25 de enero de 2015

Atleti 3 - Rayo 1. Griezmaa fulmina al Rayo.


Uno de los encuentros que mejor encajaron en el guión que tenía preestablecido con lo que pensaba que iba a ocurrir. Un Rayo que iba a ser valiente, iba a querer el balón pero que cometería más de algún error incomprensible en defensa que pagarían caro, sumamente caro. Enfrente, un Atleti al que el juego del rival le viene como anillo el dedo y que, aprovechando su calidad en ataque terminaría destrozando a los vallecanos. Un árbitro que sobre el papel me gusta (y mira que es jodido, oiga), y como siempre, un buen ambiente en el Calderón. Lo único que no me esperaba es la pinta con la que dirigió al equipo Paco Jémez. Está bien eso de ir sin complejos en la vida, y el ríase la gente, si ando yo caliente. Pero coño, ir de traje y encasquetarse un gorro de invierno que parecía de camulflaje del ejercito soviético, qué se yo. Que sí. Que el Rayo es un equipo simpático, cae bien y demás. Y hasta Jémez tampoco me cae mal del todo. Pero lo de esa pinta, jodeeer …..

A los 11 minutos, mi guión se empezó a desarrollar a la perfeción. Ze Castro recuerda su época más colchonera y decide regalar el balón a la bala Griezmann. El francés se va en velocidad y define ajustando hacia el  palo derecho de Toño. El caso es que uno le ve haciendo esto a Antoine y piensa “joder, qué fácil es”. Pero vístanse de corto en inténtelo, a ver si lo consiguen. 1-0 en el marcador.

¿El Rayo, mientras?  A su puta bola. Es como si supiese que alguna de esas siempre concede, y siguió jugando y dominando como si tal. A los 20 minutos Manucho avisó rematando de cabeza por encima del larguero. Un minuto más tarde, saque en largo de Moya, peina Mandzukic y deja solo de nuevo a Griezmann. Otra vez que pilló la moto, otra vez que fusiló a Toño. 2-0, y la cosa prometía. Máxima rentabilidad, mínimo esfuerzo.

Sin embargo, Trashorras puso el 2-1 en el marcador apenas 12 minutos después en un extraordinario remate ajustando el balón al palo lleno de clase y precisión. Con este resultado se llegó al descanso. Mas que menos, el guión se estaba clavando. El Atleti no andaba jugando bien, pero visto el tute que lleva encima, con que vaya sacando este tipo de partidos hacia adelante uno se conforma. El Rayo, por su parte, como parece que ni siente ni padece, juega siempre igual, pues nada, manzanas traigo.

Prosiguieron al descanso 25 minutos aceptablemente buenos del Atleti. Se subió la presión, se atacó más y apenas se pasaron apuros. Nada más comenzar de nuevo Griezmann (quién si no) hizo de nuevo lucirse a Toño enviando el balón a córner. A los siete, Arda hizo un jugadón de los suyos que hizo que Baena tuviese que enviar el balón de nuevo a saque de esquina. Tras la salida de otro córner, apenas 3 minutos más tarde, Manucho se equivocó de portería y al intentar despejar el balón ante la presencia de Giménez se introdujo el mismo en su portería. 3-1, visto para sentencia.

El Atleti ya siguió disfrutando y Griezmann pudo conseguir al menos un par de tantos más, uno aprovechando un excelente pase de Mario Suárez en el que cruzó el balón por poco, y el otro faltando menos de 4 minutos en el marcador tras realizar un carrerón desde el semicírculo central de nuestro propio campo, yendo dejando atrás a contrarios y rematando finalmente al palo. Si clava ese el francés, se hunde el Calderón. Y, no contento con eso, aún tuvo tiempo de regalarle un gol al Niño, pero éste terminó embolicado en su clásica jugada con la que tanto disfrutan su legión de detractores (ahí se remata según  te viene el balón, joder, qué pollas regatear al portero ni qué niño muerto). Da igual. La tormenta rayista fue fulminada por Antoine Griezmann. ¡Qué bueno que viniste, macho!

EL CRACK DEL PARTIDO:  Muy bien Miranda, muy bien Mario, y maraviloso Griezmann. Quién si no se iba a llevar esta sección hoy, mis queridos filántropos.

LA DECEPCIÓN DEL ENCUENTRO: Sin estar mal, pero tuvo digamos un día algo tonto Juanfran. No se me hunda usted, Don Juanfran, que bastante tenemos ya con Siqueira.

ÁRBITRO: Vicandi Garrido. Muy bien. Se le reclama un penalti de Moya sobre Manucho que para mi, sinceramente, no lo fue.

TERMÓMETRO ROJIBLANCO (+ 7 GRADOS).

Esta vez ni lo toco. Seguimos compitiendo, es lo que cuenta.

Y el miércoles, la vuelta de Copa frente al Barsa. Tengo fe y creo en la remontada. Lo presiento. Algo mágico va a ocurrir en el Manzanares. No sé quién va a pasar, pero el que continúe hacia delante se lo va a tener que currelar, y mucho. Y qué rápidas transcurren las semanas con tanta emoción que llevarse a la boca. Adelante, adelante, adelante Campeón …

5 comentarios:

sentir1907 dijo...

Enhorabuena ¡¡ Griezzman que crack ¡¡ y lo mejor de todo al rival que ha sido........a la mierda el puto rayo asqueroso con los bukaneros al frente.
Saludossssssssssss ¡¡ Y Forza Atleti ¡¡¡

Paul Marble dijo...

Partido solventado sin ninguna complicación. Suerte para el Rayo, a pesar de su fondo tan “güays”. Buen equipo para ceder a Correa. Y no olvidarse de Baptistão.
Y este miércoles a darlo todo en el césped y en la Grada. A ver si poco a poco se va normalizando el asunto y nuestros dirigentes aceptan la mano que se les ha tendido. Su único interés debe ser nuestro Club y no lo que digan los que odian a nuestro Club.
YO CREO.
Un abrazo, Maestro.

Tomi Soprano dijo...

Me ha encantado el último vídeo que ha lanzado el FA promocionando su vuelta. Esperemos que todo se solucione de una vez. Ese es el camino.

Lo pego aquí por si alguien no lo ha visto:

https://www.youtube.com/watch?v=mq6EVtxoWyg

Anónimo dijo...

Pues desgraciadamente me temo que todos los videos y conjuras que se hacen de cara a una remontada tienen el 0% de efectividad. Los que juegan son los de dentro. Hemos jugado dos partidos en pocos días ante el FCB y han sido derrotas.
Sé que doy asco por lo pesimista pero es que, en este caso, no se trata solo de contener en el partido. Hay que hacer, sobre el terreno de juego, algo más que en otras ocasiones ante un equipo que está en el mejor momento de los últimos tiempos.
Me da bastante miedo que la propia fuerza con la que se salga buscando esa remontada se convierta en precipitación y propicie un error inicial que si es un gol en contra (algo muy de costumbre en nosotros) supondría un jarro de agua fría de esos que cuesta asimilar con todo un partido por delante.

Máxima concentración, intensidad, humildad y ambición sin límites.
96 MINUTOS A PLENO PULMÓN, SEÑORES.

Paul Marble dijo...

Como no puede ser de otra manera, estoy en desacuerdo con el autor del Lazarillo de Tormes. Yo sí creo que el aspecto emocional es muy importante a la hora de afrontar un partido, tanto en profesionales como en amateurs. Por supuesto que no va a dar la victoria sí o sí, pero sí ayuda a salir con todo. Y es más serio de lo que parece, porque hay que dar con la “dosis” justa de motivación.
Creo que debemos salir muy concentrados atrás y esperar que vayan llegando las ocasiones. Sin prisas.
¡FORZA ATLETI SIEMPRE!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8