3 de marzo de 2014

Atleti 2 - Los Otros 2. Tan cerca, tan lejos.


¡Qué cerca estuvimos de ganar, al fin, en el Calderón al eterno dolor de cabeza blanco! Aún así, como diría el Cholo, seguimos molestando. Es lo que hay.

De primeras, clásico inicio de derbi en el Calderón, a saber: ambiente inconmensurable, tifo maravilloso, saque inicial y en la primera llegada del rival, gol de Los Otros. Esta especie de decreto Ley o de impuesto revolucionario que debemos de pagar cada vez  que jugamos contra esta peña es insoportable, y hunde al más furibundo colchonero … menos, claro está, a los gladiadores colchoneros, que comandados por un imperial Diego Costa (o cómo un solo hombre puede traer en jaque a 5 defensores rivales que terminan soñando con él), se sobrepusieron como el pedazo de grupo de hombres que son y lograron remontar el tanto inicial visitante haciendo honor al tifo de ayer, es decir, “derrochando coraje y corazón”. Y presión asfixiante. Y kilómetros y kilómetros de lucha. Y ratos de muy buen fútbol. Y Arda, que en una jugada sensacional, a la media hora, hizo una acción individual conduciendo el balón sorteando jugadores rivales para ir dejando solo a Koke, frotar su lámpara mágica turca, girarse, cederle el balón a nuestro madrileño (algo que curiosamente carecía ayer el equipo rival, mal denominado  con el nombre de la ciudad  en la que vivimos) y, de tiro seco, raso, potente y cruzado, poner el justo empate en el marcador, que probablemente hubiese llegado antes si  se hubiese sancionado el penalti de Sergio Ramos sobre Diego Costa, pero ya saben, hay cosas con las que uno no puede luchar. Al fin y al cabo, ese señor forma  parte también de “Los Otros”. Es un adversario más a esquivar.

En pleno recital colchonero llegó la remontada, al borde del descanso, en un disparo de Gabi desde Carabanchel que se coló como un obús sobre la meta de Diego López. Ya sabía yo que cuando atinase nuestro otro madrileño entre los 3 palos, la suerte nos terminaría sonriendo, aunque, ciertamente, a más de 30 m. casi nadie lo esperaba. No sé cuántos partidos les habrán remontado a “Los Otros” en Liga poniéndose por delante, pero conseguirlo nuestro Atleti en menos de 45 minutos es un motivo que me llena de satisfacción plena, de sentirme (como casi siempre) orgulloso de la muchachada y de, más que nunca, decir bien alto que fui, soy y seguiré siendo del Atleti hasta siempre, hasta que ande de Copas con Don Luis y con Arteche allá por el tercer anfiteatro que tanto nos  transmite.

En la segunda parte pudimos sentenciar (especialmente en un mano a mano de Diego Costa que cruzó en exceso y en un remate de cabeza de Arda al palo). Estuvimos más cerca que nunca del ansiado triunfo, pero el físico no dio para más, y como el Cholo no tuvo claro los movimientos que hacer (no así su colega rival, las cosas como son) pues al final llegó el tanto del empate de esa forma  tan sui-generis que tienen Los Otros de conseguir sus tantos frente a nosotros, a saber: aprovechándose del enésimo calamitoso fallo de Mario Suárez (quedando 7 minutos, incomprensible que no despejes ese balón al Líbano, si es menester, hombre), de un mal centro de su lateral derecho que controla a su vez mal el hombre de los 100 millones, para que, al final, el de los noventa y tantos lograse batir y derribar (que no hundir) nuestra fortaleza rojiblanca.

Pero no desesperen, ni desesperaremos. Seguimos a tres puntos, y quedan doce partidos. El Atleti, al fin y al cabo, está siendo genuino y fiel a nuestra brillante historia, luchando hasta el final de cada gota de nuestra rojiblanca sangre en intentar conseguir los premios que solamente pueden hacerlo los elegidos. El mérito es enorme, inmenso. El esfuerzo, ejemplar. Las zancadillas de uno y otro lado, constantes. El desprecio y menosprecio de los que juntan letras o vociferan en los micrófonos, su razón de ser. No podrán, señores. Con nosotros, no podrán.

EL CRACK DEL PARTIDO: Diego Costa estuvo descomunal, realizando un partido algo más que sobresaliente. Y jugando al fútbol. Ningún defensor de Los Otros pudo pararle (bueno, sí, uno, ya saben a quien me refiero). Y Turán, majestuoso, sacando su varita mágica en cada balón que conducía.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: El inmovilismo del Cholo cuando vio que el equipo perdía fuelle. Es incomprensible que teniendo gente en el banquillo como un tal Villa, un tal Diego o un tal Sosa, solamente agotase un cambio, máxime cuando estás viendo que Koke ya no puede perseguir a nadie más, que Mario Suárez  está fundido o cualquiera de los otros centrocampistas, da igual, andan con la lengua fuera. Y no saben lo que me jode  tenerle que dar un palo al Cholo, porque es mi puto ídolo, tanto como lo fue Rubio, Arteche, Futre, Dirceu, Pereira o Levinnha, por citarles algunos ejemplos, pero hay que perdonarle  todo. Al fin y al cabo, llevar plantando cara a dos rivales que te quintuplican en presupuesto durante todo un año, es un mérito más que encomiable y elogiable. In Cholo we trust.

ÁRBITRO: Delgado Ferreiro. El jugador número 12 de Los Otros. Actuación brillante e impecable la suya. Acertó cuando no señaló la falta de Sergio Ramos dentro del área sobre Diego Costa. También estuvo genial dejándole a Xabi Alonso que nos deleite con una de sus ya famosas barras libres de estopa y candela. Por supuesto, permitió con elegancia la barra libre de hostias que hubo sobre Diego Costa. Norma la casa, expulsó a nuestro segundo entrenador mirándole desafiantemente mientras el Mono Burgos era sujetado por 500 pibes (suerte que tuviste, machote). Amonestó a nuestro delantero centro por dejarse caer después de aguantar durante 50 metros el agarrón del señor Arbeloa, que, como manda el reglamento, obvió por completo. Camufló también otro empujón de ese eslabón perdido de la humanidad que es Pepe sobre Godín, dentro del área, después de montar ese personaje otro de sus famosos numeritos de que  “te señalo, me desmayo y te amenazo” sobre nuestro amado uruguayo. Si el rival en el suelo era blanco, se paraba el juego. Si era rojiblanco, se permitía continuar. ¿De verdad, tengo que seguir? Aplicación admirable del reglamento … Del “Otro reglamento”. Qué aburrimiento. Son tantas las cosas contra las que uno tiene que luchar …

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 28 GRADOS).
Lo subo un grado. Se lo merecen, y con creces.

Y la próxima semana, a Vigo, frente al Celtiña. Les estuve viendo el sábado por la noche frente al Elche (presumiendo de vida social, ¿Qué pasa?) y no merecieron perder tras una gran segunda parte. Será un partido sumamente complicado. Pero tras lo de ayer, mi confianza en esta peña ha subido aún más enteros si cabe. Así que, ya saben: a seguir molestando.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Alguien está seguro de que no se repetirá en Vigo la vergüenza de Almería y Pamplona?

VJ+AC dijo...

Sigo repitiendo que el Mono Burgos es de lo más grande que tiene este equipo. Me identifico plenamente con su actuación. Sí, soy un cabrón, un violento, un indeseable, estoy equivocado, soy un paleto, garrulo, macarra y mil cosas más. Pero ése debe ser el sentir de alguien a quien le están robando en su (santa) casa. Un dirigente así haría falta, y si en un futuro se va el Cholo, yo tendría clarísimo a quién querría en su lugar.

Del partido, el equipo bien, Mario quizá no esté para un Atleti. Por fin he visto un zapatazo de Gabi como cuando estaba en Zaragoza, bien, dos goles de dos canteranos contra la parte negra de... Madrid(?)

Ahora a seguir, ¿verdad? ¿Cuánto tiempo más vamos a seguir aguantando estos atropellos? ¿Le importa a alguien? ¿Alguien se acuerda del excesivo rigor del colegiado pitando los penalties del partido de vuelta de la copa? ¿Tiene sentido seguir participando en una competición adulterada?

Perdón, a seguir callados.

PS - Creo que ayer el Atleti mereció ganar, y si no lo hizo no fue por su culpa.

VJ + AC dijo...

Se me olvidaba. El partido del Celta creo que va a ser jodido. En la jugada cuando el defensa ése se tira y le sacan la amarilla... ¿merece Godín el mismo castigo? Espero que no nos acordemos de las amarillas. Pues nada, que siga la fiesta.

Paul Marble dijo...

Buen partido de nuestros gladiadores. Una pena que no nos llegara la gasolina.
Sobre Mario: creo que estuvo excelente … hasta que se fundió. Y por ahí vino el empate. Lástima la baja de Tiago que nos hubiera permitido un cambio que era obligatorio.

Sabe que nunca critico a los árbitros y hoy tampoco voy a hacerlo. El árbitro estuvo mal, muy mal. Y punto. Lo que es inadmisible es la manipulación de los medios de comunicación al sacar las jugadas conflictivas:
-Para los medios de comunicación sólo hay dos posibles penaltis: el clamoroso a Costa y el discutible (yo lo hubiera pitado) por manos de Gabi. No sacan el claro penalti a Godín.
-Para los medios de comunicación es bochornosa la acción del Mono. Se han hartado de sacarla. ¿Y las reiteradas faltas de Arbeloa a Costa que terminan en amarilla para el local por simulación?
-Para los medios de comunicación los dos equipos dieron leña. Como ejemplo ponen el pisotón de Alonso a Costa y una jugada de Juanfrán con Romualdo que todavía no sé qué es lo que quieren sacar.
-Sobre el teatro de un jugador muy mono del madri$ apenan se comenta nada.
Los medios de comunicación con esto intentan hacer ver que el árbitro se equivocó; pero para los dos equipos por igual. Y no señor, no es así: el árbitro perjudicó (y gravemente) al Atlético.

Un abrazo y perdón por el rollo.
¡FORZA ATLETI SIEMPRE!

Tomi Soprano dijo...

Don Pablo:

Bien sabe usted que me sigue tanto tiempo que yo tampoco justifico jamás en mis palabras una mala actuación arbitral con el resultado final del encuentro, pero el pasado domingo fue diferente. Ese señor supo perfectamente lo que pitaba, a quién se lo pitaba y de qué forma lo tenía que hacer. Uso "el otro reglamento". Y eso es completamente inadmisible. Completamente.

Un último apunte: el "penalti" de Gabi (por el cual yo difiero de opinión con usted, para mi no es penalti en absoluto) se basan en no se qué norma nueva que indica que si el balón golpea en los brazos, aunque estén pegados al cuerpo, es penalti automáticamente. Pues bien. ¿Alguien me puede decir EXACTAMENTE en dónde indica eso? ¿En qué Acta? ¿En qué estatuto del reglamento? ¿En qué página se encuentra exactamente?

Y mira que yo paso de la prensa, pero, de verdad, con esta peña ... estoy harto de estar harto.

Paul Marble dijo...

Me explico, don Tomi. En cuanto a la mano de Gabi estoy hablando a título personal y como ex-árbitro. Con las manos siempre me he encontrado con el mismo problema: la voluntariedad o no de la acción. ¿Qué decidí en su día? Pitarlas absolutamente todas ya que la inmensa mayoría buscan la ventaja. Ejemplos:
-Con la mano cubriendo la cara (o las partes nobles) se busca “valor” para formar en la barrera y tapar más hueco.
-Un jugador resbala y cae dando al balón con la mano: lo mismo que si se hubiera llevado al contrario por delante sin querer; esto es, falta.
Ahora bien, no creo que haya ninguna normativa al respecto. Al no haberla, y dejarlo a criterio arbitral, pasa lo que pasa. Y ahí hablaríamos de la necesidad de utilizar el mismo criterio (¿por qué se le pita un penalti en contra al Atlético contra el Sevilla por agarrón y no se le pita a favor contra el madri$ o el Almería por lo mismo?).
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hace unos años cuando Reyes defendía nuestra sagrada camiseta, le pitaron un penalty similar. Toda la prensa señaló que no era penalty (el rival no eran los delincuentes impunes lógicamente) y el razonamiento era que si a Reyes (en este caso a Gabi) el balón no le hubiera dado en el brazo le hubiera ido directo a la cara. En ningún caso, repito, en ningún caso, ese balón hubiera ido a la portería. Hubiera dado en la cara de Gabi.
NO REPITAN LA VERGÜENZA DE ALMERÍA Y PAMPLONA.

¡¡¡APLASTA ATLETI!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8