10 de abril de 2014

Atleti 1 - Barcelona 0. ¡Aúpa Atleti!

40 años esperando este momento. Casi nada al aparato. La verdad es que uno no sabe muy bien ni  cómo titular esta crónica ni qué escribirles. Tendría que fotocopiarme el corazón y dejárselo escaneado como legado, porque todo lo que os cuento sale de aquí, de esta sensación de felicidad inmensa, de este andar flotando por las calles con la rojiblanca puesta como si llevase el mejor frac, y, especialmente, sabiendo que aún no habiendo conseguido nada, ya lo hemos logrado todo. Ya lo puedo escribir sin miedo  a equivocarme. Tengo el número 1656 de socio de este equipo, y llevo la friolera de casi 40 años ya ligado a estos colores como si fuesen una religión, porque de hecho lo es, y todo  aquel que siente estos colores sabe perfectamente de lo que les hablo. He visto jugadores impresionantes, equipazos sublimes vistiendo la rojiblanca, pero ningún equipo de todos los que la han representado me ha logrado transmitir tanto como este grupo de jugadores tan enormes, a la par de tan sencillos, tan generosos, a la par de tan competitivos, tan entregados, a la par que tan excelsos, y todo ello bajo la batuta de un hombre que ha conseguido que los Atléticos seamos, hoy por hoy, las personas más felices de este mundo, como es Don Diego Pablo Simeone.

 

Tener las bajas de, probablemente, tus dos mejores jugadores de que dispones, jugarte unos cuartos de final de Champions, en los que llevas ventaja, frente a un equipo como el Barcelona, con todas sus figuras, que lleva seis años consecutivos jugando las semifinales de dicho torneo, y ser capaces, y tener la valentía, la honestidad, la garra, el espíritu indomable y el fútbol que se demostró, especialmente en la acojonante salida que tuvo ayer el equipo, realizando 20 minutos primorosos, demuestra que estos tipos tienen muy claro lo que quieren, cómo lo quieren y a quién se lo quieren dar. Y todo ello respaldado por un abarrotado hormiguero de 55.000 almas con la rojiblanca puesta dejando su garganta, su corazón y hasta la última gota de su aliento en apoyar a esos individuos que tan fielmente nos representan. El Calderón siempre sorprende: el mayor ambiente aún no lo hemos conseguido, señores. Está por llegar. Al igual que nuestro partido más importante. Si fuese niño en la actualidad, yo quería ser de mayor Godín, fiel escudero donde los haya, o Miranda, la elegancia personificada o Braveheat Gabi, un corazón con patas, o Luis Filipe, el tipo más duro del oeste, o Juanfran, que no se arruga ante nada ni nadie, o Tiago (qué brutalidad de partido que se marcó  ayer, por Dios), ese hermano mayor que  todos nos molaría tener, o Adrián, ese buenazo despistadillo que resulta realmente encantador, o Villa, un tipo que lo ha  conseguido todo en la vida y que lucha con la ilusión como si tuviese todavía todo por conseguir, o Koke, ese hijo que todo padre le gustaría tener, o Raúl García, ese compañero de clase que todos hemos soñado compartir.

 

La salida del Atleti fue fulgurante, ciclónica, arrasadora. En 5 minutos, Adrián había estrellado un balón en la cruceta, Villa había cogido su rechace, se la había puesto de nuevo a Adrián, este, de un espléndido salto de cabeza, se la puso  a Koke, y Resurrección hizo honor a su apellido e hizo  aparición en el segundo palo para batir con excelsa clase a Pinto. 5 minutos, y el manicomio andaba a toda mecha, todo paciente con su camisa de fuerza rojiblanca puesta, dando alaridos sin parar. Alguien voló sobre el nido del Manzanares.

 

La cosa no acabó ahí. El equipo que, probablemente, tiene la mayor posesión del balón del mundo, era incapaz de salir apenas de su área. El territorio rojiblanco era tierra virgen para los blaugranas.  Y mientras, Villa que estrella un larguerazo. Y los espartanos rojiblancos que no se cansan. Y el Guaje vuelve a poner otro balón en la escuadra. Y los espartanos deciden dar un paso  atrás en su asedio, sabiendo que la conquista no se tiene por qué hacer en 20 minutos. Habrá más oportunidades de hacer sangre.

 

Y el Barsa empieza  a conquistar algo de terreno rojiblanco. Y Messi aparece en dos ocasiones, una rematando de cabeza fuera y otra en un remate con el pie tras asistencia de Neymar tras mágico túnel sobre Tiago.

 

Pero los espartanos rojiblancos no se arrugan. Ese guerrero defenestrado por todos denominado Adrián, fue una pesadilla constante ante Mascherano, que le hizo un posible penalti de esos televisivos. Bah. Yo no lo pitaría. El Fútbol es otra cosa. El que se reclamó de Godín sobre Cesc también me pareció otra gilipollez. Entre escuadras tan poderosas esas soplepolleces sobran.

 

Comienza la segunda parte, y el Barsa mete miedo en los primeros 5 minutos iniciales, en un balón que se pasea inquietantemente por nuestro área pequeña. Después, Neymar controla un balón dentro de nuestro área, y enfrente aparece un pulpo monstruoso denominado Courtois, que se lo devora por completo. Dicen que si nos toca el Chelsea no podrá jugar Thibaut. No me quiero enfadar hoy, de verdad que no. Que paguen lo que hayan firmado los dos iluminados, y que asuman. No tiene más vuelta de hoja el tema. No todos los días se tiene la posibilidad  de jugar una final de una Champions League.

 

Seguimos con el apasionante relato. Otra exhibición de Gabi, en una cabalgada descomunal, que le permite enfrentarse a Pinto y al final el portero visitante le saca el balón con los pies. Su cabalgada fue épica, legendaria. Lógico su desfallecimiento en el remate final.

 

Y el Cholo mueve sus piezas. Y saca al Cebolla de nueve. Como si le pone de central, oigan. Aquí todos para uno, y uno para todos. Y un cebollazo final casi revienta el Calderón. Y Webb que se zampa un penalti de libro de Mascherano sobre Villa. Da igual. El trabajo ya está hecho. La historia se empieza a escribir con letras de oro rojo y blanco. El Calderón bota, baila, se emociona. Simeone observa emocionado cómo después de finalizar un partido ni un solo alma colchonera se mueve del campo. Quieren rendir pleitesía a su ejército. Hasta las huestes enemigas blaugranas se rinden también ante tal espectáculo. Con todo el mundo pendiente del Manzanares, ya nadie nos desconoce, y reconocen lo que resulta más que evidente. Somos la envidia del Universo. Somos el Atleti. ¡Aúpa Atleti!

8 comentarios:

BVVMVJAC dijo...

Éste fue un partido de los que puedes decir "yo estuve allí"

Mención especial para Tiago, enorme. A JuanFran le tocó bailar con la más fea y supo amarrar excepcionalmente a su pareja. Raúl García les comía la merienda -sobre todo por alto- y Adrián les volvió loco. Sublime la pequeña carrera que disputó con el lateral titular de la canarinha, con victoria asturiana. Hubiese merecido un gol.

Conscientes de no haber hecho nada sino un pequeño pasito más, se merecen un aplauso los jugadores, los técnicos y la afición. Y yo, soñador, que creo que aún estaríamos a tiempo de aferrarnos a este campo... pero los buenos resultados nos distraen de este empeño.

Anónimo dijo...

Gran ambiente ayer. Sin embargo tengo una queja del sábado ¿cómo puede ser que tenga que ser el entrenador el que espabile a la grada del equipo que va primero cuando quedan 6 partidos? Una afición que tanto presume de sentimiento y fidelidad.... DE VERGÜENZA SEÑORES.
MENOS BAR Y MÁS ATLETI.
Estmos a tiempo de poner soluciones haciendo que el Domingo juguemos en casa.

Contento de que el Cholo, por fin (ha tardado casi un año) rectifique y devuelva a Adrián a la delantera dejando atrás partidos donde lo ha puesto en banda y le ha hecho sufrir mucho a un jugador que nos ha dado lo mejor de si, que tuvo que ir a juicio para salir de A Coruña y que nunca ha levantado la voz siempre pensando en el equipo y en los compañeros.

Y por otro lado, indicar que estamos en un momento bastante delicado. Ayer una celebración en el césped ¿por qué? NO HEMOS GANADO NADA TODAVÍA. Corremos un serio peligro de que la euforia nos nuble y, señores, el partido del Domingo va a ser mucho más difícil que el de ayer como fue el del Sábado. Con árbitros y periodistas deseosos de pinchar nuestro globo.
Solo existe el domingo a día de hoy. Máxima intensidad y concentración desde el minuto cero. 95 minutos a muerte para poder seguir con derecho a soñar.

¡¡¡¡VAMOS ATLETI, LA LUCHA NO TERMINÓ, SINO QUE EMPIEZA AHORA!!!!

Anónimo dijo...

Aunque sabemos la linea terrorista arbitral que se nos aplica en las competiciones domésticas, uno no entiende porqué somos capaces de anular al FCB (que metió 4 en un campo aquí cerca) y luego cuando nosotros jugamos contra esos nos cuesta tanto y tenemos tantos problemas. ¿PORQUÉ CUANDO JUGAMOS CONTRA LOS DELINCUENTES DE BLANCO NO APLICAMOS LA MISMA ENERGÍA EN LA GRADA Y EN EL CAMPO?

BVVMVJAC dijo...

Coño, anónimo, no digas que en la grada no se emplea la misma energía... ahí no creo que lleves razón.

- Vende toallas
- Tiene bigote
- Es de Arbeloa

Abuelito Chus dijo...

Ciertamente, ya no sé dónde puede llegar esta gente. No hay topes, no hay límites, como bien dices son honestos y generosos. Me puedo morir tranquilo respecto a este equipo, esta temporada.

Un abrazo

Paul Marble dijo...

¡FORZA ATLETI SIEMPRE!

sentir1907 dijo...

Eliminar a todo un Barça.... no está al alcance de muchos ¡¡ solo de equipos como el gloriosooooooooooo ¡¡
Enhorabuena ¡¡¡
Quiero una champions para el manzanares ¡¡¡¡
Saludosss ¡¡¡¡

Julio dijo...

Hola, don Tomi: después de tanto tiempo sin pasarme por aquí no me quería perder la crónica del partido. Grande como siempre sus artículos. Emocionan y transmiten el sentimiento rojiblanco.

Somos felices y seguiremos siéndolo mientras Simeone siga con nosotros.

Un abrazo, compañero.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8