos.

Fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Por cierto, en la crónica se menciona al portero de los delincuentes de blanco como si fuera bueno o algo así. Punto negativo. Aparte de mal portero es un topo.
FORZA ATLETI

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8